América Latina infiltrada por Fascistas, Socialistas y falsos Capitalistas

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | 22 JUNIO 2012

Los números y tipos de Socialistas, Fascistas y Corporatistas electos en toda América Latina ha crecido exponencialmente en las últimas dos décadas, y con ello también las masas de personas bien intencionadas que creen en sus mentiras sobre la justicia social, la bondad de un gobierno grande y las ventajas de economías de servicios patrocinadas por las corporaciones más poderosas del planeta. Algunas de estas empresas, por cierto, tienen mayores ingresos que muchas naciones de esa región y el mundo. Como si la aparición de esos movimientos no fuera suficiente, últimamente, los jefes de grupos de Corporatistas, Socialistas, Fascistas y falsos capitalistas se han unido para formar alianzas comerciales y políticas más fácilmente controlables, que según dicen, traerán un verdadero desarrollo de sus países y sus gentes.

La más reciente de estas alianzas es la formado por Chile, Perú, Colombia y México, llamada la Alianza del Pacífico. De acuerdo con los testaferros que actúan como los creadores, — los presidentes de los cuatro países — la alianza es un esfuerzo por unir y buscar la realización de objetivos comunes. Chile, México, Perú y Colombia son un puñado de Estados de América Latina con las economías menos dañadas en la región. De hecho, Chile se ha convertido en una historia de éxito en la última década, teniendo en cuenta su aplicación de políticas que han permitido un crecimiento decente basado en el apetito del país por el ahorro. Sin embargo, Perú, Colombia y México son una historia diferente, lo que lleva a la pregunta, ¿por qué Chile se uniría estos Estados que abiertamente están controlados corporaciones globalistas?

México ha trabajado durante muchos años bajo los auspicios de los Estados Unidos, y se ha asociado al infame Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), que ha sido acusado de premeditadamente destruir la producción industrial de los EE.UU., pues promueve la libre circulación de personas — ilegal extranjeros — del sur hacia el norte, mientras que recompensa económicamente a las empresas que mudan sus operaciones fuera de territorio estadounidense para evitar el pago de impuestos. Perú es una historia diferente. Su pasado siempre ha sido destacado por la pobreza, la corrupción gubernamental, y el gobierno de puño de hierro. Este último aspecto no ha cambiado un poco. El país pasó de Alberto Fujimori, al actual líder peruano Ollanta Humala, quien llegó al poder en 2011. Se le reconoce como un extremista anti-mercado.

Mientras tanto, Colombia es quizás el más extraño aliado en un grupo que supuestamente busca el desarrollo y el libre comercio. Colombia, al igual que México ha sido un amigo cercano de los Estados Unidos en la fracasada guerra contra las drogas, lo que ha demostrado ser un esfuerzo insuficiente y mal gestionado para frenar el comercio de drogas y la violencia que se deriva de la existencia de grupos armados y los gobiernos que controlan el flujo de estupefacientes. En realidad, la llamada guerra contra el narcotráfico es una fachada para ocultar la el mismo trasiego de las drogas, sus mercados y los miles de millones de dólares en ganancias que se lavan todos los años en los bancos más grandes del planeta.

Grupos como la Alianza del Pacífico no son más que disidencia controlada, fácilmente manejable por sus patrocinadores. En América Latina, la creación de bloques económicos o políticos de “desarrollo” no es nueva. Antes de la Alianza del Pacífico, las naciones formaron UNASUR, ALBA, MERCOSUR, CARICOM, CELAC, la Comunidad Andina y muchos otros. Los resultados de estas asociaciones, tanto en el ámbito político y económico han sido en gran parte los mismos: Nada.

Cuando se pregunta a los empresarios sobre el impacto del MERCOSUR en sus compras de materias primas o las ventas de productos terminados, en privado dicen que el MERCOSUR es una iniciativa de escaparatismo que ha hecho poco o nada para mejorar el comercio entre sus miembros. De hecho, en estos momentos, tanto Brasil como Argentina están en una guerra comercial que amenaza con reducir los importantes acuerdos comerciales entre los socios comerciales de ambos países. Argentina adoptó una fuerte política proteccionista, mientras que Brasil se niega a permitir el flujo de bienes argentinos a sus importadores.

Los líderes de países como Bolivia, Venezuela y Ecuador han fracasado miserablemente en llevar el desarrollo a su pueblo. Ellos llegaron al poder prometiendo mejores condiciones de vida a sus seguidores, pero en lugar se convirtieron en tiranos con ideas socialistas. A pesar de este registro, los miembros de la Alianza del Pacífico parecen creer que un nuevo grupo de países apoyados por China, traerá riqueza y mejores condiciones de vida que los ex presidentes y líderes comunitarios no habían facilitado. Todos los miembros de la Alianza tienen la intención de atraer más ayuda China a sus países, tratando de emular los esfuerzos de Brasil para abrir la puerta al régimen comunista. Sus declaraciones oficiales afirman que buscan expandir el comercio con Asia.

Con la incorporación de China en la ecuación, la Alianza del Pacífico aspira a atraer a otros socios comerciales de la región, pero sólo aquellos que pueden demostrar compromiso histórico con el libre comercio y el desarrollo económico. Bajo esta premisa, otras naciones más pequeñas como Costa Rica y Panamá están tratando de subirse al carro. Irónicamente, tanto Costa Rica como en Panamá han sido aliados de Estados Unidos en la guerra contra las drogas y han implementado políticas encaminadas a deteriorar lentamente y en silencio  los derechos de los ciudadanos.

