Agent Orange en los Alimentos

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
February 12, 2012

Agent Orange fue creado por Monsanto y Dow Chemical para destruir la jungla en Vietnam durante la guerra.

Durante este tiempo, millones de galones de este químico tóxico fue rociado sobre árboles y plantas lo cual dejó miles de vietnamitas enfermos, niños con defectos al nacer y un número creciente de veteranos estadounidenses con enfermedades relacionadas a su exposición al Agente Orange, incluyendo cáncer y Parkinson.

El Agente Naranja es una mezcla horrible de químicos que nunca debería haber sido creada y menos usada. Si usted quiere ver algunos de sus efectos en niños, quienes fueron contaminados mientras estaban en el vientre de sus madres, puede verlos aquí. Le alertamos que las imágenes son muy fuertes.

Agent Orange no se produce más, entonces porque es aún relevante?

Porque DowAgroSciences – una subsidiaria de Dow Chemical – que fue uno de los fabricantes originales de Agent Orange, desarrolló una nueva generación de cultivos genéticamente modificados – soya, maíz y algodón – que están diseñados para resistir ingredientes contenidos en Agent Orange: El herbicida llamado 2.4-Acido Diclorofenoxyacetico (2.4-D).

El uso de 2.4-D, no entanto, no es nuevo, pues es uno de los herbicidas más usados en el mundo. Lo que es nuevo, es que ahora la soya y el maíz, entre otros cultivos, sean creados para resistir el 2.4-D, que pronto serán aplicados en suelo norteamericano y el resto del mundo a una escala sin precedentes.

El objetivo de diseñar cultivos genéticamente modificados que son resistentes a un herbicida, es desde luego el poder rociar masivamente campos enteros de cultivos, dejando vivos solamente los cultivos resistentes a este herbicida. Esos cultivos son después vendidos a las personas como Frankencomidas. Este sistema va en contra de los que muchos llaman el modo orgánico y sustentable de producir alimentos; de manera que se roten las plantaciones y se use materiales como húmus para reducir el número de patógenos que puede atacar una plantación. Esta iniciativa también respalda las políticas de monocultivo, las cuales son famosas en Estados Unidos y Brasil, entre otros.

De hecho, si se aprueba la plantación de cultivos 2.4-D y el uso de herbicidas con 2.4-D para reemplazar los fallidos cultivos resistentes a Roundup – como Dow Chemical quiere – es muy probable que millones de toneladas de serán necesarias ademas de los niveles insanos de Roundup que están siendo usados en la actualidad (1,6 billones de libras fueron usadas en 2007 solo en Estados Unidos).

Ingrediente de Agente Naranja será usado en cultivos genéticamente modificados

El nuevo producto de Dow llamado “Enlist,” es una semilla que contiene tres genes tolerantes al herbicida, junto con glifosato y 2.4-D. La corporación, se espera, ganará 1.5 billones de dólares en lucro adicional en 2013, si consigue vender esta semilla resistente al los ingredientes antes citados. Como es citado por el Departamento de Asuntos de los Veteranos de Guerra de Estados Unidos:

“Los dos ingredientes activos del Agente Naranja en el herbicida, eran cantidades iguales de 2.4-D y 2.4.5-T, que contenían residuos de 2.3.7.8 Dioxina P Tetraclorodibenzo (TCDD).

Irónicamente, mientras las nuevas semillas de Dow seriamente aumentarían el uso de 2.4-D, Monsanto está enfrentando actualmente un juicio relacionado al uso del otro ingrediente del Agente Naranja, 2.4.5-T. La denuncia hecha contra Monsanto dice que las casas y escuelas cercanas a una de las plantas productoras de 2.4.5-T están contaminadas con dioxinas que causan cáncer, un producto de desecho del proceso de manufactura de 2..4.5-T. Esto debería ser un llamado de atención a quienes desean aplicar este toxico de manera masiva y generalizada.

Dow Chemical, sin embargo, presenta su producto como una solución a los cultivos resistentes de Monsanto, los cuales han dominado el mercado de productos genéricamente modificados, pero que ahora están siendo abandonados por problemas de resistencia que muchas malahierbas han desarrollado contra Roundup (sin mencionar que glifosato es también increiblemente toxico, y ha sido relacionado a infertilidad y muchos otros problemas de salud.

