G-20: Bancos deben reservar su dinero para la Crisis que viene

El Sindicato del Crimen Internacional, mejor conocido como el G-20, determinó en su última reunión que la etapa final del colapso y consolidación de la economía global comenzará en 2012 y terminará en 2016 con la liquidación de todos los países que estén en deuda con el FMI y el Banco Mundial.

Por Luis Miranda
The Real Agenda
junio 30, 2010

Los banqueros y los miembros del G20 tienen formas directas e indirectas a hablar con el público. Al final de la última reunión del

De derecha a izquierda: Stephen Harper, Primer Ministro Canadiense; David Cameron, Primer Ministro del Reino Unido y Barack Hussein Obama, Presidente de Estados Unidos.

G20 en Toronto, ambos grupos han hablado claramente acerca de lo que tienen en mente para el futuro. En primer lugar, que sólo están interesados en contribuir al proceso de consolidación global. En segundo lugar, se ampliará la actual depresión poco a poco con el corte el dinero disponible para préstamos. En tercer lugar, continuarán sus programas de austeridad en los países para matar lentamente sus economías y consolidar cada uno de ellos. En cuarto lugar, ahora que se robaron los impuestos de los pueblos mediante sus paquetes de rescate, planean robar a los accionistas mediante un nuevo paquete de rescate que deberá ser pagado por los inversionistas. En quinto lugar, hipócrita e irresponsablemente, piensan que el ahorro de 130 mil millones de libras creará una garantía para la economía, ya que sólo la deuda del régimen de derivativos llega al cuatrillón de dólares. Y, por último, quieren consolidar la implosión final, que de acuerdo con su declaración, puede comenzar a partir de 2012.

Si todo esto le parece confuso, por favor déjeme explicar.

Empecemos por recordar que el G-20, y en especial el G-8 comandados por los baqueros, fueron los que provocaron la actual crisis financiera. Lo hicieron a través de sus empresas de fachada, por ejemplo, los bancos que han implementado una serie de mecanismos de corrupción y la quiebra de las economías de países enteros, a través de riesgo de inversión y, a veces, productos financieros inexistentes. Estos planes se llevaron a cabo después de dos décadas, donde la mayoría de las normas establecidas para prevenir el fraude financiero se eliminaron como una excusa para mejorar el libre mercado. La desregulación ha permitido la creación de planes de inversión falsos que los bancos más tarde ofrecieron a los países, estados y municipios, a menudo a través de los gobiernos y que les permitió adquirir la totalidad de su infraestructura y dinero mediante la emisión de deuda falsa inversión.

Se hizo evidente que el G8 y los banqueros no están interesados en mejorar las condiciones económicas actuales. Ellos sólo quieren extender la crisis, ya que la necesitan a fin de ejecutar su plan para llevat a cabo la implosión mundial. Esto es lo que surge de la idea de recortar el dinero de los préstamos y que los bancos acumulen el dinero para causar la próxima crisis, según lo dice el comunicado del G-20. A pesar de que £ 130 billones es una miseria en comparación con la deuda que los países del G8 tienen, la acción de mantener dinero en reserva es un ejemplo claro de lo que los “líderes” tiene en mente. Lo que quieren es una lenta y dolorosa destrucción de la economía con el fin de causar tanto daño como sea posible. Esta política les garantiza la consolidación de más recursos antes de que se de el golpe final a la economía mundial.

Una de las herramientas más importantes que los banqueros utilizaron en los últimos 100 años ha sido crear una burbuja artificial de plenitud de dinero, dinero falso, con el fin de ganar la confianza de los países y el público. Esto es lo que muchos describen como las burbujas económicas . Pero dado el hecho que la economía mundial se basa en la deuda y la reserva fraccionaria, el único objetivo que tienen las burbujas es engañar el mayor número de consumidores con la deuda y luego retirar el dinero del mercado masivamente. De este modo, los banqueros aceleran su proceso de consolidación. Junto con la reducción de los préstamos, los países del G8 acordaron continuar los planes de austeridad en cada país. La austeridad se desplegará sobre la clase obrera mediante la reducción de los servicios básicos como seguridad, hospitales, el financiamiento de las escuelas y los programas sociales. Esto, a su vez, provocará el descontento social, que es lo que los banqueros quieren para establecer oficialmente su red de control militar y tecnologico. Una vista previa de esta red sería lo que fue visto en las calles de Toronto durante la reunión del G-20 del fin de semana pasado. También se apreció durante el colapso de Argentina en 2001.

