Cartel de Sinaloa es protegido por EE.UU.

Por Bill Conroy
The Narcosphere
03 de septiembre 2011

Originalmente publicado 31 de julio 2011

Traducido al Español por Luis R. Miranda

La presunta inmunidad de los jefes de Sinaloa fue dada a cambio de proporcionar información sobre las organizaciones de narcotraficantes rivales.

El hijo de un peso pesado en una poderosa organización de narcotráfico de México ha presentado explosivos alegatos legales ante un tribunal federal en Chicago acusando al gobierno de EE.UU. de cerrar un acuerdo con el “Cartel de Sinaloa”, y de darle “carta blanca para continuar con el contrabando de toneladas de drogas ilícitas en Chicago y el resto de los Estados Unidos. “

La fuente de esa afirmación es Jesús Vicente Zambada Niebla, hijo de Ismael “El Mayo” Zambada García, uno de los líderes del Cartel de Sinaloa – una poderosa organización que importa armas a México y que exporta drogas al exterior del país.

El capo superior de la organización de Sinaloa, llamado así por el estado de la costa del Pacífico mexicano donde tiene su sede, es Joaquín Guzmán Loera (El Chapo) – quien escapó de una prisión de máxima seguridad en México en 2001, sólo días antes de ser programado para ser extraditado a los Estados Unidos. Chapo desde entonces ha liderado uno de los más poderosos “cárteles” en México. Con la muerte de Osama Bin Laden en mayo, Chapo (un apodo en español que significa “enano”) saltó a la cima de los “más buscados” del FBI. Él también apareció en la revista Forbes en 2010 como “una de las personas más más poderosas del mundo.”

Zambada Niebla, él mismo un actor clave en la organización de Sinaloa, fue detenido en Ciudad de México en marzo de 2009 y febrero pasado, y extraditado a Estados Unidos para ser juzgado por cargos relacionados al narcotráfico.

La acusación pendiente contra Zambada Niebla afirma que actuó como “coordinador de logística” para el “cártel”, que ayuda a supervisar una operación que importa en los EE.UU. “múltiples toneladas de cocaína … utilizando diversos medios, incluyendo pero no limitado a, aviones Boeing 747, aviones privados … autobuses, vagones, tractores, remolques, y automóviles. ”

Zambada Niebla también dice ser un activo del gobierno de EE.UU.. Su acusación fue presentada originalmente en un documento de dos páginas presentado a finales de marzo ante el Tribunal de Distrito de EE.UU. en el Norte de Illinois en Chicago.

Las últimas acusaciones hechas por Zambada Niebla, quien se encuentra detenido en confinamiento solitario en una celda de la cárcel de Chicago, incluyen mociones presentadas a finales de esta semana en una corte federal. Esos escritos explican la supuesta relación de cooperación entre el Departamento de Justicia de EE.UU. y sus diversos organismos, incluyendo la DEA y el FBI, y los líderes del “Cartel de Sinaloa” – incluyendo Zambada Niebla.

La supuesta relación fue cultivada a través de un abogado mexicano, Humberto Loya Castro, quien Zambada Niebla afirma, es un miembro del cártel de Sinaloa y “un confidente cercano de Joaquín Guzmán Loera (El Chapo).”

De los escritos de corte de Zambada Niebla, presentados el 29 de julio:

[Humberto] Loya fue indicado junto con el Chapo y [el padre de Zambada Niebla ] en Mayo de 1995 en el Distrito Sur de California y acusado de participar en una conspiración de narcotráfico masivo (Caso N º 95CR0973). Ese caso fue desestimado a pedido de la fiscalía en 2008 después de que Loya se convirtió en un informante del gobierno de Estados Unidos y había proporcionado información por un período de más de diez años.

En algún momento antes de 2004 [cuando George W. Bush era presidente], y continuando hasta el período de tiempo cubierto en la acusación, el gobierno de Estados Unidos llegó a un acuerdo con Loya y el liderazgo del cártel de Sinaloa, incluidos Mayo y El Chapo.

Bajo ese acuerdo, el cártel de Sinaloa, a través de Loya, proporcionaría información acumulada por Mayo, El Chapo, y otros, sobre sus rivales -Organizaciones Mexicanas del Narcotráfico- para el gobierno de los Estados Unidos. A cambio, el gobierno de Estados Unidos acordó desestimar el enjuiciamiento de la causa pendiente contra Loya, para no interferir con sus actividades de tráfico de drogas y los del cártel de Sinaloa; no procesarlo, ni a Chapo ni a Mayo, ni a los cabecillas del Cartel de Sinaloa.

