Hillary Clinton reitera compromiso de EE.UU. de continuar agitando conflictos en África y Oriente Medio

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | ENERO 25, 2013

Mientras los grandes conflictos en el Medio Oriente comienzan a menguar, los Estados Unidos se prepara para la apoyar guerras y  conflictos en otras regiones del mundo. De hecho, la historia muestra que el intervencionismo de EE.UU. ha sido un popurrí de intentos de desestabilización de gobiernos mediante la activación de grupos terroristas que hacen el trabajo sucio en nombre de Washington.

Si las palabras de Hillary Clinton realmente reflejan lo que se avecina en los próximos meses y años, el mundo verá una continuación de la actual política exterior estadounidense, que además de ataques militares, está compuesto también por guerra económica y financiera.

En su última aparición relevante como la Secretaria de Estado, Hillary Clinton advirtió al Congreso el miércoles que Estados Unidos tendrá que luchar contra Al Qaeda en el norte de África y lidiar con la inestabilidad y la inseguridad causada por las revoluciones en varios países árabes, que el propio EE.UU. ayudó a instigar. En su opinión, el gobierno de EE.UU. se verá obligado a participar directamente en la prevención de la propagación del terrorismo en la región. Clinton se olvidó de decir que la mayoría si no todos los actos de terrorismo se llevan a cabo ya sea por fuerzas especiales de Estados Unidos y miembros de la comunidad de inteligencia o por grupos terroristas armados y financiados por el gobierno de Estados Unidos.

“El ataque terrorista en Bengasi ocurrido el 11 de septiembre de 2012, en el que murieron cuatro estadounidenses valientes, son parte de un desafío estratégico más amplio para Estados Unidos y nuestros aliados en el norte de África”, dijo Clinton ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado que investiga los hechos. Ningún miembro de la Comisión preguntó a Clinton sobre el papel de las fuerzas especiales de Estados Unidos o de otros grupos en el conflicto y tampoco ningún congresista le preguntó acerca de por qué las fuerzas estadounidenses recibieron la orden de retirarse, aunque estaban lo suficientemente cerca como para intervenir durante el ataque a la oficina consular estadounidense en Bengasi, Libia.

Clinton ha asumido la responsabilidad personal por los errores que se hayan podido cometer y que inevitablemente facilitaron el asesinato de los estadounidenses en Libia, pero dijo que no es un hecho aislado, atribuible a la falta de medidas de seguridad en el consulado en Bengasi, sino a una ofensiva más amplia a la que los EE.UU. está obligado a responder con urgencia. “Lo que significa,” ella dijo, “es que tenemos que redoblar nuestros esfuerzos para luchar contra el terrorismo y para encontrar maneras de apoyar a la naciente democracia en el Norte de África y en otros lugares.”

“Nos enfrentamos”, recordó, “a un ambiente amenazador que cambia rápidamente, y debemos trabajar para aumentar la presión sobre Al Qaeda en el Magreb Islámico y otros grupos terroristas en la región. Hemos diezmado a Al Qaeda en Afganistán y Pakistán, pero sus miembros se han dispersado a otros países “, agregó. Como se ha informado por los medios de comunicación, Estados Unidos patrocina a grupos afiliados a Al Qaeda en Libia y Siria como parte de un contingente internacional de terroristas que trabajaron con grupos de la oposición para derrocar a Gaddafi y que ahora están trabajando para destronar a Bashar al-Assad.

La Secretario de Estado se ha referido en particular a Malí “, donde la inestabilidad”, dijo, “ha creado un gran santuario para los terroristas, que tratan de extender su influencia y preparar nuevos ataques como el que vimos la semana pasada en Argelia”.

Clinton no se refirió a la actual operación militar francesa en ese país, pero dijo que “es importante que los EE.UU. mantenga su liderazgo en el Oriente Medio, África del Norte y el resto del mundo. Hemos avanzado mucho en los últimos cuatro años y no podemos salir ahora “, dijo, reafirmando el compromiso de Estados Unidos para ocupar algunas de las regiones más volátiles del mundo, donde, según la BBC, Francia y otros aliados han vuelto a reconquistar lo que una vez fue parte de sus colonias.

EE.UU. ha comenzado a ayudar a Francia mediante el transporte aéreo de las tropas francesas y equipo militar.

Clinton dijo que la diplomacia estadounidense está en pleno funcionamiento en la zona – lo que significa infiltración militar – lo que sugiere que otras medidas más fuertes se tomarán en los próximos meses. “Cuando los EE.UU. está ausente”, dijo, “el extremismo echa raíces, y nuestros intereses de seguridad en el país están amenazados.”

