Estamos a Três mutações de uma Pandemia de Influenza

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | 13 MAIO 2012

A estrada para o inferno está pavimentado com boas intenções. Este é o mínimo que pode ser dito sobre a criação do vírus da gripe mais virulenta H5N1 em dois laboratórios em os EUA e na Holanda. É um caso em que a droga é pior do que a doença. Depois de muita celebração, os cientistas revelaram que suas experiências de mutação do vírus da gripe H5N1 tinham sido bem sucedidas, e os resultados foram obtidos por vários grupos na Europa e América. O que eles não parecem perceber é que os resultados destas experiências, como em qualquer pesquisa científica relevante, devem ser publicados para a comunidade médica e o público. A sua satisfação com os resultados das experiências, ou talvez a sua incompetência, cegou o bom senso, que regressou depois às suas cabeças. Então veio a censura.

Inicialmente, os procedimentos usados para produzir o vírus mutante da gripe aviária foram bloqueados depois que vários avisos foram emitidos pela possibilidade de que terroristas utilizaram os resultados para produzir uma arma biológica e usá-la em cidades com alta densidade populacional. Surpreendentemente, foi exatamente isso o que os cientistas fizeram. Eles criaram uma arma biológica em laboratório confirmaram os resultados reproduzindo eles em diferentes laboratórios, mostraram os resultados aos gestores da comunidade científica e autoridades do governo, e agora os resultados serão publicados para que qualquer pessoa com conhecimento cientifico crie uma pandemia.

O cientista-chefe e virologista Yoshihiro Kawaoka, que trabalha na Universidade de Wisconsin-Madison e na Universidade de Tóquio, confirmou que houve três alterações no gene original do vírus para aumentar a capacidade de “saltar” dos animais para seres humanos. Kawaoka e a sua equipa confirmaram que, após a aplicação de alterações no gene, o vírus pode facilmente ser transmitido entre mamíferos. O resultado final desta pesquisa é a produção de um vírus híbrido, que pode-se espalhar tão rápido quando o ar possa levá-lo ao redor do planeta. Não pode ser mais fácil do que isso, certo? Após a obtenção do novo vírus, os pesquisadores injetaram ele em furões, onde mutações no gene chamadas hemaglutininas – o H do nome do vírus H5N1 – fizeram o resto.

Segundo a pesquisa, uma das mutações observadas no vírus híbrido é semelhante a outra encontrada no vírus que afeta áreas do mundo, como o Oriente Médio, Ásia, Europa e África, onde já matou pelo menos 345 pacientes, mesmo sem ter sido modificado. As mortes são 345 casos notificados como mortes ou complicações do vírus, embora muitos outros casos, foram deixados de fora ou simplesmente não declarados. Os cientistas dizem que o trabalho realizado sobre o vírus H5N1 era necessário para aprender sobre como ele pode evoluir durante uma pandemia. Eles acreditam que após a primeira mutação no Oriente Médio, África e Ásia, o vírus vai continuar a mudar e que suas experiências e resultados podem ajudar a salvar muitas vidas, uma vez que haverá tempo para produzir uma vacina para combate-lo. Alguém vê um interes$e econômico? Este é o $, o perdão, o S no aspecto da saúde que poucas pessoas sabem do experimento. Como se a ameaça que um vírus como este possa ser transmitido para os seres humanos não fosse perigoso o suficiente, o patógeno tem a capacidade de “pular” de humano para humano, como outras cepas de gripe.

O problema com as crises criadas por seres humanos irresponsáveis, como esse vírus híbrido feito em laboratório, é que os cientistas não tem criado a cura para a infecção que provoca um organismo em constante mudança, e só garante que as pessoas terão que usar vacinas e outros medicamentos pelo resto de suas vidas sem ter segurança de estar protegidos. Mesmo a impossibilidade científica de medir se um vírus como o H5N1 tem o potencial para se tornar em uma praga fora de controle ou não, foi suficiente para deter um grupo de cientistas bem financiados antes que eles criaram uma monstruosidade como esta. “Nosso estudo mostra que poucas mutações de aminoácidos são suficientes para fazer um vírus com uma H5 hemaglutinina aviária adquirir a capacidade de se espalhar em mamíferos”, disse Kawaoka.

