Biocombustibles Emiten 400 por ciento más CO2 que los Fósiles

Aunque el CO2 no es el contaminante que los ambientalistas locos retratan, ¿dónde está la solución medioambiental sobre el uso actual de los biocarburantes si estos emiten más que que la gasolina o el diésel? No hay ninguna. Se trata de mantener un monopolio y control.

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Agosto 16, 2010

Un informe reciente publicado por la Unión Europea ha puesto de manifiesto que los biocombustibles o combustibles elaborados con organismos vivos, de fuentes renovables, no son realmente tan beneficiosos para el medio ambiente. En lugar de reducir las emisiones de carbono neto según lo previsto, los biocombustibles producen cuatro veces más contaminación de dióxido de carbono que los combustibles fósiles. De nuevo, el CO2 no es un elemento contaminante como se mal informa, pero aún si lo fuese, los biocombustibles actuales están lejos de ser la solución. Desde luego esto es sabido por los controladores del monopolio de combustibles.

Los biocombustibles como el etanol de maíz común, que se ha convertido en un aditivo popular en la gasolina, y el biodiesel de soja, que está siendo utilizado en camiones comerciales y otros vehículos a diésel, a menudo se consideran beneficiosos para el medio ambiente porque son renovables. Sin embargo, el uso de alimentos para producir combustibles y comida ha resultado primeramente en el uso de grandes franjas de tierra en todo el mundo para el cultivo de maíz, soya y caña de azúcar que se usan en biocombustibles.

En otras palabras, millones de acres de exuberantes bosques tropicales se están convirtiendo en campos de maíz y soja a fin de proporcionar suficiente de estos recursos para sus nuevos usos. La emisión neta de carbono por la producción de combustibles es mucho mayor que lo que se emite por el uso de combustibles fósiles.

Según el informe, la soja estadounidense tiene una ‘huella de carbono‘ indirecta de 340kg de CO2 por gigajulio (GJ), mientras que el diésel y la gasolina crear sólo 85kg/GJ. Del mismo modo, la colza, una planta similar a la canola en América del Norte, de manera indirecta crea ‘huella’ mayor a los combustibles fósiles porque el uso de la tierra produce 150kg/GJ adicionales. En otras naciones, las tierras han sido convertidas para el cultivo de colza para la alimentación a fin de sustituir los cultivos nativos que ahora se cultivan para el combustible.

Irónicamente, la cantidad de recursos directos e indirectos utilizados para cultivar alimentos para la producción de combustible es bastante alta comparada con el de los combustibles fósiles convencionales. Los biocarburantes también no se queman tan eficientemente y pueden ser destructivos para los motores de los vehículos. La gasolina de etanol-enriquecido también puede reducir la eficiencia del kilometraje por más de 25 por ciento, dependiendo del vehículo.

El cultivo de alimentos para producir combustibles acaba por incrementar el precio de los alimentos para los consumidores. También ejerce una presión adicional para las familias, muchas de las cuales ya están teniendo dificultades para soportar las actuales condiciones económicas.

Cuando todo está dicho y hecho, los biocombustibles parecen ser un montón de propaganda, sin muchos beneficios. Ambientalmente, el fiscalmente y en la práctica, los biocombustibles son un desastre. Los combustibles fósiles no puede ser una forma ideal de energía limpia, pero en este momento hacen mucho más sentido que los biocombustibles.

Fuentes para este artículo incluyen:

http://trade.ec.europa.eu/doclib/docs/2010/march/tradoc_145954.pdf

http://www.telegraph.co.uk/

http://www.truckinginfo.com/

http://www.nytimes.com/

Choosing healthy foods now called a mental disorder

NaturalNews.com

In its never-ending attempt to fabricate “mental disorders” out of every human activity, the psychiatric industry is now pushing the

Eating healthy foods, pseudo-scientists say, is sign of a mental disorder.

most ridiculous disease they’ve invented yet: Healthy eating disorder.

This is no joke: If you focus on eating healthy foods, you’re “mentally diseased” and probably need some sort of chemical treatment involving powerful psychotropic drugs. The Guardiannewspaper reports, “Fixation with healthy eating can be sign of serious psychological disorder” and goes on to claim this “disease” is called orthorexia nervosa — which is basically just Latin for “nervous about correct eating.”

