The Year Bilderberg was Exposed Worldwide

Detractors of the secretive roundtable group saw one of their biggest wishes come true in St. Moritz, Switzerland

by Alex Newman
The New American
June 13, 2011

The amount of publicity garnered by the secretive Bilderberg conference this year in St. Moritz, Switzerland, far surpassed the coverage afforded to past gatherings of the elite cabal, with major media outlets and international news wires finally reporting on the yearly event after refusing to do so for over five decades. Protests, the alternative media, and anti-Bilderberg politicians played an important role in spreading the news.

Bilderberg, named after the Dutch hotel where members first met in 1954, brings together some of the most influential figures on Earth. More than 120 top-level officials in government, banking, media, finance, business, think-tanks, armed forces, and even European royalty attend the confab every year.

Among the confirmed 2011 European and Canadian attendees were the British Chancellor of the Exchequer (“in his official capacity,” according to the Treasury), the President of the European Central Bank, the head of Canada’s central bank, the queens of the Netherlands and Spain, the Crown Prince of Norway, a representative of the unimaginably vast Rothschild banking empire, finance ministers, heads of state, and many more.

A reporter on the scene for the U.K. Guardian said there were also individuals in attendance who were not on the official list — a regular occurrence discovered almost every year. Among them were German Chancellor Angela Merkel, NATO Secretary-General Anders Rasmussen, and Socialist Prime Minister José Luis Rodríguez Zapatero of Spain. Microsoft founder and multi-billionaire Bill Gates was reportedly spotted as well.

A handful of non-Westerners also attended, including Turkish business moguls and members of the political class in Turkey. A senior representative of the brutal Communist dictatorship ruling mainland China was there as well. So was a Russian oligarch.

More than two dozen prominent members of the American elite attended, too. An especially interesting cadre at the 2011 event included some of the masters of the internet world: The co-founder of Facebook; the executive chairman of Google; the co-founder and executive chairman of LinkedIn; the founder and CEO of Amazon.com; the commander of the American military’s “cyber command” (or USCYBERCOM); Microsoft’s Chief Research and Strategy Officer; and others.

Representatives of the non-digital American elite were out in force as well. Among them were former Ghaddafi adviser and Bush-era neo-con extraordinaire Richard Perle; billionaire David Rockefeller, who openly boasted in his autobiography of conspiring to erect a global political and economic system; Robert Rubin, former Treasury Secretary and current co-chairman of the immensely powerful, world-government-promoting Council on Foreign Relations; the vice-chairman of Citigroup; TV personality Charlie Rose; former Secretary of State Henry Kissinger, who frequently and publicly calls for what he refers to as a “New World Order”; the president of the World Bank; and others.

Top officials in the Obama administration were also there including — quite ironically — the Assistant Attorney General for Antitrust. Deputy Secretary of State James Steinberg and Director of the National Security Agency (NSA) Keith Alexander were also on the official list, as were former Federal Reserve and military chiefs. Not on the public list but spotted at the conference, according to unconfirmed reports from correspondents in St. Moritz, was Secretary of Defense Robert Gates.

By any objective standard, a meeting of over 120 of the world’s most powerful individuals would seem to be extraordinarily newsworthy. But until recently, the confab rarely attracted even a passing mention in the establishment press. The eerie silence fueled deep suspicion and innumerable theories about what the group may be plotting in secret. This year, however, was different,  at least in terms of media coverage.

In a story picked up by numerous large-circulation U.S. newspapers including the Washington Post, for example, the Associated Press wire service described the June 9-12 event as a “secretive gathering of senior government officials and business executives … that some liken to a shadow world government.” CNBC, Forbes, Fox News, the Baltimore Sun, Time magazine and others also ran stories about Bilderberg.

In China, the media were buzzing with news of the conference, too. One Chinese-language report by the French wire service AFP referred to the group as the “mysterious world shadow government” in a headline, according to Google Translate. Chinese media behemoth United Daily News ran a similar headline for another Bilderberg article.

European and Russian news outlets offered unprecedented levels of coverage as well, with the Guardian newspaper and the TV network Russia Today both sending correspondents to the scene. Several alternative-media outlets including the American Free Press and InfoWars sent reporters, too. And the Swiss press in particular has been overflowing with reports on Bilderberg for over a week.

Analysts speculated that the so-called “mainstream media” establishment — which is rapidly losing its market share as news consumers increasingly turn to alternative sources — was essentially forced to cover the conference in an attempt to salvage what remains of its credibility. But despite the increased attention, in one segment of the establishment press, news of the event was conspicuously missing.