La Secretaria de Estado ha admitido que los movimientos revolucionarios ocurridos en los últimos dos años en el mundo árabe “tienen una dinámica complicada y han destruido las fuerzas de seguridad en la región, lo que establece las bases para la expansión del terrorismo. Afirmó que “muchas de las armas utilizadas por los terroristas en Argelia y Malí proceden de Libia, donde las autoridades actuales son incapaces de controlar todos los grupos armados que surgieron durante la revuelta contra Muammar Gaddafi.” En realidad las poderosas armas de las que Clinton habla, fueron proporcionados por los EE.UU. a esos mismos grupos terroristas para llevar a cabo ataques contra civiles inocentes en Libia.

Sólo John McCain y Rand Paul mostraron su descontento acerca de las excusas de Clinton. El congresista Paul dijo a Clinton que dada su falta de liderazgo la habría despedido de su cargo en el Departamento de Estado. Sin embargo, Paul y los demás miembros de la Comisión de Asuntos Exteriores fracasaron miserablemente pues no hicieron preguntas relevantes sobre lo que realmente sucedió en Bengasi.

El Demócrata John Kerry será sustituto de Clinton en el Departamento de Estado una vez que sea confirmado por el Congreso.

The Real Agenda permite la reproducción del contenido original publicado en el sitio SOLAMENTE a través de las herramientas proporcionadas al final de cada artículo. Por favor NO COPIE contenido de nuestro sitio para redistribuirlo o enviarlo por correo electrónico.

Kadafi ‘concordou em financiar a Sarkozy com € 50 milhões

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | 1 MAIO 2012

O site investigativo francês Mediapart informou no sábado que o líder líbio Muammar Kadafi concordou em financiar em 2007, o presidente Nicolas Sarkozy durante a campanha eleitoral com um cheque de 50 milhões de euros.

O Regime de Muammar Kadafi concordou em financiar a campanha eleitoral de 2007 para o presidente francês, que de acordo com o site de notícias, pôde ser confirmado com provas documentais.

O documento de 2006, em árabe que o site Mediapart disse foi assinado pelo chefe de inteligência de Kadafi, Mussa Kussa, refere-se a um acordo “em princípio, a apoiar a campanha do candidato para as eleições presidenciais, um montante equivalente 50 milhões de euros. ”

O site de pesquisa da esquerda fez alegações semelhantes em 12 de março, com base na testemunha de um ex-médico de um negociante de armas francês acusado de ter organizado mais uma campanha de doação que o Sarkozy criticou como “grotesco”.

“Se tivesse financiado, não fui muito grato”, disse Sarkozy sarcasticamente em uma aparente referência ao papel ativo que a França jogou na campanha da OTAN e que levou à queda do homem forte da Líbia.

Esta reportagem chega no momento que o rival socialista de Sarkozy, François Hollande, lidera as pesquisas de opinião antes do segundo turno das eleições presidenciais de 6 de Maio.

Traduzido do artigo original: Sarkozy Funded Campaign with Kadhafi cheque

Nuevo “Primer Ministro” de Libia es un Matón de la Industria Petrolera

Traducción Luis Miranda
Land Destroyer
02 de octubre 2011

Associated Press informó recientemente que el jefe de los militantes rebeldes libios han nombrado a un nuevo “primer ministro” esta semana. AP presenta al más nuevo representante occidental electo, Abdurrahim el-Keib, como un académico progresista que ha pasado décadas en la enseñanza en la Universdad de Alabama, Estados Unidos y como un líder de la comunidad musulmana local. Mencionó brevemente como un “antiguo empleador”, sin embargo, es el Instituto del Petróleo, con sede en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos y patrocinado por British Petroleum(BP), Shell, la petrolera francesa Total, la Compañía de Desarrollo del Petróleo de Japón, y la Abu Dhabi National Oil Company. Abdurrahim el-Keib está en la lista como “Profesor y Presidente” en su perfil del Instituto del Petróleo que también describe una extensa investigación llevada a cabo por él patrocinada por varias agencias y departamentos gubernamentales de EE.UU. en los últimos años.

Foto: Y así comienza la farsa que es la "democracia" occidental. Un títere de los poderes fascistas corporativos, Mustafa Abdul-Jalil, sale y otro, Abdurrahim el-Keib, toma su lugar. En realidad, es la OTAN, los Estados y sus patrocinadores corporativos quienes ahora determinan el destino de Libia.

En esencia, el-Keib, al igual que su predecesor, Jalil, es libio sólo de nombre y ha estado trabajando para las corporaciones occidentales, los gobiernos y las instituciones durante décadas. Al igual que Jalil, o el “hijo del pueblo egipcio” Mohammed ElBaradei, el-Keib es otro agente de los intereses occidentales que pasa por un líder indígena en un país extranjero. Su ascenso al poder fue pavimentado por miles de incursiones y ataques de la OTAN en una operación militar de siete meses encabezada por Estados Unidos y que costó la vida de decenas de miles de civiles en Libia. Esto hace que su ascensión al poder en Libia sea otro de ejemplo de una profanación de la soberanía de ese país.

