Seguridad Cibernética: El Secuestro del Internet

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Mayo 1, 2010

En los Estados Unidos, una versión reciente de un proyecto de ley fue aprobado por la Cámara de Representantes, que dará a la internetComisión Federal de Comunicaciones (FCC) el dominio completo de la web. El proyecto de ley incluye la creación de un nuevo sector de seguridad en Internet, que incluirá la formación, la investigación y la coordinación del ciberespacio. Esta también permite que el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) cree un programa para reclutar infantes hasta los 12 años para enseñarles cómo llevar a cabo vigilancia y espionaje en Internet, como parte del nuevo Ejército Cibernético. El programa de becas que financiará la capacitación enseña a los estudiantes cómo crear sistemas de gestión de identidad utilizada para controlar el acceso a la web, redes informáticas, y los datos. Asimismo, se creará una serie de normas que todos los prestadores de servicios tendrán que cumplir a fin de permanecer activos. Los usuarios de Internet tendrán que soportar interminables requisitos, que incluyen el uso de software emitido por el gobierno. Bye, bye Linux!

En la sección 12, párrafo 4, el documento dice: “Vamos a ofrecer un procedimiento para identificar a estudiantes que cursen kindergarten y hasta 12 años de edad, para participar en internados y programas de prácticas que conduzcan a la certificación de las normas de la fuerza laboral federal en tecnología de la información …” En otras palabras, cualquier persona que tiene la intención de trabajar en cualquier lugar cerca de la Internet, tendrá que ser certificado por el gobierno federal y el gobierno federal se encargará de asegurarse que contará con los “recursos humanos” para llevar a cabo este plan mediante la contratación de niños que muestren habilidad desde la temprana edad de 5 años.

Además de los programas descritos anteriormente, el proyecto de ley también habla de la creación de nuevos protocolos que proporcionará una mayor seguridad. Todo el software disponible tendrá que ser revisado primero por el gobierno y luego pre-aprobado. Una vez más, hasta la vista programas de código abierto! Coincidentemente, Google ha anunciado la creación de su propia versión de la Internet, lo que preocupa a muchos ciudadanos quienes reconocen esta iniciativa como una prueba beta de lo que será Internet 2.0. Entre algunas de las prácticas sugeridas están la adopción de la identificación biométrica para poder acceder a la web. Esto permitiría que el gobierno y sus socios tecnológicos -Microsoft, Google, AT&T, Verizon y otros- sigan de cerca a cualquier persona que utiliza la web, ya que tal identificación reduciría el trabajo de indentificación de un solo individuo en un equipo específico en una determinada ubicación. Este tipo de prácticas se han puesto en marcha por los fabricantes de tecnología en computadoras, discos duros externos y otros dispositivos, que se habilitan biométricamente. Recientemente, Microsoft presentó la última versión de su consola Xbox, que cuenta con una cámara de 5 megapíxeles que se activa en por movimiento y reconoce los movimientos del cuerpo específicos a un determinado indivíduo..

Sección 7, que habla de la concesión de licencias y la certificación de profesionales de la seguridad cibernética dice: “A partir de tres años después de la promulgación de esta ley, será ilegal para cualquier persona ejercer su actividad en los Estados Unidos o para ser empleado en los Estados Unidos como un proveedor de servicios de seguridad cibernética a cualquier agencia federal o sistema de información o de la red … si este no tiene licencia y certificado por el programa. “Leyendo más el texto del proyecto de ley, es evidente que las redes mencionadas incluyen no sólo los todos los sistemas públicos, sino también todos los privados .

