Las Agendas detrás del evento noticioso Bin Laden

Paul Craig Roberts
05 de mayo 2011
Adaptación Luis Miranda

La historia del gobierno estadounidense sobre Bin Laden historia fue tan mal diseñada, que no duró 48 horas antes de ser modificada de manera fundamental. De hecho, la nueva historia dada el martes por la Casa Blanca, tiene poco que ver con la historia original de la noche del domingo. El feroz tiroteo no ocurrió. Osama bin Laden no se ocultaba detrás de una mujer. De hecho, Bin Laden, dijo la Casa Blanca, “no estaba armado”.

La historia del tiroteo fue inmediatamente sospechosa porque ni un solo NAVY SEAL tiene un rasguño, a pesar de estar en contra de Al Qaeda, descrita por el ex jefe del Pentágono, Donald Rumsfeld como “los más peligrosos, mejor entrenados, feroces asesinos sobre la faz de la tierra.”

Cada detalle de la historia original ha sido cambiado. No era la esposa de bin Laden que fue asesinada por los NAVY SEALS, pero la esposa de un ayudante. No era el hijo de Bin Laden, Khalid, quien fue asesinado por los NAVY SEALS, pero el hijo de Hamza.

Carney culpó el cambio en la historia debido a “fog of war” o niebla de guerra. Pero no hubo tiroteo, entonces que produjo la “niebla de guerra”?

La Casa Blanca también ha tenido que abandonar la historia que el presidente Obama y su equipo de seguridad nacional, habían visto momentos tensos mientras se desarrollaron los acontecimientos en tiempo real (a pesar de que la Casa Blanca publicó fotos). Si Obama estaba viendo el evento como ocurrió, se habría dado cuenta, es de esperar, que no había combate y, por tanto, no le hubiera dicho al público que Bin Laden murió en un tiroteo. Otra de las razones por las que la historia tuvo que ser abandonada, es que si el evento fue grabado en video, todos los servicios de noticias en el mundo estarían pidiendo el video, pero si el evento fue organizado teatro, no habría ningún vídeo.

No se ha explicado por qué un desarmado bin Laden, en ausencia de un tiroteo, fue asesinado con un tiro en la cabeza. Para aquellos que creen que la historia del gobierno de que “matamos a bin Laden”, la operación sólo puede aparecer como la más chapucera operación de la historia. ¿Qué tipo de incompetencia se necesita para matar, sin sentido y sin necesidad, al terrorista más valioso del planeta?

De acuerdo con el gobierno de los EE.UU., los movimientos terroristas del mundo operaban a través de bin Laden “, el autor intelectual.”Gracias a un disparo de un NAVY SEAL se destruyó la información terrorista más valiosa del planeta. Tal vez el NAVY SEAL pensaba que él podría poner una muesca en su arma y presumir por el resto de su vida de ser el hombre que mató a Osama bin Laden, el hombre más peligroso del planeta.

Cuando una historia tan fundamental como la muerte de Bin Laden no puede durar 48 horas sin tener “discrepancias” que requieren alteraciones fundamentales en la historia, hay motivos para sospechar, además de las sospechas que surgen de la ausencia de un cuerpo muerto, de la ausencia de pruebas de que Bin Laden murió en el ataque o que un ataque incluso se llevó a cabo. Todo el episodio podría ser sólo otro evento como el evento 04 de agosto 1964, el Golfo de Tonkin que nunca sucedió, pero sucedió en el lanzamiento de una guerra abierta contra Vietnam del Norte a un costo enorme para los estadounidenses y vietnamitas y enormes beneficios para el Complejo Militar Industrial.
No hay duda de que los EE.UU. es lo suficientemente incompetente que innecesariamente habría matado a bin Laden en lugar de capturarlo. Pero, ¿quién puede creer que los EE.UU. rápidamente desechó las pruebas de que Bin Laden había sido asesinado? La historia del gobierno no es creíble pues el gobierno desecho la prueba de su éxito en el océano, pero tiene algunas fotos que podrían ser publicadas algún día.

Como un lector lo puso en un correo electrónico: “Lo que es realmente alarmante es el descuido cada vez más arrogante de estas mentiras, como si el gobierno ha llegado a estar tan profunda confiado en su capacidad para engañar a la gente que no hace prácticamente ningún esfuerzo por aparecer creíble . ”

Los gobiernos han sabido desde el principio de los tiempos que siempre se puede engañar a los ciudadanos y sujetos con la carta del patriotismo. “Recuerdan el Maine”, el “Golfo de Tonkin”, “armas de destrucción masiva”, “el incendio del Reichstag” – los acontecimientos por etapas y las pruebas falsas son infinitas. Si los americanos conocíeran los antecedentes, no serían tan crédulos.