Mientras tanto, el Telegraph de Londres informa que los rebeldes apoyados por la OTAN apuntaron sus armas contra sí mismos una vez más en Trípoli, con cientos de combatientes intercambiando disparos cerca de un hospital después de que una de las facciones armadas trató de asesinar a un paciente que ellos mismos habían lesionado la noche anterior. El informe también cita una larga lista de atrocidades cometidas por los combatientes rebeldes antes de señalar la victoria “sin precedentes” de la OTAN en Libia.

Mientras que los medios de comunicación corporativos intentan ignorar el creciente cuerpo de evidencia que sugiere de hecho que tanto la OTAN como los rebeldes cometieron las mismas atrocidades que Gadafi, como pretexto para su serie de asesinatos de largo de seis meses, ha sido bien documentado desde el comienzo del conflicto en febrero que los rebeldes, lejos de ser combatientes pro-democráticos, pertenecen en realidad al Grupo Islámico Libio Combate (LIFG), un afiliado de Al-Qaeda, los cuales tienen una larga historia de terrorismo y barbarie. También se ha documentado ampliamente que los rebeldes han matado tropas de EE.UU. y británicas en Irak y Afganistán en los últimos 10 años, como lo señaló un informe del Centro de Lucha Contra el Terrorismo de West Point.

A pesar de ello, representantes de EE.UU., entre ellos el senador John McCain, se han reunido personalmente con militantes de LIFG para alabarlos como héroes que han “inspirado al mundo.” Resulta alarmante que McCain haga estas declaraciones en Trípoli aún cuando los rebeldes declararon públicamente su intención de reducir deliberadamente suministros y asistencia médica a la población de Sirte para según su propia declaración, “matar de hambre a la ciudad” con la ayuda de la OTAN – un crimen de guerra grave.

Las palabras no pueden describir la injusticia que se lleva a cabo en Libia, el nivel de duplicidad con el cual esta injusticia es realizada y el saqueo flagrante al cual el país está sometido por los miembros de la OTAN, facilitado por un personaje recientemente elegido, que es desde hace décadas un siervo de los intereses occidentales y que ahora pasa a ser “primer ministro interino.”

O Poder Horizontal do Estado

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
13 de julho de 2011

Quantos liberais, libertários, conservadores e anarquistas, para citar alguns, não gostam dos resultados derivados de ter um Estado fora de controle? Seria interessante a realização de uma pesquisa para descobrir exatamente. No entanto, uma pesquisa não é necessária a menos que você seja um fã de estatísticas ou matemática, para saber que a maioria das pessoas estão insatisfeitas com o atual estado das coisas. Prova de que o envolvimento do governo pode fazer mais mal do que bem está em todos os aspectos da vida. Mas não é o governo ou o Estado responsável por esses resultados, é o povo que apóia os Estados ou governos que têm a culpa.

Embora a estrutura e o poder do governo são vistos como construídos em forma de pirâmide, a verdade é que o governo ou o Estado é construído na horizontal. O governo é composto por pessoas que dão apoio jurídico e moral de existir, assim essas mesmas pessoas são responsáveis pelo que o Estado ou o governo faz ou não faz. Portanto, todas as coisas que se originam no Estado, boas ou más, são o resultado directo do apoio dado pelas pessoas ao que conhecemos como o governo ou o Estado.

O problema é que muitas pessoas não sabem ou não entendem isso. As pessoas se queixam sobre o estado atual das coisas, sem perceber que eles são os culpados pela miséria que estão experimentando. Outras pessoas percebem, mas são muito hipócritas ou têm medo de fazer algo sobre isso. Eles não falam contra o Estado, porque têm medo da rejeição social. Aqueles que temem vao ficar feliz em saber que o problema do abuso e as acoes fora do controle do Estado é resolvido com ações, não palavras. Por quê? Porque a linguagem é tão frágil que pode ser manipulada em muitas formas para dizer o que qualquer pessoa quiser. É quase impossível injetar uma dose de senso comum em qualquer pessoa que tenha sido previamente doutrinada, e todos nós somos doutrinados a algum grau. No entanto, se trabalhamos em algo que é visto como ruim ou abusivo, os outros vão ver por si mesmos o que queremos dizer, porque nossas ações fazem mais sentido do que o que eles acharam real durante as suas vidas.

Despertar as pessoas para agir e mudar o atual estado das coisas é uma tarefa impossível se você só usa as palavras. A razão para isto é que a cultura está tão profundamente enraizada em suas mentes, que a realidade do povo não é nada mais do que aquilo que a cultura lhes diz que é. Nada mais. É claro que a cultura não “ensina” a realidade ou a verdade às pessoas, mas dá uma mistura de meias-verdades e mentiras.

