Foro Económico Mundial aboga por sostenibilidad en todo, menos el gasto excesivo

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | ENERO 25, 2013

Parece que la sostenibilidad es un concepto que no es aplicable al dinero y la deuda. Al comenzar, invitados del Foro Económico Mundial en Suiza, han centrado sus presentaciones en la exigencia de que el mundo se financie a nivel mundial a través de la “ecologización” de la política, lo que podría costar unos $ 14 trillones. Los líderes gubernamentales y corporativos continúan usando el alarmismo sobre el calentamiento global – aunque datos de la NASA muestran que poco o ningún calentamiento ha ocurrido en los últimos 20 años.

Los oradores en Davos han hecho lo que ha sido llamado por The Independent como una dura advertencia a largo plazo sobre el crecimiento sostenible, que por alguna razón incluye toda actividad humana, menos la creación de más deuda. Según los participantes, el mundo tiene que gastar lo que sea necesario para financiar su soñada Agencia Ambiental Mundial que determinará qué se puede hacer y que no, sobre la base de supuestas normas ambientales.

Uno de los participantes más activos ha sido el ex presidente de México, Felipe Calderón, quien hizo eco de las llamadas para salvarnos a todos de los “efectos devastadores” del calentamiento global. Globalistas detrás de gente como Calderón, quieren cambiar dramáticamente la forma en que el mundo funciona erradicando gran parte de las actividades humanas relacionadas con la industria, la gestión forestal, agua y energía, producción de alimentos y otros.

El intento de desindustrialización el planeta comenzó en el núcleo de las Naciones Unidas, donde los tecnócratas llaman a menudo para que los Estados reconozcan la necesidad de tener un gobierno mundial. Ese poder mundial estaría formado por entidades como la Agencia Ambiental Mundial, la recién creada entidad financiera europea gobernada de acuerdo al Mecanismo Europeo de Estabilidad – el mecanismo para controlar todas las transacciones financieras – y las organizaciones adheridas a la Organización Mundial de la Salud y la Organización Mundial del Comercio.

La denominada nueva política ambiental tiene su origen en el Programa de las Naciones conocido como Agenda 21, que en última instancia tiene la intención de obligar a la gente a vivir en ciudades prisión bajo completa vigilancia y sometidos a estándares de vida mucho más bajos.

En 2012, la conferencia de Davos formó la Alianza de Acción para el Crecimiento Verde, que es el organismo encargado de la coordinación de políticas ambientales que se relacionan con el desarrollo. De acuerdo con el ex presidente mexicano, la afluencia de dinero en efectivo ayudaría a los esfuerzos mundiales para frenar los desafíos que presenta el cambio climático. Inicialmente, el fondo ambiental recibiría una inyección de $ 700 mil millones al año hasta el 2030, y el dinero supuestamente sería utilizado para pagar por los costos de “salvarnos” del  calentamiento global.

Calderón no detalló las características específicas del gasto de esos fondos. Como el líder de la Alianza, Calderón claramente se refirió a los EE.UU. al usar los daños causados por el huracán Sandy para conseguir apoyo para su plan. Él utilizó el término «adelantarse» para referirse a asegurar el apoyo financiero para los desastres naturales desconocidos que, según él, están a la vuelta de la esquina.

Calderón no explicó cómo él determinó el costo total de la financiación de los esfuerzos de preparación y mitigación de desastres naturales, tales como Sandy. Según un informe elaborado por la consultora Accenture, que se usa como una especie de vara de medir y determinar el impacto de los daños causados ​​por un desastre natural, el costo de lidiar con las consecuencias del huracán Sandy fueron de $ 50 mil millones.

Felipe Calderón, quien terminó su mandato como presidente de México en noviembre, no pudo hacerse cargo de su propio país durante los seis años que ocupó la presidencia, pero sus manejadores creen que está capacitado para responsabilizarse por un asunto aún más complicado, como las supuestas consecuencias que implica el calentamiento global. “Está claro que estamos frente a una crisis climática con impactos potencialmente devastadores en la economía global”, dijo Calderón al hablar en Davos.

“El crecimiento económico ecológico es la única manera de satisfacer las necesidades de la población actual y la gente hasta 9 mil millones en 2050, impulsando el desarrollo y el bienestar mientras se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero y se aumenta la productividad de los recursos naturales.”

Calderón no habló de los graves problemas ambientales causados ​​por las corporaciones internacionales que contaminan el planeta con sus experimentos al aire libre como las estelas químicas y los organismos genéticamente modificados. Estos temas no parecen estar en la agenda de los temas que deben ser tratados en Davos. La razón de esto es que el Foro Económico Mundial, al igual que el Foro Social Mundial no son nada más que ejemplos de oposición controlada utilizada por las grandes corporaciones para estafar a la sociedad en la creencia de que tienen una voz en los asuntos.

Calderón también recitó el mismo discurso globalista que otros de sus compinches suelen utilizar para impulsar la falsa agenda ambiental: “El crecimiento económico y la sostenibilidad son inter-dependientes, no se puede tener uno sin el otro, y la inversión ecológica es el pre-requisito para la realización de los dos objetivos “. Lo que esto significa es que si los globalistas logran hacer lo que quieren, todo lo creado, distribuido y consumido tendrá que cumplir con los niveles irracionales de las normas ambientales que hacen que sea imposible que tener una economía real.

La Alianza liderada por Calderón es respaldada por entidades como el Banco Mundial, el Deutsche Bank y el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo. Su plan incluye una propuesta para exigir que el dinero de los contribuyentes se use para garantizar, asegurar y / o incentivar la aplicación de los regímenes de emisiones bajas en carbono que acelerará la desindustrialización de la economía mundial mediante la eliminación de las actuales fuentes de energía, como centrales de carbón y combustibles fósiles sin tener una alternativa real para sustituirlos.

Lo que Calderón y el resto de la cábala globalista están pidiendo a los países es que financien los mecanismos de control mientras abandonan proyectos en sus países que podrían mejorar los niveles de vida en los países, o en programas que realmente podrían ayudar a la gente a mitigar el impacto de graves problemas y las crisis fabricadas por las grandes corporaciones que controlan el planeta, tales como el hambre y la guerra.

Los miembros de la Alianza quieren convencer a los asistentes a apoyar su plan de utilizar $ 5 trillones al año, que se utiliza en la producción, tecnología y producción de energía tradicional, para supuestamente construir alternativas más ecológicas. Calderón probablemente no es consciente del caso Español, donde el gobierno fallidamente promulgó una estructura para crear e impulsar una economía verde.

El país invirtió fuertemente en las llamadas fuentes alternativas de energía, utilizando miles de millones de dólares del dinero de los contribuyentes para presuntamente financiar proyectos en conjunto con las empresas privadas que, al final, tal como sucedió en los Estados Unidos bajo Barack Obama, se marcharon con el dinero en efectivo sin producir ninguna fuente alternativa de energía.