La verdadera cuestión que tenemos ante nosotros es: ¿qué agenda o agendas promueven la “muerte de Bin Laden”?

Hay muchas respuestas a esta pregunta. Muchos se han dado cuenta de que Obama se enfrenta a la reelección con índices de aprobación muy bajos. ¿Hay alguien sorprendido de que la encuesta del New York Times / CBS revela un fuerte aumento de la aprobación popular de Obama después de la incursión contra bin Laden? El New York Times informó, “el resplandor de orgullo nacional por encima de la política partidista, como apoyo para el presidente aumentó significativamente entre los republicanos y los independientes. En total, 57 por ciento dijo que ahora aprobaba el trabajo del presidente, frente al 46 por ciento anterior”.

En Washington, creo, un aumento de 24% en el índice de aprobación justifica un evento organizado.

Otra posibilidad es que Obama se dio cuenta de que el déficit presupuestario y el rescate del dólar del colapso exigía el final de la guerra afgana y la costosa ocupación, así como la guerra que se desborda en Pakistán. Dado que el propósito de la guerra era capturar a Bin Laden, el éxito en este objetivo permite a los EE.UU. retirarse, sin pérdida de orgullo, por lo que es posible reducir el déficit presupuestario de EE.UU. por varios cientos de millones de dólares anuales – una manera fácil de tener un importante recorte del gasto.

Si este es el orden del día, entonces mejor para él. Sin embargo, si se trataba de la agenda de Obama, el Complejo Militar Industrial se hubiera movido con rapidez en su contra. El Director de la CIA, Leon Panetta, abrió la puerta a los ataques de falsa bandera para sostener la guerra, declarando que Al Qaeda podría vengarse por matar a bin Laden. La secretaria de Estado Hillary Clinton declaró que el éxito en matar a bin Laden justifica la guerra cada vez más. Seguridad Nacional declaró que la muerte de Bin Laden motiva “a los extremistas violentos” en la realización de atentados terroristas. “Extremistas violentos” es un término indefinido, pero este hombre del saco de nueva creación parece incluir los ecologistas y los manifestantes que se oponen a la guerra. Es “sospechoso”, que el término incluye a cualquiera que el gobierno quiera censurar.

Varias partes del gobierno rápidamente aprovecharon el éxito en matar a bin Laden para defender y promover sus propias agendas, como la tortura. A los estadounidenses se les dijo que Bin Laden se encontró como resultado de información obtenida de la tortura de detenidos en Europa del Este, donde la CIA tiene prisiones secretas.
Esta lista de posibles agendas está lejos de ser completa, pero para aquellos que son capaces de ser escépticos y que tienen pensamiento independiente, puede servir como punto de partida. Las agendas detrás del “teatro” se revelan con el paso del tiempo. Todo lo que se tiene que hacer es prestar atención y darse cuenta de que la mayor parte de lo que se oye desde los medios de comunicación está diseñado para promover las agendas.

El Dr. Paul Craig Roberts es el padre de Reaganomics y el ex jefe de la política en el Departamento del Tesoro. Es columnista y anteriormente fue editora de The Wall Street Journal. Su último libro, “Cómo la economía se perdió: La Guerra de los Mundos”, detalla por qué Estados Unidos se está desintegrando.

Gobierno de Estados Unidos: Históricamente Patológicamente Mentiroso

¿Se puede creer alguna cosa que sale de la boca de cualquier funcionario del gobierno de EE.UU.? Sólo un público crédulo podría.

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Mayo 2, 2011

Este artículo sería un artículo de opinión si no fuera porque hay tantas pruebas de que el gobierno de Estados Unidos ha mentido históricamente para construir el Imperio que ahora está colapsando. No es necesario justificar por qué hay tanta gente que no confía en nada de lo que dice el gobierno norteamericano, porque la historia es testigo fiel que los gobiernos mienten cuando tienen que hacerlo, usan el miedo cuando sus mentiras no funcionan, y el asesinato cuando el miedo ya no es eficaz.

Ayer domingo, el presidente Barack Obama interrumpió la programación regular de la televisión para anunciar la muerte de Osama Bin Laden, el fantasma que había escapado de las agencias de inteligencia militares durante una década. Obama no sólo tomó crédito por la muerte de Bin Laden, sino que también habló con arrogancia como si tuviéramos que tomar su palabra como verdadera. El anuncio se produjo en un momento sospechosamente conveniente, justo cuando Obama lo necesitaba más, pues su popularidad es la más baja desde que inició como presidente.

