El Euro se prepara para una Depresión Económica Profunda

Incluso los mejores pronósticos de los banqueros advierten sobre una inminente depresión económica

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | 25 AGOSTO 2012

El último pronóstico emitido por el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) proporcionan una imagen clara que muestra cómo la zona euro caerá en una depresión económica. La pregunta entonces es, ¿cómo harán los países para hacer frente a la depresión y será que los bancos serán más poderosos o se habrán de derrumbar también?

El riesgo de recesión en la zona euro, después de que la economía de la región se redujo en dos décimas de un por ciento entre abril y junio, amenaza con retrasar la progresión del único componente positivo de la economía española, que es la exportación de bienes con el resto de los países del euro. Hoy en día, más de la mitad de las exportaciones españolas se venden en la zona euro, pero la amenaza de una depresión profunda puede afectar lo que esas naciones compren de España en los próximos meses.

Según los últimos datos publicados por la oficina europea de estadística (Eurostat), tanto la UE como la zona euro, cuyos países miembros son los principales importadores de productos manufacturados por España, vieron su economía caer un 0,2% en el segundo trimestre del año.

Los cálculos del Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) indican que la recesión se agravará en la zona euro, ya que ambos organismos prevén una contracción de entre 0,1% y 0,3%, para el resto de 2012.

En el segundo trimestre de 2012, la economía española se contrajo un 0,4%, según los datos adelantados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), una caída que no fue atenuada por la aportación positiva del sector de las exportaciones.

Los últimos datos de la balanza comercial española reflejan un crecimiento de las exportaciones del 3% hasta mayo, principalmente por las mayores ventas a los países emergentes, aunque estos mercados siguen representando sólo una pequeña parte en comparación con los socios comerciales españoles en Europa.

De hecho, el principal cliente sigue siendo la Unión Europea, que compra el 65% de las exportaciones españolas, aunque las ventas a los socios de negocios españolas se mantuvieron estancadas en los primeros cinco meses del año. La zona euro recibe más de la mitad de los productos españoles, que es la razón por la desaceleración del 1,1% en las ventas a estos países durante los cinco primeros meses del año siguiente a la crisis y que han aumentado la conciencia acerca de los tiempos difíciles que se avecinan.

La evolución económica de los países del euro ha sido desigual, con Alemania hasta la fecha resistiendo la crisis y, de acuerdo con cifras del gobierno, creciendo un 0,3% en el segundo trimestre, mientras que Francia no ha colapsado por completo, pero está viviendo una economía paralizada. Ambos países son los principales mercados para España, con Francia comprando 17,4% de las exportaciones españolas y Alemania, el segundo socio más importante, un 10,8%.

La mejor venta de bienes a esos países pertenecen a sectores como la tecnología industrial, la industria auxiliar mecánica y la construcción, los productos químicos, la horticultura y la moda.

Sin embargo, mientras que Alemania ha seguido aumentando la compra de productos españoles (6,5%), Francia ha comenzado a reducir sus importaciones, lo que ha dado lugar a una caída del 0,4% en las ventas al país vecino.

En el caso de Alemania, es importante mencionar el hecho de que el país es el acreedor comercial más importante de España, aunque en los primeros cinco meses, el déficit comercial se ha reducido a la mitad con el país de Angela Merkel. Esto ha sido el resultado de España no importar mayor cantidad de bienes de Alemania como lo hizo antes de la crisis, por ejemplo.

El equilibrio tanto en la zona euro como con los veintisiete países de la UE es positiva, ya que en ambos casos España vende más de lo que compra. Sin embargo, la balanza exterior española con el resto del mundo está en déficit, lo que se debe a los altos costos energéticos derivados de las importaciones de petróleo principalmente, pero también de gas, carbón y electricidad.

Los principales acreedores de España en cuanto a energía se refiere son Rusia y Nigeria, mientras que el tercero es China, un país que compra principalmente textiles de la industria manufacturera española.

Mientras tanto, Grecia está tratando de cumplir sus compromisos con los inversores. El 20 de agosto representó una fecha clave, ya que marcó la fecha en que el país tuvo que pagar la deuda de 3.200 millones de euros en manos del Banco Central Europeo. La imposibilidad matemática para pagar dicha deuda, como se ha explicado en artículos anteriores, obliga a Grecia a emitir más deuda para financiar el dinero que se adeuda al Banco Central Europeo. Con esto, este país continuará el ciclo de la muerte conocido que en la mayoría de los casos termina con el colapso total de los países deudores.

