Otra presidencia Figueres entregará a Costa Rica a la ONU

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | SEPTIEMBRE 25, 2012

Ex presidente de Costa Rica, José María Figueres Olsen.

La primera vez que oí hablar de desarrollo sostenible fue durante la escuela secundaria y durante mis años de universidad. En 1994, Costa Rica había elegido presidente a un miembro de una de las familias más influyentes en la historia del país. José María Figueres Olsen, hijo de José Figueres Ferrer, se sirvió del país desde 1994 hasta 1998. Durante este tiempo trabajé como periodista para una estación de televisión local en la región norte del país, lo que me permitió tomar conciencia acerca de los problemas ambientales.

El Sr. Figueres convirtió en uno de los puntos destacados de su campaña el hablar sobre el desarrollo sostenible, cómo Costa Rica ya era un ejemplo a nivel mundial por sus riquezas naturales, y la forma en que era necesario implementar nuevas y mejores políticas para asegurar que el país defendiera prácticas respetuosas para con el medio ambiente que garantizaran la conservación.

Después de plantar la semilla sobre el desarrollo sostenible, Figueres Olsen concluyó su mandato en cuanto era involucrado en una controversia debido a un escándalo relacionado con el asesinato de José Joaquín Orozco. El caso conocido como ‘el Caso Chemise’, llevó al  ex presidente de Costa Rica a comparecer como testigo. Durante cuatro años Figueres logró obtener reconocimiento internacional por su iniciativa de convertir el desarrollo sostenible en un modelo de gobierno para Costa Rica. Él continuó trabajando en cuestiones ambientales en el sector privado después de desaparecer del escenario político costarricense.

¿Quién es este hombre y cuáles son sus ideas?

A José María Figueres le gusta decir que su interés por el medio ambiente se basa en las enseñanzas de su padre sobre cómo vivir en armonía con la naturaleza. Sólo él sabe si esto es verdad o no, pero lo cierto es que ha logrado hacer una carrera debido a su interés por la sostenibilidad. Después de su presidencia, Figueres creó la Fundación Costa Rica para el Desarrollo Sostenible. Luego viajó y vivió en Europa, donde se involucró en el programa de créditos de carbono. Él conoció y trabajó con Nicolas Negroponte y Jeffrey Sachs para fundar el Consorcio Digital Nations, una entidad supervisada por el Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Más tarde, fue llamado por el Secretário General de las Naciones Unidas Kofi Annan, para que dirigiera un grupo de la ONU sobre Información, Comunicación y Tecnología, que más tarde lo llevó a la posición de presidente del Grupo de Información y Tecnología de la Comunicación de las Naciones Unidas (TIC). En el año 2000, Figueres fue nombrado Gerente del Foro Económico Mundial, el conocido grupo elitista liderado por globalistas. Después de 3 años en el Foro, Figueres renunció debido a su implicación en un escándalo de consultoría con Alcatel.

Inmediatamente después, Figueres se involucró con una organización conocida hoy como Concordia 21 en España. También fue director del World Wild Fund, otra entidad globalista que se jacta de ser una organización pro-ambiente. Después Figueres se unió al grupo The Carbon War Room, una organización fundada por Richard Branson, el dueño de Virgin, un hombre que promueve el engaño de créditos de carbono, a través del cual individuos como Al Gore venden derechos para que las empresas puedan legalmente contaminar el medio ambiente, siempre y cuando paguen regalías a las empresas que trabajan en el imaginario mercado de emisiones de carbono. Empresas como la encabezada por Gore emiten papeles considerados como licensias que permiten a los grandes conglomerados corporativos contaminar a voluntad.

José María Figueres se fue a Costa Rica en 1998, pero en un sentido en realidad nunca se fue. El Sr. Figueres se ausentó mientras que los dos principales partidos políticos votaron para enmendar la Constitución de Costa Rica, a fin de que los ex presidentes puedieran buscar la reelección. Ahora, en 2012, y después de varias visitas rápidas, Figueres regresó a Costa Rica presentar una iniciativa que él llamó “Proyecto País” en la que invitó al público a compartir sus ideas sobre cómo transformar el Costa Rica. El plan de Figueres fue y sigue siendo hacer creer a la gente que quiere a todos involucrados en la transformación del país, aunque la verdad es que su plan ya está lleno de ideas preconcebidas y los planes se llevarán a cabo independientemente de si los costarricenses están de acuerdo o no.

Figueres no presentó ningún plan concreto en público, simplemente parecía estar sirviendo como el creador de un foro. Cuando se le preguntó acerca de la falta de ideas concretas, Figueres dijo que su “Proyecto País” fue sólo el comienzo de un largo proceso que busca involucrar a toda la sociedad. Este es un detalle muy importante que voy a complementar más tarde, cuando explique cómo el señor Figueres tiene la intención de utilizar su experiencia internacional y su nombre para una vez candidatarse a la presidencia de Costa Rica, una decisión que ya ha hecho pública a través de portavoces.

Después de usar la presidencia como una plataforma para hacerse un nombre en el extranjero, Figueres pasó la mayor parte de la década anterior en Ginebra y Zurich, codeándose con la élite en Europa y también en Estados Unidos, aprendiendo a poner en práctica la política de las Naciones Unidas sobre el manejo del medio ambiente que más tarde podría implantar en Costa Rica.

Mientras que José María Figueres ganó experiencia en el sector privado, su hermana Christiana Figueres se convirtió en la cabeza de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC). Esta organización es la más fuerte impulsora de las iniciativas de las Naciones Unidas para reducir las emisiones de dióxido de carbono, imponer el Protocolo de Kioto a las naciones, reducir o prevenir el desarrollo en el tercer mundo y desindustrializar a los países desarrollados; todo en nombre de salvar a la Tierra de una catástrofe que la organización atribuye a la acción humana.