But they can’t just called it “nervous healthy eating disorder” because that doesn’t sound like they know what they’re talking about. So they translate it into Latin where it sounds smart (even though it isn’t). That’s where most disease names come from: Doctors just describe the symptoms they see with a name like osteoporosis (which means “bones with holes in them”).

Getting back to this fabricated “orthorexia” disease, the Guardian goes on to report, “Orthorexics commonly have rigid rules around eating. Refusing to touch sugar, salt, caffeine, alcohol, wheat, gluten, yeast, soya, corn and dairy foods is just the start of their diet restrictions. Any foods that have come into contact with pesticides, herbicides or contain artificial additives are also out.”

Wait a second. So attempting to avoid chemicals, dairy, soy and sugar now makes you a mental health patient? Yep. According to these experts. If you actually take special care to avoid pesticides, herbicides and genetically modified ingredients like soy and sugar, there’s something wrong with you.

But did you notice that eating junk food is assumed to be “normal?” If you eat processed junk foods laced with synthetic chemicals, that’s okay with them. The mental patients are the ones who choose organic, natural foods, apparently.

What is “normal” when it comes to foods?

I told you this was coming. Years ago, I warned NaturalNews readers that an attempt might soon be under way to outlaw broccoli because of its anti-cancer phytonutrients. This mental health assault on health-conscious consumers is part of that agenda. It’s an effort to marginalize healthy eaters by declaring them to be mentally unstable and therefore justify carting them off to mental institutions where they will be injected with psychiatric drugs and fed institutional food that’s all processed, dead and full of toxic chemicals.

The Guardian even goes to the ridiculous extreme of saying, “The obsession about which foods are “good” and which are “bad” means orthorexics can end up malnourished.”

Follow the non-logic on this, if you can: Eating “good” foods will cause malnutrition! Eating bad foods, I suppose, is assumed to provide all the nutrients you need. That’s about as crazy a statement on nutrition as I’ve ever read. No wonder people are so diseased today: The mainstream media is telling them that eating health food is a mental disorder that will cause malnutrition!
Shut up and swallow your Soylent Green

It’s just like I reported years ago: You’re not supposed to question your food, folks. Sit down, shut up, dig in and chow down. Stop thinking about what you’re eating and just do what you’re told by the mainstream media and its processed food advertisers. Questioning the health properties of your junk food is a mental disorder, didn’t you know? And if you “obsess” over foods (by doing such things as reading the ingredients labels, for example), then you’re weird. Maybe even sick.

That’s the message they’re broadcasting now. Junk food eaters are “normal” and “sane” and “nourished.” But health food eaters are diseased, abnormal and malnourished.

But why, you ask, would they attack healthy eaters? People like Dr. Gabriel Cousens can tell you why: Because increased mental and spiritual awareness is only possible while on a diet of living, natural foods.

Eating junk foods keeps you dumbed down and easy to control, you see. It literally messes with your mind, numbing your senses with MSG, aspartame and yeast extract. People who subsist on junk foods are docile and quickly lose the ability to think for themselves. They go along with whatever they’re told by the TV or those in apparent positions of authority, never questioning their actions or what’s really happening in the world around them.

In contrast to that, people who eat health-enhancing natural foods — with all the medicinal nutrients still intact — begin to awaken their minds and spirits. Over time, they begin to question the reality around them and they pursue more enlightened explorations of topics like community, nature, ethics, philosophy and the big picture of things that are happening in the world. They become “aware” and can start to see the very fabric of the Matrix, so to speak.

This, of course, is a huge danger to those who run our consumption-based society because consumption depends on ignorance combined with suggestibility. For people to keep blindly buying foods, medicines, health insurance and consumer goods, they need to have their higher brain functions switched off. Processed junk foods laced with toxic chemicals just happens to achieve that rather nicely. Why do you think dead, processed foods remain the default meals in public schools, hospitals and prisons? It’s because dead foods turn off higher levels of awareness and keep people focused on whatever distractions you can feed their brains: Television, violence, fear, sports, sex and so on.

But living as a zombie is, in one way quite “normal” in society today because so many people are doing it. But that doesn’t make it normal in my book: The real “normal” is an empowered, healthy, awakened person nourished with living foods and operating as a sovereign citizen in a free world. Eating living foods is like taking the red pill because over time it opens up a whole new perspective on the fabric of reality. It sets you free to think for yourself.

