Trillas Químicas: Las consecuencias de los Metales Tóxicos

Reporte de Nueva Zelandia revela que Trillas Químicas  están asociadas con enfermedades respiratorias y reacciones autoinmunes.

Por Dra. Ilya Sandra Perlingieri
Adaptación Luis R. Miranda

Durante décadas, hemos sabido que los metales pesados y productos químicos pueden causar daños físicos graves. En el  documento de Rachel Carson llamado “Primavera Silenciosa”, hemos conocido y ha sido ampliamente advertido de las graves consecuencias de la utilización o la exposición a estos venenos en nuestras actividades diarias. Miles de ellos son cancerígenos bien documentados.

Sobre la base de la investigación innovadora de Carson, también sabemos que ciertos tipos de productos químicos pueden alterar el sistema inmune humano [y de otros animales]. Desde hace 30 años, los investigadores están revisando lo que se conoce químicos alteradores de hormonas endocrinas y la forma en que están afectando a las ranas [que a veces tienen cinco piernas o características hermafroditas], otros animales acuáticos, y mamíferos. Estos animales fueron los canarios proverbiales en la mina de carbón. En otro libro pionero, “Nuestro Futuro Robado”, los autores Dr. Theo Colburn, Dianne Dumanoski y John Peterson Myers demuestran claramente que en productos químicos que alteran las hormonas, 1 + 1 no es igual a 2. Por el contrario, en una pesadilla de proporciones matemáticas, estos venenos actúan de forma sinérgica, y 1 +1 podría igualar hasta 1.600 veces la dosis original. También descubrieron que estamos expuestos a más de 100.000 productos químicos con regularidad. La mayoría de ellos nunca han sido probados para la seguridad humana. Por lo tanto, casi nada se ha hecho para reducir la exposición humana a un gran número de productos químicos peligrosos. De hecho, durante la última década, el gobierno de Bush desmanteló muchas leyes ambientales que existen desde hace 30 años, para que las empresas hicieran lo que querían con sus químicos. [Basta con mirar lo que está desarrollando en el Golfo con el derrame de petróleo de BP.]

Aunque esta información, sobre los peligros de trastornos hormonales, están ahora más ampliamente disponibles en los sitios de Internet, todavía no es bien conocida por la persona promedio que recibe noticias en su mayoría de medios de comunicación. (1) La mayoría de estos productos químicos altamente tóxicos son invisibles.; y, por tanto, están fácilmente fuera de nuestro radar colectivo. Con el alto nivel de estrés creado por la deliberadamente orquestada crisis financiera en la que millones han perdido sus puestos de trabajo y viviendas, la degradación del medio ambiente y el colapso graves de salud no son prioridades, sobre todo, si es muy poco lo que se informa en los medios de comunicación corporativos. Este escenario de desastre es parte de una visión más amplia de lo que Naomi Klein escribe en su libro “La doctrina del shock.” Tenemos tantas crisis, una tras otra, que es difícil mantenerse al día con una rutina diaria- y mucho menos tener tiempo para leer y considerar las ramificaciones para la salud de tóxicos en cantidades masivas; miles de metales pesados y productos químicos que han intoxicado nuestra cadena alimentaria y, por tanto, nuestra supuesta “salud.” Estamos en la parte superior de esta cadena alimentaria ya destrozada.

Ahora, sin embargo, hay otra capa mucho más insidiosa de toxicidad que no está siendo abordada en absoluto en ninguna corriente de noticias controladas por las corporaciones, y que está afectando nuestra propia supervivencia. Sin embargo, están siendo abordando cada vez más por investigadores independientes que tienen evidencia de apoyo para respaldar sus informes en Internet.

Durante más de una década, en primer lugar los Estados Unidos y luego los ciudadanos de Canadá han sido víctimas de un asalto 24 horas al día, 7 días pro semana, 365 días al año con aerosoles sobre nuestras cabezas hechas de una mezcla tóxica de metales pesados tóxicos, productos químicos y otras sustancias peligrosas. Nada de esto se informó en medios de comunicación. El Departamento de Defensa de EE.UU. [DOD] y militares han sido sistemáticamente cubierto nuestros cielos con lo que se conoce como Chemtrails (también conocidas como aerosoles estratosféricos para geoingeniería). (2) Estas difieren enormemente de las estelas de aviones tradicionales que siempre se evaporan más rápidamente en el cielo . Chemtrails o trillas químicas no se disipan. Más bien, los aviones (equipados con boquillas especiales) liberan aerosoles en padrones lineales en el cielo que no se evaporan. Varios aviones se han desplegado, volando en paralelo (o en forma de “tablero de ajedrez”), y rápidamente cubren el cielo con líneas de color blanco grisáceo [millas y millas de largo]. Al principio, estas líneas son finas, pero pronto se expanden y, en poco tiempo, se funden. Nuestro cielo azul desaparece y es sustituido por una neblina tóxica de color blanco grisáceo que borra y disminuye en gran medida nuestro sol habitual.