Grecia ha colocado € 4.063 millones en títulos del Tesoro con un vencimiento de tres meses a una tasa de interés del 4,43%, ligeramente por encima del 4,28% ofrecido en julio, según ha informado la Autoridad de Gestión de Deuda Pública Griega (PDMA). El gobierno griego intenta conseguir un aplazamiento del pago de esa deuda o un avance de un nuevo préstamo de 31.000 millones de dólares del segundo paquete de rescate, que ha sido rechazado por sus socios europeos.

El desembolso del dinero del rescate será transferido sólo una vez que la “troika” presente su informe sobre el progreso del país y dé la aprobación de los nuevos recortes para 2013 y 2014. La mayoría de los compradores de las subastas mensuales son los propios bancos estatales griegos, lo que significa que el sistema financiero en su conjunto está en yendo cuesta abajo, cayendo en la autofinanciación en la que se realiza la emisión de títulos gubernamentales para financiar los vencimientos de los bonos en poder de los bancos en el país, lo que, en a su vez, hace que el Estado compre deuda para usarla como prueba de liquidez. ¿Ve usted la locura aquí?

Europa: Del Subprime al Colapso

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | AGOSTO 17,2012

La tormenta que comenzó en los EE.UU. hace por lo menos cinco años, ha desestabilizado gobiernos, destruido bancos y financistas hipotecarios.

El estallido de la crisis de las hipotecas subprime en los EE.UU. llega a su quinto aniversario con un legado que incluye una crisis económica mundial que parece no tener fin: la ruptura casi segura del euro, y, en el caso de Grecia, España, Francia y muy probablemente Portugal e Italia, entre otros, la necesidad de buscar rescates de la Unión Europea.

Después de cinco años, Grecia ya no es propiedad de su pueblo, sino de los banqueros. El país experimentó un colapso total desde que la alarma se disparó el 9 de agosto de 2008. Lo mismo ha sucedido en España, que pasó de una tasa de crecimiento del 4% a una negativa que se espera que sea del 1,5% en 2012. Como ocurrió en otros países afectados por la deuda soberana, el mercado de valores de España perdió la mitad de su valor — no es que esto realmente signifique algo en el mundo real — y las ganancias de las empresas, dependiendo a quién se pregunte, han visto dramáticas pérdidas.

Casi todos los países de la zona euro han visto su capacidad de solicitar préstamos eliminada o erosionado profundamente, debido a su pérdida de reputación de los prestatarios dignos de confianza. Esto también ha hecho que sea más caro para las naciones pagar por la deuda ya existente, lo que colocó el foco de atención a los líderes de esas naciones. En respuesta al desafío fiscal, los gobiernos simplemente decidieron continuar como hasta ahora, es decir, pedir prestado más dinero a tasas de interés más altas, con el fin de financiar los sistemas de dependencia popular gigantescos que orgullosamente tienen. A través de los años, el déficit ha crecido, al igual que la deuda y los intereses sobre la misma. La burbuja de la deuda soberana, para usar un término familiar, está mucho más cerca de estallar en determinados países como España, donde la capacidad de pagar su deuda es cada vez menor, mientras que sigue endeudándose.

La negativa de los gobiernos europeos a actuar de acuerdo con los mejores intereses de su pueblo, dio lugar a más paro, más deuda, menos producción y menos soberanía. En la zona euro, la mayoría de los países han sido degradados por las agencias de calificación de crédito, que a propósito fueron creadas por los banqueros.Entre ellas Fitch y Moody’s, lo que se tradujo en el aumento de los costos de endeudamiento.

La prima de riesgo, el índice de confianza de los inversores en la deuda soberana de un país, que se mide por el diferencial entre los bonos a diez años y el bono alemán  para el mismo período, fue de total anonimato a convertirse en el indicador esencial para todas las economías. En agosto de 2007, la prima de riesgo de España, por ejemplo, que es la medida de los costes adicionales exigidos por los inversores para comprar deuda soberana española en comparación con Alemania, fue de 12 puntos básicos, en comparación con los 630 puntos que tiene ahora.

