Identificación Biométrica se Torna más Invasiva

Si usted cree que las huellas digitales o identificación con foto son ejemplos del uso invasivo de tecnología, espere hasta que usted lea esto.

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
20 de julio 2011

Si usted nunca ha visto el documental Shadow Government, sinceramente, lo recomiendo. Se detalla la información más reciente sobre el uso de la tecnología para crear un sistema de identificación global de proporciones bíblicas. En este sistema que se está construyendo mientras la gente se pregunta “¿por qué tengo que dar mis huellas digitales para obtener una licencia de conducir”, implementará el registro de todos y cada uno de los seres humanos. Sin excepciones.

La variedad de tecnologías disponibles para identificar eficazmente a alguien en el trabajo, en el gimnasio, en eventos públicos, en las casas de Corte e incluso en casa, es simplemente alucinante. Sin embargo, los productores y los compradores de estas herramientas de seguridad no paran de pensar en nuevas maneras de obtener los más jugosos contratos de empresas privadas o del gobierno.

El ejemplo más reciente de la tecnología de identificación invasiva es la identificación Bio-Sig-ID de la empresa Biometric Signature Inc. De acuerdo con la descripción del fabricante, BioSig-ID es una “tecnología multi-factor de Identidad”; el mejor de su clase. Esto le valió a la empresa la confianza de una gran variedad de organizaciones que va de sectores como la salud, los sistemas financieros y bancarios, la educación en línea, el cloud computing, la Casa Blanca y el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

El BioSig-ID es conocido por su capacidad de recopilar información, como los patrones de movimiento del ratón, la velocidad de escritura, los gestos del usuario y otras características personales para identificar plenamente a la persona que tiene la intención de acceder a la información o utilizar una pieza de equipo.

Biometric Signature anunció recientemente que recibió la aprobación de la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos para su última patente que se sumará a la gran colección de herramientas basadas en la tecnología de identificación. La tecnología BioSig-ID recoge los movimientos realizados con varios dispositivos como un ratón, las marcas de pantalla táctil, los dedos y los movimientos del cuerpo para crear un sistema biométrico de múltiples factores utilizado para propósitos de identificación.

La conveniencia es el nombre del juego

Como sucede a menudo, el uso de BioSig-ID, así como otras tecnologías invasivas, se presenta no como una amenaza a la privacidad, sino como una “manera conveniente de mantenerse a salvo”, o para mantener los datos y la información segura. En otros ejemplos de violaciónes de privacidad nos encontramos con la industria del entretenimiento, que logró la creación de productos como consolas de juegos de vídeo que graban los movimientos de los usuarios como una huella dactilar biométrica humana. Kinect, el dispositivo que está dentro de la Xbox de Microsoft, permite a los usuarios jugar con sólo mover sus cuerpos. “La consola detecta el movimiento y reconoce a las personas a través de una cámara y varios sensores instalados en el dispositivo.” ¿No es eso conveniente?

Junto con los video juegos están los infames escáneres de cuerpo entero, que se supone nos mantienen a salvo del terrorismo, pero que en cambio son una de las formas más invasivas que la tecnología ha creado. Los escáneres no sólo dan imágenes completas desnudas de los pasajeros que permiten que se viole su privacidad -hay una oportunidad de optar por no usarlos- sino que también bañan a los pasajeros con una dosis de radiación venenosa. Ver información sobre las cantidades de radiación de los escáneres aquí. Lea sobre la radiación de escáners de cuerpo completo “backscatter scanner” aquí. Aprenda acerca del flujo de radiación aquí.

Creando la necesidad de tecnologías de identificación invasiva

El éxito de tecnologías que promueven la identificación biométrica es tal gracias a la creación artificial de una necesidad, lo cual ha hecho que el consumo de esta herramienta haya aumentado exponencialmente en la última década. Esto no significa, sin embargo, que el uso de estas tecnologías es tan joven. Militares y contratistas de tecnología han estado trabajando en formas de identificar plenamente a las personas durante mucho tiempo. En la mayoría de los casos, la tecnología, como el desarrollado de una identidad biométrica se ha utilizado en lugares de alta sensibilidad como empresas e instalaciones militares.

El éxito de esta tecnología se basa en el hecho de que hay un mercado se ha creado -como ocurre con muchos productos- para asegurar su adopción. La parte mala es que se ha usado el miedo de la gente y la política del gobierno para impulsar la producción y venta. Cuando los consumidores se dan cuenta dieron cuenta de su existencia, la tecnología ya había sido probada durante muchos años. En el caso de BioSig-ID, el producto fue probado inicialmente por The Tolly Group.

Como hemos citado antes, muchas organizaciones y empresas adoptan este tipo de tecnologías con la excusa de la seguridad. Seguridad de datos, la seguridad de la información, el acceso seguro a instalaciones, la seguridad de acceso a la Web y así sucesivamente. En el negocio de la salud, por ejemplo, la DEA requiere de recetas electrónica de sustancias controladas, otro fracaso de la guerra infame contra las drogas. La DEA utiliza esta tecnología para autenticar el acceso a los registros de los pacientes.

En los mercados bancarios y financieros, las instituciones privadas y oficinas de gobierno usan la identificación biométrica para “dar seguridad y salvaguardar la información del cliente, lo que según estas organizaciones reduce el fraude. Pero no ha funcionado muy bien, pues millones de datos de tarjetas de crédito han sido robados. Ni las organizaciones financieras, ni los hackers, ni los bancos han tenido que rendir cuentas por poner en peligro la privacidad de sus clientes.

La educación no ha escapado a la violación de la privacidad. Organizaciones educativas, tanto físicas como en Internet adoptaron tecnologías invasivas de identificación para “garantizar” la acreditación correcta de los estudiantes, así como para el registro y control de pagos. Universidades y otras instituciones de aprendizaje en línea ofrecen clases en línea que requieren la identificación con más de una huella dactilar.

Nuevos servicios basados en Internet, tales como móviles y computación en nube se suman al grupo de consumidores y usuarios que usan herramientas de validación BioSig-ID y similares. Mientras todo el contenido migra a la “nube” y las corporaciones y el gobierno obtienen una mayor autonomía obteniendo control centralizado de la información y la gente accede a ella desde el trabajo o el hogar, los sistemas de identificación biométrica serán claves para el mandato de certificados o protocolos de acceso a las “Nubes”. La idea de tener un ID de Internet único, que ya ha sido propuesto por los funcionarios del gobierno en varios países, de repente parece más y más realista.

Y si usted es un empleado del gobierno, ya que muchos son hoy en día, y mucho más serán en un futuro próximo, prepárese para dar cada pieza de información que su cuerpo emite. En México, todos los empleados del gobierno federal tuvieron que someterse a un reconocimiento de identificación biométrica con el fin de mantener sus empleos. En todo el mundo, los gobiernos ponen en práctica protocolos de seguridad que incluyen el uso de tarjetas de identidad o credenciales de Gobierno para acceder y gestionar información.

El e-ID ya está disponible en lugares como Hong Kong, Malasia, Estonia, Finlandia, Bélgica, Portugal, Marruecos y España.