The Real Agenda permite la reproducción del contenido original publicado en el sitio SOLAMENTE a través de las herramientas proporcionadas al final de cada artículo. Por favor NO COPIE contenido de nuestro sitio para redistribuirlo o enviarlo por correo electrónico.

Foro Social Mundial llama a Protestar contra el Capitalismo

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
30 de enero 2012

¿Qué es lo que las élites en Davos, Suiza tienen en común con los favorecidos del soborno estatal (Estado Benefactor) en las naciones del tercer mundo? Por lo menos un par de cosas. Ambos se han beneficiado enormemente del capitalismo, sin embargo, ambos también lo señalan como un sistema perverso, responsable de cosas como la desigualdad y la injusticia social. Ninguno de los dos grupos dicen a qué tipo de capitalismo que se refieren, el capitalismo corporativo o el verdadero capitalismo de libre mercado. En el caso de los grupos de protesta en el mundo en desarrollo quizás sea porque nunca experimentaron el verdadero capitalismo o saben lo que es en realidad. Como ya informamos la semana pasada, elitistas en Davos están circulando la idea de que el capitalismo es obsoleto y que sólo un nuevo sistema administrado por sus corporaciones y los bancos puede hacer que el mundo detenga la actual segunda Gran Depresión. El fin de semana, miles de asistentes al Foro Social Mundial celebrado en la ciudad de Porto Alegre, Brasil, llegaron a la conclusión de que el capitalismo es el mal más grande jamás creado (no es sorpresa) y que planean protestar en contra del mismo en junio próximo.

El haber vivido y estudiado en un país del tercer mundo durante los primeros 20 años ayuda a tener una muy buena idea de los beneficios y los males que el Estado Benefactor es capaz de crear. El vivir en un país del primer mundo por diez años, ayuda a equilibrar el punto de vista tanto sobre el estado de soborno de los gobiernos socialistas con su Estado Benefactor y el ejemplo más cercano al capitalismo de libre mercado. El análisis concluye que el Estado Benefactor provoca más daño que bien a la gente.

Solo basta echar un vistazo a las naciones de América Latina cuyos habitantes se benefician de la asistencia social. Ambas naciones democráticas y no democráticas crean programas de asistencia social en beneficio de aquellos que supuestamente no pueden ayudarse a sí mismos. Este sistema de seguridad social administrado por el Estado, pero financieramente sostenido por la clase media a cuyos miembros se les exprime sus ingresos para pagar por los llamados programas de bienestar social.

Aunque muchos podrían argumentar que sin esos programas de asistencia social millones de personas morirían de hambre y enfermedades, la verdad es que la contribución del gobierno a los pobres es insignificante en comparación con el dinero recaudado a través de impuestos. Tomemos por ejemplo el país de Costa Rica, uno de los países más estables de América Latina. Allí, la deuda del gobierno central representa el 30% de los ingresos totales. Mientras tanto, el país apenas invierte un 17,3 por ciento de su PIB en salud pública, educación y bienestar social en conjunto. Así, mientras la burocracia se come un tercio de los ingresos del gobierno, los pobres y dependientes tienen que compartir la mitad de esa cantidad. La economía costarricense ha pasado de ser una auto-suficiente para una economía de servicios, donde las multinacionales están autorizadas a instalar sus fábricas libre de impuestos, pero pagan salarios miserables a los trabajadores locales. Costa Rica ahora depende en gran medida del turismo y la producción de productos electrónicos y componentes electrónicos. Ambas actividades tienden a disminuir a medida que la crisis económica mundial se expande fuera de control. ¿Cuál es el resultado de la falta de liderazgo y/o interés del gobierno por realmente mejorar el estado de esta nación? Pobreza. Los barrios que una vez eran pobres y de clase media como Hatillo, San Sebastián, Sagrada Familia y San José centro han sido testigos de un aumento exponencial en la pobreza, convirtiéndose en verdaderas favelas con más delincuencia y agitación social. Otro ejemplo, Brasil, quizás el país con mayor crecimiento en el mundo en desarrollo y uno de los países más socialistas en América. El gobierno presidido por Dilma Rousseff tiene un PIB total de 2.9 billones de dólares anuales. De esa cantidad, la deuda del gobierno central asciende al 54 por ciento del PIB, mientras que sólo una fracción es invertida en programas sociales. La carga tributaria en Brasil llega fácilmente al 33 por ciento, y una gran parte de estos dineros se gasta financiando uno de los regímenes más corruptos del planeta, según Transparency International. En este país sudamericano, la mayoría de la gente tiene que recurrir a la economía secundaria (recogiendo latas y botellas de plástico, venta de mercancía de marca falsa y así sucesivamente) para sobrevivir. Los altos impuestos con poca inversión en infraestructura, por ejemplo, hace de Brasil una de las opciones más problemáticas para los inversionistas locales y extranjeros de Brasil. La brecha entre los ricos y los pobres en Brasil sigue creciendo, mientras que la clase media se reduce cada vez más. De los casi 200 millones de habitantes que Brasil tiene hoy en día, 26 por ciento ( unos 56 milliones ) viven bajo la línea de pobreza. En Costa Rica este número llega al 23.9 por ciento, o sea unos 1.119.000 millones de personas del total de casi 5 millones de habitantes.

Pero quizás el mayor daño causado por el Estado Benefactor es que hace pensar a las personas que ese estado es la única alternativa a la falta de oportunidades para crecer como individuos. Dado que las clases pobres se convierten en absolutamente dependientes de la burocracia para sobrevivir, este hecho da al Estado, a los ojos de los burócratas y de los favorecidos con las dádivas estatales, una legitimidad para demandar que se les de esas dádivas y que sus políticos gobiernen al estilo Robin Hood: robarle a unos para darle a otros. Pero, como hemos señalado antes, si la mayor parte del dinero de los impuestos se mantiene en las arcas de los gobiernos centrales, como se supone que va a ayudar a los pobres.

Como se observa en los países desarrollados, un gobierno más pequeño y menos impuestos para los individuos y los empresarios es la única combinación de políticas que estimula el crecimiento económico. La libertad de gastar su dinero como mejor le parezca es lo que faculta a las personas a crecer y forjar su propio destino. Crecimiento personal y social se deriva de tener el poder de decidir qué es lo que uno como persona quiere hacer al mismo tiempo que se acepta con plenitud la responsabilidad de nuestras decisiones, tanto en el ambiente personal como social. La corta duración que el verdadero capitalismo de libre mercado tuvo en el siglo XX, se derivó de las sociedades compuestas por personas libres y este sistema fue el que estimuló el ingenio y el desarrollo. Recibir un cheque de asistencia social gratuita una vez al mes mientras que se sienta a esperar a que otra persona tome la responsabilidad de sus decisiones, logra exactamente lo contrario.

