Trigo Transgénico podría cambiar Genoma Humano

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | 16 SEPTIEMBRE 2012

Las amenazas comprobadas que los organismos transgénicos representan para el medio ambiente es interminable, pero las empresas químicas no parecen preocupadas, y continúan trabajando en la creación de productos alimenticios que contienen este tipo de amenazas genéticamente modificadas.

El ejemplo más reciente es el trigo transgénico de CSIRO, que no no es uno de los conglomerados químicos que operan en todo el mundo hoy en día. CSIRO es la Organización de Investigación Científica e Industrial, de la Agencia Nacional de Ciencia Australiana.

De acuerdo con un informe reciente de la Fundación Safe Food, el trigo transgénico de CSIRO tiene el potencial — si se consume — para cambiar la forma en los seres humanos absorben carbohidratos.La fundación tuvo una conferencia de prensa el 11 de septiembre para solicitar que CSIRO ponga a disposición de todos sus estudios sobre la forma en que los genes contenidos en el trigo afectar el organismo. “Fuimos alertados sobre un problema de seguridad por un investigador que identificó una secuencia de ADN / ARN en el trigo transgénico que es similar a una en los seres humanos”, dijo Scott Kinnear, director de la Fundación Safe Food.

Kinnear, quien también es profesor de la Universidad de Canterbury, estuvo acompañado por los investigadores Jack Heinemann y Judy Carman para discutir las posibles amenazas de trigo transgénico de CSIRO. “Este problema de seguridad fue estudiado ampliamente por nuestros dos expertos. Lo que estamos pidiendo a CSIRO es que proporcione todos los estudios de seguridad en el trigo GM, si han hecho algo en absoluto “, añadió Kinnear.

Dijo que CSIRO también necesita proporcionar las secuencias de su ciencia y tecnología, que según él permitiría a los expertos de la fundación crear una completa secuencia bio-informática. Hizo hincapié en que hasta el momento, los expertos habían encontrado una cantidad importante de secuencias entre el genoma del trigo transgénico y el humano, lo que hace aún más urgente seguir investigando para descubrir si el trigo transgénico podría afectar negativamente a la salud humana.

Según lo explicado por el profesor Jack Heinemann, quien es biólogo molecular de la Universidad de Cantenbury, la manera en que se ha modificado el trigo nunca ha sido validada. “La tecnología es muy nueva”, dijo Heinemmann y es por eso que la fundación está solicitando la información y los materiales de CSIRO para llevar a cabo extensos estudios sobre si el trigo es seguro para el consumo humano. “Lo que encontramos es que las moléculas creadas en este trigo destinado a silenciar genes de trigo pueden coincidir con genes humanos”.

Fue más allá al explicar que a través de la ingestión, las moléculas trangénicas pueden entrar en los seres humanos y, potencialmente, silenciar los genes humanos de la misma manera que lo hacen con los del trigo. Los investigadores encontraron 770 páginas de posibles semejanzas entre los dos genes transgénicos en el trigo y el genoma humano.

“Hemos encontrado más de una docena de semejanzas que son extensas e idénticas”, agregó. Heinemann dijo que sus hallazgos son concluyentes para demostrar que las coincidencias no existen, pero que los límites que han tenido ante la falta de datos no prueban que el trigo transgénico puede provocar efectos adversos en los seres humanos. Por eso, dijo, expertos como él necesitan llevar a cabo más investigaciones para confirmar o descartar su teoría. “A partir de esta información, sabemos que es posible que no habría un efecto adverso, y es por eso que estamos pidiendo una serie de experimentos que se hacen antes que los humanos coman este trigo”.

“Este gen ha sido diseñado para silenciar a un gen en particular en el trigo para cambiar el contenido de hidratos de carbono”, dijo Judy Carman, bioquímica y directora de los IHERS en la Universidad de Flinders. Advirtió que si el gen transgénico fuera a actuar de la misma manera en los seres humanos, en la práctica silenciaría los genes humanos que coinciden con los del trigo. “Esto podría tener serias complicaciones.”

