Advertisements

Secret talks between U.S. and North Korea

American military planes carried Americans officials and equipment to the Asian country. Officials spoke about the country’s affairs post Kim Jong Il’s death.

By YOSHIHIRO MAKINO | ASAHI SHIMBUN | FEBRUARY 20, 2013

Senior U.S. administration officials held secret talks in North Korea on at least three occasions in 2011 and 2012, The Asahi Shimbun has learned.

Although the visits had potential implications for Japan, Washington did not inform its security partner at the time and only informally confirmed one of them when the Japanese side pressed, government and other sources in Japan, South Korea and the United States said.

The U.S. State Department even warned the Foreign Ministry against making further inquiries, saying they would harm bilateral relations, the sources said.

U.S. military planes flew from an air base in Guam to Pyongyang and back on April 7, 2012, and again on a longer visit lasting from Aug. 18-20, the sources said.

It is believed that those aboard included Sydney Seiler, director for Korea at the U.S. National Security Council, and Joseph DeTrani, who headed the North Korea desk at the U.S. Office of the Director of National Intelligence. DeTrani left the post in May.

They met with North Korean officials and discussed policies following the death of leader Kim Jong Il in December 2011.

The North Korean delegation included Jang Song Thaek, vice chairman of the National Defense Commission and husband of Kim Jong Il’s sister. Jang is widely considered to serve as a mentor for Kim Jong Un, who succeeded his father as his nation’s leader.

The Japanese government only learned about the flights after receiving reports from hobbyists monitoring activity at military bases and also analyzing air traffic flight plans.

When the Japanese side submitted an official inquiry, U.S. officials expressed frustration that the request had been made, citing the subject’s confidential nature. The State Department warned Japan against inquiring further, saying Washington-Tokyo ties could be damaged.

The third visit that The Asahi Shimbun has confirmed is one that took place in November 2011. Sources said at least one military aircraft from the Guam air base loaded heavy equipment, including bulldozers, at Yokota Air Base in western Tokyo and flew to Pyongyang.

It is believed that the delegation included officials from the U.S. Pacific Command. They met with North Korean officials and discussed efforts to recover the remains of U.S. soldiers killed during the 1950-53 Korean War, the sources said.

When Japan inquired about this visit, U.S. officials unofficially confirmed that it had taken place, the sources said.

Please check a related article at (http://ajw.asahi.com/article/asia/korean_peninsula/AJ201302150084).

Advertisements

North Korean leader Kim Jong Il dead at age 69

Associated Press
December 19, 2011

Kim Jong Il, North Korea’s mercurial and enigmatic longtime leader, has died of heart failure. He was 69.

In a “special broadcast” Monday from the North Korean capital, state media said Kim died of a heart ailment on a train due to a “great mental and physical strain” on Dec. 17 during a “high intensity field inspection.” It said an autopsy was done on Dec. 18 and “fully confirmed” the diagnosis.

Kim is believed to have suffered a stroke in 2008, but he had appeared relatively vigorous in photos and video from recent trips to China and Russia and in numerous trips around the country carefully documented by state media. The communist country’s “Dear Leader” – reputed to have had a taste for cigars, cognac and gourmet cuisine – was believed to have had diabetes and heart disease.

“It is the biggest loss for the party … and it is our people and nation’s biggest sadness,” an anchorwoman clad in black Korean traditional dress said in a voice choked with tears. She said the nation must “change our sadness to strength and overcome our difficulties.”

South Korean media, including Yonhap news agency, said South Korea put its military on “high alert” and President Lee Myung-bak convened a national security council meeting after the news of Kim’s death. Officials couldn’t immediately confirm the reports.

The news came as North Korea prepared for a hereditary succession. Kim Jong Il inherited power after his father, revered North Korean founder Kim Il Sung, died in 1994.

In September 2010, Kim Jong Il unveiled his third son, the twenty-something Kim Jong Un, as his successor, putting him in high-ranking posts.

Traffic in the North Korean capital was moving as usual Monday, but people in the streets were in tears as they learned the news of Kim’s death. A foreigner contacted at Pyongyang’s Koryo Hotel said hotel staff were in tears.

Asian stock markets moved lower amid the news, which raises the possibility of increased instability on the divided Korean peninsula.

South Korea’s Kospi index was down 3.9 percent at 1,767.89 and Japan’s Nikkei 225 index fell 0.8 percent to 8,331.00. Hong Kong’s Hang Seng slipped 2 percent to 17,929.66 and the Shanghai Composite Index dropped 2 percent to 2,178.75.

Corea del Sur Disparó el primer tiro y lo admitió

Las administraciones Clinton y Bush, ayudaron a Corea del Norte a desarrollar su arsenal nuclear. En 2004, el Dr. Abdul Qadir Khan, el padre del programa de la bomba atómica de Pakistán, admitió compartir la tecnología nuclear a través de una red de contrabando en todo el mundo.