Pero de acuerdo con las élites y muchos miembros del Foro Social Mundial, el mundo debe ser gobernado por una entidad central que promueva y aplique una economía social y “verde”, dando prioridad a la erradicación del hambre. Esta iniciativa tiene la intención de presionar a los funcionarios que participarán en la conferencia de la ONU sobre el desarrollo sostenible programado del 20 al 22 junio en Río de Janeiro. Este encuentro será el cuarto intento de la organización globalista para convencer a las naciones del tercer mundo que es necesario crear una entidad central con el poder de demandar dinero de las clases medias en los países desarrollados para dárselo a la gente rica en el tercer mundo. Los intentos anteriores han fracasado debido a las revelaciones de que las propuestas de las Naciones Unidas para crear un sistema de basado en le socialismo y el comunismo en todo el mundo tiene la intención de borrar la soberanía de todos los participantes de este acuerdo.

¿Cómo puede ser que la élite del mundo y los movimientos populares, que supuestamente luchan contra las políticas de empobrecimiento apoyados por la élite, estén de acuerdo sobre la manera de resolver los problemas, a saber: terminar con el capitalismo e instalar un sistema global de gobierno socialista? Como informamos en 2010, los movimientos como el Foro Social Mundial son ejemplos de oposición o disidencia controlada, es decir, financiadas y dirigidas por la élite contra la que dicen estar luchando. Según el autor, Michel Chossudovsky, “los mecanismos de fabricación de disidencia requieren un entorno de manipulación, un proceso de presión y cooptación sutil de los individuos dentro de las organizaciones progresistas, incluyendo coaliciones anti-guerra, ambientalistas y el movimiento anti-globalización. El objetivo interno es “fabricar disidencia” y establecer los límites de lo “políticamente correcto” en la oposición. A su vez, muchas ONG están infiltradas por informantes que a menudo actúan en nombre de las agencias de inteligencia occidentales. Por otra parte, un segmento cada vez mayor de los medios de comunicación alternativos progresistas en Internet se ha convertido en dependiente de la financiación de fundaciones empresariales y organizaciones de caridad. ”

En su artículo “Fabricando Disidencia: El Financiamiento Corporativo del movimiento de protesta“, el autor Michel Chossudovsky explica que es imposible lograr un verdadero movimiento de disidencia en masa, cuando las organizaciones que dicen apoyar las demandas populares están fuertemente financiadas por la élite. Dice en relación al Foro Económico Mundial:

El movimiento popular ha sido secuestrado. Los intelectuales seleccionados, los ejecutivos de los sindicatos, y los líderes de organizaciones de la sociedad civil (entre ellas Oxfam, Amnistía Internacional, Greenpeace) se suelen invitar al Foro Económico Mundial, donde se mezclan con los actores más poderosos del mundo económico y político. Esta mezcla de las élites empresariales del mundo con unos cuantos “progresistas” es parte del ritual que subyace al proceso de “fabricación de disidencia”. El truco consiste en seleccionar personalmente y cuidadosamente los líderes de la sociedad civil “, con quienes pueden contar para integrarlos en un diálogo, aislarlos de sus bases, que se sientan que son “ciudadanos globales” que actúan en nombre de sus compañeros de trabajo pero los hacen actuar de una manera que sirva a los intereses de la clase dirigente corporativa: “La participación de las ONG en la reunión anual en Davos es la evidencia del hecho de que [nosotros] a propósito tratamos de integrar un amplio espectro de los principales actores de la sociedad en … la definición y promoción del programa global … Creemos que el Foro Económico Mundial ofrece a la comunidad de negocios el marco ideal para realizar esfuerzos de colaboración con los principales interesados y otros [ONG] de la economía mundial para “mejorar el estado del mundo “, que es la misión del Foro.(Foro Económico Mundial, Comunicado de Prensa 05 de enero 2001). El Foro Económico Mundial no representa a la comunidad empresarial en general. Es un encuentro elitista: Sus miembros son gigantescas corporaciones mundiales (con un mínimo de $ 5 mil millones el volumen de negocios anual). El seleccionado de organizaciones no gubernamentales (ONG) son vistas como socios de “partes interesadas”, así como un práctico (Foro Económico Mundial – Organizaciones No Gubernamentales, 2010) “portavoz de los sin voz, que a menudo son excluidos de los procesos de decisión.”

Y sobre el Foro Social Mundial:

Desde el principio, en 2001, el FSM fue apoyado económicamente por la Fundación Ford, que se sabe tiene vínculos con la CIA que se remontan a la década de 1950: “La CIA utiliza fundaciones filantrópicas como el conducto más efectivo para canalizar grandes sumas de dinero a proyectos de la Agencia sin alertar a los destinatarios de su origen. “(James Petras, la Fundación Ford y la CIA, Global Research, 18 de septiembre de 2002). El mismo procedimiento de donantes financian las contra-cumbres y cumbres que caracterizó a la década de 1990, con personas como las que constituyen el Foro Social Mundial (FSM): “… otras entidades de financiamiento del FSM (o ‘socios’, como se les conoce en la terminología del FSM) incluyen la Fundación Heinrich Boll, que es controlada por el partido alemán Los Verdes, socio en el presente [2003] del gobierno alemán y un partidario de las guerras en Yugoslavia y Afganistán (su líder, Joschka Fischer es el [ex] ministro de Relaciones Exteriores alemán), además están otros organismos como Oxfam (Reino Unido), Novib (Países Bajos), ActionAid (Reino Unido), y así sucesivamente.

De acuerdo con la publicación Breitbart, este año el Foro Social Mundial abrió sus puertas a los miembros de varios otros grupos que protestan contra los gobiernos, tales como el movimiento de la primavera árabe, el movimiento de “indignados” de España, Occupy Wall Street, y estudiantes de Chile. Todos estos movimientos populares han criticado el concepto globalizador de “una economía verde”, ya que está diseñado para dar a las multinacionales más beneficios para que alcancen el tan ansiosamente buscado control global de los ahora gobiernos soberanos. Irónicamente, el Movimiento Occupy Wall Street es uno de esos grupos que es cooptado por organizaciones globalistas y fundaciones.Algunos de los líderes del Foro Social Mundial dejaron en claro que su lucha es una batalla para convencer a un 98 por ciento de la población mundial que un grupo compuesto por un 1 por ciento se niega a aceptar el concepto colectivista de la justicia social. Este concepto se basa en la creencia de que no importa cómo la gente logre ser  exitosa, en lo económico o de otra manera, deben dar parte de su patrimonio e ingresos para un gran grupo de auto conformistas que se sienten dueños de los cheques que reciben mensualmente.

