Otra presidencia Figueres entregará a Costa Rica a la ONU

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | SEPTIEMBRE 25, 2012

Ex presidente de Costa Rica, José María Figueres Olsen.

La primera vez que oí hablar de desarrollo sostenible fue durante la escuela secundaria y durante mis años de universidad. En 1994, Costa Rica había elegido presidente a un miembro de una de las familias más influyentes en la historia del país. José María Figueres Olsen, hijo de José Figueres Ferrer, se sirvió del país desde 1994 hasta 1998. Durante este tiempo trabajé como periodista para una estación de televisión local en la región norte del país, lo que me permitió tomar conciencia acerca de los problemas ambientales.

El Sr. Figueres convirtió en uno de los puntos destacados de su campaña el hablar sobre el desarrollo sostenible, cómo Costa Rica ya era un ejemplo a nivel mundial por sus riquezas naturales, y la forma en que era necesario implementar nuevas y mejores políticas para asegurar que el país defendiera prácticas respetuosas para con el medio ambiente que garantizaran la conservación.

Después de plantar la semilla sobre el desarrollo sostenible, Figueres Olsen concluyó su mandato en cuanto era involucrado en una controversia debido a un escándalo relacionado con el asesinato de José Joaquín Orozco. El caso conocido como ‘el Caso Chemise’, llevó al  ex presidente de Costa Rica a comparecer como testigo. Durante cuatro años Figueres logró obtener reconocimiento internacional por su iniciativa de convertir el desarrollo sostenible en un modelo de gobierno para Costa Rica. Él continuó trabajando en cuestiones ambientales en el sector privado después de desaparecer del escenario político costarricense.

¿Quién es este hombre y cuáles son sus ideas?

A José María Figueres le gusta decir que su interés por el medio ambiente se basa en las enseñanzas de su padre sobre cómo vivir en armonía con la naturaleza. Sólo él sabe si esto es verdad o no, pero lo cierto es que ha logrado hacer una carrera debido a su interés por la sostenibilidad. Después de su presidencia, Figueres creó la Fundación Costa Rica para el Desarrollo Sostenible. Luego viajó y vivió en Europa, donde se involucró en el programa de créditos de carbono. Él conoció y trabajó con Nicolas Negroponte y Jeffrey Sachs para fundar el Consorcio Digital Nations, una entidad supervisada por el Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Más tarde, fue llamado por el Secretário General de las Naciones Unidas Kofi Annan, para que dirigiera un grupo de la ONU sobre Información, Comunicación y Tecnología, que más tarde lo llevó a la posición de presidente del Grupo de Información y Tecnología de la Comunicación de las Naciones Unidas (TIC). En el año 2000, Figueres fue nombrado Gerente del Foro Económico Mundial, el conocido grupo elitista liderado por globalistas. Después de 3 años en el Foro, Figueres renunció debido a su implicación en un escándalo de consultoría con Alcatel.

Inmediatamente después, Figueres se involucró con una organización conocida hoy como Concordia 21 en España. También fue director del World Wild Fund, otra entidad globalista que se jacta de ser una organización pro-ambiente. Después Figueres se unió al grupo The Carbon War Room, una organización fundada por Richard Branson, el dueño de Virgin, un hombre que promueve el engaño de créditos de carbono, a través del cual individuos como Al Gore venden derechos para que las empresas puedan legalmente contaminar el medio ambiente, siempre y cuando paguen regalías a las empresas que trabajan en el imaginario mercado de emisiones de carbono. Empresas como la encabezada por Gore emiten papeles considerados como licensias que permiten a los grandes conglomerados corporativos contaminar a voluntad.

José María Figueres se fue a Costa Rica en 1998, pero en un sentido en realidad nunca se fue. El Sr. Figueres se ausentó mientras que los dos principales partidos políticos votaron para enmendar la Constitución de Costa Rica, a fin de que los ex presidentes puedieran buscar la reelección. Ahora, en 2012, y después de varias visitas rápidas, Figueres regresó a Costa Rica presentar una iniciativa que él llamó “Proyecto País” en la que invitó al público a compartir sus ideas sobre cómo transformar el Costa Rica. El plan de Figueres fue y sigue siendo hacer creer a la gente que quiere a todos involucrados en la transformación del país, aunque la verdad es que su plan ya está lleno de ideas preconcebidas y los planes se llevarán a cabo independientemente de si los costarricenses están de acuerdo o no.

Figueres no presentó ningún plan concreto en público, simplemente parecía estar sirviendo como el creador de un foro. Cuando se le preguntó acerca de la falta de ideas concretas, Figueres dijo que su “Proyecto País” fue sólo el comienzo de un largo proceso que busca involucrar a toda la sociedad. Este es un detalle muy importante que voy a complementar más tarde, cuando explique cómo el señor Figueres tiene la intención de utilizar su experiencia internacional y su nombre para una vez candidatarse a la presidencia de Costa Rica, una decisión que ya ha hecho pública a través de portavoces.

