Prueba de ADN no es concluyente en caso Bin Laden

Análisis de ADN solo puede determinar que la persona muerta es uno de los muchos hijos del padre de Osama Bin Laden, pero no que era Osama Bin Laden.

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
03 de mayo 2011

Stephen Quake, profesor del Instituto de Física Aplicada y de bioingeniería en la Universidad de Stanford, dice que, dado el hecho que el gobierno no probablemente no tenía el ADN de Bin Laden antes de su supuesta captura, funcionarios forenses sólo pueden contar con un solo elemento de al tratar de probar su identidad: el ADN de un hermano. A pesar de que esto definitivamente ayudaría a establecer una relación entre Bin Laden y sus familiares, no es prueba suficiente cuando se trata de absolutamente comprobar que la persona asesinada en Islamabad era Bin Laden.

Votos de censura se han escuchado en todo el mundo después de que Barack Obama, afirmó que Estados Unidos había encontrado a Bin Laden y que soldados le habían disparado en la cabeza. El gobierno de los Estados Unidos, entonces procedió a decir que el cuerpo había sido enterrado 24 horas después del incidente, como se acostumbra en las prácticas islámicas. Sin embargo, los eruditos egipcios han negado este hecho y han dicho que muy por el contrario, los entierros hechos en el mar están en contradicción con las leyes islámicas. “Se trata de un humillante desprecio por la norma práctica musulmana de colocar el cuerpo en una tumba con la cabeza apuntando hacia la ciudad santa de Meca.” Esta declaración coincide con testimonios anteriores de que Bin Laden ha estado muerto por un periódo de por lo menos 9 años, y según las costumbres Islámicas, enterrado como se ha descrito por los estudiosos.

Prueba de ADN

“No es una ciencia exacta. El ADN se utilizó para demostrar que Thomas Jefferson estaba relacionado con los descendientes de su antigua esclava, Sally Hemings. En este caso el cromosoma Y, que se transmite con muy poco cambio de padres a hijos durante generaciones, se utilizó. Pero todo lo que el ADN indicó fue que los descendientes del tío paterno de Jefferson tenían el mismo cromosoma Y como los descendientes de la línea de Eston Hemings, el hijo menor de Sally Hemings. La investigación nunca podría haber apuntado a Jefferson individualmente con total exactitud “. – National Journal

La falta de evidencia ha aumentado las llamadas de los lectores y varios medios de comunicación alternativa para que el gobierno de Estados Unidos muestre prueba fidedigna de que era Osama Bin Laden quien fue muerto a tiros en un complejo habitacional en Islamabad el fín de semana pasado. Las únicas supuestas pruebas llegaron en forma de fotos falsas que han sido “retocadas” con software de edición de imágenes. Era una vieja foto de Bin Laden a la que el “doctor” había añadido la sangre, las cicatrices y de la que se había quitado el turbante de Osama.

Esta publicación ha exigido una prueba concluyente de que Bin Laden fue el hombre que murió en Islamabad el fin de semana, mientras que los principales medios de comunicación solo se han postrado ante Barack Obama y el gobierno de EE.UU. en una interminable alabanza por la operación militar que se supone que terminó en el asesinato de un de los hombres más difíciles de encontrar de la historia. Lo que el gobierno no ha dejado de hacer, es instigar el miedo en el público con el aumento gradual de seguridad en los aeropuertos, estaciones de tren y puntos de referencia importantes alrededor de los Estados Unidos, alegando que un ataque puede ser inminente. Al igual que en el caso de la muerte de Bin Laden, Estados Unidos no ha mostrado ninguna prueba de ello.

Retracciones

No ha tomado mucho tiempo antes de que el gobierno saliera a corregir la información errónea difundida por sus propios funcionarios. La Casa Blanca corrigió rápidamente su relato de cómo la operación se llevó a cabo en primer lugar. A pesar de que los altos funcionarios de EE.UU. dijeron que Osama tenía armas y que las había utilizado durante la lucha contra los norteamericanos, esa versión ha sido “corregida” en las últimas horas. El Asesor Adjunto de Seguridad Nacional, John Brennan, dijo que Bin Laden participó en la lucha junto con otros residentes de Abbottabad, Pakistán, y que esta lucha se prolongó durante unos 40 minutos. “Él [bin Laden] fue acorralado y participo en un tiroteo con los que entraron en la zona de la casa en la que se encontraba. Si él disparó algún tiro, yo francamente no lo sé”, dijo Brenan.

En una rueda de prensa del Pentágono a principios de ayer, un alto funcionario de defensa dijo que Bin Laden utilizó una mujer como escudo y disparó mientras la sostenía frente a él. “Estaba disparando a sus espaldas”, dijo el funcionario. Durante una segunda conferencia de prensa, fuera del alcance de las cámaras, otro alto funcionario de la Casa Blanca, dijo que Osama Bin Laden no tenía un arma cuando fue baleado por el equipo de asalto de EE.UU. al entrar en su recinto. En otra reunión de información para las cámaras de televisión, otro funcionario de la Casa Blanca dijo: “No estoy al tanto de él tuviera un arma. Lo más importante es el equipo que entró en esa habitación encontró resistencia y tomó las medidas adecuadas”, afirmó..

Teniendo en cuenta este esquema de él dijo, ella dijo, la Casa Blanca evitó la tentación de hacer más declaraciones sobre la supuesta resistencia de Bin Laden o cualquier otro detalle sobre la operación. Anteriormente, un funcionario había dicho que Bin Laden había recibido dos disparos. Uno de los disparos, según él, fue en la cabeza, y otro en el pecho.