Tanto José María Figueres como su hermana están involucrados en empresas privadas que se benefician del alarmismo ambiental promovido por las Naciones Unidas, que es apoyado por gente como Richard Branson, Al Gore, Ted Turner y organizaciones como el World Wild Fund y las organizaciones filantrópicas como la Fundación Bill y Melinda Gates. Todas estas personas y organizaciones han pedido en una ocasión u otra la aplicación de políticas destinadas a reducir drásticamente la población mundial. Los hermanos Figueres también han contribuido al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP) y la Red Neutral del Clima, una iniciativa internacional en la que Costa Rica es un país miembro.

Costa Rica ya se ha mostrado a favor de las políticas ambientales globalistas de la ONU, tales como la Estrategia de Neutralidad del Carbono, que busca eliminar todas las emisiones de carbono para el año 2021. UNEP elogió el esquema propuesto por Costa Rica de eliminar las emisiones de carbono, la cual fue calificada como una de las más innovadoras:

“[…] Un inventario nacional equilibrado cero o negativo de las emisiones por las fuentes y la absorción por los sumideros de todas las actividades antropogénicas de los diferentes sectores considerados por las Directrices del IPCC sobre Inventarios de Gases de Efecto Invernadero. Esta estrategia busca tener un impacto cero sobre el clima. ”

Una segunda presidencia Figueres significará simplemente una aceleración en la entrega del territorio de Costa Rica a las Naciones Unidas.

Pero, ¿cómo se logrará esto? La Convención Marco sobre el Cambio Climático, la organización de la ONU encabezada por Christiana Figueres, creó un modelo para atar todas las naciones y para absorberlas como “campeonas” del medio ambiente. En un documento titulado Establecimiento de Autoridades Nacionales para el Modelo de Desarrollo Limpio (CDM), el cual fue editado por Christiana Figueres, explica cómo infiltrar y conquistar los estados-nación desde dentro, mientras se establece una Autoridad Nacional del Ambiente (NA) gobernada por reglas y regulaciones creadas por las Naciones Unidas.

¿Cómo va a entregar Figueres Costa Rica ante las Naciones Unidas?

El trabajo ya está bastante adelantado, pues los presidentes que han ocupado la casa presidencial de Costa Rica han hecho todo lo posible para facilitar a la ONU. Como dicho antes, CDM significa Modelo de Desarrollo Limpio y la idea es desafiar a las organizaciones nacionales, tanto gubernamentales como no gubernamentales para presionar a la sociedades para crear una especie de Autoridad del Medio Ambiente que finalmente se convierta en la encargada de todo lo relacionado con el manejo de los recursos, desarrollo urbano y rural, control del crecimiento poblacional, administración de los territorios protegidos y así sucesivamente.

La idea, según la ONU propone en su documento Agenda 21, es mantener las poblaciones humanas limitadas a espacios de tierra estrechos  donde las personas vivan en unidades cerradas, viviendas compactas, mientras que la mayoría de los territorios permanecen intactos. Vea a continuación el mapa futuro de Estados Unidos según la intención de las Naciones Unidas de convertir al país en un área fuera del alcance de los estadounidenses, lo cual está plasmado en su documento Agenda 21.

Como se puede ver, sólo una pequeña fracción del territorio estadounidense — se muestra en verde claro — se deja para los seres humanos, mientras que la mayor parte de los EE.UU. es convertido en áreas que promuevan el “desarrollo sostenible”. El mismo modelo que se aplica hoy en día en los Estados Unidos se promulgará en todas partes del mundo donde los gobiernos firmaron el Protocolo de Kyoto, la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica, el Programa de Patrimonio de la Humanidad y donde la sociedad permita la creación y legitimación de las Autoridades Nacionales Ambientales, tal como descrito en el documento Guía Modelo de Desarrollo Límpio. Es necesario destacar que, dada la drástica reducción en la disposición de tierra donde la gente podrá vivir, la ONU espera que ocurran dos cosas. Uno, que las poblaciones se concentren en bloques urbanos muy compactos, donde todo está controlado por el gobierno. Dos, una disminución significativa en el número de personas que viven en este planeta.

Aunque el PDF completo está lleno de revelaciones en cuanto a cómo los globalistas pretenden apoderarse de los territorios nacionales robandoselos a sus legítimos propietarios, la mayoría de los detalles jugosos sobre las formas como funciona una Autoridad Nacional Ambiental se explica a partir de la página 53 y hasta la página 64 de la guía creada específicamente para los países en desarrollo. La página 53 comienza con una explicación acerca de cómo las Autoridades Nacionales Ambientales han evolucionado a lo largo de los años.

La toma de posesión

Antes de implantar la Autoridad Nacional, el documento aconseja a las partes interesadas llevar a cabo una evaluación de las condiciones existentes en cada país. Esta apreciación, dice, debe incluir el entorno político, la estabilidad política, la ratificación del Protocolo de Kyoto, las rivalidades institucionales, comunicación intersectorial, conocimientos técnicos, etc. La ONU básicamente obliga a las partes interesadas para completar el trabajo de campo para evaluar el grado de aceptación o rechazo que una Autoridad Nacional tendría, antes de implantar su marco normativo.

El PDF advierte sobre la resistencia de los “escépticos del clima, los ambientalistas que se oponen a ciertos efectos secundarios de los proyectos y los activistas que pueden sentir que hay cuestiones sociales o económicas más urgentes a ser apoyadas. Si estos grupos pueden tener un impacto negativo en la ejecución de la Autoridad Nacional, la estrategia debe considerar trabajar con ellos en la identificación de las necesidades nacionales y cómo estas se pueden satisfacer a través del MDL”.

Este es un enfoque típico de las organizaciones globalistas que tiene la intención de hacer que las personas se sientan involucradas en el proceso de toma de decisiones, a pesar de que todas las decisiones pertinentes ya han sido determinadas. Lo que la Agenda 21 está tratando de implementar son una serie de políticas creadas en conflagraciones elitistas que se aplican a nivel local. El mismo modelo que se utiliza con las Autoridad Nacional se lleva a cabo durante las reuniones ambientales de la ONU, como la de Río+20 en 2012.