Por ejemplo, Costa Rica, permitió la llegada de los militares estadounidenses a su territorio bajo la excusa de que ayudaría en la ‘lucha contra las drogas’. Como si eso no fuera una violación a la soberanía del país, los EE.UU. se ha permitido establecer una base naval en la costa atlántica. Durante los primeros años de la construcción del Canal de Panamá, este país entregó su soberanía, básicamente, a los estadounidenses, que más tarde cedieron la posesión del Canal a China en 2000. Esta es una de las mayores preocupaciones que los críticos han expresado acerca de la nueva integración. Algunos de estos países se han asociado con grupos comunistas, fascistas o marxistas en el pasado, pero ahora se promueven a sí mismos como patrocinadores de los mercados libres, libre comercio y la justicia social.

El anuncio oficial de la Alianza del Pacífico se hizo hace unos días por el chileno presidente chileno Sebastián Piñera, que intentó hablar en poesía sobre el nuevo bloque. “Desde las alturas de Paranal, en el desierto más árido del mundo y bajo el más claro de los cielos, hemos firmado un pacto oficial para dar a luz a la Alianza del Pacífico”, dijo. “No hay incompatibilidades o la exclusión de otros esquemas de integración. No estamos en contra de nadie sino a favor de una integración aún mayor “. Mientras tanto, su nuevo socio, el presidente mexicano Felipe Calderón dijo que “el potencial económico de la Alianza del Pacífico es importante”. Su homólogo de Colombia hizo eco de la misma clase de perspectivas en la nueva asociación añadiendo que la Alianza del Pacífico es el “proceso de integración más importante de América Latina”.

A pesar de que la existencia de grupos que se oponen por completo a la Alianza del Pacífico no fue citada como una razón para formar este grupo, detrás de las escenas de los gobiernos como el chileno y el colombiano sus gobernantes han mostrado su preocupación por la creación de asociaciones secretas como el Foro de São Paulo, una organización compuesta por los seguidores de Fidel Castro, Hugo Chávez y Luiz Inácio Da Silva, uno de los fundadores del grupo. Estos líderes también se suscriben a las ideologías que comparten Ecuador, Nicaragua y Argentina, aunque estos últimos tres países no expresan públicamente su adhesión. La falta de reconocimiento público sin embargo, no ha impedido que los ciudadanos de los países que sufren en la pobreza, la delincuencia, la inseguridad y los gobiernos abusivos y represivos, que es lo que sus líderes se comprometió a erradicar originalmente. El Foro de São Paulo también está vinculado a los narcotraficantes y la grupos armados revolucionarios marxistas, del tipo de los sandinistas nicaragüenses, y los gobiernos Ruso y Chino.

Los escenarios arriba mencionados son los que la Alianza advierte como peligrosos e indeseables. La integración de los países que se comprometan a renunciar a su independencia, sin consultar previamente a sus ciudadanos con el fin de abrir la puerta a los ideólogos fascistas, socialistas o comunistas, que supuestamente tienen las mejores intenciones en mente ha sido el resultado común de los intentos anteriores de crear grupos de estratégica comercial y política como la Alianza del Pacífico. Sucedió en Europa, Asia, América del Norte y, definitivamente, en América Latina. La mayoría, si no todos los grupos creados en el nombre del desarrollo y el progreso eran impostores escondidos detrás de hombres y mujeres carismáticos que predicaban el evangelio que la gente quería escuchar.

Mientras que los acuerdos militares han servido a los intereses de los que trafican armas a cambio de dinero o drogas, los acuerdos comerciales han dejado a las naciones miembros todavía más pobres y más dependientes de los poderosos intereses corporativos. La pregunta que debemos hacernos es ¿por qué los líderes políticos siguen cediendo soberanía a fin de supuestamente fomentar el comercio cuando ambos — soberanía y comercio — no son mutuamente excluyentes? De hecho, el mundo nunca fue un lugar más estable, económica y financieramente, que cuando los países negociaban en formas bilaterales y multilaterales, sin renunciar a la propiedad de los recursos y las leyes a los tecnócratas no elegidos que están ahora en control total del destino de todos.

Cartel de Sinaloa es protegido por EE.UU.

Por Bill Conroy
The Narcosphere
03 de septiembre 2011

Originalmente publicado 31 de julio 2011

Traducido al Español por Luis R. Miranda

La presunta inmunidad de los jefes de Sinaloa fue dada a cambio de proporcionar información sobre las organizaciones de narcotraficantes rivales.

El hijo de un peso pesado en una poderosa organización de narcotráfico de México ha presentado explosivos alegatos legales ante un tribunal federal en Chicago acusando al gobierno de EE.UU. de cerrar un acuerdo con el “Cartel de Sinaloa”, y de darle “carta blanca para continuar con el contrabando de toneladas de drogas ilícitas en Chicago y el resto de los Estados Unidos. “

La fuente de esa afirmación es Jesús Vicente Zambada Niebla, hijo de Ismael “El Mayo” Zambada García, uno de los líderes del Cartel de Sinaloa – una poderosa organización que importa armas a México y que exporta drogas al exterior del país.

