Acabar con monedas reserva y el control financiero centralizado

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | 21 SEPTIEMBRE 2012

Durante muchos años, los Estados Unidos ha disfrutado de una ventaja injusta con respecto al resto del mundo: casi todo el comercio internacional se realiza en dólares estadounidenses. Tanto amigos como enemigos de los EE.UU. han tenido que comprar materias primas, partes, productos terminados, pagar aranceles y tasas de cambio en dólares debido a que el mundo aceptó la moneda estadounidense como un instrumento fuertemente posicionado respaldado por el poderío económico y militar de ese país norteamericano.

El resultado de tener una moneda de reserva, tanto para los EE.UU. como para el resto del mundo es claro: los estadounidenses han disfrutado de décadas de abundancia, en gran parte porque casi todo lo que es necesario para vivir se ha comprado y pagado en dólares estadounidenses. Desde el petróleo hasta los alimentos básicos, los países y las empresas utilizan el dólar de EE.UU. para completar transacciones comerciales.

Pero la abundancia de los estadounidenses no fue la única consecuencia — u objetivo, dependiendo de cómo se vea. Debido a que el dólar de EE.UU. fue la moneda de reserva del mundo, su valor se mantuvo artificialmente alto. Personas, empresas y otros países compraron dólares para usarlos en sus actividades diarias, tales como gastos de viaje, intercambio de divisas en transacciones de pequeños y grandes volúmenes.

El valor de la moneda, especialmente una ‘fiat’ como lo es el dólar de EE.UU., es artificial, ya que después de que el banco central decide imprimir dinero más allá de lo que un país produce — PIB — con el fin de promover una economía basada en la deuda, es sólo una cuestión de tiempo antes de que las ruedas del camión se aflojen. En el caso de los Estados Unidos, tres de las cuatro ruedas ya han caído. La moneda de EE.UU. ha sido hiper-inflado de forma controlada desde la creación de la Reserva Federal, que es el mismo sistema de poder centralizado utilizado en casi todos los países, no importa si es desarrollado, en desarrollo o subdesarrollados.

Hoy en día, el valor del dólar, el euro, el peso o el real no representan la capacidad de un país para producir, innovar y vender productos en los mercados locales, regionales e internacionales a través de acuerdos bilaterales o multilaterales. El valor de las monedas es fijado por las instituciones bancarias y luego libremente manipulado por los mercados artificialmente administrados, y no por el verdadero capitalismo de libre mercado.

El tipo de “contrato comercial” que ayudó a los EE.UU. a establece su moneda como “moneda de reserva mundial” y que proporcionó la ventaja injusta frente a sus socios comerciales y competidores está llegando a su fin. El surgimiento de China como uno de los mayores productores — a través de procedimientos y normas cuestionables por decir lo menos — junto con la posición económica débil de Estados Unidos en el escenario mundial, ha llevado a los países a buscar formas alternativas de completar transacciones comerciales que hacen no utilizar dólares estadounidenses.

Aquellos que compiten con Estados Unidos, especialmente los que prestan dinero al país, se dieron cuenta de que Estados Unidos probablemente irá a la banca rota debido a los niveles de deuda que tiene, lo que abonado a una moneda devaluada que no valdrá mucho, les ha hecho utilizar sus propias monedas en lugar del dólar de EE.UU..

Por ejemplo, China y Rusia han cerrado varios acuerdos para realizar transacciones comerciales en sus propias monedas, en lugar de usar  dólares. Los chinos y los rusos, al parecer, se enteraron de que mediante el uso del yuan y el rublo, no están solamente valorizando sus monedas, pero también evitan pagar el “impuesto de dólar”, o el costo de tener que comprar y vender en dólares estadounidenses, lo que les había mantenido en una situación de desventaja competitiva frente a su rival comercial y militar.

La devaluación del dólar debido a la manipulación bancaria llevada a cabo por la Reserva Federal o el debilitamiento de la moneda en los mercados internacionales, es una mala noticia para el pueblo estadounidense, ya que significa que si el dólar no puede mantener su estatus de moneda reserva, todo va a ser más caro para ellos: materias primas, alimentos, energía, tipos de interés, etc, pero peor que todo eso es que la demanda de dólares estadounidenses en el mundo se reducirá significativamente, lo que en sí mismo hará que el dólar sea menos atractivo para comercializar bienes y servicios.