Después de usar la presidencia como una plataforma para hacerse un nombre en el extranjero, Figueres pasó la mayor parte de la década anterior en Ginebra y Zurich, codeándose con la élite en Europa y también en Estados Unidos, aprendiendo a poner en práctica la política de las Naciones Unidas sobre el manejo del medio ambiente que más tarde podría implantar en Costa Rica.

Mientras que José María Figueres ganó experiencia en el sector privado, su hermana Christiana Figueres se convirtió en la cabeza de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC). Esta organización es la más fuerte impulsora de las iniciativas de las Naciones Unidas para reducir las emisiones de dióxido de carbono, imponer el Protocolo de Kioto a las naciones, reducir o prevenir el desarrollo en el tercer mundo y desindustrializar a los países desarrollados; todo en nombre de salvar a la Tierra de una catástrofe que la organización atribuye a la acción humana.

Tanto José María Figueres como su hermana están involucrados en empresas privadas que se benefician del alarmismo ambiental promovido por las Naciones Unidas, que es apoyado por gente como Richard Branson, Al Gore, Ted Turner y organizaciones como el World Wild Fund y las organizaciones filantrópicas como la Fundación Bill y Melinda Gates. Todas estas personas y organizaciones han pedido en una ocasión u otra la aplicación de políticas destinadas a reducir drásticamente la población mundial. Los hermanos Figueres también han contribuido al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP) y la Red Neutral del Clima, una iniciativa internacional en la que Costa Rica es un país miembro.

Costa Rica ya se ha mostrado a favor de las políticas ambientales globalistas de la ONU, tales como la Estrategia de Neutralidad del Carbono, que busca eliminar todas las emisiones de carbono para el año 2021. UNEP elogió el esquema propuesto por Costa Rica de eliminar las emisiones de carbono, la cual fue calificada como una de las más innovadoras:

“[…] Un inventario nacional equilibrado cero o negativo de las emisiones por las fuentes y la absorción por los sumideros de todas las actividades antropogénicas de los diferentes sectores considerados por las Directrices del IPCC sobre Inventarios de Gases de Efecto Invernadero. Esta estrategia busca tener un impacto cero sobre el clima. ”

Una segunda presidencia Figueres significará simplemente una aceleración en la entrega del territorio de Costa Rica a las Naciones Unidas.

Pero, ¿cómo se logrará esto? La Convención Marco sobre el Cambio Climático, la organización de la ONU encabezada por Christiana Figueres, creó un modelo para atar todas las naciones y para absorberlas como “campeonas” del medio ambiente. En un documento titulado Establecimiento de Autoridades Nacionales para el Modelo de Desarrollo Limpio (CDM), el cual fue editado por Christiana Figueres, explica cómo infiltrar y conquistar los estados-nación desde dentro, mientras se establece una Autoridad Nacional del Ambiente (NA) gobernada por reglas y regulaciones creadas por las Naciones Unidas.

¿Cómo va a entregar Figueres Costa Rica ante las Naciones Unidas?

El trabajo ya está bastante adelantado, pues los presidentes que han ocupado la casa presidencial de Costa Rica han hecho todo lo posible para facilitar a la ONU. Como dicho antes, CDM significa Modelo de Desarrollo Limpio y la idea es desafiar a las organizaciones nacionales, tanto gubernamentales como no gubernamentales para presionar a la sociedades para crear una especie de Autoridad del Medio Ambiente que finalmente se convierta en la encargada de todo lo relacionado con el manejo de los recursos, desarrollo urbano y rural, control del crecimiento poblacional, administración de los territorios protegidos y así sucesivamente.

La idea, según la ONU propone en su documento Agenda 21, es mantener las poblaciones humanas limitadas a espacios de tierra estrechos  donde las personas vivan en unidades cerradas, viviendas compactas, mientras que la mayoría de los territorios permanecen intactos. Vea a continuación el mapa futuro de Estados Unidos según la intención de las Naciones Unidas de convertir al país en un área fuera del alcance de los estadounidenses, lo cual está plasmado en su documento Agenda 21.

Como se puede ver, sólo una pequeña fracción del territorio estadounidense — se muestra en verde claro — se deja para los seres humanos, mientras que la mayor parte de los EE.UU. es convertido en áreas que promuevan el “desarrollo sostenible”. El mismo modelo que se aplica hoy en día en los Estados Unidos se promulgará en todas partes del mundo donde los gobiernos firmaron el Protocolo de Kyoto, la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica, el Programa de Patrimonio de la Humanidad y donde la sociedad permita la creación y legitimación de las Autoridades Nacionales Ambientales, tal como descrito en el documento Guía Modelo de Desarrollo Límpio. Es necesario destacar que, dada la drástica reducción en la disposición de tierra donde la gente podrá vivir, la ONU espera que ocurran dos cosas. Uno, que las poblaciones se concentren en bloques urbanos muy compactos, donde todo está controlado por el gobierno. Dos, una disminución significativa en el número de personas que viven en este planeta.