La Iniciativa Nacional Integral de Seguridad Cibernética le dará al Presidente poderes de emergencia que se añade a los que ya se le concedieron en el Acto Patriota, que incluye contingencias para limitar la publicación de contenidos, acceso a Internet y cierre de la web. Algunos asesores presidenciales, así como profesionales de tecnología que apoyan el proyecto de ley intentaron amortiguar las críticas confesando que el presidente ya tiene amplios poderes para regular la Internet durante las emergencias. Nadie pensaría que la intención del gobierno es aprovecharse de un proyecto como este con el fin de limitar o eliminar el acceso a la red, si no fuera por las declaraciones explícitas que algunos oficiales del gobierno han dado con respecto a la neutralidad de la red, internet 2.0 , el acceso a la web y así sucesivamente. Uno de los mejores ejemplos que podemos utilizar para ilustrar lo que el complejo industrial militar está planeando hacer, son las declaraciones más recientes del Zar que coordina regulaciones en el gobierno de Barack Hussein Obama, Cass Sunstein. El dijo que los sitios web deben ser obligados a remover “rumores“, “odio” o “declaraciones absurdas“, por lo general encontradas en sitios web “de derecha“. “En la era de la Internet, se ha hecho fácil esparcir rumores falsos o engañosos sobre casi todo el mundo”, escribe Sunstein. “Algunas páginas web derechistas hicieron comentarios absurdos y odiosos acerca de la supuesta relación entre Barack Obama y el ex radical Bill Ayers, uno de los objetivos de los sitios web fue, sin duda atraer a más espectadores. En Internet, así como en la radio, propagadores altruistas son fáciles de encontrar. Ellos desempeñan un papel especialmente importante en el ámbito político. Cuando Sean Hannity, el comentarista de televisión atacó a Barack Obama por su supuestas asociaciones, uno de sus objetivos podría haber sido la de promover los valores y las causas que él protege“.

El tipo de proyectos de ley como el aprobado en la Cámara de Representantes de EE.UU., también están siendo propuestos y aprobados en otras partes del mundo. En Australia, los senadores están sacudiendo sus poderes recién adquiridos, diciendo a los ciudadanos lo que es legal y lo que es ilegal decir o publicar en la web. Una de las muchas personas avanzando la censura es el senador Steve Fielding, quien es un miembro del partido llamado Primero La Familia. Él quiere que todos los contenidos adultos sean prohibidos para todos, incluidos los adultos. El Sr. Fielding está abierto a cualquier tipo de censura en Internet.

Mientras tanto, en Indonesia, el gobierno local está siguiendo los pasos de los Estados Unidos y Australia. “Hay miles de violaciónes de los usuarios de Internet en Indonesia. No tenemos ninguna intención de moverse hacia atrás … pero no queremos que la gente piense que el gobierno ignora asuntos como la pornografía en Internet“. La legislación reciente aprobada en Indonesia se adoptó a pesar de la firme oposición y las protestas generalizadas. El proyecto fue apoyado por grupos de musulmanes conservadores como el Partido Justicia Próspera (PKS), que remonta sus orígenes a la proscrita Hermandad Musulmana de Egipto.
Gobiernos y organizaciones que apoyan la censura en Internet por lo general citan la pornografía cibernética, rumores, mensajes de odio y las teorías de conspiración como las razones para intervenir con lo que se escribe y se lee en línea. En realidad, sin embargo, estos planes son esfuerzos para minimizar o eliminar la disidencia, al igual que algunos gobiernos como Venezuela, Irán, Arabia Saudita y Cuba hacen con estaciones de televisión y periódicos que cuestionó la “posición oficial“.

En el Reino Unido, un proyecto de ley etiquetado como el proyecto de ley Economía Digital incluye un nuevo código para limitar el acceso a Internet. Los informes locales advierten que el gobierno puede omitir el proceso de consultas regulares para ponerla en vigor. El proyecto de ley en el Reino Unido contiene dos cláusulas, 10 y 11, que son particularmente preocupantes. Ellas permitirán a Ofcom, avanzar con las medidas técnicas tan pronto como el código inicial de las obligaciones se haya introducido. Esto es visto como un plan del gobierno para limitar la Internet sin seguir los pasos adecuados. Según el sitio IPINTEGRITY.com, las normas incluidas en el proyecto de ley son un espejo del lenguaje de «limitaciones» que figura en la Directiva de servicio universal en el Paquete de telecomunicaciones de la Unión Europea.

¿Qué objetivos tienen proyectos de ley que buscan interferir con el uso libre de Internet?