 Como fazer, por exemplo, as pessoas entenderem que enquanto os nazistas mataram 6 milhões de judeus diretamente e indiretamente um total de 40 milhões de pessoas, há outra entidade que já matou quase sete vezes mais pessoas do que os nazistas. Pode vir como uma surpresa para muitos que durante a era contemporanea, os Estados são responsáveis pela morte de pelo menos 262 milhões de pessoas. Isso é um fato que a cultura não vai contar a ninguém.

Por exemplo, em nossa “realidade” criada pela cultura, o problema é o terrorismo, mas ao invés de atacar as causas profundas do terrorismo, o Estado trata os seus cidadãos como criminosos. De repente, todo mundo é culpado até que se prove inocente e todo mundo está sujeito a esta forma de pensar. Nós revisamos os sapatos em aeroportos para resolver o problema do terrorismo, a cultura nos diz. Damos ao Estado uma foto do nosso corpo nu (em scanners de corpo inteiro), como forma de resolver o terrorismo, dizem-nos os meios de comunicação.

Enquanto isso, os terroristas, os verdadeiros terroristas, que operam os scanners nos aeroportos, que mataram pelo menos um milhão de pessoas no Iraque, que apoiaram a limpeza étnica na Bósnia, agora fazem a mesma coisa na Líbia, Paquistão, Iêmen e Síria, gracas a complacência do povo.

Pessoas apoiam o Estado porque é a forma como foram educados. Dependendo de onde você mora, o sistema de ensino doutrina a obedecer e adorar o Estado. Junto com a doutrinação está o papel que a cultura desempenha na vida das pessoas. A cultura reforça a paradigmas que foram criados para que tudo fique como sempre. Os seres humanos foram doutrinados a aceitar e exigir uma explicação da realidade que nunca deve mudar: que o Estado, qualquer Estado, tem nossos melhores interesses em mente. É por isso, por exemplo, que todos pagam impostos de propriedade pelo resto de suas vidas, apesar de que já pagaram esse imposto quando compraram a propriedade. É por isso que “escolhem” os seus representantes de ambos dois partidos politicos principais, e acreditam que o sistema lhes dá uma opção. É por isso que todo mundo obedece as leis criadas pelo Estado, embora este não obedece. Isto é porque as leis são para os escravos, e não os proprietários. E adivinhem? Os proprietários também são seres humanos como eu e você, não importa o quanto eles adoram ver-se como seres superiores.

O problema com a “realidade” criada pela cultura e que porque ela é objetivamente falsa, você precisa de um apoio contínuo para torná-la credível. É exatamente como “diga uma mentira mil vezes e ela vai se tornar verdade”. Isso é o que a cultura faz. Pessoas que acreditam no sistema de paradigmas impostos por engenheiros sociais, paradoxalmente, exigem reforço constante para eles poder acreditar que uma coisa é verdade. Por exemplo, as pessoas foram ensinadas que a Primeira Guerra Mundial foi travada em prol da democracia, ou que o governo veio depois da Grande Depressão para salvar a todos, ou que a Segunda Guerra Mundial veio para salvar o capitalismo, ou que os bancos centrais existem para controlar as forças terríveis que os mercados livres geram e que são falhas e perigosas. O problema com todas essas realidades falsas e que muitos de acham que são reais, é nosso futuro e o futuro de nossos filhos e filhas serão determinados por decisões tomadas por pessoas que acreditam que essas falsas verdades.

Isto é porque todos pensam que o Estado ou o governo existe para corrigir tudo o que está errado e, portanto, não há nada a temer. Deste tipo de pensamento originou-se o Estado Baba. Uma vez que os indivíduos não são capazes de gerir suas próprias vidas, isso é o que temos sido ensinados, há um Estado que coloca a porca no parafuso solto, uma entidade que nos dá tudo o que precisamos. O que as pessoas não percebem é que esta entidade, se permitido, também vai tirar tudo o que é distribuído pelo poder investido nele. Porque a realidade é criada e reforçada pela cultura gira em torno de pontos de vista de dependência coletivista, e que o Estado tornou-se o problema que é hoje. Embora a evidência mostra que esta entidade, a qual todos supostamente devemos tudo o que temos, destruiu tudo que tocou, o nível de doutrinação do povo é tão grande que não só não lhes permite ver essa destruição, mas também automaticamente direciona-los a buscar reforços de sua falsa realidade.

Da educação para até a economia, da política externa até os serviços sociais, o Estado tem destruído tudo. Intencionalmente, é claro. É precisamente porque a evidência derrota os paradigmas falsos que a cultura quer impor, as pessoas continuamente pedem seus reforcos diários, semanais e mensais da falsa “realidade”. É por isso que os engenheiros sociais criaram e mantem coisas como o New York Times, CNN, Dancing with the Stars e American Idol, de modo que os escravos obtenham a sua pílula azul quando precisem e não ameaçem deixar a fazenda onde eles são explorados a cada dia de suas vidas. A pílula azul mantém o Estado horizontal, o que as pessoas vêem como uma pirâmide hierárquica, mas realmente é tão plano quanto uma prancha de surf. Esta distinção pequena é o que separa os seres humanos de liberdade verdadeira, e de acabar com o controle do Estado.

