Jarabe de Maíz Alto en Fructosa es ahora “Azúcar de Maíz”

Nuevo nombre, mismo veneno. La gente está despertando a los peligros del jarabe de maíz con alto contenido de fructosa y han enviado el consumo de productos con el ingrediente a los niveles más bajos en 20 años

AP

Los fabricantes de jarabe de maíz de alta fructosa quieren endulzar su imagen con un nuevo nombre: azúcar de maíz. La Asociación de Refinadores de Maíz envión el martes una aplicación al gobierno federal en Estados Unidos para obtener permiso para utilizar el nombre en las etiquetas de los alimentos. El grupo espera que el nuevo nombre mejorará la “confusión” que según ellos existe sobre el edulcorante que se utiliza en los refrescos gaseosos, pan, cereales y otros productos.

El consumo de jarabe de maíz ha caído a los niveles más bajos en 20 años debido a la preocupación de los consumidores que este ingrediente contribuye a la obesidad mucho más que el azúcar tradicional. Algunos científicos han relacionado el consumo de refrescos gaseosos -la gran mayoría de los cuales es endulzada con jarabe de maíz alto en fructosa- a la obesidad.

La Administración de Alimentos y Medicamentos podría tomar dos años para decidir sobre el nombre, pero eso no va a detener a la industria para usar el término en comerciales y propaganda.

Hay una campaña de marketing en internet http://www.cornsugar.com y en la televisión. Dos nuevos comerciales tratar de aliviar la “confusión” del comprador, mostrando a las personas que dicen que ahora entienden que “si se trata de azúcar de maíz o caña de azúcar, y que su cuerpo no puede ver la diferencia entre estos y el jarabe de maíz manipulado industrialmente. El azúcar es azúcar “, dice la campaña.

Cambiar el nombre de los productos ha tenido buenos resultados antes. Por ejemplo, el ácido eurcico se hizo mucho más popular después de convertirse en “el aceite de canola” en 1988. Las ciruelas pasas tratado de arrojar una imagen pesada al convertirse en “las ciruelas secas” en 2000. El nuevo nombre ayudaría a la gente a entender detalles sobre el edulcorante, dijo Audrae Erickson, presidente del grupo de refinadores con sede en Washington.

“Ha sido muy despreciado e incomprendido”, dijo. Ella se negó a decir cuánto cuesta la campaña.

El azúcar y el jarabe de maíz alto en fructosa son nutricionalmente iguales, y no hay evidencia de que el edulcorante es peor para el cuerpo que el azúcar, dijo Michael Jacobson, director ejecutivo del Centro para la Ciencia en el Interés Público. La conclusión es que la gente debe consumir menos de todos los azúcares, dijo Jacobson. “Refrescos gaseosos endulzados con azúcar es tan propicio a la obesidad como los refrescos carbonatados endulzados con jarabe de maíz alto en fructosa”, dijo.

La Asociación Médica Americana dice que no hay pruebas suficientes para restringir el uso de jarabe de maíz de alta fructosa, a pesar de que quiere más investigación. Sin embargo, los estadounidenses cada vez están culpando al jarabe de maíz de alta fructosa y lo evitan. La primera dama Michelle Obama ha dicho que no quiere que sus hijas lo consuman.

Los padres como Joan Leib escanean las etiquetas de ingredientes y no compran nada que tenga jarabe de maíz con alta fructosa. La madre de dos en Somerville, Massachusetts, ha estado evitando el edulcorante por alrededor de un año para reducirlo en la dieta de su familia. “Lo encontré en cosas que nunca pensaría que es necesario, o que deberían tenerlo,” dijo Leib, de 36 años. “Lo encontré en frascos de encurtidos, en muffins y pan. ¿Por qué necesitamos edulcorantes extra? “

Muchas compañías están respondiendo al rechazo de los consumidores al sacarlo de sus productos. El mes pasado, Sara Lee cambió al azúcar en dos de sus panes. Gatorade, Snapple y salsa de tomate Hunt muy notoriamente cambiaron a de azúcar en los últimos dos años. El estadounidense medio comía 35,7 libras de jarabe de maíz alto en fructosa, el año pasado, según el Departamento de Agricultura de EE.UU.. Ello representa una baja del 21 por ciento, pues bajó de 45,4 libras 10 años atrás.

Azúcar de caña y de remolacha, mientras tanto, han oscilado alrededor de 44 libras por persona al año desde mediados de la década de 1980, después de caer rápidamente en la década de 1970, cuando el jarabe de maíz alto en fructosa – una alternativa más barata al azúcar – ganó el favor de los fabricantes de gaseosas.

Con caída en las ventas en los EE.UU., la industria está creciendo en mercados emergentes como México y América Latina, donde los ingresos se han mantenido estables en 3 a 4 mil millones de dólares al año, dijo el analista de Credit Suisse, Robert Moskow. Hay cinco fabricantes de jarabe de maíz alto en fructosa en los EE.UU.: Archer Daniels, Midland Inc., Corn Products International, Cargill, (empresa química), Roquette America, y Tate & Lyle.

Las refinerías de maíz dicen que su nuevo nombre describe mejor el edulcorante.