“Las élites políticas y económicas son el uno por ciento que controlan el mundo y somos uno por ciento para el cambio. ¿Dónde está el (otro) 98 por ciento? “, Dijo Chico Whitaker, uno de los fundadores del Foro. “Hay muchos que están contentos porque cada vez reciben más bienes de consumo, pero muchos están preocupados e insatisfechos. El desafío para nosotros es hablar con ellos. “” Si no planteamos la cuestión de la desigualdad, no vamos a resolver los problemas “, dijo el sociólogo venezolano Edgardo Lander. “Si el sistema no es capaz de redistribuir y hacer frente a la desigualdad, tenemos que hacerlo nosotros mismos”, coincidió Sam Halvorsen, del movimiento Ocupar Londres.Lo que estos supuestos líderes no dicen es que las naciones gobernadas por regímenes socialistas o comunistas siempre son menos libres, menos exitosas, menos iguales y menos independientes. ¿Cuánto tiempo ha tenido el socialismo y el comunismo para arreglar los problemas de desigualdad que existen? ¿Cuáles han sido sus contribuciones claves para acabar con la pobreza y la miseria, especialmente en los países del tercer mundo? Esta es una pregunta que probablemente nunca ha sido preguntada en reuniones como el Foro Económico Mundial o el Foro Social Mundial, sin embargo ambos movimientos y sus partidarios insisten en que esto es el camino a seguir. No son el socialismo y el comunismo, tan anticuados como el capitalismo corporativo?Por otro lado, ¿qué hizo el verdadero capitalismo de libre mercado logró mientras se le permitió funcionar como modelo económico?

Socialistas y comunistas pueden responder a esta pregunta diciendo que su programa no está destinado a promover el consumismo, y que las sociedades de libre mercado están destinados a convertirse en grandes grupos de individuos poseídos por el deseo de tener más y más. Una posible respuesta a esta idea es que sólo el capitalismo de libre mercado tiene el poder “natural” de acabar con el consumismo pues las fuerzas del mercado definen lo que se necesita y lo que no. Como hemos aprendido, todas las burbujas creadas artificialmente tienden a explotar, a menos que se mantengan artificialmente (por ejemplo la burbuja financiera, la burbuja inmobiliaria y la burbuja de los productos financieros artificiales conocidos como derivativos. (Todos ellos creados por la élite globalista.). ¿Qué tiene el Foro Económico Mundial o el Foro Social Mundial, que decir acerca de las burbujas? Nada. No hay investigaciones sobre las causas reales de la crisis económica actual, ninguna investigación oficial sobre quien se benefició con el empobrecimiento de millones de personas, tanto en los países desarrollados como subdesarrollados. Los líderes que supuestamente deben conducir a los movimientos de protesta para recobrar los que el Fascismo Corporativo le hay quitado a las gentes del planeta, se han limitado a seguir el guión de sus apoderados globalistas.

No importa que haya una brecha de credibilidad y de moralidad, como lo dijo Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial, la semana pasada en Davos. La élite y sus disidentes controlados seguirán presionando para que haya un cambio para lo peor, un sistema global socialista que va a estar siempre listo para robar de la producción de unos para dar a los improductivos. El objetivo es imponer el sistema fascista de bienestar corporativo y el sistema socialista de bienestar social como modelos de un mundo donde la élite tiene el control completo de los recursos, la producción y la sociedad.

Fabricando Disidencia: Globalistas y Elites Controlan Movimientos Populares

El Foro Social Mundial y el Foro Económico Mundial, las ONG’s y movimientos de oposición a la globalización son controlados por las mismas fuerzas ante las cuales protestan.

Traducción:  Luis R. Miranda
Por Michel Chossudovsky

La fabricación de consentimiento implica la manipulación y la formación de la opinión pública. Se establece la conformidad y aceptación a la autoridad y la jerarquía social. Se busca el cumplimiento de un orden social establecido.

Los movimientos populares son controlados por los globalistas usando sus propios "líderes", quienes se hincan ante los controladores.

La fabricación de consentimiento, es la presentación a la opinión pública, de la principal narrativa de los medios de comunicación, sus mentiras y falsedades. Bajo la ilusión de capitalismo contemporáneo, la ilusión de democracia debe prevalecer. Es en el interés de las élites corporativas de aceptar la disidencia y la protesta como una característica del sistema en la medida en que no pongan en peligro el orden social establecido. El propósito no es reprimir la disidencia, sino, por el contrario, dar forma y moldear el movimiento de protesta, para establecer el límite a la disidencia. Para mantener su legitimidad, las élites económicas favorecen formas de oposición limitadas y controladas, con el fin de prevenir el desarrollo de formas radicales de protesta, lo que podría sacudir los cimientos mismos y las instituciones del capitalismo global. En otras palabras, “la fabricación de disidencia” actúa como una “válvula de seguridad”, que protege y sostiene el Nuevo Orden Mundial. Para ser eficaz, sin embargo, el proceso de “fabricación de disidencia” debe ser cuidadosamente regulado y supervisado por los que son objeto del movimiento de protesta.

El financiamiento de la disidencia

¿Cómo se ha logrado crear y mantener el proceso de fabricación de la disidencia? Esencialmente “financiando la disidencia”, es decir, mediante la canalización de recursos financieros de los que son objeto del movimiento de protesta a los que están involucrados en la organización del movimiento de protesta. La cooptación no se limita a la compra de favores de los políticos. Las élites económicas – que controlan grandes fundaciones – también supervisan el financiamiento de numerosas organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil, que históricamente han estado involucrados en el movimiento de protesta contra el orden económico y social establecido. Los programas de muchas organizaciones no gubernamentales y movimientos populares dependen en gran medida tanto de fondos públicos como privados, incluyendo las fundaciones Ford, Rockefeller, McCarthy, entre otras. El movimiento anti-globalización se opone a Wall Street y a los gigantes del petróleo controlados por Rockefeller, y otros. Sin embargo, las fundaciones y organizaciones benéficas de Rockefeller y otros, generosamente fundan redes progresivas anti-capitalistas, así como los ecologistas (frente a las grandes petroleras) con el fin último de supervisar y formar sus diversas actividades. Los mecanismos de “fabricación de disidencia” requieren un entorno de manipulación, un proceso de presión y la sutil cooptación de los individuos dentro de las organizaciones progresistas, incluyendo coaliciones anti-guerra, ambientalistas y el movimiento anti-globalización. Considerando que los medios de comunicación “fabrica consentimiento”, la compleja red de organizaciones no gubernamentales (incluidos segmentos de medios alternativos) son utilizados por las élites corporativas para moldear y manipular el movimiento de protesta. A raíz de la desregulación del sistema financiero mundial en la década de 1990 y el rápido enriquecimiento de las entidades financieras, el financiamiento a través de fundaciones y organizaciones benéficas se ha disparado. En una amarga ironía, parte de las ganancias fraudulentas en Wall Street en los últimos años se han reciclado y dado a fundaciones exentas de impuestos y organizaciones benéficas. Estas inesperadas ganancias financieras no sólo han sido utilizadas para comprar políticos, también han sido canalizadas a las organizaciones no gubernamentales, institutos de investigación, centros comunitarios, grupos religiosos, ambientalistas, medios de comunicación alternativos, grupos de derechos humanos, etc. “La disidencia fabricada” también se aplica a “corporaciones de izquierda” y “medios de comunicación progresistas “, financiados por ONG’s o directamente por las fundaciones. El objetivo interno es “fabricación disidencia” y establecer los límites “políticamente correctos” de oposición. A su vez, muchas ONG’s están infiltradas por informantes a menudo en nombre de las agencias de inteligencia occidentales. Por otra parte, un segmento cada vez mayor de los medios de comunicación alternativos progresistas en Internet se ha vuelto dependiente del financiamiento de fundaciones empresariales y organizaciones benéficas.

