¿Podemos creer en cualquier cosa que Breivik dice?

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
25 de julio 2011

Anders Behring Breivik

Es Anders Behring Breivik, el presunto terrorista que voló un edificio gubernamental en Oslo, Noruega, una fuente confiable para el público para saber por qué y cómo se llevó a cabo el ataque? Su conocido y colega Ulav Andersson, dice que a Breivik le pueden haber lavado el cerebro.

Kim Heger, la jueza noruega que ve el caso, ha determinado que Breivik debe permanecer oculto en una celda en régimen de aislamiento, lejos de todo y de todos. Las declaraciones oficiales de la justicia de Noruega dicen que el atacante se supone ha confesado a trabajar con otras dos células, y la jueza le ha dado de 8 semanas de detención, mientras que se estudian los detalles del ataque.

Según Reuters, el sospechoso confesó el uso de bombas y la participación en el tiroteo, pero no admitió su culpabilidad. El tribunal ha rechazado las peticiones para elaborar sobre las declaraciones de Breivik de que habría trabajado junto con dos otras células u organismos y los detalles adicionales de la asociación suya, donde se encuentran las células, los posibles miembros, cuando llegó a ser parte de las células y así sucesivamente.

Hay algunas preguntas que uno puede hacer acerca de Anders Behring Breivik y su pasado reciente que podrían ayudar a aclarar las razones de su supuesta participación en los ataques. Por ejemplo, ha visto a un psiquiatra recientemente? Estaba tomando algún medicamento, como los psicotrópicos? Con quién estaba en contacto: amigos, asociados, etc en los días, semanas y meses antes de los ataques? Hizo viajes a países extranjeros en el pasado reciente? Se alistó para participar o participó en el servicio militar obligatorio de Noruega? ¿Cuál fue la capacitación en inteligencia militar?

Como informamos ayer por la noche, los ataques de Oslo y Utoya tienen tonos muy graves de un ataque de falsa bandera, sin embargo, no será hasta que las preguntas anteriores sean respondidas que vamos a ser capaces de decir con certeza si es o no. El hecho de que Breivik actuó solo o como parte de una célula, no dice mucho acerca de si él es un chivo expiatorio o no. Lo que es extraño es que las noticias siguen desarrollándose mientras las autoridades noruegas dan informaciones incompletas sobre la información.. Si Breivik confesó haber participado en los ataques, ¿no debería el público también obtener informes elaborados sobre lo que ha dicho a la policía?

La práctica de limitar la información y alimentar a la gente con sólo pequeños trozos de la misma podría ser visto como una táctica de la policía para no interrumpir o causar daño a su investigación, pero si ya tienen el supuesto atacante suicida confesando el crimen, ¿qué más hay que saber? Breivik proporcionará toda la información que la policía necesita para continuar con su trabajo. Por otro lado, y dada la historia reciente, lo más probable es que las autoridades prefieran no revelar los detalles, ya que pueden tener que salir y corregir aquellos detalles que que no tienen sentido con el fin de mantener a la gente ignorante de los hechos reales. Es mucho más fácil de controlar la información cuando sólo hay una persona que haga declaraciones públicas sobre este atentado terrorista que cuando hay 2 o 3.

En cualquier caso, ¿qué credibilidad tiene cualquier declaración de Breivik después de haber cambiado su historia dos veces en tres días? Si le lavaron el cerebro como Andersson sugirió, hay todavía menos credibilidad en todo lo que dice. “El acusado ha hecho declaraciones hoy que requieren mayor investigación, incluyendo que “existen dos células más de su organización “, dijo la jueza Heger durante una conferencia de prensa.

ACTUALIZACION (25 DE JULIO 1;35 PM):

Ahora las autoridades Noruegas dicen que el número de muertos es menor a la que prematuramente se publicó. En total son 76 personas y no 92.