La protección concedida a los líderes del Cartel de Sinaloa, de acuerdo con las demandas judiciales, incluyó el ser “informados por los agentes de la DEA, a través de Loya, que agentes del gobierno de Estados Unidos y / o las autoridades mexicanas estaban llevando a cabo investigaciones cerca de los territorios de origen de los líderes de los cárteles a fin de que los líderes del Cartel de Sinaloa pudieran evadir a los investigadores “.

Además, dicen los alegatos, el gobierno de EE.UU. acordó no “compartir la información que tenían sobre el cártel de Sinaloa y / o los líderes del cártel de Sinaloa con el gobierno mexicano a fin de asegurar que no serían detenidos y por lo que sus operaciones no se verían afectadas. ”

Más de las alegaciones del 29 de julio:

   Zambada Niebla fue parte en el acuerdo entre el gobierno de Estados Unidos y el cártel de Sinaloa y proporcionaba información al gobierno de Estados Unidos a través de Loya de conformidad con el acuerdo.

… Loya planeo un encuentro entre Zambada Niebla y agentes del gobierno de Estados Unidos en el Hotel Sheraton en Ciudad de México en marzo [17] de 2009 [después de que la administración Obama asumió el poder] con el propósito de presentar al Sr. Zambada Niebla a los agentes y con el propósito de continuar proporcionando información a la DEA y al gobierno de Estados Unidos, personalmente, y no a través de Loya.

La acusación federal contra Loya había sido eliminada en 2008, [mientras que Bush todavía estaba en la Casa Blanca] y el representante de la DEA, dijo al señor Loya-Castro que querían establecer una relación más personal con el señor Zambada Niebla para que pudieran tratar con él directamente bajo el acuerdo. El Sr. Zambada Niebla creía que bajo el acuerdo previo, todas las actividades del cártel de Sinaloa, incluyendo el tipo descrito en la acusación, estarían cubiertas por el acuerdo, y que era inmune a detención o procesamiento.

Zambada Niebla dice, en los informes judiciales, que asistió a la reunión de marzo de 2009 en el hotel en la ciudad de México como estaba previsto, con la presencia de Loya, y si bien, a pesar de que estaba entonces bajo acusación en los EE.UU., agentes del gobierno federal de los EE.UU. le aseguraron que no iba a ser arrestado y que se habían hecho arreglos “al más alto nivel del gobierno de los Estados Unidos” para asegurar su inmunidad a cambio de su cooperación en el suministro de información sobre organizaciones rivales de narcotraficantes.

Sin embargo, Zambada Niebla sostiene que fue traicionado, a pesar de la seguridad de los agentes de EE.UU..

Afirma en su alegato que los agentes del gobierno “se mostraron satisfechos con la información que había proporcionado a ellos” en la reunión en el Hotel Sheraton el 17 de marzo de 2009, y que “nuevos planes se hicieron para reunirse con él.”

“El Sr. Zambada Niebla luego salió de la reunión, “los informes judiciales afirman. “Aproximadamente cinco horas después de la reunión en el [hotel], el Sr. Zambada Niebla, fue detenido por las autoridades mexicanas.”

Fast & Furious (Rápido & Furioso) y la Casa de la Muerte

Los alegatos de Zambada Niebla también hacen referencia a la polémica acción de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) de Estados Unidos en la que la organización utilizó y fomentó el tráfico de armas a través del programa Fast and Furious – una operación, ahora investigado en audiencias en el Congreso, que supuestamente permitió que unas 2.000 armas fueran enviadas de contrabando desde Estados Unidos a México bajo los auspicios de ATF. Zambada Niebla sostiene que Fast and Furious es otro ejemplo de la complicidad del gobierno de EE.UU. en la carnicería de la guerra contra las drogas.

De las declaraciones de Zambada Niebla:

    El gobierno de Estados Unidos considera los acuerdos con el cártel de Sinaloa un precio aceptable a pagar, ya que el principal objetivo era la destrucción y el desmantelamiento de los cárteles rivales con la ayuda del cártel de Sinaloa – sin tener en cuenta el hecho de que toneladas de drogas ilícitas siguen siendo contrabandeadas en Chicago y en otras partes de los Estados Unidos y el consumo continua prácticamente sin cesar.

