¿Qué está pasando en el Medio Oriente?

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Febrero 24, 2011

Si la crisis que afecta el Oriente Medio y África del Norte bloquea la producción de petróleo en Libia y Argelia, el precio del petróleo puede estallar y llegar a $220 por barril. Según un nuevo informe de Nomura-Tokio, la paralización simultánea reducirá la capacidad de OPEC de producir 2,1 millones de barriles al día. Durante la Guerra del Golfo, en 1990-1991, los precios del crudo saltaron 70% en siete meses, cuando la capacidad se redujo a sólo 1,8 millones de barriles diarios.

Antiguo Secretário de Estado estadounidense, Henry Kissinger

Porter Stansberry, fundador de Stansberry & Associates Investment Research, ha llegado a la misma conclusión. El coincide en que para finales de 2012, el precio del crudo, que surcará los $200 por barril, hará que el dólar colapse como moneda reserva. Además, no habrá oferta de crudo del Medio Oriente. Lo que esto significa es que todo aquello que este valorado en dólares se vera profundamente afectado, inclusive deuda personal, comercial y gubernamental. Analistas concluyen que ni siquiera Arabia Saudita, que pretende suplir el mercado con más de su petróleo podrá apaciguar la crisis causada por los globalistas quienes controlan el Medio Oriente, Europa, Asia y América.

Medios de comunicación indican que Muammar Qaddafi, actual dictador de Libia pretende sabotear su producción de crudo, lo cual aceleraría la crisis. Según Lindsey Williams, un confidente de dos empresas productoras de petróleo, cuyos directores como Ken Fromm de Atlantic Richfield, los globalistas que controlan la oferta de crudo violarán un acuerdo firmado con OPEC en 1977, firmado por el antiguo Secretário de Estado, Henry Kissinger, donde Estados Unidos y otras naciones occidentales se comprometieron a no usar sus extensas reservas y en lugar comprar sólo crudo del Oriente. A cambio, los árabes usarían parte del dinero recibido para comprar deuda emitida por Estados Unidos. Este dinero ha sido usado para financiar el sistema económico basado en deuda que Estados Unidos ha usado por décadas. A finales de 2012, el acuerdo será quebrantado por los globalistas, y OPEC cerrará su suministro. Esto obligará a las empresas a explotar las masivas reservas en Estados Unidos.

Williams informó detalladamente hace cuatro meses como el Medio Oriente explotaría en caos, lo cual es realidad hoy en Egipto, Libia, Jordania, Pakistán, y otros. El acertó en sus comentarios porque fueron fuentes de primera mano, con quienes ha convivido por muchos años quienes le dieron la información. Son precisamente estas fuentes globalistas quienes además planearon la ejecución de numerosas marchas y protestas en el Oriente para desestabilizar el mundo árabe y desencadenar su plan que incluye la violación al acuerdo firmado en los años setentas. Una vez que los globalistas violen el acuerdo hecho con los árabes, ellos no tendrán los dólares para continuar comprando deuda norteamericana, lo cual debilitará aún más la actual moneda reserva. Así mismo, toda la deuda comprada por los árabes y otros como China, será desvalorizada y sus inversiones perdidas.

En 1971, Ken Fromm dijo a Lindsey Williams que las empresas productoras no abirirían las reservas estadounidenses hasta que el precio del petróleo llegasen a $200 dólares por barril. Este precio será alcanzado según diversas fuentes, en 2012. En Estados Unidos, la falta de crudo traerá graves consecuencias, así como para casi todo el planeta. Mientras tanto, Rusia, el mayor productor de petróleo hoy, y China, quienes han firmado un acuerdo para dar a China todo el crudo y gas natural para desarrollar su economía y tornarla la número uno del mundo, por encima de Estados Unidos.

