China lanzó Misil visto sobre costa de California

Wayne Madsen Report
Español: Luis R. Miranda

China mostró su poderío militar la semana pasada en los cielos de oeste de Los Ángeles cuando un submarino nuclear de las fuerzas navales chinas clase Jin con misiles balísticos nucleares, salió de su base subterránea secreta en la costa sur de la isla de Hainan, y lanzó un misil balístico intercontinental desde aguas internacionales frente a las sur de la costa de California. Fuentes de inteligencia en Asia, incluyendo Japón, creen que junto con los mandos militares en Asia y los servicios de inteligencia, que los chinos decidieron demostrar a los Estados Unidos sus capacidades militares en la víspera de la reunión del G-20 celebrada en Seúl y la Reunión de Cooperación Económica del Pacífico celebrada en Tokio, donde el presidente Obama tenía previsto asistir durante su viaje de diez días a Asia.

Ruta probable de submarino clase Jin de la base de Hainan.

La prueba de misil de China en las costas cercanas a Los Angeles fue un golpe doble a Obama. El día después del lanzamiento del misil, la agencia China de calificación crediticia, Dagong, rebajó la calificación de deuda soberana de los Estados Unidos a A+. La prueba de misil junto con la degradación de la calificación financiera de los Estados Unidos representa un espectáculo militar y financiero de la fuerza por parte de Pekín a Washington.

La máquina de propaganda del Pentágono, respaldados por los reporteros de los medios de comunicación que cubren con regularidad el Departamento de Defensa, así como los funcionarios de la Administración Federal de Aviación (FAA), y el Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte (NORAD), y el Comando Norte de EE.UU., están ahora dándole vuelta a varias teorías de conspiración, incluida la descripción del rastro de humo del misil -grabado por el camarógrafo de KCBS noticias, Gil Leyva a eso de las 5:00 pm hora del Pacífico, durante el apogeo de la hora pico,- como una trilla de condensación de un avión comercial. Otras historias de portada de inspiración del Pentágono es que el misil era en realidad un cohete amateur o una ilusión óptica.

Expertos de varios sectores, sin embargo, concuerdan con que este era un misil balístico que fue lanzado de un local cercano a la costa de Los Angeles.

No hay registros de un avión en la zona donde y a la hora en que el misil se vio volando sobre el pacífico, ni registro de que aviones hayan salido desde Los Angeles International Airport o desde otros aeropuertos en la región. La Marina y la Fuerza Aérea han dicho que no estaban realizando pruebas de misiles desde submarinos, barcos, o de Vandenberg Air Force Base. La Marina también ha descartado un disparo accidental de uno de sus propios submarinos.

Expertos dicen que un misil balístico fue lanzado desde aguas del pacífico.

Expertos en misiles, incluidos los de Jane’s en Londres, dicen que el penacho era sin duda el de un misil, posiblemente lanzado desde un submarino. WMR ha sabido que el misil probablemente era un ICBM JL-2, que tiene un alcance de 7.000 kilómetros, y fue lanzado en dirección noroeste sobre el Pacífico y lejos del territorio de los EE.UU. desde un submarino clase Jin. El clase Jin puede llevar hasta doce misiles de ese tipo.

Fuentes de la Marina han puesto de manifiesto que el misil puede haber impactado en territorio chino y que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) posiblemente interceptó las señales de telemetría chinas durante el lanzamiento del misil y las operaciones de prueba posteriores. Japón y otras agencias de inteligencia de Asia creen que un submarino chino SSBN clase Jin realizó un ejercicio de “demostración de fuerza” en el oeste de los cielos de Los Ángeles.

Fuentes de inteligencia de Asia creen que el submarino salió desde su base en Hainan, a través de las aguas del Pacífico Sur, donde las capacidades de guerra anti-submarina de detección de EE.UU. no son tan eficaces como lo son en el norte y el Pacífico central, y luego transitó norte a aguas de Los Ángeles . El Pentágono, que ha gastado miles de millones en sistemas de defensa anti misiles balísticos, un proyecto personal del ex secretario de Defensa Donald Rumsfeld, está claramente molesto con el ejercicio militar chino.

