Operaciones Militares y Especiales Estadounidenses: ¿Cuál es la diferencia?

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | 13 DICIEMBRE, 2012

Al igual que los intereses públicos y privados se han fusionado en los últimos veinte años, también lo han hecho las operaciones de la agencia terrorista más corrupta que existe — la CIA — y las del Departamento de Defensa de Estados Unidos. Dadas las infructuosas operaciones en Irak y Afganistán después de declarar la guerra a ambas naciones y de cazar a los elusivos fantasmas que Estados Unidos creó y dirige, la Casa Blanca aceptó dar a la CIA aún más poder para llevar a cabo las llamadas operaciones anti terroristas en el extranjero, que son operaciones terroristas contra regímenes no alineados.

Entre los ejemplos recientes de estas operaciones de terror están las acciones tomadas por la CIA antes y durante la Primavera Árabe en Egipto, Libia y ahora en Siria, donde las fuerzas occidentales de la OTAN y agentes de la CIA lanzaron ataques desde Turquía contra el reino de Bashar al-Assad. Los nuevos poderes dados a la CIA incluyen la mejora de sus operaciones con la última tecnología de vigilancia, por ejemplo, los vehículos no tripulados conocidos como drones armados, que son controlados a distancia por el Pentágono bajo la dirección de la CIA.

No es una sorpresa que el gobierno de EE.UU. decidiera cambiar la liderazgo de la CIA instalando al  comandante de operaciones militares en Oriente Medio el año pasado en un intento por homogenizar el funcionamiento del Pentágono y la CIA. La Casa Blanca también ha aumentado la red de espionaje que trabaja directamente con el Pentágono para ejercer un mayor control sobre planes terroristas en la Península Arábiga, África y Asia.

La decisión de combinar el poder de la CIA y el Pentágono comenzó más activamente bajo el gobierno de George W. Bush, pero se aceleró rápidamente bajo la presidencia de Barack Hussein Obama. La CIA ha aumentado sus operaciones en territorios supuestamente tomados por yihadistas, pero no para combatir sus operaciones.

El Gobierno de EE.UU. logró sobornar a grupos terroristas como lo hizo en Afganistán en los años 1970 con un grupo conocido hoy como al-Qaeda. El flujo de dinero de la droga y otros fondos que las las grandes corporaciones bancarias lavan, alimentan el sistema de soborno que le permite a la CIA mantener la fidelidad de ciertos grupos terroristas que trabajan para ellos, en lugar de operar en contra de los intereses de EE.UU. en algunas de las regiones más volátiles del planeta.

La fusión de la CIA y el Pentágono se completó después de la directiva emitida por Barack H. Obama en 2011 para que el entonces director de la CIA, Leon Panetta, se convirtiera en el capo del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, mientras que David Petraeus, el comandante más influyente en Irak y Afganistán fue nombrado director de la Agencia Central de Inteligencia.

El general David Petraeus abandonó la CIA en noviembre pasado después de que supuestamente admitió haber tenido una relación extramarital con su biógrafa. Por supuesto, es poco probable que tal asunto sea la verdadera razón para que Petraeus abandonara la agencia de espionaje. Antiguos miembros de la comunidad de inteligencia creen que fue la oposición de Petraeus a la manera en que Estados Unidos lleva a cabo operaciones militares y de inteligencia que le hizo abandonar su puesto como jefe de espionaje.

Petraeus también estaba activamente investigando la muerte del embajador estadounidense en Libia, la cual fue causada por la inacción de Estados Unidos antes y durante el ataque al complejo que funcionaba como consulado en Bengazi. Ya se ha revelado que a pesar de haber tenido fuerzas armadas en la zona, Estados Unidos inexplicablemente se rehusó a rescatar al entonces embajador Chris Stephens, quien fue capturado, golpeado y arrastrado por las calles de Bengazi antes de morir.

Petraeus no es el primer general que deja el ejército u otras entidades de inteligencia estadounidenses. Dos o tres otros generales fueron despedidos o pidieron ser relevados de sus funciones debido a sus desacuerdos con la forma en que las misiones de combate estaban llevándose a cabo.

