Una Pandemia de Corrupción, no de Gripe H1N1

Dr. Margaret Chan

La Dra. Margaret Chan, jefe del Cartel Internacional de Corrupción Médica conocida como la OMS.

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Junio 8, 2010

No hay necesidad de decirlo, es casi redundante y repetitivo hablar acerca de la corrupción que provocó la falsa alarma de gripe H1N1 el año pasado. Sin embargo, nunca es excesivo señalar la corrupción masiva cuando es detectada e identificada con tanta claridad. Muchas fuentes independientes han denunciado la corrupción rampante que existe en la Organización Mundial de la Salud. Una de ellas, el Consejo Europeo de la Salud, estudió y publicó un informe que reveló el esquema de corrupción gigantesca dentro de la OMS y entre sus trabajadores y la industria farmacéutica.

Ahora es el turno de la revista British Medical Journal de denunciar y publicar sus resultados. Lo más destacado del informe indica que científicos altamente posicionados que “convencieron” a los jefes de la OMS para declarar la pandemia, tenían relaciones financieras con las empresas farmacéuticas que acumularon billones en sus arcas con la venta de las vacunas. Los científicos de la OMS recibieron compensaciones económica directas de los fabricantes de vacunas. Durante y después de la investigación, la OMS negó el pedido de revelar información sobre los conflictos de intereses entre sus principales asesores y las compañías farmacéuticas.

Tal vez la mayor víctima después de los miles de pacientes que murieron por los efectos secundarios de la vacuna, o los que padecen trastornos neurológicos irreparables -también como consecuencia de la vacuna- y otros que moriran y se enfermaran en el futuro, es la propia OMS. La escasa credibilidad que la OMS tenía se ha disipado por completo y nada que salga de sus altavoces se puede confiar. Ahora, la única forma en que la organización -una rama de las Naciones Unidas- puede hacer valer sus políticas enloquecedoras es a través de los gobiernos títeres que siguen cualquiera de las orientaciones que esta emita en los próximos meses y años.

Los resultados de la más reciente investigación, revelados por Deborah Cohen, editora de la revista BMJ, y Philip Carter, un periodista que trabaja para la Oficina de Periodismo de Investigación en Londres, no sólo no fueron negados por la jefe de la OMS, Dra. Margaret Chan, pero también defendidos y justificados . Chan dijo que el secreto era necesario para proteger la integridad y la independencia de los miembros mientras se hace un trabajo crítico y también para garantizar transparencia. En otras palabras, no es necesario llevar a cabo un trabajo honrado en la Organización Mundial de la Salud mientras que las personas no sospechen que hay corrupción. Sin embargo, si se descubre la corrupción, es absolutamente aceptable ocultarlo mientras que la propia OMS se investiga para determinar si hay o no irregularidades en sus operaciones.

Caduceus

* El Caduceus, símbolo de la medicina moderna, era en el pasado la guía de los muertos y protector de los comerciantes, apostadores, mentirosos y ladrones. Muy apropiado, sin duda.

El British Medical Journal no es la única organización que encuentró corrupción en el corazón de la OMS. Como se mencionó anteriormente, la investigación de la Concejo de Salud de la Unión Europea también determinó que la declaración de la pandemia del virus H1N1 se basó en política y corrupción, no en ciencia. El reporte dijo que la manera en que la OMS manejó la supuesta pandemia fue “una pérdida de grandes sumas de dinero público, y también una cadena de miedo injustificado sobre los riesgos de salud que enfrentarían los ciudadanos europeos y en general.”

La reacción del complejo farmacéutico industrial no pudo llegar lo suficientemente rápido. Los señores de la droga dijeron que la OMS no tenía otra opción que declarar la pandemia por el hecho de que las vacunas eran la única manera de prevenir y curar la enfermedad. Por supuesto, esto son mentiras. Las vacunas no tratan o curan ninguna enfermedad, sino que las prolongan y las producen. Por otra parte, la producción natural de vitamina D, por ejemplo, es una forma comprobada de prevenir y curar enfermedades como la gripe y otras como el cáncer de manera más eficaz que cualquier vacuna jamás podría. ¿Cuántas veces usted oye cualquier médico o científico de la OMS recomendar a un paciente exponerse a la luz del sol para que el cuerpo pueda producir la vitamina D o D3 necesaria para prevenir enfermedades? La respuesta es nunca. La razón de esto es que tanto la industria farmacéutica como los médicos mal informados pretenden perpetuar el actual sistema de salud que tiene el mayor número de gente adictos a drogas farmacéuticas. Todos hemos oído hablar sobre drogas y la dependencia de productos farmacéuticos, no es verdad?

Estudios realizados en América del Norte, América del Sur y Europa han demostrado que 40-60 nanogramos de suero hidroxivitamina D por mililítro (100-150 nanomols por litro) de sangre es suficiente para mantener un óptimo estado de salud. La misma cantidad previene enfermedades que incluyen 10 tipos diferentes de cáncer, diabetes y por supuesto la influenza . Los detalles de los estudios y lo que la vitamina D y D3 son capaces de hacer para prevenir enfermedades, así como para reducir la probabilidad que muchos problemas médicos vuelvan a surgir, se pueden ver aquí. Así que una de las claves para prevenir enfermedades consiste en averiguar cuál es el nivel de suero en la sangre, y consumir vitamina D o D3 si hay una deficiencia. El costo puede variar de gratuito (exposición al sol 10-15 minutos al día entre 11 a.m.-1 p.m., cuando hay menos radiación UVB) a unos cinco centavos de dólar al día (con suplementos). No permita que su médico lo confunda con la frase “nadie sabe cual es la dosis adecuada de vitamina D”, porque esa es exactamente la pregunta equivocada. Pero si usted es alguien que se siente más cómodo con la medición de su consumo diario de vitamina D, un uso de 2000 UI (unidades internacionales) por día es una dosis recomendada. Una vez más, los detalles pueden verse en el vídeo citado arriba.