A pesar de que la crisis subprime se basaba en los Estados Unidos, donde todo tipo de sistemas se han creado para defraudar a los prestatarios, prestamistas, las familias y los fondos de inversión, las ondas de choque rápidamente llegaron a Europa, donde los grandes bancos habían invertido — a sabiendas — en los mismos productos financieros fraudulentos manchados con la estafa de los préstamos subprime. Uno de los detonantes de la crisis en Europa fue la suspensión temporal del valor líquido de tres fondos pertenecientes a BNP Paribas el 9 de agosto de 2007. Esta medida fue una consecuencia directa de la debacle de las hipotecas subprime en los EE.UU., donde las empresas invierten dinero de sus clientes, mientras que su riesgo era mínimo. Proporcionalmente, de cada $ 100 que se puso en riesgo, $ 97 pertenecían a los fondos de pensiones, cooperativas de crédito, cuentas de jubilación e inversionistas promedio. Sólo $ 3 salieron de los bolsillos de aquellos que arriesgaron los activos de sus clientes.

En la mayoría de los casos, las instituciones financieras estadounidenses no reguladas diversificaron los riesgos de los préstamos hipotecarios de alto riesgo a través de la titulización, y los transfirieron a otros bancos en el mercado de derivativos de crédito. Los derivativos son en sí mismos una forma de productos financieros creados artificialmente y que tienen poco o ningún valor. La falta de transparencia y la poca claridad en los términos de los contratos de derivativos, hicieron que este instrumento financiero fuera el más atractivo, pero también el más arriesgado. En el caso de la crisis de 2008, los inversores sólo dieron a conocer solamente los altos rendimientos prometidos, pero no el riesgo en sus inversiones. Así es como muchas personas, empresas y organizaciones vieron su dinero simplemente desaparecer. Alguien había simplemente huido con su dinero.

Las supuestas bursatilizaciones inocuas implicaron la transformación de un bien o un derecho no negociable para el pago (por ejemplo, una hipoteca) en títulos de deuda o bonos homogéneos, estandarizados y abiertos a negociación en mercados de valores organizados. Las instituciones financieras asumieron el riesgo por dos razones. En primer lugar, porque no era su dinero el que estaba en riesgo, sino el de los inversores. En segundo lugar, porque sabían que el gobierno vendría al rescate, como ha ocurrido ahora. La imposibilidad inmediata de saber el valor total de estos activos tóxicos y quienes se habían expuesto a ellos lanzó aún peores olas de tsunami que profundizaron la crisis a niveles nunca antes vistos.

El contagio hizo que los mercados financieros se derrumbaran y funcionó como la excusa perfecta para que el Banco Central Europeo (BCE), la Reserva Federal de EE.UU. y otros bancos centrales tomaran la iniciativa e iniciaran la mayor transferencia de riqueza nunca vista en la historia. No sólo los bancos se escaparon con el dinero de los inversores, pero también estaban a punto de recibir los rescates financiados por los contribuyentes — que aún están en curso — a pesar de que ellos eran los únicos culpables del colapso del sistema existente. Hasta el momento, el total de los rescates a los bancos ha alcanzado $ 1 trillón de dólares, y en todos los casos todo este dinero ha sido entregado a personas seleccionadas en los gobiernos y las instituciones bancarias internacionales. Es importante señalar que algunos cálculos establecen el valor fraudulento del mercado de derivativos en por lo menos $ 1 cuatrillón de dólares, que es una suma impagable.

Desde el comienzo de la crisis, y en una transacción hecha de manera aislada, el Banco Central Europeo entregó 94.841 millones de euros, un tercio más que los 69.300 millones de euros inyectados el 12 de septiembre de 2001, un día después de los atentados terroristas en Nueva York. Este cambio significó poco o nada, pues las conexiones en una economía globalizada comenzaron a revelar que los problemas estaban a punto de empeorar. La tormenta que comenzó en  algunas empresas de financiamiento hipotecario se convirtió en un vendaval que aplastó gobiernos como los de Grecia, Italia y Francia, los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac y los bancos de inversión como Bear Stearns y Lehman Brothers de Wall Street. Esos dos bancos, junto con muchos otros fueron absorbidos literalmente y digeridos por los bancos más grandes, que con el dinero de los contribuyentes, sanaron todas las pérdidas que tendrían y todavía les quedó mucho más dinero para pagar los bonuses de sus líderes corporativos.

