Medicamentos contra o câncer tornam tumores mais agressivos e mortais

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
20 de janeiro de 2012

Quando os defensores da medicina natural questionam os tratamentos tradicionais usados ​​para combater o câncer, incluindo quimioterapia e radiação, as preocupações são muitas vezes dirigidas para o fato de que as terapias podem enfraquecer e danificar o corpo de um paciente de muitas maneiras. Mas agora, os cientistas encontraram uma outra razão para questionar essas terapias também. Como concluído após a realização de experimentos científicos, embora a quimioterêpia pode destruir tumores no curto prazo, estes tratamentos realmente promovem a recorrência do tumor e fazem com que a malignidade e agressividade do mesmo aumente a longo prazo.

Por exemplo, como foi informado por NaturalNews.com, cientistas do Comprehensive Cancer Center e do Departamento de Química, Universidade do Alabama em Birmingham (UAB) estão investigando a possibilidade muito real de que células mortas se transformem em câncer após ser atacadas com quimioterapia e se espalhem para outras partes do corpo (metástase). E agora vem a notícia de que um tipo de célula que tem sido estudado pouco, os pericitos, e que estão localizadas no que é chamado o ambiente micro de um tumor canceroso, possam realmente parar a progressão do câncer e metástases. Devido à destruição dessas células, algumas terapias contra o câncer podem inadvertidamente estar fazendo o câncer mais agressivo, e provavelmente que este se espalhe e matar o paciente.

Um estudo recente publicado em 17 de janeiro, 2012 na revista Cancer Cell conclui que as terapias anti-angiogênicas (que reduzem o câncer, cortando o suprimento de oxigênio do sangue que chaga aos tumores) pode matar as defesas naturais do organismo contra o câncer, destruindo pericitos, células que provavelmente servem como guardiões importantes contra a progressão do câncer e metástases. Pericitos revestem os vasos sangüíneos e apoiam o crescimento.

Para a nova pesquisa, o Dr. Raghu Kalluri, MD, PhD, Chefe da Divisão de Biologia da Matrix Beth Israel Deaconess Medical Center (BIDMC) e professor de medicina na Harvard Medical School (HMS), investigou se ele poderia inibir o crescimento tumoral por células pericitos da mesma forma como outros medicamentos anti-angiogênicos contra o câncer fazem.

Dr. Kalluri e sua equipe de pesquisa trabalhou com ratos geneticamente modificados para suportar a técnica de esgotamento dos pericitos através do uso de medicamentos contra o cáncer, quando estavam crescendo. Em seguida, eles removeram os pericitos do tumor canceroso implantado no peito de ratos, o número de pericitos diminuiu 60 por cento. Em comparação com os animais utilizados em experimentos de controle, observamos uma diminuição de 30 por cento no tamanho dos tumores cancerígenos durante um período de mais de 25 dias. Mas havia um problema sério com esses resultados. Ao contrário da sabedoria convencional da medicina tradicional, os cientistas descobriram que o número de tumores de pulmão nos ratos triplicou em comparação com os ratos do grupo de controle, indicando que os tumores haviam desenvolvido metástase.

Como as drogas anti-câncer podem aumentar as células cancerosas?

“Se considerado apenas o crescimento do tumor, os resultados foram bons”, disse Kalluri num comunicado de imprensa. “Mas quando eu olhei para o quadro completo, a inibição de vasos sanguíneos do tumor não controlou a progressão do câncer. O câncer, na verdade se multiplicou. Isto sugere que, sem o apoio de pericitos, os vasos sanguíneos dentro do tumor ficaram fracos – mais do que eles já estão na maioria dos tumores – e isso reduz o fluxo de oxigênio ao tumor “.

Essa mudança, explica ele, torna as células cancerígenas mais móveis, para que elas possam viajar através dos vasos sanguíneos que levam a novos lugares. A mudança também fez com que as células cancerosas agissem mais como células-tronco, por isso são mais capazes de sobreviver.

Porque as terapias contra 0 câncer, como o Imatinib, Sunitinib, e outras são conhecidas por diminuir os pericitos em tumores, os cientistas também realizaram os mesmos experimentos em ratos com tumores primários. Só que desta vez, usaram os medicamentos quimioterápicos ​​imatinib e sunitinib, em vez de alterações genéticas para reduzir o número de pericitos. Ambos imatinib e sunitinib resultaram na redução de pericitos em 70 por cento – e também triplicaram a taxa de casos de metástase.

A fim de ver se os seus resultados são relevantes para pacientes humanos, a equipe examinou 130 amostras de tumores de câncer de mana e tumores em estágios diferentes de diferentes tamanhos e compararam os níveis de pericitos com seu prognóstico. O resultado? Amostras com um baixo número de pericitos na vasculatura do tumor foram associadas com os cânceres mais profundamente invasivos, com mais chances de metástases e com chances de sobrevivencia 20 por cento mais baixos em períodos de cinco a dez anos.

“Estes resultados são bastante provocativos e influênciaram os programas clínicos projetados para atingir a angiogênese do tumor”, disse Ronald A. DePinho, presidente da Universidade do Texas MD Anderson Cancer Center, em um comunicado de imprensa. “Esses estudos vão informar e refinar o potencial de abordagens terapêuticas para muitos tipos de câncer.”