Como Mike Adams escribe en el caso de la falsa pandemia: “Se mantuvo a la gente ignorante sobre los remedios naturales, para asegurarse de que más personas murieran y se hiciera una llamada más urgente para adoptar programas de vacunación masiva. La pérdida de vidas nunca se interpone en el camino de Big Pharma, ¿no? “. Eso es exactamente mi punto de vista también. Unos pocos miles de vidas no significan nada para una industria cuyo único objetivo es obtener ganancias cada año a toda costa, inclusive sobre mentiras y las vidas de las personas usando tácticas de intimidación y corrupción. Esto es precisamente lo que la Dra. Margaret Chan quería decir con su declaración. La corrupción es tolerada. La experimentación con seres humanos está bien. El saqueo de las arcas públicas también está bien. Y cuando la gente descubre las mentiras, la misma OMS decide si hubo irregularidades o no.

Pero ¿cómo es que la Organización Mundial de la Salud elabora, mezcla, usa el cóctel de corrupción del que estamos hablando?

Exagerando el supuesto riesgo: Las compañías farmacéuticas y la OMS clasifican el riesgo como muy alto y crean niveles imaginativos de mortalidad. Esta vez, la OMS creó un sexto grado de peligrosidad, el más alto de la historia, y luego declaró que estábamos en el. En ese momento, cuando muy pocos casos de H1N1 habían sido confirmados en todo el planeta, la ingestión de vitamina D y D3 -ya sea a través de la luz solar o suplementos- habría acabado con el virus.

Demandar que las naciones compren las vacunas naciones: La OMS pidió y exigió que los países compraran las vacunas de las más grandes casas de fabricación: Sanofi y Glaxosmithkline, con el fin de prepararse para la supuesta pandemia. A continuación, se elevó el nivel de riesgo a una de “emergencia de salud pública”, que hace que los países lleven a cabo campañas de vacunación masivas contra el público desprevenido.

Saquear las arcas públicas: Las naciones, tanto en regiones desarrolladas como subdesarrolladas del mundo gastaron miles de millones de dólares en la compra vacunas contra el virus H1N1 mientras este nunca alcanzó un nivel significativo de riesgo. Al final resultó que, de hecho, las empresas farmacéuticas engordaron sus gigantescas cuentas bancarias aún más.

Pagos a los científicos corruptos: Mientras el mundo se estaba cayendo víctima del pánico y de interactuar con cualquier persona en la calle fue vista como arriesgada, máscaras de estallar por todas partes-los científicos de la OMS embolsado sobornos de los fabricantes de productos farmacéuticos. Esos fondos se mantuvieron deliberadamente secreto, como la cabeza de la OMS, Dra. Margaret Chan admitió.

Fomentar y aumentar el miedo: Como una forma de mantener los beneficios de la venta de vacunas, la OMS, así como los departamentos de salud nacionales y locales pidieron a la población vacunarse a sí mismos y sus familiares. La vacunación, dijeron, era la única manera de salvarse del mortal virus H1N1. ¿Cuántas de las personas que presuntamente murieron a causa del H1N1 murieron debido al virus? Muy pocos. La mayoría de ellos murieron de complicaciones de salud relacionadas con problemas médicos previos que se vieron agravados por el virus de la influenza. La vacuna no prevenía o trataba esas complicaciones. De hecho, muchos de ellas fueron provocadas por las propias vacunas.

La pregunta que viene a la mente es entonces: ¿Por qué los gobiernos y sus departamentos de salud continúan siguiendo las directrices de la OMS aunque se sepa de la corrupción flagrante que gobierna sus acciones? Y más importante: ¿Continuarán a obedecer las directivas de la OMS en el futuro? Probablemente sí. La burocracia es un delincuente que no distingue si se trata de un órgano local, regional, nacional o internacional. Así que la decisión de rechazar las normas de la corrupta OMS y asumir la responsabilidad de su salud está en tus manos. Así que cuando la próxima pandemia venga, recuerde: Los científicos que asesoran a la OMS se encuentran en la nómina de las empresas farmacéuticas y ellos siempre inventarán información sobre un virus y lo convertirán en un monstruo de 5 cabezas si eso es lo que se necesita para obtener algún beneficio. Y una cosa más: nunca ha habido un estudio científico independiente que confirme que las vacunas previenen, tratan o curan ninguna enfermedad. Las vacunas son la mayor estafa de la medicina moderna. Todos los estudios médicos realizados que afirman que una vacuna previene, trata o cura una enfermedad fueron realizados por los fabricantes de vacunas o pagados por ellos para que las universidades y laboratorios “confirmen” las vacunas son eficaces.

Si hay algo positivos que dejó la pandemia imaginaria de la OMS es que ahora más que nunca podemos estar seguros que ni la OMS ni el complejo farmacéutico industrial comparten nuestro interés de ser saludables. Sus únicos intereses giran en torno a la idea de llenar sus bolsillos con dinero y al mismo tiempo tratar de despoblar el planeta un poco más cada vez.

* W. Burkert, Greek Religion 1985 section III.2.8; “Hermes.” Encyclopedia Mythica from Encyclopedia Mythica Online. Retrieved October 04, 2006.