Los paquetes de rescate infames glorificados por el FMI y el Banco Mundial como la mejor manera de evitar un colapso total de la economía mundial -que fue causada por los banqueros- fueron la mayor transferencia de dinero y recursos en la historia del mundo. Sólo los Estados Unidos dieron a los banqueros alrededor de 25 trillones de dólares de dinero de los contribuyentes para que Goldman Sachs, Banco Iberia, JP Morgan Chase, Bank of America y otros pudieran pagar a sus accionistas su participación en el sistema.Consulte la lista completa de los bancos que recibieron dinero del rescate aquí. Pero sólo 25 billones de dólares no es suficiente, por supuesto. Alemania, por ejemplo, votó para darle el 66% de sus ingresos anuales a los bancos. Si nos guiamos por el comunicado del G-20, es evidente que están planeando otro gran colapso, posiblemente el último. También está claro que tienen que robar a alguien diferente esta vez. Y esto es lo que los banqueros y los “líderes”, dijeron. Crearán otro paquete de rescate en la que los accionistas de los bancos tendrán que pagar la cuenta. Así que si usted tiene inversiones en cualquier banco, es aconsejable salvarse a sí mismo y tomar el dinero de las cuentas bancarias antes de que el nuevo paquete de rescate se apruebe. Descaradamente, dicen que obligarán a los bancos a mantener miles de millones para ablandar los efectos de la próxima crisis y así no se sobrecargará a los contribuyentes. Ellos piensan que no sabemos que esos billones de dólares son el mismo dinero que se robó de los contribuyentes en 2009. Ahora que han consolidado y estabilizado su sistema financiero fraudulento, no importa si otros bancos van a la quiebra.

La idea de que 130 billones de libras es suficiente para tener una red de seguridad para una futura crisis o recesión doble, como les gusta llamarla, es absurdo. La deuda producida por los derivativos está, dependiendo a quién se le pregunte, entre 600 trillones y 1 cuatrillón de dólares dijo Robert Chapman, del theinternationalforecaster.com “la compra de derivativos no es una forma de inversión. Es un juego de los seguros y las apuestas. Los derivativos no crean nada”. Según el Banco de Pagos Internacionales(International Bank of Settlements), la burbuja de los derivativos ha crecido de manera exponencial hasta un punto que los montos transados hace mucho tiempo superaron el PIB mundial. “Operaciones de derivativos han crecido de manera exponencial, hasta ahora, son más grande que toda la economía mundial.”  El credit default swaps (CDS) son la forma más común de derivativos. CDS son apuestas entre dos partes sobre si una empresa puede o no puede devolver las inversiones en sus acciones. De hecho, son seguros ilegales sin la posesión de un activo. CDS se usan para aumentar los beneficios en los cambios de mercado.

La telaraña de deuda en la que la economía actual se construyó en los últimos 100 años ha sido un instrumento en un proceso para revertir todo lo que los seres humanos han logrado. No fue accidental, sin embargo, porque este mecanismo fue ideado por los banqueros y los globalistas desde el comienzo. Cada vez que el mundo experimentó una crisis financiera como en 1929-1933, la consolidación y el control de los banqueros se hizo cada vez más grande. Medidas para evitar un colapso total, como nos dijeron, no fueron suficientes ni tenían esto como objetivo real. Eran simplemente la manera de posponer el colapso inminente. Las medidas aplicadas por los banqueros no se puede utilizar por siempre. Algo iba a fracasar tarde o temprano. “Este sistema guiado paso a paso, es un enfoque no integral de los bancos centrales y los departamentos de hacienda para la gestión de crisis, pero ha sido un fracaso ….rellenar un hoyo temporalmente es inútil cuando el sistema entero está próximo al colapso en medio de una tormenta financiera perfecta. Un enfoque mucho más radical, global y sistémico a la gestión de crisis es necesario ahora “, dice el profesor Nouriel, fundador de Roubini Global Economics.

Después de convertir la economía mundial en un sistema basado en servicios, donde no se fabrica ningún producto de calidad, llevando a los países en desarrollo a una enorme deuda, mientras se colapsan las economías del mundo occidental, los banqueros están listos para su última juagada: la última crisis. Según el comunicado del G-20, sus miembros deben reducir sus déficit para el año 2013, un proceso que ya ha comenzado. Este proceso deberá concluir en 2016 cuando los países hayan estabilizado sus deficits. La reducción y estabilización de los déficits significa que los países deudores tendrán que encontrar una manera de pagar sus deudas al FMI y el Banco Mundial, de acuerdo con las condiciones impuestas por dichas entidades. Todos los países que no paguen en su totalidad serán liquidados y sus activos serán transferidos automáticamente a los banqueros globalistas. Imagine lo que pasó con Argentina, Grecia e Islandia en la última década, pero en lugar de ser estos países, los deudores serán los Estados Unidos,España, Portugal, Inglaterra y Alemania.

Portugal Recorta Salarios y Sube Impuestos para pagar Bancos

El Gobierno portugués ha aprobado medidas adicionales de austeridad para profundizar en el recorte de déficit presupuestario, que incluyen la reducción del 5% en los salarios de los empleados públicos y un alza del IVA de un punto porcentual.