Aviones militares y comerciales están involucrados en más de 60 operaciones secretas. El año pasado, cuando volé por todo el país, vi un avión de United Airlines (que volaba por debajo de nosotros a unos 37.000 pies) rociar un aerosol negro que se extendió por millas y millas a través del cielo. Este programa clandestino incluye ahora un aerosol para la aplicación con aviones en América del Norte, Europa, Australia y Nueva Zelanda [todos los países de la OTAN]. Cientos (si no miles) de personas han llamado y escrito a sus funcionarios públicos para obtener respuestas en estos y otros países como Brasil, Costa Rica y México. Las respuestas de los EE.UU. y las autoridades canadienses se dan, o bien, si hay respuesta, las consultas son despedidas como locuras. Esta sigue siendo un constante y deliberado encubrimiento. Nadie es responsable, al tiempo que continuamos siendo envenenados diariamente. Esta no es la primera vez, sin embargo, que los ciudadanos están siendo utilizados como sujetos experimentales de ensayo de laboratorio. El gobierno de EE.UU. y sus fuerzas armadas tienen una historia muy larga y sórdida de la utilización de personas, sin el consentimiento informado, de manera ilegal. Como señala Carole Pellatt:

El ejército de EE.UU. ha estado rociando armas químicas y biológicas al aire libre de pruebas sobre la población civil desde la década de 1940. Se llaman “pruebas de vulnerabilidad”. Esto no es una afirmación polémica. El ejército ha admitido a esta práctica en muchas ocasiones y hay un montón de documentación por parte del gobierno para corroborar la misma. También hay documentación de las experimentos con radiación sobre la población civil. Lamentablemente, esta información tiende a salir a la luz muy tarde para poder haber salvado vidas, o aliviado el sufrimiento de las víctimas. (3)

Durante la última década, las pruebas independientes de Chemtrails en todo el país han mostrado una mezcla peligrosa, muy venenosa, que incluye: bario, fibra de vidrio recubierta de aluminio-nano [conocida como CHAFF], torio radiactivo, cadmio, cromo, níquel, sangre desecada, esporas de moho, micotoxinas amarillas con hongos, dibromuro de etileno, y fibras de polímero. El bario puede ser comparado en su toxicidad con el arsénico. (4) El bario se sabe, afecta adversamente el corazón. El aluminio tiene historia de perjudicar la función cerebral. Los investigadores independientes y los laboratorios siguen presentando niveles fuera de la escala de estos venenos. Unos cuantos “anónimos” funcionarios han reconocido este aerosol y su pulverización (5).

Numerosas pruebas se han realizado para verificar que estos venenos están fuera de la escala en su toxicidad. Ellos se documentan en el agua, en nuestro suelo, y en el aire. Durante más de 10 años, el investigador Clifford Carnicom ha sido valiente y sistemático en la presentación de información sobre los distintos aspectos perjudiciales de estos aerosoles y lo que están haciendo a nuestro entorno, así como nuestra sangre. (6) Varios grupos “observadores del cielo” también han ido cuidadosamente documentando la información acerca de estas agresiones diarias (7).

Con todos estos venenos que rodean nuestra respiración, no es sorprendente ver a un dramático aumento en las enfermedades. Existen numerosos informes sobre el aumento de las muertes cardíacas y enfermedades respiratorias (asma, bronquitis crónica, cáncer de pulmón y enfermedades crónicas con frecuencia múltiple). La toxicidad ya ha afectado dramáticamente el deterioro “de la salud colectiva.” El aumento significativo de las enfermedades del corazón y diversas enfermedades respiratorias se ha relacionado con un gran aumento de “partículas” en el aire. Esto puede ser visto por algunas estadísticas reveladoras:

1. La enfermedad coronaria es la principal causa de muerte en los EE.UU.. Según la CDC, en 2006, 631.636 murieron de enfermedad cardíaca. Esto significa que 1 de cada 5 estadounidenses se ven afectados (8).

En Canadá, cada siete minutos alguien muere de enfermedades del corazón (9).

2. Asma y enfermedades respiratorias superiores. Entre 100-150 millones de personas sufren de asma en todo el mundo. En los EE.UU., 16,4 millones de adultos sufren de asma y 7 millones de niños lo tienen. La bronquitis crónica y enfisema: 9,8 millones de estadounidenses fueron diagnosticados con bronquitis crónica el año pasado, la cifra para el enfisema es de 3,8 millones (10) Total: 37 millones de estadounidenses padecen.

En Canadá, 2,4 millones han sido diagnosticados con asma.

