Si nadie cree en la recuperación económica, ¿por qué Europa y el mundo fingen?

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | OCTUBRE 23, 2012

No se usted, pero estoy cansado de escuchar noticias sobre el colapso financiero. La crisis financiera en que estamos ahora se predijo hace mucho tiempo, y esa predicción se ha concretado. Así que ¿por qué no ha sucedido?

En primer lugar, está sucediendo. De hecho, comenzó hace un tiempo. Mientras que mucha gente espera que a que haya un colapso repentino, que arrastre al mundo en su conjunto, la caída del sistema financiero internacional no fue planeada para llevarse a cabo de esa manera. En segundo lugar, el colapso financiero fue planeado para ocurrir de manera lenta y dolorosa, no sólo por que los miembros de la élite que lo planearon son sádicos financieros, sino también porque es la única manera de llevar a cabo su plan con éxito.

El colapso financiero lento permite a los autores morder lentamente pedazos del ‘pastel’, infligiendo dolor letal pero manejable mientras dañan los sistemas económicos y financieros del mundo. Esta táctica a su vez prepara el terreno para un mayor deterioro y aquiescencia del público y de los gobiernos que ellos controlan. El tipo de terrorismo financiero realizado por las mayores entidades financieras en la historia del mundo, que son controlados por la menor cantidad de personas, hace posible materializar con éxito el sueño de la élite para crear el monopolio más poderoso de dinero y recursos, mientras que se presentan como los salvadores ante la crisis que ellos han ingeniado.

La verdad, sin embargo, es que ellos no están salvando a nadie más que a sí mismos. Mientras que sobornan a políticos para poder adquirir recursos esenciales pagando poquísimo o nada en cualquier moneda que quieran, y sin que los gobiernos exijan responsabilidad por sus crímenes. De hecho, los burócratas de los gobiernos son cómplices fieles de la élite. Sólo un país ha sido capaz de derrotar parcialmente a estos hombres del monopolio, y ese país es Islandia. Después de patearle el trasero a los banqueros, Islandia está ahora en el camino de la recuperación, con una economía en crecimiento que simplemente volvió a la vida después de decirle a los banqueros que la deuda ilegal que habían puesto bajo el nombre de Islandia no pertenecía a ese país.

Islandia hizo lo que ningún otro país tuvo el valor de hacer: dejar que los bancos quebraran. Cuatro años después, el país está siendo elogiado por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Eso es correcto. Una de las organizaciones globalistas más importantes que usualmente proyecta la destrucción de países como Italia, Grecia, Portugal y España, felicita a Islandia por hacer lo correcto. Los islandeses no tuvieron necesidad de adoptar programas de austeridad, ni de perder millones de puestos de trabajo, las pensiones o cuentas de jubilación para rescatar a los bancos. “La recuperación ha sido bastante impresionante. El crecimiento del PIB se ha acelerado en el último par de años y ahora está a un tres por ciento al año “, dice Franek Rozwadowski, un visitante del FMI.

Mientras tanto, en el otro lado del oceáno hay países como España, Italia, Grecia y Portugal, todos los cuales optaron por seguir el camino de los banqueros a la destrucción. España ha incrementado su deuda de manera espectacular en un esfuerzo que supone frenar el déficit del gobierno, impuso medidas masivas de austeridad, saqueó las cuentas de pensiones y jubilación, recortó empleos públicos, acumuló una tasa de desempleo del 24%, “rescató” a sus bancos por lo menos dos veces, aprobó políticas económicas enviadas desde Bruselas, pero todavía está en camino hacia el precipicio financiero. El mismo modelo ha sido utilizado por Grecia, Italia y Portugal, que siguen a España en su camino al colapso social. Se estima que la deuda española alcanzará los 23 mil millones de euros hasta finales de año, sin esperanza de ver la luz al final del túnel.