Among the confirmed 2011 Bilderberg attendees were representatives of more than a few major media firms: the editor-in-chief and two correspondents of the Economist magazine; the chief international correspondent of Germany’s Die Zeit newspaper; the editor-in-chief of Helsingin Sanomat, Scandinavia’s largest daily subscription publication; a political columnist for the Dutch paper NRC Handelsblad; the CEO of Portuguese media giant Impresa; and more. None of those “news” outlets had covered the Bilderberg conference by press time on June 12.

There was, however, at least one notable exception. The CEO and publisher of Standard Medien AG, an Austrian media conglomerate, was also among those present at the Bilderberg summit. And one of his firm’s online portals, derstandard.at, reported the fact that Austria’s head of government, Federal Chancellor Werner Faymann, was in attendance.

A rival political party was apparently upset about the nation‘s Chancellor attending the meeting, even demanding an “intelligence” report about the conference from Faymann upon his return. So, not covering the growing scandal might have been raised serious questions about the integrity of Standard Medien among Austrian news consumers.

But even with the burgeoning Bilderberg coverage, critics still complained that the amount of media surrounding the conference was insufficient — especially considering the magnitude of the news. Other analysts noted that much of the “mainstream” coverage focused on downplaying the significance of the event or attempting to demonize critics.

But progress is certainly being made. While it would be impossible to calculate exactly how many people around the globe learned of Bilderberg’s existence over the past week, it’s safe to assume the number is in the millions — possibly tens or even hundreds of millions.

In recent years, authors, researchers, and the so-called “alternative media” have increasingly been spreading information and news about the cabal through the Internet. And not even including the new-found press coverage, the online exposure appears to have dramatically increased awareness about the confab.

Hundreds of protesters and critics from all across the political spectrum descended on St. Moritz to lambaste the elite attendees. They held up anti-Bilderberg signs and blasted their opposition through bull horns around the perimeter of the luxury Suvretta House hotel throughout the whole four-day gathering.

On the first day of the conference, along with a bogus “bomb” scare, a giant wall of curtains was erected around the edge of the Bilderberg compound. Presumably it was designed to keep protesters from looking in and conference attendees from being forced to see the growing crowd outside.

But at one point, angry protesters did get a chance to shout at some heavily guarded members of the elite in a face-to-face confrontation. During a “nature walk” outside the hotel, one activist even had a brief exchange with Thomas Enders, the CEO of Airbus. “We are just making our agendas,” Enders responded to a question about what was being discussed behind closed doors with politicians. “I don’t have to tell you, and you don’t need to know,” he arrogantly explained with a smile on his face.

Several lower-ranking members of the political class made a fuss about the event as well. Italian member of the European Parliament Mario Borghezio, for example, attempted to force his way into the conference on the first day. He was reportedly detained and roughed up by police, prompting the Italian embassy in Switzerland to demand answers.

Prominent Swiss politicians were furious about the gathering, too. Center-right Parliamentarian Dominique Baettig of the nation’s largest political party, for example, asked prosecutors to consider arresting attendees such as former U.S. Secretary of State Henry Kissinger for war crimes, suggesting that Swiss officials at the event should be charged with treason. Baettig, too, tried unsuccessfully to barge in on the conference in what the Guardian‘s Charlie Skelton called a “historic moment.”

Some Bilderberg opponents have also suggested arresting U.S. attendees, citing the Logan Act. That law prohibits Americans from negotiating policy with foreign officials.

Regular Bilderberg attendee and former International Monetary Fund (IMF) boss Dominique Strauss-Kahn, another socialist, was recently arrested in New York on unrelated sex charges. But calls to prosecute various Bilderbergers for a wide range of criminal offenses are only growing louder.

Critics of the confab are, of course, routinely derided as conspiracy “theorists” or worse by establishment apologists. The government-funded BBC recently ran a vicious smear piece against people suspicious of Bilderberg, trying to link opposition to secret meetings of global policy makers with anti-Semitism and other unsavory associations.

But leaks and public statements by attendees over the years — reported on by the BBC, ironically — reveal that the cabal was instrumental in more than a few world-changing occurrences. The continental super-state known as the European Union and the failing regional “euro” currency, for example, are just a few of the developments in recent decades attributed to Bilderberg.

Anecdotal evidence also suggests the group plays an important part in the seemingly unexplainable rise to power of national leaders. Bill Clinton, for example, attended the conference in 1991 as a virtually unknown state governor. The following year he became President. Then-presidential candidate Barack Obama was reportedly there in 2008. British Prime Minster David Cameron and former PM Tony Blair both went to Bilderberg before rising to the top as well. So did a multitude of global power brokers too long to list.