El capo superior de la organización de Sinaloa, llamado así por el estado de la costa del Pacífico mexicano donde tiene su sede, es Joaquín Guzmán Loera (El Chapo) – quien escapó de una prisión de máxima seguridad en México en 2001, sólo días antes de ser programado para ser extraditado a los Estados Unidos. Chapo desde entonces ha liderado uno de los más poderosos “cárteles” en México. Con la muerte de Osama Bin Laden en mayo, Chapo (un apodo en español que significa “enano”) saltó a la cima de los “más buscados” del FBI. Él también apareció en la revista Forbes en 2010 como “una de las personas más más poderosas del mundo.”

Zambada Niebla, él mismo un actor clave en la organización de Sinaloa, fue detenido en Ciudad de México en marzo de 2009 y febrero pasado, y extraditado a Estados Unidos para ser juzgado por cargos relacionados al narcotráfico.

La acusación pendiente contra Zambada Niebla afirma que actuó como “coordinador de logística” para el “cártel”, que ayuda a supervisar una operación que importa en los EE.UU. “múltiples toneladas de cocaína … utilizando diversos medios, incluyendo pero no limitado a, aviones Boeing 747, aviones privados … autobuses, vagones, tractores, remolques, y automóviles. ”

Zambada Niebla también dice ser un activo del gobierno de EE.UU.. Su acusación fue presentada originalmente en un documento de dos páginas presentado a finales de marzo ante el Tribunal de Distrito de EE.UU. en el Norte de Illinois en Chicago.

Las últimas acusaciones hechas por Zambada Niebla, quien se encuentra detenido en confinamiento solitario en una celda de la cárcel de Chicago, incluyen mociones presentadas a finales de esta semana en una corte federal. Esos escritos explican la supuesta relación de cooperación entre el Departamento de Justicia de EE.UU. y sus diversos organismos, incluyendo la DEA y el FBI, y los líderes del “Cartel de Sinaloa” – incluyendo Zambada Niebla.

La supuesta relación fue cultivada a través de un abogado mexicano, Humberto Loya Castro, quien Zambada Niebla afirma, es un miembro del cártel de Sinaloa y “un confidente cercano de Joaquín Guzmán Loera (El Chapo).”

De los escritos de corte de Zambada Niebla, presentados el 29 de julio:

[Humberto] Loya fue indicado junto con el Chapo y [el padre de Zambada Niebla ] en Mayo de 1995 en el Distrito Sur de California y acusado de participar en una conspiración de narcotráfico masivo (Caso N º 95CR0973). Ese caso fue desestimado a pedido de la fiscalía en 2008 después de que Loya se convirtió en un informante del gobierno de Estados Unidos y había proporcionado información por un período de más de diez años.

En algún momento antes de 2004 [cuando George W. Bush era presidente], y continuando hasta el período de tiempo cubierto en la acusación, el gobierno de Estados Unidos llegó a un acuerdo con Loya y el liderazgo del cártel de Sinaloa, incluidos Mayo y El Chapo.

Bajo ese acuerdo, el cártel de Sinaloa, a través de Loya, proporcionaría información acumulada por Mayo, El Chapo, y otros, sobre sus rivales -Organizaciones Mexicanas del Narcotráfico- para el gobierno de los Estados Unidos. A cambio, el gobierno de Estados Unidos acordó desestimar el enjuiciamiento de la causa pendiente contra Loya, para no interferir con sus actividades de tráfico de drogas y los del cártel de Sinaloa; no procesarlo, ni a Chapo ni a Mayo, ni a los cabecillas del Cartel de Sinaloa.

La protección concedida a los líderes del Cartel de Sinaloa, de acuerdo con las demandas judiciales, incluyó el ser “informados por los agentes de la DEA, a través de Loya, que agentes del gobierno de Estados Unidos y / o las autoridades mexicanas estaban llevando a cabo investigaciones cerca de los territorios de origen de los líderes de los cárteles a fin de que los líderes del Cartel de Sinaloa pudieran evadir a los investigadores “.

Además, dicen los alegatos, el gobierno de EE.UU. acordó no “compartir la información que tenían sobre el cártel de Sinaloa y / o los líderes del cártel de Sinaloa con el gobierno mexicano a fin de asegurar que no serían detenidos y por lo que sus operaciones no se verían afectadas. ”

Más de las alegaciones del 29 de julio:

   Zambada Niebla fue parte en el acuerdo entre el gobierno de Estados Unidos y el cártel de Sinaloa y proporcionaba información al gobierno de Estados Unidos a través de Loya de conformidad con el acuerdo.

… Loya planeo un encuentro entre Zambada Niebla y agentes del gobierno de Estados Unidos en el Hotel Sheraton en Ciudad de México en marzo [17] de 2009 [después de que la administración Obama asumió el poder] con el propósito de presentar al Sr. Zambada Niebla a los agentes y con el propósito de continuar proporcionando información a la DEA y al gobierno de Estados Unidos, personalmente, y no a través de Loya.

La acusación federal contra Loya había sido eliminada en 2008, [mientras que Bush todavía estaba en la Casa Blanca] y el representante de la DEA, dijo al señor Loya-Castro que querían establecer una relación más personal con el señor Zambada Niebla para que pudieran tratar con él directamente bajo el acuerdo. El Sr. Zambada Niebla creía que bajo el acuerdo previo, todas las actividades del cártel de Sinaloa, incluyendo el tipo descrito en la acusación, estarían cubiertas por el acuerdo, y que era inmune a detención o procesamiento.