La Casa Blanca quiere restar importancia a la historia del misil antes de que el presidente Obama se reúna con su homólogo chino en Seúl y Tokio. Según fuentes de inteligencia japonesas, Pekín se ha enojado con Estados Unidos y sus aliados quienes realizan ejercicios navales en el sur de China y el Mar Amarillo, en lo que China considera su esfera de influencia, y el lanzamiento del misil a plena vista de personas en el sur de California fue una demostración de que la Armada China también puede jugar en las aguas frente a las costas de América.

Para la Marina de los EE.UU., el “espectáculo de fuerza” chino es una vergüenza enorme, especialmente para el Comando Naval del Pacífico en Pearl Harbor, donde ocurrió el ataque naval del 07 de diciembre de 1941, cuando los japoneses atacaron la flota estadounidense. Esto sigue siendo un tema delicado para los norteamericanos.

En 2002, la asesora de seguridad nacional, Condoleezza Rice, reprendió vehementemente al General chino Xiong Guankai, el subjefe de personal de inteligencia del Ejército de Liberación chino, por los comentarios que supuestamente hizo en 1995 que China usaría armas nucleares en Los Ángeles. Xiong negó haber hecho ningún comentario, pero el cabildeo de grupos de interés ayudó a que el Congreso desperdiciara miles de millones de dólares adicionales en defensa contra misiles balísticos, un programa que usualmente se conoce como “Star Wars”.

The super-classified network that served as command and control for the 9/11 false flag attack on America

Wayne Madsen Report

Multiple U.S. intelligence sources have reported to WMR that a super-classified network with only some 70 terminals in select U.S. government locations handled the parallel command-and-control activities that permitted the 9/11 terrorist attacks to be successful.

The “above top secret” network bears the acronym “PDAS.” WMR has not yet discovered what the acronym stands for, however, the system is limited to only a few hundred people with Sensitive Compartmented Information (SCI) Special Access Program (SAP) need-to-know access, in addition to the president and vice president.

On September 11, 2001, PDAS was used to convey the information from the Air Force Chief of Staff to the White House, CIA, and other select agencies that the Air Force had successfully intercepted and downed a target over Pennsylvania. It is believed that the “target” in question was United flight 93, although there is no confirmation that the aircraft was in fact the one downed by Air Force interceptors.

The Air Force Chief of Staff on 9/11 was General John Jumper, who had become the top Air Force commander on September 6, 2001, just five days before the 9/11 attacks.

There is also reason to believe that the PDAS terminal at the Presidential Emergency Operations Center (PEOC) at the White House was used to coordinate the activities related to the aerial attack on the Pentagon. Transportation Secretary Norman Mineta claimed Vice President Dick Cheney was present at the PEOC at 9:25 am on the morning of 9/11, before the alleged impact of American Airlines flight 77 on the building.

Mineta testified before the 9/11 Commission that Cheney was aware of special orders concerning a plane heading toward Washington. Mineta said: “During the time that the airplane was coming into the Pentagon, there was a young man who would come in and say to the vice president . . . the plane is 50 miles out . . . the plane is 30 miles out. . . . and when it got down to the plane is 10 miles out, the young man also said to the vice president ‘do the orders still stand?’ And the vice president turned and whipped his neck around and said, ‘Of course the orders still stand, have you heard anything to the contrary?’”

PDAS terminals are reportedly located at the White House, on board Air Force One, the Pentagon, CIA headquarters, the National Security Agency, the Boeing E-4 Advanced Airborne Command Post that was seen flying over Washington, DC, on 9/11 after the attacks, the Defense Intelligence Agency at Bolling Air Force Base in Washington, DC, and the Raven Rock Mountain Complex in Pennsylvania where Cheney hid out after the 9/11 attacks.

Mineta later followed up with reporters and stated, “When I overheard something about ‘the orders still stand’ and so, what I thought of was that they had already made the decision to shoot something down.”

It now appears that PDAS was used by Cheney to implement on the morning of 9/11 a new policy issued on June 1, 2001 that provided for a ”stand down” protocol that replaced a long-standing shoot-down order for hijacked and suspected hijacked planes. The new order transferred the authority to shoot down aircraft from the Pentagon and NORAD military commanders to the president, vice president, or secretary of defense.