Due to the tight secrecy, speculation about what may have been on the 2011 agenda is, as always, running rampant. But a press release posted on the relatively new “official” Bilderberg website cited by the AP and others offered some generalities about the topics of discussion: the euro, challenges for the EU, social networking, “security issues,” the Middle East, “demographic challenges,” China, and more. In 2007, “The New World Order” was the top item on the agenda.

“What is unique about Bilderberg as a forum is the broad cross-section of leading citizens that are assembled for nearly three days of informal and off-the-record discussion,” the group’s public statement notes, claiming that the “privacy of the meetings … has no purpose other than to allow  participants to speak their minds openly and freely.” Critics of the shadowy cabal, however, still aren’t buying it.

Dark Legacy: The Murder of John F. Kennedy

A thoroughly documented criminal indictment establishing beyond a reasonable doubt the guilt of George H W Bush as a supervisor in the conspiracy to assassinate John Kennedy.  The evidence relies primarily on government documents and public records. The center piece of the evidence is a memo entitled “Assassination of President John F. Kennedy”, signed by J Edgar Hoover, head of the FBI, 5 days after the assassination, which names Bush as a supervisor of CIA-trained assassins.

Fluoración del Agua: El Caso más grande de Fraude Científico del Siglo

Robert Carlton, Ph.D, ex-científico de la EPA
Traducción Luis R. Miranda

La historia de obligar a los seres humanos a usar este desecho industrial tóxico a través de la fluoración del agua potable se hace con mentiras, avaricia y engaños. Los gobiernos añaden fluor al agua potable e insisten en que es seguro, beneficioso y necesario, sin embargo, la evidencia científica muestra que el flúor no es seguro para ser usado en ningún tipo de actividad saludable y los países que ponen flúor en el suministro de agua potable tienen mayores índices de caries, cáncer, fluorosis, osteoporosis y otros problemas de salud. Debido al impulso de la industria del aluminio, las empresas farmacéuticas y los fabricantes de armas, el flúor sigue siendo añadido al agua de casi todo el mundo, y debido a demandas recientes contra empresas que ponen este aditivo en el agua potable, el precedente se estableció que hace casi imposible que más demandas se presenten contra los proveedores de agua con flúor.

Hay una creciente resistencia en contra de añadir flúor a nuestro suministro de agua, pero por desgracia, debido a que el flúor se ha convertido en una parte importante de la economía moderna y la industria (Bryson 2004), hay mucho dinero en juego para aquellos que endosan la fluoruración del agua. Las mentiras sobre los beneficios de la fluoración del agua siguen siendo alimentadas en las cabezas de la gente, no por los beneficios a la salud, sino para beneficio del complejo militar-industrial.

La historia comienza en 1924, cuando Interessen Gemeinschaft Farben (IG Farben), una empresa química alemana, comenzó a recibir préstamos de los banqueros norteamericanos, poco a poco y para la creación del enorme cartel de IG Farben. En 1928, Henry Ford y American Standard Oil Company (la familia Rockefeller) fusionaron sus activos con la IG Farben, y por los años treinta, hubo más de un centenar de empresas de EE.UU. que tenían filiales y asociaciones con ellos en Alemania. Los activos de I.G. Farben en los Estados Unidos estaban controladas por una sociedad, American IG Farben, que figuraba en el sector marítimo y al cual pertenecían personas como Edsel Ford, presidente de Ford Motor Company, E. Mitchell, presidente de Rockefeller, el National City Bank of New York, Walter Teagle, presidente de la Standard Oil de Nueva York, Paul Warburg, presidente de la Reserva Federal y el hermano de Max Warburg, el financiero de Alemania y promotor de las guerras, Herman Metz, un director del Banco de Manhattan, controlado por Warburg, y varios otros miembros de los cuales tres fueron juzgados y condenados como criminales de guerra en Alemania por sus crímenes contra la humanidad. En 1939, en virtud del acuerdo Alted, la American Aluminum Company (ALCOA), entonces el mayor productor mundial de flúor de sodio, y Dow Chemical Company transfirieron su tecnología a Alemania. Colgate, Kellogg, Dupont y muchas otras compañías finalmente firmaron acuerdos entre las empresas con IG Farben, creando un poderoso grupo de cabildeo apodado “la mafia de flúor” (Stephen 1995).

