Recuperación económica sólo occurrirá si los bancos quiebran

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | OCTUBRE 24, 2012

A pesar de que se dice que la crisis financiera comenzó en 2008, su inicio real fue muchos años antes. Como se explicó ayer, la llamada recuperación que casi todos los políticos dicen que los gobiernos están buscando es una farsa. No hay planes elaborados para tener una recuperación del tipo que se habla en los principales medios de comunicación. De hecho, es todo lo contrario.

Es cierto, la crisis que estamos viviendo es la peor desde la Gran Depresión de la década de 1930, pero las condiciones que crearon la crisis son las mismas que han existido durante el último siglo. El sistema de creación de dinero de la nada permite a los fabricantes del dinero falso inyectar capital en las economías, en lo que se llama inversión. Después de que las economías se vuelven adictas al dinero rápido y/o “gratis” para construir sus negocios, los emisores del dinero falso lo retiran rápidamente o exigen la devolución inmediata de las “inversiones”, lo que provoca la descapitalización de las economías y en consecuencia su colapso.

Las causas de lo que parecía haberse desentrañado en 2008 se originan a principios del siglo 20, con la adopción del modelo económico basado en la emisión de deuda. De acuerdo con sus preceptos, los gobiernos dan el poder de emitir dinero a un grupo de banqueros internacionales que lo hacen en representación de los gobiernos de todo el mundo con una ganancia de hasta un 30 por ciento por los intereses cobrados. Los intereses devengados por la emisión del dinero — que se da a los gobiernos como un crédito — se coloca en la “tarjeta de crédito” y los gobiernos lo agregan inmediatamente a la deuda que los ciudadanos de la clase trabajadora pagan y que sostienen el gasto público.

En cierto sentido, el modelo económico basado en la emisión de deuda se originó en la irresponsabilidad de parte de los burócratas que administran el gobierno. En lugar de gastar el dinero del pueblo de manera responsable, los burócratas pensaron que era una idea mejor pedir prestado dinero en efectivo a tasas de interés inmensas, en lugar de disminuir el gasto. Entonces, decidieron aceptar sobornos y el asesoramiento de los banqueros internacionales para financiar sus programas de “asistencia social”, y así poder cumplir algunas de las promesas de campaña, mientras que aumentan la carga de los intereses de la deuda sobre las clases trabajadoras.

El mismo sistema se inició en 1913, todavía se utiliza hoy en día en todas partes donde hay un banco central. Si el banco es una entidad privada o una agencia del gobierno es irrelevante. Los burócratas elegidos para representar a las personas piden dinero prestado al Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, por ejemplo, a cambio de la adopción de políticas específicas que garanticen a los banqueros internacionales la propiedad de la fuerza de trabajo durante muchas generaciones.

El dinero pagado por los trabajadores a los gobiernos centrales no se utiliza para mejorar las comunidades en las que viven. El dinero de los impuestos se usa para pagar los intereses sobre la deuda adquirida por el gobierno central en el nombre del pueblo. El tipo de mejoras prometidas por los políticos durante sus campañas políticas no se pagan con dinero de los contribuyentes, sino con el dinero prestado de los bancos internacionales. Los banqueros llegan a los Estados-nación y ofrecen préstamos a los gobiernos que no tienen liquidez suficiente para llevar a cabo las promesas hechas durante la campaña política. El gobierno acepta todas las condiciones del contrato de préstamo y efectivamente cede la soberanía a los fabricantes del dinero.

El tipo de colapso que estamos viviendo es el último paso del plan que los banqueros han elaborado y aplicado para convertirse en los únicos dueños de todo lo que hay. La diferencia importante entre las crisis anteriores y la actual es que esta puede ser la última vez que los banqueros necesitan usar su plan. Eso se debe a que esta vez los banqueros pueden simplemente irse con todo, así que no será necesario planear otra crisis.