Según el documento del MDL, los pasos para crear una Autoridad Nacional Ambiental son los siguientes:

* Definir la misión de la AN y los objetivos (un proceso que ya ha sido completado por las Naciones Unidas pero que se deja abierto para que los esbirros globalistas en cada país convenzan a su gente a aceptar la idea de que los objetivos del país son los mismos que persigue la ONU).

* Obtener estatus oficial (este paso intenta legitimar el trabajo de la AN en el ámbito nacional, así como para buscar excepciones del gobierno, el financiamiento de los contribuyentes, y para obligar a las naciones a ratificar y aplicar el Protocolo de Kyoto, entre otras).

* Revisar y establecer un marco jurídico nacional (como se explica en el documento del MDL, este paso tiene la intención de hacer que todas las decisiones tomadas por la AN sean obligatorias para el gobierno y todas las organizaciones asociadas. En cierto sentido, es la toma de posesión legal del país em materia ambiental).

* Alinear las estrategias del programa con las prioridades nacionales de desarrollo sostenible (durante este proceso, la NA actúa como si estuviera tratando de involucrar a la comunidad, pero en realidad lo que hace es presentar las políticas ya preparadas que son las que las personas votan, en lugar de que el pueblo sea el orígen de sus propias políticas).

* Lograr la participación amplia de los interesados ​​(a través de este paso, la AN busca involucrar a importantes grupos sociales y empresariales. Las partes interesadas más influyentes serán los fundadores de la AN, hasta que se las arregle para obtener donaciones del gobierno y de fundaciones internacionales, grupos filantrópicos y de la propia ONU).

* Obtener recursos financieros y no financieros (en este punto la AN se ha ganado el respeto y la visibilidad de la sociedad, como una herramienta para ejecutar proyectos que tengan la intención de “conservar y proteger” los recursos naturales, pero que en realidad tratan de limitar el acceso de la población a las zonas que más tarde por miembros de la élite).

* Personal de la AN (la organización abre sus puertas a los agitadores y promotores locales, pero la gestión se realiza desde fuera del país, ya sea trayendo un esbirro de la ONU, o mediante la formación de personas locales desinformadas que están compartimentados).

* Establecer relaciones con el punto focal nacional para el cambio climático y otros ministerios (la AN se hace cargo de las políticas de los ministerios locales y su trabajo en la construcción, el desarrollo, la vivienda, la conservación, y crea reglas para la administración de los parques nacionales y áreas de conservación ya en manos de las Naciones Unidas a través de iniciativas como el Programa de Patrimonio de la Humanidad).

Esto es, en pocas palabras, cómo sucede. el proceso de toma de posesión de los territorios. Si desea conocer más detalles, por favor lea el documento completo.

El proceso de implementación

Al leer el documento MDL, está claro que la ONU y sus organizaciones tienen la intención de hacer que los países cumplan sus propias reglas. La ONU no proporciona ninguna oportunidad para los ciudadanos locales a llevar sus propias ideas. El proceso de creación de una Autoridad Nacional limita a las organizaciones participantes y las naciones para votar simplemente en las normas ya existentes. En la página 75 de la Guía MDL, queda claro cómo el proceso de evaluación y aprobación de los proyectos se lleva a cabo.

“El proceso de evaluación y aprobación puede ser diseñado en cuatro pasos: 1) adoptar criterios internacionales 2) desarrollar criterios nacionales 3) establecer los procedimientos nacionales de evaluación y aprobación de proyectos y 4) establecer lineamientos para la presentación de proyectos”.

Notablemente, todo comienza con la adopción de criterios internacionales, o sea, de la ONU, de donde todo lo demás es creado.

Estos criterios se derivan del Protocolo de Kyoto, que muchos Estados-nación firmaron desde su creación en 1992. La guía del MDL proporciona tres criterios para la evaluación y aprobación de proyectos:

1. Los proyectos deben ayudar a partes no contenidas en el Anexo I “para lograr un desarrollo sostenible y contribuir al objetivo de la Convención.”

2. Los proyectos deben resultar en “beneficios reales, mensurables y a largo plazo relacionados con la mitigación del cambio climático”.

3. Los proyectos deben resultar en “reducciones de las emisiones que sean adicionales a las que se producirían en ausencia de la actividad de proyecto certificado”.

El trabajo de las autoridades nacionales es capturar los países desde el interior, dado el fracaso de las Naciones Unidas al intentar hacerlo desde el exterior a través de sus fallidos encuentros internacionales. Como se explica de las páginas 75 y 76 de la guía del MDL, los proyectos creados a través de la AN debe tener “coherencia con las decisiones de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.” Para que un proyecto se considerare como conforme, debe proporcionar soluciones al inexistente calentamiento global yque ha sido ampliamente desacreditado y cuya pseudo ciencia fue adoptada por la ONU desde principios de 1980. Así es, los globalistas que nos advierten sobre el calentamiento global hoy, son los mismos que en los años 70 y 80 trataron de asustar al mundo con el “enfriamiento global”.

Todo lo que rodea el funcionamiento de la Autoridad Nacional se refiere a iniciativas para reducir las emisiones de carbono, el calentamiento global y el desarrollo. Todos los proyectos deben cumplir con los llamados objetivos nacionales de desarrollo sostenible, que deben ser congruentes con la política nacional sobre el clima y / o estrategias de compensación de carbono y deben cumplir con los criterios de elegibilidad originados en las actividades y tecnologías establecidos en la Guía MDL.

Como se ve en el diagrama anterior, la Autoridad Nacional establece un procedimiento de evaluación preparado, en virtud del cual la propia AN decide a cada paso del camino si un proyecto es aprobado o no, en base a sus propias condiciones. A través de su proceso de selección, la AN puede exigir la reformulación de los proyectos o simplemente tirarlos a la basura si no cumplen con sus normas. Este proceso es completamente opuesto a lo que una organización originada de la ciudadania haría — que es a lo que la AN quiere parecerse — para abordar los desafíos ambientales. En esa situación, las comunidades y sus organizaciones, en última instancia, deciden qué proyectos deben ser implementados; no la Autoridad Nacional Ambiental.