“La esposa de un tipo diferente fue asesinado”, dijo un funcionario a los periodistas el lunes por la noche. Agregó que la esposa de Osama había sido “herido pero no muerta.”

Gobierno de Estados Unidos: Históricamente Patológicamente Mentiroso

¿Se puede creer alguna cosa que sale de la boca de cualquier funcionario del gobierno de EE.UU.? Sólo un público crédulo podría.

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Mayo 2, 2011

Este artículo sería un artículo de opinión si no fuera porque hay tantas pruebas de que el gobierno de Estados Unidos ha mentido históricamente para construir el Imperio que ahora está colapsando. No es necesario justificar por qué hay tanta gente que no confía en nada de lo que dice el gobierno norteamericano, porque la historia es testigo fiel que los gobiernos mienten cuando tienen que hacerlo, usan el miedo cuando sus mentiras no funcionan, y el asesinato cuando el miedo ya no es eficaz.

Ayer domingo, el presidente Barack Obama interrumpió la programación regular de la televisión para anunciar la muerte de Osama Bin Laden, el fantasma que había escapado de las agencias de inteligencia militares durante una década. Obama no sólo tomó crédito por la muerte de Bin Laden, sino que también habló con arrogancia como si tuviéramos que tomar su palabra como verdadera. El anuncio se produjo en un momento sospechosamente conveniente, justo cuando Obama lo necesitaba más, pues su popularidad es la más baja desde que inició como presidente.

Así que la pregunta es, ¿podemos creerle al gobierno de los Estados Unidos? Sólo el público crédulo y podría. Sólo la minoría que aún cree que el gobierno es bueno, honesto y directo con el pueblo tiene el coraje de creer cualquier versión oficial de los hechos. Sólo los hombres y mujeres que tienen miedo de aprender los hechos y que dependen de los medios de comunicación tradicionales podrían.

El resto de nosotros sabemos mejor. El resto de nosotros, la mayoría, sabemos que cuando el gobierno controla la información que ve la luz, no hay ninguna posibilidad de esperar la verdad. Cuando el gobierno es el juez, jurado y verdugo, como sucede a menudo, no hay lugar para la confianza.

Las mentiras del gobierno norteamericano abundan y han manchado la historia por décadas. Desde el Golfo de Tonkín a la Bahía de Cochinos. De la excusa de las armas de destrucción masiva, a Al-CIA-eda. De Bin Laden a la guerra contra el terrorismo.

Un país y un gobierno que permite que su presidente (John F. Kennedy) sea asesinado en plena luz del día por el bien de la construcción del imperio no tiene credibilidad.

Un gobierno que lleva a cabo ataques de falsa bandera (Gulfo de Tonkin) sobre sus propias tropas para llevar al país a la guerra no tiene credibilidad.

Un gobierno que crea el boogie-men (Bin Laden) para aterrorizar a su propio pueblo y el mundo, no tiene ninguna credibilidad.

Un gobierno que asesina a un millón de personas (Iraq 1991 y Iraq 2003) en un solo país durante dos guerras, no tiene credibilidad.

Un gobierno que conduce experimentos con sus propios ciudadanos (Tuskegee) y los de otros países (Guatemala), no tiene credibilidad.

Un gobierno que invade países por razones humanitarias, mientras que bombardea a los ciudadanos con uranio, no tiene credibilidad.

Un gobierno que dice que mató al supuesto jefe de una organización terrorista que es de su propia creación, aunque no presenten ninguna prueba de ello, no tiene credibilidad.

Un gobierno que invita terroristas a cenar en el Pentágono mientras los acusa de ser terroristas, no tiene credibilidad.

Un gobierno que opera en secreto, mientras espía a todo el mundo, no tiene credibilidad.

Nada menos que ver el cuerpo de Osama Bin Laden y llevar a cabo un análisis forense independiente sería suficientes prueba para que cualquier persona en su sano juicio pueda creer el anuncio de Estados Unidos que capturó y mató a Bin Laden. Desafortunadamente, el gobierno de Estados Unidos convenientemente se despojó de su cuerpo de modo que nadie puede saber si fue él o no -al igual que lo hizo con los escombros de las Torres Gemelas- y solamente ha presentado una foto doctorada con Photoshop para que el público crea que realmente fue asesinado. Un gobierno que ha mentido a lo largo de toda su historia quiere que creamos lo que tiene que decir con respecto a la captura y asesinato del hombre más buscado del siglo 21, aunque este nunca fue incluído en la lista de los más buscados del FBI? Yo no lo creo!

“La palabra ‘secreto’ es repugnante en una sociedad libre y abierta, y somos como un pueblo por sí e históricamente opuestos a las sociedades secretas, a juramentos secretos y procedimientos secretos. Hemos decidido hace mucho tiempo que los peligros de tener ‘secretos’ de manera excesiva e injustificada superan con creces los peligros que se citan para justificarla. Incluso hoy en día, existe poco valor para oponerse a la amenaza de una sociedad cerrada al imitar sus restricciones arbitrarias. Incluso hoy en día, hay poco valor en asegurar la supervivencia de nuestra nación si nuestras tradiciones no sobreviven con ella. Y hay un grave peligro que aquellos que dicen que tener ‘secretos’ es una necesidad se apoderen de la información y la censuren y la oculten. No tengo la intención de permitir que esto se escape de mi control. Y ningún funcionario de mi administración, ya sea su rango alto o bajo, civil o militar, debe interpretar mis palabras aquí esta noche como una excusa para censurar las noticias, para reprimir la disidencia, para encubrir nuestros errores o de ocultar a la prensa y la públicos los hechos que merecen saber. “

– John F. Kennedy