Organización Mundial de la Salud ve “poca evidencia” de intoxicación humana por los disruptores endocrinos en productos químicos

Aunque admite que los humanos están experimentando la mayor incidencia de enfermedad y que miles de productos químicos son utilizados en la producción de alimentos, la Organización Mundial de la Salud dice que hay muy poca evidencia de que la salud humana se ha visto negativamente afectada por la abundancia de productos químicos en alimentos y otros productos.

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | FEBRERO 25, 2013

Hay dos hechos que son indiscutibles en lo que respecta a la salud humana. En primer lugar, a pesar de los grandes avances en la ciencia y la tecnología, los humanos son seres más enfermos hoy en día, tanto mental como físicamente si se compara con hace medio siglo. Peor aún, la incidencia de enfermedades anteriormente desconocidas o inexistentes ha crecido de manera exponencial debido a razones “inexplicables”.

En segundo lugar, aquellos con la responsabilidad ​​de velar por la seguridad de los procesos de producción y los productos que son producidos en masa para el consumo humano, han fallado al no apuntar los peligros y los efectos secundarios de miles de sustancias químicas utilizadas en la fabricación de productos industriales.

La razón del fracaso para proteger adecuadamente la salud humana y el medio ambiente de los productos químicos tóxicos es variable, y tiene que ser investigado caso por caso, pero en general ocurrió ya sea por falta de conocimiento o porque quienes debían cuidar de nuestra seguridad alimenticia pasaron por alto evidencia clara de que ciertos productos químicos representaban una amenaza directa para la humanidad y el medio ambiente. Tres ejemplos de ello: el DDT, el flúor en el agua, el mercurio en las vacunas, pesticidas y herbicidas.

En 2013, 41 años después de su creación, la Organización Mundial de la Salud decidió finalmente publicar un documento en el que expresa su preocupación por los efectos adversos que los productos químicos tóxicos pueden tener en los seres humanos, específicamente en el sistema endocrino. El documento de la OMS titulado Evaluación Mundial del Estado-de-la-Ciencia de los Disruptores Endocrinos, explica lo que  millones de personas en todo el mundo, y miles de profesionales de la salud han advertido desde hace muchos años: sustancias químicas en los alimentos que comemos, el agua que bebemos y otros productos utilizados en los procesos industriales perjudican gravemente la salud humana y contaminan el medio ambiente.

Lamentablemente, el informe comienza por restar importancia al papel de los productos químicos industriales en la aparición exponencial de enfermedades en humanos. La OMS menciona como conclusión final del estudio que “si bien es evidente que ciertos productos químicos ambientales pueden interferir con los procesos normales hormonales, hay pocas pruebas de que la salud humana se ha visto negativamente afectada por la exposición a esas sustancias químicas.

Como muchas otras organizaciones mundiales que no rinden cuentas a nadie, por mucho tiempo la OMS se negó a estudiar la evidencia recopilada de manera independiente que mostró el estado preocupante de la intoxicación de los seres humanos y el medio ambiente debido a la producción y consumo de productos supuestamente alimenticios. Aún peor, la OMS siempre negó que esos ingredientes químicos fueran responsables de enfermedades anteriormente desconocidas.

Tomó 16 años para que la OMS aceptara y pusiera en práctica el asesoramiento prestado por varios grupos de salud sobre el grave problema en la manufactura de los alimentos, así como la manera en que productos químicos tóxicos son utilizados en la producción de los alimentos que son ingeridos por billones de personas en todo el mundo.

En 1997, el Foro Intergubernamental sobre Seguridad Química y los Líderes Amientales que estudian los disruptores endocrinos (CDE), el Programa Internacional sobre Seguridad Química (IPCS), un programa conjunto de la OMS, el PNUMA y la Organización Internacional del Trabajo, iniciaron la preparación del informe publicado en 2013.

Junto con su conclusión general de que el panel de científicos no encontró suficientes pruebas de que los químicos tóxicos son responsables por la ola de enfermedades en humanos y animales –a pesar de toda la evidencia que existe– el informe de la OMS destaca un poco más de una docena de señales de que los seres humanos, los animales y el medio ambiente en su conjunto pueden estar experimentando las consecuencias de una intoxicación sistemática.