Zambada Niebla dice, en los informes judiciales, que asistió a la reunión de marzo de 2009 en el hotel en la ciudad de México como estaba previsto, con la presencia de Loya, y si bien, a pesar de que estaba entonces bajo acusación en los EE.UU., agentes del gobierno federal de los EE.UU. le aseguraron que no iba a ser arrestado y que se habían hecho arreglos “al más alto nivel del gobierno de los Estados Unidos” para asegurar su inmunidad a cambio de su cooperación en el suministro de información sobre organizaciones rivales de narcotraficantes.

Sin embargo, Zambada Niebla sostiene que fue traicionado, a pesar de la seguridad de los agentes de EE.UU..

Afirma en su alegato que los agentes del gobierno “se mostraron satisfechos con la información que había proporcionado a ellos” en la reunión en el Hotel Sheraton el 17 de marzo de 2009, y que “nuevos planes se hicieron para reunirse con él.”

“El Sr. Zambada Niebla luego salió de la reunión, “los informes judiciales afirman. “Aproximadamente cinco horas después de la reunión en el [hotel], el Sr. Zambada Niebla, fue detenido por las autoridades mexicanas.”

Fast & Furious (Rápido & Furioso) y la Casa de la Muerte

Los alegatos de Zambada Niebla también hacen referencia a la polémica acción de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) de Estados Unidos en la que la organización utilizó y fomentó el tráfico de armas a través del programa Fast and Furious – una operación, ahora investigado en audiencias en el Congreso, que supuestamente permitió que unas 2.000 armas fueran enviadas de contrabando desde Estados Unidos a México bajo los auspicios de ATF. Zambada Niebla sostiene que Fast and Furious es otro ejemplo de la complicidad del gobierno de EE.UU. en la carnicería de la guerra contra las drogas.

De las declaraciones de Zambada Niebla:

    El gobierno de Estados Unidos considera los acuerdos con el cártel de Sinaloa un precio aceptable a pagar, ya que el principal objetivo era la destrucción y el desmantelamiento de los cárteles rivales con la ayuda del cártel de Sinaloa – sin tener en cuenta el hecho de que toneladas de drogas ilícitas siguen siendo contrabandeadas en Chicago y en otras partes de los Estados Unidos y el consumo continua prácticamente sin cesar.

En esencia, la teoría del gobierno de Estados Unidos para librar su “guerra contra las drogas” ha sido y sigue siendo que “el fin justifica los medios” y que es más importante recibir información sobre las actividades de los carteles de drogas rivales del Cártel de Sinaloa a cambio de que se les permita continuar sus actividades criminales, incluyendo y no limitado a su contrabando de toneladas de narcóticos ilegales en los Estados Unidos. Esto es confirmado por las recientes revelaciones de la investigación del Comité del Congreso del Departamento de Justicia, la DEA, el FBI y la ATF en su “guerra contra las drogas” en la operación conocida como “Fast & Furious”.

Como resultado de la operación Fast and Furious, los escritos afirman, “tres mil personas” en México fueron asesinadas “, incluyendo agentes del orden público en el Estado de Sinaloa, México, sede del cártel de Sinaloa.”
Entre los que recibieron las armas a través de la operación de la ATF, dicen los alegatos, estan informantes de la DEA y el FBI que trabajan para organizaciones de la droga, incluyendo los cabecillas de esos grupos.

“La evidencia parece indicar que el Departamento de Justicia no sólo se permite que criminales contrabandeen armas, sino que sus dólares contribuyentes en forma de pagos a informantes. Estos dólares financiaron a quienes participan en tales actividades”, dicen los documentos. “… Es evidente que fue permitido que armas terminaran en las manos de informantes del FBI y otros representantes del cártel de Sinaloa y que entre las personas asesinadas por esas armas habían agentes de la ley.

“… El señor Zambada Niebla considera que la documentación que solicitó [del gobierno de EE.UU.] confirmará que las armas recibidas por los miembros del cártel de Sinaloa y sus líderes durante la operación ‘Fast & Furious’ fueron recibidas conforme al acuerdo celebrado entre los Estados Unidos y el confidente del [Chapo Guzmán], el Sr. Loya Castro, en nombre del cártel de Sinaloa que es el tema de su [Zambada Niebla] defensa [sobre] la autoridad pública. ”

Los alegatos de Zambada Niebla, incluso hacen referencia a la infame Casa de la Muerte, llamada así por NarcoNews, que ha publicado una serie exhaustiva de reportajes de investigación sobre el caso de asesinatos en masa que se remontan a 2004.

De las alegaciones:

    El Sr. Zambada Niebla también pide … que el gobierno de Estados Unidos le brinde material relativo a la los asesinatos de la … “Casa de la Muerte”, que tuvieron lugar en Ciudad Juárez, México, y fueron cometidos por los informantes del gobierno de Estados Unidos. Como se confirma en el Informe de Evaluación Conjunta [JAT] preparado por las autoridades gubernamentales en la investigación de los asesinatos, los agentes del gobierno de Estados Unidos tenían conocimiento previo de que los asesinatos iban a ser cometidos por sus informantes, pero no tomaron ninguna medida para informar tanto al gobierno mexicano como a las futuras víctimas, ya que los representantes del gobierno determinaron que era más importante proteger la identidad de sus informantes.

Los informantes estaban ayudando al gobierno de Estados Unidos en las investigaciones de grandes narcotraficantes y el gobierno determinó que la muerte de más de un centenar de ciudadanos mexicanos era un precio aceptable a pagar porque les permitiría continuar sus investigaciones sobre narcóticos.