Mientras Monsanto ha fallado en algunos aspectos, otras corporaciones químicas como DuPont, Syngenta y Bayer (que también trabajan en sus propias semillas genéricamente modificadas y resistentes a herbicidas) ven una oportunidad. Dow Chemical ahora cabalga en su nuevo caballo blanco ofreciendo una nueva variedad de cultivo genéricamente modificado, el cual, según la corporación, eliminara el problema de resistencia de las malas hierbas que los productos de Monsanto no han podido eliminar; y que en realidad han creado y expandido en todos los lugares donde se usan semillas Roundup-Ready.

Pero las afirmaciones de Dow no son verdaderas según un articulo de Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencia de los Estados Unidos, cuya investigación dice que el sugerir que 2.4-D no producirá una resistencia generalizada de las malas hierbas es un engaño y una mala respresentación de lo que puede y no puede hacer el ácido diclorofenoxyacetico y una exageración sobre la sustentabilidad del sistema que Dow quiere implantar y eventualmente suplantar en el que es ahora una serie de hierbas que han desarrollado resistencia a productos con glifosato.

La investigación cita 28 especies que se esparcen por 16 familias diferentes de plantas que ya han desarrollado resistencia a herbicidas similares al creado por Dow y cuyo ingrediente principal es 2.4-D. Además, como es citado en GreenMedInfo, las nuevas semillas “Enlist” de Dow Chemicals están creando un ambiente aun mayor de resistencia simultanea al uso de herbicidas, con consecuencias a la salud humana que son aun desconocidas:

“ En lugar de aprender de los errores colosales de Monsanto, (que sucede cuando se juega a Dios con la genética, en un espectro amplio de terminar con hierbas que no sean las suyas) la solución de Dow AgroSciences multiplicara los problemas y creara la primera generación de plantas y hierbas resistentes a herbicidas con tres genes diferentes. Lo que esto significa es que en lugar de usar solamente un herbicida toxico como Roundup, serán usados tres simultáneamente, lo cual aumentara el riesgo de exposición considerable a estos químicos, y escalara las condiciones para que exista una toxicidad sinergística – algo que las evaluaciones de toxicología realizadas en herbicidas establecen como “un nivel aceptable del daño”, que nunca antes se ha visto.”

Estudios Muestran aumento en Cáncer, Defectos de Nacimiento con el uso de 2.4-D

Lo que se sabe sobre 2.4-D no es positivo si se considera el poder devastador del Agent Orange (Agente Naranja). Según la Agencia de Portección Ambiental (EPA) el 2.4-D especiaficamente:

“Los efectos a la salud de la exposición aguda a 2.4-D reportados en adultos, incluyen toxicidad en la sangre, el hígado y los riñones. Efectos específicos incluyen la reducción de la hemoglobina y el numero de glóbulos rojos, disminución de la actividad enzimática del hígado y aumento de tamaño de los riñones. La exposición aguda puede causar irritación de la piel y los ojos. Exposición a concentraciones altas de 2.4-D puede causar síntomas clínicos como letargo, coma, tos, sensaciones de quemaduras en los pulmones, perdida de coordinación muscular, nausea, vomito y mareos.

Estudios hechos en animales, los cuales fueron expuestos de manera aguda a 2.4-D, reportaron efectos adversos en los ojos, tiroides, riñones, ovarios y testículos. Además, otros estudios en animales también reportaron efectos teratogénicos (defectos al nacer) en dosis altas, incluyendo muerte del feto, malformación del tracto urinario y la aparición de un numero mayor de costillas.

Cuando animales adultos hembras fueron expuestos a 2.4-D durante periodos de gestación y lactancia, sus crías presentaron efectos neurológicos negativos, incluyendo desarrollo neuronal tardío y cambios anormales en la actividad neurotransmisora en varios niveles, así como en los niveles gangliósidos del cerebro. Los cambios anormales en la actividad neurológica se manifestó como la adquisición tardía de habilidades motoras como por ejemplo incapacidad de enderezarse.”

El problema más significativo es, que con la aprobación de las nuevas semillas genéricamente modificadas de Dow Chemicals, que usan 2.4-D, el uso de este toxico aumentaría a niveles fuera de control. Como lo reportó el Instituto Cornucopia:

La preocupación es que, justo como Monsanto uso semillas genéricamente modificadas que eran resistentes a Roundup, la aprobación de cultivos con 2.4-D causara el uso exhaustivo de este producto químico,” dijo Mark A. Kastel, Analista de Políticas Agropecuarias del Instituto Cornucopia.