O estudo de Kawaoka foi publicado na revista Nature. O seu é um dos dois documentos em torno do qual os cientistas, e funcionários do governo e especialistas em biossegurança discutiram antes que os resultados foram finalmente publicados. A maior parte da oposição veio dos EUA e seu Conselho Consultivo Nacional para as Ciências e a Biossegurança, uma organização que protestou contra a publicação por motivos de segurança nacional. Aqueles a favor da publicação dos resultados contrastaram as preocupações de saúde pública com uma declaração dizendo que era essencial compartilhar informações a fim de harmonizar a análise e resposta às epidemias ou pandemias de gripe. Todos os demais, deram um palpite de que os interessados em trocar informações estão mais interessados em manter o fluxo de dinheiro para poder financiar suas pesquisas. Mas os cientistas disseram que era necessário para monitorar o vírus H5N1 e as mudanças naturais e o que elas significavam para a comunidade científica e do público.

Kawaoka ganhou a admiração dos colegas no estilo de uma estrela de rock, uma situação perigosa se analisamos o que o financiamento ilimitado e o gênio fazem quando estão fora de controle. Em 2003, a China culpou diretamente os EUA pela morte de cidadãos chineses que foram infectados com uma estirpe de SARS violenta. Naquela época, a China lançou a idéia de que o vírus da SARS foi o produto de um experimento de laboratório que criou uma arma biológica, um vírus que foi criado para atingir uma raça específica. Outros relatos da mídia tradicional ainda aventuraran-se a especular sobre o vírus H5N1 que Kawaoka e seus colegas produziram em seus laboratórios. Outro cientista, Ron Fouchier, que também publicou os resultados de suas experiências após o governo holandês permiti-lo, anunciou a sua realização na semana passada. Sua experiência será publicada na revista Science em uma data ainda a ser determinado. Como em muitos casos, o governo dos EUA foi o financiador mais importante de experiências realizadas por Kawaoka.

As consequências da criação artificial ou mutação de um vírus são bem conhecidas pela comunidade científica. A pandemia de gripe H1N1 de 2009 foi o resultado de jogos científicos que criaram um vírus híbrido, com um gene hemaglutinina mutante do vírus H5N1 fundidos com os restantes sete genes do vírus H1N1. Naquela época, os cientistas não haviam criado uma cura para a pandemia e a indústria farmacêutica beneficiou-se enormemente, oferecendo uma vacina inútil e perigosa que ainda não tinha sido devidamente testada, e estava relacionada com centenas de efeitos colaterais e reações alérgicas não reveladas pelos fabricantes. Apesar das incógnitas, funcionários públicos e empresas farmacêuticas garantiram a segurança da vacina e justificaram a ausência de ensaios válidos em humanos pelo aparecimento inesperado do vírus H1N1. Os fabricantes de vacinas aumentaram sua renda média de 50 bilhões de dólares por ano como resultado direto da venda de vacinas, que foram compradas pelos governos com dinheiro do contribuinte. Em 2009, os povos do mundo foram mais uma vez sujeitos de experimento realizado sob o pretexto de que era necessário saber qual seria a dose correta para os seres humanos. É importante lembrar que os fabricantes de vacinas são imunes a ação legal se uma pessoa ferida por uma vacina decide processar por danos a sua saúde.

“É realmente um estudo maravilhoso”, disse Richard Webby, diretor de um centro de colaboração da Organização Mundial da Saúde que se concentra nos estudos de vírus da gripe em animais e pássaros no Hospital St. Jude Children em Memphis, Tennessee. A Organização Mundial da Saúde foi uma das muitas entidades que desfilaram ao redor do mundo implorando para que as pessoas usaram a vacina H1N1 para evitar a temida pandemia. Em meados de 2009, os EUA concordou em gastar pelo menos 1 bilhão de dólares na produção de uma vacina contra a gripe, o que me faz perguntar quanto desse dinheiro foi para financiar experiências como as conduzidas pelo Kawaoka e sua equipe.

Embora não mostrou nenhuma prova da sua opinião, Webby disse que as mutações como as que transformaram o vírus H5N1 em uma arma biológica não podem ocorrer na natureza. Claro, ninguém está esperando que o vírus atinja o nível de pandemia virulenta sozinho, sendo que pode ser criado em laboratório por cientistas. Ele disse que o vírus, tal como produzido no laboratório por Kawaoka exige alterações nas funções conhecidas por ser chave para que o vírus da influenza aviária de o salto e seja capaz de infectar os seres humanos. “Estes incluem mudar o tipo de receptores de células que se ligam ao vírus, os receptores que são tipicamente encontrados em pessoas, mas apenas nas profundezas dos seus pulmões, os que são diferentes aos encontrados no trato respiratório superior, onde o vírus da gripe humana se adjunta. ”