Marketing y Propaganda

El trabajo de una Autoridad Nacional va más allá de ser órgano decisivo en la política ambiental. También es responsable del marketing de proyectos que son cuidadosamente filtrados para que se adhieran a las políticas de Naciones Unidas. Al igual que ocurre en el proceso de toma de decisiones, la comercialización de los proyectos es basadas en la creencia profundamente defectuosa — no demostrada científicamente — que la actividad humana es la generadora de las mayores cantidades de gases de efecto invernadero, y que estos gases son la causa del cambio climático y el calentamiento global. Así que de acuerdo a la guía del MDL, para que un proyecto sea considerado como una iniciativa válida, debe tener como eje central la reducción de los gases de efecto invernadero.

“En el nivel básico, es importante entender lo que todos los proyectos tienen en común con la Guía MDL: el objetivo medioambiental de reducir la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera”, dice el documento. Y refiere a las personas hacia otro instrumento defectuoso para medir la elegibilidad de un proyecto. “Los detalles de cualquiera de estas metodologías se pueden encontrar en el Manual de Referencia del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático”.

El éxito de la campaña de propaganda se basa en desviar la atención de la gente de los verdaderos problemas ambientales como los Organismos Genéticamente Modificados, y concentrar los esfuerzos en mentiras comprobadas. Esa es la razón por la que la AN siempre refiere a las personas a las fallidas políticas en materia de energía renovable, eficiencia energética, reducción de emisiones, transporte collectivo, gestión de residuos y el más importante de todos, el cambio en las formas de usar el suelo y la propiedad. En cuanto a las formas de utilizar las tierras, especialmente tierras de propiedad pública (propiedad del Estado), el documento sugiere el uso de lenguaje engañoso como la protección de la biodiversidad, la conservación del suelo, el mantenimiento de cuencas hidrográficas y la gestión sostenible de los bosques.

La conexión Figueres

La conexión entre las políticas globalistas y una nueva gestión de Costa Rica encabezada por José María Figueres, está muy bien establecida. No sólo los hermanos Figueres han adquirido experiencia en el sector privado en materia del supuesto desarrollo sostenible, sino que también han sido entrenados para llevar propaganda de las Naciones Unidas y sus políticas a Costa Rica. El Proyecto País que José María Figueres presentó un par de meses atrás en San José tiene en su núcleo los mismos objetivos que las Naciones Unidas tienen: evitar el desarrollo de los países del tercer mundo.

Alvaro Ramírez, Coordinador Ejecutivo del Proyecto País lo dijo muy claramente. El Proyecto busca cambiar el rumbo del país de la idea misma de desarrollo que se tiene, el cual es centrado según él en la obtención de bienes, a una aventura por la “búsqueda del alma”. Ramírez regurgitó puntos de conversación creados en el seno de las Naciones Unidas acerca de cómo el desarrollo y el disfrute de los beneficios de esa riqueza son malos, y que la gente necesita empezar a pensar en otra manera de vivir en armonía con ellos mismos y el medio ambiente. Añadió que Costa Rica es hoy una nación sin metas o propósitos y que aquí es donde el plan presentado por Figueres tiene la intención de ayudar.

Jorge Oller, otro asistente de Figueres en la iniciativa del Proyecto País, explicó que está involucrado porque como una persona de Costa Rica, quiere contribuir con la idea del ex presidente de “convertir todo este proceso en un sueño colectivo.” Alguien dijo socialismo?

No sólo hay una conexión en los sectores político y privado entre la familia Figueres y la ONU, sino también una conexión ideológica. “Esta nueva estrella que nos proponemos será la guía para el país y se basa en cuatro pilares que se incluyen en nuestro documento presentado ayer,” dijo Ramírez. Esos pilares son: la identidad y los valores de la sociedad costarricense, la inclusión de los sectores segregados de la sociedad costarricense, la innovación; y el cuarto pilar es, como muchos lectores pueden haber adivinado, la sostenibilidad.

En caso de que sólo conozca la sostenibilidad como una herramienta para ayudar a conservar el medio ambiente, que es el engaño que las  Naciones Unidas utiliza para estafar a la gente a apoyar sus normas y reglamentos, por favor déjeme explicar el lado que la ONU no quiere que usted sepa.

Las Naciones Unidas trabaja a través de sus diversas organizaciones que se dicen estar a favor del ambiente y programas de conservación, pro humanidad y pro vida. Sin embargo, el núcleo de estas organizaciones gira en torno a todo lo contrario. Tomemos, por ejemplo, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNPF), que en numerosas ocasiones ha pedido una reducción de la población mundial a través del uso de la planificación familiar, lo cual es código para lograr la despoblación masiva por la disminución de la fertilidad de los seres humanos. Un estudio reciente realizado por esta organización afirma que si la urbanización se extiende fuera de grandes centros de población, la biodiversidad del planeta sufrirá muchísimo debido a la actividad humana que aumentará el impacto del calentamiento global.

Científicos que trabajan para UNPF sugieren que los humanos estarían mejor si vivieran en ciudades densas y altamente controladas y vigiladas. “Ciertamente no queremos que se paseen por el campo entero,” dijo un científico quien participó en el estudio. Queremos salvar a la tierra para vivir cerca de la naturaleza [juntos] “, dice el estudio. Los estudios realizados por universidades estatales dicen que la urbanización se expandirá fuera de control y que la expansión de este tipo debe ser frenada con el fin de proteger los recursos del planeta para que estos no puedan ser utilizados por los seres humanos. Pero este cálculo y el impacto de la supuesta expansión se mide de acuerdo con el ya desmentido calentamiento global y el alarmismo del cambio climático.

Las organizaciones ambientalistas, fundaciones filantrópicas, las universidades y, por supuesto, las Naciones Unidas, todos los cuales favorecen las políticas de la Agenda 21 como la base para el control social, buscan la transformación de las actuales normas de vida en todo el planeta, pero no para que todo el mundo viva igualmente bien. De hecho, las políticas tienen la intención de hacer que la gente viva igualmente mal — con la excepción de la elite mundial. Los mismos globalistas piden que las ciudades se transformen en eco-comunidades y sean manejadas de forma que respeten las reglamentaciones de las Naciones Unidas con respecto a la producción de CO2. En otras palabras, ciudades prisión.