“Esto significará que habrá cambios significativos en la forma en que almacenamos nuestros carbohidratos y la glucosa en el cuerpo.” Ella dijo que el cuerpo humano necesita crear una sustancia conocida como glucógeno, que es esencial para llevar a cabo tareas como levantarse, moverse o tener una explosión de energía para realizar las tareas cotidianas. “Los niños que nacen con este tipo de genes silenciados, tienden a morir a la edad de cinco años, mientras que los adultos tienden a ser más enfermos y cansarse más”, agregó Carman. También insistió en que los estudios en animales son necesarios incluso antes de los estudios en humanos se lleven a cabo.

Vea la conferencia de prensa a continuación:

 

The Real Agenda permite la reproducción del contenido original publicado en el sitio SOLAMENTE a través de las herramientas proporcionadas al final de cada artículo. Por favor NO COPIE contenido de nuestro sitio para redistribuirlo o enviarlo por correo electrónico a menos que usted pida y reciba permiso por escrito. Si el permiso es dado, el artículo debe ser reproducido EXACTAMENTE como aparece en nuestro sitio.

CSIRO GM Wheat Could Potentially change Human Genome

By LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | SEPTEMBER 14, 2012

The proven threats that GMO organisms pose to the environment is endless, but chemical companies don’t seem to care, and instead continue to work with and put out food products that contain such genetically modified threats.

The most recent example is GMO wheat from CSIRO, which just happens not to be one of the large chemical conglomerates that operate worldwide today. CSIRO is the Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation, which Australia’s National Science Agency.

According to a recent report from the Safe Food Foundation, CSIRO’s GMO wheat has the potential — if consumed — to change the way  humans absorb carbohydrates.The foundation held a press conference on September 11 to request that CSIRO makes available all of its studies regarding how the genes contained in the wheat affect . “We were alerted about a safety issue by a researcher who identified DNA/RNA sequence matches in the GM wheat, and in human beings,” said Scott Kinnear, the director of the Safe Food Foundation.

Mr. Kinnear, who is also a professor at University of Canterbury, was joined by researchers Jack Heinemann Judy Carman to discuss the potential threats of CSIRO’s GMO wheat. “This safety issue was extensively studied by our two experts. What we are asking CSIRO to do, is to release all their safety studies on GM wheat, if they’ve done any at all,” added Kinnear.

He said CSIRO also needed to release the sequences of its science and technology, which according to him would enable the foundation’s experts to do a complete bio-informatic sequence matching. He emphasized that so far, the experts had found a significant amount of sequence matches between the GMO wheat and that of a human being, which made it even more urgent to keep on investigating to discover if the GMO wheat could negatively affect human health.

As explained by Professor Jack Heinemann, who is a molecular biologist at the University of Cantenbury, the way in which the wheat has been modified has never been validated. “The technology is too new,” Heinemmann said and that is why the foundation is requesting the information and materials from CSIRO to conduct extensive studies on whether the wheat is safe for human consumption. “What we found is that the molecules created in this wheat intended to silence wheat genes can match human genes.”

He went further to explain that through ingestion, the GMO molecules can enter human beings and potentially silence human genes the same way they do with those of the wheat. Researchers found 770 pages of potential matches between the two GMO genes in the wheat and the human genome.

“We found over a dozen matches that are extensive and identical,” he added. Heinemann said that his findings are conclusive in demonstrating that the matches do exist, but that the limits they’ve had given the lack of data does not prove that the GMO wheat may cause adverse effects on humans. For that he said, experts like himself need to conduct more research to confirm or discard their theory. “From this information, we know it is plausible that there would be an adverse effect, and that is why we are calling for a battery of experiments to be done before humans eat this wheat.”

“This gene is designed to silence a particular gene in wheat to change the carbohydrate content,” said Judy Carman, a biochemist and Director of the IHERS at Flinders University. She warned that if the GMO gene were to act the same way in humans, it would effectively silence human genes, the ones found to match those of the wheat. “That could have serious complications.”

“It will mean that there will be significant changes in the way we store our carbohydrates and glucose in the body.” She said that the human body needs to make a substance known as glycogen, which is essential in order to perform tasks such as waking up, moving, or having a burst of energy to complete everyday tasks. “Children who are born with this kind of genes silenced, tend to die by the age of five, while adults tend to get more sick and more tired,” added Carman. She also insisted that animal studies are necessary even before human studies are conducted.

See the complete press conference below: