“Protestas en Mundo Arabe Usadas para Controlar Eurasia”

Traducción Luis Miranda
Russia Today
Noviembre 1, 2011

El objetivo último de los EE.UU. es tomar los recursos de África y Oriente Medio bajo control militar para bloquear el crecimiento económico de China y Rusia, asumiendo así la totalidad de Eurasia bajo control, dice el autor e historiador William F. Engdahl.

La crisis de la economía de EE.UU. y el sistema del dólar, la ejecución de la política exterior de EE.UU. es una parte de la descomposición de la estructura de toda la superpotencia que fue construida después del final de la Segunda Guerra Mundial, afirma Engdahl.

“Nadie en Washington está dispuesto a admitirlo, como nadie en Gran Bretaña hace un siglo quiso admitir que el Imperio Británico se encontraba en fase terminal”, afirma el autor, señalando que “Todo esto está relacionado con el intento de mantener la única superpotencia no sólo intacta, sino también extender su influencia sobre el resto del planeta. ”

William F. Engdahl cree que las protestas en el Medio Oriente y África del Norte es un primer plan anunciado por George W. Bush en una reunión del G-8 en 2003 y fue llamado “El Gran Proyecto del Medio Oriente”.

Fue ideada para tomar bajo el control de la “democratización” de todo el mundo islámico en Afganistán a través de Irán, Pakistán y la zona productora de petróleo del Golfo Pérsico, el norte de África hasta llegar a Marruecos.

“La llamada primavera árabe había sido planeada, pre-organizada y utilizada por los instigadores de las “protestas espontáneas” y revueltas de Twitter en El Cairo y Túnez, y así sucesivamente”, insiste el historiador.

Engdahl expone que algunos de los líderes de las protestas habían sido entrenados en Belgrado, Serbia, por parte de activistas del Center for Applied Non-Violent Actions and Strategies y Otpor (un movimiento juvenil que jugó un papel importante en la expulsión del ex presidente Slobodan Milosevic de Serbia. Ambas organizaciones son financiadas por el Departamento de Estado de EE.UU..

Engdahl menciona dos razones para el diseño que el Departamento de Estado de EE.UU. ha hecho en el mundo islámico.

La primera razón es la gran riqueza en manos de los líderes del mundo árabe, los fondos soberanos de riqueza y recursos. El orden del día – tal y como se hizo con el colapso de la Unión Soviética en 1991 – es “la privatización del FMI, la economía de” libre mercado “y así sucesivamente, para que los bancos occidentales y los organismos financieros y las empresas puedan entrar y tomar el botín”.

“El segundo programa es militarizar las fuentes de petróleo en lugares como Libia y la llamada República de Sudán del Sur, que están directamente y estratégicamente localizadas en el esquema del futuro crecimiento económico de China”, señala Engdahl.

“Esto tiene que ver con el control de Eurasia, algo que Zbignew Brzezinski dijo en 1997 en su famoso libro The Great Chessgame, en especial sobre el control de Rusia y China, y cualquier cohesión potencial de los países de Eurasia económica y políticamente”, dice.

Y los resultados ya están ahí – en Egipto y Túnez la democracia ha traído debilidad de la economía, mientras que Libia, el país con mayor nivel de vida de toda África antes de la bombardeos de la OTAN, hoy está en ruinas.

La preocupación de las potencias occidentales, especialmente el Pentágono, es el control militar de la región en conflicto, no elrestablecimiento de la normalidad, evalúa el historiador. La principal preocupación del gobierno títere del NTC es dar a la OTAN derechos de asentamiento – algo nunca antes visto durante los 42 años de gobierno de Gaddafi.

“El AFRICOM [comando del Pentágono para África] coordina la escena”, dice William F. Engdahl, mencionando que “curiosamente [AFRICOM] se creó después de campaña de diplomacia China en 2006, cuando 40 jefes de las naciones africanas fueron invitados a Beijing donde se firmaron acuerdos para realizar exploración petrolera, construcción de hospitales e infraestructura -. todo lo que el FMI no hizo en África en los últimos 30 años ”

Es cierto que los EE.UU. está actuando contra los intereses chinos y la seguridad nacional, pero Beijing, que recibe alrededor de $ 300 mil millones cada año, por concepto de comercio, simplemente tiene que invertir ese dinero en alguna parte, y como no hay mercados suficientemente grandes como para absorber ese dinero – Pekín compra bonos del Tesoro estadounidense – y con esto patrocina las guerras estadounidenses que, irónicamente, están dirigidas contra los intereses chinos.