A chave para libertar-se dos abusos do Estado encontra-se na capacidade de reconhecer é esta estrutura hotizontal a que faz com que o Estado seja tão perversamente bem-sucedido. De fato, a força do Estado não vem de si mesmo, mas de seus familiares, vizinhos, amigos, colegas de trabalho, etc; em outras palavras, a população escrava a qual você e eu pertencemos. Os escravos apoiam este sistema devido a uma série de razões. Primeiro, porque eles foram ensinados a fazer isso. Segundo, porque eles se beneficiam diretamente de alguma bugiganga criada pelo Estado e não querem perdê-la. Terceiro, eles não querem que os outros os superem sejam mais bem sucedidos. Quarto, porque o colapso do sistema significa um estado de realidade com o qual não podem lidar. É ignorância, falta de humildade e, acima de tudo, a doutrinação da maioria, que os impede de tomar a pílula vermelha e abrir os olhos para o mundo real. Em vez disso, os escravos do Estado garantem a sobrevivência da pirâmide atacando a minoria que se destina a alertá-los para a mentira em que vivem. É a aceitação voluntária da falsa realidade a razão que a maioria das pessoas vivem no ambiente que permite que o Estado cresca fora de controle. Enquanto a maioria das pessoas perdem tempo com tribalismos esportivos, racismo, inveja e adequação cultural, seus co-escravos nos níveis meios asseguram-se de que os engenheiros sociais terao um Estado que vai continuar a crescer mais forte.

A natureza horizontal do Estado e como ela é usada pelos engenheiros sociais para manter a maioria das pessoas cegas e complacentes é o que explica a possibilidade de que algumas centenas de pessoas possam governar bilhões. Seria impossível de outra forma. Mas é precisamente a natureza horizontal que apresenta as pessoas com a oportunidade de quebrar as cadeias do Estado antes de ele tournar-se maior e mais cruel. É mesmo possível, eu diria não só reduzir o tamanho do governo, mas também fazer com que este trabalhe para as pessoas, como a maioria de nós acreditamos que deveria ter sido sempre. Mudança neste sentido não é fácil, no entanto. Ela exige honestidade de quem quer “consertar as coisas”. Se o sucesso da corrupção do Estado é baseada no apoio moral e material recebido pelos próprios escravos, é a retirada desse apoio o que vai acabar com nossa escravidão.

Se você pagar seus impostos de propriedade a cada ano, porque teme que o Estado virá a invadir sua casa e levá-lo para a cadeia, você é um escravo do estado, e cada vez que você paga seus impostos você é um torcedor do Estado e como tal o seu cúmplice em todos os seus atos. Se você arquiva faz a sua declaracao de impostos e, assim, legitima os poderes do Estado para cobrar impostos sobre suas rendas, a qual e a razao que você existe aos olhos do Estado, então você é cúmplice do Estado. Se você odeia a guerra, mas vota por políticos que permitem o financiamento de invasões e assassinatos no exterior, você é cúmplice na invasão e os assassinatos. Se você não gosta de corrupção e ineficiência burocrática, mas você optar por continuar votando por co-escravos que fazem negócios escuros debaixo da mesa ou atrás de portas fechadas, você é cúmplice do Estado.

No entanto, se voce é honesto consigo mesmo e tem um pouco de coragem para despertar os seus co-escravos, as coisas começaram a mudar. Mas lembre-se, a mudança não é através de palavras ou o uso da linguagem, mas virá através da ação. Se o sucesso das ações imorais do Estado ocorrem pelo apoio que recebe, a retirada desse apoio o libertará das correntes que o prendem ao Estado. Você não pode lutar contra a cultura dominante com a palavra falada, porque a cultura é especialista no uso da linguagem para controlar a sociedade. Porque os controladores e seus cúmplices não podem lidar com a verdade, manipulam a linguagem para enganar, e ninguém é melhor do que eles. Eles são imbatíveis. É por isso que para destruir a cultura da mentira e da falsa realidade as pessoas devem usar as ações, não palavras. Fazendo o que pregamos é o que vai nos tirar da fazenda humana em que vivemos, onde nós ordenham até a última gota todos os dias da nossa vida.