Al final de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de EE.UU. envió a Charles Eliot Perkins, un investigador en química, bioquímica, fisiología y patología, para trabajar en las plantas químicas de Farben en Alemania. Los químicos alemanes dijeron a Perkins sobre un programa que habían concebido durante la guerra y había sido adaptado por el Estado Mayor alemán. El alemán explicó su intención de utilizar productos químicos para controlar la población en un área determinada a través de la medicación masiva de agua potable con flúor de sodio, una táctica utilizada en Alemania y Rusia en los campos de prisioneros de guerra para hacer que los prisioneros fueran más”estúpidos y dóciles “(Stephen 1995). Farben había desarrollado planes durante la guerra para el uso de flúor en los países ocupados porque se descubrió que la fluoración causaba daños leves a una parte específica del cerebro, haciendo más difícil para la persona afectada pensar en defender su libertad y haciendo que el individuo llegase a ser más obediente a la autoridad. El flúor es una de las sustancias más potentes antipsicóticas conocida, y figura en el veinticinco por ciento de los tranquilizantes. Puede que no parezca sorprendente que Hitler practicara el concepto de control de la mente por medios químicos, pero los militares norteamericanos continuaron la investigación nazi, técnicas exploradas para incapacitar a un enemigo o medicar a toda una nación. Como se indica en el Informe Rockefeller, un informe a la Presidencia sobre las actividades de la CIA, “el programa anti-drogas era parte de uno mucho más grande de la CIA para estudiar los medios para controlar el comportamiento humano” (Stephen 1995).

El mito de la prevención de caries a través del uso de flúor, se originó en los Estados Unidos en 1939, cuando un científico llamado Gerald J. Cox, un empleado de Alcoa, el mayor productor de residuos tóxicos de flúor, siendo amenazado por los daños que el flúor reducía las caries y alegó que debía añadirse al abastecimiento de agua en todo el país. En 1947, Oscar R. Ewing, un abogado de ALCOA, fue nombrado jefe de la Agencia Federal de Seguridad, una posición que lo puso a cargo del Servicio de Salud Pública (PHS). Durante los próximos tres años, ochenta y siete ciudades de América comenzaran con la fluoración del agua, incluyendo la una ciudad que funcionó como un estudio de control de la fluoración del agua en Michigan, eliminando así la prueba más científicamente objetiva de seguridad y los beneficios antes de que tal estudio fuera terminado.

Las investigaciones sobre las consecuencias del uso de flúor en los Estados Unidos fueron financiados por la industria de fertilizantes y de armas que buscaba una salida para los residuos de flúor generados durante los procesos industriales y para aumentar los beneficios económicos. El “descubrimiento” de que el flúor “beneficiaba” los dientes, fue pagado por la industria que necesitaba ser capaz de defender las demandas en su contra por envenenar a los trabajadores y las comunidades por emisiones de flúor industrial (Bryson, 1995) y convertir un pasivo en un activo. El flúor, un componente de los residuos en los procesos de fabricación de explosivos, fertilizantes y otras necesidades, cuya eliminación era cara fue utilizada en el suministro de agua en Estados Unidos, a través de la reeducación del público. Una vez un producto de desecho, se convirtió en el ingrediente activo de plaguicidas fluorados, fungicidas, raticidas, anestésicos, tranquilizantes, medicamentos fluorados, y un número de geles dentales industriales y domésticos fluorados, pasta dental y enjuague bucal. El flúor es una parte importante de los ingresos de la industria farmacéutica: mil millones de dólares, y el final de la práctica de fluorar el agua significaría una pérdida económica imposible, jurídicamente impensable y potencialmente devastadora para su existencia y reputación.

Financiado por los hombres de negocios de EE.UU. en un intento por promover la aceptación pública de flúor, Edward Bernays, también conocido como el padre de las relaciones públicas, o el mentiroso más hábil, comenzó una campaña de engaño para convencer a la opinión pública. Barnays explicó que “se puede conseguir casi que cualquier idea sea aceptada si los médicos están a favor. El público está dispuesto a aceptarla ya que el médico es una autoridad para la mayoría de las personas, independientemente de lo mucho que sabe o no sabe “(Bryson, 2004). Los médicos que apoyaron y todavía hoy apoyan la fluoración no saben de las consecuencias para la salud que el flúor presenta. El flúor ha llegado a ser visto como parte del progreso científico y desde que fue lanzado como una cosa tan sana, como una sustancia que se añade al medio ambiente por el bien de los niños, los que se opusieron a su uso fueron despedidos como charlatanes y lunáticos. El flúor se convirtió en inmune a las críticas debido no solo por la implacable ofensiva de relaciones públicas, sino también debido a su toxicidad general. A diferencia de los productos químicos que tienen un efecto inmediato, el flúor, un veneno sistémico, produce una gama de problemas de salud, de modo que sus efectos son más difíciles de diagnosticar.