De regreso en los Estados Unidos, la sección 5 del proyecto de ley establece la Seguridad Cibernética: “La transferencia de las normas de seguridad cibernética, procesos, tecnologías y técnicas, será desarrollado por el NIST.” Tanto el NIST como la FCC, han elogiado la iniciativa de Google para crear una versión de alta velocidad de Internet. Al mismo tiempo, la FCC está en proceso de presentar un plan nacional de banda ancha que efectivamente limita la cantidad de tiempo y las áreas a las que un usuario puede tener acceso. Además, los usuarios de Internet pagarán por el uso de tal banda ancha así como por la cantidad de descargas que hagan. Entre los planes a implementar con el proyecto de ley de seguridad cibernética es la “armonización” de la web. Esto significa que la gente tendrá que utilizar el software aprobado por las agencias federales con el fin de acceder a la World Wide Web.

Sección 6, que detalla las nuevas normas que NIST pondrá en marcha, indica que aquellos que no cumplen con las regulaciones federales, no podrán usar Internet. El apartado 2.2, una vez más reafirma las prerrogativas de la FCC para decidir cuáles son las normas de seguridad y permitir el acceso a la red sólo a aquellos proveedores de servicios de Internet (ISP) y otras empresas que cumplan con esas normas. En otras palabras, las empresas que proveen servicios de Internet y los propios usuarios tendrán que operar bajo los límites de los gobiernos federales o simplemente olvidar lo que hasta ahora ha sido un medio de libre acceso. Este tipo de políticas coinciden con puntos de vista de Cass Sunstein sobre el uso de la web. Él dice: “La libertad suele funcionar, pero en algunos contextos, es una corrección incompleta“. Él propone un “efecto congelante” sobre “rumores dañinos” como medidas para disuadir a los que crian rumores. World Net Daily informó sobre un documento creado por Sunstein llamado “Nueva Enmienda al Derecho de Expresión“, también conocida como una nueva”doctrina de equidad “, que incluye la creación de un grupo de “expertos no partidistas” para forzar la diversidad en los medios. La propuesta radical de reglamentación está contenida en su libro “La Constitución Parcial“, publicado en 1993.

Sección 8, que habla de los contratos de nombres de dominio, le da a un panel asesor creado con poder de veto sobre decisiones hechas por el Subsecretario de Comercio para Comunicaciones e Información con respecto a la renovación o modificación de los números asiganos a proveedores de Internet y que organizan el sistema de dominios. Esto parece hacer eco de lo expresado por los dos representantes que presentaron el proyecto de ley de seguridad cibernética. “Debemos proteger nuestra infraestructura crítica a toda costa; desde nuestra agua a la electricidad, la banca, los semáforos y los registros electrónicos de salud,” dijo Jay Rockefeller. Olympia Snowe concordó con su colega: “si no tomamos medidas rápidas, corremos el riesgo de un ciber-Katrina“. Los gobiernos que aprueban leyes como la de los EE.UU., e iniciativas como las de Indonesia, Australia, Nueva Zelandia, el Reino Unido y otros países, sin duda seguirán los pasos que China ha dejado atrás. Allí, “empresas como Cisco Systems, Nortel Networks, Microsoft, Sun Microsystems y Websense – están acusados de complicidad con violaciónes de los derechos humanos“, afirma sitio campaignforliberty.com. El grupo Amnistía Internacional documenta violaciónes cometidas por las autoridades chinas, que han introducido normas, cerrado casas de internet, espiado y bloqueado los correos electrónicos, desmontado programas de búsqueda, así como las noticias extranjeras y los sitios web que se consideran políticamente sensibles. Más recientemente, un nuevo sistema de filtrado se puso a trabajar, con la intención de prohibir una lista de palabras claves y expresiones. Dicho control, al parecer, puede aplicarse a través de una organización central que se encargará de supervisar todos los proveedores y usuarios de Internet, o también si se cuenta con puestos de gestión regional y local, que el proyecto de ley en Estados Unidos dicta se establecerá a través del apoyo económico a organizaciones no lucrativas que sirvan como sucursales para el centro de seguridad cibernética centralizado.