Ataque Terrorista de Oslo con tonos de “Falsa Bandera”

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
24 de julio 2011

Como advirtió The Real Agenda el jueves, la probabilidad de un ataque terrorista de falsa bandera era cada vez más posible que en los últimos años. En nuestro artículo publicado el jueves 21 de julio, que centró la atención en un nuevo vídeo difundido por el Departamento de Seguridad Nacional y FEMA en los Estados Unidos, que señaló específicamente a varones de raza blanca como una amenaza potencial de terrorismo. En el video, las dos organizaciones presentan hombres blancos que dejan coches bomba en un edificio federal y activan explosivos en una calle en alguna parte.

¿Cuáles son las posibilidades de que al día siguiente, un supuesto terrorista de origen caucásico atacara un edificio gubernamental en Oslo, Noruega? ¿Cuáles son las posibilidades de que el presunto terrorista utilizara uno de los dos métodos mostrados en el video del Departamento de Seguridad Nacional? ¿Cuáles son las probabilidades de que se tratara de un hombre blanco con creencias cristianas conservadoras?

No hay más que hacer que echar un vistazo a la historia y los rasgos principales que tuvieron ataques terroristas anteriores y compararlos con el atentado con bomba en Oslo, pero que podría haber ocurrido en cualquier otro lugar del mundo. En primer lugar, los principales medios de comunicación rápidamente salieron a culpar a los extremistas musulmanes por el ataque, para después cambiar su historia y culpar a un miembro “blanco” del grupo terrorista Al-Qaeda por los ataques en Oslo y Utoya.

Otra parte que coincide con otros ataques de falsa bandera es que el autor de los ataques es presentado en los medios tradicionales como el único responsable y actuando solo, y cuando las falsas historias de los medios de comunicación no convencieron al público, se añadieron nuevos detalles para hacer que la historia sobreviviera otro día. Ahora, la policía dice que tiene un segundo hombre en custodia, que supuestamente actuó junto con Anders Behring Breivik para llevar a cabo ambos ataques. El mismo esquema de único chivo expiatorio fue ofrecido por las autoridades durante los atentados de Oklahoma City y el World Trade Center en 1993.

Otra pieza de información que no tiene sentido es que el ataque terrorista ocurriera en un día feriado, cuando la mayoría de los trabajadores del gobierno no estaban en sus oficinas. ¿Por qué un terrorista se tomaría el tiempo y el trabajo para llevar a cabo un ataque y hacer que sucediera durante un día feriado, cuando el daño causado sería menor? ¿Por qué un grupo de terroristas atacarían un edificio casi vacío en un día festivo? La explosión de una bomba de Oslo, viene en momentos de dificultades económicas en Europa, mientras el gobierno está experimentando un bajo nivel de aprobación del público y después de que Noruega anunciara la retirada de sus tropas de la fuerza de la OTAN que está bombardeando Libia y otros países de África.

Anders Breivik Behring es un caucásico blanco de 32 años de edad, que se hace llamar un cristiano conservador, y como algunos rumores informan, un miembro de los masones. No tengo nada contra los masones aquí. De ninguna manera, sin embargo, un “lobo solitario” podría matar a 92 personas en Noruega. De hecho, otro hombre ha sido arrestado. ¿Es la información publicada en la página de Facebook de Breivik un intento de enmarcar a los conservadores cristianos para luego etiquetarlos como terroristas en potencia? Este es un escenario muy probable, porque eso es lo que hicieron los gobiernos con los musulmanes después del 11 de septiembre. Consulte la página de Anders Behring Breivik en Facebook aquí.

A todo esto hay que añadir que la policía espero 90 minutos antes de llevar a cabo el operativo de rescate de los jóvenes en la isla de Utoya. Esto permitió que el tirador (los tiradores) llevaran a cabo su plan de disparar a todos los que se encontraron por en frente mientras que la policía esperaba por más de una hora. Durante el 11 de septiembre, aviones de combate se no fueron enviados a “cazar” a los jets supuestamente secuestrados por orden del vicepresidente Dick Cheney, según lo relató el ex-Secretario de Transportes, Norman Minetta. Esto permitió que los aviones llegaran a la ciudad de Nueva York y chocaran contra las torres gemelas. Los medios de comunicación jurásicos y moribundos entonces culparon a los musulmanes por los ataques de Noruega con cero evidencia de cero y después también culparon a “blancos” de Al Qaeda, de nuevo, sin ninguna prueba de ello.