Documentos recientemente desclasificados del Ejército de Estados Unidos sobre el Proyecto Manhattan, muestra cómo flúor es la sustancia química clave en la producción de bombas atómicas y que millones de toneladas se necesitaban para la fabricación de bombas de uranio y el plutonio. Intoxicación por flúor y no el envenenamiento por radiación, surgió como el líder en la lista de peligros para la salud de los trabajadores y comunidades cercanas. Los científicos se vieron obligados a ofrecer elementos útiles para la defensa en los litigios, así que comenzaron en secreto pruebas con flúor en pacientes de hospital que no sospechaban nada así como de en niños con retraso mental. “La edición de agosto de 1948 de la Revista de la Asociación Dental Americana que dijo existían pruebas sobre efectos adversos del flúor fue censurada por la Comisión de Energía Atómica en los EE.UU. por razones de “seguridad nacional” (Griffiths, 1998). El informe señaló sólo se el flúor era seguro para los seres humanos en dosis pequeñas.

Durante la Guerra Fría, el Dr. Harold C. Hodge, quien había sido el toxicólogo para el Ejército de Estados Unidos en el Proyecto Manhattan, fue el principal promotor científico de la fluoración del agua. Hodge ejecutó una serie de experimentos secretos de fluoración del agua pública en la ciudad de Newburgh, Nueva York, estudiando en secreto muestras biológicas de los ciudadanos de Newburgh en su laboratorio en la Universidad de Rochester. Dado que no existen restricciones legales contra la supresión de datos científicos, la única conclusión publicada de estos experimentos fue que el flúor es seguro en dosis bajas, un veredicto profundamente útil para el ejército de EEUU, que temían ser demandado por los daños que el flúor había causado en los trabajadores de las centrales nucleares y las fábricas de municiones. La contaminación del flúor fue una de las mayores preocupaciones legales que enfrentaron los sectores industriales de EE.UU. durante la guerra fría. Un grupo secreto de abogados de las empresas, conocido como el Comité de Abogados de flúor, cuyos miembros incluían a las empresas del acero, ALCOA, Aluminio y Metales Kaiser Reynolds, visitaban las empresas que estaban luchando contra una ola de quejas de ciudadanos por daños causados por el flúor. El Comité de Abogados de Flúor y sus embajadores médicos estaban en contacto personal y frecuente con altos funcionarios del Instituto Nacional de Investigación Dental del gobierno federal, y fueron implicados en el estudio “Kettering” que demuestra que el flúor envenena los pulmones y los ganglios linfáticos en animales de laboratorio. Los intereses privados trataron de destruir carreras y censurar la información, garantizando que los estudios científicos que planteaban dudas sobre la seguridad de flúor nunca fueran financiados, y si lo eran, que no fueran publicados.

Durante la encuesta de 1990, realizada por el toxicólogo de Harvard Phillis Mullenix, se demostró que el flúor en el agua puede llevar a disminuir el coeficiente intelectual, y aumentar los síntomas de déficit de atención con hiperactividad (ADHD). Pocos días antes de que su investigación fuera aceptada para publicación, Mullenix fue despedido como jefe de toxicología de Forsyth Dental Center en Boston. Luego, su solicitud de una beca para continuar sus investigaciones sobre las consecuencias de flúor en el sistema nervioso central fue rechazada por el Instituto Nacional de Salud (NIH), donde un panel le dijo que “el flúor no tiene ningún efecto sobre el sistema nervioso central “(Griffiths 1998).

A pesar de la evidencia creciente de que es perjudicial para la salud pública, las agencias de salud públicas y las grandes organizaciones médicas y dentales, como la Asociación Dental Americana (ADA), siguen promoviendo el flúor. La fluoración del agua continúa a pesar de que los propios científicos de la EPA, cuya unión, Capítulo 280 de la Unión Nacional de Empleados del Tesoro, tomó una posición firme en contra de ella. El Dr. William Hirzy, vicepresidente del capítulo 280, declaró que “fluoruro (que se añade al agua municipal) es un producto de los residuos peligrosos para los cuales hay evidencia substancial de efectos adversos para la salud y que, a diferencia de la percepción pública prácticamente no hay ninguna prueba que demuestre beneficios significativos “(Mullenix 1998). Aunque el flúor es hasta cincuenta veces más tóxico que el dióxido de azufre, no está regulado como un contaminante del aire bajo la Ley de Aire Limpio. Como miles de toneladas de residuos industriales de flúor se vierten en el agua potable, aparentemente para favorecer las sonrisas brillantes en nuestros niños, la gran industria tiene la ventaja de poder enviar los residuos de flúor al medio ambiente sin ningún tipo de requisito para medir las emisiones y no hay manera de hacerles responsables por la intoxicación de personas, animales y vegetación.