Según Williams, los globalistas comenzarán a explotar las gigantescas reservas existentes en territorio estadounidense, las cuales se han mantenido cerradas como condición del acuerdo firmado entre Kissinger y OPEC en 1977. Actualmente, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), solo debajo de los estados de Dakota del Norte, Dakota del Sur y Montana, el país tiene reservas de crudo 503 mil millones de barriles. Esta caldera de petróleo se extiende a través de la frontera norte hasta Canadá. La existencia de este y otros pozos petroleros con el llamado crudo “light sweet”, ha sido de conocimiento de los globalistas por décadas y de gran relevancia pues este tipo de petroleo necesita poco o ningún procesamiento industrial, lo que significa que estaría disponible para uso casi inmediato.

Este petróleo podría ser producido a un costo de apenas $16 dolares por barril, un precio que desde luego los globalistas no ofrecieran cuando este llegue a los centros de distribución. En lugar, los controladores mantendrán el precio en $200 o más, para que los consumidores tengan que pagar unos 7 u 8 dolares al comprarlo en puestos de gasolina. Según Williams, existe suficiente crudo en el pozo al norte del país para satisfacer la demanda estadounidense hasta 2041. A esto se deben sumar las otras reservas petroleras en América del Norte escondidas bajo las Rocky Mountains, el cual es considerado como el mayor de todos los pozos disponibles del mundo y que tampoco ha sido explotado. Según estudios realizados, las reservas disponibles en las Rocky Mountains llegan a 2 trillones de barriles. James Bartis, uno de los investigadores que participó en el estudio, dijo que Estados Unidos tiene mas petroleo que cualquier otro país en el mundo; inclusive mas de lo que producirían varios de los que se consideran hoy los mayores productores. Otros pozos se encuentran en Gull Island en Alaska y Texas.

¿Cuáles serán los resultados de este cambio? Por un lado, ninguno, pues los globalistas que originan las crisis económicas, bélicas y sociales aún estarían en el poder y quizás más poderosos que nunca. Analistas creen que un nuevo mundo surgirá del desastre que los globalistas llevan a cabo en el Oriente. De hecho, uno de los grandes cambios será la imposición de una nueva moneda reserva, ante la caída del dólar. Lindsey Williams dice que los controladores que son responsables por la actual destrucción de Estados Unidos y Europa occidental eventualmente reconstruirán estas dos regiones del planeta, pero las tendrán aún más dominadas que antes.

El analista de inteligencia Wayne Madsen, quien trabajo para la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), y es ahora un periodista investigativo en Washington, DC, también coincide con Williams y Tarpley.  Según Madsen, los mismos globalistas que causaron el conflicto en África del Norte también son responsables por las protestas en Bahrein, Grecia, Turquía, Irán y Pakistán. El también concuerda con el hecho que todos estos presidentes y dictadores han sido cuidadosamente seleccionados y colocados alrededor del mundo para llevar a cabo los planes de los globalistas, quienes como paga, ahora les quieren derrocados. Madsen adicionalmente cree que Qaddafi probablemente terminará huyendo de Libia hacia alguna de las otras dictaduras que él mismo ha protegido, tales como Zimbabwe, Gambia, o inclusive África del Sur. En Yemen, Madsen dice, los movimientos independientes recobrarán poder de los dictadores quienes les han oprimido por mucho tiempo.

Historiadores como Webster G. Tarpley ha concordado con esta descripción en varias apariciones en medios de comunicación estadounidenses y europeos. Tarpley cita acciones como el discurso de Barack Obama durante la noche del miércoles, diciéndo que su equipo de seguridad nacional estaban en el proceso de negociar planes con aliados del mundo para intervenir en Libia con la intención de apaciguar cualquier acción considerada extrema por Estados Unidos y sus aliados. Obama continuó con comentarios demagógicos diciendo que Estados Unidos apoyaba a la gente de los países del Oriente quienes estaban siendo abusados por dictadores. Obama sin embargo, no hace lo que predica en su propio patio. “Los derechos a la libre expresión y de asamblea son inviolables,” dijo Obama, quien permite la opresión de sus propios ciudadanos cuando estos expresan su descontento con la economía o la forma en que el propio Obama dirige los destinos estadounidenses.