Outros cientistas como o Webby vem a pesquisa como uma valiosa peça de trabalho que irá ajudar especialistas no estudo do mecanismo de mutação do vírus, que é mais eficaz quando se estende de mamífero-a-mamífero. Um desses cientistas é Adolfo Garcia-Sastre, virologista especialista em gripe e que trabalha no Mount Sinai Hospital, em Nova York. Apesar de um aviso de cientistas sobre a possibilidade de uma infecção em massa, Garcia-Sastre diz que o vírus não pode tão facilmente ser transmitido entre humanos. Ele acredita que o trabalho ajuda os cientistas selecionar vírus com mutações dos que não têm para estudar e encontrar soluções para uma ameaça de pandemia. Isto é, no entanto, se os cientistas que estudam o vírus tem a intenção de realmente ajudar os seres humanos para evitar a pandemia. O problema com a sua premissa é que o sistema existente para monitorar o comportamento de vírus e outros patógenos é bastante pobre. Essa deficiência no monitoramento cresce exponencialmente quando se considera que as alterações feitas em um laboratório podem passar despercebidas por muito tempo, talvez até o momento em que o vírus é liberados no ar. Em um ambiente de laboratório, onde o dinheiro e o tempo são ilimitados, os cientistas podem resolver as questões pendentes e alcançar qualquer resultado desejado, como fez Kawaoka. Por exemplo, os genes que estão ausentes podem ser adicionados ou removidos para alterar a virulência e tipo de ser vivo no qual o vírus seria mais mortal.

Se algo de positivo saiu desta descoberta científica é o fato de que os cientistas que estudam os vírus da gripe e outros que gostam de brincar de Deus com formas de vida perigosas, tais como vírus e bactérias, estarão diretamente sob o microscópio enquanto criam novas formas de patógenos para pesquisa ou armas biológicas. Richard Webby, acredita que o resultado vai acabar em monitoramento para o tipo de pesquisa feita por cientistas de todo o mundo. “Claro que vai ser mais papelada. Mas no longo prazo certamente será muito mais fácil do que tem até dezembro do ano passado.” Claro, mas que poderia deter um cientista, ou qualquer outro profissional, de mentir sobre os resultados experimentais com a intenção de tornar seu sonho de ser reconhecido ou para obter mais fundos para seu projeto? Basta olhar para a ciência do clima (Climategate, o falso gráfico hockey stick, a elevação do nível do mar), a fim de encontrar uma resposta para esta pergunta. Ou talvez se nós não vamos tão longe, o que pode impedir que uma empresa farmacêutica ou entidade controlada pelo governo realize experimentos a céu aberto? Lembra do  experimento de Tuskegee?

Eu acho que tudo se resume em Confiança. Confiamos nós nossos cientistas sedentos por fama ou empresas farmacêuticas que os contratam, ou governos que experimentaram em seres humanos sem seu consentimento? … e que continuam a fazê-lo hoje?

Experimentos Médicos de E.E.U.U. en Guatemala son solo una Muestra

Los experimentos médicos con enfermedades venéreas fueron sólo un crimen en una larga historia de colusión médica y el gobierno para utilizar a los seres humanos como conejillos de indias.

Ha sido ampliamente revelado que Estados Unidos llevó a cabo experimentos médicos con prisioneros y pacientes mentales en Guatemala en la década de 1940. Estos se llevaron a cabo por un médico del gobierno, que trabaja en un hospital psiquiátrico, y permitieron la infección deliberada de guatemaltecos con sífilis (y otras enfermedades) sin su conocimiento con el fin de determinar la eficacia de la penicilina. Los experimentos fueron patrocinadas en parte por el Instituto Nacional de Salud de EE.UU. (NIH), y han sido ampliamente difundidos por la cadena ABC News, el Washington Post y muchos otros medios de comunicación (que de repente han tomado un interés en un tema).

La indignación en contra de este experimento de ciencia médica inhumana se refleja en los titulares noticiosos de medios tradicionales en todo el mundo, y el gobierno guatemalteco ya caracteriza a este triste capítulo en la historia de EE.UU. como un “crimen contra la humanidad.”

Pero lo que está a punto de leer aquí es aún peor.

Los experimentos médicos de EE.UU. a los ciudadanos guatemaltecos, apenas arañan la superficie de los experimentos criminales que el gobierno de EE.UU. y la industria médica han llevado a cabo en víctimas inocentes en el último siglo.

