Casi dos de cada 10 personas en el mundo son obesos

Los científicos avisan del “tsunami de obesidad” mientras el estilo de vida occidental se propaga por el mundo

The Independent
Versión Español Luis R. Miranda
Febrero 6, 2011

El mundo enfrenta una “emergencia nutricional” como muestran las crecientes tasas obesidad, lo que amenaza con crear una pandemia de enfermedades cardiovascular, científicos han advertido.

La propagación del modelo de comida rápida occidental fue culpada el aumento en obesidad en la población del pequeño país conocido como Nauru. Este fue nombrado como el más gordo del mundo. Su promedio de índice de masa corporal está entre 34 y 35, el 70 por ciento más alto que en algunos países de Asia Sudoriental y África subsahariana.

Más de uno de cada 10 de la población del mundo es obeso – más de 500 millones de adultos – y las tasas se han duplicado desde 1980. Los mayores incrementos se encuentran en las naciones más ricas, pero casi todos los países han registrado un aumento.

Sólo Bangladesh, la República Democrática del Congo y algunos países de África subsahariana y el este y el sur de Asia han escapado al alza. Sin embargo, incluso en estas regiones los países vecinos han tenido experiencias ampliamente diferentes. Las mujeres de África del Sur se encuentran entre las más gordas del mundo.

El aumento está impulsado por la creciente urbanización, el crecimiento del sedentarismo, estilos de vida basados en empleos que mantienen a las personas en oficinas y la sustitución de alimentos de preparación rápida al estilo occidental en lugar de las dietas tradicionales. Los investigadores del Imperial College de Londres y la Universidad de McMaster en Canadá, escribiron en la revista The Lancet sobre lo describen como un “tsunami” de obesidad que a la larga afectará a todas las regiones del mundo”.

En su comienzo, llega como una epidemia de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, vinculados con la presión arterial alta y niveles elevados de colesterol. Sorprendentemente, los países de altos ingresos, como los EE.UU. y el Reino Unido han conseguido apaciguar esto, reduciendo la presión arterial y el colesterol mediante la medicación desenfranada de sus ciudadanos y cambios en la dieta, tales como la reducción en el consumo de sal. Fumar, que es también una de las causas principales de enfermedades del corazón, ha disminuido. (Japón es una excepción, donde los niveles de colesterol los cuales han sido históricamente bajos, asociados con el alto consumo nacional de pescado, han subido a niveles vistos en el oeste de Europa, pues los japoneses adoptaron una dieta occidental.)

Pero en los países donde los ingresos para la clase media y baja son peores, las perspectivas son tristes. “Teniendo en cuenta todas las tendencias de factores de riesgo en conjunto, el pronóstico relativo a la carga de enfermedad cardiovascular … abarca una población de emergencia que costará decenas de millones de muertes evitables, a menos que acciones rápidas y generalizadas sean tomadas por los gobiernos y los sistemas de salud en todo el mundo”, dicen los investigadores.

El tratamiento de las consecuencias de la explosión de la obesidad con fármacos creará una “carga financiera insostenible” en estos países y hay una “necesidad urgente” para entender por qué los comportamientos poco saludables son adoptadas por los individuos y las comunidades.

Con una tendencia creciente hacia la globalización y la urbanización, el problema es probable que empeore en vez de mejorar. “Irónicamente, el crecimiento económico de aquellos lugares con bajos ingresos y países de renta media-se ve ahora amenazada por la epidemia de enfermedades cardiovasculares”, dicen.

Citando al famoso epidemiólogo británico Geoffrey Rose, los autores dicen: “enfermedades en masa requieren remedios en masa, y estos requieren que las masas formen parte de la solución. ”

El mapa de la obesidad mundo

Engordando más rápido: EE.UU.

Los EE.UU. vieron el mayor aumento en el BMI de todos los países desarrollados entre 1980 y 2008, más de 1 kg por década. Cada vez más las ocupaciones sedentarias, menos ejercicios, el conducir coches y el aumento del consumo de comidas rápidas y bebidas azucaradas están detrás de la subida que afecta a todos los países de altos ingresos.

Adelgazando: Italia

Italia es el único país de altos ingresos en Europa, donde el BMI disminuyó – para las mujeres, 25,2 a 24,8. Incluso entre los hombres, Italia vio a uno de los menores aumentos. La dieta mediterránea – pasta, verduras y frutas – es una de las más saludables del mundo.

Engordando: Reino Unido

El Reino Unido tiene el sexto mayor índice de masa corporal en Europa para las mujeres y el noveno más alto para los hombres (ambos en torno a 27). La tasa de aumento ha sido sólo superada por los hombres en EE.UU. Uno de cada cuatro hombres y una de cada tres mujeres sufre de sobrepeso y cerca de 12 millones son obesos.

Los más gordos de América del Sur: Chile

Chile, con un BMI promedio de 27.0 para los hombres y 27,9 para las mujeres, es el país con mayor obesidad en el Sur de América Latina. La escala de aumento de la obesidad en el sur de América Latina sólo es superado por los EE.UU. entre los hombres y ocupa el quinto lugar entre las mujeres. Las tasas de obesidad aumentaron en Chile con el fin de su dictadura en 1990 y un aumento en los restaurantes de comida rápida y algunos críticos piden ahora un impuesto la comida basura.