“Para los ‘dioses del dinero” de Wall Street, la única oportunidad de sobrevivir y mantenerse en dólares ahora es encontrar nuevas áreas de botín. La primavera árabe esta hecha para controlar y privatizar la enorme riqueza del mundo árabe “, concluye Engdahl.

Pero el futuro de la zona euro también se ve sombría porque la crisis financiera griega fue artificialmente creada en el 2002 por Goldman Sachs. El origen del dinero, afirma Engdahl, muestra que “la crisis griega estaba programado para detonarse a la orden de Wall Street y el Tesoro de EE.UU., así como la Reserva Federal con el fin de defender la moneda de reserva – el dólar de EE.UU. “.

Engdahl advierte que los EE.UU. está construyendo cada vez más bases en todo el mundo, como las últimas 17, la mayoría de la Fuerza Aérea, bases en Afganistán, que estan listas para la nueva guerra con China o Rusia, probablemente.

“Dada la historia de la Guerra Fría, Rusia puede desempeñar un papel muy estabilizador y constructivo como un contrapeso a esta estrategia altamente peligrosa en El Gran Proyecto del Oriente Medio patrocinado por la OTAN y los EE.UU.”, afirma Engdahl. “Yo espero que lo hagan.”

Austeridad y Catástrofe Financiera son las tácticas del Terrorismo Económico

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
28 de junio 2011

Los terroristas económicos que causaron la crisis financiera actual -que por cierto no son capitalistas, sino corporaciones bancárias monopolísticas- no se han detenido en ella y siguen amenazando a países con dos diferentes tácticas: la austeridad y la amenaza de una catástrofe financiera, si sus propuestas no se aplican. Desde que Grecia, Islandia, Portugal, España y otros países europeos comenzaron a mostrar signos de dificultades económicas, los banqueros que han diseñado el sistema, les han dicho al público -a través de sus peones burócratas- que la crisis se resolverá a su manera o si no… ¡Literalmente!

Si bien los países que tienen más que perder se encuentran en Europa, fue George W. Bush, que primero sonó la alarma de la crisis de la deuda. El equipo económico de Bush advirtió a los contribuyentes que un rescate masivo era necesario para salvar las instituciones financieras que se son las causantes de mucho -si no toda la crisis financiera. Como sabemos ahora, todo el dinero del rescate -el que se dio públicamente así como en secreto- fue a parar a cuentas bancarias europeas en lo que hoy conocemos como el rescate bancario de 2008. Aunque Henry Paulson dijo al Congreso de EE.UU. y al público que habían algunas entidades que no podíamos darnos el lujo de dejar caer en bancarrota, los $ 700+ millones de dólares -en realidad $ 24 trillones- no eran fueron realmente utilizados para salvar a nadie más que a los propios banqueros, que ahora están utilizando el dinero para comprar Grecia, Islandia, España y Portugal por centavos de euro.

Debido a que ni su plan de rescate ni sus QE’s ha funcionado, los banqueros han pasado ahora a la fase 3 de su plan. Esta fase incluye una reducción masiva del gasto público recortando todo tipo de programas que benefician principalmente a las clases medias y más bajas en Europa y los Estados Unidos. Mientras los banqueros y las corporaciones se quedan con el botín, los gobiernos se ven obligados -a través del Banco Mundial y el FMI a reducir el gasto en algo que ellos llaman austeridad. Pero la austeridad sólo se aplica a los pobres, no a los bancos, que como ya he dicho, continúan adquiriendo la infraestructura de todo el mundo, pagando con dinero de los contribuyentes.