Los EE.UU. pretende estar sorprendidos

El descubrimiento de este experimento médico generó una serie de respuestas oficiales de EE.UU. que sólo se pueden llamar “teatro político” teniendo en cuenta cómo acontecieron. La secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton dijo: “A pesar de que estos hechos ocurrieron hace más de 64 años, estamos indignados de que esta actividad pueda haber ocurrido con el pretexto de ayudar a la salud pública … Lamentamos profundamente que haya sucedido, y le pedimos disculpas a todas las personas que se vieron afectadas por esas prácticas odiosas. ”

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo que el descubrimiento es “reprensible”, y el presidente Obama incluso levantó el teléfono para llamar al presidente de Guatemala, Álvaro Colom y ofrecer una disculpa verbal.

¿Sabes lo que todas estas acciones tienen en común? Un mensaje implícito de que este experimento de la década de 1940 era de alguna manera un error aberrante que nunca sucede en los Estados Unidos. Ellos quieren que usted crea este es sólo un investigador solitario que cometió un crimen atroz en nombre de la medicina. Pero la realidad es que las grandes farmacéuticas y el gobierno de EE.UU. utilizan a personas inocentes en experimentos médicos todos los días. Este no era un caso raro. Fue un reflejo de la forma en que el gobierno de EE.UU. siempre ha conspirado con la industria médica para probar las drogas en víctimas inocentes y descubrir lo que sucede.

El gobierno de los EE.UU. y las grandes empresas farmacéuticas siguen cometiendo crímenes contra la humanidad. Este patrón se extiende hasta la actualidad, por supuesto. Recuerda los veteranos la Guerra del Golfo que fueron diagnosticados con el Síndrome de la Guerra del Golfo poco después de regresar de servir en Irak? La opinión generalizada es que este síndrome es el efecto secundario de las vacunas experimentales y las drogas impuestas a estos soldados por el gobierno de los EE.UU.. En la línea de tiempo de los experimentos médicos que se muestra a continuación, se dará cuenta de un patrón preocupante de la explotación que los gobiernos y sus alas militares siguen en sus experimentos.

Más recientemente, la vacuna del año pasado contra la gripe H1N1 es esencialmente un gran experimento médico que involucra a cientos de millones de personas en todo el mundo. La vacuna fue aprobada aunque nunca había sido probada científicamente.  Sin embargo, fue promovida de manera agresiva por las autoridades gubernamentales con la esperanza de que la gente la tomara para poder descubrir lo que sucedería. (Es muy parecido a Nancy Pelosi, tratando de pasar el proyecto de reforma de salud para que todos podamos saber lo que está en este …)

La cronología de los experimentos médicos sobre las víctimas inocentes

Lo que es realmente interesante de esta historia es cómo el descubrimiento de este experimento médico de 1940 salió a la luz. Fue “descubierto” por Susan M. Reverby, profesora en el Wellesley College en Massachusetts, quien dijo: “Casi me caí de la silla cuando empecé a leer esto … ¿Te imaginas? Yo no lo podía creer. “(http://www.washingtonpost.com/wp-dy …)

Hemos estado publicando la verdad sobre los experimentos médicos en seres humanos inocentes por años. Si Susan Reverby supiera acerca de cómo la industria médica realmente funciona, no se habría sorprendido en absoluto. La historia de los experimentos médicos realizados en el nombre de la industria farmacéutica siempre ha usado a presos, negros, mujeres y otros grupos explotados como ratas de laboratorio humanos (véase más abajo el enlace de la línea de tiempo para leer por sí mismo).

Al descubrir este experimento médico, Susan Reverby estaba tan indignada que salió publicar sus sus hallazgos. ABC News publicó la historia y luego se extendió como pólvora a través de los medios de comunicación. Eso es lo curioso de esto: Los medios de comunicación tan raramente publican la verdad sobre la historia de la medicina que cuando aparece algo verdadero, es “sorprendente”.

Pero descubrir personas víctimas de abuso médico a través del gobierno es  rutina. Los abusos de la vida humana cometidos por la industria farmacéutica van más allá de 1500 guatemaltecos y, de hecho se extiende a decenas de millones de estadounidenses que están siendo tratados como conejillos de Indias todos los días.

Psiquiatría – La Industria de la Muerte

Si realmente quieres estar asustados por la verdadera historia, documentada de cómo las personas han sido torturadas, maltratadas, inyectadas, mutiladas y como sus vidas fueron destruidas por la industria médica, echa un vistazo Museo Psiquiatría en la Industria de la Muerte creado por el CCHR.

Vea el vídeo aquí: http://www.cchr.org/museum.html # / …

Usted puede caminar a través de este mismo museo. Es en Los Ángeles, y es una de las cosas más inquietantes que veremos en la historia de la medicina. Los experimentos de enfermedades de transmisión sexual en Guatemala, por cierto, se llevaron a cabo en un hospital psiquiátrico. (No es de extrañar.) Caminé a través de este museo y prácticamente me encontré en lágrimas antes de que terminara. Lo que los psiquiatras y los médicos hacen a otros seres humanos en nombre de la “medicina” le impactará hasta la médula.