Más delgados del mundo: Bangladesh

Bangladesh es la nación con menos obesos del mundo, con un BMI promedio de 20,5 para las mujeres y 20,4 para los hombres. El arroz es el alimento básico y millones no tienen lo suficiente para comer. Más de la mitad de los niños – más de 9 millones – tienen bajo peso y tienen retraso en el crecimiento.

Más gordos del mundo: Nauru

Nauru es el país más gordo del mundo, con un BMI promedio de 34 a 35. Situado en el sur del Pacífico es la nación más pequeña, con una población de menos de 10.000. La obesidad ha aumentado como resultado de la importación de alimentos occidentales pagados con ingresos procedentes de la minería de fosfatos. El plato más popular es el pollo frito y refresco de cola.

More than one in 10 of the world’s population is obese

Scientists warn of ‘tsunami of obesity’ as Western lifestyles spread across the globe

The Independent
January 4, 2011

The world is facing a “population emergency” as soaring rates of obesity threaten a pandemic of cardiovascular disease, scientists have warned.

The spread of Western fast food was blamed as the tiny Pacific nation of Nauru was named as the fattest in the world. Its average Body Mass Index is between 34 and 35, 70 per cent higher than in some countries in South-east Asia and sub-Saharan Africa.

More than one in 10 of the world’s population is obese – more than half a billion adults – and rates have doubled since 1980. The biggest increases are in the richer nations but almost every country has seen rates rise.

Only Bangladesh, the Democratic Republic of Congo and a few countries in sub-Saharan Africa and east and south Asia have escaped the rise. Yet even in these regions neighbouring countries have had widely differring experiences. The women of Southern Africa are among the fattest in the world.

The rise is being driven by increasing urbanisation, the growth of sedentary, office-based lifestyles and the substitution of Western-style fast foods for traditional diets. Researchers from Imperial College London and McMaster University in Canada, writing in The Lancet, describe it as a “tsunami of obesity that will eventually affect all regions of the world”.

In its wake comes an epidemic of heart disease and stroke, linked with high blood pressure and raised cholesterol levels. Remarkably, high-income countries such as the US and UK have managed to avoid this, by reducing blood pressure and cholesterol with drugs and dietary changes, such as reducing salt and fats. Smoking too, one of the key causes of heart disease, has fallen. (Japan is an exception where historically low cholesterol levels, associated with the nation’s high consumption of fish, have risen to levels seen in western Europe, as the Japanese adopt a Western diet.)

But in middle and low-income countries the outlook is “dismal”. “Considering all risk-factor trends together, the forecast for cardiovascular disease burden… comprises a population emergency that will cost tens of millions of preventable deaths, unless rapid and widespread actions are taken by governments and health care systems worldwide,” the researchers say.

Treating the consequences of the obesity explosion with drugs will create an “unsustainable financial burden” in these countries and there is an “urgent need” to understand why unhealthy behaviours are adopted by both individuals and communities.

With an increasing trend towards globalisation and urbanisation, the problem is likely to get worse rather than better. “Ironically the economic growth of low-income and middle- income countries is now threatened by the projected cardiovascular disease epidemic,” they say.

Citing the noted British epidemiologist Geoffrey Rose, the authors say: “Mass disease and mass exposures require mass remedies. Mass remedies require the masses to be part of the solution.”

The world obesity map

Fastest growing: US

The US saw the biggest rise in BMI of all developed nations between 1980 and 2008, more than 1kg a decade. Increasingly sedentary occupations, less walking and cycling, more driving in cars and rising consumption of fast foods and sugary drinks are behind the rise which affects all high-income countries.

Slimming down: Italy

Italy is the only high-income country in Europe where BMI declined – for women, from 25.2 to 24.8. Even among men, Italy saw one of the smallest increases. The classic Mediterranean diet – pasta, vegetables and fruit – is one of the healthiest in the world.

Fattening up: UK

The UK has the sixth highest BMI in Europe for women and the ninth highest for men (both around 27). The rate of increase has been second only to the US for men. One in four men and one in three women is overweight and about 12 million are obese.

South America’s biggest: Chile

Chile with an average BMI of 27.0 for men and 27.9 for women, was the heaviest country in southern Latin America. The scale of increase in obesity in southern Latin America is second only to the US among men and ranks fifth among women. Rates of obesity soared in Chile with the end of its dictatorship in 1990 and a surge in fast food restaurants and some critics are now calling for a junk food tax to be imposed.

World’s thinnest: Bangladesh

Bangladesh is the world’s thinnest nation, with an average BMI of 20.5 for women and 20.4 for men. Rice is the staple diet and millions go without enough to eat. More than half of children – more than 9 million – are underweight and have stunted growth.

Fattest on earth: Nauru

Nauru is the world’s fattest country, with an average BMI of 34 to 35. Located in the south Pacific it is the smallest island nation, with a population of less than 10,000. Obesity has grown as a result of the importation of Western foods paid for with proceeds from phosphate mining. The most popular dish is fried chicken and cola.