La pérdida de valor de la moneda estadounidense también agravará otro problema: la deuda de EE.UU.. El país ha sido durante mucho tiempo la mejor nación deudora del mundo, porque sus prestamistas pensaron que al tener la moneda reserva del mundo les garantizaría que los préstamos serían pagados en su totalidad. Pero ahora, la realidad muestra lo contrario.

La caída del dólar de su pedestal de  “moneda reserva mundial” también hará que sea más caro para EE.UU. pagar su deuda actual, así como la deuda que en la que va a incurrir en los próximos años y décadas. Cuanto más débil es el dólar, más caro se vuelve para los EE.UU. pagar sus deudas. Este escenario se ve ahora en España, Grecia, Italia y Portugal, que han entregado su soberanía a las instituciones bancarias extranjeras a cambio de “rescates financieros”.

Aunque la sabiduría popular sugiere que el endeudamiento de EE.UU. con China sería la peor situación posible mientras que el dólar declina, en realidad hay un escenario peor y este no incluye a China. El prestamista principal de EE.UU. no es más China, sino el Sistema Bancario Centralizado, representado por la Reserva Federal, una institución privada que vela por los intereses de un consorcio bancario internacional con sede en el extranjero, no en los Estados Unidos.

La mafia bancaria continuará prestando voluntariamente a los EE.UU. porque toda la deuda creada por la Reserva Federal en nombre de los Estados Unidos y su pueblo siempre tiene una manera de ser pagada. Los Estados Unidos, al igual que muchos otros países en el mundo hipoteca la vida de las personas presentes y futuras cobrándoles impuestos hasta el día de su muerte para pagar intereses sobre la creciente deuda.

Esta “confianza” que las instituciones bancarias tienen en los Estados Unidos y otras naciones sólo puede romperse si el dólar falla como la moneda reserva mundial. Es por eso que los banqueros europeos han creado monedas paralelas como el euro, el cual también pretenden colapsar el fin de establecer una especie de forma electrónica de comercio.

Al mismo tiempo, y mientras sea posible, individuos poderosos que han hecho sus fortunas a través de prácticas engañosas, como George Soros, así como otros gobiernos, han comenzado una carrera para deshacerse de sus reservas en dólares — un hecho que también debilita la moneda norteamericana — para invertir en oro, metales raros plata y otros instrumentos valiosos. La venta de fondos en dólares a otras monedas, metales preciosos o materias primas amenaza con acelerar la caída de la moneda reserva mundial aún más, como sucede con cualquier otro producto que deja de ser consumido.

La caída del dólar ha envalentonado a países como China para considerar seriamente dejar que su moneda fluctúe libremente en el mercado abierto. Esta práctica está programada para comenzar en 2015 y continuará hasta el año 2017. Los chinos apuestan a que en 2015 el dólar va a estar lo suficientemente para no poder competir directamente con el Yuan.

Pero en un mundo financiero donde casi todo es falso, no hay ninguna razón para creer que el gobierno de Estados Unidos o las instituciones bancarias que su gobierno representa no se van a plantear una manera de ralentizar o detener el colapso de su moneda. Muchos expertos financieros esperan lo contrario, sin embargo. Algunos de ellos incluso creen que el colapso del dólar va a pasar en algún momento entre el invierno de 2012 y la primavera de 2013.

Si hay una cosa que el mundo ha aprendido que naciones independientes que establecen acuerdos comerciales de manera bilateral o multilateral, están en mejor situación que aquellas que son prisioneras de una moneda común con un sistema de poder financiero centralizado. La única razón por la que el mundo está dominado por una moneda común y las llamadas Uniones Políticas y Comerciales, es porque esos esquemas facilitan controles monopólicos, que es lo que la mafia bancaria internacional busca tener.

El euro es un claro ejemplo de cómo un monopólio funciona perfectamente cuando un grupo de oligarcas tiene la intención de crear economías artificialmente para luego colapsarlas y así consolidar poder. Para los miembros de esa oligarquía el sistema funciona muy bien. Para el resto de nosotros, es mejor acabar con monedas reserva que proporcionan ventajas injustas, así como el poder centralizado que sólo rinde beneficios para la élite anglo-sajóna.

The Real Agenda permite la reproducción del contenido original publicado en el sitio SOLAMENTE a través de las herramientas proporcionadas al final de cada artículo. Por favor NO COPIE contenido de nuestro sitio para redistribuirlo o enviarlo por correo electrónico a menos que usted pida y reciba permiso por escrito. Si el permiso es dado, el artículo debe ser reproducido EXACTAMENTE como aparece en nuestro sitio.