Después de explicar que la vida en la Tierra depende de su capacidad de reproducirse y desarrollarse normalmente, el informe de la OMS explica que: hay una alta incidencia y una tendencia creciente de  trastornos relacionados del sistema endocrino de los seres humanos, que hay observaciones relacionadas con los efectos en el sistema endocrino en las poblaciones de fauna silvestre, y que hay pruebas suficientes de que los productos químicos a los que todo el mundo está expuesto tienen la capacidad de afectar el sistema endocrino de formas que se han comprobado en estudios de laboratorio. Sorprendentemente, la OMS admite que hay más pruebas que sugieren que los productos químicos tóxicos causan trastornos endocrinos en los animales que en los seres humanos.

endocrineFigura 2. Visión general del sistema endocrino. Obtenido del informe de la OMS “El Estado de la Ciencia de los Disruptores Endocrinos”. 2013.

El informe encontró que enfermedades y trastornos endocrinos van en aumento, especialmente en los hombres jóvenes. Se relata que en algunos países, hasta el 40% de los hombres jóvenes muestran baja calidad del semen, lo que se traduce en la imposibilidad de tener hijos. Además de la infertilidad, el informe llama la atención sobre la incidencia de malformaciones genitales, resultados adversos en los embarazos, trastornos neuroconductuales asociados con trastorno de tiroides, un incremento inexplicable en los cánceres relacionados con el sistema endocrino, que incluyen mama, endometrio, ovario, próstata, testículos y tiroides, desarrollo prematuro de los senos en las niñas y la prevalencia de la obesidad y la diabetes tipo 2, que aumentó exponencialmente en todo el mundo durante los últimos 40 años.

El informe de la Organización Mundial de la Salud destaca unos 800 productos químicos que se han confirmado o que son sospechosos de interferir con los receptores de hormonas, la síntesis hormonal o la conversión, y que sólo una pequeña cantidad de estos químicos han sido adecuadamente estudiada para determinar sus efectos negativos sobre los organismos. Es decir, los guardianes de la salud –tanto a nivel nacional como internacional– tradicionalmente fallaron en su tarea de investigar y determinar la existencia de amenazas potenciales o demostradas que los productos químicos tóxicos que se utilizan en la fabricación de alimentos presentan a los seres humanos y otras formas de vida. “La gran mayoría de los productos químicos de uso comercial actual no se han evaluado en absoluto”, admite el estudio.

Como muchas observaciones independientes han advertido previamente, los seres humanos y toda la vida en este planeta están continuamente expuestos a productos químicos disruptores endocrinos (EDC), que tradicionalmente se producen en niveles bajos pero permanentes. El informe de la OMS confirma este hecho diciendo que la evidencia muestra que los seres humanos y la vida silvestre están más expuestos a los EDCs que a los llamados contaminantes orgánicos persistentes. El informe también confirma que los alimentos y el agua potable son dos contribuyentes principales de la intoxicación humana y animal y que la lista de los elementos que lo envenenan todo es larga.

Los niños pueden tener una mayor exposición a los productos químicos en comparación con los adultos. Por ejemplo, a través del contacto de sus manos con la boca y a su mayor tasa metabólica. La rapidez con que los aumentos en la incidencia de la enfermedad se han producido en las últimas décadas, descarta factores genéticos como la única explicación plausible.

endocrinechildrenFigura 3. Etapas sensibles del desarrollo. Cada tejido tiene una etapa específica durante el desarrollo cuando se está formando. Obtenido del informe de la OMS “Estado de la Ciencia de los Disruptores Endocrinos”. 2013.

La declaración anterior es evidencia irrefutable de que la mayoría, si no todas las enfermedades de supuesta  transmisión genética, no son realmente transmitidas a los humanos por parte de sus progenitores, sino por su exposición a los productos químicos creados o utilizados durante la producción de alimentos y otros productos. En el informe se detalla que los productos químicos como el DDT, los PCBs, dietilestilbestrol (DES) y éteres de difenilo polibromado (PBDE), de uso frecuente en los pesticidas y herbicidas, o para controlar la reproducción de plagas, son los culpables del cáncer de mama, cáncer de próstata, y del no desarrollo de los testículos en humanos.