But eating processed junk foods is like taking the blue pill because it keeps you trapped in a fabricated reality where your life experiences are fabricated by consumer product companies who hijack your senses with designer chemicals (like MSG) that fool your brain into thinking you’re eating real food.

If you want to be alive, aware and in control of your own life, eat more healthy living foods. But don’t expect to be popular with mainstream mental health “experts” or dietitians — they’re all being programmed to consider you to be “crazy” because you don’t follow their mainstream diets of dead foods laced with synthetic chemicals.

But you and I know the truth here: We are the normal ones. The junk food eaters are the real mental patients, and the only way to wake them up to the real world is to start feeding them living foods.

Some people are ready to take the red pill, and others aren’t. All you can do is show them the door. They must open it themselves.

In the mean time, try to avoid the mental health agents who are trying to label you as having a mental disorder just because you pay attention to what you put in your body. There’s nothing wrong with avoiding sugar, soy, MSG, aspartame, HFCS and other toxic chemicals in the food supply. In fact, your very life depends on it.

Oh, and by the way, if you want to join the health experts who keep inventing new fictitious diseases and disorders, check out my popular Disease Mongering Engine web page where you can invent your own new diseases at the click of a button! You’ll find it at:http://www.naturalnews.com/disease-…

Codex Alimentarius: La Frankenciencia que Acabará con Nuestra Salud

La Frankenciencia De Las Naciones Unidas Y La Organización Mundial De La Salud Para Acabar Con Su Derecho a Ser Saludable

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Mayo 1, 2010

Casi nunca se invierte tiempo para pensar sobre un tipo de libertad que todos parecen dar por sentada. El derecho a ser saludable,  o la posibilidad de elegir un buen estado de bienestar y de alimentarlo a través de métodos escogidos por nosotros mismos, es algo que muchas veces parece tener una connotación abstracta. Además de estar acostumbrados a consumir productos farmacéuticos como una forma de “mantener” y “mejorar” nuestra salud, muchas personas no saben que todo lo que necesitan para mantenerse saludable es proporcionar a nuestro cuerpo con los nutrientes que necesita para mantener un sistema inmunológico fuerte. Parte de la razón por qué esto es así, es que todos hemos sido educados dentro de un marco cultural que, desde nuestro primeros años de vida nos induce a confiar en los productos sintéticos, en lugar de los naturales que cuestan sólo una fracción del precio y que son más eficaces en la mantención de nuestra salud.

Si el hecho de que medicinas naturales son realmente la solución a nuestros problemas de salud, no es descabellado que los grandes conglomerados farmacéuticos gasten miles de millones cada año en investigación y desarrollo basado en la efectividad de hierbas y otros ingredientes naturales. Si nunca se ha preguntado de dónde provienen los productos farmacéuticos, este es un buen momento para aprender. En gran medida, estos productos se elaboran sobre la base de las propiedades curativas de ingredientes naturales que se encuentran en las plantas y árboles. Luego se copian y sintéticamente se producen en masa para que todos puedan consumirlos. Dado el hecho de conglomerados químicos utilizan las soluciones naturales para crear sus productos, uno pensaría que habría un esfuerzo gigantesco para promover el uso de estas soluciones naturales, sin embargo no es así. Desde la década de 1960 existe una iniciativa no sólo para limitar las decisiones que tomamos como consumidores para cuidar de nuestra salud, sino también para restringir el acceso a los alimentos como los conocemos hoy en día.

Codex Alimentarius (Codex para abreviar) significa “código alimentario”. Este código Mundial de Alimentos es un organismo de las Naciones Unidas, patrocinado conjuntamente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Ha existido durante casi 50 años y su Estatuto Internacional le da una misión común: la protección de la seguridad alimentaria y promover el comercio mundial de alimentos. Se supone que debe hacerlo mediante la adopción de directrices y normas voluntarias (que definen los alimentos en el comercio internacional) y sus decisiones se ejecuten a través de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que considera sus normas y directrices como prueba presuntiva de los conflictos comerciales. Sin embargo, se ha convertido en una criatura de Los Grandes – Grandes Gobiernos, Grandes Empresas Agrícolas, Grandes Empresas Farmacéuticas, etc …