“Somos absolutamente esclavos de los bancos centrales”

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | 17 JULIO, 2012

No ha sido un secreto durante mucho tiempo, pero muy pocas veces los espectadores ven o escuchan a los invitados a principales medios de comunicación no sólo aceptar el hecho de que todos somos esclavos que trabajan para los banqueros centrales, pero también admitirlo con énfasis en la televisión nacional de Estados Unidos. En una reciente entrevista en la CNBC, uno de los co-anfitriones preguntó si la situación económica y financiera actual era simplemente el resultado de políticas de gobernanza mundial, y si los bancos centrales verdaderamente están a cargo de todo. ¿No somos todos, vivirmos y morimos por lo que los bancos centrales hacen? Uno de los invitados, Jim Iuorio, dijo que tal escenario es exactamente lo que estamos viviendo. “Para responder a tu pregunta, somos absolutamente esclavos de los bancos centrales”, dijo Iuorio.

Vea el clip completo a continuación:

No hay necesidad de que los principales medios de comunicación lo admitan o muestren pruebas de tal escenario. Tal vez el más claro ejemplo que muestra cómo los banqueros centrales tienen el control total, es que ellos ordenaron a los gobiernos en América del Norte y Europa “rescatar” a los bancos que estaban cerca de la bancarrota debido a sus tenencias de productos financieros tóxicos. Incluso los bancos que no necesitaban ser rescatados fueron obligados a aceptar la ayuda financiera de manera que casi todas las instituciones bancárias estén encadenadas a los banqueros centrales de la Unión Europea y América del Norte.

La semana pasada, The Real Agenda informó sobre el estado actual de la planificación de la política monetaria en la zona euro, donde los bancos centrales ya están trabajando en una mayor consolidación del sistema financiero mundial. En el artículo del New Global Money Planned in Secret by the Elites, AmericanFreed.com explica cómo el sistema monetario del mundo se está formando ahora. Como fue  explicado en artículos anteriores, los banqueros centrales son adeptos a crear orden del caos y la crisis mundial actual no es la excepción. Las élites a cargo del sistema bancario están anticipando los resultados de sus políticas monetarias y financieras del siglo pasado, y ya han presentado planes para una moneda mundial. La moneda parece ser una cesta de monedas respaldadas por oro, que más tarde se convertirá en una moneda única.

Todos los expertos financieros coinciden en que el establecimiento de una moneda única no se producirá inmediatamente, pero sí en los próximos 5 a 15 años, dependiendo de cómo los banqueros centrales muevan sus planes de consolidación financiera de la zona euro y América del Norte. Las élites están contando con su actual “rescate” para ganar tiempo hasta que su sistema esté totalmente listo para manejar el gran colapso durante el cual presentarán el sistema monetario basado en una moneda única como la solución al caos que ellos mismos causaron. Las élites o los bancos centrales que quieren gobernar el mundo van a extender la agonía lo más posible con el fin de asentar su poder con tanta fuerza como sea posible antes de la gran implosión.

Los bancos centrales han tenido éxito en países a los que indujeron a una enorme deuda como una forma de salir de la situación actual de endeudamiento, un oxímoron, sin duda. España, un país al borde de caer por el precipicio financiero, anunció hace semanas su petición al Gobierno de Bruselas para rescatar su sistema bancario. El gobierno español negó hasta el último minuto que su petición de un rescate era de hecho un plan de rescate, sin embargo los más de $ 100 mil millones que se le dio a algunos de los mayores bancos de ese país, proviene del fondo europeo de rescate financiero creado bajo los auspicios del gobierno dirigido por Angela Merkel.

España concordó y firmó el memorando de entendimiento que el gobierno de Bruselas oficialmente recibió la semana pasada. La decisión de aceptar dinero del fondo europeo fue discutido el jueves y viernes durante una reunión que se llevó a cabo por parte de algunos líderes europeos. Entre las condiciones en que el rescate de los bancos españoles tuvo lugar, se incluyeron la longitud del préstamo, la tasa de interés, condiciones de pago y las sanciones en que incurrirán los que no paguen su deuda. Este último hecho es extraño, sin embargo, es otro ejemplo de cómo los bancos centrales controlan todos los gobiernos.