Terra.es

El Gobierno de Portugal ha aprobado nuevas medidas de austeridad, acordadas con el principal partido de la oposición, que permitan recortar el déficit presupuestario del país, y que incluyen unrecorte del 5% en los salarios de los empleados públicos de mayor jerarquía y un alza del IVA de un punto porcentual.

El primer ministro portugués, José Sócrates, ha anunciado que también se impondrá una tasa extraordinaria a los ingresos de hasta el 1,5% y que se incrementará un 2,5% el impuesto a los beneficios de los bancos y las grandes empresas.

En rueda de prensa, Socrates ha asegurado que estas medidas permitirán al país reducir su déficit presupuestario en 2010 hasta el 7,3% del Producto Interno Bruto (PIB), un punto por debajo del 8,3% anunciado en el mes marzo.

El primer ministro portugués ha reclamado a todos sus compatriotas que hagan ‘este esfuerzo’ para defender al país, al euro y a Europa. ‘Estas medidas son cruciales para restablecer la confianza y conseguir financiación para la economía’, ha afirmado.

El Gobierno portugués pretende ahora recortar su objetivo de déficit fiscal para 2011 en dos puntos porcentuales, frente a su anterior previsión del 4,6%, gracias a estas medidas de austeridad, que ahorraríanunos 2.000 millones de euros.

Al igual que las duras medidas anunciadas el miércoles por España, los ajustes anunciados por el país son el precio a pagar a cambio de la protección de la red de seguridad de 750.000 millones de euros anunciada el lunes por los ministros de Finanzas de la Unión Europea.

Ambos anuncios corresponden a un intento coordinado de la zona euro que hasta ahora ha logrado calmar los peores temores de los mercados a una propagación de la crisis griega.

It’s Spain’s Time to Try to Dodge the Bullet

FT

Fears that Greek debt crisis will spread to other eurozone nations intensified on Wednesday when Spain suffered a debt downgrade Spain's Economic Crisisfrom Standard & Poor’s, sending the euro to fresh lows against the dollar.

The downgrade, by one notch from AA plus to AA, dealt a blow to Spain’s frantic efforts to avoid contagion from Greece and followed S&P downgrades this week of Greece and Portugal.

As financial markets continued to gyrate and investors offloaded Spanish stocks and bonds, the head of the Organisation for Economic Co-operation and Development compared the growing debt crisis to the Ebola virus.

“It’s not a question of the danger of contagion; contagion has already happened,” Angel Gurría told Bloomberg. “This is like Ebola. When you realise you have it you have to cut your leg off in order to survive.”

Credit rating agencies have been criticised for their role in the financial crisis, but their views are still closely watched by investors anxious about the deteriorating public finances of some of the world’s most heavily indebted countries.

S&P’s announcement hit Spain’s stocks and bonds. Spanish 10-year bond yields, which have an inverse relationship with prices, rose to 4.127 per cent, while the stock market tumbled 3 per cent.

Greek bond prices fell further in the wake of Tuesday’s downgrade of Greece’s credit rating to junk status by S&P. Ten-year bond yields jumped to 9.91 per cent. The euro was down 0.1 per cent at $1.3135, its lowest since April 2009.

Earlier, speculation that an International Monetary Fund and eurozone rescue package for Greece could rise to as much as €120bn ($158bn) over three years had provided some support for financial markets.

German parliamentarians said after meeting Dominique Strauss-Kahn, IMF managing director, and Jean-Claude Trichet, president of the European Central Bank, that Greece would need financial aid of €100bn to €120bn over the next three years.

The €45bn currently proposed, they said, was only enough for the first year.

Mr Strauss-Kahn refused to confirm the higher figure on Wednesday, saying that details of the talks would be announced once the entire Greek standby programme had been finalised by IMF, ECB and European Commission officials meeting the Greek government in Athens.

In Brussels, the Commission told credit rating agencies weighing up risks in Greece that it expected them “to take due account of the fundamentals of the Greek economy and the support package”.

“We, of course, expect that credit rating agencies, like other financial players, and in particular during this difficult and sensitive period, act in a responsible and rigorous way,” said a spokesperson for Michel Barnier, EU internal market commissioner.

Greece is expected to conclude negotiations on its rescue this weekend. George Papandreou, prime minister, told his cabinet: “We’re determined to reverse past mistake … we have to create in the shortest possible time a viable economy with growth and jobs for everyone.”

With Spain the latest developed nation to feel the heat from growing market nervousness over high budget deficits and rising public debt, S&P said it downgraded the country’s long-term sovereign debt after revising downwards its assumptions for medium-term Spanish growth.

“We now believe that the Spanish economy’s shift away from credit-fuelled economic growth is likely to result in a more protracted period of sluggish activity than we previously assumed,” Marko Mrsnik, credit analyst, said.   More…