Advertisements

Recuperación económica sólo occurrirá si los bancos quiebran

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | OCTUBRE 24, 2012

A pesar de que se dice que la crisis financiera comenzó en 2008, su inicio real fue muchos años antes. Como se explicó ayer, la llamada recuperación que casi todos los políticos dicen que los gobiernos están buscando es una farsa. No hay planes elaborados para tener una recuperación del tipo que se habla en los principales medios de comunicación. De hecho, es todo lo contrario.

Es cierto, la crisis que estamos viviendo es la peor desde la Gran Depresión de la década de 1930, pero las condiciones que crearon la crisis son las mismas que han existido durante el último siglo. El sistema de creación de dinero de la nada permite a los fabricantes del dinero falso inyectar capital en las economías, en lo que se llama inversión. Después de que las economías se vuelven adictas al dinero rápido y/o “gratis” para construir sus negocios, los emisores del dinero falso lo retiran rápidamente o exigen la devolución inmediata de las “inversiones”, lo que provoca la descapitalización de las economías y en consecuencia su colapso.

Las causas de lo que parecía haberse desentrañado en 2008 se originan a principios del siglo 20, con la adopción del modelo económico basado en la emisión de deuda. De acuerdo con sus preceptos, los gobiernos dan el poder de emitir dinero a un grupo de banqueros internacionales que lo hacen en representación de los gobiernos de todo el mundo con una ganancia de hasta un 30 por ciento por los intereses cobrados. Los intereses devengados por la emisión del dinero — que se da a los gobiernos como un crédito — se coloca en la “tarjeta de crédito” y los gobiernos lo agregan inmediatamente a la deuda que los ciudadanos de la clase trabajadora pagan y que sostienen el gasto público.

En cierto sentido, el modelo económico basado en la emisión de deuda se originó en la irresponsabilidad de parte de los burócratas que administran el gobierno. En lugar de gastar el dinero del pueblo de manera responsable, los burócratas pensaron que era una idea mejor pedir prestado dinero en efectivo a tasas de interés inmensas, en lugar de disminuir el gasto. Entonces, decidieron aceptar sobornos y el asesoramiento de los banqueros internacionales para financiar sus programas de “asistencia social”, y así poder cumplir algunas de las promesas de campaña, mientras que aumentan la carga de los intereses de la deuda sobre las clases trabajadoras.

El mismo sistema se inició en 1913, todavía se utiliza hoy en día en todas partes donde hay un banco central. Si el banco es una entidad privada o una agencia del gobierno es irrelevante. Los burócratas elegidos para representar a las personas piden dinero prestado al Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, por ejemplo, a cambio de la adopción de políticas específicas que garanticen a los banqueros internacionales la propiedad de la fuerza de trabajo durante muchas generaciones.

El dinero pagado por los trabajadores a los gobiernos centrales no se utiliza para mejorar las comunidades en las que viven. El dinero de los impuestos se usa para pagar los intereses sobre la deuda adquirida por el gobierno central en el nombre del pueblo. El tipo de mejoras prometidas por los políticos durante sus campañas políticas no se pagan con dinero de los contribuyentes, sino con el dinero prestado de los bancos internacionales. Los banqueros llegan a los Estados-nación y ofrecen préstamos a los gobiernos que no tienen liquidez suficiente para llevar a cabo las promesas hechas durante la campaña política. El gobierno acepta todas las condiciones del contrato de préstamo y efectivamente cede la soberanía a los fabricantes del dinero.

El tipo de colapso que estamos viviendo es el último paso del plan que los banqueros han elaborado y aplicado para convertirse en los únicos dueños de todo lo que hay. La diferencia importante entre las crisis anteriores y la actual es que esta puede ser la última vez que los banqueros necesitan usar su plan. Eso se debe a que esta vez los banqueros pueden simplemente irse con todo, así que no será necesario planear otra crisis.

La pregunta es entonces, ¿cómo podemos evitar que los banqueros hagan lo mismo que han hecho en Grecia, donde han saqueado todo? Es muy sencillo en realidad. Toda Europa y el resto del mundo tiene que hacer lo mismo que Islandia hizo. En vez de decir que las instituciones financieras internacionales eran demasiado importantes para quebrar, Islandia decidió echarlos. Como resultado, alrededor del 90 por ciento de la deuda en poder del gobierno de Islandia, que en realidad era deuda creada por los bancos, fue eliminada y sólo el 10 por ciento era deuda real incurrida por el gobierno. Después que este hecho se determinó cuidadosamente, Islandia decidió tomar el otro camino hacia una recuperación real.

Lo creas o no, Islandia decidió dejar que los bancos quebraran, que es exactamente lo contrario de lo que se hizo en Italia, Francia, Grecia, España, Inglaterra y Estados Unidos, por citar unos pocos países. En todos estos lugares donde la crisis tocó bancos internacionales, los gobiernos decidieron que era una mala idea decirle a los bancos que se fueran de su país y que asumieran su propia deuda. En su lugar, imprimieron  más dinero falso para “rescatar” a los bancos y pasaron la deuda al pueblo, que tendrá que pagar intereses sobre esa deuda por muchas generaciones venideras. Este movimiento no sólo no ha solucionado el problema, ya que lo único que consiguió fue aumentar la deuda, sino que también agravó las condiciones económicas pues no fueron promulgadas soluciones reales a la crisis.

A principios de 2008, los bancos que operaban en Islandia debían el equivalente a 6 veces el PIB del país. El gobierno de ese país decidió nacionalizar los tres bancos deudores más importantes, lo que provocó la devaluación de la moneda local — la Króna — en un 85 por ciento. Esto parecía ser un problema para Islandia, pero contrariamente a la sabiduría común, en realidad ayudó a la nación para tener una recuperación real mientras mantiene gran parte de su independencia y soberanía. El gobierno se declaró en quiebra a finales de año, pero el país evitó tener que hacer a los ciudadanos responsables de la deuda generada por los bancos internacionales.

Junto con la devaluación de la corona islandesa, Islandia experimentó aumento de la inflación inmediatamente después de la declaración de quiebra. Mientras tanto, el gobierno decidió tomar todo el dinero y los depósitos en los bancos recientemente nacionalizados, para empezar todo de nuevo. La medida tomada por el gobierno islandés significó un corto período de dolor real, pero también le dio la oportunidad a la gente de empezar de nuevo, sin deuda y con un gasto bajo control.

Para el año 2010, apenas dos años después de la declaración de quiebra y la nacionalización de los bancos, Islandia experimentó sus primeras señales de crecimiento económico, lo que marcó el inicio de la recuperación. Al permitir que los bancos internacionales quebraran, Islandia no sólo castigó a los banqueros irresponsables por su extralimitación, sino que también impidió que su pueblo de convirtiera en esclavos de los bancos. El país también admitió haber tenido alguna deuda real — una pequeña porción del total — y ahora está trabajando en un camino exitoso para una recuperación completa.

La lección que se aprende de todo esto es la siguiente: No se puede combatir el fuego vertiendo gasolina sobre él. Si el origen de la crisis actual es el sistema económico basado en la emisión de deuda, no habrá solución real, pues lo único que esto hace es crear más deuda para pagar la ya existente. La razón por la cual la mayoría de los países decidieron elegir la emisión de más deuda — como lo hicieron las naciones de Europa — se debe a que sus políticos son comprados y pagados por los banqueros para que tomen esa decisión. Si se hace lo contrario, es decir, si la deuda generada por los bancos se rechaza y se les deja a quebrar, vamos a tener muchas otras recuperaciones exitosas. Es tan simple que incluso Paul Krugman lo entiende.

Así que si usted quiere que su país esté libre de deuda y dinero falso, pida a su gobierno renunciar al modelo de desarrollo basado en la emisión de deuda, que no es ni siquiera un modelo de desarrollo. Si lo que quieres es una verdadera recuperación, hay que dejar que los bancos quiebren.

The Real Agenda permite la reproducción del contenido original publicado en el sitio SOLAMENTE a través de las herramientas proporcionadas al final de cada artículo. Por favor NO COPIE contenido de nuestro sitio para redistribuirlo o enviarlo por correo electrónico.

Advertisements

Estados Unidos: La Ilusoria Elección, la Realidad del Fraude

Del Estado Benefactor al Estado de Sitio, los Estados Unidos de América tiene la población más engañada en la historia de la humanidad.

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | 5 SETIEMBRE 2012

Se llama el sueño americano porque uno tiene que estar dormido para creerlo. Mientras tanto, la verdad y la realidad son ridiculizados, opuestos y finalmente aceptado antes de ser abandonados. El tiempo que toma al estadounidense promedio para darse cuenta de que todo es un sueño — la casa perfecta, la oficina de la esquina con ventanas de vidrio, la posición gerencial, el sueldo de seis dígitos y el reconocimiento — es el mismo tiempo que le lleva despertar de ese sueño. El problema es que no muchos estadounidenses realmente despiertan.

Ante los ojos de todos los estadounidenses, el Partido Republicano descaradamente borró de todos los registros las decisiones tomadas por cientos de delegados de todo el país que no apoyaron a Mitt Romney para la nominación presidencial. El consejo de administración del partido simplemente decidió que, a fin de suavizar la entrada de Romney en la carrera por la presidencia, sus manejadores tenían que cambiar la forma en que los delegados fueron electos y contados.

Me encantaría explicarlo, pero es más fácil si usted lo mira y entiende el nivel de fraude, la arrogancia y el desprecio por los votantes que ahora llena la base y el núcleo del Partido Republicano. Digamos que después de la Convención Nacional Republicana de 2012, las personas que apoyan este partido y algún candidato que no está respaldado por la creación de esta organización corrupta, nunca más serán capaces de elegir realmente a sus representantes para la convención, y mucho menos a su hombre o mujer preferidos como candidatos a la presidencia.

Por favor, vea y escuche con atención y trate de agarrarse de la silla donde está sentado. Créame, usted necesitará sostenerse.

Le dije que era necesario sostenerse para no caer de la silla.

En caso de que no haya entendido al reportero, permítame explicarlo en términos sencillos. La moción aprobada en la Convención Nacional Republicana de 2012 asegura que sólo el candidato apoyado por el establecimiento del Partido Republicano o el presidente republicano en  decidirá a quién se nombra como delegado oficial para asistir a la Convención Nacional y que por ende votará durante ese evento. Olvídate de los caucuses o las primarias.

Y usted pensaba que había una elección, ¿verdad? Por desgracia, la elección es sólo una de las ilusiones más de moda que el estadounidense promedio cree. La moción fue aprobada y adoptada por el RNC no sólo es mala porque se les robó a los delegados legítimamente electos y que apoyaban a Ron Paul, quien ganó los suficientes como para desafiar a Romney en el Convención de esta semana, su posición, pero también porque, independientemente de quién sea el candidato, es evidente que los políticos del establecimiento y los medios se sienten amenazados por un tipo de hombre que sólo aparece una vez cada siglo más o menos. Tal vez con menos frecuencia.

¿Por qué se sienten amenazados? Porque a pesar del circo armado tanto por el Partido Republicano como los medios corporativos, el Sr. Paul fue capaz de llevar su mensaje a millones de personas. Pero la amenaza se hizo más grande, ya que todos esos millones de personas, incluso fuera de los Estados Unidos, en realidad le escucharon y comenzaron el movimiento pro libertad más grande y más importante en la historia reciente.

Desafortunadamente, en el otro lado del pasillo, las cosas no son mejores. Obama es la otra cara de la ilusoria moneda, la segunda cara de la elección falsa que los dueños de los Estados Unidos de América — y gran parte del resto del planeta — decidieron usar para engañar a los incautos miembros de la población sin educación ni idea de la realidad. Decir que el fenómeno Barack Obama es un engaño me haría quedarme corto de lo que hay que decir acerca de él y de sus patrocinadores corporativos. Pero para ser justos, vamos a comparar a los dos hombres que ahora están en la carrera para gobernar sobre los Estados Unidos.

¿Qué es lo que estos dos hombres apoyan y a qué se oponen?

Tanto Mitt Romney como Barack Obama APOYAN, según su historial de votación y las declaraciones públicas lo demuestran, las siguientes políticas:

1. Los rescates financieros de corporaciones como parte de los paquetes de estímulo, la flexibilización cuantitativa y el gasto deficitario.
2. El envío de tropas para proteger las fronteras de otros países y enviar dinero a dictadores extranjeros.
3. Política exterior intervencionista de la era Bush.
4. Restricciones federales sobre la propiedad de armas.
5. Ley Patriota.
6. Espiar a los ciudadanos estadounidenses sin órdenes judiciales.
7. La detención indefinida de ciudadanos estadounidenses sin cargos, juicio ni abogado.
8. Los asesinatos de ciudadanos estadounidenses o cualquier otra persona sin el debido proceso.
9. Asistencia sanitaria socializada.

Tanto Mitt Romney como Barack Obama SE OPONEN, según su historial de votación y las declaraciones públicas lo demuestran, a las siguientes políticas:

1. Equilibrar el presupuesto en menos de 30 años.
2. Pagar la deuda nacional.
3. El derecho de los Estados para hacer sus propias leyes.
4. Políticas fiscales y monetárias sanas.
5. Una política de no intervencionismo.
6. Libertad de elección por parte de empresarios y consumidores.

Aunque por muchos años los estadounidenses fueron vistos desde el extranjero como personas arrogantes sin educación, la opinión ha cambiado. La mejor descripción del americano promedio en el extranjero es ahora la de un esclavo sin educación, que vive de manera arrogante en un sistema neo-feudalista del cual disfruta aunque sea la prisión que es hoy.

Si bien la mayor parte del mundo ha sido desprovista de oportunidades y recursos exitosamente por las mismas fuerzas que controlan la forma de vida estadounidense, los ciudadanos estadounidenses se han aclimatado con los beneficios que su moneda, artificialmente fuerte,  ha sido capaz de proporcionar.

La abundancia ilimitada refuerza la ilusión del sueño americano y que ha cegado aproximadamente el 99% de la población. Fue debido a la aparición de personas como Ron Paul y su movimiento compuesto por personas genuinamente interesadas en libertad, que el 99% se contrajo a un 95% más o menos. Los miembros de esa minoría vociferante fueron los que eligieron a los delegados suficientes en al menos 5 estados donde Ron Paul venció a Mitt Romney por muchos votos. Al cambiar las reglas sobre cómo se eligen los delegados, el Partido Republicano se ha asegurado que nunca más un movimiento como el de Ron Paul impugne la elección de un candidato que no acepta la imposición de la plataforma oficial del Partido.

Con el panorama político resuelto, hay que echar un vistazo a la otra ilusión.

A pesar de que el estado de la economía ha hecho más evidente que las cosas no van bien para el pueblo estadounidense, no es raro leer, oír y ver informes sobre las primas que se pagan a los líderes corporativos y los burócratas con fondos de los contribuyentes. No hace falta decir que los rescates de los bancos estadounidenses patrocinados por Estados Unidos y Europa han llevado al país mucho más cerca del precipicio profundo y oscuro de la insolvencia y la quiebra. Pero si se le pregunta al estadounidense promedio al respecto, él o ella no puede entenderlo.

De la falta de educación de los estadounidenses, poca perspectiva sobre historia y la nula comprensión fue que se originó la ilusión de la prosperidad. La moneda reserva del mundo, lo que permitió a los estadounidenses disfrutar de precios artificialmente bajos, permitió a los políticos autorizar, adoptar y promover el sistema basado ​​en la deuda. El colapso de la forma de vida estadounidense no comenzó en 2008, 2007 o 2006, sino en 1913.

Esa caída fue ejecutada gradualmente a través de los años a un ritmo muy lento, por lo que ‘las ranas’ no se dieron cuenta del calor del agua hirviendo. La supuesta prosperidad era una cortina de humo que llevó al colapso de los Estados Unidos ahora se acerca vertiginosamente. La quiebra financiera de los EE.UU. ha pasado de ser una teoría de la conspiración, para convertirse en una certeza matemática. Los Estados Unidos se está ahogando en deuda y también lo está el resto del mundo. Pero, contrariamente a lo que los medios corporativos, liberales y socialistas dicen, no hay manera en el mundo de pagar esa deuda. Ninguna cantidad de impuestos recaudados, ningún régimen de impresión de dinero, ni siquiera si todo el dinero del PIB se utilizara para tratar de pagar la deuda de los EE.UU., esta deuda podría eliminarse.

En este momento, los Estados Unidos sufre de dos problemas incurables: Deuda Nacional y Déficit Federal. Aunque son cuestiones separadas, estas dos están de hecho interconectadas. La deuda se crea pues el gobierno federal es incapaz de mantener sus gastos bajo control, limitados a lo que el país produce. Esto crea la necesidad de pedir prestado el dinero a la Reserva Federal, China o cualquier otro loco — o inteligente — que quiera prestar a los EE.UU.. La deuda nacional es la suma de toda la deuda contraída por el Gobierno Federal de los EE.UU. incluyendo el dinero prestado y los intereses que se pagan sobre esos préstamos.

El déficit por otra parte, es la diferencia entre el presupuesto que los EE.UU. tiene y lo que realmente gasta en un año específico. Así, por ejemplo, si en 2012 los EE.UU. tenía un presupuesto de $ 100, pero gastó $ 130, el déficit para 2012 sería de $ 30. Dado que los EE.UU. no tiene manera de pagar la diferencia de $ 30, se ponen los $ 30 como deuda a pagar en el largo plazo, digamos 50 años. Durante ese tiempo, los EE.UU. en su conjunto — los ciudadanos — tendrán que pagar intereses sobre esa deuda, mientras que el original de $ 30 permanece sin pagar. Debido a que la deuda original no se paga durante décadas, se siguen acumulando intereses sobre los intereses, que luego se convierten en imposibles de pagar también.

El problema es que el déficit no es tan pequeño y por lo tanto la deuda no es pequeña tampoco, por lo que los intereses han estado explotando durante el último siglo. En la actualidad, la deuda nacional de EE.UU. se encuentra en $ 16.001.431.267.262,98 trillones. Con una población estimada de 313.431.758 en los EE.UU., la participación de cada ciudadano de esta deuda es de $ 51,052.36. Tengo un poco de dinero sobrando? No se preocupe, porque esta no es su deuda. Se trata de deuda generada por el gobierno que esta fuera de control y que ilegalmente hipoteca la vida de una generación tras otra para pagar por sus esquemas de soborno sin límites, como el Seguro Social, Medicare y Medicaid, para financiar las guerras en el Medio Oriente y en el resto del mundo, así como para dar rescates a los bancos estadounidenses y europeos.

Aunque usted no aprobó la creación de esta deuda directamente, usted realmente permitió que el crimen de la deuda se cometiera si votó por uno de los partidos políticos que favoreció la creación de la deuda. Los cabecillas de estos partidos han sido creaciones corporativas como Jimmy Carter, Ronald Reagan, George Bush padre, Bill Clinton, George Bush Jr., y Barack Obama. Así que sí, usted ha sido un instrumento del crimen; sabiéndolo o no. Además, tenga en cuenta que la deuda sigue creciendo como lo ha hecho siempre. Para el período de 2007 a 2012, la deuda nacional de EE.UU. creció 3.880 mil millones de dólares por día. (Estimación conservadora).

Por favor vea el siguiente gráfico para tener una perspectiva histórica sobre la deuda de EE.UU. desde 1940 hasta 2011:

Clique para ampliar. Deuda de 1940 a 2011. Fuente: CrisisHQ.com

Esto es lo que quiero decir cuando dije que los estadounidenses son vistos como personas incultas y crédulas. El sistema utilizado por el gobierno de propiedad corporativo estadounidense es un ejemplo de lo que hoy llamamos un esquema Ponzi. Es así como el Gobierno Federal de los EE.UU. tiene la intención de aumentar la deuda hasta $ 20 trillones de dólares en 2016 y $ 70 trillones de dólares en los años después de eso. No importa si Obama es reelegido o Romney toma su lugar. Los fascistas continuarán como de costumbre.

Aunque a algunos economistas les gustaría seguir disfrutando de los beneficios de la ilusión, de seguir endeudándose para financiar los pasivos del gobierno y los programas sociales, lo cierto es que el límite de cuánto E.E.U.U. puede pedir prestado se acerca rápidamente a su fin. ¿Por qué? Porque para que este esquema Ponzi funcione, hay que tener inversionistas locos que estén dispuestos a rescatar a los EE.UU. cada vez que se levanta el techo de la deuda. Si los inversionistas reducen sus inversiones o las retiran, el esquema Ponzi colapsa. Ahí es donde estamos hoy.

El colapso financiero de los EE.UU. es una buena transición para aprender cómo el gobierno de EE.UU., durante muchos años ha tratado de evitar este colapso y cómo va a seguir intentando evitarlo en el futuro. Este es el tercer componente de la ilusión.

La guerra y los conflictos han sido siempre monstruos de cabezas múltiples. Por una parte, son responsables de la destrucción de tierras y asesinato de gente inocente, pero también lleva a cabo un segundo objetivo: justificar la existencia del complejo industrial militar. Sin embargo, un tercer gol a menudo se pasa por alto. Las guerras y los conflictos son excelentes herramientas para mantener a las poblaciones distraídas, mientras que los delitos financieros y políticos son cometidos. Los actuales disturbios en el Oriente Medio que coinciden con la crisis financiera más profunda desde la Gran Depresión no son tal coincidencia.

Las personas que controlan los gobiernos occidentales — incluyendo los EE.UU. — lo saben. De hecho, se han utilizado las guerras y los conflictos en el extranjero para llevar a cabo cambios radicales en casa. Hitler, Mussolini, Franco y Pinochet lo hicieron, y también lo ha hecho cada presidente de los EE.UU. por lo menos desde 1929.

Cuando los Estados Unidos se quede sin los prestamistas, o diga públicamente que ya no puede cumplir con sus obligaciones, quien precisamente vendrá a su rescate? Nadie. Las únicas dos opciones que tendrá EE.UU. son dos opciones visibles y una carta escondida en la manga. Los EE.UU. tendrán que declararse en quiebra o de manera exponencial hiper-inflar su moneda, una política que ha sido delicadamente empleada desde 1913.

Parece muy claro que el gobierno de EE.UU. no va a declararse en bancarrota, porque eso significaría que sus acreedores — China, el sistema bancario centralizado, Arabia Saudita, etc — tratarán de reclamar su pedazo del pastel estadounidense. Por lo tanto, lo más probable es los EE.UU. seguirá hiper-inflando su moneda, pero a una velocidad más rápida. Esto no va a ser una solución, pero una estrategia para retrasar el colapso. De cualquier manera, el país se derrumbará. La diferencia será algo parecido a lo que se explica CrisisHQ.com. “Económicamente, la primera opción se sentiría como un ataque al corazón y la segunda opción como un cáncer terminal”.

Una vez que la cortina de humo de la hiperinflación ya no funcione, los manejadores estadounidenses recurrirán al plan que han estado afinando durante al menos medio siglo: una guerra abierta. El escenario de la guerra perpetua como una herramienta de control fue explotada durante todo el siglo 20 en cada rincón del planeta. De los Balcanes a Nicaragua al Oriente Medio. El resultado es siempre el mismo: las ovejas confusas apoyan al candidato que muestra una posición más fuerte hacia la “amenaza externa”, este agresor imaginario que pretende destruir sus vidas imaginarias.

Hitler fue capaz de obtener el apoyo casi total del pueblo alemán después de la fabricación del incendio del Reichstag. En 2001, el gobierno de EE.UU. hizo lo mismo. Se destruyeron edificios emblemáticos en la tragedia estadounidense y con ello se abrió la puerta al perpetuo estado de guerra en el siglo 21. Ese estado de guerra dio paso a la inseguridad ciudadana y el Estado Policía todavía en crecimiento. Como Saman Mohammadi pone en su artículo 7 Razones por las que el Mito de la Lucha contra el Terrorismo Persiste, “los ingenieros de la realidad construyen trampas mentales y callejones sin salida con el fin de contener la conversación de los controvertidos eventos políticos y temas dentro de los parámetros de los Estados Unidos e Israel contra el paradigma del terrorismo.” El Reichstag americano funcionó muy bien.

Entonces, ¿qué hacer con todo esto? En primer lugar, entienda que no hay una solución política a esta ilusión. Como se indica al comienzo de este artículo, los partidos del sistema político siempre encontrarán una manera de manipular las reglas para imponer su voluntad. Si el gobierno fuera realmente una solución o parte de la solución, todos estaríamos mucho mejor de lo que estamos hoy. La votación para elegir al menos peor de los candidatos no hacen nada para mejorar las cosas. Mientras hayan funcionarios públicos que no le teman a los ciudadanos, sino que se alimentan de ellos, no habrá una solución al problema. En segundo lugar, la solución real comienza con la educación, después con la participación de aquellos que vieron la luz y que decidieron caminar hacia ella. Es necesario que el 5 por ciento se multiplique por 10.

La educación toma tiempo y lo mismo ocurre con un despertar masivo. Por desgracia, a veces sólo un terremoto, un colapso es el único instrumento que es capaz de despertar a las grandes masas de gente. Como el colapso parece casi inevitable, es el deber de todos seguir educando a sus familiares, vecinos y amigos, pues el colapso se puede prevenir mediante el ejercicio de una presión masiva sobre la clase política y sus dueños. Al mismo tiempo, los que están despiertos tienen que prepararse para el colapso, independizándose de los controladores que han “aumentado el calor” en todos nosotros durante el último siglo.

El significado de la preparación variará dependiendo de quién usted es y dónde vive. El denominador común de estar preparado es la autosuficiencia. Ser capaz de determinar su propio presente y futuro es el arma más poderosa contra el colapso y en contra de la clase dominante. Ayude a sus familiares y vecinos para salir del estado de control en masa y de salir del sistema neo-feudalista para poder llegar a ser intelectualmente y físicamente independiente. Ayúdelos a despertar de la ilusión en que viven.

“Somos absolutamente esclavos de los bancos centrales”

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | 17 JULIO, 2012

No ha sido un secreto durante mucho tiempo, pero muy pocas veces los espectadores ven o escuchan a los invitados a principales medios de comunicación no sólo aceptar el hecho de que todos somos esclavos que trabajan para los banqueros centrales, pero también admitirlo con énfasis en la televisión nacional de Estados Unidos. En una reciente entrevista en la CNBC, uno de los co-anfitriones preguntó si la situación económica y financiera actual era simplemente el resultado de políticas de gobernanza mundial, y si los bancos centrales verdaderamente están a cargo de todo. ¿No somos todos, vivirmos y morimos por lo que los bancos centrales hacen? Uno de los invitados, Jim Iuorio, dijo que tal escenario es exactamente lo que estamos viviendo. “Para responder a tu pregunta, somos absolutamente esclavos de los bancos centrales”, dijo Iuorio.

Vea el clip completo a continuación:

No hay necesidad de que los principales medios de comunicación lo admitan o muestren pruebas de tal escenario. Tal vez el más claro ejemplo que muestra cómo los banqueros centrales tienen el control total, es que ellos ordenaron a los gobiernos en América del Norte y Europa “rescatar” a los bancos que estaban cerca de la bancarrota debido a sus tenencias de productos financieros tóxicos. Incluso los bancos que no necesitaban ser rescatados fueron obligados a aceptar la ayuda financiera de manera que casi todas las instituciones bancárias estén encadenadas a los banqueros centrales de la Unión Europea y América del Norte.

La semana pasada, The Real Agenda informó sobre el estado actual de la planificación de la política monetaria en la zona euro, donde los bancos centrales ya están trabajando en una mayor consolidación del sistema financiero mundial. En el artículo del New Global Money Planned in Secret by the Elites, AmericanFreed.com explica cómo el sistema monetario del mundo se está formando ahora. Como fue  explicado en artículos anteriores, los banqueros centrales son adeptos a crear orden del caos y la crisis mundial actual no es la excepción. Las élites a cargo del sistema bancario están anticipando los resultados de sus políticas monetarias y financieras del siglo pasado, y ya han presentado planes para una moneda mundial. La moneda parece ser una cesta de monedas respaldadas por oro, que más tarde se convertirá en una moneda única.

Todos los expertos financieros coinciden en que el establecimiento de una moneda única no se producirá inmediatamente, pero sí en los próximos 5 a 15 años, dependiendo de cómo los banqueros centrales muevan sus planes de consolidación financiera de la zona euro y América del Norte. Las élites están contando con su actual “rescate” para ganar tiempo hasta que su sistema esté totalmente listo para manejar el gran colapso durante el cual presentarán el sistema monetario basado en una moneda única como la solución al caos que ellos mismos causaron. Las élites o los bancos centrales que quieren gobernar el mundo van a extender la agonía lo más posible con el fin de asentar su poder con tanta fuerza como sea posible antes de la gran implosión.

Los bancos centrales han tenido éxito en países a los que indujeron a una enorme deuda como una forma de salir de la situación actual de endeudamiento, un oxímoron, sin duda. España, un país al borde de caer por el precipicio financiero, anunció hace semanas su petición al Gobierno de Bruselas para rescatar su sistema bancario. El gobierno español negó hasta el último minuto que su petición de un rescate era de hecho un plan de rescate, sin embargo los más de $ 100 mil millones que se le dio a algunos de los mayores bancos de ese país, proviene del fondo europeo de rescate financiero creado bajo los auspicios del gobierno dirigido por Angela Merkel.

España concordó y firmó el memorando de entendimiento que el gobierno de Bruselas oficialmente recibió la semana pasada. La decisión de aceptar dinero del fondo europeo fue discutido el jueves y viernes durante una reunión que se llevó a cabo por parte de algunos líderes europeos. Entre las condiciones en que el rescate de los bancos españoles tuvo lugar, se incluyeron la longitud del préstamo, la tasa de interés, condiciones de pago y las sanciones en que incurrirán los que no paguen su deuda. Este último hecho es extraño, sin embargo, es otro ejemplo de cómo los bancos centrales controlan todos los gobiernos.

Los líderes europeos dicen que los bancos no pueden pedir un rescate financiero para sí mismos, que los países necesitan solicitar esos rescates, a pesar de que los bancos son sucursales de bancos centrales en toda Europa. Al mismo tiempo, los banqueros en el control de la zona euro también dicen que los gobiernos deben solicitar el dinero y el detalle de las condiciones bajo las cuales los bancos reciben los fondos, ya que a estos les está legalmente prohibido hacerlo. Por supuesto, que no es el caso. Este asunto se trata de los banqueros centrales europeos dictando las condiciones, determinando las tasas de interés de los contribuyentes europeos, no a los bancos — quienes tendrán que pagarlos intereses de la deuda por los próximos 25 o 30 años. Aunque los gobiernos solicitan el rescate de sus bancos, los bancos no son los que pagarán los intereses de la deuda. Esa carga es a propósito de puesta en las espaldas de la clase obrera europea.

Una visión aún más detallada de cómo los bancos centrales controlan el sistema financiero mundial provino de otro invitado del Informe Kudlow en CNBC, Jim LaCamp. “Los mercados están impulsados por la política, no por por las fuerzas del mercado, se dejan llevar por las proclamas de los bancos centrales.” En otras palabras, son las decisiones tomadas por tecnócratas no elegidos a cargo de las instituciones supranacionales financieras que operan en nombre de los bancos centrales y que asisten a sus peticiones, los que determinan cómo funcionan las economías. No se trata de la producción industrial, los mercados libres, directrices de gobiernos electos por los ciudadanos o de las propuestas dadas a estos gobiernos por parte de grupos sociales.

“En España, muchas personas dicen muchas cosas acerca de lo que hay que hacer”, dijo Iñigo Méndez de Vigo, Secretario de Estado de España para las Relaciones Europeas. Véase, sólo los banqueros deben dictar lo que se hace, no la gente, no la prensa, no los gobiernos. Según Méndez, Bruselas tiene que supervisar a España y los presupuestos de otras naciones, economías y políticas monetarias. “Tenemos que tomar decisiones a nivel europeo, en este momento”, añadió Méndez, durante una entrevista en TVE, la televisión financiada por el gobierno de España. “Tenemos que asegurar a la zona del euro que en España se toman en serio la búsqueda de una solución a este problema de la deuda.”

“Es importante no perder de vista las intenciones de esta solicitud de fondos”, dijo el primer ministro español, Mariano Rajoy, quien insiste en que el plan de rescate del sistema bancario español no es un rescate. Él lo ve positivo que el rescate sólo se aplicará a 3 bancos, pero se olvida de señalar que la suma de dinero — $ 100 millones de dólares — es lo que hace el rescate alarmante, no el número de bancos que están siendo rescatados. Bajo el actual modelo elegido por los bancos centrales, la adopción de programas basados en más creación de deuda para resolver el colapso causado por la deuda soberana, como se hizo en Grecia y España se repetirá en Francia, Portugal y el resto de Europa antes de trasladarse a América del Norte, donde la implosión financiera final se llevará a cabo.

¿Quién más va a admitir que los pueblos del mundo son en realidad esclavos del sistema financiero mundial controlado por los bancos centrales?

Mientras la Sociedad se Rompe, las Personas Ruegan por Tiranía

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
11 de agosto 2011

Han pasado al menos 15 años desde que me escuche llamados para que la gente despertase porque la mayor crisis de la existencia de la humanidad se estaba acercando rápidamente. Hoy, al ver videos y fotos de Londres y, anteriormente, de Siria, Egipto, Estados Unidos y Libia, no puedo dejar de pensar que aquellos que trataron de advertirnos fueron simple y claramente correctos en sus advertencias. Tal vez el hecho más sorprendente es que los cajeros de la verdad, que fueron identificados a menudo como teóricos de la conspiración, nos dijeron cómo todo iba a pasar y como el punto de quiebra estaba cada vez más cercano y fueron incluso capaces de predecir los diferentes aspectos de la caída con una precisión excepcional. Desde luego, todo lo que ellos tuvieron que hacer fue estudiar la historia de otros puntos de quiebra y crear analogías para poder saber detalladamente como todo sucedería. Cualquiera hubiera podido saberlo si tan solo hubiesen echado un vistazo a la historia.

¿Quién hubiera creído hace 15 años que el mundo se desmoronaría a sus rodillas y rogaría por la aplicación de políticas y regímenes tiránicos con el fin de traer de vuelta la ley y el orden? Yo ciertamente no. Antes de empezar a estudiar la historia y los acontecimientos actuales, pensé que la sociedad sería capaz de cuidar de sí misma y evitar el desastre. Pero las últimas imágenes de video de Londres y en todas partes muestran claramente que la sociedad se pierde en la nublada realidad alternativa en la que nacieron hace 50 años o más. Los ingenieros sociales jugaron su mano bien y ahora tienen capturada a la mayoría de la población, que consume a sí misma en una red de auto-degradación, muerte y perversión que fue presentada como la más sexy moda desde hace casi medio siglo.

En Inglaterra, las encuestas muestran que más del 65 por ciento de personas están pidiendo el uso de balas de goma, cañones de agua, abusos policiales y otras prácticas tiránicas porque tienen miedo de organizarse con sus vecinos y hacerse cargo de los saqueadores que están destruyendo negocios familiares, casas, coches, tiendas de zapatos y ropa y otros bienes para tener en sus manos lo último en electrónica, joyas y diversos productos de valor, rompiendo ventanas, destrozando puertas y sacando a los ciudadanos de sus coches para aplastarles la cabeza en las calles. Los británicos están ahora pidiendo un Estado Policía patrocinado por el Gobierno.

Tenga en cuenta que la mayoría de los lugares que están siendo afectados por los disturbios y el malestar son sectores de la sociedad cuyos miembros están desarmados y no pueden defenderse porque su gobierno, que no puede protegerlos 24 horas la día, siete días a la semana, aprobó normas para prohibir el derecho del pueblo a armarse y para defender sus propiedades y sus familias. Londres muestra signos de la confrontación más reciente entre los miembros de la clase baja dependiente del gobierno y la clase media trabajadora, justo como los ingenieros sociales planearon. Mientras los gobiernos reducen el gasto en un intento fallido por solucionar el déficit y reducir su deuda, es exactamente la clase baja la que siente el pellizco en primer lugar. Pero en lugar de atacar las políticas del gobierno y las entidades responsables de la debacle financiera, esta subclase sin educación se ha propuesto destrozar a los miembros y propiedades de la clase media que también sufre por la crisis financiera autoinfligida patrocinada por sus mismos gobiernos y el sistema bancario internacional.

El apartheid político y financiero que tiene lugar en el mundo hoy -donde los gobiernos roban los fondos de pensiones del pueblo para invertirlos en productos financieros ficticios, los bancos rescatados por los gobiernos cobran tasas de interés y / o cargos de las personas para mantener el dinero en sus cuentas, el gobierno recorta asistencia a los beneficiarios de la seguridad social y el gasto en asistencia médica, los salarios y pensiones de la gente compran menos alimentos- seguirá aumentando la inestabilidad social, no sólo en Londres o en Grecia, pero en las Américas, Asia, África y en todas partes. El experimento social fracasó horriblemente. Pero, de nuevo, estaba destinado al fracaso. La intención de producir divisiones con el fin de monopolizar, controlar y conquistar en el momento adecuado ha dado sus frutos.