Aunque Obama claramente entiende que el origen del conflicto en el Oriente es una directa consecuencia de las acciones de su país y del imperio Anglo-Sajón que lo controla, no escatimó ningún esfuerzo para insistir en que ningún poder occidental era responsable por tal conflicto. Desde luego para entender el porque los controladores decidieron causar estos disturbios hay que conocer el contexto, la historia, el origen del malestar de miles de árabes quienes han sido oprimidos por muchos años. Lo que la gran mayoría de estas poblaciones ignoran es que están siendo sujeto de un nuevo engaño, porque quienes pretenden estar ayudándoles, realmente les están dando mas de lo mismo. Resta ver si las poblaciones permitirán que esto suceda o se volcarán a las calles a pedir cuentas, pero de verdad, sin ser engañados -una vez más- por quienes les han mantenido en el actual sistema neo-feudal por décadas.

Crisis de Alimentos es casi Inminente

A pesar de la abundancia de alimentos se verán precios récord debido a la escasez artificial y el uso de cultivos para producir biocombustibles.

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Noviembre 4, 2010

El aumento en los precios de los alimentos y la escasez podría causar inestabilidad en muchos países si el costo de los mismos alcanza su nivel más alto en dos años. Observadores concuerdan que la escasez artificial y el uso de productos para crear bio combustibles son dos de las principales razones para esta situación. Mientras tanto, los científicos predicen que las sequías e inundaciones propias de cada año harán aún más serio el problema.

A pesar de que las reservas de alimentos son en general buenas, aún cuando la mayor parte de las cosechas de este año en Pakistán y Rusia fueron afectadas, el azúcar y el arroz se mantienen a un precio récord. El precio mundial del trigo y el maíz recientemente saltaron casi un 30% en pocas semanas, mientras que los precios de la carne están en sus niveles máximos de 20 años, según el indicador de precios clave de materias primas Reuters-Jefferies. La semana pasada, los el gobierno de EE.UU. dijo que las cosechas mundiales de trigo serían 30 millones de toneladas menos que el año pasado, una caída del 5,5%. Mientras tanto, el precio de los tomates en Egipto, el ajo y el pan en China y Pakistán se encuentran en niveles casi de récord.

“La situación ha empeorado desde septiembre”, dijo Abdolreza Abbassian, funcionaria de la FAO. “En las últimas semanas ha habido señales de que estamos en la misma situación que en 2008. “Puede que no lleguemos a los precios de 2008, pero esta vez podrían permanecer altos por mucho tiempo.”

El ex Secretario General Kofi Annan, dijo que más protestas en otros países en desarrollo parecen probablen. “Estamos pasando por una crisis muy grave y vamos a ver una gran cantidad de huelgas y demostraciones por falta de alimentos”, dijo Annan a la prensa en Ginebra.

Sin embargo, las opiniones están muy divididas acerca de si estos precios señalan una crisis mundial de alimentos como la de 2008 que causó disturbios en 25 países, o simplemente reflejan la volatilidad en los mercados mundiales de productos básicos mientras los países intentan recuperarse de la recesión.

“Una crisis de alimentos en la escala de hace dos o tres años no es inminente, pero las causas subyacentes [de lo que ocurrió entonces] todavía están allí”, dijo Chris Leather, asesor de Oxfam Internacional sobre Políticas Alimentarias.

“Los precios son volátiles y hay mucho nerviosismo en el mercado. Hay grandes diferencias entre ahora y 2008. Las cosechas son generalmente mejores, las existencias mundiales de alimentos son mejores. ”

Sin embargo, otros analistas destacan los disturbios por alimentos en Mozambique, que resultaron en la muerte de 12 personas el mes pasado y afirman que los precios en espiral podrían promover una mayor agitación política.

Dicen que esto es particularmente posible si el precio del petróleo subre,, si hay nuevas perturbaciones climáticas – tales como las inundaciones en Pakistán o la ola de calor en Rusia – o si los especuladores compran más en los mercados mundiales de los alimentos.