3. Partículas contaminantes del aire. Partículas [PM] se componen de pequeñas partículas de 10 micrones o menos. [1 micrón es aproximadamente 1 / 70 el grosor de un cabello humano.] Estas partículas pueden alojarse en lo más profundo de sus pulmones, y durante un período de tiempo, pueden dañar la función pulmonar. Este tipo de contaminación, que respiramos a diario, puede causar y causa diversas enfermedades respiratorias superiores, enfermedades coronarias y el envejecimiento prematuro y la muerte. Las partículas también pueden exacerbar cualquier enfermedad existente. (11) Preguntas sin respuesta:. ¿Estas peligrosas partículas actúan de forma sinérgica en los cuerpos humanos (al igual que los alteradores endocrinos)? ¿Cómo PM afectan a millones que ya tienen múltiples enfermedades crónicas?

Lesiones Cerebrales

Incluso con el aumento de enfermedades que se pueden prevenir, el problema que no ha sido vinculado o dirigido, con lo que Clifford Carnicom denomina “crímenes de aerosol” – es el deterioro de la función cognitiva. Nuestro sistema inmunológico está ya en estado de sitio todos los días, y esto se ha traducido en millones (posiblemente miles de millones) de personas con no sólo una enfermedad, pero a menudo múltiples problemas. La piel, el órgano más grande en nuestro cuerpo, es una membrana permeable. Esto significa que las toxinas invisibles en el aire, incluidos los Chemtrails y otros productos químicos altamente peligrosos, se adentran en nuestra piel. El envenenamiento del agua de lluvia (o la nieve al tocar la piel) hace lo mismo. Cuando el aire que respiramos está lleno de una gran variedad de toxinas peligrosas, con cada aliento que tomamos, estos venenos asaltan nuestro sistema inmunológico. Estos venenos también afectan a nuestro cerebro y, por tanto, nuestra función cognitiva.

El aluminio es un componente importante en estos aerosoles. A pesar de que es el metal más abundante de nuestro planeta, nuestro cuerpo no tiene ninguna necesidad biológica del mismo. Red de Acción en Plaguicidas de América del Norte [PANNA] lo clasifica como “tóxico para los seres humanos, incluyéndolo como un causante del cáncer, tóxico para el sistema reproductivo y del desarrollo, neurotoxicidad y toxicidad aguda.” (12) Sin embargo, el aluminio es de uso común [esta es una lista muy corta] en las vacunas , desodorantes y antitranspirantes, medicamentos de venta libre, los refrescos y latas de cerveza [sanguijuelas de aluminio de las latas], el polvo para hornear, mezclas para pasteles, quesos procesados, y otros productos alimenticios y aditivos.

A través de los años, el aluminio se acumula en el cerebro, los tejidos, y en menor cantidad los huesos. Esto causa la degeneración cerebral, disfunción y daños-debido a la obstrucción y reducción del flujo sanguíneo y el oxígeno de las arterias cerebrales. El cerebro se encoge y las células cerebrales mueren. Esto causa demencia. Los síntomas incluyen: arrebatos emocionales, falta de memoria paranoia y pérdida de memoria, discurso incoherente, irritabilidad, disminución de agudeza mental, cambios de personalidad, y mal juicio. Muchos de estos síntomas son hoy usados para diagnosticar Alzheimer. Todos estos están en aumento, ya que más de 4 millones de estadounidenses lo padecen. El deterioro cerebral y demencia toman décadas para causar daños graves y visibles.

Eventualmente, sin embargo, la demencia es fatal. “Alzheimer” ahora se está utilizando incorrectamente como un término comodín para todo tipo de demencia. Hace apenas unos días, la primera página del New York Times tenía un titular: “Más personas con demencia se pierden de casa.” (13) Las personas afectadas por lo que los términos Times es “Alzheimer” fueron entrevistados. Una persona mencionó que “tiene un diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer.” Esto es claramente equivocado. La demencia de Alzheimer sólo se puede diagnosticar en forma precisa después de la muerte cuando un post-mortem se puede hacer. Sin embargo, el envenenamiento por metales pesados pueden ser diagnosticados mediante pruebas de laboratorio, pero esto raramente se hace en los exámenes médicos.

Lo que no se abordan en este aumento de la demencia es mayor de 10 años respirando metales pesados, fibra de vidrio recubierta de aluminio-nano, etc. Miles de millones de toneladas han sido rociados sobre nosotros.

