‘El año Más Caliente en la Historia’, mientras no midas las Temperaturas

Por Christopher Booker
Adaptación Luis R. Miranda

James Hansen, Instituto Goddard de Ciencias Espaciales, NASA

Últimamente hemos oído la afirmación que 2010 ha sido “el año más caluroso en el registro”. Nadie ha hecho más para promover esta creencia de que el Dr. James Hansen, director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales (GISS), responsable de uno de los cuatro principales registros oficiales de temperatura global.

Como se informó en los sitios de noticias Real Science y Watts Up, en un artículo titulado “GISS temperaturas fuera de línea con el resto del mundo“, el registro GISS en los últimos meses ha sido violentamente divergente a los demás. Mientras que tres han demostrado la temperatura global sufrió un acusado descenso, hasta en un 0,3 º C, las cifras GISS (basada, cálculos de la NASA, en temperaturas de la superficie) se han disparado por 0.2C.

En un segundo artículo titulado, “El año más caliente de la historia”, Real Science demuestra que Hansen se basa principalmente en datos inventados, y que las partes del mundo que GISS muestra que se calentaron tienen tan pocas estaciones meteorológicas que sólo el 25 por ciento de las cifras se basan en lecturas de temperatura real. El resto son simplemente conjeturas del GISS. Esta no es la primera vez que los registros del Dr. Hansen han sido objeto de críticas por parte de expertos. Hace tres años, GISS se vio obligado a revisar muchas de sus figuras cuando se demostró que se habían realizado alteraciones a las medidas encontradas en las estaciones meteorológicas, cambiando temperaturas de antes del 2000 para hacerlas parecer más bajas y aquellas registradas despues del 2000, para hacerlas parecer más altas.

Desde que el Dr. Hansen primero saltó a la fama en 1988 por su participación en discursos sobre el calentamiento global, se ha convertido en uno de los activistas del mundo el clima más abierto. Recientemente apareció en un tribunal de Nottingham como testigo de la defensa de 20 activistas que fueron encontrados culpable de conspiración criminal para tratar de cerrar la segunda mayor estación de energía de carbón. Nadie que esté familiarizado con las declaraciones de Hansen en los últimos años se sorprenderá por la presente. Sin embargo, podría parecer extraño que un alto empleado del gobierno de EE.UU. deba volar a Inglaterra para apoyar a un grupo de delincuentes. No hay nada tan extraño, sin embargo, como la forma en que su registro de temperatura patrocinada por el Estado sigue siendo el citado por los políticos y los medios de comunicación tradicionales para apoyar su creencia de que este es el “año más caluroso de la historia”, deja a muchos pensando.

Adendum
Por Luis R. Miranda

En 2003, entrevisté a Hansen después de dar una conferencia sobre el calentamiento global antropogénico, y como los humanos eran responsables por este, como las emisiones de carbono debían ser reducidas y como lograr esa reducción. Al final de la conferencia, me senté con Hansen y le hice una simple pregunta: ¿Cuánta influencia tiene el sol en el calentemiento de la Tierra y los otros planetas? Hansen quedó en silencio por un momento y dijo: “Definitivamente el sol tiene alguna influencia, pero todavía no entendemos muy bien cual es o cuanto.” Si en 2003 la NASA no sabía si el sol juega un papel importante o no en el clima del planeta, ¿cómo es que su influencia se ha descartado y solo se culpa al ser humano y sus emisiones por el calentamiento?

Piers Corbyn, Meteorólogo

Cualquier científico serio llevaría años estudiando la influencia del sol en el clima, y ciertamente le vería como el primer elemento a ser estudiado para determinar su influenciar en el clima no solo de la Tierra, sino de todos los planetas del sistema solar. Como lo demuestra una y otra vez el científico Piers Corbyn, Es el Sol, Estúpido! Corbyn no solo predice las condiciones del tiempo con más exactitud que cualquier oficina meteorológica, sino que predijo una serie de fenómenos naturales derivados del clima y como el sol es el responsible por cambios climáticos en la Tierra. Corbyn ha destronado a la Met Office del Reino Unido y todo su poderío tecnológico con tan solo una computadora personal y toneladas de datos históricos reales del clima en el planeta. La confianza en sus predicciones meteorológicas es tal, que hasta los agricultores se han volcado a seguir su trabajo para planear la plantación y colección de las cosechas.

No Science supports ‘Hottest year on Record’ claim

Britain set to register some of the coldest temperatures ever.

By Christopher Booker

We have lately heard much of the claim that 2010 will turn out to have been “the hottest year on record”. No one has done more to promote this belief than Dr James Hansen, head of Nasa’s Goddard Institute for Space Studies (GISS), responsible for one of the four main official global temperature records.

As reported by the US blogs Real Science and Watts Up With That, in a post headed “GISS temperatures out of line with the rest of the world”, the GISS record has in recent months been diverging wildly from the others. While three have shown global temperatures dropping sharply, by as much as 0.3C, the GISS figures (based, despite the link to Nasa, on surface temperatures) have shot up by 0.2C.

In a second post (“Hansen’s ‘Hottest Year Ever’ is primarily based on fabricated data”), Real Science demonstrates that the parts of the world which GISS shows to be heating up the most are so short of weather stations that only 25 per cent of the figures are based on actual temperature readings. The rest are simply conjectured by GISS. This is not the first time Dr Hansen’s temperature record has come under expert fire. Three years ago, GISS was forced to revise many of its figures when it was shown that wholesale “adjustments” had been made, revising older temperatures downwards and post-2000 figures upwards.

Since Dr Hansen first sprang to fame in 1988 for his part in setting off the global warming scare, he has become one of the world’s most outspoken climate activists. He recently appeared in a Nottingham court as defence witness for 20 activists who were found guilty last week of criminal conspiracy for trying to shut down our second largest coal-fired power station. No one familiar with Hansen’s pronouncements in recent years would be surprised by this. Still, it might seem odd that a senior US federal government employee should fly to England to support a bunch of criminals. Nothing like so odd, however, as the way his state-sponsored temperature record is still the one cited by politicians and the media to support their belief that this is the “hottest year in history”.