Con el fin de entender lo que es el Codex Alimentarius, se necesita saber que no tiene nada que ver con la protección de los consumidores, como dice su carta. Dicha declaración es sólo una frase pegadiza para que el pueblo y las naciones aprueben su aplicación. “Codex Alimentarius” significa “normas de alimentos” en latín. El plan nació en 1962 cuando la Comisión del Codex Alimentarius (CAC) fue fundada por la ONU para supuestamente facilitar las relaciones comerciales. En realidad, fue creada para regular y controlar la forma en que los alimentos y la nutrición son guiadas y de cómo los productos se venden a la gente. De hecho, es todo acerca de los beneficios de las corporaciones multi-nacionales. La relación es muy simple: entre más la gente use productos naturales, menos ganacias son obtenidas por las empresas farmacéuticas. Codex Alimentarius fue creado para proteger los beneficios de las grandes farmacéuticas a través de la eliminación de los productos de salud y tratamientos naturales. Lo que es más alarmante en este momento es que el Codex tenía previsto aprobarse el 31 de diciembre de 2009. Una vez firmado este plan, que será encomendado a través de su aprobación por los Congresos de todo el mundo, se impone a todas las naciones, mucho como el Tratado de Copenhague está destinado a ser aplicado.

Como en varios otros programas que la FAO y las Naciones Unidas quieren imponer, el Codex se basa en seudo-ciencia. Por ejemplo, se clasifica como toxinas a los nutrientes y se utiliza la “Evaluación de Riesgos” para establecer niveles ultra bajos -“límites superiores”- para ellos. La ciencia adecuada para la clasificación de los nutrientes y sus niveles adecuados es Bioquímica. En su lugar, Codex utiliza de evaluación del riesgo que es una rama de la Toxicología, o la ciência de la evaluación de las toxinas. Los que proponen el Codex como una forma de mantener y mejorar la salud tienen la idea poco científica de que el consumo de vitaminas y otros nutrientes debe reducirse. Codex se compone de una serie de normas específicamente centradas en todos los aspectos de la alimentación. Por ejemplo, uno de ellos ratificado (aprobado) en julio de 2005; de vitaminas y minerales Orientación (VMG), trata de prohibir todas las vitaminas y minerales de alta potencia y eficacia clínica como la vitamina C, que se limitaría a unos pocos miligramos por dosis. Otros nutrientes, como aminoácidos, también están bajo amenaza.

¿Cómo fue Codex ampliamente aceptado?

Como es típico en este tipo de programas, la ONU y la OMS utilizan su técnica favorita para mandar y poner en práctica el Codex Alimentarius, que es la compartimentación. En pocas palabras, esta es la política de creación de pequeños grupos de personas que, en teoría, trabajan con un propósito común, para lograr un objetivo mayor, pero que en realidad son alimentados con diferentes tipos y cantidades de información con el fin de manipular el resultado de esos debates . Codex no es la excepción. A pesar de que su formación parece inclusiva desde afuera, la verdad es que todos y cada uno de los comités creados para trabajar en el Codex, tienen su propio conjunto de normas y directrices. Estas comisiones formadas a nível local, regional e internacional, están encabezados por el CAC, el más alto nivel de la jerarquía del Codex. Después de que estos comités y grupos de tarea formulen normas que estén listos para su ratificación (una vez que alcancen el paso 8 del proceso de formulación), son entonces presentados a la Comisión del Codex Alimentarius (CAC) para su ratificación.

Codex no es sólo um programa no científico y manipulado, sino que también es antidemocrático. Un ejemplo de cómo se ejecuta el Codex es la forma en que el Presidente de la CAC realiza actividades comerciales. El Dr. Grossklaus, Presidente del CAC y Presidente del Comité del Codex sobre Nutrición y Alimentos para Regímenes Especiales (CCNFSDU), retiro por la fuerza a um delegado de la India una reunión de noviembre de 2003 porque el delegado de insistió en la discusión de la inclusión de um ingrediente tóxico em las guias del CCNFSDU. Este ingrediente que sería adicionado a los suplementos que niños ingieren podría matar a 10% de los recién nacidos en su país. Después de que el delegado fue sacado por la fuerza, el Dr. Grossklaus declaró la cuestión, aprobada por “consenso”. El Presidente puede impedir que un delegado sea escuchado al abstenerse de encender el micrófono del delegado. Así que si el Presidente (es decir, el Dr. Grossklaus) no le gusta lo que se dice, él puede apagar el interruptor y punto. Esto garantiza que no haya oposición sostenida si el Presidente no quiere que haya ninguna oposición.