Con todas estas fuentes de aluminio añadidas al aire que respiramos, la toxicidad acumulada es muy alta. Incluso en los hechos cotidianos, es obvio para cualquier persona que está prestando atención que mucha gente se comporta de forma extraña. Si bien puede ser considerado “anecdótico”, en la presentación de informes, hay millones de personas cuya conducta es extraña. Ha habido muchos casos tan sólo el año pasado, cuando le he hecho a alguien una pregunta y recibo una respuesta que es totalmente ajena. Han habido casos de personas muy enojadas en la calle: alguien “se vuelve loco” sin razón aparente. Los niveles de violencia han aumentado. Mira todos los tiroteos en las escuelas. Hay accidentes automovilísticos inexplicables que nunca deberían haber ocurrido. En sólo un día, hace unas semanas, fui testigo de tres accidentes de tráfico que no deberían haber sucedido. Las noticias están llena de estas historias.

Añadido a esta carga corporal ya altamente tóxica es el uso de aluminio por parte de los militares de en sus aerosoles. Se utiliza debido a su conductividad eléctrica, durabilidad y peso ligero. La Fuerza Aérea de los EE.UU. informó en 1997 que pulverizó 2 millones de toneladas, de 6-7 onzas de CHAFF desde aviones por 15-50 millas de longitud. (14) Otra pregunta sin respuesta ¿Por qué la USAF no brinda cifras actualizadas?

Un informe de 2002 indica que: “en los últimos 25 años, la Marina de los EE.UU. [ha lanzado desde aviones] varios cientos de miles de libras de desperdicio de aluminio durante operaciones de vuelo sobre un área de entrenamiento en la bahía de Chesapeake.” (15) Si la Marina utilizó cientos de miles de libras en tan sólo esta pequeña zona de los EE.UU., esto podría extrapolarse para medir la liberación de posiblemente miles de millones de toneladas de aluminio nano por todas las divisiones militares en todo los EE.UU. y Canadá, más recientemente, de 2002? El tipo de CHAFF que se almacena contiene plomo. Ha sido este pulverizado, sin nuestro conocimiento, y añadido a estos aerosoles? Qué enorme, aunque invisible, el daño que ha creado para todos nosotros!

La Dra. Hildegard Staninger informó el año pasado que “la exposición a las emisiones aéreas de nano materiales compuestos resultó en inhibición de la colinesterasa.” (16) El cuerpo humano tiene tres tipos de colinesterasa: para el cerebro, para el plasma (fabricado por el hígado), y las células rojas sanguíneas. Algunos pesticidas y gases pimienta (como el VX, un organofosforado) inhiben la colinesterasa. La inhibición crónica de esta enzima (que normalmente circula en los glóbulos rojos), causada por la fumigación de estos aerosoles Chemtrails [para la modificación del clima, pero también se utiliza para la erradicación de los mosquitos y otros insectos], causa la intoxicación crónica. Esta exposición provoca graves trastornos neurológicos, como parálisis en los seres humanos.

En un innovador ensayo de 2003 en línea, el Dr. Kaye Kilburn, pregunta: “¿Por qué son ignorados los Daños Cerebrales?” (17) Su artículo 13 enumera los factores ocultos que afectan a nuestra disposición a creer que las sustancias químicas peligrosas no afecten al cerebro. Ellos son: 1. “Todo está en tu cabeza” [es decir, los síntomas reales son ignorados por la medicina alopática].

2. Resistencia a la vulnerabilidad [individuos y la sociedad en conjunto, no pueden creer que el cerebro está en riesgo].

3. La aceptación y uso de drogas que alteran la mente [como Paxil] que pueden influir e influyen en el cerebro [millones están en los antidepresivos, qué daño a largo plazo este causa a la función cognitivo?].

4. Lesión química del cerebro se considera no ser “una amenaza inminente.”

5. La competencia de otras amenazas graves [que causa la indiferencia o la negación];

6. Retraso en el reconocimiento de riesgos para la salud.

7. Los intereses económicos [tácticas dilatorias por las grandes corporaciones son bien conocidas de – el retraso mantiene las ganancias y hace caso omiso de asumir la responsabilidad. Todos somos prescindibles para las ganancias corporativas].

8. El campo de la neurología ha tardado en considerar las causas [¿cuántos investigadores independientes quedan que no tienen ningún vínculo con las empresas farmacéuticas / químicas?].

Entre todas estas razones valiosas para no hacer frente a esta crisis humana, la que el doctor Kilburn ha abordado directamente, el asalto crónica de la respiración / absorción de estos miles de millones ahora de toneladas de peligrosos productos químicos en aerosol y los metales pesados por más de una década sin nuestro consentimiento. Cuando uno no busca o sabe las principales causas, otros temas pueden ser culpados. Esto, además del silencio de un gobierno o de la negativa a responder y la complicidad de los medios de comunicación corporativos, hacen una combinación muy peligrosa que nos pone a todos en situación de riesgo grave todos los días. Dado que la función del cerebro se ve disminuida, y otras cosas son culpa de esto, cualquier población es más fácil “de controlar.”