La industria de la psiquiatría ha hecho cosas indecibles a mujeres, niños, presos, ancianos, afroamericanos y las minorías raciales – todo en nombre de la “ciencia” y “medicina”. De hecho, estos experimentos continúan hasta este día en la forma de drogar a niños que son diagnosticados con enfermedades ficticias, como “ADHD” o Transtorno de Deficit de Atención.

Nadie ha documentado la historia real de abuso criminal de la medicina en los seres humanos, como la CCDH – Comisión Ciudadana de Derechos Humanos. Echa un vistazo a sus impresionantes sobre temas tales como la comercialización de la Locura (http://www.cchr.org/videos/marketin …) y hacer millones de estas prácticas (http://www.cchr.org/videos/ la toma de una …).

Aquí, usted comenzará a arañar la superficie de la verdadera historia de abuso criminal de la industria farmacéutica – a menudo en connivencia con el gobierno. Normalmente, estas historias son todas escondidas y nunca oímos hablar de ellas. Después de todo, para descubrir que el gobierno de los EE.UU. conspiró con la industria farmacéutica para infectar a los guatemaltecos con una enfermedad de transmisión sexual no refleja con exactitud el tipo de imagen que Obama desea que la gente crea sobre los Estados Unidos.

Experimentos médicos en seres humanos en una línea del tiempo

A continuación, he reproducido una cronología de los experimentos médicos con humanos. Esto es sólo una lista parcial, por cierto: hay más experimentos que se llevaron a cabo en secreto y nunca fueron documentados.

Como podrá ver aquí, el experimento de los guatemaltecos apenas comienza a pintar el cuadro completo de cuántos seres humanos han sido asesinados, envenenados, mutilados o tuvieron sus vidas destruidas por criminales en experimentos médicos realizados en el nombre de “medicina y la ciencia. ”

Muchos de estos experimentos incluyen la participación de organizaciones cuyos nombres usted reconocería inmediatamente: Merck, el Instituto Rockefeller para la Investigación Médica, el Instituto Sloan-Kettering, los Institutos Nacionales de Salud, Hospital General de Massachusetts y muchos más. Esto es como un Quién es Quién de la industria farmacéutica, y quienes estuvieron involucrados en el uso de seres humanos como conejillos de indias para llevar a cabo experimentos médicos.

Y como se verá más adelante, la experiencia de Guatemala no es ni siquiera el más grotesco o perturbador.

Nota: A continuación se muestra una lista parcial de los experimentos médicos con humanos que hemos documentado aquí. Vea la lista completa aquí: http://www.naturalnews.com/022383_r …

(1845 – 1849)

J. Marion Sims, más tarde aclamado como el “padre de la ginecología,” lleva a cabo experimentos médicos en mujeres africanas esclavizadas sin anestesia. Estas mujeres suelen morir de la infección poco después de la cirugía. Basado en su creencia de que el movimiento de los huesos del cráneo de los recién nacidos durante el parto prolongado causa trismo, el usó una lezna de zapatero, un instrumento puntiagudo para hacer agujeros en el cuero, para hacer agujeros en el del cráneo de los bebés nacidos de madres esclavizados (Brinker).

(1895)

Nueva York.  El pediatra Henry Heiman infecta a un niño de 4 años de edad, a quien llama “un idiota con epilepsia crónica” con gonorrea, como parte de un experimento médico (“Experimentación Humana: Antes y Después de la era Nazi“).

(1896)

El Dr. Arthur Wentworth usa 29 niños en el Children’s Hospital de Boston como conejillos de Indias humanos al realizar punción lumbar en ellos, sólo para probar si el procedimiento es perjudicial (Sharav).

(1906)

El profesor de Harvard y Dr. Richard Strong infecta presos en las Filipinas con el cólera para estudiar la enfermedad, 13 de ellos mueren. Se compensa a los sobrevivientes con cigarrillos. Durante los Juicios de Nuremberg, médicos nazis citaron este estudio para justificar sus propios experimentos médicos (Greger, Sharav).

(1911)

Dr. Hideyo Noguchi, del Instituto Rockefeller para la Investigación Médica publica datos sobre la inyección de sífilis en la piel de 146 pacientes niños del hospital, en un intento por desarrollar una prueba cutánea para detectar la sífilis. Más tarde, en 1913, varios de los padres de estos niños demandaron al Dr. Noguchi por supuestamente infectar a sus hijos con sífilis (“Reseñas y Notas: Historia de la Medicina: Sometido a la ciencia: la experimentación humana en América antes de la Segunda Guerra Mundial“).