Activismo por etapas

Los movimientos de protesta popular son directamente controlados por fundaciones y "organizaciones benéficas" que financian sus actividades.

El objetivo de las élites corporativas ha sido el de fragmentar el movimiento popular en una gran mosaico individual. La guerra y la globalización ya no están en la vanguardia del activismo de la sociedad civil. El Activismo tiende a ocurrir poco a poco. No hay integración de los movimientos contra la globalización y el anti-guerra. La crisis económica, no se considera como relacionada a la guerra patrocinadas por los países poderosos como EE.UU. La disidencia se ha compartimentado. Movimientos independientes que pretenden atacar diferentes asuntos (medio ambiente, globalización, paz, derechos de la mujer, cambio climático) son generosamente financiados para impedir la aparición de un movimiento de oposición masivo coherente. Este mosaico era ya común en la lucha contra la cumbre del G7 y Cumbres de los Pueblos de la década de 1990.

El Movimiento Anti-Globalización

La cumbre anti-globalización en Seattle en 1999 vista como un triunfo para el movimiento anti-globalización: “una coalición histórica de los activistas de cerrar la cumbre de la Organización Mundial del Comercio en Seattle, la chispa que encendió un movimiento global anti-corporativo”. Seattle fue de hecho, una importante encrucijada en la historia del movimiento de masas. Más de 50.000 personas de diversos orígenes, organizaciones de la sociedad civil, derechos humanos, sindicatos y ambientalistas se habían reunido en una búsqueda común. Su objetivo era desmantelar la agenda neoliberal incluyendo su base institucional. Pero Seattle también marcó un cambio importante. Con la aparición de disidencia en todos los sectores de la sociedad, la cumbre de la OMC necesitaba desesperadamente la participación simbólica de los líderes de la sociedad civil “en su interior”, para dar la apariencia de ser “democrático”. Mientras miles de personas convergieron en Seattle, lo que ocurrió detrás de la escena fue una victoria para el neoliberalismo. Un puñado de organizaciones de la sociedad civil que se opusieron formalmente a la OMC han contribuido a legitimar la arquitectura de comercio global de la OMC. En lugar de desafiar a la OMC como un organismo intergubernamental ilegal, acordaron un diálogo previo a la cumbre entre los gobiernos occidentales y la OMC. “Participantes acreditados de las ONG’s fueron invitados a mezclarse en un ambiente amigable con los embajadores, ministros de comercio y los magnates de Wall Street en varios de los eventos oficiales, incluidos los numerosos cócteles y recepciones. La agenda oculta era debilitar y dividir el movimiento de protesta y orientar el movimiento anti-globalización en áreas que no pusieran en peligro los intereses del establecimiento comercial. Financiados por fundaciones privadas (como Ford, Rockefeller, Rockefeller Brothers, Charles Stewart Mott, la Fundación para la Ecología Profunda), estos “acreditados” de la sociedad civil se habían posicionado como los grupos de presión, en calidad de oficiales en nombre del movimiento popular. Al estar dirigidos por destacados activistas sus manos fueron atadas. En última instancia contribuyeron (sin saberlo) a debilitar el movimiento anti-globalización al aceptar la legitimidad de lo que es esencialmente una organización ilegal. (El acuerdo de la Cumbre de Marrakech de 1994 que condujo a la creación de la OMC el 1 de enero de 1995). Los líderes de las ONG tenían pleno conocimiento de dónde el dinero venía. Sin embargo, dentro de los EE.UU. y la comunidad europea de las ONG, las fundaciones y organizaciones benéficas son consideradas como órganos filantrópicas independientes, aparte de las empresas, a saber, la Fundación Rockefeller Brothers, por ejemplo, se considera como separada y distinta del imperio de la familia Rockefeller, de los bancos y las compañías petroleras. Con los sueldos y gastos de operación en función de las fundaciones privadas, se convirtió en una rutina aceptada: En una lógica retorcida, la batalla contra el capitalismo corporativo ha sido una pelea con los fondos de las fundaciones exentas de impuestos contra el capitalismo corporativo. Las ONG’s fueron capturadas en una camisa de fuerza, su propia existencia depende de las fundaciones. Sus actividades fueron monitoreadas de cerca. En una lógica retorcida, la propia naturaleza del activismo anti-capitalismo corporativo fue controlada indirectamente por los capitalistas corporativos a través de sus fundaciones independientes.

“Vigilantes Progresivos”

En esta saga de la evolución, las élites empresariales cuyos intereses son debidamente atendidos por el FMI, el Banco Mundial y la OMC, fundan (a través de sus diversas fundaciones e instituciones de beneficencia) a las organizaciones que están a la vanguardia del movimiento de protesta contra la OMC y las instituciones financieras basadas en Washington. Con el apoyo de dinero de las fundaciones, varios “perros guardianes” fueron creados por las organizaciones no gubernamentales para vigilar la aplicación de las políticas neoliberales, pero sin plantear la cuestión más amplia de cómo los gemelos de Bretton Woods y la OMC, a través de sus políticas, han contribuido al empobrecimiento de millones de personas. El Programa de Ajuste Estructural para la Revisión Participativa de Redes (SAPRIN) fue establecido por Development Gap, órgano del USAID y las ONG’s financiadas por el Banco Mundial con sede en Washington DC. Está ampliamente documentado que la imposición del Programa de Ajuste Estructural del FMI y el Banco Mundial (PAE) en los países en desarrollo constituye una forma flagrante de injerencia en los asuntos internos de estados soberanos en nombre de las instituciones acreedoras. En lugar de desafiar la legitimidad de la “medicina económica mortal” el FMI y el Banco Mundial, la organización de SAPRIN trató de establecer un papel de participación para las organizaciones no gubernamentales, trabajando mano a mano con la USAID y el Banco Mundial. El objetivo era dar un “rostro humano” a la agenda política neoliberal, en lugar de rechazar el marco del FMI y del Banco Mundial: “SAPRIN es la red global de la sociedad civil que tomó su nombre de la Iniciativa de Ajuste Estructural de Revisión Participativa (SAPRI), que se puso en marcha con el Banco Mundial y su presidente, Jim Wolfensohn, en 1997. SAPRI está diseñado como un ejercicio tripartito para reunir a las organizaciones de la sociedad civil, sus gobiernos y el Banco Mundial en un examen conjunto de los programas de ajuste estructural (PAE) y la exploración de opciones políticas nuevas. Se trata de legitimar un papel “activo” de la sociedad civil en la toma de decisiones económicas, ya que está diseñado para indicar las áreas en que los cambios en las políticas económicas y en el proceso de formulación de políticas económicas se requieren. (http://www.saprin.org/overview.htm página web de SAPRIN, énfasis agregado) Del mismo modo, el Observatorio del Comercio (antes OMC Watch), que opera en Ginebra es un proyecto del Instituto de Política Agrícola y Comercial de Minneapolis (IATP), que es generosamente financiado por Ford, Rockefeller, Charles Stewart Mott, entre otros. (Véase el cuadro 1).

Fuente: http://activistcash.com/organization_financials.cfm/o/16-institute-for-agriculture-and-trade-policy

El Observatorio del Comercio tiene el mandato de supervisar la Organización Mundial del Comercio (OMC), el Tratado de Libre Comercio (TLC y la propuesta Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA). (IATP, sobre comercio Observatorio, consultado septiembre de 2010). El Observatorio del Comercio es también para obtener datos e información, así como fomentar la “gobernabilidad” y “responsabilidad”. Nunca en estás iniciativas se promueve la rendición de cuentas a las víctimas de las políticas de la OMC o la rendición de cuentas por parte de los protagonistas de las reformas neoliberales. Las funciones del Observatorio del Comercio de ninguna manera es una amenaza para la OMC. Todo lo contrario: la legitimidad de las organizaciones y los acuerdos comerciales no son cuestionados.

El Foro Económico Mundial

El movimiento popular ha sido secuestrado. La selección de los intelectuales,

El Foro Económico Mundial es compuesto de elitistas, académicos y varios artistas como el cantante de U2, Bono, quienes se encargan de llevar el falso sentido de inclusión a los grupos "sin voz".

los ejecutivos de los sindicatos, y los líderes de organizaciones de la sociedad civil (entre ellas Oxfam, Amnistía Internacional, Greenpeace) suelen ser invitados al Foro Económico Mundial de Davos, donde se mezclan con los más poderosos del mundo; los actores económicos y políticos. Esta mezcla de las élites empresariales del mundo con “progresistas” escogidos al dedo es parte del ritual que crea y mantiene el proceso de “fabricación de la disidencia”. El truco consiste en seleccionar personalmente selectivamente los líderes de la sociedad civil, en quien “podemos confiar” e integrarlos en un “diálogo”, córtarlos de sus bases, que se sientan que son “ciudadanos globales” que actúen en nombre de sus compañeros de trabajo pero; los hacen actuar de una manera que sirva a los intereses del Establecimiento y de las Empresas: “La participación de las ONG’s en la reunión anual de Davos es la evidencia del hecho de que a propósito [se] trata de integrar un amplio espectro de los actores principales en la sociedad … en la definición y la promoción del programa global … Creemos que el Foro Económico Mundial ofrece a la comunidad de negocios el marco ideal para realizar actividades de colaboración con los demás actores principales [ONG] de la economía mundial para “mejorar el estado del mundo”, que es la misión del Foro. (Foro Económico Mundial , Comunicado de Prensa 05 de enero 2001)

El Foro Económico Mundial no representa a la comunidad empresarial en general. Es un encuentro elitista: Sus miembros son gigantescas corporaciones mundiales (con un mínimo de 5000 millones de dólares en volumen de negocios anual). Las organizaciones no gubernamentales (ONG) son vistas como socios “partes interesadas”, así como un conveniente “portavoz de los sin voz que a menudo son excluidos de la toma de decisiones.” (Foro Económico Mundial – Organizaciones No Gubernamentales, 2010)

“Ellos [la ONG] reproducen una gran variedad de papeles en la asociación con el Foro para mejorar el estado del mundo, incluyendo servir como un puente entre las empresas, el gobierno y la sociedad civil, la conexión de los políticos responsables a la base, aportando soluciones prácticas … ” La sociedad civil “asociada” con empresas internacionales en nombre de los “sin voz”. ¿Quiénes quedan “excluidos”? Ejecutivos sindicales son también co-optados, en detrimento de los derechos de los trabajadores. Los dirigentes de la Federación Internacional de Sindicatos (IFTU), la AFL-CIO, la Confederación Europea de Sindicatos, el Canadian Labour Congress (CLC), entre otros, suelen ser invitados a asistir a las reuniones anuales del Foro Económico Mundial en Davos, así como a las cumbres regionales. También participan en el Foro Económico Mundial líderes de la comunidad del trabajo que se centran en los patrones de comportamiento mutuamente aceptables para el movimiento obrero. El Foro Económico Mundial “, estima que la voz de Trabajo es importante para el diálogo sobre cuestiones de dinámica de la globalización, la justicia económica, la transparencia y la rendición de cuentas, y garantizar un sano sistema financiero global”. “La garantía de un sano sistema financiero mundial” conducido por el fraude y la corrupción? La cuestión de los derechos de los trabajadores no se menciona. (Foro Económico Mundial – Los líderes del Trabajo, 2010).

El Foro Social Mundial: “Otro mundo es posible”

La cumbre de Seattle contra la globalización en 999 sentó las bases para el desarrollo del Foro Social Mundial.

El Foro Social Mundial constituye uno de los engaños más grandes al movimiento de oposición al globalismo y capitalismo global de las élites.