La investigación del Dr. Kiburn muestra claramente que los productos químicos afectan y perjudican gravemente el cerebro [y, por tanto, la función cognitiva]. Productos químicos, especialmente un ataque diario con químicos tóxicos durante muchos años- puede dañar nuestra capacidad para pensar con claridad. Incluso si encontramos difícil de creer, la evidencia está ahí. El doctor Kilburn ha ampliado este ensayo en el primer libro a la investigación: “Lesión Cerebral Química” (publicado en 1998). El doctor Kilburn señala:

La preservación del cerebro representa la única posibilidad de supervivencia para la humanidad. El encontrar en muchas partes del país y en muchos pacientes que su función está erosionada seriamente por los productos químicos, productos químicos que se han introducido en el medio ambiente, básicamente, en los últimos 50 años, es una mala noticia de hecho (18).

Parece casi increíble que millones / miles de millones de personas podrían mirar al cielo y no notar los cambios dramáticos que han tenido lugar, por ejemplo, a mediados de la década de 1990. Entonces nuestro cielo era de un azul magnífico. Las nubes eran de una hermosa variedad de formas. El sol era glorioso. Pero las personas menores de 30 años, no puede tener un verdadero sentido de recogimiento de mirar todos los días y ver esta magnificencia panorámica. La mayoría de ellos están demasiado ocupados en el chat o mensajes de texto en sus teléfonos celulares. Hay otras cuestiones a considerar, así: La gente está en sus zonas de comodidad, y niega emociones humanas muy poderosas. En el bullicio de la ciudad (ahora muy a la mano y poco tiempo de reflexión), ¿cuántas personas miran al cielo? También se necesita valor enorme, uno muy profundo, voluntad interna para examinar las motivaciones políticas corporativas de medios controlados, y la búsqueda de las verdaderas respuestas. Para volver a examinar lo que creemos saber, sobre la base de nuevas pruebas, se debe tener una voluntad de pensar fuera de la caja proverbial, a querer encontrar la verdad, no por el omnipresente doble lenguaje orwelliano que impregna nuestra sociedad. Si todo en nuestra rutina diaria desmiente lo que está pasando en realidad, se requiere fortaleza para explorar lo desconocido, a la pregunta de la letanía.

Otra persona valiente es el Dr. Michael R. Castillo, que sigue ocupándose de la cuestión de la toxicidad de las Trillas Químicas. El es un Químico en Polímeros entrevistado con frecuencia y ha escrito artículos sobre los peligros de las Trillas Químicas. El Dr. Castillo también ha escrito un documento pionero, la Declaración Universal de Ley de Preservación de la Atmósfera [UAPA]. Este documento ha estado en el Congreso desde 2008, pero está atado en la comisión que lo estudia. La única manera de tener esta pieza fundamental de la legislación aprobada es tener verdaderos representantes del Congreso (en lugar de los grupos de presión corporativos). Ver: http://anticcorruptionsociety.files.wordpress.com/22010/04/the-unified-atmospheric-preservation-act.pdf

Teniendo en cuenta estas cuestiones, ya que el colapso de nuestra sociedad tiene muchos niveles diferentes de mentiras, la debacle financiera, las mentiras y el engaño del gobierno y la Reserva Federal de culpar a la gente de la pesadilla hipotecaria de vivienda, el Estado Policía emergente, los desastres que sobre nuestro frágil el medio ambiente se convierten cada vez más difíciles, sólo para mantener una rutina diaria y sobrevivir a la depresión económica y sus consecuencias a diario. Los principales medios hacen su papel de apoyo y nos engañan. Millones, como los lemmings proverbial, se apresuran a unirse a la desaparición del grupo. Hay innumerables ejemplos históricos de esta locura colectiva. Nosotros, Homo sapiens [sic hombres, sabios?] no hemos aprendido las lecciones de 5.000 años de historia. Esto se debe a que cada nueva generación de líderes políticos corruptos (a menudo vinculados históricamente a los anteriores) no tiene el interés real como parte fundamental de su práctica política. Además, no hay principio de precaución en su lugar. (19) No es como el juego político de decepción funciona. La precaución no es parte de una ecuación que está equivocada desde el principio. Los seres humanos son ingenuos y quieren creer los engaños que les cuentan.

Para añadir a esta ya pesada carga, el pedir a personas desinformados, aunque supuestamente “bien educadas” [¿Qué es lo que realmente significa, ya que en gran parte de nuestra educación superior se ha omitido lo que el profesor Peter Dale Scott llama “eventos políticos profundos” que nunca entran en nuestros libros de historia? La gente nunca llega a reconsiderar lo que ellos piensan que saben acerca de lo que realmente está pasando, esto toma fuerza interior enorme. Se requiere valor profundo. La base de este “valor” en realidad significa la creación de nuevas vías sinápticas en el cerebro. Sin ellas, nos sentimos asustados, nerviosos … porque las nuevas sinapsis aún no se han creado. Se necesita repetir el esfuerzo, y, por tanto, una nueva sensación de comodidad, para crear estas nuevas sinapsis.