Aunque el PDF completo está lleno de revelaciones en cuanto a cómo los globalistas pretenden apoderarse de los territorios nacionales robandoselos a sus legítimos propietarios, la mayoría de los detalles jugosos sobre las formas como funciona una Autoridad Nacional Ambiental se explica a partir de la página 53 y hasta la página 64 de la guía creada específicamente para los países en desarrollo. La página 53 comienza con una explicación acerca de cómo las Autoridades Nacionales Ambientales han evolucionado a lo largo de los años.

La toma de posesión

Antes de implantar la Autoridad Nacional, el documento aconseja a las partes interesadas llevar a cabo una evaluación de las condiciones existentes en cada país. Esta apreciación, dice, debe incluir el entorno político, la estabilidad política, la ratificación del Protocolo de Kyoto, las rivalidades institucionales, comunicación intersectorial, conocimientos técnicos, etc. La ONU básicamente obliga a las partes interesadas para completar el trabajo de campo para evaluar el grado de aceptación o rechazo que una Autoridad Nacional tendría, antes de implantar su marco normativo.

El PDF advierte sobre la resistencia de los “escépticos del clima, los ambientalistas que se oponen a ciertos efectos secundarios de los proyectos y los activistas que pueden sentir que hay cuestiones sociales o económicas más urgentes a ser apoyadas. Si estos grupos pueden tener un impacto negativo en la ejecución de la Autoridad Nacional, la estrategia debe considerar trabajar con ellos en la identificación de las necesidades nacionales y cómo estas se pueden satisfacer a través del MDL”.

Este es un enfoque típico de las organizaciones globalistas que tiene la intención de hacer que las personas se sientan involucradas en el proceso de toma de decisiones, a pesar de que todas las decisiones pertinentes ya han sido determinadas. Lo que la Agenda 21 está tratando de implementar son una serie de políticas creadas en conflagraciones elitistas que se aplican a nivel local. El mismo modelo que se utiliza con las Autoridad Nacional se lleva a cabo durante las reuniones ambientales de la ONU, como la de Río+20 en 2012.

Según el documento del MDL, los pasos para crear una Autoridad Nacional Ambiental son los siguientes:

* Definir la misión de la AN y los objetivos (un proceso que ya ha sido completado por las Naciones Unidas pero que se deja abierto para que los esbirros globalistas en cada país convenzan a su gente a aceptar la idea de que los objetivos del país son los mismos que persigue la ONU).

* Obtener estatus oficial (este paso intenta legitimar el trabajo de la AN en el ámbito nacional, así como para buscar excepciones del gobierno, el financiamiento de los contribuyentes, y para obligar a las naciones a ratificar y aplicar el Protocolo de Kyoto, entre otras).

* Revisar y establecer un marco jurídico nacional (como se explica en el documento del MDL, este paso tiene la intención de hacer que todas las decisiones tomadas por la AN sean obligatorias para el gobierno y todas las organizaciones asociadas. En cierto sentido, es la toma de posesión legal del país em materia ambiental).

* Alinear las estrategias del programa con las prioridades nacionales de desarrollo sostenible (durante este proceso, la NA actúa como si estuviera tratando de involucrar a la comunidad, pero en realidad lo que hace es presentar las políticas ya preparadas que son las que las personas votan, en lugar de que el pueblo sea el orígen de sus propias políticas).

* Lograr la participación amplia de los interesados ​​(a través de este paso, la AN busca involucrar a importantes grupos sociales y empresariales. Las partes interesadas más influyentes serán los fundadores de la AN, hasta que se las arregle para obtener donaciones del gobierno y de fundaciones internacionales, grupos filantrópicos y de la propia ONU).

* Obtener recursos financieros y no financieros (en este punto la AN se ha ganado el respeto y la visibilidad de la sociedad, como una herramienta para ejecutar proyectos que tengan la intención de “conservar y proteger” los recursos naturales, pero que en realidad tratan de limitar el acceso de la población a las zonas que más tarde por miembros de la élite).

* Personal de la AN (la organización abre sus puertas a los agitadores y promotores locales, pero la gestión se realiza desde fuera del país, ya sea trayendo un esbirro de la ONU, o mediante la formación de personas locales desinformadas que están compartimentados).

* Establecer relaciones con el punto focal nacional para el cambio climático y otros ministerios (la AN se hace cargo de las políticas de los ministerios locales y su trabajo en la construcción, el desarrollo, la vivienda, la conservación, y crea reglas para la administración de los parques nacionales y áreas de conservación ya en manos de las Naciones Unidas a través de iniciativas como el Programa de Patrimonio de la Humanidad).

Esto es, en pocas palabras, cómo sucede. el proceso de toma de posesión de los territorios. Si desea conocer más detalles, por favor lea el documento completo.

El proceso de implementación

Al leer el documento MDL, está claro que la ONU y sus organizaciones tienen la intención de hacer que los países cumplan sus propias reglas. La ONU no proporciona ninguna oportunidad para los ciudadanos locales a llevar sus propias ideas. El proceso de creación de una Autoridad Nacional limita a las organizaciones participantes y las naciones para votar simplemente en las normas ya existentes. En la página 75 de la Guía MDL, queda claro cómo el proceso de evaluación y aprobación de los proyectos se lleva a cabo.

“El proceso de evaluación y aprobación puede ser diseñado en cuatro pasos: 1) adoptar criterios internacionales 2) desarrollar criterios nacionales 3) establecer los procedimientos nacionales de evaluación y aprobación de proyectos y 4) establecer lineamientos para la presentación de proyectos”.

Notablemente, todo comienza con la adopción de criterios internacionales, o sea, de la ONU, de donde todo lo demás es creado.

Estos criterios se derivan del Protocolo de Kyoto, que muchos Estados-nación firmaron desde su creación en 1992. La guía del MDL proporciona tres criterios para la evaluación y aprobación de proyectos:

1. Los proyectos deben ayudar a partes no contenidas en el Anexo I “para lograr un desarrollo sostenible y contribuir al objetivo de la Convención.”

2. Los proyectos deben resultar en “beneficios reales, mensurables y a largo plazo relacionados con la mitigación del cambio climático”.

3. Los proyectos deben resultar en “reducciones de las emisiones que sean adicionales a las que se producirían en ausencia de la actividad de proyecto certificado”.

El trabajo de las autoridades nacionales es capturar los países desde el interior, dado el fracaso de las Naciones Unidas al intentar hacerlo desde el exterior a través de sus fallidos encuentros internacionales. Como se explica de las páginas 75 y 76 de la guía del MDL, los proyectos creados a través de la AN debe tener “coherencia con las decisiones de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.” Para que un proyecto se considerare como conforme, debe proporcionar soluciones al inexistente calentamiento global yque ha sido ampliamente desacreditado y cuya pseudo ciencia fue adoptada por la ONU desde principios de 1980. Así es, los globalistas que nos advierten sobre el calentamiento global hoy, son los mismos que en los años 70 y 80 trataron de asustar al mundo con el “enfriamiento global”.

Todo lo que rodea el funcionamiento de la Autoridad Nacional se refiere a iniciativas para reducir las emisiones de carbono, el calentamiento global y el desarrollo. Todos los proyectos deben cumplir con los llamados objetivos nacionales de desarrollo sostenible, que deben ser congruentes con la política nacional sobre el clima y / o estrategias de compensación de carbono y deben cumplir con los criterios de elegibilidad originados en las actividades y tecnologías establecidos en la Guía MDL.

Como se ve en el diagrama anterior, la Autoridad Nacional establece un procedimiento de evaluación preparado, en virtud del cual la propia AN decide a cada paso del camino si un proyecto es aprobado o no, en base a sus propias condiciones. A través de su proceso de selección, la AN puede exigir la reformulación de los proyectos o simplemente tirarlos a la basura si no cumplen con sus normas. Este proceso es completamente opuesto a lo que una organización originada de la ciudadania haría — que es a lo que la AN quiere parecerse — para abordar los desafíos ambientales. En esa situación, las comunidades y sus organizaciones, en última instancia, deciden qué proyectos deben ser implementados; no la Autoridad Nacional Ambiental.

Marketing y Propaganda

El trabajo de una Autoridad Nacional va más allá de ser órgano decisivo en la política ambiental. También es responsable del marketing de proyectos que son cuidadosamente filtrados para que se adhieran a las políticas de Naciones Unidas. Al igual que ocurre en el proceso de toma de decisiones, la comercialización de los proyectos es basadas en la creencia profundamente defectuosa — no demostrada científicamente — que la actividad humana es la generadora de las mayores cantidades de gases de efecto invernadero, y que estos gases son la causa del cambio climático y el calentamiento global. Así que de acuerdo a la guía del MDL, para que un proyecto sea considerado como una iniciativa válida, debe tener como eje central la reducción de los gases de efecto invernadero.

“En el nivel básico, es importante entender lo que todos los proyectos tienen en común con la Guía MDL: el objetivo medioambiental de reducir la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera”, dice el documento. Y refiere a las personas hacia otro instrumento defectuoso para medir la elegibilidad de un proyecto. “Los detalles de cualquiera de estas metodologías se pueden encontrar en el Manual de Referencia del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático”.

El éxito de la campaña de propaganda se basa en desviar la atención de la gente de los verdaderos problemas ambientales como los Organismos Genéticamente Modificados, y concentrar los esfuerzos en mentiras comprobadas. Esa es la razón por la que la AN siempre refiere a las personas a las fallidas políticas en materia de energía renovable, eficiencia energética, reducción de emisiones, transporte collectivo, gestión de residuos y el más importante de todos, el cambio en las formas de usar el suelo y la propiedad. En cuanto a las formas de utilizar las tierras, especialmente tierras de propiedad pública (propiedad del Estado), el documento sugiere el uso de lenguaje engañoso como la protección de la biodiversidad, la conservación del suelo, el mantenimiento de cuencas hidrográficas y la gestión sostenible de los bosques.

