Nuevo “Primer Ministro” de Libia es un Matón de la Industria Petrolera

Traducción Luis Miranda
Land Destroyer
02 de octubre 2011

Associated Press informó recientemente que el jefe de los militantes rebeldes libios han nombrado a un nuevo “primer ministro” esta semana. AP presenta al más nuevo representante occidental electo, Abdurrahim el-Keib, como un académico progresista que ha pasado décadas en la enseñanza en la Universdad de Alabama, Estados Unidos y como un líder de la comunidad musulmana local. Mencionó brevemente como un “antiguo empleador”, sin embargo, es el Instituto del Petróleo, con sede en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos y patrocinado por British Petroleum(BP), Shell, la petrolera francesa Total, la Compañía de Desarrollo del Petróleo de Japón, y la Abu Dhabi National Oil Company. Abdurrahim el-Keib está en la lista como “Profesor y Presidente” en su perfil del Instituto del Petróleo que también describe una extensa investigación llevada a cabo por él patrocinada por varias agencias y departamentos gubernamentales de EE.UU. en los últimos años.

Foto: Y así comienza la farsa que es la "democracia" occidental. Un títere de los poderes fascistas corporativos, Mustafa Abdul-Jalil, sale y otro, Abdurrahim el-Keib, toma su lugar. En realidad, es la OTAN, los Estados y sus patrocinadores corporativos quienes ahora determinan el destino de Libia.

En esencia, el-Keib, al igual que su predecesor, Jalil, es libio sólo de nombre y ha estado trabajando para las corporaciones occidentales, los gobiernos y las instituciones durante décadas. Al igual que Jalil, o el “hijo del pueblo egipcio” Mohammed ElBaradei, el-Keib es otro agente de los intereses occidentales que pasa por un líder indígena en un país extranjero. Su ascenso al poder fue pavimentado por miles de incursiones y ataques de la OTAN en una operación militar de siete meses encabezada por Estados Unidos y que costó la vida de decenas de miles de civiles en Libia. Esto hace que su ascensión al poder en Libia sea otro de ejemplo de una profanación de la soberanía de ese país.

Mientras tanto, el Telegraph de Londres informa que los rebeldes apoyados por la OTAN apuntaron sus armas contra sí mismos una vez más en Trípoli, con cientos de combatientes intercambiando disparos cerca de un hospital después de que una de las facciones armadas trató de asesinar a un paciente que ellos mismos habían lesionado la noche anterior. El informe también cita una larga lista de atrocidades cometidas por los combatientes rebeldes antes de señalar la victoria “sin precedentes” de la OTAN en Libia.

Mientras que los medios de comunicación corporativos intentan ignorar el creciente cuerpo de evidencia que sugiere de hecho que tanto la OTAN como los rebeldes cometieron las mismas atrocidades que Gadafi, como pretexto para su serie de asesinatos de largo de seis meses, ha sido bien documentado desde el comienzo del conflicto en febrero que los rebeldes, lejos de ser combatientes pro-democráticos, pertenecen en realidad al Grupo Islámico Libio Combate (LIFG), un afiliado de Al-Qaeda, los cuales tienen una larga historia de terrorismo y barbarie. También se ha documentado ampliamente que los rebeldes han matado tropas de EE.UU. y británicas en Irak y Afganistán en los últimos 10 años, como lo señaló un informe del Centro de Lucha Contra el Terrorismo de West Point.

A pesar de ello, representantes de EE.UU., entre ellos el senador John McCain, se han reunido personalmente con militantes de LIFG para alabarlos como héroes que han “inspirado al mundo.” Resulta alarmante que McCain haga estas declaraciones en Trípoli aún cuando los rebeldes declararon públicamente su intención de reducir deliberadamente suministros y asistencia médica a la población de Sirte para según su propia declaración, “matar de hambre a la ciudad” con la ayuda de la OTAN – un crimen de guerra grave.

Las palabras no pueden describir la injusticia que se lleva a cabo en Libia, el nivel de duplicidad con el cual esta injusticia es realizada y el saqueo flagrante al cual el país está sometido por los miembros de la OTAN, facilitado por un personaje recientemente elegido, que es desde hace décadas un siervo de los intereses occidentales y que ahora pasa a ser “primer ministro interino.”

Gobierno de Estados Unidos: Históricamente Patológicamente Mentiroso

¿Se puede creer alguna cosa que sale de la boca de cualquier funcionario del gobierno de EE.UU.? Sólo un público crédulo podría.

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Mayo 2, 2011

Este artículo sería un artículo de opinión si no fuera porque hay tantas pruebas de que el gobierno de Estados Unidos ha mentido históricamente para construir el Imperio que ahora está colapsando. No es necesario justificar por qué hay tanta gente que no confía en nada de lo que dice el gobierno norteamericano, porque la historia es testigo fiel que los gobiernos mienten cuando tienen que hacerlo, usan el miedo cuando sus mentiras no funcionan, y el asesinato cuando el miedo ya no es eficaz.

