Gobierno de Estados Unidos: Históricamente Patológicamente Mentiroso

¿Se puede creer alguna cosa que sale de la boca de cualquier funcionario del gobierno de EE.UU.? Sólo un público crédulo podría.

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Mayo 2, 2011

Este artículo sería un artículo de opinión si no fuera porque hay tantas pruebas de que el gobierno de Estados Unidos ha mentido históricamente para construir el Imperio que ahora está colapsando. No es necesario justificar por qué hay tanta gente que no confía en nada de lo que dice el gobierno norteamericano, porque la historia es testigo fiel que los gobiernos mienten cuando tienen que hacerlo, usan el miedo cuando sus mentiras no funcionan, y el asesinato cuando el miedo ya no es eficaz.

Ayer domingo, el presidente Barack Obama interrumpió la programación regular de la televisión para anunciar la muerte de Osama Bin Laden, el fantasma que había escapado de las agencias de inteligencia militares durante una década. Obama no sólo tomó crédito por la muerte de Bin Laden, sino que también habló con arrogancia como si tuviéramos que tomar su palabra como verdadera. El anuncio se produjo en un momento sospechosamente conveniente, justo cuando Obama lo necesitaba más, pues su popularidad es la más baja desde que inició como presidente.

Así que la pregunta es, ¿podemos creerle al gobierno de los Estados Unidos? Sólo el público crédulo y podría. Sólo la minoría que aún cree que el gobierno es bueno, honesto y directo con el pueblo tiene el coraje de creer cualquier versión oficial de los hechos. Sólo los hombres y mujeres que tienen miedo de aprender los hechos y que dependen de los medios de comunicación tradicionales podrían.

El resto de nosotros sabemos mejor. El resto de nosotros, la mayoría, sabemos que cuando el gobierno controla la información que ve la luz, no hay ninguna posibilidad de esperar la verdad. Cuando el gobierno es el juez, jurado y verdugo, como sucede a menudo, no hay lugar para la confianza.

Las mentiras del gobierno norteamericano abundan y han manchado la historia por décadas. Desde el Golfo de Tonkín a la Bahía de Cochinos. De la excusa de las armas de destrucción masiva, a Al-CIA-eda. De Bin Laden a la guerra contra el terrorismo.

Un país y un gobierno que permite que su presidente (John F. Kennedy) sea asesinado en plena luz del día por el bien de la construcción del imperio no tiene credibilidad.

Un gobierno que lleva a cabo ataques de falsa bandera (Gulfo de Tonkin) sobre sus propias tropas para llevar al país a la guerra no tiene credibilidad.

Un gobierno que crea el boogie-men (Bin Laden) para aterrorizar a su propio pueblo y el mundo, no tiene ninguna credibilidad.

Un gobierno que asesina a un millón de personas (Iraq 1991 y Iraq 2003) en un solo país durante dos guerras, no tiene credibilidad.

Un gobierno que conduce experimentos con sus propios ciudadanos (Tuskegee) y los de otros países (Guatemala), no tiene credibilidad.

Un gobierno que invade países por razones humanitarias, mientras que bombardea a los ciudadanos con uranio, no tiene credibilidad.

Un gobierno que dice que mató al supuesto jefe de una organización terrorista que es de su propia creación, aunque no presenten ninguna prueba de ello, no tiene credibilidad.

Un gobierno que invita terroristas a cenar en el Pentágono mientras los acusa de ser terroristas, no tiene credibilidad.

Un gobierno que opera en secreto, mientras espía a todo el mundo, no tiene credibilidad.

Nada menos que ver el cuerpo de Osama Bin Laden y llevar a cabo un análisis forense independiente sería suficientes prueba para que cualquier persona en su sano juicio pueda creer el anuncio de Estados Unidos que capturó y mató a Bin Laden. Desafortunadamente, el gobierno de Estados Unidos convenientemente se despojó de su cuerpo de modo que nadie puede saber si fue él o no -al igual que lo hizo con los escombros de las Torres Gemelas- y solamente ha presentado una foto doctorada con Photoshop para que el público crea que realmente fue asesinado. Un gobierno que ha mentido a lo largo de toda su historia quiere que creamos lo que tiene que decir con respecto a la captura y asesinato del hombre más buscado del siglo 21, aunque este nunca fue incluído en la lista de los más buscados del FBI? Yo no lo creo!