Teniendo en cuenta el hecho de que el Primer Ministro de Noruega, se suponía visitaría la isla de Utoya para hablar con los jóvenes que fueron acribillados por los tiradores, hace que sea muy conveniente que la bomba en el edificio del gobierno funcionara como una distracción para ayudar a los tiradores de Utoya llevar a cabo los asesinatos. Otro hecho práctico es que Anders Behring Breivik era supuestamente un agricultor. Eso le sirvió como excusa para comprar seis toneladas de fertilizantes antes de la masacre, su proveedor, dijo el sábado. El tiroteo comenzó apenas unas horas después de la explosión que destruyó el edificio del gobierno en Oslo, donde la oficina del primer ministro se encontraba.

Según el historiador e investigador Webster G. Tarpley, el ataque terrorista en Oslo tiene “indicios de una provocación de bandera falsa”.

“Se ha informado que, a pesar de que los medios del mundo están tratando de enfocarse en Breivik Anders Behring como un asesino solitario en la tradición de Lee Harvey Oswald, muchos testigos coinciden en que un segundo tirador actuó en la masacre en el campamento juvenil de verano fuera de Utøya, Oslo. También ha salido a la luz que una unidad especial de policía había estado llevando a cabo un simulacro o ejercicio en el centro de Oslo, que implicó la detonación de bombas – exactamente lo que causó el derramamiento de sangre a unos pocos cientos de metros de distancia, poco más de 48 horas después. La investigación también revela que los organismos de inteligencia de Estados Unidos habían llevado a cabo un programa a gran escala para reclutar oficiales retirados de la policía noruega con el supuesto propósito de llevar a cabo vigilancia en el interior del país. Este programa, conocido como Unidades de Detección de Vigilancia o SIMAS, es el vehículo perfecto para la penetración y la subversión de la policía noruega por la OTAN. “

De acuerdo con medios de comunicación noruegos, se realizaron varios simulacros en los días antes de los ataques en Oslo, con hombres usando trajes negro bajando por las paredes de los edificios del centro de Oslo, a unas pocas cuadras de la oficina del primer ministro. Este comportamiento coincide con las acciones llevadas a cabo en anteriores ataques de falsa bandera como el 11 de septiembre de 2001. Lo que los simulacros del gobierno permiten hacer es colocar explosivos o coches bomba, que pueden ser parte del simulacro y que, en teoría, son explosivos falsos y bombas falsas, pero que en realidad son explosivos reales y coches bomba verdaderos. Los que participan en los ejercicios pueden o no saber acerca de los explosivos o bombas reales, porque los equipos y materiales utilizados durante los ejercicios son reales. El hecho de que los ejercicios se produjeran poco antes del ataque, también protege a quienes puedan ser los culpables del ataque porque “todo era parte del ejercicio” y nadie sabía que habían explosivos reales o coches bomba verdaderos involucrados.

Otro rasgo que hace que la explosión de una bomba en Oslo sea extraña es que un conocido de Anders Behring Breivik, Ulav Andersson, dice que puede haber sido adoctrinado o él puede haber tenido un “lavado cerebral”. Anderson también compañero de trabajo de Breivik.

Breivik también asistió a reuniones del grupo The Knights Templar y como se informó antes, parece ser también un miembro de los Masones. Lo único que no ha sucedido en el ataque terrorista de Oslo es que Breivik no ha sido misteriosamente asesinado en la cárcel o se ha ahorcado en su celda, como sucedió en otros casos. Sin embargo, nuevos detalles serán revelados en los próximos días y este resultado no sería una sorpresa.

Mientras toda esta información apunta claramente a un ataque de falsa bandera, los principales medios de comunicación y sus expertos en seguridad y terrorismo optan por ignorarlos y seguir achacándole la culpa a los extremistas conservadores cristianos.