La razón principal de esto es que el pacto hecho entre el Gobierno español y Bruselas no pretende sacar a España del túnel oscuro. Como se explica en los documentos obtenidos del Banco Mundial, el colapso de la mayoría de las naciones europeas es parte de un plan bien diseñado que la élite ha aplicado una y otra vez en muchos países del mundo. Sucedió en los pequeños países como Guatemala, Nicaragua, otros de tamaño medio como Argentina, y ahora en las grandes economías como España, Estados Unidos, Francia, Italia, Grecia y otros.

Como resultado, los llamados rescates no son tal cosa. Estos supuestos rescates son más como adquisiciones. Como ha explicado el periodista e investigador Greg Palast — quien reveló la historia sobre el plan del Banco Mundial para colapsar la economía mundial — la idea es tomar posesión en secreto de los activos de todos los países del mundo. Esto se logra a través de un sistema de soborno en el que los banqueros globales compran a los políticos de los diferentes países para que adopten políticas del FMI y del mismo Banco Mundial, que tienen la intención de destruir sus economías. Una vez que las políticas se han adoptado, los bancos comienzan a apoderarse poco a poco de los recursos de esos países de manera imperceptible, principalmente a través de programas de ayuda financiera y acuerdos comerciales.

La creencia errónea de que la recuperación va a salir de las actuales medidas de austeridad y los rescates financieros se deriva de la campaña de propaganda orquestada por el sistema bancario y los principales medios de comunicación, que han pasado de negar que hay una crisis a aceptar que hay una y que los mismos banqueros que la provocaron, que la planearon, van a ser los salvadores. La mayoría de la gente sabe poco o nada sobre como el tipo de crisis que estamos atravesando es parte de un plan para llevar a cabo un esquema de extorsión planetario a través del cual la élite bancaria globalista, una vez más roba una cantidad significativa de recursos.

La diferencia es que esta vez el saqueo no se limita a la nación, sino a varios grandes países de Europa y del mundo. Por ejemplo, las islas griegas están ahora a la venta al mejor postor, porque el país no puede pagar su deuda. Adivine quien viene al rescate. Los hombres del monopolio vendrán y comprarán las islas por centavos de Dragma. Lo mismo sucederá en España, una vez que Mariano Rajoy pida el rescate financiero.

Así que si usted se está preguntando por qué es que la economía no está mejorando a pesar de las continuas garantías de que todo lo que está en los libros se está haciendo para llegar a ese punto, la verdad es que el plan de los banqueros no contempla una recuperación. Al menos, no una donde todo el mundo tenga la oportunidad de prosperar.

Lea la entrevista completa dada por Greg Palast después de conocer y obtener documentos secretos del Banco Mundial que detallan cómo las entidades financieras mundiales pretenden destruir a las naciones.

The Real Agenda permite la reproducción del contenido original publicado en el sitio SOLAMENTE a través de las herramientas proporcionadas al final de cada artículo. Por favor NO COPIE contenido de nuestro sitio para redistribuirlo o enviarlo por correo electrónico.

España pierde rating AAA y deberá pagar más interéses por su deuda

Aunque Fitch admite que el proceso de estabilización económica está en curso, advierte que el mercado laboral “inflexible” y el proceso de reestructuración de las cajas de ahorros dificultarán la mejora económica.

Terra.es

La agencia de medición de riesgo Fitch ha rebajado la calificación de la deuda de España desde la categoría AAA a AA+ con perspectiva estable porque considera que la vuelta a la recuperación económica será más difícil, prolongada y lenta que para otras economías con la misma nota.

Aunque Fitch admite que el proceso de estabilización económica está en curso, advierte de que el mercado laboral “inflexible” y el proceso de reestructuración de las cajas de ahorros dificultarán la mejora económica.

Fitch avisa de que la deuda pública podría elevarse hasta el 78% del PIB en 2013, si bien señala que el perfil del crédito soberano español mantiene una posición fuerte, y se apoya en una economía diversificada, un sector financiero cuyo núcleo es sólido, una tasa de ahorro relativamente alta y un historial de finanzas públicas “responsable”.

Además, considera que la deuda pública seguirá elevándose a pesar del “fuerte compromiso” del Gobierno de reducir el déficit presupuestario, “como ha demostrado con medidas recientes como el recorte salarial del 5% para los funcionarios”.