¿Cómo se Codex llevarse a cabo?

Según los propios documentos del Codex Alimetarius, una vez que una norma o estándar es ratificado por la CAC se convierte en una reglamentación oficial que se implementa a través de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la que se utiliza para decidir las controversias comerciales. Sanciones escandalosas serán aplicadas a los países que se consideran en violación de las normas del Codex Alimentarius a través de la Organización Mundial del Comercio (OMC). En sus escritos, el Codex considera um país que adopta sus reglas como el ganador automático en una disputa comercial con un país cuyas leyes no son compatibles con el Codex. El plan da a la OMC un conjunto de normas para juzgar si un país tiene una barrera oculta o abierta al comercio (es decir, que no cumplan con las normas del Codex a nivel nacional).

El país dominante, por cierto, selecciona el área en que las sanciones comerciales se aplicarán con el fin de perjudicar al país infractor en la forma en que sirve a sus necesidades. Tanto el Acuerdo Sanitario y Fitosanitario (SPSA) y la barrera técnica al Comercio (TBTA) cuentan con disposiciones que podrían ser usadas para forzar la ley con el Codex Alimentarius. Muchos temen que tanto el CAFTA como el TLC podrían hacer lo mismo (cumplimiento de la fuerza con el Codex), al igual que el acuerdo del ALCA. El artículo 3 del SPSA hace obligatorio el cumplimiento nacional con las normas aceptadas por la OMS (por ejemplo, el Codex Alimentarius) en relación con las toxinas. Los países que no cumplen con el Codex Alimentarius internamente pueden considerarse como infractores al comercio de alimentos en cualquier controversia relacionada con el comercio, y estará sujeto a severas sanciones comerciales de la OMC. Carolyn Dean, MD, ND, autor de “Muerte por Medicina”, asistió a una reunión de la comisión del Codex (CCNFSDU, Bonn, 2004), un empleado que trabajó para Codex le dijo que una vez que la Organización Mundial del Comercio se hizo cargo del Codex en 1995 …

“Ya no era en manos de las 165 naciones miembros de la OMS (Organización Mundial de la Salud), pero en manos de organizaciones profesionales de los 148 países de la OMC (Organización Mundial del Comercio), que parece decidido a normalizar todo lo relacionado con el comercio internacional de nuestra economía global emergente “.

¿Cómo va a afectar negativamente a los seres humanos del Codex y el medio ambiente?

Hoy en día es una ofensa criminal in varios lugares de Europa el vender hierbas como productos alimenticios. Un acuerdo llamado EEC6565 iguala el vender hierbas y usr medicina alternativa, a comercializar drogas ilegales como crack, cocaina, y otras. Acciones están siendo implementadas para que más países en Europa se ‘harmonicen’ tambien.

Paul Hellyer en us libro, “The Evil Empire,” dice: “Codex Alimentarius es impulsado por bancos internacionales y corporaciones multinacionales incluyendo algunas en Canada, y es en realidad una ley para estos bancos y corporaciones. Lo que hará es pasar nuestros derechos soberanos y el poder de escoger quien invierte en nuestros países a un grupo de organizaciones no-electas las cuales son manejadas por las mismas grandes corporaciones. El Tratado hará imposible para los legisladores canadienses a nivel federal o inclusive provincial cambiar y mejorar los estandares ambientales por miedo a que puedan ser enjuiciados por las corporaciones las cuales pueden estar operando en Canadá o afuera.

La aplicación del Codex Alimentarius se traduciría en consecuencias graves para las personas y el medio ambiente. Por ejemplo, los nutrientes de alta potencia serán etiquetados como ilegales, no nutrientes valiosos en la lista del Codex serán legales, nuevos nutrientes o hierbas serán ilegales, las medicinas tradicionales con un valor nutricional serán ilegales, alimentos sin antibióticos y hormonas tales como leche descremada, pollo, pescado y la carne no estarán disponibles en los supermercados, debido a los estándares orgánicos degradados, los niveles de pesticidas, hormonas, productos veterinarios y otras sustancias tóxicas se intensificará en el suministro de alimentos, el etiquetado de los organismos genéticamente modificados, OMG, no será necesario, los alimentos irradiados se convertirán en una práctica aceptada, y así por el estilo.