En esencia, la teoría del gobierno de Estados Unidos para librar su “guerra contra las drogas” ha sido y sigue siendo que “el fin justifica los medios” y que es más importante recibir información sobre las actividades de los carteles de drogas rivales del Cártel de Sinaloa a cambio de que se les permita continuar sus actividades criminales, incluyendo y no limitado a su contrabando de toneladas de narcóticos ilegales en los Estados Unidos. Esto es confirmado por las recientes revelaciones de la investigación del Comité del Congreso del Departamento de Justicia, la DEA, el FBI y la ATF en su “guerra contra las drogas” en la operación conocida como “Fast & Furious”.

Como resultado de la operación Fast and Furious, los escritos afirman, “tres mil personas” en México fueron asesinadas “, incluyendo agentes del orden público en el Estado de Sinaloa, México, sede del cártel de Sinaloa.”
Entre los que recibieron las armas a través de la operación de la ATF, dicen los alegatos, estan informantes de la DEA y el FBI que trabajan para organizaciones de la droga, incluyendo los cabecillas de esos grupos.

“La evidencia parece indicar que el Departamento de Justicia no sólo se permite que criminales contrabandeen armas, sino que sus dólares contribuyentes en forma de pagos a informantes. Estos dólares financiaron a quienes participan en tales actividades”, dicen los documentos. “… Es evidente que fue permitido que armas terminaran en las manos de informantes del FBI y otros representantes del cártel de Sinaloa y que entre las personas asesinadas por esas armas habían agentes de la ley.

“… El señor Zambada Niebla considera que la documentación que solicitó [del gobierno de EE.UU.] confirmará que las armas recibidas por los miembros del cártel de Sinaloa y sus líderes durante la operación ‘Fast & Furious’ fueron recibidas conforme al acuerdo celebrado entre los Estados Unidos y el confidente del [Chapo Guzmán], el Sr. Loya Castro, en nombre del cártel de Sinaloa que es el tema de su [Zambada Niebla] defensa [sobre] la autoridad pública. ”

Los alegatos de Zambada Niebla, incluso hacen referencia a la infame Casa de la Muerte, llamada así por NarcoNews, que ha publicado una serie exhaustiva de reportajes de investigación sobre el caso de asesinatos en masa que se remontan a 2004.

De las alegaciones:

    El Sr. Zambada Niebla también pide … que el gobierno de Estados Unidos le brinde material relativo a la los asesinatos de la … “Casa de la Muerte”, que tuvieron lugar en Ciudad Juárez, México, y fueron cometidos por los informantes del gobierno de Estados Unidos. Como se confirma en el Informe de Evaluación Conjunta [JAT] preparado por las autoridades gubernamentales en la investigación de los asesinatos, los agentes del gobierno de Estados Unidos tenían conocimiento previo de que los asesinatos iban a ser cometidos por sus informantes, pero no tomaron ninguna medida para informar tanto al gobierno mexicano como a las futuras víctimas, ya que los representantes del gobierno determinaron que era más importante proteger la identidad de sus informantes.

Los informantes estaban ayudando al gobierno de Estados Unidos en las investigaciones de grandes narcotraficantes y el gobierno determinó que la muerte de más de un centenar de ciudadanos mexicanos era un precio aceptable a pagar porque les permitiría continuar sus investigaciones sobre narcóticos.

La Gran Pretensión Desenmascarada

En su respuesta al reclamo de Zambada Niebla de que estaba trabajando bajo “autoridad pública” como informante o fuente confidencial, fiscales federales de EE.UU. no negaron que Zambada Niebla fuera un activo de gobierno de los EE.UU.. Ellos argumentan, en cambio, que “el gobierno niega que el acusado [Zambada Niebla] ejercitó sus acciones bajo “autoridad pública” cuando cometió los delitos graves en la acusación.” En otras palabras, si a Zambada Niebla se le ofreció algún tipo de acuerdo, a cambio de su cooperación, los delitos cometidos por el acusado no son eximidos bajo tal acuerdo.