En agosto de 2003, la EPA solicitó al Consejo Nacional de Investigación, el brazo de investigación de la Academia Nacional de Ciencias (NAS), revaluar la seguridad del flúor en el agua a través de una revisión de la literatura científica reciente, porque el último examen, en 1993 tenía grandes lagunas en la investigación. “Ni la Administración de Alimentos de los Estados Unidos (FDA) ni el Instituto Nacional de Investigación Dental (NIDR), ni la Academia Americana de Odontología Pediátrica cuenta con pruebas sobre la inocuidad o la eficacia del flúor” (Sterling, 1993). La Academia Internacional de Medicina Oral y Toxicología ha clasificado el flúor como un medicamento no aprobado por su alta toxicidad y el Instituto Nacional del Cáncer encontró que el flúor es un agente carcinógeno (Maurer, 1990).

En la actualidad, los gobiernos siguen introduciendo sistemas de fluoración en todos los lugares, lo que hace imposible que las compañías de agua sean sometidas a audiencias civiles o criminales como resultado de la adición de flúor al suministro público de agua.

En una sociedad donde los productos que contienen amianto, plomo, berilio y muchos otros carcinógenos se han recogido del mercado, es sorprendente que el flúor es abrazado tan a fondo y ciegamente. Me parece absurdo que se considere el pagar a la industria química para eliminar sus desechos tóxicos añadiéndolos a nuestro suministro de agua. Ocultar los peligros de la contaminación de flúor del público es una obra de estilo corporatista de proporciones épicas que se ha producido debido a que un poderoso grupo de presión tiene la intención de manipular la opinión pública con el fin de proteger sus intereses financieros. “Aquellos que manipulan este mecanismo invisible de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder gobernante de nuestro país … nuestras mentes son moldeadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas mayormente por hombres de los cuales nunca hemos oído hablar” (Bernays 1991).

Materiales Consultados:

1. Bryson, Christopher. La Mentira de la Fluoridación: Como un Desecho Nuclear es Usado en Nuestro Suministro de Agua. 2004

2.Los Peligros del Flúor y la Fluoración del Agua

3. Datos Científicos sobre los Efectos Biológicos de los Fluoruros

4.Polución con flúor

5. Griffiths, J. Fluoruro, el Golpe Tóxico de la Industria. FluorideIndustry’s Toxic Coup”. 1998

6. Valerian, Valdamar. Effectos del Fluoruro en el Comportamiento de las Poblaciones. Behavioral “Effects of Fluorides On Mass Populations.”

7.Sterling.Fluoride the Modern Day DDT.” 1993

8.Null Gary, Ph,D.Fluoride: The Deadly Legacy”

9. Toxic Secrets: Fluoride & the A-Bomb – (Nexus Magazine) By Joel Griffiths & Chris Bryson. Manhattan Project scientists and military men who developed the first atomic bomb also conducted secret studies of fluoride but hid the facts about its health hazards

10. The Dentist’s Tale — Fluoride Can Kill – Story of a Dentist who talks to a chemist, is threatened with his practice, gets cancer and goes public. (The Ecologist, September 2000 Vol 30 No 6)

11. FluorideAlert.org – An International Coalition to End Water Fluoridation and Alert People to Fluoride’s Health and Environmental Risks

12. EarthLife.org.za – Fluoride Fact Sheet – lethal doses, effects on body, side effects, environmental effects.

13. Sukel.com – The Fluoride Controversy – synopsis of both sides.

Open Directory Project Listings – “Society > Issues > Health > Water Treatment > Fluoridation”

Fundación Gates Financia Masivamente Consejo de La Raza

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Agosto 13, 2010

Un informe anual de 2002 detallando el dinero repartido por la Fundación Bill y Melinda Gates revela que la fundación concedió una subvención al Consejo Nacional de La Raza. La Fundación Bill & Melinda Gates es, sin duda el más grande órgano  de “beneficencia”  en el mundo.

La Raza se asocia con el grupo racista radical Movimiento Estudiantil Chicano de Aztlán

Gates dio 6.661.364 millones de dólares a la organización racista, según el sitio web de la fundación. La Raza también ha recibido apoyo financiero de la Fundación Ford. Por ejemplo, en 1968, la fundación globalista dio a La Raza $ 600.000, según los estudios realizados por Philip Brennan.