¿Cómo puede entonces la OMS decir que la evidencia es débil cuando se habla de la relación entre los productos químicos tóxicos y las enfermedades de propagación masiva?

La evaluación de los disruptores endocrinos aclara que gran parte del daño causado por los productos químicos tóxicos ocurre durante el embarazo o temprano en la vida humana. “Numerosos estudios de laboratorio apoyan la idea de que la exposición a sustancias químicas contribuyen a los trastornos endocrinos en los seres humanos y la vida silvestre”.

Una vez más, ¿dónde está el eslabón débil, entonces?

“Exposiciones durante el desarrollo pueden causar cambios que, aunque no es evidente que se transformen en defectos de nacimiento, pueden inducir trastornos permanentes que conduzcan a una mayor incidencia de enfermedades durante toda la vida.

Estos descubrimientos sobre el daño causado por los disruptores endocrinos en los animales tienen un impacto en la práctica actual en los ensayos toxicológicos y de detección. En lugar de solamente estudiar los efectos de la exposición en la edad adulta, los efectos de la exposición durante etapas sensibles en el desarrollo fetal, la vida perinatal, la niñez y la pubertad requieren un examen cuidadoso. ”

El informe de la OMS reconoce abiertamente que las organizaciones que se supone deben estar alerta sobre los efectos adversos de los venenos utilizados en el proceso de fabricación industrial han fracasado una y otra vez. “Ha habido un fracaso al abordar y estudiar adecuadamente las causas de las enfermedades y trastornos endocrinas.

¿Hay espacio aquí para un proceso judicial?

De acuerdo con la OMS, el riesgo de enfermedad inducida por los disruptores endocrinos pueden haber sido significativamente subestimados. Es decir, los médicos y otros profesionales de la salud que hasta hoy siguen las enseñanzas de la medicina moderna como base para diagnosticar enfermedades sin tener en cuenta –a veces a propósito– las pruebas presentadas por muchos estudios sobre los efectos adversos de los EDCs, también son culpables de la ola de enfermedades “desconocidas” o trastornos “incurables”.

“Sabemos que los seres humanos y animales son expuestos de forma simultánea a muchos EDCs, por lo que la medición de la relación entre la exposición a mezclas de EDCs y la aparción de enfermedades o disfunciones es fisiológicamente más relevante. Además, es probable que la exposición a un solo EDC puede causar síndromes o enfermedades múltiples, un área que no ha sido suficientemente estudiado,” dice el reporte.

¿Por qué no? Ciertamente, no por falta de financiación. Lo que si es patente, es el desinterés de parte de los grandes conglomerados farmacéuticos que llevan a cabo sus propios estudios con el único propósito de demostrar si un producto es eficaz, pero no para determinar su seguridad o los efectos adversos a largo plazo en los seres humanos. Lo mismo es cierto para las empresas como Monsanto, DuPont, Syngenta y otros que se jactan de sus descubrimientos tecnológicos a pesar de que muchas de las pruebas independientes demuestran, más allá de toda duda razonable que, sus organismos genéticamente modificados, herbicidas y pesticidas están matando a gente de todo el mundo.

A pesar de la creciente evidencia presentada en su propio estudio, la incidencia de enfermedad en los últimos 50 años y las tendencias de crecimiento que muestran cómo los EDCs están cada vez más involucrados en la causa de los efectos adversos sobre las poblaciones humanas, la OMS aún limita la relación entre los EDCs y las enfermedades a una cuestión de asociación, en vez de ir más allá y decir que es una cuestión de causa y efecto. El informe dice que los estudios en humanos pueden mostrar sólo las asociaciones. ¿Pero qué sucede cuando estas asociaciones siguen apareciendo, estudio tras estudio? ¿Eso no constituye una relación clara de causa y efecto?

Hoy día la mayoría de los principales estudios financiados por las corporaciones o el gobierno investigan los adecuadamente los efectos que los EDCs tienen en la salud humana y el ambiente, ya que se llevan a cabo con un número muy reducido de personas y por un período muy corto de tiempo. Entonces, la OMS alega que los resultados no van más allá de relaciones casuales que no ofrecen suficiente evidencia para plantear una relación de causa y efecto. Esto es así porque a pesar de la creciente evidencia, la mayoría de las pruebas no están diseñadas para mostrar la relación de causa-efecto, lo que de inmediato les invalida, según la OMS, como prueba o evidencia confiable de que los productos químicos tóxicos son los causantes de enfermedades en las personas y la contaminación del medio ambiente.

