Reguladores sabían que Roundup Causa Defectos en Humanos

Traducción Luis R. Miranda
Por Ámber Cornelio
05 de junio 2011

Puedo contar las inumerables sugerencias que la gente me dio cuando me vehían cortando el césped para que lo regara con el herbicida Roundup, porque eso era lo único detendría el crecimiento de la mala hierba. Las malas hierbas sin duda surgen con bastante rapidez, con toda la lluvia que tenemos aquí en Atlanta! Nunca lo usé.

Un nuevo informe fue dado a conocer hoy que los reguladores de la industria han sabido por años que el Roundup, el herbicida de mayor venta del mundo, producido por la compañía estadounidense Monsanto, causa malformaciones al nacer.

El “Roundup y defectos de nacimiento: ¿El público se mantiene en la oscuridad?” Los resultados del informe son que los reguladores sabían ya en 1980 que el glifosato, el químico usado en Roundup, puede causar malformaciones de nacimiento en animales de laboratorio.

Además de eso, la Comisión Europea ha sabido que el glifosato causa malformaciones por lo menos desde 2002, pero la información no fue hecha pública por ellos tampoco.

Los reguladores engañaron al público sobre la seguridad de glifosato, según el informe. Luego, en fecha tan reciente como el año pasado, la Oficina Federal Alemana para la Protección de los Consumidores y Seguridad Alimentaria, el organismo del gobierno alemán que revisó la seguridad del glifosato, dijo a la Comisión Europea que no había pruebas que el glifosato causaba malformaciones de nacimiento.

Don Huber, profesor emérito de la Universidad de Purdue, escribió una carta al Secretario de Agricultura Tom Vilsack, solicitando una moratoria para liberalizar los cultivos genéticamente modificados que eran inmunes al Roundup, lo que comúnmente se llaman los cultivos Roundup Ready.

En su carta, Huber se refirió también al herbicida en sí mismo, diciendo: “Está bien documentado que el glifosato promueve patógenos del suelo y ya está implicado con el aumento de más de 40 enfermedades de las plantas, además de desmantelar sus defensas al quelar los nutrientes vitales, y reducir la biodisponibilidad de nutrientes en la alimentación. Esto, a su vez, puede provocar trastornos en los animales. ”

Más sorprendentemente, el glifosato debía ser originalmente estudiado y revisado en 2012, pero la Comisión decidió a finales de 2010 no llevar adelante la revisión, y retrasarla hasta el 2015. Además, el producto químico no se revisará en formas más estrictas hasta que las normas sean actualizadas en 2030.

“Nuestro análisis de la evidencia nos lleva a la conclusión de que la aprobación actual de glifosato y Roundup es profundamente errónea y poco fiable”, escribieron los autores del informe en su conclusión. “Lo que es más, hemos aprendido de expertos familiarizados con las evaluaciones de los plaguicidas y las aprobaciones que el caso del glifosato no es inusual.

“Dicen que las aprobaciones de evaluaciones de numerosos plaguicidas se basan en datos y evaluaciones de riesgo que son científicamente defectuosas,” agregaron los autores. “Esta es una razón más por la que la Comisión debe revisar con urgencia los plaguicidas con glifosato y otros de acuerdo a los estándares más rigurosos y actualizados.”