Como la EPA lo reconoce, este es un químico que no es nada benigno. El Instituto Cornucopia continua diciendo: “2.4-D is un herbicida clorofenoxil, y los científicos de todo el mundo reportaron aumento del riesgo de cáncer cuando hay exposición a este químico, especialmente cáncer del tipo sarcoma y linfoma maligno. Cuatro estudios separados en los Estados Unidos reportaron asociaciones de los herbicidas con clorofenoxil con non-Hodgkin linfoma.

Una investigación de la EPA encontró que los bebes nacidos en países con altas concentraciones de 2.4-D tenian una probabilidad mucho mayor de nacer con defectos físicos en los sistemas circulatorios y respiratorios, así como defectos del sistema musculoesqueletal. Los resultados también muestran una lata probabilidad de defectos en bebes concebidos en la primavera, cuando el uso del herbicida es mayor.

Científicos dicen “Se lo dijimos”

De la misma forma en que Dow Chemical ahora dice que sus nuevas semillas genéricamente modificadas no causaran la aparición de “super hierbas” resistentes a su producto, Monsanto también dijo los mismo cuando comenzaran a comercializar sus semillas Roundup-Ready.

Desde luego, ahora que el uso masivo de estas semillas ha sido adoptado universalmente, Estados Unidos y otros países están viendo las consecuencias de tener 13 super hierbas resistentes al herbicida Roundup, con plantaciones de 11 millones de acres cubiertas de productos Monsanto donde el herbicida es usado. En todo el mundo, hay 21 especies de hierbas que son resistentes al glifosato, cuando en 1996 no había ninguna.

El creciente numero de “super hierbas” hace que la afirmación de Monsanto, de que el uso de herbicida se reduciría masivamente, una afirmación ridícula, pues los agricultores están siendo forzados a multiplicar el uso de este producto para mantener a las famosas “super hierbas” lejos de sus cultivos – y están convirtiéndose en la mas dolorosa espina clavada en el corazón de Monsanto.

La solución de Monsanto es similar a la de Dow… “use plantas con genes mas resistentes a los herbicidas para que mas de este producto tenga que ser usado en los campos de cultivo. Según el CEO de Monsanto, Hugh Grant, la compañía planea adicionar productos resistentes a Dicamba, otro producto contra las malas hierbas con tecnología Roundup-Ready para el año 2015.

El Calvario que Viene

El calvario esta llegando. Por desgracia estas corporaciones trabajan para el otro lado, con su “guerra contra las malas hierbas”, que causa efectos colaterales masivos y que ponen en riesgo el medio ambiente y las poblaciones humanas y animales. William G. Johnson, un especialista en hierbas de Purdue University le dijo a BusinessWeek que estas nuevas tecnologías pueden controlar a las malas hierbas resistentes a Roundup, “eliminandolas for 15 años, pero que la misma tecnología esta destinada a encontrar su propia perdición:”

“Ahora que su efecto ha sido eliminado, puedo decir que alertamos sobre las consecuencias que resultarían.”

Pero las consecuencias no terminan allí. Johnson explica que Dicamba y 2.4-D tienden a volatilizarse, haciendo que el herbicida se evapore y se disperse a lugares aledaños… “matando plantas que están cerca de las áreas rociadas y poniendo en peligro a las personas y animales que viven cerca de los campos envenenados con estos productos químicos.

No olvidemos que todas las hierbas que estos químicos irían a eliminar también representan biodiversidad, sin la cual tendríamos apenas unos pocos cultivos – y que como consecuencia causaría el resquebrajamiento del actual sistema de subsistencia en el que todos dependemos. Solo porque no vemos ningún valor en una planta, no significa que no exista.

Emerson dijo una vez: “¿Qué es una hierba? Una planta cuyas virtudes no han sido descubiertas.”