(1913)

Médicos experimentadores “prueban” a 15 niños en el hogar infantil San Vicente de la Casa de Filadelfia con la tuberculina, lo que resulta en ceguera permanente en algunos de los niños. Aunque la Cámara de Representantes de Pennsylvania registra el incidente, los investigadores no son castigados por los experimentos (“Experimentación Humana: Antes y Después de la era Nazi“).

(1915)

El Dr. Joseph Goldberger, en virtud de una orden de la Oficina de Salud Pública de los EE.UU. produce pelagra, una enfermedad debilitante que afecta al sistema nervioso central, y la usa en 12 reclusos en Mississippi para tratar de encontrar una cura para la enfermedad. Un sujeto de prueba más adelante dice que había sido como pasar por “mil infiernos.” En 1935, después de que millones mueren a causa de la enfermedad, el director de la oficina finalmente admite que los funcionarios sabían que era causada por una deficiencia de niacina, pero no hizo nada al respecto porque en su mayoría los afectados eran pobres afro-americanos. Durante los Juicios de Nuremberg, médicos nazis utilizaron este estudio para tratar de justificar sus experimentos médicos con prisioneros de los campos de concentración (Greger;. Cockburn y St. Clair, eds).

(1932)

(1932-1972) El Servicio de Salud Pública en Tuskegee, Alabama diagnosticó a 400 negros pobres con la sífilis, pero nunca les dice que es esta enfermedad, ni los trata, sino que los investigadores utilizan a los hombres como conejillos de indias humanos para seguir los síntomas y la progresión de la enfermedad. Todos ellos finalmente mueren a causa de la sífilis y nunca se les dice a sus familias que podrían haber sido tratados (Goliszek de la Universidad de Virginia Sistema de Salud Biblioteca de Ciencias de la Salud).

(1939)

Para probar su teoría sobre las raíces de la tartamudez, el destacado patólogo Dr. Wendell Johnson realiza su famoso “Experimento monstruo” en 22 niños del Hogar de Huerfanos de Iowa, en Davenport. El Dr. Johnson y sus estudiantes graduados ponen a los niños bajo presión psicológica intensa, haciendo que cambien de habla normal a la tartamudez. En ese momento, algunos de los estudiantes según los informes advierten al doctor Johnson que “a raíz de la Segunda Guerra Mundial, observadores pueden hacer comparaciones con los experimentos nazis con seres humanos, lo que podría destruir su carrera” (Alianza para la Protección e Investigación en Seres Humanos).

(1941)

El Dr. William C. Negro infecta a un bebé de 12 meses de edad con herpes, como parte de un experimento médico. En ese momento, el editor de la revista Journal of Experimental Medicine, Francis Peyton Rous, lo llama “un abuso de poder, una violación de los derechos de un individuo, y no excusable, porque la enfermedad que siguió tuvo implicaciones para la ciencia” (Sharav) .

Un artículo en una edición de 1941 de Archives of Pediatrics describe los estudios médicos de la enfermedad grave de las encías Angina de Vincent en el que los médicos transmiten la enfermedad de los niños enfermos a los niños sanos con hisopos orales (Goliszek).

Los investigadores dan a 800 mujeres embarazadas en situación de pobreza en la Universidad de Vanderbilt a clínicas prenatales “cócteles”, incluyendo el hierro radiactivo con el fin de determinar las necesidades de hierro de las mujeres embarazadas (Pacchioli).

(1942)

El Servicio de Guerra Química comienza el uso de gas mostaza y en experimentos sobre 4.000 miembros del ejército de EE.UU.. Algunos sujetos no se dan cuenta y se ofrecen como voluntarios para experimentos de exposición a sustancias químicas. Uno de los voluntarios, Nathan Schnurman, en 1944 piensa que sólo es voluntario para poner a prueba la nueva ropa de verano de la Marina de EE.UU. “(Goliszek).

El presidente de Merck Pharmaceuticals, George Merck es nombrado director del Servicio de Investigación de Guerra (ERT), un organismo orientado a velar por el establecimiento de un programa de armas biológicas (Goliszek).