Uno de los éxitos más notables de la ONU ha sido la forma en que se ha infiltrado en los países a través de entidades nativas falsas que parecen pedir orgánicamente para que haya más conservación. Estas entidades son financiadas por los programas promovidos por los gobiernos o por organizaciones ambientales internacionales que reciben grandes donaciones de los globalistas. Apenas la semana pasada, Costa Rica anunció la financiación de 11 proyectos de conservación a un costo de 208 millones de colones, poco más de $ 400.000. Los dineros serán invertidos en proyectos relacionados con la biodiversidad y el cambio climático. La prensa local anunció los proyectos que financian como un intercambio entre los gobiernos de Costa Rica y los Estados Unidos. Según los informes, los EE.UU. perdona parte de la deuda externa de Costa Rica a cambio de que haya inversión en proyectos ambientales. Indirectamente entonces, los costarricenses están financiando la el robo de su territorio por parte de la ONU, puesto que el gobierno crea la deuda y la pretende pagar con los impuestos recaudados a través de generaciones de costarricenses.

El dinero que reciben estos proyectos son gestionados por la Asociación Costa Rica Por Siempre, una organización que supuestamente no tiene fines de lucro y que gestiona iniciativas público-privadas desarrolladas por el gobierno de Costa Rica. Según su página web, la asociación trabaja con organizaciones globalistas conocidas, tales como The Nature Conservancy. De hecho, vamos a echar un vistazo a las metas establecidas por la Asociación Costa Rica por Siempre como la organización los muestra en su sitio web:

1. Costa Rica -como mínimo- duplicará la extensión actual de sus áreas marinas protegidas.

2. El Gobierno de Costa Rica mejorará el manejo del sistema de áreas protegidas con herramientas administrativas específicamente desarrolladas, mediante la actualización de planes de manejo y mejorando su sistema de recaudación de ingresos.

3. Costa Rica identificará y mapeará las amenazas, impactos potenciales y capacidad adaptativa de los ecosistemas más vulnerables al cambio climático.

4. Los miembros externos de la iniciativa (The Nature Conservancy, Linden Trust for Conservation, Gordon & Betty Moore Foundation, Walton Family Foundation), crearán una fuente de financiación permanente que se utilizarán para la protección de las áreas protegidas a través de un fondo fiduciario de gestión privada. Dicho fideicomiso se utilizarán cuando el gobierno lo considere apropiado en un plan que busca alcanzar las metas establecidas por la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica.

Como se ve en este ejemplo, el objetivo final de esta y otras asociaciones ecologistas y organizaciones es ayudar a habilitar un sistema de dominación globalista a nivel local. De este modo, las organizaciones controladas por globalistas tratarán de utilizar los fondos de los contribuyentes para robar a la gente de Costa Rica de sus recursos naturales que caerán en manos de las Naciones Unidas.

Pero hay más. Los creadores del Mecanismo de Desarrollo Limpio en realidad dicen que el MDL y las Autoridades Nacionales que promueven son la única manera de avanzar. “COP-7 marcó un hito en las negociaciones de cambio climático cuando miembros del  Protocolo se sentaron para decidir sobre las normas y modalidades del MDL como un mecanismo mundial y los procedimientos para los distintos proyectos del MDL. La junta ejecutiva del MDL continúa avanzando este proyecto. ”

Como en la mayoría de los casos está en las manos del pueblo de Costa Rica evitar la entrega de su país a las Naciones Unidas. Costa Rica debe evitar la elección de José María Figueres o cualquier otra persona, de cualquier partido político, que busque robar a Costa Rica de las manos de su pueblo. También deben rechazar a través del proceso electoral y movimientos sociales la adopción de políticas originadas en organizaciones globalistas internacionales que intentan controlar la tierra y el pueblo de Costa Rica. Un buen primer paso sería abandonar las Naciones Unidas, lo que liberaría a Costa Rica de los compromisos tiránicos que fueron firmados por los gobiernos anteriores incluyendo el de Figueres.

The Real Agenda permite la reproducción del contenido original publicado en el sitio SOLAMENTE a través de las herramientas proporcionadas al final de cada artículo. Por favor NO COPIE contenido de nuestro sitio para redistribuirlo o enviarlo por correo electrónico a menos que usted pida y reciba permiso por escrito. Si el permiso es dado, el artículo debe ser reproducido EXACTAMENTE como aparece en nuestro sitio.

A new Figueres Presidency to hand Costa Rica over to the U.N.

By LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | SEPTEMBER 24, 2012

Former Costa Rican president, Jose María Figueres Olsen.

The first time I heard about sustainable development was during high school and throughout my college years. In 1994, Costa Rica had elected president a member of one of the most influential families in the history of the country. Jose Maria Figueres Olsen, the son of Jose Figueres Ferrer, served himself — not the country — from 1994 to 1998. During this time I worked as a Journalist for a local television station in the north region of the country, which allowed me to become aware about environmental issues.

Mr. Figueres made it one of his campaign’s highlights to speak about sustainable development; how Costa Rica was already an example worldwide because of its natural riches, and how it was necessary to implement new and better policies to make sure the country championed environmentally friendly practices which guaranteed conservation.

After planting the seed about sustainable development, Figueres Olsen concluded his tenure while being involved in controversy because of a scandal related to the murder of Jose Joaquin Orozco. The case known as the Chemise Case, had the former Costa Rican president appear as a witness to the case. During four years Figueres managed to obtain international recognition because of his initiative to turn sustainable development into a governing model for Costa Rica. He continued to work on environmental issues in the private sector after disappearing from the Costa Rican political landscape.

Who is this man and what are his ideas?

Mr. Figueres likes to say that his interest about the environment is rooted on his dad’s teachings about living in harmony with nature. Only he knows whether that is truth or not, but the fact is he has managed to make a career out of his interest for sustainability. After his presidency, Figueres founded the Costa Rican Foundation for Sustainable Development. He then traveled to and lived in Europe, where he got involved in the carbon credit scheme. He met and worked with Nicolas Negroponte and Jeffrey Sachs to found the Digital Nations Consortium, an entity overseen by the Massachusetts Institute of Technology.