El informe señala correctamente que está habiendo un cambio en la forma de determinar las asociaciones entre EDCs y enfermedades en la manera en que se realizan los estudios de causa-efecto. De esta manera, las pruebas de los vínculos de causa-efecto son el camino a seguir a fin de establecer lo que se considera como evidencia sólida de que los productos químicos tóxicos causan enfermedades endocrinas.

Pero la OMS sigue sin reconocer lo que muchos estudios han determinado: que los efectos adversos de la exposición temprana y continua a productos químicos tóxicos sólo se detectan tarde en la vida. Estos efectos, como se ha explicado antes, son usualmente mal diagnosticados por la mayoría de los médicos, que por lo general dicen a sus pacientes que el origen de su enfermedad es aún desconocido y que no hay manera de tratar las causas; sólo los síntomas. En este punto, los pacientes son básicamente condenados a tomar medicamentos farmacéuticas por el resto de sus vidas, los que eventualmente terminan enfermándolos aún más, ya que ellos tienen su propia lista de efectos adversos.

Por lo tanto, la perspectiva del estado de salud de las personas hoy en día es igual de malo en dos frentes diferentes. La gente se enferma y usualmente muere como consecuencia de la prolongada exposición a  productos químicos tóxicos utilizados en el proceso de producción de alimentos o en la comida en sí, o se enferman y mueren al intentar “curar” sus enfermedades con productos farmacéuticos industrializados cuyos propios efectos secundarios son tan mortales como los de los productos químicos de los cuales la gente está tratando de deshacerse. De cualquier manera, las personas mueren de forma lenta y dolorosa.

Entonces, ¿qué sigue? ¿Qué hay que hacer para poner fin a este círculo vicioso de enfermedad? Pueden estudios de largo plazo ser la solución? Creo que es demasiado poco y demasiado tarde para eso. Espera 10 o 20 años para ver el resultado de pruebas a largo plazo no es algo que mucha gente puede permitirse en estos momentos. Eso no significa que esos estudios no se deben hacer. Pero una solución más inmediata implica que la gente necesita encontrar soluciones por sí mismos.

Ahora que la Organización Mundial de la Salud finalmente confesó que no han hecho su trabajo para proteger a las personas de los efectos adversos de sustancias peligrosas, sino todo lo contrario, la gente necesita entender que su nutrición es su responsabilidad. Siempre ha sido así y siempre lo será. Por último, las organizaciones que se supone son responsables por mantenernos a salvo de los peligros de los productos químicos tóxicos, deben dejar de hablar y deben comenzar a actuar.

The Real Agenda permite la reproducción del contenido original publicado en el sitio SOLAMENTE a través de las herramientas proporcionadas al final de cada artículo. Por favor NO COPIE contenido de nuestro sitio para redistribuirlo o enviarlo por correo electrónico.

Edificios Ecológicos son Peligrosos, dice Instituto de Medicina

Traducción Luis R. Miranda

Fox News
08 de junio 2011

Los edificios comúnmente conocida como “verdes” en realidad pueden ser perjudicial para su salud.
Esa es una de las muchas advertencias de un nuevo informe del Instituto de Medicina, que evaluó el impacto potencial del cambio climático en los ambientes interiores.

El informe advierte que el cambio climático puede negativamente afectar la calidad del aire interior de varias maneras. Pero los científicos detrás del estudio advierten que los propietários y las empresas también podrían empeorar el problema mediante la aplicación de mejoras de eficiencia energética cuyos riesgos a la salud no han sido probados.

“Incluso con las mejores intenciones, podrían surgir problemas de salud ambiental en interiores pues el impacto no ha sido suficientemente analizado para determinar sus efectos sobre la seguridad de los ocupantes y su salud”, dijo el informe.

Para ahorrar costos y reducir las emisiones, los propietarios de edificios suelen encontrar la manera de sellar posibles fugas y ahorrar energía. El asunto es que los edifícios no solo son “aclimatados”, sino que también cambian el ambiente interior.