Los líderes europeos dicen que los bancos no pueden pedir un rescate financiero para sí mismos, que los países necesitan solicitar esos rescates, a pesar de que los bancos son sucursales de bancos centrales en toda Europa. Al mismo tiempo, los banqueros en el control de la zona euro también dicen que los gobiernos deben solicitar el dinero y el detalle de las condiciones bajo las cuales los bancos reciben los fondos, ya que a estos les está legalmente prohibido hacerlo. Por supuesto, que no es el caso. Este asunto se trata de los banqueros centrales europeos dictando las condiciones, determinando las tasas de interés de los contribuyentes europeos, no a los bancos — quienes tendrán que pagarlos intereses de la deuda por los próximos 25 o 30 años. Aunque los gobiernos solicitan el rescate de sus bancos, los bancos no son los que pagarán los intereses de la deuda. Esa carga es a propósito de puesta en las espaldas de la clase obrera europea.

Una visión aún más detallada de cómo los bancos centrales controlan el sistema financiero mundial provino de otro invitado del Informe Kudlow en CNBC, Jim LaCamp. “Los mercados están impulsados por la política, no por por las fuerzas del mercado, se dejan llevar por las proclamas de los bancos centrales.” En otras palabras, son las decisiones tomadas por tecnócratas no elegidos a cargo de las instituciones supranacionales financieras que operan en nombre de los bancos centrales y que asisten a sus peticiones, los que determinan cómo funcionan las economías. No se trata de la producción industrial, los mercados libres, directrices de gobiernos electos por los ciudadanos o de las propuestas dadas a estos gobiernos por parte de grupos sociales.

“En España, muchas personas dicen muchas cosas acerca de lo que hay que hacer”, dijo Iñigo Méndez de Vigo, Secretario de Estado de España para las Relaciones Europeas. Véase, sólo los banqueros deben dictar lo que se hace, no la gente, no la prensa, no los gobiernos. Según Méndez, Bruselas tiene que supervisar a España y los presupuestos de otras naciones, economías y políticas monetarias. “Tenemos que tomar decisiones a nivel europeo, en este momento”, añadió Méndez, durante una entrevista en TVE, la televisión financiada por el gobierno de España. “Tenemos que asegurar a la zona del euro que en España se toman en serio la búsqueda de una solución a este problema de la deuda.”

“Es importante no perder de vista las intenciones de esta solicitud de fondos”, dijo el primer ministro español, Mariano Rajoy, quien insiste en que el plan de rescate del sistema bancario español no es un rescate. Él lo ve positivo que el rescate sólo se aplicará a 3 bancos, pero se olvida de señalar que la suma de dinero — $ 100 millones de dólares — es lo que hace el rescate alarmante, no el número de bancos que están siendo rescatados. Bajo el actual modelo elegido por los bancos centrales, la adopción de programas basados en más creación de deuda para resolver el colapso causado por la deuda soberana, como se hizo en Grecia y España se repetirá en Francia, Portugal y el resto de Europa antes de trasladarse a América del Norte, donde la implosión financiera final se llevará a cabo.

¿Quién más va a admitir que los pueblos del mundo son en realidad esclavos del sistema financiero mundial controlado por los bancos centrales?

Bancos ya no pueden esconder el Colapso Económico

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | 20 MAYO 2012

Han pasado por lo menos cuatro años desde que inicio el actual colapso financiero. Ya en 2008, cuando la crisis ya estaba tomando forma, los bancos apoyados por las instituciones financieras internacionales como el FMI, el Banco Mundial, el Banco de Europa, el Banco de Inglaterra y la Reserva Federal de EE.UU. no dudaron en calmar los ánimos diciendo que los primeros signos de un colapso financiero mundial no eran nada de qué preocuparse. Todo era una tos leve, dijeron. Pero a medida que pasaba el tiempo, aquellos que advirtieron sobre la depresión económica fueron reivindicados. Las previsiones de una crisis local, regional y mundial fueron lamentablemente confirmadas.

Hoy, cuatro años después de que los bancos reconocieran la existencia de una “situación difícil” debido a la acumulación de la deuda soberana, hemos confirmado una y otra vez, que la amenaza de un colapso financiero mundial es mayor que nunca, y que es sólo una cuestión de tiempo antes de que más países se declaren en quiebra. La crisis no comenzó con Grecia, como muchos nos quieren hacer creer. No comenzó tampoco con Islandia. De hecho, Islandia hizo lo que tenía que hacer con el fin de limpiar su propia casa. El colapso comenzó desde el momento en que se les permitió a los banqueros jugarse las inversiones en productos financieros falsos que ellos inventaron para atraer a las naciones con la excusa de que tendrían  ganancias rápidas y fáciles.