El sitio web de La Raza admite que “la organización recibe dos tercios de su financiación de las corporaciones y fundaciones, y el resto del gobierno.” Para el período 1992-1996, la cantidad total de “regalos, donaciones y contribuciones” a La Raza fue más de $ 38 millones.

La Fundación Ford ha financiado también a la organización mexico-americana de Defensa Legal y Educación (MALDEF). Según Mario Obeldo, ex director de MALDEF, “California va a ser un estado hispano. Cualquier persona que no le guste, debe irse. “En 1998, Obledo fue galardonado con la Medalla Presidencial de la Libertad por Clinton.

El lema de La Raza es “Para la raza todo, nada fuera de la raza”. La Raza se asocia con el grupo radical racista Movimiento Estudiantil Chicano de Aztlán, o Movimiento Estudiantil Chicano de Aztlán (MECHA), una organización que defiende la supremacía azteca y el irredentismo (específicamente la promoción de la anexión del suroeste de Estados Unidos). activistas mestizos creen que tienen un derecho legal y primordial a la tierra y proponen que una nueva nación sea creada, una República del Norte. El principal instrumento para la creación de esta nación azteca es la Reconquista, un grupo demográfico de “revolución” que se esfuerza por suplantar “gringos” en el suroeste, con una afluencia de inmigrantes mexicanos ilegales.

Según La Raza, el control fronterizo es racista. La organización condena el cumplimiento de la ley de inmigración de manera significativa a lo largo de la frontera de México y en el interior del país”, afirmando que esas actividades violan los derechos civiles de los hispanos.

Un sondeo reciente realizado por Fox News revela que la mayoría de los estadounidenses creen que el gobierno federal no está aplicando las leyes de inmigración del país. Además, los votantes son más propensos a favorecer a los candidatos que apoyan la nueva ley de inmigración de Arizona que fue bloqueado por un juez federal la semana pasada.

Como señala Kevin Lamb, las fundaciones Ford, Soros y Rockefeller, han financiado y apoyado mucho “lobbies étnicos de los inmigrantes bien organizados y grupos de defensa, que están trabajando activamente para transformar los EE.UU. en una sociedad sin fronteras” una piedra angular de la visión globalista y el juego final de un gobierno mundial. La Raza, MEChA, y otros de los llamados organizaciones hispanas de derechos civiles dicen que una circulación sin restricciones de los inmigrantes ilegales es indispensable para este programa de un solo mundo.

Además de esforzarse para eliminar las fronteras y destruir la soberanía nacional de los Estados Unidos, Bill Gates ha trabajado sin descanso en la eugenesia dedicada a reducir la población mundial, otro objetivo clave de la élite. “En primer lugar tenemos la población. El mundo de hoy tiene 6800 millones de personas y aumentará a cerca de 9 billones. Ahora bien, si hacemos un gran trabajo con nuevas vacunas, atención médica, servicios de salud reproductiva, bajamos esto en un 10 o 15 por ciento “, dijo Gates durante una conferencia sólo por invitación, realizado en Long Beach, California, a principios de este año.

“En Inglés claro, uno de los hombres más poderosos en los estados del mundo claramente espera que las vacunas se utilicen para reducir el crecimiento demográfico. Cuando Bill Gates habla sobre las vacunas, habla con autoridad “, escribe F. William Engdahl.

La Raza y MEChA necesitan tomar nota. Los fundamentos globalistas no se ocupan principalmente de las libertades civiles de las personas en el tercer mundo, incluyendo México, pero son más bien usados para aprovecharse aún más su mundo y en última instancia, en el programa de eugenesia global.

La Censura no Silencia la Verdad

Muchas veces, jactarse de ser un comunicador de la verdad es un riesgo porque ante el menor error, la credibilidad es cuestionada. Sin embargo, cuando el comunicador de la verdad es un movimiento popular compuesto por ciudadanos conscientes e individuos -no un individuo o grupo-, no solo es más fácil ser parte de este movimiento, sino también comprobar si lo que se dice es verdad o no.

La Máscara ha caído. El Engaño fue revelado.

La censura reciente del documental The Obama Deception (El Engaño Obama) despertó el gigante dormido que es el movimiento patriota. Google ha adquirido un compromiso muy grande por el restablecimiento de El Engaño Obama, después que el documental fue sacada misteriosamente censurado junto con otras películas y documentales. No sólo es la primera vez que la mega-corporación ha restaurado un vídeo político de tal naturaleza en Youtube, sino que la restauración se produjo después de que ciudadanos de todo el mundo mostraron su fuerza al convertir la censura del documental en el asunto mas investigado en Google.