Al hacer edificios más herméticos, los propietarios de edificios podrían aumentar “las concentraciones de contaminantes del aire interior y la humedad del aire interior”, dijo el informe. Mediante la adición de aislamiento, los ambientes pueden desencadenar problemas de humedad. Al hacer mejoras en las casas más viejas, los equipos podrían emitir materiales peligrosos que van desde el amianto hasta gomas con químicos nocivos – aunque este problema no es exclusivo de las mejoras para usar energía más eficientemente.

El informe no disuadió a los propietarios de viviendas y las empresas de hacer las mejoras de eficiencia energética. Por el contrario, abogó por un enfoque más global, instando a las organizaciones para realizar un seguimiento de los efectos secundarios de varias mejoras y minimizar los “riesgos inesperados y riesgos para la salud” que pueden surgir de nuevos materiales y técnicas de climatización.

 

Tóxico Bisfenol A en empastes dentales y sellantes

Anthony Gucciardi

Después de un nuevo estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard reveló que los empastes dentales y sellantes contienen niveles peligrosamente altos del mortal químico bisfenol A (BPA).  Al mismo tiempo, e inmediatamente después que se publicó el estudio, algunos dentistas salieron a reclamar que los empastes y selladores son perfectamente seguros para su uso en niños.

Estas son algunas empresas que fabrican productos con Bisfenol A.

BPA es un disruptor endocrino que imita la hormona estrógeno. En consecuencia, se ha relacionado con la reducción de la fertilidad en los hombres, e incluso los recibos que se emiten al pagar un producto o servicio contienen BPA.  Según el estudio, el Bisfenol A afecta los niveles de hormonas masculinas cuando es absorbido por el cuerpo humano. BPA se encuentra en los plásticos, latas de refrescos, latas de sopa, y miles de contenedores de embalaje.

Un reciente proyecto de ley de California que han prohibido el BPA en artículos relativos a los niños como las botellas de bebé y juguetes, fue rechazado el 02 de septiembre. Connecticut, Maryland, Massachusetts, Minnesota, Vermont, Wisconsin y Washington ya tienen tales leyes que prohíben el uso de este químico en productos de consumo o embalajes.

¿Por qué entonces, ¿sería seguro usar productos como rellenos y selladores en su boca que contienen este químico? La investigación muestra que en realidad no es seguro o saludable. Las investigaciones muestran niveles de BPA en la saliva se disparan que son 88 veces más de lo normal (que constituye un nivel “normal” de una sustancia tóxica?) cuando se usa en productos dentales. Los expertos coinciden en que no hay nivel “seguro” de exposición a BPA.

“Esta sustancia química es una a la que usted no debe estar expuesto a ningún nivel”, dijo Von Saal, profesor de biología en la Universidad de Missouri en Columbia.

Por eso resulta chocante que múltiples medios de comunicación han comenzado a decir que el BPA no es realmente un peligro para la salud, a pesar de la investigaciones de rutina que demuestren que este producto químico no es una cosa con la que se pueda o deba tener contacto.

El bisfenol A también se encuentra en tintas

Los investigadores han hecho el sorprendente descubrimiento de que un compuesto químico en tintas tiene el poder de cambiar el género en seres vivos, y esta tinta se usa en recibos de caja que se dan a los consumidores después de comprar un producto o servicio.

Los científicos encontraron que los niveles de sustancias peligrosas como bisfenol A (BPA) son suficientes para suprimir las hormonas masculinas en el cuerpo. El compuesto, utilizado para hacer la tinta termo sensible visible en el papel, es ingerido por los hombres cuando manipulan los recibos y luego se tocan la boca o manipulan los alimentos.

El profesor Frank Sommer, de 42 años, un urólogo con sede en Berlín, explicó: “Es un químico que puede cambiar el equilibrio de las hormonas sexuales en los hombres y convertirlas en estrógeno. “A largo plazo, esto conduce a tener menos apetito sexual y estimula el crecimiento de grasa abdominal mientras disminuye el tejido muscular.  Otro efecto negativo es que crea previene la erección y la potencia sexual.”  Como consecuencia de la exposición a este químico, debido a su efecto acumulativo, los hombres son afeminados y las niñas se desarrollan a edades más tempranas (pubertad precoz).  Los científicos estudian la posibilidad de que el bisfenol A también aumente el riesgo de cáncer y diabétes.  BPA también se usa en latas de comida, cortinas de baño, juguetes y biberones.