La Gran Pretensión Desenmascarada

En su respuesta al reclamo de Zambada Niebla de que estaba trabajando bajo “autoridad pública” como informante o fuente confidencial, fiscales federales de EE.UU. no negaron que Zambada Niebla fuera un activo de gobierno de los EE.UU.. Ellos argumentan, en cambio, que “el gobierno niega que el acusado [Zambada Niebla] ejercitó sus acciones bajo “autoridad pública” cuando cometió los delitos graves en la acusación.” En otras palabras, si a Zambada Niebla se le ofreció algún tipo de acuerdo, a cambio de su cooperación, los delitos cometidos por el acusado no son eximidos bajo tal acuerdo.

Los fiscales federales también piden en la orden judicial que Zambada Niebla, antes del juicio, “muestre evidencia de que un oficial específico del gobierno de Estados Unidos o funcionarios con autoridad real o aparente dieron autorización expresa a [él] para importar varios kilogramos de cocaína y heroína a los Estados Unidos, como dice su testimonio, o que expresamente le aseguraran que estos hechos no revestirían penas, y que [él] razonablemente confió en estas comunicaciones. ”

NarcoNews habló con varios ex agentes de la DEA y el FBI sobre la afirmación de Zambada Niebla de que él trabajaba, en esencia, como informante para el gobierno de los EE.UU.. Ninguno de los ex agentes, que pidieron que sus nombres no se revelaran, consideran fuera del ámbito la posibilidad de que Zambada Niebla podría haber llegado a un acuerdo con el gobierno de los EE.UU..

De hecho, un ex agente de la DEA, dijo que para hacer esa afirmación, Zambada Niebla esencialmente puso su vida en peligro por salir en público como un informante, un movimiento extremo que parece indicar que al menos él cree que había un acuerdo existente.

Pero, al final, todos los ex agentes federales estuvieron de acuerdo en que a menos que Zambada Niebla cuente con una prueba de sus alegaciones de que sus acciones fueron aprobadas legalmente, tiene pocas posibilidades de triunfar – y al menos uno de los ex agentes, dijo que los fiscales probablemente no lo habrían desafiado para producir esa prueba si no tuvieran un alto grado de confianza de que no existe.

Un ex agente del FBI lo explicó de esta manera:

    Las directrices generales de los fiscales de EE.UU. requiere que exista un documento escrito, una “nota de actividades criminales”, firmado por ambas partes. En este documento se explica exactamente lo que el informante está autorizado a hacer y le dice que puede ser procesado por cualquier otra actividad ilegal. Esto debería ser proporcionado a la defensa, sin embargo, no siempre sucede. Algunos abogados no son conscientes de esto y no lo piden, y el gobierno no lo da porque sí.

Sospecho que el gobierno no proporcionó este documento a la defensa y es por eso que exigen que den prueba de su estatus. … Sería muy fácil de demostrar lo que estaba autorizado a hacer si tuviera la nota. [Así que] esto puede ser un caso de que la nota no se había hecho ….

El ex agente de la DEA, que tiene amplia experiencia en el extranjero, añadió:

Mi instinto me dice que era un informante. Es [el alegato de Zambada Niebla] un esfuerzo por “asustar” al gobierno para que elimine o reduzca los cargos. Posturas, por así decirlo. Pero hay un riesgo sustancial para él. Es casi un último esfuerzo. De no ser así, el acusado no querría ser expuestos como haber colaborado con los agentes del gobierno. Sin embargo, tendrá un enorme desafío al probar sus afirmaciones.

… Un agente [o agencia del gobierno de EE.UU. podría aprobar este tipo de relación de cooperación con un narcotraficante] … por lo que el agente puede engancharse a un traficante de alto nivel y obtener como resultado premios, elogios y promociones. A veces, no es el soborno directamente o regalos de valor. Es una victoria para el informante criminal porque pueden ganar más dinero de la trata y al mismo tiempo reciben pagos en efectivo por parte del gobierno de los arrestos que se hacen. Y eso no es todo: el miedo propio del informante de ser detenido se reduce y tiene una oportunidad única para destruir efectivamente su competencia no deseada y sus archienemigos.

Y otro agente de la DEA señala que “sí existe una cosa llamada operación de exención del Procurador General, donde el Procurador General de los Estados Unidos [en el caso de Zambada Niebla, que al parecer se remonta a por lo menos 2004, habría sido dada por el Fiscal General de la administración Bush] podrá autorizar que las leyes se violen [por un informante para avanzar en un caso] “.

“Esto se hace generalmente en las investigaciones de lavado de dinero”, dijo la fuente de la DEA.

La otra posibilidad, el ex agente de la DEA añade, es que Zambada Niebla fue engañado en un nivel más profundo, y, de hecho, no trató con agencias de EE.UU., sino más bien con una operación de inteligencia de la CIA.

“Esta no sería la primera vez que la CIA ha utilizado un informante haciendole creer que era una operación del FBI, ICE y la DEA”, dijo la fuente de la DEA.

Si ese es el caso, el ex agente de la DEA, añade, el caso de Zambada Niebla está hundido, ya que incluso si los documentos y otras pruebas existen para probar sus denuncias de la complicidad del gobierno de EE.UU., esa evidencia es casi seguro que quedaría enterrada bajo la excusa de “seguridad nacional” que sería invocada por el mismo gobierno de EE.UU.