La primera reunión del Foro Social Mundial tuvo lugar en enero de 2001, en Porto Alegre, Brasil. Este encuentro internacional contó con la participación de decenas de miles de activistas de organizaciones de base y organizaciones no gubernamentales. La reunión del FSM de las ONG y organizaciones progresistas se llevó a cabo simultáneamente con el Foro Económico Mundial de Davos (WEF). La intención era ser la voz de la oposición y la disidencia al Foro Económico Mundial con sus líderes empresariales y ministros de finanzas. El Foro Social Mundial desde el principio fue una iniciativa del ATTAC de Francia y varias organizaciones no gubernamentales brasileñas: “… En febrero de 2000, Bernard Cassen, director de una ONG francesa llamada ATTAC, Oded Grajew, jefe de una organización de empresarios brasileños, y Francisco Whitaker, jefe de una asociación de organizaciones no gubernamentales de Brasil, se reunieron para discutir una propuesta de “evento mundial de la sociedad civil”, en marzo de 2000, que formalmente garantizó el apoyo del gobierno municipal de Porto Alegre y el gobierno del estado de Rio Grande do Sul, ambas controladas en su momento por el Partido de los Trabajadores brasileño (PT) … . Un grupo de ONG’s francesas, incluidas las de ATTAC, los amigos de L’Humanité, y Amigos de Le Monde Diplomatique, patrocinó un Foro Social Alternativo en París titulado “Un año después de Seattle”, a fin de preparar una agenda para las protestas que se realizaron en la próxima cumbre de la Unión Europea en Niza. Los oradores pidieron que “la reorientación de ciertas instituciones internacionales como la OMC, FMI, Banco Mundial, … a fin de crear una globalización desde abajo” y “la construcción de un movimiento internacional de ciudadanos, no para destruir el FMI, sino reorientar sus misiones.” (Por la Unidad de Investigación de Economía Política, Economía y Política del Foro Social Mundial, Global Research, 20 de enero 2004) Desde el principio, en 2001, el FSM fue apoyado por el financiamiento de la Fundación Ford, que se sabe tiene vínculos con la CIA que se remontan a la década de 1950: “La CIA utiliza fundaciones filantrópicas como el conducto más efectivo para canalizar grandes sumas de dinero a proyectos de la Agencia sin alertar a los destinatarios sobre su origen. ” (James Petras, la Fundación Ford y la CIA, Global Research, 18 de septiembre de 2002)

El mismo procedimiento de cumbres financiadas por donantes que caracterizó a las cumbres de la década de 1990 (Cumbre Popular) se incorporó en el Foro Social Mundial (FSM): “… Otros financistas del FSM (o ‘socios’, como se les conoce en la terminología FSM) incluyó la Fundación Ford, – baste decir aquí que ha trabajado siempre en la más estrecha colaboración con los EE.UU. y la Agencia Central de Inteligencia para avanzar los intereses estratégicos de EE.UU., la Fundación Heinrich Boll, que es controlada por el partido alemán Los Verdes, socio en el presente [2003] el gobierno alemán y un partidario de las guerras en Yugoslavia y Afganistán (su líder, Joschka Fischer, es el [ex] ministro de Relaciones Exteriores de Alemania), y los principales organismos de financiamiento como Oxfam (Reino Unido), Novib (Países Bajos), ActionAid (Reino Unido), y así sucesivamente. Sorprendentemente, un miembro del Consejo Internacional del FSM, reporta que “fondos considerables” recibidos de estos organismos “hasta ahora no despertaron ningún debate significativo [en los cuerpos FSM] sobre las posibles relaciones de dependencia que pueden generar.” Sin embargo, admite que con el fin de obtener fondos de la Fundación Ford, los organizadores tuvieron que convencer a la base de que el Partido de los Trabajadores no estaba involucrado en el proceso.” Dos puntos vale la pena señalar aquí. En primer lugar, esta establece que los fundadores fueron capaces de torcer brazos y determinar el papel de las diferentes fuerzas en el Foro Social Mundial – que tenían que ser “convencidas” de las credenciales de los que estarían involucrados. En segundo lugar, si los donantes se opusieron a la participación del domesticado Partido de los Trabajadores, serían aún más enérgicamente reconocidos por las fuerzas genuinamente anti-imperialistas. Que lo hicieron quedó o claro como se describe quienes fueron incluidos y quién excluido en la segunda y tercera reunión del Foro Social Mundial …. … La cuestión del financiamiento [del FSM] ni siquiera figura en la Carta de Principios del FSM, adoptada en junio de 2001. Marxistas, siendo materialistas, dirian que se debe mirar la base material del foro para comprender su naturaleza. (No se tiene que ser marxista para entender que “el que paga manda”.) Sin embargo, el FSM no está de acuerdo. Puede retirar fondos de las instituciones imperialistas como la Fundación Ford, mientras que lucha contra “la dominación del mundo por los globalistas y cualquier forma de imperialismo” (Unidad de Investigación para la Economía Política, Economía y Política del Foro Social Mundial, Global Research, 20 de enero de 2004)

La Fundación Ford otorgó apoyo básico para el Foro Social Mundial, con contribuciones indirectas a través de “organizaciones asociadas” de la Fundación MacArthur, la Fundación Charles Stewart Mott, la Fundación Friedrich Ebert, la Fundación W. Alton Jones, la Comisión Europea, varios gobiernos europeos ( incluido el Gobierno laborista de Tony Blair), el gobierno canadiense, así como una serie de organismos de la ONU (entre ellas la UNESCO, el UNICEF, el PNUD, la OIT y la FAO). Además del apoyo núcleo inicial de la Fundación Ford, muchas de las organizaciones de la sociedad civil participantes reciben financiamiento de grandes fundaciones y organizaciones benéficas. A su vez, los EE.UU. y las ONG europeas a menudo funcionan como organismos de financiamiento secundario canalizando dinero de las fundaciones Ford y Rockefeller a las organizaciones asociadas en los países en desarrollo, incluidos los campesinos y movimientos de derechos humanos. El Consejo Internacional (CI) del FSM se compone de representantes de organizaciones no gubernamentales, sindicatos, organizaciones de medios de comunicación alternativos, institutos de investigación, muchos de los cuales están fuertemente financiados por fundaciones y gobiernos. (Véase el Fórum Social Mundial). El mismo sindicato, que se suele invitar a mezclarse con los directores ejecutivos de Wall Street en el Foro Económico Mundial (FSM), incluyendo la AFL-CIO, la Confederación Europea de Sindicatos y el Canadian Labor Congress (CLC) también forman parte del Consejo Internacional del FSM. Entre las ONG’s financiadas por fundaciones importantes está el Instituto de Política Agrícola y Comercial (IATP), que supervisa el Observatorio del Comercio con sede en Ginebra en el Consejo Internacional del Foro. La Red de Donantes sobre el Comercio y la Globalización (FTNG), que tiene estatuto de observador en el Consejo Internacional del FSM juega un papel clave. Mientras canaliza ayuda financiera al FSM, también actúa como centro de intercambio de grandes fundaciones. El FTNG se describe como “una alianza de concesionarios de ayuda comprometido a construir comunidades justas y sostenibles en todo el mundo”. Los miembros de esta alianza son la fundación Ford, Rockefeller Brothers, Heinrich Böll, CS Mott, Fundación Merck de la Familia, el Open Society Institute, Tides, entre otros. (Para obtener una lista completa de los organismos de financiamiento del FTNG ver financistas del FNTG). FTNG actúa como entidad de recaudación de fondos en nombre del FSM. Gobiernos occidentales Frenan las cumbres contra la globalización y reprimen el movimiento de protesta. En una amarga ironía, las subvenciones, incluyendo el dinero de la Unión Europea es usado para financiar grupos progresistas (como el FSM) que participan en la organización de protestas contra los mismos gobiernos que financian sus actividades. “Los gobiernos también han sido financistas significativos de grupos de protesta. La Comisión Europea, por ejemplo, financió dos grupos que se movilizaron con un gran número de personas para protestar en las cumbres de la UE en Gotemburgo y Niza. LA lotería nacional de Gran Bretaña, que es supervisada por el gobierno, ayudó a financiar a un grupo en el corazón del contingente británico.” (James Harding, contra el capitalismo, FT.com, 15 de octubre de 2001)