Un nuevo estudio realizado por científicos franceses de las universidades de Caen y Rouen, en tres variedades de maíz modificado genéticamente, muestran una clara evidencia de riesgos para la salud. España es el único país europeo que permite el cultivo de uno de estos tipos de maíz, el MON 810, en gran escala. Los otros dos granos están autorizados para la importación y para la entrada en el suministro de alimentos humanos y animales. Agricultores, consumidores y ecologistas exigen la aplicación del principio de precaución y la prohibición de cultivos modificados genéticamente. El estudio se realizó a través de pruebas de la multinacional Monsanto, que vende los tres tipos de maíz. El equipo científico examinó datos procedentes de ensayos con ratas, que se presentaron para obtener la autorización, que era hasta ahora confidencial y se han obtenido en muchos casos a través de los tribunales. Según los autores, es la primera vez que estas pruebas confidenciales de Monsanto han sido liberadas para ser revisadas por investigadores independientes.

Los científicos han encontrado pruebas claras -mediante el análisis de los datos- que hay riesgos para la salud en los parámetros sanguíneos relacionados con las funciones del riñón y el hígado. Los cambios observados en el maíz transgénico son los tres patrones típicos de la interrupción en el sistema metabólico. El equipo también criticó la forma en que los datos fueron analizados por la empresa Monsanto, sin cumplir con las normas internacionales de estadística, o de las normas para las pruebas de los alimentos, lo que les permitió entrar en la alimentación humana y animal en Europa.

“Estos estudios demuestran que no es posible garantizar la seguridad de los alimentos modificados genéticamente. Tenemos que aplicar el principio de precaución y retirar los alimentos transgénicos en nuestra agricultura y nuestra comida”, dijo David Sánchez, responsable de Agricultura y Alimentación de Amigos de la Tierra.

Este nuevo estudio se suma a una larga lista de estudios independientes sobre los impactos ambientales y riesgos para la salud de los productos transgénicos, que son repetidamente ignorados por las autoridades españolas y europeas. Ana Etchenique, vicepresidente de la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) dijo: “No es posible que un gobierno escuche a la industria antes de escuchar al público. El gobierno tiene que garantizar prácticas agrícolas responsables para la seguridad alimentaria y la salud de los ciudadanos/ consumidores. ¿Por qué nuestro gobierno no sigue el ejemplo de países como Francia, Austria y Alemania, que ya han prohibido la siembra de los cultivos transgénicos? ”

Según la Fundación Natural Solutions (FNS), el Codex también traerá consigo una considerable pérdida de acceso a los productos naturales, lo que significaría un gran aumento de enfermedades. El 4 de julio del 2005 en Roma, la Comisión del Codex Alimentarius (CAC) ratificó la Orientación de vitaminas y minerales”. Las vitaminas y minerales en dosis suficientemente altas como para tener un efecto terapéutico podrían convertirse en una cosa del pasado. Otros nutrientes (como los aminoácidos y hierbas) podrían ser las próximas victimas de este programa. La fuerza que mueve a la VMG es el aspecto económico, no la medicina, y no tiene nada que ver con la protección de los consumidores. La doctora Rima Laibow co-fundadora de la FNS ha estado luchando por muchos años contra el Codex, y ha llegado a la conclusión de que nada positivo resultará de la adopción de un programa patrocinado por la ONU. “Productos nutricionales de alta potencia son muy beneficiosos para la salud. Muchas personas sufririan mucho si los productos nutricionales no estuvieran a su alcance. La promoción de la salud y la prevención de enfermedades sería casi imposible sin ellos “, dice Laibow.