La conexión Figueres

La conexión entre las políticas globalistas y una nueva gestión de Costa Rica encabezada por José María Figueres, está muy bien establecida. No sólo los hermanos Figueres han adquirido experiencia en el sector privado en materia del supuesto desarrollo sostenible, sino que también han sido entrenados para llevar propaganda de las Naciones Unidas y sus políticas a Costa Rica. El Proyecto País que José María Figueres presentó un par de meses atrás en San José tiene en su núcleo los mismos objetivos que las Naciones Unidas tienen: evitar el desarrollo de los países del tercer mundo.

Alvaro Ramírez, Coordinador Ejecutivo del Proyecto País lo dijo muy claramente. El Proyecto busca cambiar el rumbo del país de la idea misma de desarrollo que se tiene, el cual es centrado según él en la obtención de bienes, a una aventura por la “búsqueda del alma”. Ramírez regurgitó puntos de conversación creados en el seno de las Naciones Unidas acerca de cómo el desarrollo y el disfrute de los beneficios de esa riqueza son malos, y que la gente necesita empezar a pensar en otra manera de vivir en armonía con ellos mismos y el medio ambiente. Añadió que Costa Rica es hoy una nación sin metas o propósitos y que aquí es donde el plan presentado por Figueres tiene la intención de ayudar.

Jorge Oller, otro asistente de Figueres en la iniciativa del Proyecto País, explicó que está involucrado porque como una persona de Costa Rica, quiere contribuir con la idea del ex presidente de “convertir todo este proceso en un sueño colectivo.” Alguien dijo socialismo?

No sólo hay una conexión en los sectores político y privado entre la familia Figueres y la ONU, sino también una conexión ideológica. “Esta nueva estrella que nos proponemos será la guía para el país y se basa en cuatro pilares que se incluyen en nuestro documento presentado ayer,” dijo Ramírez. Esos pilares son: la identidad y los valores de la sociedad costarricense, la inclusión de los sectores segregados de la sociedad costarricense, la innovación; y el cuarto pilar es, como muchos lectores pueden haber adivinado, la sostenibilidad.

En caso de que sólo conozca la sostenibilidad como una herramienta para ayudar a conservar el medio ambiente, que es el engaño que las  Naciones Unidas utiliza para estafar a la gente a apoyar sus normas y reglamentos, por favor déjeme explicar el lado que la ONU no quiere que usted sepa.

Las Naciones Unidas trabaja a través de sus diversas organizaciones que se dicen estar a favor del ambiente y programas de conservación, pro humanidad y pro vida. Sin embargo, el núcleo de estas organizaciones gira en torno a todo lo contrario. Tomemos, por ejemplo, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNPF), que en numerosas ocasiones ha pedido una reducción de la población mundial a través del uso de la planificación familiar, lo cual es código para lograr la despoblación masiva por la disminución de la fertilidad de los seres humanos. Un estudio reciente realizado por esta organización afirma que si la urbanización se extiende fuera de grandes centros de población, la biodiversidad del planeta sufrirá muchísimo debido a la actividad humana que aumentará el impacto del calentamiento global.

Científicos que trabajan para UNPF sugieren que los humanos estarían mejor si vivieran en ciudades densas y altamente controladas y vigiladas. “Ciertamente no queremos que se paseen por el campo entero,” dijo un científico quien participó en el estudio. Queremos salvar a la tierra para vivir cerca de la naturaleza [juntos] “, dice el estudio. Los estudios realizados por universidades estatales dicen que la urbanización se expandirá fuera de control y que la expansión de este tipo debe ser frenada con el fin de proteger los recursos del planeta para que estos no puedan ser utilizados por los seres humanos. Pero este cálculo y el impacto de la supuesta expansión se mide de acuerdo con el ya desmentido calentamiento global y el alarmismo del cambio climático.

Las organizaciones ambientalistas, fundaciones filantrópicas, las universidades y, por supuesto, las Naciones Unidas, todos los cuales favorecen las políticas de la Agenda 21 como la base para el control social, buscan la transformación de las actuales normas de vida en todo el planeta, pero no para que todo el mundo viva igualmente bien. De hecho, las políticas tienen la intención de hacer que la gente viva igualmente mal — con la excepción de la elite mundial. Los mismos globalistas piden que las ciudades se transformen en eco-comunidades y sean manejadas de forma que respeten las reglamentaciones de las Naciones Unidas con respecto a la producción de CO2. En otras palabras, ciudades prisión.