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Diciembre 1, 2010

A pesar del hecho de que Corea del Sur admite que disparó los primeros tiros que provocaron el norte para tomar represalias, la gran mayoría de la prensa corporativa febrilmente culpa a Corea del Norte por una nueva escalada en la crisis, mientras que no reconoce el hecho de que el fiasco se generó como resultado directo de la política del Tío Sam a través de dos administraciones separadas para garantizar las políticas del dictador Kim Jong-Il y sus sucesores quienes adquirieron la bomba atómica.

Como se ha documentado exhaustivamente, la beligerancia nuclear de Corea del Norte es casi exclusivamente una creación del gobierno de los EE.UU. que armó al estado estalinista, tanto directa como indirectamente a través de traficantes de armas a nivel mundial bajo su control, a saber, el Dr. Abdul Qadir Khan. Mientras etiquetaba a Corea del Norte como parte del “eje del mal”, el gobierno de EE.UU. con entusiasmo financiaba su programa de armas nucleares en todas las etapas.

Tanto las administraciones Clinton y Bush jugaron un papel clave en ayudar a Kim Jong-Il para desarrollar su capacidad nuclear desde mediados de la década de 1990 en adelante.

Al igual que con las armas químicas de Saddam Hussein y el programa de armas biológicas, fue Donald Rumsfeld, quien desempeñó un papel clave en el armado de Kim-Jong-Il.

Rumsfeld era el hombre que presidió un contrato de $ 200 millones para suministrar equipos y servicios para la construcción de dos estaciones de reactor de agua ligera en Corea del Norte en enero de 2000 cuando era director ejecutivo de ABB (Asea Brown Boveri). Wolfram Eberhardt, un portavoz de ABB confirmó que Rumsfeld estaba en casi todas las reuniones de la junta durante su participación en la empresa.

Rumsfeld simplemente continuó el trabajo de la administración Clinton, que en 1994 acordó sustituir y construir reactores nucleares de Corea del Norte con reactores nucleares de agua ligera. Los llamados “expertos” del gobierno decían que los reactores de agua ligera no podían utilizarse para fabricar bombas. Sin embargo, Henry Sokolski, director del Centro de Políticas para la no Proliferación de Washington, “los LWR se podrían utilizar para producir docenas de bombas de plutonio para armas nucleares en Corea del Norte e Irán. Esto es cierto para todos los LWR – un hecho deprimente que los políticos de EE.UU. han logrado bloquear “.

“Estos reactores son como todos los reactores, que tienen el potencial para fabricar armas. Así que se podría terminar suministrando a los peores violadores nucleares con los medios para adquirir las mismas armas que estamos tratando de evitar que ellos tengan”, dijo Sokolski.

El Departamento de Estado de EE.UU. afirmó que los reactores de agua ligera no podían utilizarse para producir bombas, sin embargo en 2002 instó a Rusia a poner fin a su cooperación nuclear con Irán porque no querían que Irán se armara con armas de destrucción masiva . En ese momento, Rusia construía reactores de agua ligera en Irán. De acuerdo con el Departamento de Estado, los reactores de agua ligera en Irán podían producir material nuclear, pero de alguna manera la misma regla no se aplicaba en Corea del Norte.

En abril de 2002, el gobierno de Bush anunció que iba a liberar $ 95 millones de dólares de los contribuyentes estadounidenses para iniciar la construcción de “inofensivos” reactores de agua ligera en Corea del Norte. Bush argumentó que armar al megalómano dictador Kim Jong-Il con el potencial de producir un centenar de armas nucleares al año era “vital para los intereses de seguridad nacional de los Estados Unidos.” Bush dió aún más dinero en enero de 2003, como fue reportado por Noticias Bloomberg.

Bush liberó los fondos a pesar de la sorprendente revelación, por parte de la prensa de Corea del Sur, que una cabeza nuclear de misiles de Corea del Norte se habían encontrado en Alaska.

La construcción de los reactores se suspendió finalmente, pero Corea del Norte tenía una fuente alternativa a través de la cual podía obtener secretos nucleares vitales para la construcción de un arsenal de bombas atómicas – dijo el agente de la CIA y traficante internacional de armas AQ Khan.

En 2004, el Dr. Abdul Qadir Khan, el padre del programa de la bomba atómica de Pakistán, admitió compartir la tecnología nuclear a través de una red de contrabando en todo el mundo que incluye instalaciones en Malasia que fabricaba partes clave para las centrífugas.