También opina sobre la reestructuración de cajas

Sobre el proceso de reestructuración del sector de las cajas, la agencia dice que, incluso en el peor de los escenarios, su coste podría situarse “significativamente por debajo” de los 99.000 millones previstos en el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Apunta, asimismo, que dicho coste será menor al que han tenido que hacer frente otros países, lo que refleja la fortaleza de las instituciones financieras españolas.

El pasado 28 de abril, la agencia Standard & Poor’s ya rebajó la calificación de España de AA+ a AA con perspectiva negativa al considerar que España podría sufrir un “periodo adicional de crecimiento débil”. Otra agencia calificadora, Moody’s, de momento mantiene la calificación de España en triple A con perspectiva estable.

PSOE: “España es un país cumplidor”

El portavoz de Presupuestos del PSOE, Francisco Fernández Marugán, manifestó tras conocer la rebaja del rating de la deuda por parte de Fitch, que España es “un buen cumplidor de sus compromisos” y la deuda española “sigue siendo una buena deuda” que se coloca en los mercados internacionales “a condiciones bastante razonables”.

El dirigente socialista recordó que la deuda es un producto financiero “en el medio y el largo plazo” y cuando España supere la crisis podrá cumplir con sus obligaciones de pago “sin ninguna duda”, pese a los recelos de Fitch sobre los efectos que tendrá sobre el crecimiento de la economía a medio plazo el proceso de ajuste de la deuda privada y externa.

Bolsa de España cae 6.64%

Las dudas sobre la recuperación de la economía europea y el retroceso de los mercados internacionales, entre otros factores, han provocado que el índice de referencia de la bolsa española, el Ibex-35, haya perdido 662,80 puntos, equivalentes al 6,64%. Se sitúa así en 9.314,70 puntos.

Terra.es

La bolsa española ha bajado en la jornada del viernes el 6,64%, lamayor caída desde octubre de 2008, y ha descendido hastbolsaa 9.300 puntos, afectada por las dudas sobre la recuperación de la economía europea, la ejecución de órdenes de venta automáticas y el retroceso de los mercados internacionales.

Así, el índice de referencia de la bolsa española, el Ibex-35, haperdido 662,80 puntos, equivalentes al 6,64 por ciento, hasta 9.314,70 puntos. Las pérdidas anuales crecen hasta el 21,99%, mientras que en la semana suben el 2,97%.

En Europa, con el euro a 1,239 dólares, nivel desconocido desde abril de 2006, poco antes del cierre de la bolsa española, Milán y el índice Euro Stoxx caían el 5,25%; París, el 4,8%; Fráncfort, el 3,75%, y Londres, el 3,4%.

Todos los grandes valores del Ibex bajaron: Banco Santander perdió el 8,98%; BBVA, el 7,58%; Iberdrola, el 6,69%, y Repsol, el 6,11%.

La Bolsa española acusaba poco después del mediodía lapresunta intención del Banco Central Europeo (BCE) de reducir los niveles de compra de deuda soberana de algunos países europeos y su principal indicador, el Ibex-35, perdía el 4,55% con los bancos sufriendo fuertes caídas. La presunta intención del BCE ha sido interpretada como un indicio de que reduciría las compras de deuda de países periféricos, entre ellos España.

Sin embargo, es posible que el BCE tenga que desdecirse y se vea obligado a comprar más deuda de la que en realidad quisiera. En opinión de Virginia Romero, analista de Ahorro Corporación, losvaivenes del BCE hacen mucho daño al mercado y resultan ‘poco apropiados’ en un momento en el que la recuperación de la confianza y la salvaguarda del riesgo soberano debe ser la principal prioridad.

Hasta las 12.15 el mercado continuo había negociado 130 millones de títulos por un importe de 1.197 millones de euros, de los que 321 correspondían al Santander, 235 a Telefónica, y 217 a BBVA.

En el mercado de divisas el euro marcaba su mínimo anual en su cambio frente al dólar y equivalía a 1,244 dólares.