Los signos de la crisis han sido tan alarmantes, que en las últimas semanas, las mismas entidades que una vez dijeron que no había crisis y que la economía comenzaría a recuperarse, comenzó a advertir que el mundo estaba al borde del precipicio. Su aceptación de lo inevitable no fue fácil. Sólo después de que la realidad hizo imposible ocultar el colapso financiero actual es que los banqueros tuvieron que salir y aceptar públicamente que su modelo de negocio basado en la deuda llegó a su fin. Sin embargo, esta aceptación no comenzó con un claro “es culpa nuestra”. En cambio, los banqueros trataron de culpar a los países por su manejo irresponsable de los ahorros y las inversiones que ellos mismos habían ayudado a llevar a cabo junto con sus cómplices políticos y burócratas que usaron el dinero de sus pueblos para ponerlo todo en una sola bolsa, la bolsa de la industria bancaria.

El colapso no habría sido posible sin la ayuda de los políticos cómplices que abrieron las puertas de sus países a las poderosas instituciones financieras mediante la desregulación de su actividad, permitiendo que los bancos de inversión se fusionaran con bancos de ahorros. Inmediatamente, los bancos ofrecieron productos financieros tóxicos en los que los países de todo el mundo invirtieron su dinero bajo la premisa de que su dinero sería devuelto rápido y multiplicado muchas veces.

Como sabemos ahora, en el caso de Grecia e Islandia, la desregulación solo trajo más deuda en lugar de una recuperación saludable. La diferencia es que Islandia decidió enfrentar su problema de la deuda de la manera correcta, liquidando de lo que tenía que ser liquidado en lugar de rescatar a sus bancos y otras instituciones que habían usado su dinero para comprar los credit default swaps. Grecia por su parte decidió aceptar las demandas de los banqueros y comenzó a aceptar la supuesta ayuda financiera proporcionada por otras naciones europeas. Como resultado, el país está en una coma financiero desde donde es probable que no se despierte a menos que abandone la zona del euro y vuelva a su antigua moneda; el dracma. La salida de Grecia del euro no sólo le permitirá empezar de cero, sino que también va a liberar al país de las cadenas que le han puesto los poderosos banqueros europeos que están en el comando del sistema de fraudulento del Euro. La única opción para que Grecia sobreviva es que rechace el pago de una deuda gigantesca incurrido ilegalmente la cual fue adquirida por los políticos corruptos en nombre de su pueblo, el cual no fue consultados al respecto. La mayor parte de esa deuda, como ocurrió en el caso de Islandia, no pertenece a los griegos, sino a los bancos.

Como se informó anteriormente, la gente ha comenzado a darse cuenta de que sus representantes los han defraudado y uno a uno han sido destituidos de su cargo. El ex Primer Ministro de Grecia fue revelado, Sarkozy, de Francia, también fue expulsado de la oficina y Angela Merkel tuvo pérdidas significativas en las últimas elecciones estatales en Alemania. Mientras tanto, en los Estados Unidos, el hombre que llegó con la palabra cambio escrita por todo el cuerpo, será cambiado en noviembre próximo. Todos los esfuerzos realizados por los banqueros para proporcionar un escenario optimista de la realidad ha fracasado porque la realidad ha mostrado el lado oscuro que no querían que la gente viera.

Los mercados de valores mundiales y el euro han caído en valor, pues las naciones se vuelven menos capaces de pagar su deuda. El rango de los bancos de toda la zona del euro siguen siendo degradados y las tasas de préstamos para países de la eurozona siguen subiendo ya que ninguna de las naciones son de confianza para pagar sus cuotas. Los intentos del presidente de Grecia para formar un nuevo gobierno que él llamó abiertamente a estar compuesto por tecnócratas, falló el martes pasado, y ahora serán necesarias nuevas elecciones. El rechazo por parte de los políticos griegos para formar un gobierno dirigido por su presidente llega en un momento en que el país es incapaz de pagar los intereses de su deuda y con ello la probabilidad de que Grecia abandone la zona euro se hace más real que antes.