El colaborador de Khan, B.S.A. Tahir tenía una empresa fantasma en Dubai que comerciaba componentes de centrifugadoras a Corea del Norte. A pesar de que las autoridades holandesas sospechaban profundamente las actividades de Khan ya en 1975, la CIA les impidió su arresto en dos ocasiones.

“El hombre fue seguido por casi diez años y, obviamente, era un problema grave. Pero de nuevo me dijeron que los servicios secretos podían manejarlo más efectivamente “, dijo el ex primer ministro holandés, Ruud Lubbers. “La Haya no tiene la última palabra en la materia. Washington la tenía.”

Lubbers dijo que a Khan se le permitió entrar y salir de los Países Bajos con la bendición de la CIA, y con el tiempo se le permitió convertirse en el “vendedor principal de una extensa red internacional para la proliferación de tecnología nuclear”, según George W. Bush, y que permitió la venta de secretos nucleares a Corea del Norte para la construcción de bombas nucleares.

“Lubbers sospecha que Washington permitió las actividades de Khan porque Pakistán era un aliado clave en la lucha contra los soviéticos”, informa el PPC. “En ese momento, el gobierno de EE.UU. financiaba a los muyahideen como Osama bin Laden. Ellos fueron entrenados por la inteligencia paquistaní para luchar contra las tropas soviéticas en Afganistán. Anwar Iqbal, corresponsal en Washington para el diario paquistaní Dawn, dijo a ISN Security Watch que las afirmaciones de Lubbers pueden ser correctas. “Esto fue parte de una estrategia absurda a largo plazo. EE.UU. sabía que Pakistán estaba desarrollando armas nucleares, pero no le importó porque no iba a ser utilizada en su contra. Fue un elemento disuasorio contra la India y, posiblemente, los soviéticos. ”

En septiembre de 2005 se supo que el tribunal de Amsterdam que condenó a Khan a cuatro años de prisión en 1983 había perdido los expedientes judiciales relativos al caso. El vice-presidente del tribunal, la juez Anita Leeser acusó a la CIA de haber robado los archivos. “Algo no está bien, simplemente no perdemos ese tipo de cosas”, dijo a noticias holandesas. “Me parece desconcertante que las personas pierdan los archivos con un objetivo político, sobre todo si es a petición de la CIA. Es inaudito “.

En 2005, el presidente paquistaní Pervez Musharraf reconoció que Khan había proporcionado centrifugadoras y sus diseños a Corea del Norte.

A través de sus políticas de ayuda a Corea del Norte para construir reactores de agua ligera, y a través de agentes de la CIA como AQ Khan, quien fue protegido en cada paso del camino mientras ayudó a Corea del Norte para construir un arsenal nuclear, el gobierno de los EE.UU. fueron directamente cómplices con el dictador norcoreano Kim Jong-Il en la creación de armas nucleares que ahora amenazan con usar contra el aliado de EE.UU., Corea del Sur.

Corea del Norte está controlada por una dictadura hereditaria estalinista que ha causado la muerte de dos millones de sus ciudadanos pues ha gastado millones en construir un ejército de un millón de hombres. Algunas personas ponen la cifra en cuatro millones, una cuarta parte de la población. En el extremo norte del país existe una red de campos de concentración de trabajo forzoso en los que habitan personas que han expresado opiniones políticas opuestas a las del gobierno. Sus sus familias enteras son torturadas, violadas y ejecutadas. También ahí se realizan horribles experimentos bioquímicos en números masivos de personas. Los bebés que nacen son inmediatamente ejecutados por los guardias. Si la madre grita mientras los guardias los matan, son inmediatamente asesinadas por un pelotón de fusilamiento. Estos guardias son recompensados con bonos y promociones por arrancar los ojos de los presos.

El pueblo de Corea del Norte es esclavizado por un gobierno que utiliza los alimentos como arma. Tal vez por eso la UE y los Estados Unidos, a través del Programa Mundial de Alimentos, reanudaron el envío de cientos de miles de toneladas de ayuda alimentaria a finales de febrero de 2003. Esto va directamente a la dictadura, que decide quién recibe ayuda dependiendo de su lealtad al Estado. La ayuda alimentaria sólo aumenta el poder de Kim Jong-Il y sin embargo está velado por la ONU en con una hemorragia de retórica la cual se llama “ayuda humanitario”. El dinero va directamente a permitir que el liderazgo de Corea del Norte viva en el lujo occidental con casinos y lujosos coches nuevos.

El presidente Bush afirmó públicamente detestar a Kim Jong-Il, y sin embargo su administración, como la de Bill Clinton antes que él, establecieron políticas para ayudar a Corea del Norte a obtener conocimientos nucleares. La red de inteligencia de EE.UU. también protegió a AQ Khan y le permitió proporcionar los medios con los que Corea del Norte adquirió su capacidad nuclear.