La pregunta es entonces, ¿cómo podemos evitar que los banqueros hagan lo mismo que han hecho en Grecia, donde han saqueado todo? Es muy sencillo en realidad. Toda Europa y el resto del mundo tiene que hacer lo mismo que Islandia hizo. En vez de decir que las instituciones financieras internacionales eran demasiado importantes para quebrar, Islandia decidió echarlos. Como resultado, alrededor del 90 por ciento de la deuda en poder del gobierno de Islandia, que en realidad era deuda creada por los bancos, fue eliminada y sólo el 10 por ciento era deuda real incurrida por el gobierno. Después que este hecho se determinó cuidadosamente, Islandia decidió tomar el otro camino hacia una recuperación real.

Lo creas o no, Islandia decidió dejar que los bancos quebraran, que es exactamente lo contrario de lo que se hizo en Italia, Francia, Grecia, España, Inglaterra y Estados Unidos, por citar unos pocos países. En todos estos lugares donde la crisis tocó bancos internacionales, los gobiernos decidieron que era una mala idea decirle a los bancos que se fueran de su país y que asumieran su propia deuda. En su lugar, imprimieron  más dinero falso para “rescatar” a los bancos y pasaron la deuda al pueblo, que tendrá que pagar intereses sobre esa deuda por muchas generaciones venideras. Este movimiento no sólo no ha solucionado el problema, ya que lo único que consiguió fue aumentar la deuda, sino que también agravó las condiciones económicas pues no fueron promulgadas soluciones reales a la crisis.

A principios de 2008, los bancos que operaban en Islandia debían el equivalente a 6 veces el PIB del país. El gobierno de ese país decidió nacionalizar los tres bancos deudores más importantes, lo que provocó la devaluación de la moneda local — la Króna — en un 85 por ciento. Esto parecía ser un problema para Islandia, pero contrariamente a la sabiduría común, en realidad ayudó a la nación para tener una recuperación real mientras mantiene gran parte de su independencia y soberanía. El gobierno se declaró en quiebra a finales de año, pero el país evitó tener que hacer a los ciudadanos responsables de la deuda generada por los bancos internacionales.

Junto con la devaluación de la corona islandesa, Islandia experimentó aumento de la inflación inmediatamente después de la declaración de quiebra. Mientras tanto, el gobierno decidió tomar todo el dinero y los depósitos en los bancos recientemente nacionalizados, para empezar todo de nuevo. La medida tomada por el gobierno islandés significó un corto período de dolor real, pero también le dio la oportunidad a la gente de empezar de nuevo, sin deuda y con un gasto bajo control.

Para el año 2010, apenas dos años después de la declaración de quiebra y la nacionalización de los bancos, Islandia experimentó sus primeras señales de crecimiento económico, lo que marcó el inicio de la recuperación. Al permitir que los bancos internacionales quebraran, Islandia no sólo castigó a los banqueros irresponsables por su extralimitación, sino que también impidió que su pueblo de convirtiera en esclavos de los bancos. El país también admitió haber tenido alguna deuda real — una pequeña porción del total — y ahora está trabajando en un camino exitoso para una recuperación completa.

La lección que se aprende de todo esto es la siguiente: No se puede combatir el fuego vertiendo gasolina sobre él. Si el origen de la crisis actual es el sistema económico basado en la emisión de deuda, no habrá solución real, pues lo único que esto hace es crear más deuda para pagar la ya existente. La razón por la cual la mayoría de los países decidieron elegir la emisión de más deuda — como lo hicieron las naciones de Europa — se debe a que sus políticos son comprados y pagados por los banqueros para que tomen esa decisión. Si se hace lo contrario, es decir, si la deuda generada por los bancos se rechaza y se les deja a quebrar, vamos a tener muchas otras recuperaciones exitosas. Es tan simple que incluso Paul Krugman lo entiende.

Así que si usted quiere que su país esté libre de deuda y dinero falso, pida a su gobierno renunciar al modelo de desarrollo basado en la emisión de deuda, que no es ni siquiera un modelo de desarrollo. Si lo que quieres es una verdadera recuperación, hay que dejar que los bancos quiebren.

The Real Agenda permite la reproducción del contenido original publicado en el sitio SOLAMENTE a través de las herramientas proporcionadas al final de cada artículo. Por favor NO COPIE contenido de nuestro sitio para redistribuirlo o enviarlo por correo electrónico.

Europa: Del Subprime al Colapso

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | AGOSTO 17,2012

La tormenta que comenzó en los EE.UU. hace por lo menos cinco años, ha desestabilizado gobiernos, destruido bancos y financistas hipotecarios.

El estallido de la crisis de las hipotecas subprime en los EE.UU. llega a su quinto aniversario con un legado que incluye una crisis económica mundial que parece no tener fin: la ruptura casi segura del euro, y, en el caso de Grecia, España, Francia y muy probablemente Portugal e Italia, entre otros, la necesidad de buscar rescates de la Unión Europea.

Después de cinco años, Grecia ya no es propiedad de su pueblo, sino de los banqueros. El país experimentó un colapso total desde que la alarma se disparó el 9 de agosto de 2008. Lo mismo ha sucedido en España, que pasó de una tasa de crecimiento del 4% a una negativa que se espera que sea del 1,5% en 2012. Como ocurrió en otros países afectados por la deuda soberana, el mercado de valores de España perdió la mitad de su valor — no es que esto realmente signifique algo en el mundo real — y las ganancias de las empresas, dependiendo a quién se pregunte, han visto dramáticas pérdidas.

Casi todos los países de la zona euro han visto su capacidad de solicitar préstamos eliminada o erosionado profundamente, debido a su pérdida de reputación de los prestatarios dignos de confianza. Esto también ha hecho que sea más caro para las naciones pagar por la deuda ya existente, lo que colocó el foco de atención a los líderes de esas naciones. En respuesta al desafío fiscal, los gobiernos simplemente decidieron continuar como hasta ahora, es decir, pedir prestado más dinero a tasas de interés más altas, con el fin de financiar los sistemas de dependencia popular gigantescos que orgullosamente tienen. A través de los años, el déficit ha crecido, al igual que la deuda y los intereses sobre la misma. La burbuja de la deuda soberana, para usar un término familiar, está mucho más cerca de estallar en determinados países como España, donde la capacidad de pagar su deuda es cada vez menor, mientras que sigue endeudándose.

La negativa de los gobiernos europeos a actuar de acuerdo con los mejores intereses de su pueblo, dio lugar a más paro, más deuda, menos producción y menos soberanía. En la zona euro, la mayoría de los países han sido degradados por las agencias de calificación de crédito, que a propósito fueron creadas por los banqueros.Entre ellas Fitch y Moody’s, lo que se tradujo en el aumento de los costos de endeudamiento.

La prima de riesgo, el índice de confianza de los inversores en la deuda soberana de un país, que se mide por el diferencial entre los bonos a diez años y el bono alemán  para el mismo período, fue de total anonimato a convertirse en el indicador esencial para todas las economías. En agosto de 2007, la prima de riesgo de España, por ejemplo, que es la medida de los costes adicionales exigidos por los inversores para comprar deuda soberana española en comparación con Alemania, fue de 12 puntos básicos, en comparación con los 630 puntos que tiene ahora.

A pesar de que la crisis subprime se basaba en los Estados Unidos, donde todo tipo de sistemas se han creado para defraudar a los prestatarios, prestamistas, las familias y los fondos de inversión, las ondas de choque rápidamente llegaron a Europa, donde los grandes bancos habían invertido — a sabiendas — en los mismos productos financieros fraudulentos manchados con la estafa de los préstamos subprime. Uno de los detonantes de la crisis en Europa fue la suspensión temporal del valor líquido de tres fondos pertenecientes a BNP Paribas el 9 de agosto de 2007. Esta medida fue una consecuencia directa de la debacle de las hipotecas subprime en los EE.UU., donde las empresas invierten dinero de sus clientes, mientras que su riesgo era mínimo. Proporcionalmente, de cada $ 100 que se puso en riesgo, $ 97 pertenecían a los fondos de pensiones, cooperativas de crédito, cuentas de jubilación e inversionistas promedio. Sólo $ 3 salieron de los bolsillos de aquellos que arriesgaron los activos de sus clientes.