“La palabra ‘secreto’ es repugnante en una sociedad libre y abierta, y somos como un pueblo por sí e históricamente opuestos a las sociedades secretas, a juramentos secretos y procedimientos secretos. Hemos decidido hace mucho tiempo que los peligros de tener ‘secretos’ de manera excesiva e injustificada superan con creces los peligros que se citan para justificarla. Incluso hoy en día, existe poco valor para oponerse a la amenaza de una sociedad cerrada al imitar sus restricciones arbitrarias. Incluso hoy en día, hay poco valor en asegurar la supervivencia de nuestra nación si nuestras tradiciones no sobreviven con ella. Y hay un grave peligro que aquellos que dicen que tener ‘secretos’ es una necesidad se apoderen de la información y la censuren y la oculten. No tengo la intención de permitir que esto se escape de mi control. Y ningún funcionario de mi administración, ya sea su rango alto o bajo, civil o militar, debe interpretar mis palabras aquí esta noche como una excusa para censurar las noticias, para reprimir la disidencia, para encubrir nuestros errores o de ocultar a la prensa y la públicos los hechos que merecen saber. “

– John F. Kennedy

CIA utiliza Redes Sociales para Publicar Propaganda

RT
Abril 18, 2011
Adaptación Luis R. Miranda

Wayne Madsen ha escrito acerca de las agencias de inteligencia en Estados Unidos por décadas, después de ser oficial naval y convertirse en la periodista, especializado en periodismo de investigación.

En el pasado ha escrito sobre el programa carnívoro del FBI para vigilar Internet, pero ahora, dice, el gobierno no solo está espiando lo que hacemos en línea, sino que además está utilizando la web, para decirnos como hacerlo.

El uso de medios de comunicación con fines propagandísticos y para realizar operaciones psicológicas no es nada nuevo para la CIA, dice Madsen. Cita la década de 1960 con la estación de radio pirata Swan, como un ejemplo del intento del gobierno de Estados Unidos para influir “discretamente” al público hace más de 50 años, transmitiendo mensajes a favor de la invasión de la Bahía de Cochinos. Ahora, dice Madsen, el gobierno está usando Twitter y Facebook para comunicar sus mensajes, pero no está claro siendo tan claro en la forma en que lo está haciendo.

Lo que está ocurriendo hoy en día, dice Madsen, es sólo el ejemplo más reciente de las operaciones psicológicas perpetradas por el gobierno para influir al público. Madsen confirma que los mensajes en línea identificados como grupos de oposición al los gobiernos en el exterior son en realidad frentes norteamericanos y no de Libia, y sus vecinos, por ejemplo, lo cual es lo que nos quieren hacer creer a través de sus mensajes en Twitter.

“Creo que los EE.UU. está, probablemente, detrás de estos mensajes de Twitter. No sabemos si provienen de Libia “, dice. Madsen sugiere incluso que los mensajes de microblogging fácilmente podrían construirse a partir de bases militares en Estados Unidos por funcionarios libios gringos de origen libio que no han sido afectados por la guerra y que no han sido descubiertos por los rebeldes or el gobierno.

Madsen señala que la disponibilidad de Internet en Libia apenas ha saturado el país, con sólo cinco por ciento de la población con acceso a la web. Tendría sentido, entonces, que los tweets, blogs y actualizaciones relatando el drama de África del Norte están siendo orquestadas por el gobierno de EE.UU. como un medio de hacer que su mensaje sea escuchado, incluso si se hace por medios subrepticios.

Si bien estas acciones podrían poner en peligro la ética de la CIA, la organización ha sido astuta antes de su uso de la web. La Agencia planta historias en los periódicos extranjeros, que luego se recogen en el extranjero y, desde allí, de manera indirecta son relanzados por los medios de EE.UU..

Madsen también cita las relaciones entre el gobierno de los EE.UU. y gigantescas corporaciones tecnológicas de comunicación, tales como AT&T y Google (fundado por el Pentágono), como un hecho muy conocido para quienes investigan las acciones que los gobiernos y las corporaciones llevan a cabo conjuntamente.

Independientemente de si la CIA está secretamente lanzando estos tweets, Madsen dice que la participación de EE.UU. y la OTAN en Libia ha llevado la situación a un punto muerto y por lo tanto este es un programa de propaganda que ha fallado miserablemente.