Uno de los éxitos más notables de la ONU ha sido la forma en que se ha infiltrado en los países a través de entidades nativas falsas que parecen pedir orgánicamente para que haya más conservación. Estas entidades son financiadas por los programas promovidos por los gobiernos o por organizaciones ambientales internacionales que reciben grandes donaciones de los globalistas. Apenas la semana pasada, Costa Rica anunció la financiación de 11 proyectos de conservación a un costo de 208 millones de colones, poco más de $ 400.000. Los dineros serán invertidos en proyectos relacionados con la biodiversidad y el cambio climático. La prensa local anunció los proyectos que financian como un intercambio entre los gobiernos de Costa Rica y los Estados Unidos. Según los informes, los EE.UU. perdona parte de la deuda externa de Costa Rica a cambio de que haya inversión en proyectos ambientales. Indirectamente entonces, los costarricenses están financiando la el robo de su territorio por parte de la ONU, puesto que el gobierno crea la deuda y la pretende pagar con los impuestos recaudados a través de generaciones de costarricenses.

El dinero que reciben estos proyectos son gestionados por la Asociación Costa Rica Por Siempre, una organización que supuestamente no tiene fines de lucro y que gestiona iniciativas público-privadas desarrolladas por el gobierno de Costa Rica. Según su página web, la asociación trabaja con organizaciones globalistas conocidas, tales como The Nature Conservancy. De hecho, vamos a echar un vistazo a las metas establecidas por la Asociación Costa Rica por Siempre como la organización los muestra en su sitio web:

1. Costa Rica -como mínimo- duplicará la extensión actual de sus áreas marinas protegidas.

2. El Gobierno de Costa Rica mejorará el manejo del sistema de áreas protegidas con herramientas administrativas específicamente desarrolladas, mediante la actualización de planes de manejo y mejorando su sistema de recaudación de ingresos.

3. Costa Rica identificará y mapeará las amenazas, impactos potenciales y capacidad adaptativa de los ecosistemas más vulnerables al cambio climático.

4. Los miembros externos de la iniciativa (The Nature Conservancy, Linden Trust for Conservation, Gordon & Betty Moore Foundation, Walton Family Foundation), crearán una fuente de financiación permanente que se utilizarán para la protección de las áreas protegidas a través de un fondo fiduciario de gestión privada. Dicho fideicomiso se utilizarán cuando el gobierno lo considere apropiado en un plan que busca alcanzar las metas establecidas por la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica.

Como se ve en este ejemplo, el objetivo final de esta y otras asociaciones ecologistas y organizaciones es ayudar a habilitar un sistema de dominación globalista a nivel local. De este modo, las organizaciones controladas por globalistas tratarán de utilizar los fondos de los contribuyentes para robar a la gente de Costa Rica de sus recursos naturales que caerán en manos de las Naciones Unidas.

Pero hay más. Los creadores del Mecanismo de Desarrollo Limpio en realidad dicen que el MDL y las Autoridades Nacionales que promueven son la única manera de avanzar. “COP-7 marcó un hito en las negociaciones de cambio climático cuando miembros del  Protocolo se sentaron para decidir sobre las normas y modalidades del MDL como un mecanismo mundial y los procedimientos para los distintos proyectos del MDL. La junta ejecutiva del MDL continúa avanzando este proyecto. ”

Como en la mayoría de los casos está en las manos del pueblo de Costa Rica evitar la entrega de su país a las Naciones Unidas. Costa Rica debe evitar la elección de José María Figueres o cualquier otra persona, de cualquier partido político, que busque robar a Costa Rica de las manos de su pueblo. También deben rechazar a través del proceso electoral y movimientos sociales la adopción de políticas originadas en organizaciones globalistas internacionales que intentan controlar la tierra y el pueblo de Costa Rica. Un buen primer paso sería abandonar las Naciones Unidas, lo que liberaría a Costa Rica de los compromisos tiránicos que fueron firmados por los gobiernos anteriores incluyendo el de Figueres.

The Real Agenda permite la reproducción del contenido original publicado en el sitio SOLAMENTE a través de las herramientas proporcionadas al final de cada artículo. Por favor NO COPIE contenido de nuestro sitio para redistribuirlo o enviarlo por correo electrónico a menos que usted pida y reciba permiso por escrito. Si el permiso es dado, el artículo debe ser reproducido EXACTAMENTE como aparece en nuestro sitio.

Río+20 discute imponer límites planetarios a la Humanidad

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | 19 JUNIO 2012

La conferencia globalista Río+20 comenzó, y los temas que se discutirán durante la reunión serán de gran importancia para todos nosotros, no porque sus asistentes quieren realmente resolver los problemas que amenazan a la humanidad como un todo, sino porque los patrocinadores del movimiento están planeando conjurar y aplicar una política ambiental que impondrá una verdadera tiranía global; al igual que hicieron los nazis, incluso antes de que Hitler llegara al poder. Esto no quiere decir que el mundo no está bajo la amenaza de serios problemas ambientales, pero ninguno de esos problemas será discutido o resulto en Río de Janeiro esta semana.