“Hay una tendencia creciente de parte de la CIA y los militares de EE.UU. a utilizar aviones no tripulados a control remoto para realizar ataques en el Oriente Medio, Norte de África y otras regiones y una tendencia decreciente a usar el poder militar pesado. La nueva forma de hacer la guerra incluye el uso de comandos de operaciones especiales así como las fuerzas especiales que llevan a cabo ataques desde posiciones terrestres y marítimas.

Ambos grupos dependen más y más de agentes encubiertos de la CIA en la región junto con un mayor número de analistas militares “, explica el profesor Paul Rogers, especialista en seguridad internacional de la Universidad de Bradford. “Creo que no veremos al Gobierno de los EE.UU. enviando un gran número de tropas a la guerra en regiones devastadas como ocurrió en Irak y Afganistán. Lejos están los días en que el ejército necesitaba enviar 100.000 soldados al campo de batalla “, añade.

La llamada ‘kill list’, una lista presidencial que apunta a personas que deben ser asesinadas, nunca ha sido más relevante, ya que la CIA se ha militarizado aún más con su propia flotilla de aviones no tripulados y la autorización presidencial para asesinar a las personas que el presidente cree que representan una amenaza para Estados Unidos. ¿Quiénes y por qué están en esa lista es conocida solamente por pocas personas. En septiembre de 2011, el gobierno de los EE.UU. llevó a cabo un ataque terrorista contra un ex agente de la CIA, Anwar al-Awlaki, que había reunido en el Pentágono en las semanas posteriores a los ataques del 11 de Septiembre. Al-Awlaki era también ciudadano estadounidense.

Después de al-Awlaki, los EE.UU. ha llevado a cabo aún más ataques con aviones no tripulados contra objetivos que se cree que son los jefes de las organizaciones terroristas que pretenden atacar a Estados Unidos o sus intereses en Asia, África y el Oriente Medio. Sin embargo, ni el Pentágono ni la CIA han mostrado pruebas de que la amenaza es real. La participación de Anwar al-Awlaki con al-Qaeda o cualquier otras organizaciones terroristas nunca fue probada, mientras que el gobierno de EE.UU. siempre negó que al-Awlaki hubiese cenado alguna vez con miembros de la dirección del Pentágono.

Además de la ‘kill list’ en manos de la CIA, el Ejército de EE.UU. también tiene su propio bloc de notas lleno de nombres de personas que tienen que ser asesinadas. Esta lista se actualiza una vez por semana en una reunión celebrada por los analistas militares. Los analistas supuestamente hacen recomendaciones al presidente para añadir o eliminar nombres de la lista durante un informe de inteligencia conocido como “el martes de terror”.

Ataques como el que se usó para matar a al-Awlaki se llevan a cabo por aviones no tripulados que son controlados por asesinos entrenados en diversas bases militares alrededor del mundo. Desde 2002, los militares de EE.UU. y la CIA han puesto en marcha cerca de 500 misiones para asesinar personas en países como Pakistán, Afganistán, Yemen y Somalia, entre otros. Muchos de esos ataques aumentaron las tensiones entre los EE.UU. y Pakistán, que en varias ocasiones pidieron a los EE.UU. abandonar las bases en suelo paquistaní y que dejaran de matar a sus ciudadanos.

La persona directamente responsable de los ataques con aviones no tripulados es el comandante en jefe de las fuerzas armadas, o sea, el o la presidente. Barack H. Obama ha autorizado ataques en Yemen y Somalia, pero de acuerdo a funcionarios de inteligencia a Obama se le mantiene en la oscuridad acerca de los ataques con aviones no tripulados lanzados en Pakistán. El ejército de EE.UU. también utiliza los ataques con aviones no tripulados contra objetivos en Afganistán, incluso después que las operaciones militares concluyeran.

Esos ataques que supuestamente no son autorizados por Obama, son conjuntamente organizados y gestionados por la Agencia Central de Inteligencia y el Comando Especial de Operaciones del Pentágono. Aunque la Casa Blanca niega la existencia de un programa militar oficial donde aviones no tripulados se utilizan para asesinar personas en diferentes partes del mundo, es bien sabido que la CIA y el Departamento de Defensa llevan a cabo operaciones de vigilancia continua, tanto dentro como fuera de los Estados Unidos.