La táctica de austeridad ha enfurecido a millones de personas que salieron a la calle para protestar y pedir a sus gobiernos que rechazan las políticas de austeridad del FMI y simplemente abandonaran su membresía en estas y otras instituciones financieras globalistas. En cambio, los gobiernos han decidido que no son responsables ante sus ciudadanos y que la austeridad es el camino a seguir. Como respuesta, los griegos, españoles italianos y otros volvieron a las calles. Mientras que la ira de la gente crece al ver que sus fondos de pensiones son robados, sus salarios congelados o cortados y el costo de la vida creciendo de manera exponencial, los terroristas financieros en la parte superior de la industria bancaria han decidido utilizar una vez más su última herramienta: el terrorismo financiero.

Terrorismo financiero ocurre cuando las personas e instituciones que ingenian las crisis -los bancos- con el fin de consolidar poder económico y reforzar su control sobre los monopolios, exigen a sus clientes -los gobiernos deudores- pagar sus deudas de una vez. Debido a que es imposible para cualquier gobierno pagar toda su deuda a los tiburones financieros, sus sus instituciones como el Banco Mundial, el FMI, el Banco de Pagos Internacionales y la Reserva Federal imponen programas de austeridad que erosionan aún más las clases medias y bajas. Esta política se adjunta a la adquisición de nuevos préstamos con intereses aún más altos con el fin de supuestamente pagar por los préstamos atrasados. La idea de que los prestamistas tengan la habilidad de exigir el pago total de los préstamos en cualquier momento, es bien sabido por los gobiernos antes de firmar los contratos que los convierten en deudores; sin embargo ellos los firman. Esto sucede porque a cambio de los préstamos, los gobiernos se comprometen a usar el trabajo de sus ciudadanos, el dinero de los impuestos recaudados por el fisco e inclusive la infraestructura de sus países como moneda de cambio para garantizar los préstamos que llegan a tener tasas de hasta 79 por ciento.

Si un gobierno desafía el mandato de los bancos, estos imponen sanciones financieras a los países deudores a través del aumento de las tasas de interés en sus préstamos y la reducción de su capacidad crediticia. Esto a su vez hace que sea más difícil para los países poder pedir prestado y, en consecuencia se mantienen en una espiral hacia abajo hacia el agujero de la pobreza. Dado que los países ya no son capaces de pedir prestado para salir de la deuda, la única solución es la venta de su infraestructura -puertos, carreteras, instituciones, servicios, industria, etc- con el fin de pagar la deuda. Como usted pudo haber adivinado, los compradores de estos activos son los propios bancos, que llegan con dinero en efectivo de los contribuyentes en la mano para consolidar aún más su dominio de los países prestatarios.

El escenario que surge de estas acciones es no sólo que los países se vean más devastados con peores políticas económicas y financieras, ahora bajo el control completo de los banqueros, sino también que haya un mayor número de personas pobres, una clase media más pequeña y una oligarquía más fuerte. La diferencia esta vez es que los banqueros no sólo tienen la intención de liquidar una nación del tercer mundo que no paga, sino que incluye los más grandes y desarrollados países del hemisferio occidental, incluyendo a aquellos con las mayores cantidades de recursos naturales y poder militar, que por supuesto también se convertirán en propiedad de los banqueros.

El objetivo final de los banqueros es lograr el control de todo -no es que no lo estén haciendo hace mucho tiempo. Para ello, se construyó el sistema en que vivimos hoy día. Este sistema fue literalmente ingeniado -usando ingeniería social- para controlar cada aspecto de nuestras vidas. El resultado de la ingeniería es el actual estado pasivo en el que la mayoría de la gente vive, donde ni siquiera saben que algo como esto está sucediendo, mientras que a otros simplemente no les importa. Ante este escenario, es muy difícil ver cómo los banqueros tendrá algún problema para la ejecución de su plan. A pesar de que millones de personas han despertado de su letargo, la mayoría no tienen ni idea de que su futuro está terminando. Como sucedió en el pasado, será necesaria una revolución de una minoría para asegurarse de que las personas libres sigan siendo libres. Sería mucho más fácil y eficaz, desde luego, si más gente se despertara de su trance y les diera una mano. A pesar de que una revolución por la minoría puede una vez más salvar a la mayoría, sólo una revolución de la mayoría será capaz de erradicar el cáncer conocido como el Cártel económico y financiero de las Ocho Familias.