Los científicos han afirmado que este químico es lo suficientemente perjudicial para que los gobiernos prohíban su uso.

Algunos fabricantes de biberones han dejado de poner BPA en sus productos, pero otros aún contienen el producto químico y están todavía a la venta.  La Administración de Alimentos de los Estados Unidos  apoya su prohibición y ha declarado su preocupación por el impacto del producto en los bebés y niños pequeños.

La Historia de los Cosméticos

La historia de los cosméticos, publicado el 21 de julio 2010, examina el uso generalizado de productos químicos tóxicos en nuestros productos de cuidado personal todos los días, en lápiz de labios, champú para bebés. Producido con Free Range Studios y presentado por Annie Leonard, la película de siete minutos pertenece a la serie: “Historia de las Cosas” y revela las consecuencias para los consumidores y la salud de los trabajadores y el medio ambiente, y esboza las maneras que podemos evitar productos químicos peligrosos y alternativas más seguras . La película concluye con un llamado a los televidentes a apoyar la legislación destinada a garantizar la seguridad de los cosméticos y productos de cuidado personal.

Ola de Infertilidad Masculina Sacude al Mundo

Luis R. Miranda
The Real Agenda
Julio 23, 2010

Hace casi 20 años, los científicos daneses primero dieron la noticia al mundo que los hombres de los países occidentales estaban volviéndose estériles. Investigaciones recientes parecen apoyar esto, pues la cuenta de esperma se redujo a la mitad de lo que eran hace 50 años.

Según los informes, casi el 20 por ciento de hombres entre las edades de 18 y 25 tienen un recuento de espermatozoides que son anormalmente bajos. Para poner esto en perspectiva, considere el hecho de que en la década de 1940, los hombres tenían una media de unos 100 millones de espermatozoides por milímetro de semen (m / ml). Hoy en día, el promedio es de alrededor de 60m/ml. Los hombres observados en ese 20 por ciento tienen niveles anormales con menos de 20m/ml.

Entonces, ¿cuál es la causa de la disminución en el número de espermatozoides? Siendo realistas, es probable que haya algo más que una causa. Las toxinas ambientales, alimentos sintéticos, aditivos en el agua y sustancias estrogénicas en los alimentos son todos los posibles culpables.

“Lo más probable es que esto es un reflejo del medio ambiente y los cambios de estilo de vida en los últimos 50 años que son perjudiciales para la producción de espermatozoides”, explicó el profesor Richard Sharpe, experto en investigación de la fertilidad en el Consejo de Investigación Médica, en un informe del Reino Unido.

Pero lo que los científicos creen que puede ser la mayor causa de la mala calidad del semen en los hombres tiene más que ver con las sustancias a las que sus madres estuvieron expuestas durante el embarazo, y menos con las sustancias a las que los hombres se ven expuestos a lo largo de su vida.

Un ejemplo de ello es el accidente químico desastroso que tuvo lugar en 1976 en Seveso, Italia. El incidente causó la mayor exposición humana a dioxinas químicas tóxicas. Más tarde se reveló que las mujeres embarazadas que estuvieron expuestas a la sustancia química durante ese tiempo tuvieron hijos varones que llegaron a tener espermatozoides pobres.

Otros estudios también parecen dar crédito a la idea de que la calidad de los espermatozoides se determina durante las primeras etapas del desarrollo fetal masculino. La interferencia con las células de Sertoli, que son responsables por el desarrollo de los espermatozoides durante el desarrollo fetal, puede llevar a problemas en la producción de esperma en los machos.

“Los factores maternos -el estilo de vida durante el embarazo puede tener efectos muy importantes en los espermatozoides de los  hijos en la edad adulta, y el mecanismo más lógico por el que esto podría ocurrir es a través de la reducción del número de células de Sertoli,” explicó el profesor Sharpe.

En otras palabras, la exposición prenatal a sustancias químicas tóxicas es una amenaza grave para la salud masculina, que en última instancia, amenaza la existencia de la humanidad.