Grupos de ciudadanos preocupados con los poderes que la ley de seguridad cibernética da al presidente- quien quiera que este sea- así como las agencias federales ya están movilizandose para mostrar su oposición. GoPetition.com, es un lugar donde la gente puede firmar una petición para rechazar el proyecto de ley S773. El sitio afirma correctamente que si el proyecto de ley pasa, “Barack Obama puede silenciar a los disidentes directamente censurando el acceso directo a la internet.El Internet es un sitio libre con ideas e información y no una propiedad del gobierno federal“. Thepetitionsite.com otro sitio en internet llama también a opnerse y que la gente haga sentir su preocupación mediante la firma de una petición. “Si estás en este sitio, entonces usted probablemente sabe lo útil que es Internet para el intercambio de información.” Y continúa: “Ustedes probablemente también disfrutar de las muchas maneras que usted puede interactuar con los demás y entretenerse. Todo esto llegará a su fin si la Ley de seguridad cibernética de 2009 (s773) pasa “. Freedomfactory.us comienza su oposición al citar lo que muchos usuarios de Internet ya conocen: “Las amenazas y las tácticas de miedo siempre se utilizan para justificar el otorgamiento de nuevos poderes al gobierno, incluyendo dar al Presidente el poder de cerrar partes de Internet que considere una amenaza para la seguridad nacional y el acceso a enormes cantidades de datos digitales en la actualidad legalmente fuera de sus límites“.

Shelly Roche, de breakthematrix.com señaló una cuestión muy importante. La distribución menos centralizada, la gestión y el control de la web es más difícil de ser amenazada o significativamente afectada a un nivel que represente una amenaza para los usuarios o empresas. “Si se instalan prácticas comunes y las empresas se ven obligados a adoptar un programa de certificación federal, los hackers tienen una hoja de ruta que, una vez deconstruida, podría abrir la puerta para ataques masivos en la red.”

Al igual que los neoconservadores quienes utilizaron la teoría de Leo Strauss de crear amenazas ficticias en el siglo 20, con la participación de cristianos fundamentalistas en el Estados Unidos para conseguir apoyo, un gobierno infectado con individuos que siguen movimientos socialistas y fascistas ha creado una amenaza cibernética falsa con el fin de impulsar su agenda para limitar el acceso a la red. Al igual que los neoconservadores lograron crear la falsa guerra contra el terrorismo basado en una premisa falsa y alianzas con grupos terroristas en todo el mundo -que ellos mismos financiaron y dirigieron-, ahora los liberales, -también controlados por intereses bancarios- están tratando de tomar control del único medio que amenaza su poder y control, el único medio que hasta cierto punto democratizó la información y que la llevó a la población, el único medio que pone freno a su plan de crear una tecnocracia global para consolidar su dictadura científica.

Colectivismo: La Doctrina de los Poderosos

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Abril 18, 2010

El individualismo como concepto que define los derechos del individuo como lo más importante no es el tema de este escrito. El Colectivismocolectivismo como la idea de que el bien común es más importante que el del individuo no es el asunto de este ensayo tampoco. El tema es cómo el colectivismo se utiliza para manipular a los individuos y las masas con el fin de lograr el objetivo nefasto de control absoluto.

El colectivismo es la ideología común en los sistemas totalitarios antiguos y modernos de gobierno. El comunismo, el fascismo y el nazismo tienen una serie de características comunes que son las que comandan estos sistemas pero que no se ven debido a las etiquetas utilizadas para enmascarar esas características, es decir el comunismo, el fascismo y el nazismo, por citar algunas. Estos nombres sólo añaden otra capa de niebla a lo que está debajo de ellos, y que es el colectivismo.