(1944 – 1946) Un capitán en el cuerpo médico envía un memorando al Coronel de Stanford Warren, jefe de médicos del Proyecto Manhattan, expresando su preocupación sobre el efecto en el sistema nervioso del componente floruro de la bomba atómica y pide que se hagan investigaciones con animales para determinar el alcance de estos efectos: “La evidencia clínica sugiere que el hexafluoruro de uranio puede tener un marcado efecto en el sistema nervioso central … Lo más probable es que el F [/ code] componente en lugar de la T [código 1 =” uranio “language =” para “] es el factor causal … Puesto que el trabajo con estos compuestos es esencial, será necesario saber de antemano cuáles son los efectos mentales que pueden producirse después de la exposición. “Al año siguiente, el Proyecto Manhattan comenzaría los estudios en humanos, basado en los efectos del fluoruro (Griffiths y Bryson).

El equipo de médicos del Proyecto Manhattan, dirigido por el ahora infame de la Universidad de Rochester radiólogo coronel Warren Safford, inyecta plutonio en los pacientes en el hospital de la Universidad, Strong Memorial (Burton).

(1945)

Continuando con el Proyecto Manhattan, los investigadores inyectan plutonio en tres pacientes en la Universidad de Billings de Chicago Hospital (Sharav).

El Departamento de Estado de E.E.U.U, la inteligencia del Ejército y la CIA comienzan la Operación Paperclip, que ofrece inmunidad a científicos nazis e identidades secretas a cambio de trabajo en proyectos gubernamentales secretos en la aerodinámica y la medicina de guerra química en los Estados Unidos (“Proyecto Paperclip“).

(1945 – 1955) En Newburgh, Nueva York, los investigadores vinculados al Proyecto Manhattan inician el estudio estadounidense más extenso jamás realizado sobre los efectos de la fluoración del agua potable pública (Griffiths y Bryson).

(1946)

Continuando con el estudio de Newburg de 1945, el Proyecto Manhattan comisiona a la Universidad de Rochester para estudiar los efectos del fluoruro sobre los animales y los seres humanos en un proyecto con nombre en código “Programa F” Con la ayuda del del Departamento de Salud del estado de Nueva York, los investigadores del Programa F recogen y analiza muestras de sangre y tejido de los residentes de Newburg. Los estudios son patrocinados por la Comisión de Energía Atómica y llevados a cabo en la Universidad de Rochester y el Hospital del Centro Médico Memorial (Griffiths y Bryson).

(1946 – 1947) Universidad de Rochester investigadores inyectan cuatro machos y dos sujetos de sexo femenino con el uranio 234 y uranio-235 en dosis que oscilan entre 6,4 a 70,7 microgramos por cada kilogramo de peso corporal para estudiar la cantidad de uranio que podría tolerar antes de que sus riñones se dañen (Goliszek).

Seis empleados de sexo masculino de un laboratorio de Chicago reciben agua contaminada con plutonio-239 para beber, para que los investigadores pueden aprender como el plutonio se absorbe en el tracto digestivo (Goliszek).

Los investigadores comienzan con pacientes en hospitales de veteranos de guerra a quienes usan como sujetos de prueba para experimentos médicos con humanos, hábilmente redactado como “investigaciones” u “observaciones” en los informes de estudios médicos para evitar connotaciones negativas y mala publicidad (Sharav).

El público estadounidense finalmente se entera de los experimentos de guerra biológica que se realizan en Fort Detrick en un informe publicado por el Departamento de Guerra (Goliszek).

(1947)

Coronel EE Kirkpatrick de los EE.UU. emite un documento secreto (707.075), de fecha 8 de enero. En este, escribe que “algunas sustancias radioactivas están siendo preparadas para administración intravenosa a seres humanos como parte del experimento” (Goliszek).

Un documento secreto del AEC del 17 de abril dice: “Se desea que ningún documento se publicará que se refiere a los experimentos con seres humanos que podría tener una reacción adversa en la opinión pública o dar lugar a demandas legales,” revelando que el gobierno de EE.UU. estaba al tanto de los riesgos a la salud de sus pruebas nucleares en el personal militar encargado de las pruebas o civiles cercanos (Goliszek).

La CIA empieza a estudiar el potencial del LSD como un arma utilizando sujetos en pruebas militares y civiles para los experimentos sin su consentimiento. Finalmente, estos estudios con LSD se convertirían en el programa MKULTRA en 1953 (Sharav).

(1947 – 1953) La Marina de EE.UU. comienza el proyecto Chatter para identificar y poner a prueba el llamado “suero de la verdad”, como los utilizados por la Unión Soviética para interrogar a los espías. Mescalina y la escopolamina, que deprimen el sistema nervioso central, son algunos de los muchos fármacos probados en seres humanos (Goliszek).

(1948)

Basándose en los estudios realizados en secreto en Newburgh, NY a partir de 1945, los investigadores del proyecto F publican un informe en la edición de agosto de 1948 de la Revista de la Asociación Dental Americana, detallando los peligros del fluoruro en la salud. La Comisión de Energía Atómica (CEA) de forma rápida censura el informe por asuntos de “seguridad nacional” (Griffiths y Bryson).

(1950)

(1950 – 1953) El Ejército de los EE.UU. lanza nubes químicas sobre más de seis ciudades estadounidenses y canadienses. Los residentes en Winnipeg, Canadá, donde se había lanzado cadmio altamente tóxico, posteriormente reporta una alta tasa de enfermedades respiratorias (Cockburn y St. Clair, eds.).

Con el fin de determinar la susceptibilidad de una ciudad estadounidense a un ataque biológico, la Marina de los EE.UU. lanza una nube de bacterias Bacillus globigii de los buques en la costa de San Francisco. De acuerdo a los dispositivos de vigilancia situados por toda la ciudad para probar la extensión de la infección, los ocho mil residentes de San Francisco inhalan cinco mil o más partículas de bacterias, muchos se enferman con síntomas parecidos a la neumonía (Goliszek).

El Dr. José Carreras de la Universidad de Pennsylvania infecta a 200 mujeres presas con hepatitis viral para estudiar la enfermedad (Sharav).

Los médicos del Hospital de la Ciudad de Cleveland estudian el flujo sanguíneo cerebral mediante la inyección en sujetos de prueba con la anestesia espinal, la inserción de agujas en las venas yugulares y la arteria braquial, causa la pérdida masiva de sangre, parálisis y desmayos. Con frecuencia realizan este experimento. (Goliszek).

Dr. D. Ewen Cameron, después de la infamia MKULTRA debido a sus experimentos en 1957 a 1964, publica un artículo en el British Journal de Medicina Física, en el que describe los experimentos que obligan a los pacientes con esquizofrenia en Brandon Manitoba Mental Hospital Mental a nadar desnudos bajo lámparas de entre 15 y 200 vatios por hasta ocho horas por día. Sus otros experimentos incluyen la colocación de los enfermos mentales en una caja eléctrica que se calienta en exceso y su temperatura corporal interna sube a 103 grados Fahrenheit, y la inducción de coma al dar a los pacientes inyecciones de insulina (Goliszek).

(1951)

El Ejército de los EE.UU. en secreto contamina los suministros del Centro Naval de Norfolk en Virginia y el aeropuerto de Washington, DC con una cepa de bacterias elegidas porque se pensaba que los afro-americanos eran más susceptibles que los caucásicos. El experimento causa la intoxicación alimentaria, problemas respiratorios y la intoxicación de la sangre (Cockburn y St. Clair, eds.).

(1951 – 1956) Bajo contrato con la Escuela de la Fuerza Aérea de Aviación y Medicina (SAM), la Universidad de Texas MD y el Anderson Cancer Center de Houston comienzan a estudiar los efectos de la radiación en los pacientes con cáncer – muchos de ellos miembros de grupos minoritarios o indigentes, de acuerdo a las fuentes – con el fin de determinar la capacidad de la radiación para tratar el cáncer y los posibles efectos de la radiación a largo plazo de los pilotos que vuelan aviones de propulsión nuclear. El estudio tiene una duración hasta 1956, involucrando a 263 pacientes con cáncer. A partir de 1953, los sujetos están obligados a firmar un documento de aceptación, pero todavía no cumple con las directrices de consentimiento informado establecido. Los estudios de TBI se continuaron en cuatro instituciones diferentes – la Universidad de Baylor College of Medicine, el Memorial Sloan-Kettering Institute for Cancer Research, el Hospital Naval de Bethesda de los EE.UU. y la Universidad de Cincinnati College of Medicine – hasta 1971 (EE.UU. Departamento de Energía , Goliszek).

Si esta lista le parece corta, recuerde que puede ver la lista completa en este link.  Cabe destacar que la mayoría de estos experimentos se realizaron en los Estados Unidos solamente, pero experimentos del mismo tipo se han realizado en decenas de países alrededor del mundo, y se continúan realizando hoy.  Muchos de estos experimentos cuentan con el consentimiento de los gobiernos locales.  Cuando escuche que el gobierno de Estados Unidos, a través de sus Fuerzas Navales o Militares, prestan ayuda humanitaria o de salud, sabrá de que tipo de ayuda se está hablando.  Si esta información le es útil, pasela a la mayor cantidad de  personas posible, especialmente si su país ha sido o es sujeto de “ayuda humanitaria”  o “asistencia médica” por parte de Estados Unidos.