Ayer domingo, el presidente Barack Obama interrumpió la programación regular de la televisión para anunciar la muerte de Osama Bin Laden, el fantasma que había escapado de las agencias de inteligencia militares durante una década. Obama no sólo tomó crédito por la muerte de Bin Laden, sino que también habló con arrogancia como si tuviéramos que tomar su palabra como verdadera. El anuncio se produjo en un momento sospechosamente conveniente, justo cuando Obama lo necesitaba más, pues su popularidad es la más baja desde que inició como presidente.

Así que la pregunta es, ¿podemos creerle al gobierno de los Estados Unidos? Sólo el público crédulo y podría. Sólo la minoría que aún cree que el gobierno es bueno, honesto y directo con el pueblo tiene el coraje de creer cualquier versión oficial de los hechos. Sólo los hombres y mujeres que tienen miedo de aprender los hechos y que dependen de los medios de comunicación tradicionales podrían.

El resto de nosotros sabemos mejor. El resto de nosotros, la mayoría, sabemos que cuando el gobierno controla la información que ve la luz, no hay ninguna posibilidad de esperar la verdad. Cuando el gobierno es el juez, jurado y verdugo, como sucede a menudo, no hay lugar para la confianza.

Las mentiras del gobierno norteamericano abundan y han manchado la historia por décadas. Desde el Golfo de Tonkín a la Bahía de Cochinos. De la excusa de las armas de destrucción masiva, a Al-CIA-eda. De Bin Laden a la guerra contra el terrorismo.

Un país y un gobierno que permite que su presidente (John F. Kennedy) sea asesinado en plena luz del día por el bien de la construcción del imperio no tiene credibilidad.

Un gobierno que lleva a cabo ataques de falsa bandera (Gulfo de Tonkin) sobre sus propias tropas para llevar al país a la guerra no tiene credibilidad.

Un gobierno que crea el boogie-men (Bin Laden) para aterrorizar a su propio pueblo y el mundo, no tiene ninguna credibilidad.

Un gobierno que asesina a un millón de personas (Iraq 1991 y Iraq 2003) en un solo país durante dos guerras, no tiene credibilidad.

Un gobierno que conduce experimentos con sus propios ciudadanos (Tuskegee) y los de otros países (Guatemala), no tiene credibilidad.

Un gobierno que invade países por razones humanitarias, mientras que bombardea a los ciudadanos con uranio, no tiene credibilidad.

Un gobierno que dice que mató al supuesto jefe de una organización terrorista que es de su propia creación, aunque no presenten ninguna prueba de ello, no tiene credibilidad.

Un gobierno que invita terroristas a cenar en el Pentágono mientras los acusa de ser terroristas, no tiene credibilidad.

Un gobierno que opera en secreto, mientras espía a todo el mundo, no tiene credibilidad.

Nada menos que ver el cuerpo de Osama Bin Laden y llevar a cabo un análisis forense independiente sería suficientes prueba para que cualquier persona en su sano juicio pueda creer el anuncio de Estados Unidos que capturó y mató a Bin Laden. Desafortunadamente, el gobierno de Estados Unidos convenientemente se despojó de su cuerpo de modo que nadie puede saber si fue él o no -al igual que lo hizo con los escombros de las Torres Gemelas- y solamente ha presentado una foto doctorada con Photoshop para que el público crea que realmente fue asesinado. Un gobierno que ha mentido a lo largo de toda su historia quiere que creamos lo que tiene que decir con respecto a la captura y asesinato del hombre más buscado del siglo 21, aunque este nunca fue incluído en la lista de los más buscados del FBI? Yo no lo creo!

“La palabra ‘secreto’ es repugnante en una sociedad libre y abierta, y somos como un pueblo por sí e históricamente opuestos a las sociedades secretas, a juramentos secretos y procedimientos secretos. Hemos decidido hace mucho tiempo que los peligros de tener ‘secretos’ de manera excesiva e injustificada superan con creces los peligros que se citan para justificarla. Incluso hoy en día, existe poco valor para oponerse a la amenaza de una sociedad cerrada al imitar sus restricciones arbitrarias. Incluso hoy en día, hay poco valor en asegurar la supervivencia de nuestra nación si nuestras tradiciones no sobreviven con ella. Y hay un grave peligro que aquellos que dicen que tener ‘secretos’ es una necesidad se apoderen de la información y la censuren y la oculten. No tengo la intención de permitir que esto se escape de mi control. Y ningún funcionario de mi administración, ya sea su rango alto o bajo, civil o militar, debe interpretar mis palabras aquí esta noche como una excusa para censurar las noticias, para reprimir la disidencia, para encubrir nuestros errores o de ocultar a la prensa y la públicos los hechos que merecen saber. “

– John F. Kennedy