A pesar de intentar mantener estas operaciones en secreto, pues el gobierno estadounidense lo justifica con el clásico “se trata de un asunto de seguridad nacional”, muchos de los ataques son conocidos por estar basados en falsa inteligencia. “Ellos no saben lo que están haciendo”, dice el profesor Clive Stafford, director de Reprieve, una organización de derechos humanos.

“Por ejemplo, en el caso de la información proporcionada por fuentes paquistaníes, la información viene de la gente a quien se les paga para buscar y transmitir la información. Pero a esta misma gente también se les paga por fuentes en el otro lado para proporcionar información falsa a los estadounidenses. Es por eso que la CIA ha pedido al gobierno de EE.UU. gestionar la contratación de 1.600 nuevos activos de inteligencia, que de acuerdo a la agencia espía le ayudará a mejorar la calidad de la información recibida por los militares y la propia CIA.

Otro problema con los ataques aéreos terroristas, dice Stafford, es que los ataques siempre matan a personas que no tienen nada que ver con los supuestos terroristas. Sin embargo, tanto para el ejército como para la CIA, estas víctimas de la guerra valen la pena si eso significa que sus operaciones continuarán teniendo fondos de los contribuyentes estadounidenses y dinero de la droga con la que una organización terrorista como la CIA financia la mayor parte de sus operaciones.

The Real Agenda permite la reproducción del contenido original publicado en el sitio SOLAMENTE a través de las herramientas proporcionadas al final de cada artículo. Por favor NO COPIE contenido de nuestro sitio para redistribuirlo o enviarlo por correo electrónico.

American Military and black operations: Where is the red line?

By LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | DECEMBER 11, 2012

Just as public and corporate partnerships have merged over the past two decades, so has the connection between the worlds most corrupt terrorist agency – the CIA – and the United States Department of Defense. Given the unsuccessful operations in Iraq and Afghanistan after declaring war on both nations to hunt those ghost organizations that the United States itself created and managed, the White House agreed to give the CIA even more power to carry out so-called anti-terrorist operations abroad, which are terrorist operations against non-aligned regimes.

Recent examples of these terror operations are the actions taken by the CIA previous and during the Arab Spring in Egypt, Libya and now in Syria, where western forces including NATO and CIA operatives launched attacks from Turkey into the kingdom of Bashar al-Assad. The new powers given to the CIA include enhancing its operations with the latest surveillance technology, for example unmanned armed remotely controlled drones which are operated by the Pentagon under CIA direction.

It is not a surprise that the U.S. Government decided to switch the head of the CIA and the commander of military operations in the Middle East last year in an attempt to homogenize the operations of both government organizations. The White House has also increased the spy network that works directly with the Pentagon to exercise a greater control over terrorist plots in the Arab Peninsula, Africa and Asia.

The move to inadvertently combine the power of both the CIA and the Pentagon began more actively under the George W. Bush administration, but rapidly accelerated under the presidency of Barack Hussein Obama. The CIA has grown its operations over territories supposedly taken over yihadists, but not to combat their operations.

The U.S. Government managed to buy off terrorists groups as it did in Afghanistan back in the 1970s with a group known today as al-Qaeda. The flow of drug money and other funds laundered by large banking corporations fuel the bribery system that allows the CIA to keep certain key terrorist groups working for them, as supposed to against U.S. Interest in some of the most volatile regions of the planet.

The merge of the CIA and the Pentagon was completed after the 2011 summer directive issued by Barack H. Obama to have the then CIA Director, Leon Panetta, take over the United States Department of Defense, while David Petraeus, the most influential ground operations commander in Iraq and Afghanistan was named the head of the Central Intelligence Agency.

General David Petraeus left the CIA last november after he allegedly admitted to have had an extramarital affair with his biographer. Of course, it is unlikely such an affair was the real reason Petraeus left the spy agency. Former intelligence insiders believe it was Petraeus opposition to America’s way of conducting military and intelligence operations what made him leave his post as the top spy chief.