Lembre-se que os partidários do Estado e estatismo aprovam o uso da violência contra aqueles que se atrevem a questionar a sua existência. Ou seja, você pode ser preso, encarcerado, torturado e estuprado se mostra oposocao ao Estado. Mas, pode você ser amigo ou conhecido de alguém que apóia a guerra, os impostos estaduais, corrupção e violência contra você mesmo? Será que você não é cúmplice em suas ações e, portanto, cúmplice do Estado? Eu não sei você, mas eu não vou ter nada a ver com alguém que tem a audácia imoral e covardia de me atacar por dizer a verdade no lugar de atacar aqueles que matam milhões de pessoas, roubar nossas pensões, que nos alimentam com tóxicos e nos enferman com seus produtos farmacêuticos.

Se um ser humano, supostamente livre, não pode falar e pagar o preço de ser condenado ao ostracismo por seus colegas em troca da liberdade real, então não há esperança de liberdade. Se estamos com medo de ser alvos porque vivemos por nossas próprias leis e rejeitamos aquelas que a cultura e o Estado impoem, então não merecemos ser livres.

 

El Poder Horizontal del Estado

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
13 de julio 2011

¿A cuántos liberales, libertarios, conservadores y anarquistas, por citar algunos, no les gustan los resultados que se derivan de tener un Estado fuera de control? Sería interesante realizar una encuesta y saber exactamente. Sin embargo, una encuesta no es necesaria, a menos que usted sea un aficionado a la estadística o de las matemáticas, para enterarse de que la mayoría de la gente está insatisfecha con el actual estado de las cosas. La prueba de que la participación del gobierno puede hacer más daño que bien está en todos los aspectos de la vida. Pero no es el gobierno o el Estado el responsable de estos resultados, es la gente que apoya a los Estados o gobiernos quienes cargan con la culpa.

Aunque la estructura y poder del gobierno son vistos como construidos en forma piramidal, la verdad es que el gobierno o el Estado se construye horizontalmente. El gobierno está compuesto por las personas que le dan el apoyo legal y moral de existir, por lo que esas mismas personas son responsables de lo que el Estado o el gobierno hace o deja de hacer. Por lo tanto, todas las cosas que se originan en el Estado, buenas o malas, son el resultado directo del apoyo dado por las personas a lo que conocemos como el gobierno o el Estado.

El problema es que muchas personas no conocen o no entienden esto. La gente se queja sobre el estado actual de las cosas sin darse cuenta de que ellos son los culpables de la miseria que están experimentando. Otras personas se dan cuenta, pero son demasiado hipócritas o miedosas de hacer algo al respecto. Ellos no hablan en su contra porque temen el rechazo social. Aquellos que temen se alegrarán de saber que el problema de un Estado abusivo y fuera de control se resuelve con acciones, no palabras. ¿Por qué? Porque el lenguaje es tan frágil que se puede doblar en todo tipo de maneras para decir lo que se quiere. Es casi imposible inyectar una dosis de sentido común en cualquier persona que haya sido previamente adoctrinada, y todos nosotros somos en cierto grado adoctrinados. Sin embargo, si se actúa sobre algo que es visto como malo o abusivo, los demás verán, por sí mismos, lo que queremos decir, porque nuestras acciones tienen más sentido que lo que han pensado que es real durante toda su vida.

Despertar a la gente para que actúen para cambiar el actual estado de cosas es una tarea imposible si sólo se usan las palabras. La razón de esto, es que la cultura se ha arraigado tan profundamente en sus mentes, que la realidad de la gente no es otra cosa que lo que la cultura les dice que es. Nada más. Es muy claro que la cultura no “enseña” la realidad o la verdad a las personas, sino que les da una mezcla de verdades a medias y mentiras abiertas. ¿Cómo hacer entender a las personas que aunque los nazis mataron directamente 6 millones de judíos e indirectamente a un total de 40 millones de personas, hay otra entidad que ha matado a casi siete veces más seres humanos que los nazis. Puede venir como una sorpresa para muchos que en los tiempos modernos los Estados o los gobiernos son responsables de la muerte de al menos 262 millones de personas. Eso es un hecho que la cultura no le dice a nadie.

Por ejemplo, en nuestra ‘realidad’ creada por la cultura, el problema es el terrorismo, pero en lugar de abordar las causas profundas del terrorismo, el Estado trata a sus jefes -los ciudadanos- como delincuentes. De repente, todo el mundo es culpable hasta que demuestre lo contrario y todo el mundo se somete a esta forma de pensar. Se revisan los zapatos en los aeropuertos para resolver el problema del terrorismo, la cultura nos dice. Se da al Estado una foto de su cuerpo desnudo (en los escáneres de cuerpo entero) como forma de solucionar el terrorismo, nos dicen los medios de comunicación.

Mientras tanto, los terroristas, los verdaderos terroristas, que operan los escáneres en los aeropuertos, los que mataron al menos a un millón de personas en Irak, que apoyan la limpieza racial en Bosnia y que ahora la impulsan en Libia, Pakistán, Yemen y Siria usan la complacencia de la gente para continuar haciendo lo mismo.