En la mayoría de los casos, las instituciones financieras estadounidenses no reguladas diversificaron los riesgos de los préstamos hipotecarios de alto riesgo a través de la titulización, y los transfirieron a otros bancos en el mercado de derivativos de crédito. Los derivativos son en sí mismos una forma de productos financieros creados artificialmente y que tienen poco o ningún valor. La falta de transparencia y la poca claridad en los términos de los contratos de derivativos, hicieron que este instrumento financiero fuera el más atractivo, pero también el más arriesgado. En el caso de la crisis de 2008, los inversores sólo dieron a conocer solamente los altos rendimientos prometidos, pero no el riesgo en sus inversiones. Así es como muchas personas, empresas y organizaciones vieron su dinero simplemente desaparecer. Alguien había simplemente huido con su dinero.

Las supuestas bursatilizaciones inocuas implicaron la transformación de un bien o un derecho no negociable para el pago (por ejemplo, una hipoteca) en títulos de deuda o bonos homogéneos, estandarizados y abiertos a negociación en mercados de valores organizados. Las instituciones financieras asumieron el riesgo por dos razones. En primer lugar, porque no era su dinero el que estaba en riesgo, sino el de los inversores. En segundo lugar, porque sabían que el gobierno vendría al rescate, como ha ocurrido ahora. La imposibilidad inmediata de saber el valor total de estos activos tóxicos y quienes se habían expuesto a ellos lanzó aún peores olas de tsunami que profundizaron la crisis a niveles nunca antes vistos.

El contagio hizo que los mercados financieros se derrumbaran y funcionó como la excusa perfecta para que el Banco Central Europeo (BCE), la Reserva Federal de EE.UU. y otros bancos centrales tomaran la iniciativa e iniciaran la mayor transferencia de riqueza nunca vista en la historia. No sólo los bancos se escaparon con el dinero de los inversores, pero también estaban a punto de recibir los rescates financiados por los contribuyentes — que aún están en curso — a pesar de que ellos eran los únicos culpables del colapso del sistema existente. Hasta el momento, el total de los rescates a los bancos ha alcanzado $ 1 trillón de dólares, y en todos los casos todo este dinero ha sido entregado a personas seleccionadas en los gobiernos y las instituciones bancarias internacionales. Es importante señalar que algunos cálculos establecen el valor fraudulento del mercado de derivativos en por lo menos $ 1 cuatrillón de dólares, que es una suma impagable.

Desde el comienzo de la crisis, y en una transacción hecha de manera aislada, el Banco Central Europeo entregó 94.841 millones de euros, un tercio más que los 69.300 millones de euros inyectados el 12 de septiembre de 2001, un día después de los atentados terroristas en Nueva York. Este cambio significó poco o nada, pues las conexiones en una economía globalizada comenzaron a revelar que los problemas estaban a punto de empeorar. La tormenta que comenzó en  algunas empresas de financiamiento hipotecario se convirtió en un vendaval que aplastó gobiernos como los de Grecia, Italia y Francia, los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac y los bancos de inversión como Bear Stearns y Lehman Brothers de Wall Street. Esos dos bancos, junto con muchos otros fueron absorbidos literalmente y digeridos por los bancos más grandes, que con el dinero de los contribuyentes, sanaron todas las pérdidas que tendrían y todavía les quedó mucho más dinero para pagar los bonuses de sus líderes corporativos.

La crisis ha llegado a un punto en el que ha arruinado matemáticamente casi a todos, sino todos los países desarrollados — a pesar de que sus líderes digan lo contrario — debido a la imposibilidad de que las naciones paguen sus deudas. Su implosión es sólo una cuestión de tiempo. Con España, Francia e Italia, al no poder cumplir con sus obligaciones y no estar dispuestos a buscar políticas fiscales y monetarias sanas, la ruptura de la zona euro es casi inminente. Como se ha mencionado en artículos anteriores, la cantidad de tiempo que transcurrirá hasta que se produzca el colapso total está en manos de las instituciones bancarias que originalmente causaron la crisis.

La crisis financiera y la desconfianza en el sistema crediticio ha provocado una recesión tras otra en el mundo desarrollado y ha frenado el crecimiento en los mercados emergentes como Brasil o China, pero sobre todo ha puesto en peligro la supervivencia de la moneda única europea. Los efectos de la crisis aún no se han visto tanto en las otras regiones del mundo, donde sin embargo, sus economías han comenzado a contraerse.

¿El Shakedown Político Global será para Mejorar?

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | 12 MAYO 2012

En todo el mundo parece que hay una ola de gente pateando traseros de sus líderes. Los ejemplos más recientes de estas manifestaciones de disconformidad con la situación política y económica se inició en España, donde Mariano Rajoy asumió el control del volante de que antes tenía José Luis Rodríguez Zapatero. Luego vino Grecia, que cambió su líder, George Papandreou, para Lucas Papademos.

El fin pasado, las elecciones en Francia y Alemania, continuaron la ola de cambios cuando el amigo de Muammar Khadafi, Nicolás Zarkozy fue destituido como presidente de Francia. Cedió su puesto al Sr. François Hollande. Angela Merkel, sufrió pérdidas significativas en Alemania, ya que su coalición de centroderecha perdió el poder en el estado de Schleswig-Holstein. A finales de esta semana, una vez que el recuento de los votos haya terminado, ella también podría ser una víctima de lo que parece ser un mini terremoto político generalizado en Europa. En esa región, la única nación que parece haber escapado del ataque tecnocrático es Islandia, cuyos líderes no estaban totalmente en los bolsillos de los banqueros que han tomado gran parte de Grecia, Inglaterra, España, Italia, Portugal y otros países.

Mientras tanto, en los Estados Unidos, la mayoría de los medios de comunicación han colaborado para seleccionar a Mitt Romney como el candidato republicano a la presidencia después que Newt Gingrich y Rick Santorum se dieron cuenta de que no tenían suficiente dinero para financiar sus campañas o pagar sus deudas. Tanto Santorum como Gingrich están presionando a Romney para que pague sus deudas a cambio de su voto y apoyo. La mayor parte de las ganancias obtenidas por Romney viene de sus victorias en los “concurso de belleza” conocidos como caucus y primarias, lo que le permitió obtener el mayor número de delegados no comprometidos entre todos los candidatos.

A diferencia de las elecciones europeas, el sistema electoral estadounidense es más como un concurso, y el candidato sólo es electo durante una convención nacional del partido. La sabiduría convencional dicta que Romney sería elegido como el hombre para hacer frente a un descompuesto Barack Obama en noviembre, y eso es lo que los principales medios de comunicación y la máquina del Partido Republicano ha tratado de hacer, ya que ambos Santorum y Gingrich se retiraron de la elección. Sin embargo, en el centro de toda la trapacería creada para que Romney sea el candidato a la presidencia, la ola de descontento estadounidense parece estar en aumento. A pesar de muchas asambleas estatales y las primarias fueron reportadas como ganadas por Santorum, Gingrich y Romney, los resultados oficiales en varios de esos estados no se habían anunciado. En las últimas dos semanas, por lo menos cinco estados han cambiado los resultados anunciados previamente. Resulta que no era Romney, Santorum o Gingrich quienes ganaron esos estados. Fue el pre candidato y representante de Texas Ron Paul.

Nevada, el estado de Washington, Iowa, Maine y Louisiana ahora son Estados oficialmente ganados por el Sr. Paul. Él también ha hecho avances significativos en Minnesota y Missouri. Así, mientras que la campaña de Romney estaba disfrutando de la sensación de ser inevitable, un grupo de trabajo compuesto por seguidores de Ron Paul se aseguró de que su voto tenía el peso que se supone que tiene hasta el último momento. La campaña de Paul silenciosamente ha recogido un número importante de delegados después de Romney fue oficialmente “elegido” por el Partido Republicano para hacer frente a Obama en noviembre. Con sus recientes ganancias, Paul avanzó en su intención de forzar un convenio negociado en Florida, en lugar de dejar que Romney disfrute de una velada victoriosa.

El problema con todas las revueltas políticas en Europa y en los EE.UU. es si esas revueltas contra el el poder establecido por las corporaciones que respaldan a los candidatos tradicionales, han hecho o harán que las cosas cambien a algo más positivo para las personas que echaron a sus antiguos líderes a la calle. En el caso de Europa, ha habido pocos progresos, especialmente en Grecia. Después de que George Papandreu — candidato de izquierda — dejo el mando, el país aceptó la supuesta ayuda financiera de la llamada de la Unión Europea y adoptó un paquete duro austeridad del gobierno cuyo único resultado importante ha sido el aumento de los suicidios políticos. Grecia se encuentra en una condición peor que nunca. La idea de que un país rico con el tiempo sería capaz de pagar por su deuda es tan efímera como la garantía que este daba antes. Grecia, uno de los países ricos de Europa es ahora menos capaz de pagar la deuda que antes, lo cual ha hecho que el problema de la deuda soberana se haga evidente. Tampoco lo es Francia, España, Portugal o cualquier otra nación europea. Así, en el caso Grecia, el cambio no ha sido tan grande. Ha sido para empeorar.

En el caso de España, las cosas son muy diferentes. El gobierno liderado por Mariano Rajoy básicamente sigue la misma estrategia que Zapatero tenía, que es una economía patrocinada por el gobierno. Desde que Rajoy asumió el poder, el gobierno no ha hecho nada para genere más ingresos que no sea aumentar los impuestos. También ha adoptado programas de austeridad a cambio de rescates financieros a medida que aumenta el gasto público en programas sociales tradicionales. La salud financiera de España es peor hoy que antes, y tal vez es aún peor que la de Grecia. Además de la gigantesca deuda que está fuera de control, el gobierno socialista continúa pidiendo prestado dinero a un costo muy alto. La tasa de desempleo ha llegado al 24%, lo que ha provocado importantes problemas económicos en todas partes. ¿Por qué España es peor que Grecia? Debido a que su economía es cuatro veces el tamaño de Grecia. La actividad económica en España asciende a casi el 12% del PIB generado en la zona euro, lo que lo convierte en el cuarto más importante en el viejo continente y el número 10 en el mundo. Un incumplimiento de pago español provocará un terremoto cuyas ondas se harán sentir en todo el planeta. Incluso podría significar el colapso de la zona euro, según los analistas.

Las perspectivas económicas de Francia no son mucho mejores. Esta situación, junto con la sed de Nicolas Sarkozy de ejecutar  guerras le costó su puesto como presidente. Pero, ¿el cambio será para bien? ¿Ha funcionado el socialismo alguna vez para mejorar? Las preguntas no es retórica, pues el nuevo líder de Francia es un socialista. Francia perdió su calificación AAA, si eso significa algo, mientras que su tasa de desempleo sigue aumentando, incluso con números inventados, a más de 10%. El país se encuentra hoy en una situación similar a España e Italia, se ahoga en la inseguridad económica y una creciente incapacidad para pagar su deuda, que es la mejora tarjeta de presentación de un país para inyectar confianza y obtener crédito barato. Los resultados pésimos de las políticas económicas y fiscales de Sarkozy, no dieron lugar al crecimiento, pero él respondió con más propuestas para cambiar el rumbo del país. Demasiado poco y demasiado tarde, muchos dirían pues perdió la elección contra François Hollande. Sarkozy quería imponer un aumento en el impuesto al valor agregado sobre el consumo, lo que permitiría a las empresas flexibilidad para negociar más horas de trabajo y de pago, y se consagraría como un requisito de equilibrio presupuestario en la Constitución. Sus intenciones no resonaran con los franceses, que además se enteraron de su secreta relación con el asesinado líder libio, Muammar Khadafi.

Tal vez el único país que se ve mejor es Alemania, tanto financiera como políticamente. Pero este estado de cosas no puede durar mucho tiempo. Angela Merkel, también se las arregló para asustar al pueblo alemán. El último ejemplo de su falta de entrega es la pérdida de apoyo, aunque pequeño, podría comenzar a dar forma a lo que será la elección nacional en 2013. A medida que Alemania parece ser el único estado europeo con una base más sólida, una cuestión diferente se convierte en el centro del escenario. Según ha informado el periódico Express, el ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, está trabajando en secreto para crear una posición europea de liderazgo omnipotente que fusiona los poderes de la presidencia del Consejo Europeo y la Comisión Europea, dejando al Reino Unido fuera del grupo. “Esto es un complot de la gente que quiere abolir los Estados-nación y crear un Estados Unidos de Europa”, dijo uno de los rivales del grupo secreto. El Tory MP Douglas Carswell dijo que no importa cómo los poderes del Consejo y la Comisión estén dispuestos, siempre y cuando los tecnócratas en el control de Europa no tengan la capacidad de dictar en que forma deben vivir las personas. “Ellos no son elegidos por lo que no tienen ninguna legitimidad.”

Con el nuevo Primer Ministro griego hipotecando el futuro del país mediante la adopción de nuevos programas ineficaces de austeridad y llamando a la austeridad un “deber patriótico”, no parece haber una salida para el país del Mediterráneo que ahora está en manos de sus acreedores. España, parece estar caminando en dirección a Grecia, ya que sus líderes comienzan a adoptar políticas similares de endeudamiento y el gasto público sin generar oportunidades reales de trabajo para el creciente número de desempleados – en especial los menores de 25 años de edad – que ahora son llamados la generación perdida. “Esta es la generación con menor  esperanza ymás educación en España”, dijo el bloguero local Ignacio Escolar. El desempleo de los jóvenes en España ha alcanzado el 52% esta primavera.

Toda esperanza de cambio recae entonces en EE.UU. Comenzarán los estadounidenses una ‘revolución de verano’ que continúe la ola de cambio tan necesaria, o van a seguir confiando tontamente en sus líderes elegidos por las corporaciones en lugar de echarlos para siempre? Fueron los estadounidenses que lucharon contra los británicos por la independencia temporal, después de todo, ¿no? Con una deuda de más de $ 16 trillones de dólares y una tasa de desempleo cada vez mayor — unos 100 millones de estadounidenses están fuera de la fuerza de trabajo hoy en día — los estadounidenses tendrán que elegir entre el modelo de dictadura bipartidista que los ha arrastrado al agujero negro donde están hoy en día, o la mejor opción que, efectivamente, va a iniciar un cambio real. Una revolución pacífica contra la clase política y las corporaciones en los Estados Unidos podría ser el detonante de un despertar en todo el mundo y / o un aumento en la demanda de responsabilidad de las personas ante sus gobiernos que por ahora han mostrado el nivel de colusión con los intereses corporativos. Alguien tiene que encender el fósforo para que el fuego se encienda.

Usted puede compartir nuestro contenido original, siempre y cuando respete nuestra política de derechos de autor, como se muestra en nuestro pie de página web. Por favor, no corte los artículos de The Real Agenda, o redistribuya nuestro contenido original por correo electrónico o correo postal o la web, si usted no cumple con nuestras políticas.