Las clases bajas, así como la “atontada” clase media, que durante siglos chuparon del sistema a través de los programas de dependencia establecidos por el gobierno sólo despertaron después de encontrarse sin trabajo, sin pensión, sin ahorros y sin futuro. Despertaron de su estado eterno de esclavitud, porque la trama de sobornos conocido como el Estado benefactor que el gobierno utiliza para poseerlos, de repente se desplomó, y los dependientes no tienen red de seguridad para amortiguar su caída. ¿Qué quiero decir con “trama de soborno”? En 2007, el país más rico del planeta tenía por lo menos 52.6 por ciento de las personas recibiendo algún tipo de ayuda estatal: pensiones, seguridad social, etc .. Uno de cada cinco norteamericanos tenía un empleo del gobierno o un trabajo que dependía de los gastos del gobierno. Unos 19 millones utilizaban cupones de alimentos y 2 millones de personas vivían en casas o apartamentos subsidiados por el Estado. Si eso no es soborno gubernamental, no sé que es. Estos números pueden ser proporcionalmente mucho mayores en países donde el Estado Benefactor es la base de la sociedad. Los ingenieros sociales se aseguraron desde el principio que sólo existíesen dos clases: la clase productiva y la clase parasitaria. Tanto el gobierno como las clases dependientes son igualmente violentos contra quienes producen y quienes los mantienen a lo largo de sus vidas.

Pero quizás uno de los aspectos más aberrantes del colapso de la sociedad actual es que los ingenieros sociales apuntan a la clase baja y la clase obrera como los responsables de la crisis. Eso es correcto. Ellos acusan a los llamados “comedores inútiles” por su codicia y por vivir más allá de sus medios y los hace responsables de la crisis que experimentan ahora. Tanto la clase baja como una gran parte de la clase media son en parte responsables por su avaricia y la decadencia, pero no en su totalidad. Pero no nacieron y se bañaron en un sistema que promueve y facilita su avaricia, el derroche y la dependencia? Por supuesto que sí. Entonces serán responsable de la crisis actual ya que fueron codiciosos y dependientes? Por supuesto que no. Pero eso es lo que los banqueros, los ingenieros sociales quieren que la mayoría piense, y es por eso que esta noche las divisiones raciales crecen más que nunca en Londres, Estados Unidos, África y Asia. La subclase cree que la clase media es responsable de la crisis porque son propietarios de empresas y fueron capaces de cuidar de sí mismos y sus familias. Mientras tanto, los banqueros que son responsables de la miseria de ambas clases proliferan estafando a la gente en todo el mundo.

La gente tiene la culpa, dicen los banqueros y políticos, porque quieren más servicios, pero no quieren pagar más impuestos. Debido a que millones no han comprado la propaganda, el gobierno se está jugando la carta colectivista. “No hay necesidad de buscar a nadie para culpar, ahora debemos unirnos para resolver nuestros problemas”. Ni el gobierno ni los bancos quieren que los contribuyentes comprendan plenamente que estas dos entidades son las únicas responsables por el actual estado de cosas. Los gobiernos han sobornado a los ciudadanos abiertamente por un siglo con el fin de controlarlos, por lo tanto, es una locura creer que alguien va a aceptar la propaganda del gobierno y los bancos de que los ciudadanos son los culpables.

Mientras millones de personas pierden sus empleos, sus hogares y vidas porque no pueden pagarlos, unos cuantos miembros de la escoria se consumen en el tribalismo falso, el racismo, el robo y la violencia, mientras que los cobardes esperan a que el Estado haga algo, y ruegan para que se imponga la Ley Marcial y un Estado Policia. Los que aceptaron la cultura creada en los Estados Unidos que promueve la muerte, el sexo, el bandolerismo, el consumo de drogas, el suicidio y los comportamientos orientados a las pandillas están actuando como lo que siempre habían soñado ser: un grupo de esclavos descontentos, sin trabajo ni futuro que admiran a los raperos, cantantes, figuras del deporte, productos electrónicos, alcohol y las drogas para llenar sus vidas vacías. El mundo pasó de alabar a los exploradores, científicos, bomberos e inventores de la comunidad a adorar la cultura ‘bling’ y las ilusiónes creadas por Madison Avenue.

Los que se aprovecharon del sistema corrupto basado en la deuda para obtener sus vacaciones, coches y préstamos de vivienda se sorprendieron después de que los bancos, que son dueños de sus medios de vida, cortaron las líneas de crédito hace tres años para poner fin a la realidad fantasiosa a la que estaban acostumbrados durante tantos años. Aquellos que tontamente creyeron que el pago al sistema público de pensiones les garantizaría sustento para vivir el resto de sus vidas, a pesar de que muchos habían advertido de su no-existencia, no fueron solamente tontos sino también ignorantes voluntarios. Ellos confiaron en su gobierno para que les diera todo, que no pudieron pensar que el mismo Estado podría un día quitárles todo, que es lo que está sucediendo ahora. Así que ahora, los miembros más dependientes de la sociedad están culpando a los demás ciudadanos y no a los bancos y los gobiernos de su miseria. ¿Por qué? Porque el juego de la culpa es de la base para la existencia del Estatismo y el Estado le ha enseñado bien a las personas a aceptar el juego de la culpa, cuando favorece al Estado. Ahora están pidiendo a los ingenieros sociales poner fin a su miseria. Eventos como los incidentes en Londres y Estados Unidos son sólo el comienzo de lo que ha sido un largo verano y de lo que será un doloroso invierno. La violencia callejera, la delincuencia y la oposición al gobierno serán utilizados por los controladores para quitar más de nuestros derechos. El Gobierno utilizará ejércitos y la violencia contra manifestantes pacíficos antes de imponer más austeridad y una versión más visible de su anhelado Estado Policía para aplastar el derecho del pueblo a hablar y a defenderse a sí mismos, continuará espiando las redes sociales, cuentas de correo electrónico, y cualquier otro signo de disidencia.

Ahora bien, esto es lo que una sociedad descompuesta representa en el mundo desarrollado. ¿Puede usted imaginarse lo que se va a suceder en los Estados socialistas o paternalistas del Tercer Mundo cuando la miseria, la austeridad y el hambre socaven sus fantasiosas vidas?