CIA utiliza Redes Sociales para Publicar Propaganda

RT
Abril 18, 2011
Adaptación Luis R. Miranda

Wayne Madsen ha escrito acerca de las agencias de inteligencia en Estados Unidos por décadas, después de ser oficial naval y convertirse en la periodista, especializado en periodismo de investigación.

En el pasado ha escrito sobre el programa carnívoro del FBI para vigilar Internet, pero ahora, dice, el gobierno no solo está espiando lo que hacemos en línea, sino que además está utilizando la web, para decirnos como hacerlo.

El uso de medios de comunicación con fines propagandísticos y para realizar operaciones psicológicas no es nada nuevo para la CIA, dice Madsen. Cita la década de 1960 con la estación de radio pirata Swan, como un ejemplo del intento del gobierno de Estados Unidos para influir “discretamente” al público hace más de 50 años, transmitiendo mensajes a favor de la invasión de la Bahía de Cochinos. Ahora, dice Madsen, el gobierno está usando Twitter y Facebook para comunicar sus mensajes, pero no está claro siendo tan claro en la forma en que lo está haciendo.

Lo que está ocurriendo hoy en día, dice Madsen, es sólo el ejemplo más reciente de las operaciones psicológicas perpetradas por el gobierno para influir al público. Madsen confirma que los mensajes en línea identificados como grupos de oposición al los gobiernos en el exterior son en realidad frentes norteamericanos y no de Libia, y sus vecinos, por ejemplo, lo cual es lo que nos quieren hacer creer a través de sus mensajes en Twitter.

“Creo que los EE.UU. está, probablemente, detrás de estos mensajes de Twitter. No sabemos si provienen de Libia “, dice. Madsen sugiere incluso que los mensajes de microblogging fácilmente podrían construirse a partir de bases militares en Estados Unidos por funcionarios libios gringos de origen libio que no han sido afectados por la guerra y que no han sido descubiertos por los rebeldes or el gobierno.

Madsen señala que la disponibilidad de Internet en Libia apenas ha saturado el país, con sólo cinco por ciento de la población con acceso a la web. Tendría sentido, entonces, que los tweets, blogs y actualizaciones relatando el drama de África del Norte están siendo orquestadas por el gobierno de EE.UU. como un medio de hacer que su mensaje sea escuchado, incluso si se hace por medios subrepticios.

Si bien estas acciones podrían poner en peligro la ética de la CIA, la organización ha sido astuta antes de su uso de la web. La Agencia planta historias en los periódicos extranjeros, que luego se recogen en el extranjero y, desde allí, de manera indirecta son relanzados por los medios de EE.UU..

Madsen también cita las relaciones entre el gobierno de los EE.UU. y gigantescas corporaciones tecnológicas de comunicación, tales como AT&T y Google (fundado por el Pentágono), como un hecho muy conocido para quienes investigan las acciones que los gobiernos y las corporaciones llevan a cabo conjuntamente.

Independientemente de si la CIA está secretamente lanzando estos tweets, Madsen dice que la participación de EE.UU. y la OTAN en Libia ha llevado la situación a un punto muerto y por lo tanto este es un programa de propaganda que ha fallado miserablemente.