Estén atentos …

La Mafia Narco en Río: “El Estado creó a estos criminales”

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Diciembre 3, 2010

Helio Luz, ex-jefe de la Policía Civil, Rio de Janeiro.

Con gran revuelo hemos escuchado, leído y visto reportes en los medios de comunicación tradicionales sobre como la policía y los militares brasileños han tomado posesión del “monte del alemán” -morro do alemão- en Río de Janeiro, Brasil. Las imágenes han sido claras y no hay duda que la embestida policial ha chocado a propios y extraños. Pero eso es lo que cualquier ciudad en el mundo supuestamente debería hacer para mantener a sus ciudadanos seguros, verdad? Especialmente cuando Brasil será la sede de la copa mundial de fútbol en 2014 y los juegos olímpicos de 2016. Que mejor forma de aparentar estar en control que poner al ejército en las calles y arrestar a 20 narcotraficantes que viven en una área isolada de Río, de donde controlan gran parte del tráfico de drogas que circula dentro y a través de la ciudad.

Infelizmente, lo hecho en los últimos días por la policía, el ejercito y la marina brasileña es solo un show; un show de fuerza, para dar espectáculo a los televidentes, y aparentar ante el mundo que el gobierno aplica mano dura contra el crímen. Sin embargo, la realidad es otra; una que los medios no pueden mostrar, porque la policía, el ejército y la marina no lo incluyen en el show. Hemos visto parte de esta realidad escondida en la película, Tropa de Elite y la secuela Tropa de Elite II, que fue presentada en cinemas hace unas semanas. La realidad es que, como en otras latitudes, el crimen organizado; específicamente el que está ligado al narcotráfico, es controlado por las mismas fuerzas policiales que dicen estar combatiéndolo. Como ya lo hemos documentado, esto sucede en Colombia, México, América Central y Estados Unidos, para dar varios ejemplos.

En Brasil, no es diferente. No es necesario ser un privilegiado de la información para darse cuenta que las bandas roba bancos, las de secuestradores y los carteles del narco están compuestas y en muchos casos controladas por la policía, y/o el ejército. Es uno de esos secretos que todo mundo sabe, pero ante el que todos se hacen de la vista gorda. Entonces, que mejor que preguntarle a una persona que estuvo en medio de esa “lucha contra el narco” y que todavía se mantiene muy en contacto con el asunto. Helio Luz es el ex-jefe de la Policía Civil de Rio de Janeiro, y como pocos, conoce la realidad del crimen organizado en esa ciudad. “O Estado criou estes caras” -el Estado creó a estos criminales- asegura Luz. En una entrevista dada a la prensa brasileña, el ex-jefe de la policía dijo lo que muchos en su posición sabe, pero pocos se atreven a decir. Pero esta vez, hasta los comentaristas de fútbol en ESPN Brasil tuvieron que expresar su preocupación ante el circo que fue montado en Río.

Desde su residencia en Porto Alegre, al sur de Brasil, Helio Luz acompaño la acción de las fuerzas policiales y militares en el Complejo del Alemán –Complexo do Alemão-, donde fueron encontrados bandidos que habían sido expulsados de la Vila Cruzeiro, solo unos días atrás. “El Estado nunca tuvo una política de seguridad de medio o largo plazo,” dijo Luz. “Siempre actuó con una política de seguridad inmediata.” El ex-jefe de la Policía Civil conversó con medios de comunicación del Sur del país sobre la crisis en Río de Janeiro, de cara a los acontecimientos criminales y los preparativos para recibir la copa del mundo en 2014 y los juegos olímpicos en 2016. Luz se refirió especificamente a las características del Complejo del Alemán y a la corrupción policial.

El problema, dice Luz es que cuando los narcos son capturados por tráfico de drogas, son casi inmediatamente liberados. Según el ex-jefe policial, la mayoría de las veces los narcotraficantes no son ni siquiera fichados, y mucho menos procesados o juzgados. ¿Porqué? Pregunta Luz retóricamente. “Porque existen acuerdos para que esto no suceda”. Y agrega que los grupos de narcotraficantes existen porque la policía lo permite. “Hay acuerdos”, indica Luz. Según este ex policía, este tipo de crímen organizado no aparece de un día para otro, sino que lleva tiempo. En el caso de Río de Janeiro y la mayoría del país organizaciones como los carteles de la droga han estado creciendo por al menos 30 años. Luz revela que cuando los televidentes son testigos de acciones policiales como la que vimos en Río hace unos días, piensan que los narcotraficantes son enemigos del Estado, pero en realidad, dice él, “ellos son miembros del Estado”.

Cuando Luz fue consultado sobre si la policía de Río era tan corrupta como se mostró en las películas Tropa de Elite I y II, el dijo: “Es mucho peor”. Cuando los criminales son capturados en operaciones como las vistas en Río, ellos son llevados a los departamentos de policía y puestos en libertad casi instantáneamente. El problema con esta política es que si los narcos se ven muy ofuscados, se mudan de ciudad o de estado, lo cual hace que el problema se expanda a otros sitios. Para reforzar el hecho que la policía es directa e indirectamente responsable por la existencia de organizaciones criminales como las Río, Luz da otro ejemplo tajante.

En 1994, hubieron 140 personas secuestradas en la ciudad. El problema era muy serio. Los empresarios contrataban empresas de seguridad de norteamérica para cuidarlos.De repente, todo acabó. ¿Y porqué? Porque la Policía Antisecuestro dejó de secuestrar.