Later, he was called by the former United Nations Secretary-General Kofi Annan, to head a U.N. group on Information, Communication and Technology, which later landed him the position of Chairman of the United Nations Information and Communication Technologies Task Force (ICT). In 2000, Figueres was appointed Managing Director of the World Economic Forum, the well-known globalist, elitist group where he occupied the position of CEO. After 3 years at the Forum, he resigned due to his involvement in a consultancy scandal with Alcatel.

Immediately after, Figueres got involved with an organization known today as Concordia 21 in Spain. He was also a director of the globalist run World Wild Fund and Chairman of the Carbon War Room, an organization founded by Virgin’s Richard Branson, a man who promotes the carbon credit hoax, through which individuals like Al Gore sell rights for corporations to pollute the environment as long as they pay royalties to businesses that work in the imaginary carbon emissions market. Companies such as the one headed by Gore emit worthless pieces of paper labeled as licenses that allow large corporate conglomerates to pollute at will.

Jose Maria Figueres departed Costa Rica in 1998, but in a sense he actually never left. Mr. Figueres sat out while the two main political parties voted to amend the Costa Rican Constitution so that former presidents could run for office again. Now, in 2012, and after several rapid visits, he returned a couple of months ago to his native country to present an initiative that he labeled “Proyecto País” where he invited the public to share their ideas about how to transform the country. Figueres’ plan was and still is to make people think he wants everyone involved in the transformation of the country, although the truth is that his plan is already full of preconceived ideas and plans that will be implemented whether Costa Rican people agree or not.

Figueres himself did not present any concrete plans in public, he simply seemed to be serving as a forum creator. When asked about the lack of concrete ideas, Figueres said that his “Proyecto País” was just the beginning of a long process that sought to involve the whole society. This is a very important detail which I will complement later when I explain how Mr. Figueres intends to use his international experience and name to once again run for the presidency in Costa Rica, a decision he has already made public through spokespeople.

After using the presidency as a platform to make a name abroad, Figueres spent the best part of the last decade in Geneva and Zurich, rubbing shoulders with the elite in Europe and also in the United States, learning how to implement United Nations environmental policy so that he could later implant it in Costa Rica.

While Jose Maria Figueres gained experience on the private sector abroad, his sister Christiana Figueres became the head of the United Nations Framework Convention on Climate Change (UNFCCC). This organization is the strongest pusher of United Nations initiatives to curb carbon emissions, impose the Kyoto Protocol on nations, reduce or prevent development in the third world and de-industrialize developed nations; all in the name of saving the Earth from a catastrophe that the organization blames on all humans.

Both Jose Maria Figueres and Christiana Figueres are involved in private ventures that profit from the United Nations led environmental alarmism, that is supported by people like Richard Branson, Al Gore, Ted Turner and organizations such as the World Wild Fund, and philanthropic organizations such as the Bill and Melinda Gates Foundation. All of these people and organizations called for the implementation of policies to drastically reduce the world’s population. The Figueres siblings have also contributed to the United Nations Environment Program (UNEP) and the Climate Neutral Network,  an international initiative of which Costa Rica is a member nation.

Costa Rica already favors U.N. globalist environmental policies, such as the Carbon Neutrality Strategy, which seeks to eliminate all carbon emissions by the year 2021. UNEP praised Costa Rica’s carbon cutting scheme as one of the most innovative the organization has seen:

“[…] a balanced zero or negative national inventory of emissions by sources and absorption by sinks of all anthropogenic activities of the different sectors considered by the IPCC Guidelines on Inventories of Greenhouse Gases. This strategy seeks to have zero impact on the climate.”

A second Figueres presidency will simply mean an acceleration in the hand over of the Costa Rican territory to the United Nations.

But how will this be accomplished? The United Nations Framework Convention on Climate Change, the U.N. organization headed by Christiana Figueres, created a model to tie up all nations and to absorb them as “champions” of the environment. In a document called Establishing National Authorities for the CDM, which was edited by Christiana herself, the organization explains how to infiltrate and conquer nation-states from the inside, while establishing a UN led National Environmental Authority (NA) governed by rules and regulations created by the United Nations.

How will Figueres hand over Costa Rica to the U.N.?

CDM stands for Clean Development Model and the idea is to challenge national organizations; both governmental and NGOs to press societies to create a sort of environmental National Authority (NA) which eventually becomes the manager of everything related to the handling of resources, urban and rural development, population control, national protected territories and so on.

The idea, as the U.N. proposes on its Agenda 21 document, is to keep human populations limited to narrow pieces of land, where they live in tight, compact housing units, while most of the territories remain untouched. See below the future map of the United States as the United Nations intends to turn the country into an off-limits area should Agenda 21 be fully implemented.

As you can see, only a small fraction of the American territory — shown in light green — is left for humans to live, while most of the continental U.S. is “saved” for the purposes of “sustainable development”. The same model being applied today in the United States will be enacted everywhere else in the world where governments signed in favor of the Kyoto Protocol, the UN Convention on Biological Diversity, the World Heritage Program and where society permits the creation and legitimation of National Authorities such as the one described on the CDM document. It is necessary to emphasize that given the drastic reduction of land where people will be allowed to live, the UN expects two things to happen. One, concentrate populations in highly compact urban centers, where everything is controlled by the government. Two, a significant decrease in the number of people who live on this planet.

Although the complete PDF is filled with revelations as to how the globalists intend to grab national territories from the hands of their rightful owners, most of the juicy details regarding the ways a National Authority works is explained beginning on page 53 and up until page 64 of the guide created specifically for developing countries. Page 53 begins with an explanation about how National Authorities have evolved throughout the years.