La crisis ha llegado a un punto en el que ha arruinado matemáticamente casi a todos, sino todos los países desarrollados — a pesar de que sus líderes digan lo contrario — debido a la imposibilidad de que las naciones paguen sus deudas. Su implosión es sólo una cuestión de tiempo. Con España, Francia e Italia, al no poder cumplir con sus obligaciones y no estar dispuestos a buscar políticas fiscales y monetarias sanas, la ruptura de la zona euro es casi inminente. Como se ha mencionado en artículos anteriores, la cantidad de tiempo que transcurrirá hasta que se produzca el colapso total está en manos de las instituciones bancarias que originalmente causaron la crisis.

La crisis financiera y la desconfianza en el sistema crediticio ha provocado una recesión tras otra en el mundo desarrollado y ha frenado el crecimiento en los mercados emergentes como Brasil o China, pero sobre todo ha puesto en peligro la supervivencia de la moneda única europea. Los efectos de la crisis aún no se han visto tanto en las otras regiones del mundo, donde sin embargo, sus economías han comenzado a contraerse.

La deuda de España se incrementará en 23.000 millones de euros hasta finales de 2012

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | 12 AGOSTO,  2012

No se están volviendo locos. 23.884 millones de euros es aproximadamente lo que la deuda de España será en el corto plazo si el país continua adoptando las políticas bancarias europeas. La razón de esto es que el actual y el próximo paquete de medidas de austeridad y el endeudamiento prolongarán la dolorosa situación del país y la conducirán a la quiebra al inflar la deuda del gobierno, la cual será de más de 23.000 millones de euros. Es por eso que las medidas adoptadas hasta ahora por el gobierno liderado por Mariano Rajoy plantean la pregunta acerca de lo que será el impacto real de un plan de rescate financiero del gobierno español, que en estos momentos se estima en 300 mil millones de euros. La respuesta es que el impacto simplemente hundirá a España más en la deuda.

Tal como sucedió en Grecia, la negociación de la deuda, tanto para el sistema bancario como el gobierno español son sólo movimientos de escaparate para extender las pérdidas y acumular poder en manos de las élites bancarias, de las que todos somos esclavos, de acuerdo con los principales medios de comunicación dcorporativos. La deuda antes mencionada es la deuda en la que España tendrá que incurrir para financiar su gobierno por el resto de 2012. Más deuda se añadirá a esto en el largo plazo, si el sistema bancario europeo decide rescatar a España, y a su vez, hará la obligación imposible de pagar.

Los 23.000 mil millones es algo así como el 27,8% de la cantidad total prevista para el año. A esa cantidad hay que añadir varios miles de millones más en términos de deuda a corto plazo — 3 meses a 18 meses. Si las cosas no cambian mucho, la deuda a largo plazo estará a la tasa más alta en los últimos años, según un comunicado emitido por el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.

El viernes, la deuda del Tesoro colocada en dos, cuatro y 10 años estaban en las tasas de interés que oscilan entre 4,8% y 6,7%. El Director de Estudios de Caixa Catalunya, Ramon Roig, explicó que “la velocidad a la que se ha colocado la tasa de interés es prácticamente el mismo que aparece en el mercado secundario.” Así que si la deuda española en este rally de mercado que comenzó el jueves se consolida (el bono a 10 años se situó en el 7,2%), será más caro de España para financiar. “Sin duda hará que sea más caro para financiar el préstamo, el cual va a complicar la vida”, dijo Miguel Angel Bernal, profesor de IEB.

Un total de 1062,1 millones de la deuda fue colocada el jueves a dos años, el 4,8% (el anterior fue del 5,3%), con 1,024.4 millones, debido a cuatro años en un 6,1% (en el anterior estaba en 5,6%) y 1045.8 millones a 10 años en 6,7% (antes 6,5%).

De acuerdo con el Tesoro español, en junio pasado (últimos datos disponibles), hubo 611.992 millones de títulos públicos en circulación con una vida media de 6,2 años. El costo promedio, según las mismas estadísticas, es del 4,1%, uno de los más bajos en los últimos años.