Si, sin embargo, millones de personas ya se encuentran en productos farmacéuticos con receta para “calmarlos” [a largo plazo, qué se esta haciendo a su capacidad para pensar con claridad?] Y, además, están respirando el aire envenenado lleno de productos químicos que distorsionan la mente, entonces tiene alguien la capacidad de pensar? ¿Cómo puede alguien sentirse bien y seguro, si el aire que respiramos es deliberadamente envenenado y está afectando a nuestra capacidad de pensar de manera convincente? Es ya evidente que nadie en cualquier capacidad oficial está dispuesto a decir la verdad. Es como Diógenes, el griego antiguo, que buscaba una persona veraz. Nadie parece tener el deseo o valor, o la autoridad para detener esta intoxicación masiva, ya que es el plan secreto de la élite privilegiada para deliberadamente destruir todo lo que una vez conocieron.

Nuestros derechos humanos fundamentales, constitucionales y las leyes internacionales son papel mojado. Estos derechos y las leyes han sido desgarrados por los responsables. Se ha hecho a escondidas. Tenemos que organizarnos con toda tranquilidad. Pacíficamente es la palabra operativa. Si estos ataques aerosoles muchos hechos por aviones militares y comerciales pueden rociar estas toxinas horribles sobre nosotros, año tras año con impunidad, contra todas las leyes, entonces es absolutamente necesario que se nos organicemos con toda tranquilidad. Como señala Peter Dale Scott en el documental “Imperio Invisible” (Invisible Empire): hay que usar el Internet y nuestra capacidad intelectual pacífica para reunirnos y acabar con esta pesadilla. Es posible hacerlo!

La Dr. Ilya Sandra Perlingieri es autor del libro aclamado, “La Crisis del útero”.

Medicinas Psiquiátricas: Un Descubrimiento Sorprendente

Por Shane Ellison
Master en Ciéncias
Traducción: Luis R. Miranda

Hago preguntas con la intención de acortar las conversaciones. Evito el contacto visual con extraños por miedo (tal vez es la ansiedad) por aprender mucho de ellos. En secreto, creo que Metallica estaría haciendo mejor música si usaran drogas y alcohol, en lugar de “terapia.” Estoy tratando de dominar la Ley de la no atracción para protegerme del “trabajo real, “casas pequeñas y coches viejos. Y, estoy dando constantemente consejo sólo para darmelos a mi mismo.

Pueden los medicamentos Psiquiatricos ayudarme?

Tal vez estas preguntas son las que me motivaron a seguir una carrera como químico y a hacer diseño de fármacos, ganando varios premios por mi trabajo. No hay nada que me entusiasme más que las drogas y cómo afectan al cuerpo (excepto los abdominales de mi esposa). He estudiado su anatomía molecular, arriesgo mi vida para mezclar y combinar productos químicos explosivos en un matraz de fondo redondo, e incluso vendí mi alma a las grandes empresas farmacéuticas a cambio de un laboratorio químico y una capucha.

Durante este tiempo, he hecho algunos descubrimientos sorprendentes sobre medicamentos psiquiátricos, que incluyen antidepresivos, antipsicóticos, estimulantes y drogas contra la ansiedad. Entender lo que he aprendido lo protegerá de la inundación de efectos secundarios que ahora se están descubriendo a velocidades vertiginosas, por cortesía de la gran cantidad de pacientes que los toman en nombre de la salud mental.

Su propio infierno

Los antidepresivos aumentan la “capacidad” de enfrentar momentos difíciles al modificar los niveles de la molécula conocida como serotonina en el cerebro. Se supone que nos ayuda a encontrar la felicidad cuando estamos cubiertos por una avalancha de maldad. Pero, nunca ha sido probado. Sin embargo, los medicamentos intentan aumentar los niveles de serotonina al “selectivamente” detener la recaptación de entre las células cerebrales. Aquí es de donde la sigla ISRS fue implementada – “inhibidor selectivo de recaptación de serotonina.” Es un nombre innovativo, pero una idea estúpida. Nada es selectivo en el cuerpo.

Al tratar de bloquear la recaptación de la serotonina, los antidepresivos también pueden impedir su liberación y la de otro compuesto del cerebro conocido como dopamina. Las áreas del cerebro responsables de la liberación y recaptación de estos neurotransmisores son tan similares (después de todo, trabajan en la misma molécula) que un medicamento antidepresivo no es lo suficientemente inteligente como para entender como funcionan. Así que hace lo que cualquier tonto medicamento haría, bloquea los dos. Es por eso que los usuarios suelen llevar una mirada vidriosa en sus ojos. Completamente bajo el hechizo psiquiátrico, con la mirada perdida.