EE.UU. Trata a Ciudadanos como Terroristas

Gobierno usa tácticas de miedo para jugar los unos contra otros y enseñarles como espiar los unos a los otros.

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
21 de julio 2011

La inminencia artificial de un ataque terrorista contra los Estados Unidos sigue siendo la herramienta de elección que el gobierno de los EE.UU. usa para provocar el miedo entre sus ciudadanos. Después de los ataques de falsa bandera del 11 de septiembre, el gobierno culpó a los árabes y los musulmanes de manera indiscriminada y le dijo a la gente que debían estar alertas y reportar cualquier actividad sospechosa. La definición de sospechoso o ‘actividades fuera de lo común’, sin embargo, no fue especificada. Tampoco se especificó el alcance de cualquier posible ataque, ni ninguna información creíble de un intento de causar daño a la nación.

Una década más tarde, el gobierno de Estados Unidos ha demostrado que las ‘teorías de conspiración’ estaban correctas, y con esto ha validado el trabajo de un segmento significativo de la prensa alternativa. Ahora todo el aparato de seguridad creado antes y después del 11 de septiembre es usado contra los ciudadanos, no los elusivos hombres escondidos en una cueva o debajo de una cama en algún lugar. El hecho de que el gobierno no ha podido llevar a cabo sus políticas de control social a través de la amenaza del terrorismo, obligó al gobierno a cambiar de planes y, más temprano que tarde, a tornar sus mecanismos de seguridad nacional en contra de la ciudadanía. Ahora, la amenaza de un ataque perpetrado por un hombre de piel oscura en algún lugar de los 50 estados se ha escondido para re-enfocar la atención hacia el ciudadano común de la clase media y trabajadora.

A pesar de que existen terroristas, la amenaza real de un ataque terrorista perpetrado por musulmanes o árabes es tan minúscula que expertos de seguridad, como Wayne Madsen, historiadores como Webster Tarpley y ex-agentes de inteligencia como Bob Chapman y Ray McGovern normalmente comparan la probabilidad de un ataque con ser golpeado por un rayo o morir durante un ataque de abejas. Como ha sido ampliamente probado, el gobierno no sólo no puede proporcionar ninguna evidencia de un ataque inminente en territorio de EE.UU., sino que también admitió que ha creado falsas amenazas para apoyar la implementación de políticas que violan los bien establecidos derechos constitucionales como la privacidad, el derecho a poseer y portar armas, derecho de reunión, manifestación en lugares públicos, y así sucesivamente, utilizando como excusa la falsa premisa de que cualquier “actividad fuera de lo común” departe de la ciudadana implica la potencial amenaza de un ataque terrorista.

Recientemente, municipios en Phoenix y Arkansas han prohibido las reuniones de ciudadanos sin permiso municipal y trataron de acosar al alcalde y otros ciudadanos que se encontraban en el proceso de revelar la toma de control federal que ocurre en todo el país. Los burócratas de los estados en todo el país, con el respaldo de jefes de policía locales que, dejan que el gobierno federal se haga cargo de sus ciudades a cambio de un mayor presupuesto federal para su fuerza policial, o lo hacen como consecuencia de su ignorancia.