El Río+20 es el regreso a los orígenes de una serie de reuniones organizadas por las Naciones Unidas y las corporaciones que le apoyan (Shell, Coca Cola, Nestlé, Basf, entre otros). Como hemos informado una y otra vez, ni las empresas ni la ONU tienen los mejores intereses de la humanidad en mente. De hecho, los mayores problemas que enfrentamos hoy en día los seres humanos, incluidas las catástrofes ambientales se derivan de la avaricia corporativa y la incapacidad del gobierno para frenar su apetito por los recursos naturales y las políticas de despoblación humana.

En todas las ocasiones anteriores, las reuniones políticas celebradas en los foros de acción para implementar políticas a favor del medio ambiente se han visto sacudidas por el escándalo, fraude y negociaciones secretas de último minuto, que fueron descubiertas y expuestas al público. Por eso es que la fraudulenta pseudociencia detrás del calentamiento global antropogénico falló, y sus patrocinadores tuvieron que cambiar su discurso a “cambio climático”. Pero ese fraude fue expuesto también como una idea reciclada de los años 70 y 80, cuando Maurice Strong y otros funcionarios globalistas advirtieron sobre la falsa amenaza del “enfriamiento global”.

Luego vino el escándalo conocido como ‘Climategate‘. Toneladas de e-mails y documentos de la Universidad de East Anglia se hicieron públicos, y con ello científicos, investigadores y periodistas que eran escépticos sobre el fraude del ‘cambio climático’ desvelaron la falsa agenda ambientalista como una iniciativa neofeudalista. El escándalo ‘Climategate’ puso fin al robo que habría significado un esquema generalizado de emisiones de carbono, que no pudo ser la fuente de ingresos para la globalistas como Al Gore, quien ha invertido fuertemente en el comercio de créditos de carbono.

Los emails de ‘Climategate’ revelaron cómo un grupo de llamados científicos confabularon para llevaron a cabo la manipulación de datos, la supresión de evidencia que desacreditaba la teoría del calentamiento antropogénico y como ellos trataron de reprimir todos los signos de la disidencia que viniera de por cualquier persona en la comunidad científica. El sentimiento de que la disidencia tenía que ser oprimida se tradujo más adelante en un numero mayor de estudiosos que expresaron su intención de aplastar a los escépticos del clima que se comieron el cuento de hadas del calentamiento global causado por el hombre. Una investigación llevada a cabo por la Universidad de East Anglia, el origen del fraude, concluyó sin embargo, que no había habido colusión, supresión de la evidencia o la intención de atacar a los disidentes.

En las últimas dos reuniones auspiciadas por la ONU, el público aprendió más acerca de las mentiras y la desinformación de los controladores utilizadas para lograr sus objetivos de mantener a la mayor parte de la humanidad en un estado de subdesarrollo. El “texto danés” fue descubierto y con ello más detalles de cómo las Naciones Unidas quería encadenar los Estados-nación al ordenar membresía permanente en su reducción de emisiones de carbono y las iniciativas de desindustrialización que conducirían al mundo a una era post-industrial dominada por la pobreza en todo el mundo en nombre de salvar el planeta. Este documento también entregaba más poder a las corporaciones que controlan a las naciones ricas. Como si el descubrimiento del “texto danés ‘no fuera suficiente, el público descubrió más tarde el escándalo que rodeaba a uno de los líderes del “cambio climático apocalíptico”. El Dr. Rajendra Pachauri, uno de los padrinos de la agenda globalista del medio ambiente, fue denunciado por apoyar un supuesto estudio científico sin fundamento sobre el derretimiento de los glaciares del Himalaya.

Aunque más tarde Pachauri retractó su apoyo al estudio, él pensó que era una buena idea contratar al hombre detrás del informe del IPCC, que había escrito acerca de la falso derretimiento de los glaciaresde los Himalayas. A pesar de todos sus fracasos para hacer creer a la gente que un micro sistema de gestión global bajo el poder de la ONU y sus patrocinadores es la solución a todos los problemas, los globalistas están de vuelta de nuevo. La reunión Río+20 sirve para discutir una nueva advertencia en sus esfuerzos por disminuir el desarrollo para todos los pueblos del mundo que no lo han disfrutado. El nuevo punto que esta siendo divulgado y que viene directo de la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica es la imposición de límites planetários a la actividad humana en aras de reducir el impacto que dicha actividad provoca en el planeta Tierra. Todo eso suena muy bien en el papel, pero lo que no está bien del todo es lo que la iniciativa significa: una agenda anti-humana.