Profunda tristeza, miedo, ira y agresión pueden aparecer con el tiempo. Al eliminar la serotonina y la dopamina del cerebro, los usuarios de antidepresivos a largo plazo no pueden encontrar o sentir la felicidad. En su lugar, pueden quedar enterrados en una avalancha de maldad. Y si usted no puede encontrar o sentir la felicidad en la vida, ¿qué sentido tiene? ¿Qué le va detener de romperse su propio cuello o asesinar a tiros a sus compañeros de clase? No mucho, cuando se vive en un infierno antidepresivo.

Piensa que todo esto es opinión?

Según la FDA, los antidepresivos pueden causar pensamientos suicidas y comportamiento, empeoramiento de la depresión, ansiedad, ataques de pánico, insomnia, irritabilidad, hostilidad, impulsividad, agresividad, episodios psicóticos y violencia. Algunos incluso causan la ideación homicida de acuerdo con los fabricantes. Muchos usuarios de antidepresivos a largo plazo dicen que ya no se sienten normales -son zombies entumecidos.

Pero los efectos secundarios de estos fármacos no se limitan al secuestro de sus sentimientos y estado emocional, provocando estados violentos y psicóticos. Los efectos físicos secundarios ocurren demasiado e incluyen sangrado anormal, defectos de nacimiento, ataque al corazón, convulsiones y muerte súbita. Más de ciento setenta advertencias reguladoras de medicamentos y estudios han sido emitidos en los antidepresivos, para hacer sonar la alarma sobre estos efectos secundarios.

Para Uso Exclusivo del Elefante

Los psiquiatras prescriben medicamentos antipsicóticos como Zyprexa y Seroquel, para cualquier cosa; desde la esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno delirante, depresión psicótica, autismo o cualquier otra cosa que pueda imaginar, incluso de “trastorno generalizado del desarrollo,” que es perfecto para aumentar las ventas porque está dirigida a los niños que sufren de irritabilidad, agresividad y agitación. Es una pena porque estos medicamentos no sirven para nada, solo para sedantes elefantes furiosos, no curar la enfermedad psiquiátrica.

Según un estudio publicado en Psychological Medicine, los fármacos antipsicóticos causan la reducción del cerebro -el volumen de la masa cerebral. Originalmente diseñado para quienes son considerados “esquizofrénicos”, las compañías farmacéuticas crearon una campaña de marketing brillante para vender estos medicamentos a un mayor número de usuários de antidepresivos en el mercado. Usted probablemente ha visto los anuncios, si su “medicación de la depresión” no está funcionando, entonces no culpe al medicamento, pues usted tiene un trastorno bipolar! ”

Una vez ingeridos, los antipsicóticos navegan a través del torrente sanguíneo, donde son transportados al cerebro. Al igual que un derrame de petróleo gigante, los antipsicóticos cubren el cerebro en una mancha de medicamentos, donde se bloquea la transmisión de las ondas cerebrales. El usuario queda sin actividad cerebral normal. La motivación, la unidad y los sentimientos de recompensa son exterminados. Si la psiquiatría considera esto un tratamiento, ellos son los locos.

Si alguna vez has visto a alguien que ha sufrido del “derrame” cortesía de seguir las órdenes del médico, no puede equivocarse al detectar uno de los efectos secundarios más comunes. Se llama Acatisia. Movimientos involuntarios, tics, espasmos en la cara y el cuerpo entero puede llegar a ser los efectos secundarios permanentes para los usuarios de antipsicóticos.

Los antipsicóticos también causan obesidad, diabetes, problemas cerebrovasculares, eventos cardíacos, problemas respiratorios, pensamiento delirante y psicosis. Los reguladores de medicamentos en EE.UU., Canadá, Reino Unido, Irlanda, Australia, Nueva Zelanda y África del Sur advierten que también pueden conducir a la muerte. No me sorprendería que los psiquiatras consideran esta una cura…

Use esto para saltar el Gran Cañón

Si usted va a intentar saltar sobre el Gran Cañón en su moto, o andar deslizarse por las faldas del Monte Kilimanjaro, los estimulantes son muy buenos. Ellos inundan el cerebro con dopamina y desencadenan una oleada de adrenalina inhumana, responsable de hacer que creamos que la vida es grandiosa, a pesar de la muerte eminente al intentar estas proezas. Fuera de eso, o eres un monstruo de la velocidad, un estudiante universitario tratando de aprender todo un semestre de Biología en 4 horas, o un niño de quinto grado “, siguiendo las órdenes del médico.”