The Takeover

Before implanting the NA, the document advises interested parties to conduct an assessment on the conditions available in each country. That assessment, it says, must include the political environment, political stability, ratification of the Kyoto Protocol, institutional rivalries, intersectoral communication, technical knowledge and so on. The U.N. basically requires the interested parties to complete the field work to gauge the level of acceptance or rejection that a NA would have, before implanting its policy framework.

The PDF warns about resistance from “climate skeptics, environmentalists who oppose certain side effects of projects and activists that may feel that there are more urgent social or economic issues to be supported. If these groups can have a negative impact on the NA’s implementation, the strategy must consider working with them in identifying how national needs can be met through the CDM.”

This is a typical approach from globalist organizations which intends to make people feel involved in the decision-making process, even though all the relevant decisions have already been made. What Agenda 21 is trying to implement are a series of policies created at global conflagrations to be implemented at the local level. The same model used with the NA’s is implemented during U.N. environmental gatherings such as the Rio+20 in 2012.

According to the CDM document, the steps to create an NA are as follows:

* Define the NA’s mission and objectives (a process that has been already completed by the U.N. but that is left open-ended so that globalist minions in each country convince their people to accept the idea that country’s objectives are the same ones sought by the U.N.).

* Obtain official status (this steps seeks to legitimize the NA’s work at the national level as well as to look for government exceptions, funding from the taxpayers, force nations to ratify the Kyoto Protocol and so on).

* Review and establish national legal framework (as explained in the CDM document, this step intends to make any and all decisions made by the NA binding for the government and all organizations associated with it. In a sense, it is the legal takeover of the country).

*Align program strategies with national sustainable development priorities (during this process, the NA acts as if it is trying to involve the community, but in reality, what it does is present already prepared policies which people then vote on, as supposed to creating their own initiatives).

* Attain broad stakeholder participation (through this step, the NA seeks to get important social and corporate groups involved. The broad stakeholders will be the founders of the NA until it manages to obtain government and international donations from foundations, philanthropic groups and the U.N. itself).

* Obtain financial and non-financial resources (at this point the NA has earned the respect and visibility of the society, as a tool to execute projects that intend to “conserve and protect” natural resources, but that in reality seek to limit the access of the population to those areas, which are later developed for elite members).

* Staff the NA (the organization opens its doors to local shakers and movers, but the management is done from outside the country either by having a UN minion come into the country, or by training local uninformed people who are compartmentalized).

* Establish relationships with the national focal point for climate change and other ministries (the NA takes over the policies of local ministries and their work in construction, development, housing, conservation, and creates rules for the administration of existing national parks and conservation areas already in the hands of the United Nations).

That is, in a nutshell, how the take over happens. If you would like to learn more details, please read the complete document.

The Implementation Process

While reading the CDM document, it is clear that right off the bat, the U.N. and its organizations intend to make countries abide by its own rules. The U.N. provides no chance for locals to bring their own ideas. The process of creating a National Authority limits participant organizations and nations to simply vote on the already existing rules and regulations. On page 75 of the CDM, the guide is very clear about how the evaluation and approval process of projects will be conducted.

“The evaluation and approval process can be designed in four steps: 1) adopt international criteria 2) develop national criteria 3) establish national procedures for the evaluation and approval of projects and 4) establish guidelines for the presentation of projects.”
Noticeably, everything begins with the adoption of international criteria, from everything else is created.

Those criteria stem from the Kyoto Protocol, which many nation-states signed onto since its inception in 1992. The CDM guide provides three criteria for evaluating and approving projects:

1. Projects must assist Non-Annex I Parties “in achieving sustainable development and contributing to the ultimate objective of the Convention.”
2. Projects must result in “real, measurable and long-term benefits related to the mitigation of climate change.”
3. Projects must result in “reductions in emissions that are additional to any that would occur in the absence of the certified project activity.”

The job of the National Authorities is to capture countries from the inside, given the failure of the United Nations attempts to do it from the outside through their failed international meetings. As explained of pages 75 and 76 of the CDM guide, the projects created through the NA must have “Consistency with UNFCCC decisions”. For a project to be deemed as compliant, it must provide solutions to the widely debunked global warming and climate change hoaxes that the U.N. have been running since the early 1980s. That is right, the globalists  who know warn us about global warming, are the same people who in the 70s and 80s tried to scare the world about “global cooling”.

Everything surrounding the National Authority’s operation deals with initiatives to curb carbon emissions, global warming and development. All projects must comply with so-called national sustainable development objectives, be congruent with national climate policy and/or carbon offset strategies and whether such projects meet eligibility criteria originated from CDM-established activities, technologies, and so on.

As seen on the diagram above, the National Authority provides a prepared evaluation procedure under which the NA itself decides in every step of the way whether a project is approved or not, based on its own conditions. Through its screening process, the NA can mandate the reformulation of the projects or simply discard them if they do not comply with its rules. This process is completely opposite to what a real grassroots environmental organization — which is what the NA intends to be — would use to approach environmental challenges. In that situation, the communities and their organizations would ultimately decide what projects should be implemented.

Marketing and Propaganda

The work of a National Authority goes beyond being the decider on environmental policy. It is also the marketer of projects which are carefully filtered so that they adhere to U.N.’s policies. Just as it happens in the decision-making process, the marketing of projects works based on the deeply flawed belief — not scientifically proven — that human activity is the generator of the largest amounts of greenhouse gases, and that these gases are the cause of climate change and global warming. So according to the CDM guide, for a project to be considered as a valid initiative, it must have it at its core to reduce greenhouse gases.

“At the basic level it is important to understand what all CDM projects have in common: the environmental objective of lowering the concentration of greenhouse gases in the atmosphere,” says the document. It goes on to refer people to another flawed instrument to measure a project’s eligibility. “The details of any of these methodologies can be found in the Intergovernmental Panel on Climate
Change (IPCC) Reference Manual.”

The success of the propaganda campaign is based on diverting people’s attention from real environmental problems such as Genetically Modified Organisms, and to concentrate efforts on proven lies. That is why the NA will always refer people to failed policies regarding renewable energy, energy efficiency, emission reductions, transportation, waste management and the most important of all, land use change. On ways to use lands, especially publicly owned lands (government-owned lands) the document suggests the use of pep-talk on hoaxes such as biodiversity protection, soil conservation, watershed maintenance and sustainable forest management.