Con búsquedas como “Obama Deception Censurado” alcanzando el número 1, quedó claro que el pueblo no estaba contento con la censura. Inicialmente, Obama Deception era el término más buscado en Google Trends, pero fue colocado en posiciones inferiores a pesar de un alto volumen de búsquedas.

Fue tan inmensa la respuesta de los usuarios que dio lugar al debido restablecimiento del documental. El hecho que El Engaño Obama volvió a ser el centro de atención una vez más, permitió a cientos de miles de personas alrededor del mundo inyectar una dosis alta de verdad a la Internet. La censura sólo permitió que el vídeo se convirtiera en un tema aún más viral. La censura, simplemente no funciona, y sólo crea una reacción completamente contraria a lo que las corporaciones o instituciones gubernamentales que emite la censura quieren. El rugido del movimiento por la verdad no puede ser silenciada, y sólo se hace más fuerte con cada batalla intelectual contra la tiranía.

Este no es el primer incidente de la censura en Internet

La censura en Internet ha sido muy frecuente en los últimos años. Sitios como Infowars.com y Prison Planet.com fueron bloqueados por filtros de todo el mundo. Más allá de la censura de sitios Web individuales que promueven las manifestaciones pacíficas y la resistencia a la tiranía, el Proyecto de Ley de Seguridad Cibernética da a Obama -en Estados Unidos-, David Cameron -en Inglaterra- y otros gobernantes en diversos países el control total del Internet hasta el punto de tener la habilidad de desactivar el servicio a nivel local, regional, nacional e internacional. Esta ley de seguridad cibertnética fue aprobada con el pretexto de mantener el Internet seguro para todos los usuarios, pero en realidad es un movimiento ilegal para concentrar el poder que el Complejo Militar Industrial tiene sobre los medios de comunicación alternativos.

El Internet ha sido un vasallo de la verdad y la información por años, y los políticos corruptos están comenzando a expresar su oposición a su uso libre. Jay Rockefeller, de la familia Rockefeller, declaró que el Internet nunca debería haber existido. La familia Rockefeller tiene profundos vínculos con la ideología eugenésica, y ayudó a fundar IBM con su propia fortuna.

Jay Rockefeller se ha enfrentado a We Are Change, -un grupo que trata de descubrir la verdad sobre los ataques terroristas del 11 de Septiembre y otros temas-, acerca de su posición sobre la censura en Internet y sus vínculos con la eugenesia. En lugar de proporcionar una respuesta, Jay Rockefeller comienza a correr cada vez que se le cuestiona. Un miembro le preguntó sobre el famoso grupo Bilderberg, y Rockefeller dijo que no es parte de la discusión. Este es el hombre que se atreve a decir si podemos o no tener un Internet sin censura.

Técnicas de Censura despierta a más gente

El Internet es el medio de elección para la mayoría de las personas para mostrar su trabajo, leer las noticias, o mantenerse en contacto con los amigos. Cuando se enteran de que el Internet está siendo asaltado por políticas de censura, esto los hace despertar. Si el vídeo de una persona es objeto de censura, el siguiente video censurado puede ser el suyo. La posibilidad misma de la libertad de expresión es lo que necesita ser protegido. La libertad de expresión sólo puede ser protegida como una nación, mediante la protección de la libertad de expresión de cada hombre y mujer. En el otro lado de las cosas, fue comprobado que en Gran Bretaña las empresas de telecomunicaciones archivan cada llamada telefónica, correo electrónico y búsqueda en la web y esta información es después dada a empresas ligadas al Complejo Militar Industrial.

Muchas personas están plenamente conscientes de lo que está pasando

La censura del documental The Obama Deception es un testimonio de la capacidad de la gente. Millones de personas están al tanto de lo que está pasando, y ellos tienen el poder intelectual para crear un cambio por medios pacíficos. Completamente dominando las tendencias mundiales en Google Trends es más que una manera en que el pueblo ha mostrado su músculo. El Engaño Obama ha sido visto millones de veces, con el video censurado después de recibir más de 6,6 millones de visitas, y seguirá siendo visto por millones de personas (siempre que el Internet continúe existiendo como ahora). Seguir promoviendo El Engaño Obama (The Obama Deception) y otros documentales como este, ayudará a continuar flexionando el músculo del movimiento por la verdad.