Vamos a ver lo que dos de las secciones más reveladoras del documento de la ONU dicen acerca de la humanidad y sus actividades. El artículo 11 afirma que hay demasiada gente en el mundo que viven con un estilo de vida muy bueno. Eso es en sí una mentira, porque la mayoría de personas en el mundo pertenecen a las clases medias y bajas. Sin embargo, el documento ofrece dos opciones para hacer frente a la llamada explosión poblacional. En primer lugar, dice que la mayoría de los seres humanos deben vivir como “campesinos”, y que la población del planeta debe reducirse inmediatamente a unos 5 a 7 millones de personas. En segundo lugar, se dice que el planeta debe seguir disfrutando de altos estándares de desarrollo, pero que “una estimación razonable de una sociedad de países industrializados a niveles vistos en América del Norte debe tener apenas 1 mil millones de personas.” Este es el mismo tipo de discurso propuesto a menudo por partidarios de las Naciones Unidas como Ted Turner y Bill Gates, quien a través de sus fundaciones exentas de impuestos ejecutan programas de despoblación patrocinados por las Naciones Unidas en África, Asia y América Latina con el fin de reducir la población con vacunas, productos farmacéuticos, organismos modificados genéticamente en los alimentos, las guerras, y la escasez artificial de alimentos no contaminados. De acuerdo con los planes, la población global sería sólo el 14% de lo que es hoy.

El artículo 12 toca el núcleo de un asunto muy delicado para millones de personas: la religión. El documento condena el cristianismo y dice que la “visión del mundo occidental” niega los atributos sagrados de la naturaleza que se establecieron firmemente con las tradiciones religiosas judeo-cristiano-islámicas. Las Naciones Unidas apoya la opinión que dice que los seres humanos deben ser vistos como parte de un tipo diferente de comunidad que incluye a plantas y animales. En otras palabras, la ONU quiere que la vida humana tenga el mismo valor que un animal o una planta. Bajo esta premisa, salvar una vida humana, por ejemplo, no es más importante que salvar un árbol o un pájaro. Esta política también se lleva a cabo una iniciativa que nació en la ONU que tiene la intención de igualar los seres humanos a las plantas y los animales de manera que el derecho inherente a la vida, dada a todos por el creador sea etiquetado como obsoleto.

Un artículo reciente publicado en la revista Scientific American informa sobre un estudio que comenzó en 2009, que pretende analizar el concepto de límites planetarios. Esa es la creación de límites a la actividad humana en aras de “salvar el planeta”. La necesidad de tales límites, dicen los defensores, se deriva de la amenaza que representa para los seres humanos las emisiones de CO2, el aumento del nivel del mar, los cambios climáticos inducidos por humanos y así sucesivamente. Todas estas supuestas amenazas han sido ampliamente desacreditadas por científicos escépticos, pero la imposición de tales límites están profundamente arraigadas en la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica en sí, lo que significa que imponer límites al desarrollo sigue siendo una pieza central en la lucha que la ONU lleva contra la humanidad. El estudio no toma en cuenta los problemas ambientales reales, tales como las estelas químicas o chemtrails, organismos genéticamente modificados, la amenaza de la energía nuclear (Fukushima), las guerras, el uso de pesticidas y muchos otros.

En cuanto a la naturaleza realista de la imposición de límites planetarios, el Instituto Breakthrough evaluó el estudio y la idea de crear límites a lo que los humanos pueden hacer y el impacto que tales límites planetarios podría tener sobre la civilización. La conclusión es que dichos límites planetarios no son una solución viable para resolver cualquier tipo de problema ambiental. “El marco de los límites del planeta no es una guía útil para la política o la gestión del medio ambiente en un sentido concreto, ya que no capta los desafíos involucrados en la mayoría de los problemas ambientales que enumera”, dijo el geógrafo Linus Blomqvist. De hecho, el Instituto dice que la imposición de límites planetarios es una manera engañosa de hacer frente a los desafíos ambientales mundiales. Lea el análisis del estudio en la página web del Instituto Breakthrough.

De acuerdo con Blomqvist, ni el establecimiento de los límites planetarios como se propone en el estudio, ni la transgresión de los límites tendría un impacto significativo en la supervivencia del planeta. Pero Blomqvist advirtió sobre lo que los humanos deben hacer a fin de garantizar su existencia en un planeta sostenible. “Las limitaciones reales para la sostenibilidad son más bien nuestra capacidad de cultivar alimentos suficientes, mantener un clima sano y así sucesivamente”, dijo Blomqvist. Eso es exactamente lo que las políticas de la ONU quieren evitar. Bajo los auspicios de la ONU y sus límites a la actividad humana, más tierra se quedarían sin tocar, pues se dejaría para el uso de los animales y las plantas y menos tierra se utilizaría para la producción sostenible de alimentos.

A pesar del carácter irreal que presenta el imponer límites planetarios y cómo este esquema no se ocupa de los verdaderos problemas ambientales, el establecimiento oficial de dichos límites serán discutidos en la cumbre Rio+20 de las Naciones Unidas. Extraoficialmente, muchos países ya han dado el control de las Naciones Unidas sobre grandes zonas de sus tierras y las aguas territoriales al nombrar esas zonas Parques Nacionales, Áreas de Biodiversidad o Áreas Protegidas. Muchos de los recursos más valiosos de la humanidad están ahora bajo el control de la ONU, que poco a poco y sin problemas trata de apretar la empuñadura de control sobre esos recursos.