¿Porqué Rio aplaude la acción policial?

Antes del inicio de las redadas en las favelas de Río de Janeiro, muchos cariocas ya aplaudían a los policías y militares al pasar por las calles, pues se imaginaban que iba a suceder. Ese show de fuerza, pocas veces visto, pues en general las diferentes fuerzas policiales rivalizan, ha sido visto con buenos ojos por la mayor parte de la población. La inseguridad es tan grande en la grande Río que cualquier señal de presencia policial es inmediatamente aplaudida y venerada. A pesar de la violencia entre policías y narcotraficantes, los grupos armados del gobierno se hacen llamar UPP’s, o Unidades Policiales Pacificadoras. Y ¿porqué aplaude la gente? Porque como parte de las redadas, estos militares de fuerzas especiales han recuperado territorios en las favelas que hasta hace poco pertenecían a los narcos.

Para Tião Santos, coordinador del Proyecto de Seguridad Pública y Juventud del Movimiento Viva Río, las unidades policiales no resuelven el problema de seguridad, porque tan pronto estas se retiren, los territorios serán paulatinamente retomados por los narcotraficantes, como ha sucedido siempre. “La única ventaja, es que traen alguna tranquilidad por algún tiempo.” Sin embargo, esta tranquilidad es efímera, algo así como lo que se vive en territorios ocupados, en zonas de guerra. Tal es el caso de Afganistán hoy. El gobierno local solo controla las áreas cercanas a la capital Kabul, el resto del país es tierra de nadie, y según muchos observadores, no tardará mucho tiempo después de que las fuerzas militares extranjeras salgan -si es que algún día salen- para que los antiguos ocupantes retomen el poder.

Entonces, ¿cuál es la salida real a esta brutal realidad?

Como lo dijo un comentarista de ESPN Brasil, esta historia no cambiará hasta que jueces, abogados, policías, alcaldes y otros políticos corruptos sean encarcelados. Es claro que la corrupción es el más grande mal que carcome a la ciudad de Río en todos sus niveles, pero más especialmente el ámbito policial. Desde luego esta corrupción va más allá del gobierno. La prensa, como en muchos otros países es cómplice pues no denuncia tajantemente dicha corrupción, y más bien perpetúa falsas realidades que mantienen el secuestro, el tráfico de drogas, los asesinatos y otros crímenes como parte del pan de cada día en la majestuosa ciudad de Río de Janeiro.

Basta leer los periódicos del país para darse cuenta como el enfoque de los medios es absolutamente oficialista, apoyando las embestidas militares cada vez que suceden, mientras esconde el orígen del problema. Aunque muchos achacan a la pobreza parte de este terror urbano, la verdad es que pobreza en Río y el resto de Brasil es consecuencia de los altísimos niveles de corrupción estatal que por cierto avanza impune año con año. Parte de esa corrupción se esfuerza por mantener a la población pobre e ignorante.

Públicamente se cree que el hecho que el gobierno da cestas básicas a los más pobres, o que aumenta el salário mínimo de 500 a 540 reales por mes -unos 300 dólares- es señal de que el gobierno está haciendo su trabajo a la perfección. Mientras tanto, la renta de un apartamento pequeño cuesta entre 300 y 700 reales. Cualquiera en Brasil tiene teléfono celular, moto o carro, -aunque no lo pueda pagar- y eso es visto como señal de progreso. Esa falta de educación del pueblo, junto con la participación de la clase media que en el caso de Brasil deja que las cosas continúen igual, se añade a la mediocridad estatal y los abusos de poder y tráfico de influencias que es un acontecimiento cotidiano.

En Brasil, el ciudadano debe pagar alrededor de 500 dólares para obtener su licencia de conducir. Recordemos que el salário mínimo es de 300 pero solo para quienes trabajan formalmente. Cualquier servicio prestado por el Estado o empresas privadas acarrean impuestos de entre 30 y 50 por ciento que llenan los cofres de un gobierno que no tiene tiempo suficiente para repartirse el botín, pero que le falta honestidad y respeto por sus propios ciudadanos.

Entonces, la salida a la triste realidad que vive Río y que vive Brasil, no es militarizar las calles, los barrios, las ciudades; sino -y a falta de un sistema educativo real- que la prensa como único medio de transferencia de información, discuta la realidad del país, no la que el gobierno quiere presentar. Esto servirá para el brasileño abra los ojos, verdaderamente se eduque y entonces demande responsabilidad y respeto de sus gobernantes. Mientras los brasileños estén conformes con la miseria en la que viven o continúen funcionando basados en la impotencia aprendida a través de generaciones, ninguna fuerza policial o militar acabará con el cáncer de la corrupción, el narcotráfico o el crimen organizado.

Costarricenses Masivamente en contra de Patrullaje Militar Estadounidense

By Luis R. Miranda
The Real Agenda
Agosto 16, 2010

En la más reciente encuesta publicada por una empresa de sondeos en Costa Rica, se confirma que la mayoría de costarricenses no ve con buenos ojos la llegada y permanencia de militares estadounidenses en su país. En semanas pasadas, el Congreso de Costa Rica aprobó permitir la llegada de buques militares, aviones y miles de soldados de marina norteamericanos a tierras costarricenses como parte del patrullaje en la guerra contra el tráfico de narcóticos que en las Américas es principalmente impulsado por Estados Unidos y Colombia.