El Ministerio de Economía confirmó que como en años anteriores, no habrá subasta de largo plazo, dado el período de vacaciones a mediados de agosto. Así que la próxima prueba para el Estado son 21 y 28 de este mes, cuando más de la deuda será puesta para compra. Esa deuda a corto plazo es más fácil de colocar con los inversores, entre otras razones, porque en una situación hipotética en la que se toma el dinero de los acreedores, una reducción de la deuda puede quedar fuera, dicen los analistas. Esto es lo que sucedió, por ejemplo, en Grecia.

Miguel Ángel Bernal, advirtió ayer que “el momento clave es octubre, porque hay muchos vencimientos de la deuda.” De acuerdo con el Tesoro, ese mismo mes verá la renovación de más de 20.000 millones de dólares para el largo plazo y unos 5.000 millones en el corto plazo. Además de estos plazos, el Estado debe financiar el déficit generado durante el mismo período. “Si vas a gastar más de lo que tienes, como en una familia, se convierte en un déficit y el déficit debe ser financiado, lo que normalmente se traduce en más deuda”, dijo Roig.

El rescate Europeo diseña la destrucción de la economía mundial

Por Luis R. Miranda

Una cláusula de salida secreta escrita en el acuerdo de rescate Europeo de billones de dólares velará por la creación de más deuda en

El rescate europeo planea el desmantelamiento de las naciones participantes.

Europa, el empeoramiento de la economía mundial, diezmando a los Estados nacionales y permitiendo que más poder sea dado a organismos supranacionales.

Como informa el diario Financial Times, el principal periódico alemán Bild dice que ha obtenido una copia del acuerdo de rescate financiero y se ha propuesto “exponer” una serie de cláusulas secretas.

La más reveladora de estas cláusulas establece que si un país considera que no puede recaudar fondos para el rescate financiero a tasas de interés por debajo de la carga de 5 por ciento acordado en el caso de Grecia, este puede optar por salirse del plan de rescate financiero por completo, dejando el resto de los estados de la zona del euro para pagar la diferencia.

Si esto ocurriera, un efecto dominó, podría derivarse, como el reportero del London Telegraph, Ambrose Evans Pritchard explica:

BNP Paribas dijo que esto escalaría rápidamente en una crisis sistémica si España se encontraban en una posición tal, porque los demás países no pueden llevar una carga cada vez mayor. El banco advirtió que el proyecto para salvar el euro puede comenzar a desintegrarse rápidamente si estas disposiciones de rescate se ponen seriamente a prueba.

Como el analista financiero Tyler Durden de Zero Hedge explica que esto significa una mala noticia para los contribuyentes estadounidenses porque los EE.UU. es esencialmente utilizado como motor para la consolidación global:

El segundo Portugal, España e Italia son arrastrados por vigilantes, su participación en el rescate de 1 billón de dólares se derrumbaría. Y cuando esto suceda, el costo total del plan de rescate será sufragado por nada menos que el más “rico” miembro del FMI, los Estados Unidos.

Obviamente, el incentivo para hacer estallar los costes por intereses en este acuerdo son enormes, ya que Alemania y los EE.UU. no tienen otra opción más que rescatar a todos y cada uno de los dominos.

La cláusula secreta esencialmente crea un incentivo enorme para los países en la zona del euro más débiles para hacer estallar sus deudas – el acuerdo crea riesgo moral masivo.

Tyler Durden de nuevo:

… El beneficio para el primer desertor es mucho mayor que cualquier otro inconveniente, con el último en defecto quedándose con la bolsa vacía en lo que básicamente se convertiría en uno de los rescates a toda Europa. Muchos se han preguntado cómo podría decirse que la gente inteligente puede llegar a un paquete de rescate de Grecia en el que Grecia ha de contribuir a su propio rescate. Ahora sabemos que éste era el truco todo el tiempo.

Como se ha expuesto, en el corazón de la centralización en curso de las economías nacionales es una propagación viral del caos económico a través del cual el más poderoso puede consolidar su control sobre el mundo.

La super élite está esencialmente desviando la riqueza de cada nación soberana que puede poner en sus manos, dejando a la gente de esas naciones para rescatar a sus países a través de sus gobiernos electos, mientras que poco a poco les drenan de todo lo que tienen.

La exposición y comprensión de este programa y lo que significa para las masas es fundamental porque mientras la gente siga permitiendo que sus gobiernos operen en este sistema bajo una ilusión de que están trabajando para algún tipo de armonización utópica, cuando la realidad es muy todo lo contrario, la cosas solo van a empeorar.