Así que la pregunta es, ¿podemos creerle al gobierno de los Estados Unidos? Sólo el público crédulo y podría. Sólo la minoría que aún cree que el gobierno es bueno, honesto y directo con el pueblo tiene el coraje de creer cualquier versión oficial de los hechos. Sólo los hombres y mujeres que tienen miedo de aprender los hechos y que dependen de los medios de comunicación tradicionales podrían.

El resto de nosotros sabemos mejor. El resto de nosotros, la mayoría, sabemos que cuando el gobierno controla la información que ve la luz, no hay ninguna posibilidad de esperar la verdad. Cuando el gobierno es el juez, jurado y verdugo, como sucede a menudo, no hay lugar para la confianza.

Las mentiras del gobierno norteamericano abundan y han manchado la historia por décadas. Desde el Golfo de Tonkín a la Bahía de Cochinos. De la excusa de las armas de destrucción masiva, a Al-CIA-eda. De Bin Laden a la guerra contra el terrorismo.

Un país y un gobierno que permite que su presidente (John F. Kennedy) sea asesinado en plena luz del día por el bien de la construcción del imperio no tiene credibilidad.

Un gobierno que lleva a cabo ataques de falsa bandera (Gulfo de Tonkin) sobre sus propias tropas para llevar al país a la guerra no tiene credibilidad.

Un gobierno que crea el boogie-men (Bin Laden) para aterrorizar a su propio pueblo y el mundo, no tiene ninguna credibilidad.

Un gobierno que asesina a un millón de personas (Iraq 1991 y Iraq 2003) en un solo país durante dos guerras, no tiene credibilidad.

Un gobierno que conduce experimentos con sus propios ciudadanos (Tuskegee) y los de otros países (Guatemala), no tiene credibilidad.

Un gobierno que invade países por razones humanitarias, mientras que bombardea a los ciudadanos con uranio, no tiene credibilidad.

Un gobierno que dice que mató al supuesto jefe de una organización terrorista que es de su propia creación, aunque no presenten ninguna prueba de ello, no tiene credibilidad.

Un gobierno que invita terroristas a cenar en el Pentágono mientras los acusa de ser terroristas, no tiene credibilidad.

Un gobierno que opera en secreto, mientras espía a todo el mundo, no tiene credibilidad.

Nada menos que ver el cuerpo de Osama Bin Laden y llevar a cabo un análisis forense independiente sería suficientes prueba para que cualquier persona en su sano juicio pueda creer el anuncio de Estados Unidos que capturó y mató a Bin Laden. Desafortunadamente, el gobierno de Estados Unidos convenientemente se despojó de su cuerpo de modo que nadie puede saber si fue él o no -al igual que lo hizo con los escombros de las Torres Gemelas- y solamente ha presentado una foto doctorada con Photoshop para que el público crea que realmente fue asesinado. Un gobierno que ha mentido a lo largo de toda su historia quiere que creamos lo que tiene que decir con respecto a la captura y asesinato del hombre más buscado del siglo 21, aunque este nunca fue incluído en la lista de los más buscados del FBI? Yo no lo creo!

“La palabra ‘secreto’ es repugnante en una sociedad libre y abierta, y somos como un pueblo por sí e históricamente opuestos a las sociedades secretas, a juramentos secretos y procedimientos secretos. Hemos decidido hace mucho tiempo que los peligros de tener ‘secretos’ de manera excesiva e injustificada superan con creces los peligros que se citan para justificarla. Incluso hoy en día, existe poco valor para oponerse a la amenaza de una sociedad cerrada al imitar sus restricciones arbitrarias. Incluso hoy en día, hay poco valor en asegurar la supervivencia de nuestra nación si nuestras tradiciones no sobreviven con ella. Y hay un grave peligro que aquellos que dicen que tener ‘secretos’ es una necesidad se apoderen de la información y la censuren y la oculten. No tengo la intención de permitir que esto se escape de mi control. Y ningún funcionario de mi administración, ya sea su rango alto o bajo, civil o militar, debe interpretar mis palabras aquí esta noche como una excusa para censurar las noticias, para reprimir la disidencia, para encubrir nuestros errores o de ocultar a la prensa y la públicos los hechos que merecen saber. “

– John F. Kennedy