The Figueres Connection

The Figueres connection between globalist policies and the management of Costa Rica as a nation is very well established. Not only have the Figueres siblings gained experience in the private sector regarding so-called sustainable development, but they have also been trained to bring U.N. propaganda and policies to Costa Rica. The Proyecto País that Jose María Figueres presented a couple of months ago in San José has at its core the same goals that the United Nations has: to avoid the development of third world countries.

According to Alvaro Ramírez, the Executive Coordinator of the project said it very clearly. The Proyecto País seeks to change the direction of the country from the traditional development-centered process to a ‘soul-seeking’ adventure. Ramírez regurgitated United Nations talking points about how development and the enjoyment of benefits that wealth have usually provided are bad, and that people need to start thinking about ways to live in harmony with themselves and the environment. He added that Costa Rica is today a nation without goals or purposes and that this is where the plan presented by Figueres intends to help.

Jorge Oller, another Figueres assistant in the Proyecto País initiative, explained that he is in it because as a Costa Rican person, he wants to contribute with the former president’s idea to “turn all this process into a collective dream.” Not only there is a political and private sector connection between the Figueres family and the U.N., but also an ideological one. “This new star we are proposing to be the guide for the country is based on four pillars that are included in our document presented yesterday.” Those pillars: identity and values of the Costa Rican society, inclusion of segregated sectors of the Costa Rican society, innovation, and the fourth pillar is, as you might have guessed already, sustainability.

In case you only know sustainability as a tool to help conserve the environment, which is the hoax the United Nations uses to swindle people into supporting its rules and regulations, please let me explain the part that the U.N. does not want you to know.

The United Nations works through various organizations that fancy themselves as pro environment, pro conservation, pro humanity and pro life. However, the core of these organizations revolve around exactly the opposite. Take for example the UN Population Fund (UNPF), which in numerous occasions called for a global population reduction by use of family planning which is code for depopulation by decreasing fertility among humans. A recent study by this organization claims that as urbanization extends further outside large population centers, the planet’s biodiversity will suffer dearly due to human activity which will increase the impact of global warming.

Scientists working for UNPF suggest that humans would be served better if they lived in large dense and highly controlled and monitored cities. “We certainly don’t want them strolling about the entire countryside. We want them to save land for nature by living closely [together],” said their study. Studies conducted by universities state that urbanization will expand out of control and that such expansion must be curbed in order to protect the planet’s resources from being used by humans. But this calculation and the impact the alleged expansion will have is measured according to the already debunked global warming and climate change alarmism.

Environmental organizations, philanthropic foundations, universities and of course the United Nations, all of which favor Agenda 21 policies as the base for social control, seek to transform current living standards around the planet but not so that everyone lives equally well. In fact, those policies intend to make people equally poor — with the exception of the global elite. The globalists themselves call the new transformed cities eco-communities and they will be placed that respect United Nations regulations regarding production of CO2 to the and development.

One of the most noticeable successes of the U.N. has been the way it has infiltrated countries through fake grassroots entities that seem to organically push for conservation. These entities are funded by programs promoted by the hijacked governments or by international environmental organization who receive large donations from globalists. Just last week, Costa Rica announced the funding 11 new conservation projects at a cost of 208 million colones, just over $400,000. The monies taken from taxpayers pockets will work on projects related to biodiversity and climate change. The local mainstream press announced the projects financing as an exchange between the governments of Costa Rica and the United States. According to the reports, the U.S. forgives Costa Rican debt in exchange for investment in environmental projects.

The monies given to these projects are managed by the Costa Rica Por Siempre Association, a supposed non-profit organization that manages public-private initiatives developed by the Costa Rican government. According to its web page, the association works with known globalist organizations such as the Nature Conservancy. In fact let’s take a look at the goals established by the Costa Rica por Siempre Association as the organization displays them on its website:

1. Costa Rica will at least duplicate the extension of its marine protected areas.

2. The government of Costa Rica will improve the management of protected areas through specifically developed administrative tools, by updating the management plans and also by improving its tax collection system.

3. Costa Rica will identify and label the threats, potential impacts and adapting capacity of ecosystems that are more vulnerable to climate change.

4. External members of the initiative (The Nature Conservancy, Linden Trust for Conservation, Gordon & Betty Moore Foundation, Walton Family Foundation), will create a source of continuous funding to be utilized for the protection of protected areas through a privately managed trust fund. Such trust fund will be used as the government deems it appropriate in a plan that seeks to achieve the goals established by the United Nations Convention of Biological Diversity.

As seen in this example, the ultimate goal this and other environmental associations and organizations have is to help enable a system of globalist domination at the local level. In doing so, the globalist-controlled organizations will seek to use taxpayer funds to rob Costa Rican people of their natural resources which will fall in the hands of the United Nations.

But there is more. The creators of the Clean Development Mechanism actually say the CDM and the National Authorities it promotes are the only way forward. “COP-7 marked a milestone in the climate change negotiations as Parties to the Protocol sat down to decide on the rules and modalities for the CDM as a global mechanism, and the procedures for individual CDM projects. The CDM executive board continues to move this agenda forward.”

As in most cases it is in the hands of the Costa Rican people to prevent the handover of their country to the United Nations. Costa Rica must avoid the election of Jose Maria Figueres or anyone else, from any political party, who seeks to steal Costa Rican from the Costa Rican people. They must also reject through voting and effective forms of social opposition the adoption of policies originated in international globalist organizations that intend to control the land and the people of Costa Rica. One good first step would be to abandon the United Nations, which would liberate Costa Rica of the tyrannical compromises that were signed by previous governments including that of Figueres himself.

The Real Agenda encourages the sharing of its original content ONLY through the use of the tools provided at the bottom of every article. Please DON’T copy articles from The Real Agenda and redistribute by email or post to the web, unless you request and receive written permission to do so. If permission is granted, you must publish the article EXACTLY as it appears on The Real Agenda.