“Existe una creciente preocupación entre los países acerca de la volatilidad constante y la incertidumbre en los mercados de alimentos”, dijo Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial. “Estas preocupaciones se han visto agravadas por los recientes aumentos en los precios.   “La volatilidad de los precios sigue siendo considerable y en algunos países, la volatilidad está aumentando los precios de productos incluso a niveles locales.”

El Banco Mundial dijo la semana pasada que la volatilidad de precios de los alimentos podría durar otros cinco años, y pidió a los gobiernos que contribuyan a un fondo de crisis después de las solicitudes de más de $ 1bn (£ 635) que los países en desarrollo realizaron.

“Los disturbios por alimentos en Mozambique se pueden repetir en cualquier lugar en los próximos años”, dijo Devinder Sharma, analista de alimentos en la India.

“A menos que el mundo anime a los países en desarrollo a alcanzar la autosuficiencia en granos básicos, la amenaza de disturbios falta de alimentos seguirá siendo inminente. “La ONU ha expresado su preocupación, pero no hay ningún esfuerzo para eliminar los desequilibrios en el sistema de gestión de los alimentos que es responsable por la crisis”.

La ira de los ciudadanos ha sido la consecuencia de la inflación de los precios del 21% en Egipto en el último año, junto con el 17% en la India y cantidades similares en muchos otros países. Los precios en el Reino Unido han aumentado un 22% en tres años.

Los gobiernos de Kenia, Uganda, Nigeria, Indonesia, Brasil y Filipinas han advertido de la posible escasez de alimentos el próximo año, citando las inundaciones y la sequía en 2010 y la especulación de los comerciantes que están comprando las reservas de alimentos para la liberación cuando los precios suban.

Los precios de los alimentos en todo el mundo aún no están al mismo nivel que en 2008, pero el índice de la ONU dice que aumentaron un 5% el mes pasado y ahora se sitúa en su nivel más alto en dos años. El precio mundial de trigo y los precios del maíz han aumentado un 57%, arroz 45% y el azúcar un 55% en los últimos seis meses y la soja están en su precio más alto en los últimos 16 meses.

El relator especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación, Olivier de Schutter, dice que una combinación de la degradación ambiental, la urbanización y adquisición de tierras a gran escala por parte de inversores extranjeros de biocombustibles están reduciendo la cantidad de tierras disponible para la agricultura. A esto hay que sumar el robo legitimado de tierras en diferentes países con el pretexto de la conservación por parte de organizaciones supranacionales, el uso en masa de alimentos para producir biocombustibles y el uso de semillas transgénicas para la producción de alimentos. Estas últimas dos son las causas más serias de la escasez y los precios altísimos de los granos básicos.

“A nivel mundial, entre 5 y 10 millones de hectáreas de tierras agrícolas se pierden cada año debido a la degradación grave con pesticidas y otros productos tócixos, así como por el uso de productos transgénicos; y otro 19,5 se pierden para usos industriales y la urbanización”, dice en un nuevo informe.

“Pero la presión sobre la tierra como resultado de estos factores se ha visto impulsado en los últimos años por políticas que favorecen las plantaciones industriales en gran escala, impulsadas por las grandes corporaciones. “Según el Banco Mundial, más de un tercio de las adquisiciones de tierras a gran escala es destinado a la producción de biocombustibles.”

Sin embargo, el World Development Movement (WDM) de Londres advirtió que la especulación con los alimentos por los hedge funds, fondos de pensiones y bancos de inversión hace probable que la inflación sea aún más rápida.

De acuerdo con la Commodity Futures Trading Commission, los especuladores en la Bolsa de Chicago compraron contratos de futuros de unas 40 toneladas de maíz y 6 millones de toneladas de trigo en el verano.

Mike Masters, director de un hedge fund por muchos años, dijo: “Debido a que hay mucho más capital disponible en el mundo que productos de consumo, los especuladores pueden aumentar el precio de los productos básicos de consumo, como alimentos o energía, mucho más rápido y los consumidores tradicionales y productores no pueden ni reaccionar.

“Cuando los mercados de derivativos son vinculados a los mercados de productos básicos, el capital es casi ilimitado y el sector financiero puede causar volatilidad excesiva en los precios.”