“El nombre de azúcar” refleja con mayor precisión la fuente de los alimentos (maíz) e identifica la naturaleza básica del ingrediente los alimentos (un azúcar), y revela la función en la comida (un edulcorante),” dice la petición de la indústria.

¿Serán los consumidores engañados con el nuevo nombre?

El público se muestra escéptico, por lo que el cambio será visto críticamente, dijo Tim Calkins, profesor de Marketing en Kellogg School of Management de la Northwestern University. “Esto no es muy diferente de lo que cualquier marca con fama negativa tratando de ser vista con buenos ojos”, dijo, añadiendo que el cambio es similar a lo que ValuJet – cuyo nombre se vio empañada por un accidente mortal en 1996 – hizo cuando compró la flota de AirTran y tomó su nombre.

“Ellos no están diciendo que esto es un producto sano, o que es saludable”, dijo. “Están tratando de alejarse de las asociaciones negativas.”

High-Fructose Corn Syrup is now´Corn Sugar´

New name, same poison.  People wake-up to the dangers of High-Fructose Corn Syrup and send consumption of products with the ingredient down to a 20-year low

AP

The makers of high fructose corn syrup want to sweeten its image with a new name: corn sugar. The Corn Refiners Association applied Tuesday to the federal government for permission to use the name on food labels. The group hopes a new name will ease confusion about the sweetener, which is used in soft drinks, bread, cereal and other products.

Americans’ consumption of corn syrup has fallen to a 20-year low on consumer concerns that it is more harmful or more likely to cause obesity than ordinary sugar, perceptions for which there is little scientific evidence.

However, some scientists have linked consumption of full-calorie soda — the vast majority of which is sweetened with high fructose corn syrup — to obesity.

The Food and Drug Administration could take two years to decide on the name, but that’s not stopping the industry from using the term now in advertising.

There’s a new online marketing campaign at http://www.cornsugar.com and on television. Two new commercials try to alleviate shopper confusion, showing people who say they now understand that “whether it’s corn sugar or cane sugar, your body can’t tell the difference. Sugar is sugar.”

Renaming products has succeeded before. For example, low eurcic acid rapeseed oil became much more popular after becoming “canola oil” in 1988. Prunes tried to shed a stodgy image by becoming “dried plums” in 2000.

The new name would help people understand the sweetener, said Audrae Erickson, president of the Washington-based group.

“It has been highly disparaged and highly misunderstood,” she said. She declined to say how much the campaign costs.

Sugar and high fructose corn syrup are nutritionally the same, and there’s no evidence that the sweetener is any worse for the body than sugar, said Michael Jacobson, executive director of the Center for Science in the Public Interest. The bottom line is people should consume less of all sugars, Jacobson said.

“Soda pop sweetened with sugar is every bit as conducive to obesity as soda pop sweetened with high fructose corn syrup,” he said.

The American Medical Association says there’s not enough evidence yet to restrict the use of high fructose corn syrup, although it wants more research.

Still, Americans increasingly are blaming high fructose corn syrup and avoiding it. First lady Michelle Obama has said she does not want her daughters eating it.

Parents such as Joan Leib scan ingredient labels and will not buy anything with it. The mother of two in Somerville, Mass., has been avoiding the sweetener for about a year to reduce sweeteners in her family’s diet.

“I found it in things that you would never think needed it, or should have it,” said Leib, 36. “I found it in jars of pickles, in English muffins and bread. Why do we need extra sweeteners?”

Many companies are responding by removing it from their products. Last month, Sara Lee switched to sugar in two of its breads. Gatorade, Snapple and Hunt’s Ketchup very publicly switched to sugar in the past two years.

The average American ate 35.7 pounds of high fructose corn syrup last year, according to the U.S. Department of Agriculture. That’s down 21 percent from 45.4 pounds 10 years before.

Cane and beet sugar, meanwhile, have hovered around 44 pounds per person per year since the mid-1980s, after falling rapidly in the 1970s, when high fructose corn syrup — a cheaper alternative to sugar — gained favor with soft drink makers.

With sales falling in the U.S., the industry is growing in emerging markets like Mexico, and revenue has been steady at $3 billion to $4 billion a year, said Credit Suisse senior analyst Robert Moskow. There are five manufacturers in the U.S.: Archer Daniels Midland Inc., Corn Products International, Cargill, Roquette America, and Tate & Lyle.

Corn refiners say their new name better describes the sweetener.

“The name ‘corn sugar’ more accurately reflects the source of the food (corn), identifies the basic nature of the food (a sugar), and discloses the food’s function (a sweetener),” the petition said.

Will shoppers swallow the new name?

The public is skeptical, so the move will be met with criticism, said Tim Calkins, a marketing professor at Kellogg School of Management at Northwestern University.

“This isn’t all that much different from any of the negative brands trying to embrace new brand names,” he said, adding the change is similar to what ValuJet — whose name was tarnished by a deadly crash in 1996 — did when it bought AirTran’s fleet and took on its name.

“They’re not saying this is a healthy vitamin, or health product,” he said. “They’re just trying to move away from the negative associations.”