Se trata de un proceso diabólico: El gobierno anfitrión financia la cumbre oficial, así como las reuniones de las organizaciones no gubernamentales que participan activamente en la contra cumbre. También financia la operación de la policía antidisturbios, que tiene el mandato de reprimir a los participantes de las contra cumbres. El objetivo de estas operaciones combinadas, incluyendo acciones violentas cometidas por las fuerzas de policía antidisturbios, es desacreditar el movimiento de protesta e intimidar a sus participantes. El objetivo general es transformar la contra cumbre en un ritual de disidencia, que sirve para defender los intereses de la cumbre oficial y el gobierno anfitrión. Esta lógica ha prevalecido en numerosas cumbres desde la década de 1990. En la Cumbre de 2001 de la ciudad de Quebec, el financiamiento por parte del gobierno federal de Canadá a las ONG y los sindicatos se concedió bajo ciertas condiciones. Un gran segmento del movimiento de protesta fue de hecho excluido de la Cumbre de los Pueblos. A su vez, los organizadores acordaron con las autoridades provinciales y federales que la marcha de protesta se dirigiría a un lugar remoto, unos 10 km fuera de la ciudad, en lugar de hacia el área del centro histórico donde los oficiales de la cumbre del ALCA se encontraban en un perímetro fuertemente custodiado por matones de los servicios privados de seguridad. Estos servicios de seguridad fueron pagados con dineros de los contribuyentes. “En lugar de marchar hacia el vallado del perímetro y la Cumbre de las reuniones de las Américas, organizadores de la marcha eligieron una ruta para marchar desde la Cumbre de los Pueblos a través de zonas residenciales en gran parte vacías y hacia el estacionamiento de un estadio en una zona libre a varios kilómetros de distancia. Henri Massé, el presidente de la Federación des travailleurs et travailleuses du Québec (FTQ), explicó: “Lamento que estamos tan lejos del centro de la ciudad …. Pero era una cuestión de seguridad.

Los líderes de las ONG versus sus Compatriotas

El establecimiento del Foro Social Mundial (FSM) en 2001 fue, sin duda, un hito histórico, que reunió a decenas de miles de activistas comprometidos. Era un lugar importante que permitió el intercambio de ideas y el establecimiento de lazos de solidaridad. Lo que está en juego es el papel ambivalente de los líderes de las organizaciones progresistas. Su íntima relación con los círculos internos de poder, el financiamiento por parte de empresas y el gobierno, los organismos de ayuda, el Banco Mundial, etc, socava sus relaciones y responsabilidades para con sus bases. El objetivo de la “disidencia fabricada” es precisamente eso: mantener a los líderes a distancia de sus bases como un medio eficaz para silenciar y debilitar las acciones populares. La mayoría de las organizaciones de base que participan en el Foro Social Mundial, incluyendo campesinos, trabajadores y organizaciones estudiantiles, firmemente comprometidas con la lucha contra el neoliberalismo no estaban conscientes de la relación del Consejo Internacional del FSM al financiamiento corporativo, negociado a sus espaldas por un puñado de líderes de ONG’s vinculadas a oficiales y agencias privadas de financiamiento. El financiamiento de las organizaciones progresistas no es incondicional. Su objetivo es “pacificar” y manipular el movimiento de protesta. Condiciones precisas son establecidas por los organismos de financiamiento. Si no se cumplen, los desembolsos son descontinuados. El FSM se define como “un espacio abierto de encuentro para la reflexión, el debate democrático de ideas, formulación de propuestas, el libre intercambio de experiencias y la interconexión de acciones eficaces por parte de grupos y movimientos de la sociedad civil que se oponen al neoliberalismo y a la dominación del mundo por el capitalismo corporativo y cualquier forma de imperialismo, y estamos comprometidos a construir una sociedad centrada en la persona humana “. (Véase el Foro Social Mundial, consultado el 2010).

El FSM es un mosaico de iniciativas individuales que no amenazan directamente o desafían la legitimidad del capitalismo global y sus instituciones. Se reúne anualmente. Se caracteriza por una multitud de sesiones y talleres. En este sentido, una de las características del FSM era mantener el modelo “hágalo usted mismo”, típico de los donantes que financian Cumbres del G-7 contra del Pueblo desde la década de 1990. Esta estructura aparentemente desorganizada se presentó y se usa deliberadamente. Al tiempo que favorece el debate sobre una serie de temas, el marco del FSM no es propicio para la articulación de una plataforma coherente común y un plan de acción dirigido a acabar con el capitalismo global. Por otra parte, la guerra iniciada por los EE.UU. en el Oriente Medio y Asia Central, que estalló pocos meses después de la inauguración de la sede del FSM en Porto Alegre en enero de 2001, no ha sido un tema central en las discusiones del foro. Lo que prevalece es una red extensa y compleja de organizaciones. Las organizaciones de base en los países en desarrollo no son conscientes de que sus ONG’s asociadas en los Estados Unidos o la Unión Europea, que les proporcionan apoyo financiero, son financiadas por grandes fundaciones. El dinero establece restricciones en las acciones de esos movimientos populares. Muchos de estos líderes de ONG’s son personas comprometidas y bien intencionadas que actúan dentro de un marco que establece los límites de la disidencia. Los líderes de estos movimientos son a menudo co-optados, sin siquiera darse cuenta de que, como resultado del financiamiento de las empresas ellos quedan con las manos atadas.

Globalismo financia el movimiento anti-capitalista: una relación absurda y contradictoria

“Otro mundo es posible”, pero no puede ser alcanzado de manera significativa en el marco del presente acuerdo. Una reorganización del Foro Social Mundial, de su estructura organizativa, sus mecanismos de financiación y el liderazgo es necesario. No puede haber ningún movimiento de masas que tenga sentido cuando la disidencia es generosamente financiada por los mismos intereses corporativos que tienen como objetivo limitar y eliminar el movimiento de protesta. En las palabras de McGeorge Bundy, presidente de la Fundación Ford (1966-1979), “Todo lo que la Fundación Ford hace se podría considerar como mecanismos para hacer el mundo seguro para el capitalismo corporativo”.

Porciones o el total de este artículo solo puede ser copiado o re-publicado si se respetan los estándares establecidos por The Real Agenda. Para ver detalles, lea nuestra política de re-publicación al pie de nuestro sitio.