Las condiciones inestables en la nación mediterránea han llevado a la gente a sacar su dinero de los bancos. En la última semana, los depositarios han retirado por lo menos 1 mil millones de los bancos de Grecia y la tendencia se espera que continúe. Mientras tanto, el Banco de Inglaterra ha reducido su pronóstico para el crecimiento económico de Gran Bretaña advirtiendo que la crisis de la deuda es la mayor amenaza para la recuperación financiera. De repente, las organizaciones que promovieron el endeudamiento ahora se están presentando como los altavoces de la verdad. En su anuncio, el Banco de Inglaterra dice que el crecimiento estará limitado a sólo el 1 por ciento, y no 1.2 por ciento que fue el número dado por el banco en un informe financiero anterior. El Banco de Inglaterra también redujo su estimación de crecimiento para el 2013. Ahora se establece en el 2 por ciento, en lugar de un 3 por ciento; una cifra dada por la entidad en febrero. Bancos en España tambien han sido rebajados en su confiabilidad y depositarios también decidieron sacar por lo menos 1 mil millones de dólares de sus cuentas.

Los efectos de la crisis financiera ha sido aumentados por la interconexión de la economía global, compuesta por bloques económicos, en lugar de Estados o Naciones independientes. Hoy en día, un estornudo en Italia causa gripe en toda la Unión Europea. Una medida proteccionista en Argentina tiene un impacto sobre todo el Mercosur. Otra tendencia que muestra el alcance de la actual crisis financiera es el movimiento de grandes cantidades de dinero en efectivo de un país a otro. Los inversores parecen confiar en Alemania más que en Grecia, ya que han apostado que allí sus activos estarían más seguros. La tasa de interés que Alemania debe pagar para pedir prestado dinero durante 10 años cayó al nivel más bajo en las primeras operaciones del miércoles, que es un reflejo de la creciente preocupación sobre la necesidad de Grecia de llevar a cabo las elecciones. “Las nuevas elecciones son arriesgadas, ya que podrían confirmar el apoyo de la población para los partidos contra la austeridad y llevar eventualmente a una salida de la zona euro”, dijo el estratega de bonos, Jean-François Robin a la AFP.

La última voz de alarma proviene del Presidente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, quien dijo que cuando se trata de Grecia, ella está preparada para cualquier cosa, y que ella cree que una salida griega de la zona del euro se debe hacer de una manera ordenada. Tanto Angela Merkel como el presidente de Grecia, Karolos Papoulias, han querido alarmar al público diciendo que la mayoría debe tomar la decisión correcta en las próximas elecciones, pues está en juego la “amenaza para nuestra existencia nacional”. De acuerdo con el diario UK Telegraph, las acciones del Reino Unido y la zona euro cayeron de nuevo esta semana. Los mercados de valores, como el Eurostoxx 600 cayó un 0,7 por ciento que es el nivel más bajo del año, el DAX de Alemania cayó un 0,8 por ciento y el Ibex de España se redujo un 1,6 por ciento. En Londres, el FTSE100 cayó un 0,5 por ciento. Estas son señales claras de que ni siquiera los bancos creen que una solución a la crisis griega surgirá, o que la recuperación económica sucederá pronto.

En otras partes de Europa, la situación es preocupante en España, por ejemplo, lo que acelera aún más el colapso del sistema del Euro. La tasa de los préstamos para los países deudores que son vistos como los prestatarios más arriesgados aumentó considerablemente esta semana. En España, la tasa de mercado en bonos a 10 años aumentó a 6,49 por ciento, exactamente 0,4 por encima de los niveles que los analistas consideran seguros para sostener en el largo plazo. A pesar de su decisión de rescatar un sinnúmero de bancos comerciales una vez más, España continúa su lucha por mantener la cabeza sobre el agua. Los bancos que el país está tratando de “rescatar” con sus inversiones pretenden esconder el financiamiento de sus pérdidas por préstamos al sector inmobiliario, que se derrumbó en 2008. Los medios locales informaron hoy que Moody ‘s, una entidad creada por los propios bancos, estaba dispuesta a reducir una vez más las calificaciones de algunos bancos españoles sólo un par de días después de haber cortado las calificaciones de 26 bancos italianos.

Italia, España y Portugal se dice que son los próximos países que se unirán a Grecia en el vagón de la quiebra financiera, un proceso que sólo se retrasará si los banqueros europeos deciden continuar con sus políticas de obligar a los países en los que están en completo control, de rescate a los bancos que invirtieron en productos financieros altamente tóxicos y efímeros. Este proceso continuará por el tiempo que los banqueros necesiten con el fin de consolidar aún más el poder en Europa y Estados Unidos. La implosión final se producirá después de que los bancos han absorbido a las naciones más grandes e importantes de la conflictiva zona de la Unión Europea, que originalmente está compuesta por 17 países. Después vendrá la adquisición del otro botín localizado en América del Norte.