Los fiscales federales también piden en la orden judicial que Zambada Niebla, antes del juicio, “muestre evidencia de que un oficial específico del gobierno de Estados Unidos o funcionarios con autoridad real o aparente dieron autorización expresa a [él] para importar varios kilogramos de cocaína y heroína a los Estados Unidos, como dice su testimonio, o que expresamente le aseguraran que estos hechos no revestirían penas, y que [él] razonablemente confió en estas comunicaciones. ”

NarcoNews habló con varios ex agentes de la DEA y el FBI sobre la afirmación de Zambada Niebla de que él trabajaba, en esencia, como informante para el gobierno de los EE.UU.. Ninguno de los ex agentes, que pidieron que sus nombres no se revelaran, consideran fuera del ámbito la posibilidad de que Zambada Niebla podría haber llegado a un acuerdo con el gobierno de los EE.UU..

De hecho, un ex agente de la DEA, dijo que para hacer esa afirmación, Zambada Niebla esencialmente puso su vida en peligro por salir en público como un informante, un movimiento extremo que parece indicar que al menos él cree que había un acuerdo existente.

Pero, al final, todos los ex agentes federales estuvieron de acuerdo en que a menos que Zambada Niebla cuente con una prueba de sus alegaciones de que sus acciones fueron aprobadas legalmente, tiene pocas posibilidades de triunfar – y al menos uno de los ex agentes, dijo que los fiscales probablemente no lo habrían desafiado para producir esa prueba si no tuvieran un alto grado de confianza de que no existe.

Un ex agente del FBI lo explicó de esta manera:

    Las directrices generales de los fiscales de EE.UU. requiere que exista un documento escrito, una “nota de actividades criminales”, firmado por ambas partes. En este documento se explica exactamente lo que el informante está autorizado a hacer y le dice que puede ser procesado por cualquier otra actividad ilegal. Esto debería ser proporcionado a la defensa, sin embargo, no siempre sucede. Algunos abogados no son conscientes de esto y no lo piden, y el gobierno no lo da porque sí.

Sospecho que el gobierno no proporcionó este documento a la defensa y es por eso que exigen que den prueba de su estatus. … Sería muy fácil de demostrar lo que estaba autorizado a hacer si tuviera la nota. [Así que] esto puede ser un caso de que la nota no se había hecho ….

El ex agente de la DEA, que tiene amplia experiencia en el extranjero, añadió:

Mi instinto me dice que era un informante. Es [el alegato de Zambada Niebla] un esfuerzo por “asustar” al gobierno para que elimine o reduzca los cargos. Posturas, por así decirlo. Pero hay un riesgo sustancial para él. Es casi un último esfuerzo. De no ser así, el acusado no querría ser expuestos como haber colaborado con los agentes del gobierno. Sin embargo, tendrá un enorme desafío al probar sus afirmaciones.

… Un agente [o agencia del gobierno de EE.UU. podría aprobar este tipo de relación de cooperación con un narcotraficante] … por lo que el agente puede engancharse a un traficante de alto nivel y obtener como resultado premios, elogios y promociones. A veces, no es el soborno directamente o regalos de valor. Es una victoria para el informante criminal porque pueden ganar más dinero de la trata y al mismo tiempo reciben pagos en efectivo por parte del gobierno de los arrestos que se hacen. Y eso no es todo: el miedo propio del informante de ser detenido se reduce y tiene una oportunidad única para destruir efectivamente su competencia no deseada y sus archienemigos.

Y otro agente de la DEA señala que “sí existe una cosa llamada operación de exención del Procurador General, donde el Procurador General de los Estados Unidos [en el caso de Zambada Niebla, que al parecer se remonta a por lo menos 2004, habría sido dada por el Fiscal General de la administración Bush] podrá autorizar que las leyes se violen [por un informante para avanzar en un caso] “.

“Esto se hace generalmente en las investigaciones de lavado de dinero”, dijo la fuente de la DEA.

La otra posibilidad, el ex agente de la DEA añade, es que Zambada Niebla fue engañado en un nivel más profundo, y, de hecho, no trató con agencias de EE.UU., sino más bien con una operación de inteligencia de la CIA.

“Esta no sería la primera vez que la CIA ha utilizado un informante haciendole creer que era una operación del FBI, ICE y la DEA”, dijo la fuente de la DEA.

Si ese es el caso, el ex agente de la DEA, añade, el caso de Zambada Niebla está hundido, ya que incluso si los documentos y otras pruebas existen para probar sus denuncias de la complicidad del gobierno de EE.UU., esa evidencia es casi seguro que quedaría enterrada bajo la excusa de “seguridad nacional” que sería invocada por el mismo gobierno de EE.UU.

Estén atentos …