Las personas apoyan al Estado porque es la forma en que fueron educados. Dependiendo de donde usted vive, el sistema educativo les ha enseñado a obedecer y hasta a adorar al Estado. Junto con el adoctrinamiento se encuentra el papel que juega la cultura en la vida de las personas. La cultura refuerza los paradigmas que se han criado para que todo siga como hasta ahora. Los seres humanos fueron adoctrinados para aceptar y exigir una explicación de la realidad que nunca debe cambiar, y es que el Estado, cualquier Estado, tiene nuestros mejores intereses en mente. Es por eso que todos ‘debemos’ pagar impuestos sobre nuestras propiedades por el resto de nuestras vidas, a pesar de que los lo pagamos al comprar dichas propiedades. Es por eso que ‘elegimos’ a nuestros representantes a partir de dos partidos mayoritarios y creemos que el sistema nos da una opción. Es por eso que todos obedecen las leyes creadas por el Estado, aunque este mismo no las obedezca. Esto sucede porque las leyes son para los esclavos, no para los dueños. Y ¿adivinen qué? Los dueños también son seres humanos como usted y yo, no importa lo mucho que les gusta verse a sí mismos como seres superiores.

El problema con la ‘realidad’ creada por la cultura es que debido a que es objetivamente falsa, necesita el apoyo continuo para que sea creíble. Es exactamente igual que “decir una mentira mil veces y se convertirá en verdad”. Eso es lo que la cultura hace. Las personas que creen en el sistema de los paradigmas impuestos por los ingenieros sociales, paradójicamente, requieren un refuerzo constante de lo que creen es la verdad. Así, por ejemplo, a las personas se les ha enseñado que la Primera Guerra Mundial se luchó por el bien de la democracia, o que el gobierno vino después de la Gran Depresión para salvar a todos, o que la Segunda Guerra Mundial sucedió para salvar al Capitalismo, o que los bancos centrales existen para controlar las fuerzas terribles que hacen que el libre mercado imperfecto y peligroso. El problema con todas estas realidades falsas, que para muchos de nosotros son reales, es que nuestro futuro y el futuro de nuestros hijos e hijas estará determinado por las decisiones tomadas por personas que creen estas falsas verdades.

Esto es así porque todo el mundo piensa que el Estado o el gobierno existe para arreglar todo lo que está mal y por lo tanto no hay nada que temer. Allí mismo se origina del Estado Niñera. Dado que los individuos no son capaces de manejar sus propias vidas, eso es lo que nos han enseñado, siempre habrá un Estado para poner la tuerca en el tornillo que se soltó, una entidad que nos dé todo lo que necesitamos. Lo que la gente no se da cuenta, es que esa misma entidad, si lo permiten, también les quitará todo lo que se repartieron por el poder investido en él. Es porque la realidad creada y reforzada por la cultura gira en torno a puntos de vista de dependencia colectivista, que el Estado se ha convertido en el inconveniente que es hoy. Aunque la evidencia muestra que esta entidad a la que todos supuestamente le debemos todo lo que tenemos ha destruido todo lo que ha tocado, el nivel de adoctrinamiento de las personas es tan alto, que no sólo no les permite ver tal destrucción, sino que también les dirige automáticamente a buscar más refuerzos de su falsa realidad.

Desde la educación a la economía, de la política exterior a los servicios sociales, el Estado tiene todo destrozado. Intencionalmente, por cierto. Es precisamente porque la evidencia derrota los falsos paradigmas que la cultura quiere imponer, que la gente continuamente vuelve para pedir su dosis diaria, semanal y mensual de la falsa ‘realidad’. Es por ello que los ingenieros sociales se aseguraron de que exista un New York Times, CNN, Dancing with the Stars y American Idol, de modo que los esclavos obtengan su pastilla azul cuando la necesiten y no amenacen con salir de la finca en donde son explotados cada día de sus vidas. La píldora azul los mantiene dentro del Estado horizontal, que ellos ven como una pirámide jerárquica, pero que en realidad es tan plana como tabla de surf. Esa pequeña distinción es lo que separa a los seres humanos de ser libres, verdaderamente libres, y de poner fin al control del Estado.