De hecho, cuando intentamos eliminar una determinada planta, usando herbicidas para erradicarla, básicamente estamos declarando la guerra a la biosfera, y con esto estamos iniciando las condiciones para el colapso de nuestro sistema de producción de alimentos mientras nos intoxicamos a nosotros mismos. Sin la biodiversidad verdadera – no de la que se habla en los pasillos de las Naciones Unidas – el monoculturismo “pone todos los huevos en la misma cesta,” virtualmente garantizando el colapso de los futuros sembradíos y por ende el inicio de hambrunas. En resumen, herbicidas industriales (y las plantas diseñadas geneticamente para sobrevivir a estos) son un callejón sin salida – figurativamente y literalmente.

Por esto es necesario tomar acciones que determinen la eliminación del uso de herbicidas como Roundup y de los productos contaminados con Agente Naranja. Es necesario hacerle saber a los representantes en el Congreso que el uso de estos químicos debe ser prohibido en su totalidad. Esta es la única forma de garantizar que tendremos alimentos sanos para nuestra y las próximas generaciones.

Escuche la entrevista completa con Mark Kastel, co-fundador del Instituto Cornucopia, sobre como Monsanto y Dow Chemical pretenden usar Agent Orange en los alimentos.

Para más información visite el sitio del Instituto Cornucopia http://www.cornucopia.org/

Reguladores sabían que Roundup Causa Defectos en Humanos

Traducción Luis R. Miranda
Por Ámber Cornelio
05 de junio 2011

Puedo contar las inumerables sugerencias que la gente me dio cuando me vehían cortando el césped para que lo regara con el herbicida Roundup, porque eso era lo único detendría el crecimiento de la mala hierba. Las malas hierbas sin duda surgen con bastante rapidez, con toda la lluvia que tenemos aquí en Atlanta! Nunca lo usé.

Un nuevo informe fue dado a conocer hoy que los reguladores de la industria han sabido por años que el Roundup, el herbicida de mayor venta del mundo, producido por la compañía estadounidense Monsanto, causa malformaciones al nacer.

El “Roundup y defectos de nacimiento: ¿El público se mantiene en la oscuridad?” Los resultados del informe son que los reguladores sabían ya en 1980 que el glifosato, el químico usado en Roundup, puede causar malformaciones de nacimiento en animales de laboratorio.

Además de eso, la Comisión Europea ha sabido que el glifosato causa malformaciones por lo menos desde 2002, pero la información no fue hecha pública por ellos tampoco.

Los reguladores engañaron al público sobre la seguridad de glifosato, según el informe. Luego, en fecha tan reciente como el año pasado, la Oficina Federal Alemana para la Protección de los Consumidores y Seguridad Alimentaria, el organismo del gobierno alemán que revisó la seguridad del glifosato, dijo a la Comisión Europea que no había pruebas que el glifosato causaba malformaciones de nacimiento.

Don Huber, profesor emérito de la Universidad de Purdue, escribió una carta al Secretario de Agricultura Tom Vilsack, solicitando una moratoria para liberalizar los cultivos genéticamente modificados que eran inmunes al Roundup, lo que comúnmente se llaman los cultivos Roundup Ready.

En su carta, Huber se refirió también al herbicida en sí mismo, diciendo: “Está bien documentado que el glifosato promueve patógenos del suelo y ya está implicado con el aumento de más de 40 enfermedades de las plantas, además de desmantelar sus defensas al quelar los nutrientes vitales, y reducir la biodisponibilidad de nutrientes en la alimentación. Esto, a su vez, puede provocar trastornos en los animales. ”

Más sorprendentemente, el glifosato debía ser originalmente estudiado y revisado en 2012, pero la Comisión decidió a finales de 2010 no llevar adelante la revisión, y retrasarla hasta el 2015. Además, el producto químico no se revisará en formas más estrictas hasta que las normas sean actualizadas en 2030.

“Nuestro análisis de la evidencia nos lleva a la conclusión de que la aprobación actual de glifosato y Roundup es profundamente errónea y poco fiable”, escribieron los autores del informe en su conclusión. “Lo que es más, hemos aprendido de expertos familiarizados con las evaluaciones de los plaguicidas y las aprobaciones que el caso del glifosato no es inusual.

“Dicen que las aprobaciones de evaluaciones de numerosos plaguicidas se basan en datos y evaluaciones de riesgo que son científicamente defectuosas,” agregaron los autores. “Esta es una razón más por la que la Comisión debe revisar con urgencia los plaguicidas con glifosato y otros de acuerdo a los estándares más rigurosos y actualizados.”