Traduzido do artigo original:  Cancer drugs make tumors more aggressive and deadly

Medicamentos contra el Cáncer Hacen que tumores sean más Agresivos y Mortales

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
20 de enero, 2012

Cuando los defensores de la medicina natural advierten sobre los tratamientos tradicionales usados para combatir el cáncer, incluyendo la quimioterápia y la radiación, sus preocupaciones frecuentemente son dirigidas al hecho que las terápias pueden debilitar y dañar el cuerpo de un paciente en muchas formas. Pero ahora, científicos han encontrado otra razón para también cuestionar estas terápias. Como se ha concluído después de realizar experimentos científicos, aunque la quimioterêpia puede destruir tumores en el corto plazo, estos tratamientos realmente promueven la reaparición de los tumores y causan que la malignidad y agresividad de los mismos aumente a largo plazo.

Por ejemplo, Natural News informó anteriormente que los científicos del  Centro Integral de Cáncer y el Departamento de Química  de la Universidad de Alabama en Birmingham (UAB) actualmente están investigando la posibilidad muy real de que las células muertas de cáncer que tornen en chispas cancerígena después de la quimioterapia y se propaguen a otras partes del cuerpo (metástasis). Y ahora llega la noticia de que un tipo de célula que ha sido estudiada poco, los pericitos, que se encuentra en lo que se llama el micro ambiente de un tumor canceroso, en realidad puede detener la progresión del cáncer y la metástasis. Debido a la destrucción de estas células, algunas terapias contra el cáncer sin darse cuenta pueden estar haciendo el cáncer más agresivo, así como probable de que se propague y mate al paciente.

Un estudio recién publicado el 17 de enero en el Journal Cancer Cell concluye que las terápias anti-angiogénicos (que reducen el cáncer al cortar el suministro de oxígeno a los tumores  sangre) puede matar las defensas naturales del cuerpo contra el cáncer mediante la destrucción de las células pericitos que probablemente sirvan como guardianes importantes contra progresión del cáncer y la metástasis. Pericitos cubren los vasos sanguíneos y apoyan su crecimiento.

Para la nueva investigación, Raghu Kalluri, MD, PhD, Jefe de la División de Biología de la Matriz en el Beth Israel Deaconess Medical Center (BIDMC) y profesor de Medicina en la Harvard Medical School (HMS), investigó si se podría inhibir el crecimiento tumoral al afectar las células pericitos en el misma forma que otros medicamentos contra el cáncer antiangiogénicos hacen.

Dr. Kalluri y su equipo de investigación trabajaron con ratones genéticamente modificados para apoyar su técnica de agotamiento de los pericitos a través del uso de fármacos por cuando los tumores estuviesen en crecimiento. Después, removieron los pericitos de tumores cancerígenos implantados en las mamas de los ratones, disminuyendo el número de pericitos en un 60 por ciento. En comparación con los animales usados en los experimentos de control, se observó una disminución del 30 por ciento en el tamaño de los tumores cancerosos en un periódo de más de 25 días. Pero había un problema serio con estos resultados. Contrariamente a la sabiduría convencional de la medicina tradicional, los científicos descubrieron que el número de tumores pulmonares secundarios en los ratones modificados se había triplicado en comparación con los ratones del grupo de control, lo que indica que los tumores se habían desarrollado por metástasis.

¿Cómo los fármacos contra el cáncer pueden aumentar las células cancerosas?

“Si solo se considera el crecimiento del tumor, los resultados fueron buenos,” dijo el Dr. Kalluri en un comunicado de prensa. “Pero cuando miró el cuadro completo, la inhibición de los vasos sanguíneos del tumor no controló la progresión del cáncer. El cáncer de hecho se multiplicó. Esto nos sugiere que, sin pericitos de apoyo, los vasos en el interior del tumor estaba volviéndose débiles – más aún de lo que ya son dentro de la mayoría de los tumores -, y esto reduce el flujo de oxígeno al tumor ”

Ese cambio, explica, hace que las células cancerosas sean más móviles, para que puedan viajar a través de los vasos sanguíneos que les llevan a nuevos lugares. También hace que las células cancerosas se comporten más como células madre, así que son más capaces de sobrevivir.

Debido a que terapias contra el cáncer como Imatinib, Sunitinib y otros son conocidos por disminuir los pericitos en los tumores, los científicos también llevaron a cabo los mismos experimentos en ratones con tumores primarios. Sólo que esta vez, utilizaron la quimioterapia con drogas imatinib y sunitinib en lugar de los programas de genética para disminuir el número de pericitos. Ambos imatinib y sunitinib causaron la reducción de los pericitos en un 70 por ciento – y también triplicaron la tasa de casos de metástasis.

Con el fin de ver si sus resultados son relevantes para los pacientes humanos, el equipo de investigaciónón examinó 130 muestras de tumores de cáncer de mana en diferentes estados y tumores de diferentes tamaños y compararon los niveles de pericitos con su prognósis. ¿El resultado? Las muestras con un bajo número de pericitos en la vasculatura del tumor estaba relacionada con los cánceres más profundamente invasores, más probabilidad de metástasis y una tasa de sobrevivencia 20 por ciento menor en periódos de entre cinco a diez años.

“Estos resultados son bastante provocativos e influirán en los programas clínicos diseñados para atacar la angiogénesis del tumor”, dijo Ronald A. DePinho, presidente de la Universidad de Texas MD Anderson Cancer Center, en un comunicado de prensa. “Estos estudios impresionantes informarán y refinarán potenciales enfoques terapéuticos para muchos tipos de cáncer.”

Artículo traducido del original: Cancer drugs make tumors more aggressive and deadly