En términos generales, el colectivismo es conocido como el concepto que dicta que el bienestar del grupo es más importante que el del individuo y que cualquier individuo en particular puede ser “sacrificado” por el bien del mayor número posible. Esta idea está incrustada en los sistemas educativos que alimentan las mentes de aquellos que caminan a través de estos por casi un tercio de sus vidas. Vivimos en democracias — se nos dice — y, como tal, es completamente normal que el 51% del total gobierne sobre el resto. La idea de una regla como esta, aunque aparentemente normal, no estaba en los planes de muchos de los que vinieron antes que nosotros. Una democracia como forma de gobierno era, de hecho, rechazada por los que fundaron la mayor parte de lo que hoy es el mundo occidental semi libre.

El colectivismo ha sido y es utilizado por los demagogos y las corporaciones que los apoyan para tomar ventaja de comportamientos y formas de pensar mafiosas de la sociedad, con el fin de perseguir y alcanzar objetivos muy concretos. Es por eso que un documento llamado La Constitución fue escrito en la mayoría de países de todo el mundo. Las Constituciones y todos los derechos y deberes que conllevan, se han creado para limitar los abusos que los fundadores del mundo semi libre correctamente previeron que se producirían en una sociedad como la actual.

Uno de los dichos más famosos que los demagogos utilizan para manipular a las masas es el siguiente: “Estamos haciendo esto por el bien de todos.” Lo que es más asombroso que esta frase, es escuchar a personas que la utilizando, al describir o justificar acciones colectivistas
— muchos de ellos sin saber siquiera lo que significa. Este lavado de cerebro en masa es parte de la visión colectivista manipuladora, para hacer que la gente piense como los demagogos sin saberlo. Otro dictado popular es: “Hacemos lo que está en el mejor interés de la gente”. Cada vez que el demagogo utiliza frases como ésta, la gente no puede dejar de asentir con la cabeza en aceptación.

La ironía de esta forma de pensar es que el demagogo, el líder o el jefe de la Democracia es el que al final puede decidir lo que se hace. Por ejemplo, se decide que no habrá atención médica a las personas que tienen 70 años o más, porque es por el bien de todos. El líder o demagogo se alió con sus fervientes seguidores para promover la idea y la vende a las masas, que rápidamente la aceptan como evidente. Ellos, por supuesto, olvidan que llegará un momento en que ellos mismos tendrán 70 años de edad.

Pero si un grupo está compuesto por individuos, de dónde salio la palabra ‘grupo’ o su similar ‘colectivo’? ¿De dónde viene la palabra bosque? ¿Puede existir el grupo sin los individuos? ¿Puede existir el bosque sin árboles? Tanto la palabra ‘grupo’ como ‘colectivo’ o ‘bosque’ son creaciones imaginarias. No puedo ver el bosque, pero puedo ver los árboles. ¿Puede alguien ver el grupo? La abstracción de un grupo es lo que el colectivismo como una ideología usa para sacrificar la unidad más importante de ese supuesto grupo, o sea el individuo. Al final, sin embargo, el grupo abstracto es también sacrificado. La diferencia es que este proceso de sacrificio se lleva a cabo un individuo a la vez, en lugar de ser hecho en masa. La razón por la cual esto es hecho así, es porque los demagogos y sus aliados señores feudales necesitan de las olas de colectivistas para mantener su reino. Pero preguntémonos ¿qué pasará cuando en un futuro muy cercano ellos ya no necesiten esa ayuda?

Aunque tanto los colectivistas — no los demagogos o señores feudales — como los individualistas tratan de obtener lo mejor para ellos: la salud, paz, seguridad, justicia; la diferencia radica en la forma en que estos objetivos son alcanzados. Los colectivistas dicen “nosotros usamos la fuerza si es necesario”, no siempre la fuerza física, sino la coacción, por ejemplo. Su pensamiento es casi siempre: “Somos inteligentes. Esa gente tonta por ahí no lo son; y por su propio bienestar, estamos obligados a gobernar sobre ellos.” Esto es lo que piensan los neoconservadores: “La democracia nos ha servido bien, por lo tanto tenemos que imponerla en todo el mundo a toda costa”. A continuación, se aprueba una ley o un decreto presidencial y, de repente, la gente se despierta desnuda sin saber por qué.