La clave para liberarte de los abusos del Estado reside en la capacidad de reconocer que el Estado hará lo que le permiten hacer y que es su estructura horizontal lo que lo hace tan malvadamente exitoso. De hecho, la fuerza del Estado no proviene de sí mismo, sino en la de sus familiares, vecinos, amigos, compañeros de trabajo, compañeros de clase, etc. En otras palabras, la población esclava a la que usted y yo pertenecemos. Los propios esclavos apoyan este sistema para una serie de razones. Primero, porque se les enseñó a hacer eso. Dos, porque se benefician directamente de alguna baratija creada por el Estado y no quieren perderla. Tres, porque no quieren que otros los superen y sean más exitosos. Cuatro, debido a que el colapso del sistema significa un estado de realidad al que no pueden hacer frente. Es la ignorancia, la falta de humildad y, sobre todo, el adoctrinamiento de la mayoría, que les impide tomar la píldora roja y abrir los ojos al mundo real. En cambio, los esclavos garantizar la supervivencia del Estado piramidal mirando y atacando a la minoría que tiene la intención de alertarlos sobre la mentira que vivimos. Es la aceptación voluntaria de la falsa realidad la razón por la que la mayor parte de personas viven en el ambiente en el cual se permite al Estado crecer fuera de control. Mientras la mayoría de la gente pierda el tiempo en tribalismos deportivos, el racismo, la envidia y la adecuación cultural, sus compañeros de esclavitud en los niveles medios aseguran a los ingenieros sociales que el Estado seguirá creciendo fuerte.

El carácter horizontal del Estado y la forma en que es utilizado por los controladores para mantener la mayoría de las personas ciegas y complacientes es lo que explica la posibilidad de que unos pocos cientos de personas gobiernen sobre miles de millones. Sería imposible de otra manera. Pero es precisamente su propia naturaleza horizontal la que presenta a la gente la oportunidad de romper las cadenas del Estado y evitar que se haga más grande y más malo. Es posible, incluso, diría yo, no sólo para disminuir el tamaño del Estado, sino también hacer que funcione para la gente, como la mayoría de nosotros creemos que debería haber sido siempre. Cambio en este sentido no es fácil, sin embargo. Se requiere honestidad de parte de aquellos que quieren “arreglar las cosas”. Si el éxito de la corrupción Estatal se basa en el apoyo moral y material que recibe de los propios esclavos, es la retirada de dicho apoyo lo que va a poner fin a nuestra esclavitud.

Si usted paga sus impuestos a la propiedad cada año, ya que teme que el Estado vendrá a asaltar su casa y le llevará a la cárcel, usted es un esclavo del Estado, y cada vez que paga sus impuestos usted es un defensor del Estado y como tal su cómplice en todas sus fechorías. Si usted presenta su declaración de impuestos y de esta manera legitima los poderes del Estado para cobrarle impuestos sobre la renta, que es la razón por la cual usted existe, en los ojos del Estado, entonces usted es un cómplice del Estado. Si no le gustan las guerras, pero vota por políticos que permiten el financiamiento de las invasiones y asesinatos en el extranjero, usted es un cómplice de la invasión y el asesinato. Si no le gusta la corrupción o la ineficiencia de la burocracia, pero usted elige esclavos que continuarán haciendo negocios oscuros debajo de la mesa o a puerta cerrada, usted es un cómplice del Estado.

Sin embargo, en el momento en que sea honesto consigo mismo y tenga un poco de coraje para despertar a su compañeros de esclavitud, ese será el momento en que las cosas comenzarán a cambiar. Pero recuerde, el cambio no será a través de palabras o el uso del lenguaje, sino que vendrá a través de la acción. Si el éxito de las acciones inmorales del Estado se basan en el apoyo que le dan, su retiro de ese apoyo es también lo que le libera de las cadenas que le unen a él. No se puede luchar contra la cultura dominante con la palabra hablada porque la cultura es experta usando el lenguaje para controlar la sociedad. Debido a que los controladores y sus cómplices no pueden manipular la verdad, manipulan el lenguaje para engañar, y nadie es mejor en eso. Ellos son inmejorables. Es por eso que para poner fin a la cultura popular y la falsa realidad, las personas deben utilizar las acciones, no las palabras. Es haciendo lo que predicamos lo que nos va a sacar de la enorme granja humana en que vivimos y en el que nos ordeñan hasta la última gota todos los días de nuestras vidas.

Recuerde que el Estado y los que apoyan el estatismo también aprueban el uso de la violencia contra aquellos que se atreven a cuestionar su existencia. Es decir, usted puede ser arrestado, encarcelado, torturado y violado si se opone al Estado. Pero, se puede ser amigo o conocido de una persona que apoya la guerra, los impuestos estatales, la corrupción y la violencia contra sí mismo? ¿No sería usted cómplice de sus acciones y por lo tanto, un cómplice del Estado? Yo no se usted, pero no voy a tener nada que ver con alguien que tiene la audacia inmoral y la cobardía de atacarme por decir la verdad en vez de oponerse a los que matan millones de personas, robar nuestras pensiones, nos alimentan con tóxicos y nos enferman con sus productos farmacéuticos.

Si un ser humano, supuestamente libre, no puede decir lo que piensa y pagar el precio de ser condenado al ostracismo por sus semejantes a cambio de la libertad real, entonces, no hay esperanza de tener libertad. Si tenemos miedo de ser señalados porque vivimos por nuestras propias normas y rechazamos aquellas que la cultura y el Estado imponen, entonces no merecemos ser libres.