Flexibilización Cuantitativa (Quantitative Easing) Explicado

Quantitative Easing (QE1 y QE2) no tienen absolutamente nada que ver con “salvar” la economía. Sin embargo, QE3 ya se ha anunciado.

Por Eric Woodell
Adaptación Luis R. Miranda

La masiva “flexibilización cuantitativa” de la Reserva Federal, suena como algo noble y suave en su enfoque para ayudar a restaurar la economía estadounidense. Tales términos casi suenan como si de repente se pudiera refinanciar su casa para una tasa absurdamente baja, es así de fácil.

Pero la realidad es muy diferente.

La Reserva Federal tiene la capacidad de crear dinero. En los viejos tiempos, eso significaba el uso de máquinas de impresión de notas con tinta, que luego se llamaron “dólares.” Hoy en día, sin embargo, lo hacen con, literalmente, el clic de un teclado de computadora, y el dinero se crea al instante! Bastante fresco, ¿no te parece?

Pero, ¿qué significa esto realmente?

¿Por qué la Reserva Federal haría esto y devaluaría el dólar? Después de todo, si sólo hay un cierto número de productos disponibles, y de repente todo el mundo tiene el doble de dinero para comprarlos, los precios aumentarían, no es cierto? Y el resultado neto será que nada habría cambiado? ¿No sería el único resultado real que cada unidad de valor de la moneda sea exactamente la mitad de lo que era?

La respuesta a ambas preguntas, por supuesto, es “sí.” Pero lo que importa, es quién recibe el dinero primero. En el estudio académico de la economía, esto podría ser llamado el “primer aventajado”.

Usemos una analogía: Supongamos que la economía tenía 3000 mil millones de dólares que circulaban en ella. Ahora, supongamos que la Fed le diera a usted $ 1 billón de dólares, en su propia cuenta de cheques personal. Con tanto dinero, ¿qué harías? Pagar todas sus deudas, comprar un buen coche y una casa nueva, y así sucesivamente … En otras palabras, usted podría gastar ese dinero, en el valor que actualmente se encuentra. Por supuesto, como usted compró más cosas, más dinero va a aparecer en la economía en general, lo que aumentaría el dinero que circula, y, finalmente, el dólar tendría un valor inferior. En este caso, después de haber gastado todo el dinero comprando todo lo que vale la pena adquirir, ahora habrían $ 4 billones en la economía, en lugar de $ 3 billones de dólares. Si usted gasta todo ese dinero en un año, la tasa de inflación sería de 4 / 3, o 33%. El dólar valdría ¾ de lo que valía el año anterior.

El efecto sobre todos los demás en la economía, es que su dinero vale menos que el año anterior, y si usted tenía su dinero invertido en una cuenta de ahorros pagando el 3% de interés, significaría que en realidad perdió el 30% en un año, porque los dólares que tiene en su banco compran mucho menos. Esto tiene el efecto neto de ser un impuesto del gobierno, mientras que al mismo tiempo, se permite que los compinches de la Reserva Federal obtengan más poder, quitándoselo a usted.

Esta es la razón por la que la Fed quiere constantemente inflación, porque les da más poder sobre usted, con impuestos invisibles que les permite mantener poder sobre usted.

Cuando se habla de más “flexibilización cuantitativa”, como QE2 y QE3, significa que la Reserva Federal le está robando su capacidad de comprar cosas como comida, combustible o pagar su casa. En cambio, el dinero se envía a los bancos favoritos de la Reserva Federal (recuerde, la Reserva Federal es una corporación privada, formada por los bancos …). Lo que significa en realidad es que se lo dan a sí mismos.

Como usted puede ver, QE1 y QE2 no tienen absolutamente nada que ver con “salvar” la economía. De hecho, lo opuesto es la verdad. Las acciones de la Fed continúan la degradación de la situación económica de los EE.UU. y el mundo.

Cuando será que los estadounidenses finalmente despertarán, y comprenderán el robo desenfrenado que está siendo cometido por la Reserva Federal y sus compinches.