La Herencia de la Medicina Moderna: Enfermedades Incurables

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
20 de febrero 2012

La naturaleza siempre encuentra una manera de evolucionar y sobrevivir. ¿Qué podría estar pensando un ser humano, cuando un producto farmacéutico se crea con el fin de “erradicar” a un virus o una bacteria? Los seres humanos no saben lo suficiente sobre los microorganismos, cómo viven o se adaptan a ambientes adversos para afirmar que un tratamiento ha sido encontrado o que existe una cura universal. No es la búsqueda de una solución para mantenernos a todos libres de la enfermedad lo que está mal, sino la arrogancia de los llamados expertos y científicos para afirmar que la solución final se ha encontrado. El campo de la medicina ha evolucionado durante el tiempo que ha existido, y sigue haciéndolo hoy en día. No existen tratamientos finales, no hay cura sin defectos. La humanidad evoluciona y mejora, y también lo hacen los virus y bacterias.

Uno de los pecados más peligrosos de la medicina moderna y los que la practican es asumir que sus descubrimientos y los beneficios que creen que vienen con ellos de alguna manera van a terminar con todo el dolor y el sufrimiento. La naturaleza demuestra que se equivocan una y otra vez.

El último ejemplo de lo que yo llamo la locura médica es el aumento de las enfermedades intratables e incurables. Así como las malas hierbas han encontrado una manera de sobrevivir al ataque de los herbicidas y han creado mecanismos para sobrevivir, los virus y las bacterias absorben el impacto de los antibióticos y evolucionan a través de generaciones, para tornarse no sólo intratable, pero en muchos casos incurables.

En el Reino Unido, nuevas bacterias y virus resultan ser resistentes a las medicinas tradicionales y ahora representan una amenaza mayor que la presentada por el SIDA o el virus que causa una pandemia de gripe. La bacteria E. Coli es un ejemplo del tipo de amenaza que está yendose de las manos. Infección por E coli se está convirtiendo en una enfermedad que es imposible de tratar. Según el profesor Peter Hawkey, del grupo de trabajo gubernamental sobre resistencia a los antibióticos, el aumento lento pero constante del número de bacterias que se están convirtiendo en intratables hasta el momento causa la muerte de 25.000 personas al año en la Unión Europea.

Sin embargo, las infecciones y muertes debido a las enfermedades incurables e intratables no se limitan al continente europeo. La amenaza de una bacteria o un virus incurable que se extienda por todo un continente o el mundo entero no sería un evento poco común. De hecho, la presencia de la bacteria E. coli en la sangre de pacientes subió 30 por ciento. De acuerdo con informes oficiales, el número de personas que fueron víctimas de las infecciones bacterianas se elevó de 18.000 a 25.000 en tan sólo cuatro años. El porcentaje de microorganismos resistentes a los antibióticos fue de 1 por ciento a 10 por ciento en tan sólo 11 años.

“Sólo uno de cada 20 de las infecciones con E. coli es una bacteriemia, por lo que los datos anteriores son sólo la punta de un iceberg sobre los casos de personas infectadas”, dice un informe elaborado por el Profesor Hawkey y su grupo de estudio.

Mientras tanto, las compañías farmacéuticas que una vez vieron el desarrollo de los antibióticos como una gran oportunidad para llenar sus bolsillos con dinero ahora no ven ningún incentivo para continuar o iniciar una nueva investigación sobre la mejora de los medicamentos que pueden ayudar a disminuir los efectos de lo que parecen ser microorganismos inmunes . No es comercialmente interesante para grandes potencias farmacéuticas seguir invirtiendo tiempo y dinero en los medicamentos que los pacientes toman por pocos días, y que serán obsoletos en cuestión de años. Es más rentable diseñar fármacos que los pacientes seguirán usando durante décadas.

Al igual que ocurre con la gripe aviar y la gripe porcina, E. Coli suele afectar a personas de edad avanzada y personas con problemas de salud crónicos, las cuales son dos de las poblaciones más vulnerables. La gente en estos dos grupos por lo general no mueren a causa del ataque viral o bacterian, pero debido a las complicaciones médicas que aumentan por el uso de antibióticos que hace que los ataques de los vírus y las bactérias sean implacable. E. coli presenta una amenaza aún mayor que el SARM, Staphylococcus aureus resistent meticilina, que es causada por una cepa de estafilococo resistente a los antibióticos.

Mientras los tratamientos con antibióticos se vuelven ineficaces para el tratamiento de E. coli y las infecciones por SARM, la necesidad de utilizar medicamentos más fuertes es más evidente. Sin embargo, la línea actual de tratamientos con antibióticos está llegando al límite. El uso de carbapenems, que son la última línea disponible. Y la resistencia a estos antibióticos ya está surgiendo. “En los últimos dos o tres años hemos visto [organismos] desarrollando resistencia a los medicamentos carbapenémicos, el nivel más alto en los tratamientos con antibióticos que es más citado como el instrumento de último recurso cuando se trata de infecciones virales o bacterianas. A finales de 2011, el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades citó varias bacterias como causantes del envenenamiento de la sangre. Entre ellas la K. pneumoniae resistente a los carbapenémicos en algunos países.

Según el ECDC, el número de bacterias resistentes a los carbapenémicos ha aumentado del 7 por ciento al 15 por ciento.

Justo como lo hemos hecho los humanos, los microorganismos tales como bacterias y virus han encontrado históricamente formas de superar las amenazas naturales para sobrevivir. En el caso de las bacterias, sin embargo, su evolución no se mide en décadas o siglos. Sus procesos reproductivos y evolutivos se producen más rápido que en los seres humanos y pueden adaptarse a los ambientes hostiles en cuestión de meses o años. La evolución y la adaptación de las formas de vida tales como las bacterias es tan simple como se explica en cualquier clase de ciencias de la escuela primaria. Aunque muchas bacterias o virus pueden ser destruidas por los antibióticos, algunos de ellos siempre van a sobrevivir y los miembros supervivientes va a modificar su estructura genética para crear una resistencia a los antibióticos. Las bacterias tienen la ventaja frente a los antibióticos es que su capacidad para sobrevivir y adaptarse es casi infinita, mientras que el número de combinaciones de antibióticos utilizados para combatirlos es limitado.

Dicho en términos simples, la medicina moderna ha creado una solución temporal para un problema eterno, y ahora, las compañías farmacéuticas se quedaron sin iniciativa, sin ideas y sin ciencia para continuar la lucha. Al parecer, los microorganismos han ganado la última batalla. Me gustaría saber qué hubiera pasado si los seres humanos se hubieran ocupado de las infecciones causadas por bacterias de la misma forma en que las bactérias progresan contra los antibióticos. ¿Qué pasa si en lugar de crear nuevas cepas mortales de la gripe H5N1, los científicos hubieran usado su tiempo intentando entender que los seres humanos son sólo una pequeña parte de la naturaleza, no sus creadores.