Mientras que en oportunidades anteriores el Departamento de Seguridad Nacional ha enseñado sus poderes militares -como la capacidad para detener y arrestar a los ciudadanos considerados como sospechosos, sin ningún tipo de base legal, ahora, el gobierno está tratando de “alertar” a la población sobre la amenaza que los miembros de la clase media, los veteranos de guerra y ciudadanos de las minorías presentan en la sociedad. En un video publicado recientemente por el gobierno de los EE.UU., las supuestas “autoridades” perfilan a todos los tipos de personas como posibles terroristas, pero hacen hincapié en que la amenaza puede provenir de la clase media compuesta por ciudadanos blancos. El primer actor en la operación psicológica presentada en el video, el cual es patrocinado por FEMA y Seguridad Nacional, es un supuesto terrorista de origen caucásico que pinta una cámara de seguridad con un aerosol para ocultar la llegada de un vehículo que oculta quién sabe qué. En la secuencia, un hombre afro-americano llama a la policía para denunciar lo que él llama “actividad sospechosa”. El vídeo sigue con imágenes de anteriores atentados terroristas que, irónicamente, se llevaron a cabo por el mismo gobierno, como el atentado de Oklahoma City. Así lo asegura el Mayor Edward A. Dames, un veterano del Ejército de los Estados Unidos. Dames asegura que hay un grupo de poder que tiene la intención de ejecutar otro ataque terrorista en Oklahoma City, similar al atentado de los 90’s. El mayor ha identificado el lugar del posible atentado como 210 Park Avenue, Oklahoma City, Oklahoma. Lea el testimonio del ex-militar aquí.

En otras secciones del video, la gente puede ver a un hombre caucásico quien deja una mochila con lo que parece ser un artefacto explosivo, mientras que otro hombre observa a través de una ventana de su oficina. Para quien no está familiarizado con operaciones psicológicas, esta es la forma en que los terroristas dicen que es lo que harán. En otras palabras, es muy probable que el próximo ataque terrorista en suelo estadounidense será un camión bomba en un edificio federal, un artefacto explosivo en algún rincón de la ciudad o cualquiera de las formas que se muestran en el video. La exposición del público a este tipo de escenarios garantiza que las masas ignorantes le crean al gobierno cuando este diga que el próximo ataque terrorista se llevó a cabo por un hombre blanco que dejó coches bomba y/o artefactos explosivos en algún lugar para matar policías, trabajadores federales o sus vecinos que viven o trabajan en la esquina.

El video más reciente creado por Seguridad Nacional es parte de una campaña llamada “Ve algo, diga algo”, que cuenta con un presupuesto de al menos $ 10 millones. A pesar de que denunciar posibles ataques terroristas se pinta como “patriótico” y los funcionarios del gobierno a menudo se envuelven con la bandera de su país al pedir más control de la ciudadanía, la historia demuestra que las llamadas urgentes de los gobiernos a aprobar leyes para espiar a sus ciudadanos o para que los ciudadanos espíen unos a otros, resultada en la instalación de lo que muchos llaman un Estado Policía. La historia nos señala ejemplos específicos. Las solicitudes para suprimir los derechos civiles y constitucionales fueron seguidos por la instalación de regímenes dictatoriales como sucedió en la Rusia comunista, la Alemania nazi, la China comunista, Chile en los años 70 y 80, Brasil, Cuba, hasta hoy, y así sucesivamente.

Lo que es más alarmante hoy en día, no es que los gobiernos intenten retratar y culpar a sus propios ciudadanos como terroristas, porque esto es un hecho histórico. La novedad en las llamadas de los gobiernos para “ayudar a evitar un ataque inminente” es que en su propaganda, los funcionarios del gobierno etiquetan casi cualquier forma de disidencia o tradiciones como Terrorismo. Es por eso que la gente que habla acerca de la Constitución o los derechos constitucionales son ahora sospechosos de terrorismo. La gente que apoya a candidatos independientes son identificados como potenciales terroristas. Las personas que muestran pegatinas o pancartas que piden la reducción del tamaño del gobierno son detenidos y multados por expresar sus derechos políticos o incluso sus creencias religiosas. La lista también incluye a los ciudadanos que apoyan al candidato republicano Ron Paul, los propietarios de armas, los entusiastas de comprar monedas de oro o plata, y cualquier persona que se opone a las políticas gubernamentales. Lea los detalles de esta política en el Reporte titulado: MIAC Report: The Modern Militia Movement. Adicionalmente, el gobierno ha contratado a pastores y sacerdotes para que enseñen a sus seguidores a someterse a las directrices del gobierno. Este plan fue implementado con la Orden Ejecutiva 13397: Las Iglesias como Agencias Gubernamentales.