Tomemos por ejemplo los pagos a un sistema de seguridad social. En muchos países la gente está obligada a contribuir a un fondo de seguridad social a fin de financiar un programa que supuestamente ofrece atención de salud a los que no tienen los medios para pagarlo. No hace falta describir lo que sucede después, cuando es evidente que los sistemas actuales de seguridad social están totalmente en quiebra y son incapaces de proveer a la gente la atención necesaria, ni siquiera cuando están bien financiados. Lo que se promueve y se facilita es un plan de salud basado en la idea de que los productos farmacéuticos sintéticos son los medios para tratar y curar la enfermedad. Pero si se pregunta a la gente en la calle al respecto, la mayoría de ellos estarían de acuerdo en que es una gran idea obligar al público a dar una porción de sus ingresos para financiar la seguridad social, asistencia sanitaria, los fondos de pensiones, etc.

La diferencia entonces entre los colectivistas y los enfoques individualistas es que los individualistas utilizan otros métodos para reunir o atraer a las personas al tratar de alcanzar una meta. En lugar de la coerción, la persuasión se utiliza. El primer signo de una mente colectivista, o uno que aboga por el colectivismo, es el pensamiento que tiene que haber una ley para todo. Tiene que haber una ley para las personas tontas que no llevan cinturón de seguridad, tiene que haber una ley para aquellos que fuman en sus autos, tiene que haber una ley para aquellos que critican al gobierno, y así sucesivamente. El individualista en su lugar, cree en la libertad de elección. ¿Está mal el humo? ¿Quién soy yo para decidir por los demás? Yo, por supuesto, soy libre de tener mi opinión y de expresarla, pero un individualista no prospera en forzar a la gente a hacer lo que él piensa que es mejor.

Ahora, ¿qué sucede cuando no hay límites a esta visión del mundo donde ‘yo se más y mejor, y por lo tanto hago lo que quiera por el bien de todos? Pensemos en otros ejemplos. ¿Quién podría estar en contra de preservar los bosques — grupo de árboles –, mantener lagos y ríos libres de contaminantes, preservar todas las formas de vida, mantener un sistema económica y financiera sano? Nadie, ¿verdad? Digamos que en teoría se pasa una ley que dice que la tierra no puede ser utilizada para la agricultura o la ganadería debido a que es en el mejor interés de las masas conservar la tierra y los árboles. Es por el bien de todos, ¿no? Bueno, ¿A quién beneficia mantener un grupo de árboles si falta la comida para alimentar a las masas que se supone estamos beneficiando? ¿Qué tal si teóricamente se pasa una ley que prohíba la emisión de CO2, ya que es un contaminante, a pesar de que todos estamos hechos de carbono y las plantas y árboles, incluyendo los que utilizamos para alimentarnos, necesitan de CO2 para vivir? Es razonable, ¿no? Digamos que como una forma de mantener un sistema económico y financiero sanos escribimos un decreto presidencial que permite al gobierno cobrar impuestos al pueblo con el fin de financiar sus interminables políticas de gasto. En el proceso permitimos a una entidad privada crear dinero de la nada y cobrar 30% de interés sobre los préstamos de la moneda. ¿Suena familiar?

Alguien tiene que pagar por las carreteras y parques y la seguridad, ¿no? Sin embargo, vemos una infraestructura en rápida degradación, los gobiernos al borde del precipicio debido a su deuda pendiente y la mayor ola de criminalidad e impunidad en el gobierno y en la calle. Pero está bien, porque es para el bien de todos, ¿verdad? ¿No es en el mejor interés de todos cobrar un impuesto para financiar las escuelas públicas? Por supuesto, la mayoría de la gente inmediatamente dice, sin saber que sus propios hijos están siendo adoctrinados a través de este sistema colectivista de escuelas públicas. Y si alguien no quiere “educar” a sus hijos en el sistema público colectivista, hay leyes creadas para castigar a los padres que decidieron que es mejor para sus hijos ser educados en casa. Hay leyes que cumplir y dineros que cobrar. Hay muy poco o ningún espacio en la forma actual de gobierno para el cumplimiento voluntario, pues las leyes se imponen con la violencia legalizada por parte del gobierno. ¿Qué podría ser más violento arrebatar los niños de alguien debido a la “revolucionaria” idea de educarlos en casa? Sin duda, las escuelas los conocen mejor que los padres y por lo tanto es necesario enviarlos allí! Muchos sin duda pensarán que es necesario dejar a los niños en algún lugar mientras ambos padres de familia trabajan para mantener la familia. “No puedo cuidarlos. Debo trabajar para traer a casa el sustento”. ¿Porqué será que cada vez más padres no pueden pasar tiempo con sus hijos? Talvés porque ha sido diseñado así para destruir la unidad más básica de esa sociedad que los demagogos y sus seguidores juran defender a toda costa: La Familia.