En la encuesta, cuyos escuetos resultados parciales fueron publicados en un diário local, los costarricenses expresaron su visión desfavorable a la ocupación norteamericana. Del total de personas consultadas, 32 por ciento estiman que la ocupación es perjudicial. El diario no explica porque, o si se questionó a los entrevistados del porque de sus opiniones. Mientras tanto, otro 38 por ciento de los entrevistados expresaron su preocupación de que la llegada y permanencia de los norteamericanos, viola la soberanía costarricense.

En total, 70 por ciento de los ‘ticos’ demostraron su descontento con la llegada y permanencia -en teoría hasta diciembre- de tropas extranjeras. Pero es el 38 por ciento que suena las campanas al vuelo, más que cualquier otro número. La razón es que más de un tercio de los costarricenses están concientes que la invasión estadounidense representa una violación a la soberanía ‘tica’, una posición que hasta hace unas semanas era desconocida. De esta manera, el 57 por ciento que ve la militarización del país con buenos ojos palidece en comparación al 70 por ciento que desaprueba -porcentaje alcanzado sumando 32 por ciento que ve como perjudicial la llegada y estadía de los norteamericanos más 38 por ciento que desaprueba debido a la violación a la soberanía.

Aunque la mayoría de los costarricenses desaprueba la llegada de los norteamericanos, por las razones citadas anteriormente, el 57 por ciento de aprobación deja claro que hay un apoyo considerable. La razón para el apoyo, aunque no es explicada en la publicación, puede ser fácilmente conectada a la inseguridad que los ‘ticos’ experimentan diariamente en sus vecindarios y ciudades. La inseguridad que se ha dejado crecer libremente por varias décadas, durante varios gobiernos que se creyeron la falacia que Costa Rica era la Suiza centroamericana y que nada lo cambiaría. Años después, el hampa, tanto local como extranjero domina las calles y avenidas del país. Carteles de la droga controlan ahora amplias regiones en el sur, norte y caribe. La inacción de una burocracia que a propósito dejó que el país se escapara de las manos, ahora presenta como solución la militarización de un territorio tan pequeño, que la llegada de 7,000 soldados, varios buques de guerra, así como aviones y helicópteros militares es vista como una exegeración y una amenaza a la soberanía de Costa Rica. Sin embargo esto no es nuevo. Es el ya muy conocido modus operandi Hegeliano: problema, reacción solución.

De hecho, el acuerdo de cooperación entre Costa Rica y Estados Unidos no mejoró en nada la situación del tráfico de drogas por el país. Durante la ejecución de este acuerdo, más y más drogas continúan pasando por tierras y aguas ‘ticas’ con destino a México y Estados Unidos. En América del Sur, el trillado Plan Colombia tampoco resultó en nada positivo. Millones de dólares de los contribuyentes estadounidenses son ‘invertidos’ en una guerra considerada como fallida, pues no ha logrado en muchos años de acción su único objetivo: terminar con el tráfico de drogas del sur del continente al norte, donde se encuentra el mercado más grande de consumo de Cocaína, Crack, Heroína y otras drogas hechas en laboratórios clandestinos con mezclas de ingredientes farmacéuticos.

Como respuesta al tráfico creciente de drogas, Estados Unidos implementó una política de ‘cooperación’ que consiste en invadir territorios soberanos para supuestamente detener la circulación de drogas por el continente, pero ni la marina, ni el ejército -al mando del Comando Sur (SOUTHCOM)- desparramados por todo el continente han logrado el objetivo que se busca.

Los resultados hasta ahora publicados por la encuesta de la casa UNIMER, no solo revelan la oposición mayoritaria de la gente en Costa Rica a la ocupación, sino también la fatiga de los ‘ticos’ a ‘lo mismo de siempre‘. Aunque la nueva presidenta llegó con bombos y platillos, como suelen llegar todos los mandatarios, ella no fue capaz de reconocer la falta de liderazgo de los últimos gobiernos y proyectar un plan claro sobre que hacer al respecto de la inseguridad en el país. La señora Chinchilla prefirió prorrogar la política de aceptar dádivas y hasta sacrificar la soberanía de Costa Rica participando en una guerra contra las drogas que ha probado ser un completo fracaso.

Otra conclusión que se desprende de la encuesta es que el 57 por ciento de los ‘ticos’ que dieron su apoyo a la intervención militar desconocen el fracaso de la actual guerra contra las drogas, que es en gran parte responsable por la quiebra de los Estados Unido de América. La política de ocupación vació los cofres del gobierno, que de por si no tenía ni tiene dinero alguno. Del mismo modo, la historia demuestra que los países que sacrifican libertad y soberanía a cambio de ‘seguridad’, terminan perdiendo ambas. Lo que este 57 por ciento debería demandar es una política clara contra el hampa, y no la aceptación de regalías. Aunque el sistema democrático es odioso, pues sujeta a grandes cantidades de ciudadanos a los deseos de otros, esperemos que en el caso de Costa Rica la voz de la mayoría -que esta vez parece ser más sabia que en el pasado- se escuche más fuerte que nunca; y que esta voz despierte a la minoría que duerme en los brazos de la ignorancia.

Artículos relacionados:

Costa Rica Occupied by U.S. Military *UPDATE*

Costa Rica Occupied: Congress Surrenders Sovereignty to U.S. Army

HSBC, Wachovia, Bank of America Launder Mexican Drug Money

Mossad in South America