Esto dejaría, dice la doctora, más del 60% de la población del mundo sin ningún tipo de cuidado médico legal de ningún tipo. Además de cortar el acceso a las vitaminas y los suplementos, el Codex también promueve el uso de pesticidas y otros químicos en el suministro de alimentos, tales como la hormona del crecimiento, así como genes de insectos y vegetales en alimentos. La consecuencia directa en la salud será un perpetuo estado de enfermedad debido a que los plaguicidas y los medicamentos son altamente tóxicos para el hígado, nuestro órgano principal de desintoxicación. El envenenamiento de los órganos y sistemas de enzimas conduce a efectos secundarios y enfermedades. Si usted piensa que la relación entre los plaguicidas y las grandes farmacéuticas es increíble, si usted no cree que una organización pueda crear dicho plan, piense de nuevo. Es bien conocido que las compañías farmacéuticas fabrican las enfermedades para acelerar la venta de drogas. Por ejemplo, la “fabricación” de las enfermedades mentales.

“A pesar de un aumento de casi el 500 por ciento en medicamentos de salud mental que se prescriben a los niños en los últimos seis años, la [Conferencia Nacional de Nueva Libertad de la Comisión sobre Salud Mental] recomendó un plan de evaluación de salud mental obligatoria para todos los estudiantes de escuelas públicas y el seguimiento del tratamiento con medicamentos cuando sea necesario. “El hecho es que este no es más que otro régimen de especulación elaborar urdido por Bush y la industria farmacéutica para convertir a los millones de personas en los sistemas públicos en los clientes para los nuevos medicamentos psiquiátricos con el fin de canalizar más dólares de impuestos a Pharma.”, Afirma Evelyn Pringle en su artículo en el Journal Online titulado: Damaging children for the sake of profits

Codex Alimentarius permite el uso de plaguicidas, medicamentos veterinarios y otros residuos tóxicos en los alimentos a niveles mucho más altos que incluso los grupos de presión de la industria han pedido. Al hablar sólo de los niveles actuales de plaguicidas (los niveles del Codex serían mucho más altos), el Ontario College of Physicians toma nota. Codex Alimentarius no sólo permitiría el uso de los plaguicidas, hormonas, antibióticos y otros OMG en los alimentos, sino que también abrirá la puerta a sustancias más peligrosas como la aflatoxina. Esta droga es un fuerte agente cancerígeno en la leche, cacahuetes, almendras y otros alimentos. La aflatoxina es el más potente toxina del tipo no radiactiva conocida por el hombre. Sin embargo, el Codex permite a las empresas a utilizar altos niveles de aflatoxina en la leche: 0,5 mg / kg. Eso es al menos 100 veces más que la dosis recomendada.

¿Cómo detener el Codex?

Como sucede a menudo, la gente tendrá que levantarse contra el Codex en un esfuerzo para informar a sus familiares, vecinos y amigos. La mejor manera en que los países pueden rechazar el Codex Alimentarius es optando por salir de este. Esta es una decisión que debe ser hecha por el pueblo a través del Congreso. Una carta está disponible aquí para enviar a su congresista, junto con información detallada contenida en este artículo o cualquiera de las fuentes adicioandas al final del mismo. Esta puede ser traducida y enviada a cada Congreso y los representantes que están negociando el Codex a nivel local, regional e internacional, necesitan oponerse a la comisión del Codex y oficialmente, en nombre de cada nación, optar por salirse de este. Sólo una oposición masiva del pueblo puede derrotar esta iniciativa. Los ciudadanos no pueden confiar en sus políticos para tomar las decisiones correctas cuando se trata de la libertad de salud. Así que, póngase en contacto con funcionarios del gobierno e informeles sobre el Codex ahora mismo.

Usted puede encontrar el punto de contacto del representante que negocia el Codex Alimentarius en su país clicando aquí.

Algunas Fuentes de Información usadas en este artículo incluyen pero no se limitan a las siguientes:

Who is Behind Codex Alimentarius?

Amended Codex vitamin and mineral guide

Risk Assessment Science + Nutrition = A Toxic Brew!

Documental: We Become Silent – The Last Days Of Health Freedom

British Parliament Officially Warns About Pharmaceutical Industry

8-Step Codex Decision Process

50 Harmful Effects of Genetically Modified Foods

Codex Threatens the Health of Billions

Billions of people expected to die under Codex Alimentarius

The Coming Nutricide: Former Nazi is the Father of Codex

Los riesgos para la salud de transgénicos cultivados y consumidos en EspañaCodex Alimentarius – Dare you ignore it?