Los mejores estimulantes que se recetan hoy en día no son más que una mezcla de anfetaminas empaquetados con nombres comerciales como Adderall, Dexedrine y Ritalin. Matones callejeros que los venden como metanfetamina, la cocaína del pobre, cristal, hielo, cristal y velocidad. No es de extrañar que los niños abusan de Ritalin, Adderall y estos medicamentos más que de drogas de la calle, pues son más baratos de obtener y son “legales”, por lo tanto, son llamados la cocaína para niños.

Incluso la DEA de los EE.UU. clasifica Ritalin en la Lista ll, lo que significa que tiene un alto potencial de abuso, igual que la cocaína y la morfina. Todos ellos tienen los mismos efectos independientemente de cómo se llamen: la sobrecarga en le sistema nervioso central conduce a ataques al corazón y / o insuficiencia cardíaca. Y los niños están cayendo más rápido que los adictos a Metanfetamina en las calles.

No estoy exagerando.

Once agencias de reglamentación internacional de las drogas y nuestra propia FDA ha emitido advertencias de que los estimulantes como el Ritalin causan adicción, depresión, insomnio, dependencia de drogas, manías, psicosis, problemas cardíacos, problemas cerebrovascular y muerte súbita.

Quémese el cerébro con medicamentos contra la ansiedad

Si aún no eres lo suficientemente hombre para una droga que podría sedar a un elefante, como los antipsicóticos, los psiquiatras te prescribirán medicamentos contra la ansiedad, sobre todo las benzodiacepinas. La elección entre los dos es similar a decidir si te quieres golpear la cabeza con un bate de aluminio o una de madera. Los medicamentos contra la ansiedad serían el bate de madera.

Descubiertos en los laboratorios de química de Hoffman La Roche en 1955, medicamentos contra la ansiedad tienen como objetivo activar los receptores del sueño en el cerebro, sólo un poco. Así, en vez de estar lleno de ansiedad, se le pone a dormir. Se trata de un “tratamiento” que los psiquiatras han estado “practicando” durante décadas. Pero, todavía no ha funcionado, porque drogar sus problemas es más peligroso que la ansiedad. El uso de medicamentos contra la ansiedad se acompaña de una serie de desagradables efectos secundarios tales como convulsiones, agresión y la violencia una vez que la droga desaparece. Alucinaciones, delirios, confusión, comportamiento anormal, hostilidad, agitación, irritabilidad, depresión y pensamientos suicidas son todos los resultados posibles de acuerdo con documentos que las grandes empresas farmacéuticas habían custodiado investigación fuertemente hasta hace poco tiempo.

Al dejar de usarlas, las drogas podrían ser más difíciles de abandonar que cuando se trata de dejar la heroína. Algunos han calificado la reacción a algo similar a tirar cientos de anzuelos de pescar de su piel, sin anestesia. Si usted duda de su naturaleza adictiva, vaya a Google y escriba los nombres de algunas de las drogas principales para “tratar” la ansiedad como Xanax y Klonopin y esto es lo que encontrará:

“Abstinencia Klonopin” 1.860.000 resultados
“Abstinencia Xanax” 1.980.000 resultados
La exposición de Psiquiatría: Cómo obtener la verdad

En resúmen, los efectos secundarios de medicamentos psiquiátricos se extienden incontrolablemente. Y la mayoría se ocultan de los pacientes y médicos por igual. Afortunadamente, la Tercera Comisión de Derechos Humanos ha resuelto este problema con una base de datos de última generación que permite a la gente buscar la lista de reacciones adversas de los informes enviados a la FDA sobre los medicamentos psiquiátricos. También proporciona advertencias internacionales de reglamentación farmacéutica y estudios publicados sobre los efectos secundarios de los fármacos.

Entonces, ¿la psiquiatría me puede ayudar? No. Y eso es sorprendente debido a que los medicamentos psiquiátricos son algunos de los medicamentos de mayor venta, a punto de sellar las esperanzas y los sueños de millones. Independientemente del estado mental en el que yo pueda estar (o cualquier otra persona ), no hay un solo medicamento que cure, trate o resuelva los problemas de la salud mental.

Mientras que las personas pueden sufrir miserablemente de presión emocional o mental que puede afectar su estilo de vida, la pseudo-ciencia de la psiquiatría aún tiene que resolver todos estos problemas, pues por ahora de hecho sólo contribuye a la mala salud como se ha visto con la amplia gama de efectos secundarios. Las campañas de marketing y escritos fantasmas en revistas médicas están diseñados para ocultar estos hechos. Pero la base de datos sobre los efectos secundarios de los medicamentos psiquiátricos cortesía de CCHR asegura que todos los pacientes tengan acceso a la verdad, a los hechos documentados, lo que podría salvar su vida o la de un ser querido.