Colectivismo, como es utilizado por los demagogos y empresas que apoyan la falsedad de que el gobierno, especialmente el gobierno grande es la solución a todos los problemas, que es tan constructivo y lo miramos como guía y salvación, es la cortina de humo, es el cebo que la gente ignorante muerde como el pescado más distraído y que con el tiempo nos hace perecer a través de nuestras propias bocas. La forma colectivista de pensar es lo que permitió a socialistas, comunistas y los gobiernos fascistas aparecer y prosperar, y en el proceso, los derechos y la humanidad de la gente es arrancada.

La ideología del colectivismo encuentra prosperidad en la creación de razones para su existencia y lo que hace. Ahí es donde viene la ingeniería social modelando la propia existencia de todo ser humano para convertirse en uno dependiente. Junto con ello, viene la ingeniería de la opinión pública, que es el método utilizado para justificar la actuación de los colectivistas, y allí es cuando oímos, ‘esto es para el bien de todos’ o ‘es en el mejor interés del pueblo’. Aunque a veces se piensa que un país que no tiene personas con sentido crítico es un terreno fértil para el Colectivismo, la verdad es que un lugar sin hombres y mujeres pensantes es una consecuencia directa del colectivismo, y no un estado anterior. El origen del colectivismo se encuentra antes, cuando la gente deja de poner atención y empieza a centrarse en “el gran objetivo” olvidándose que un concepto tan abstracto no podría existir si no fuera por ellos como individuos. Se llega a un punto cuando las personas piensan que efectivamente son prescindibles y que su sacrificio ayudará a la mayor cantidad de personas.

Colectivismo trabaja hoy en la premisa de que hay un tipo allá arriba que está a cargo de todo — un presidente o primer ministro — y por lo tanto todo está bien. También funciona tan bien, porque la gente está acostumbrada a que otros tomen decisiones por ellos. De hecho, mucha gente no podría sobrevivir si dependiera de sí mismos para tomar sus propias decisiones sobre asuntos como la salud, economía, política y otros. Esta dependencia fue creada por las mentes colectivistas que guían al sistema a través de las diferentes etapas de la vida. Así que el problema no necesariamente se encuentra en el hombre allá arriba — que todos sabemos es una marioneta — pero en la conciencia individual. No es una cuestión de un buen o un mal hombre, sino de un sistema que debe establecer límites a los que tratan de convertirse en gobernantes y no en funcionarios.

Como se dijo antes, la gente es adoctrinada desde una edad muy joven para dar la bienvenida y aceptar el colectivismo, y con ella el gobierno colectivista; su creador. A su vez, un gobierno que crea y mantiene el control a través del propio sistema educativo garantiza una continua aceptación de la ideología por varias generaciones. Se necesita mucha reflexión, pensamiento crítico, lectura y estudio de la historia — la historia real — para liberarse de la idea con que nos encajan desde el momento en que nacemos. El despertar a esta realidad, sin despertar a los otros — permitiendo así que los colectivistas mantengan el control — es un ejemplo de cómo se es cómplice del sistema. Si por el contrario difundimos el conocimiento de esta realidad, y ayudamos a familiares y amigos a ver a través de la cortina de humo — democracia, socialismo, comunismo, fascismo — llegará un momento en que los colectivistas estarán tan a la intemperie, y tantas personas habrán tomado posesión de sus propias vidas, que el sistema simplemente colapsará.