Petraeus is not the first top General to exit U.S. military entities. Two or three other strong men inside the military were fired or asked to be relieved of their duties due to their disagreements with the way combat missions were being conducted.

There is an increased trend from the part of the CIA and the U.S. military to use remotely controlled drones to carry out attacks in the Middle East, North Africa and other regions and a diminishing trend to use heavy military power. The new way to wage war includes the use of special operations commandos as well as special forces which carry out attacks from land and sea positions.

Both of these operational groups rely more often than not on CIA assets in the region along with a higher number of military analysts”, explains professor Paul Rogers, a specialist on international security from Bradford University. “I think we won’t see the U.S. Government sending large numbers of troops to war-torn regions as it happened in Iraq and Afghanistan. Long are the days when the Army needed to send 100,000 soldiers to the battlefield,” he adds.

The so-called presidential kill list has never been more relevant, as the CIA becomes more militarized with its own drone flotilla and presidential authorization to people who the president believes represent a threat to the United States. Who and why are on that list is known by just a few people. In September 2011, the U.S. government carried out a terrorist attack on a former CIA asset, Anwar al-Awlaki, who had dined at the Pentagon weeks after the 9/11 terror attacks on New York and Washington.

After al-Awlaki, the U.S. has carried out even more drone attacks against targets who are thought to be heads of terrorist organizations that intend to attack America or its interests in Asia, Africa and the Middle East. However, neither the Pentagon nor the CIA have shown proof that such a threat exists. Anwar al-Awlaki’s involvement with al-Qaeda or any other terrorist organizations was never proven while the U.S. government always denied he had ever dined with members of the Pentagon’s leadership. Al-Awlaki was a United States citizen.

Besides the kill list in the hands of the CIA, the U.S. Army also has its own note pad full of names of people who need to be put down. This list is updated on a weekly basis in a meeting held by military analysts. Those analysts supposedly make recommendations to the president to add or remove names from the list during an intelligence briefing known as “terror Tuesday”.

Attacks such as the one that killed Awlaki are carried out by unmanned drones which are controlled by trained assassins in various military based around the world. Since 2002, the U.S. military and the CIA have launched almost 500 kill missions in countries like Pakistan, Afghanistan, Yemen and Somalia. Many of those attacks raised tensions last year between the U.S. and Pakistan who in several occasions asked the U.S. to vacate bases on Pakistani soil and to stop killing its citizens.

The person directly responsible for the drone attacks is the commander-in-chief of the armed forces, whomever this person may be. Barack H. Obama himself has authorized attacks on both Yemen and Somalia, but according to intelligence officials Obama is kept in the dark about most drone attacks launched in Pakistan. The U.S. military also employs drone attacks against supposed targets in Afghanistan, even after major murder operations concluded.

Those attacks which are not supposedly authorized by Obama, are jointly organized and managed by the Central Intelligence Agency and the Pentagon’s Special Operations Command. Although the White House denies the existence of an official military program where drones are used, it is well-known that both the CIA and the Department of Defense carry out continuous surveillance operations both inside and outside the United States.

Despite the secrecy, which the American government justifies with the classic “it is a matter of national security” many of the attacks are known to be based on false intelligence. “They don’t know what they’re doing,” says Professor Clive Stafford, the head of REPRIEVE, a Human Rights organization. “For example, in the case of the information provided by Pakistani sources, such intelligence information comes from people who are paid to seek and pass the information. But this same people are also paid by sources on the other side to provide false information to the Americans. That is why the CIA has now asked the U.S. government to support the recruitment of 1,600 new intelligence assets, which according to the spook agency will help improve the quality of the information received by the military and the CIA itself.

Another problem with the terrorist air attacks, says Stafford, is that the attacks always take the lives of people who have nothing to do with the supposed terrorists. But both for the military and the CIA, these casualties of war are worthwhile if it means that their operations will continue to have funding from the U.S. tax payers and drug money with which a terrorist organization such as the CIA finances most of its operations.

The Real Agenda encourages the sharing of its original content ONLY through the tools provided at the bottom of every article. Please DON’T copy articles from The Real Agenda and redistribute by email or post to the web.