Mientras la Sociedad se Rompe, las Personas Ruegan por Tiranía

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
11 de agosto 2011

Han pasado al menos 15 años desde que me escuche llamados para que la gente despertase porque la mayor crisis de la existencia de la humanidad se estaba acercando rápidamente. Hoy, al ver videos y fotos de Londres y, anteriormente, de Siria, Egipto, Estados Unidos y Libia, no puedo dejar de pensar que aquellos que trataron de advertirnos fueron simple y claramente correctos en sus advertencias. Tal vez el hecho más sorprendente es que los cajeros de la verdad, que fueron identificados a menudo como teóricos de la conspiración, nos dijeron cómo todo iba a pasar y como el punto de quiebra estaba cada vez más cercano y fueron incluso capaces de predecir los diferentes aspectos de la caída con una precisión excepcional. Desde luego, todo lo que ellos tuvieron que hacer fue estudiar la historia de otros puntos de quiebra y crear analogías para poder saber detalladamente como todo sucedería. Cualquiera hubiera podido saberlo si tan solo hubiesen echado un vistazo a la historia.

¿Quién hubiera creído hace 15 años que el mundo se desmoronaría a sus rodillas y rogaría por la aplicación de políticas y regímenes tiránicos con el fin de traer de vuelta la ley y el orden? Yo ciertamente no. Antes de empezar a estudiar la historia y los acontecimientos actuales, pensé que la sociedad sería capaz de cuidar de sí misma y evitar el desastre. Pero las últimas imágenes de video de Londres y en todas partes muestran claramente que la sociedad se pierde en la nublada realidad alternativa en la que nacieron hace 50 años o más. Los ingenieros sociales jugaron su mano bien y ahora tienen capturada a la mayoría de la población, que consume a sí misma en una red de auto-degradación, muerte y perversión que fue presentada como la más sexy moda desde hace casi medio siglo.

En Inglaterra, las encuestas muestran que más del 65 por ciento de personas están pidiendo el uso de balas de goma, cañones de agua, abusos policiales y otras prácticas tiránicas porque tienen miedo de organizarse con sus vecinos y hacerse cargo de los saqueadores que están destruyendo negocios familiares, casas, coches, tiendas de zapatos y ropa y otros bienes para tener en sus manos lo último en electrónica, joyas y diversos productos de valor, rompiendo ventanas, destrozando puertas y sacando a los ciudadanos de sus coches para aplastarles la cabeza en las calles. Los británicos están ahora pidiendo un Estado Policía patrocinado por el Gobierno.

Tenga en cuenta que la mayoría de los lugares que están siendo afectados por los disturbios y el malestar son sectores de la sociedad cuyos miembros están desarmados y no pueden defenderse porque su gobierno, que no puede protegerlos 24 horas la día, siete días a la semana, aprobó normas para prohibir el derecho del pueblo a armarse y para defender sus propiedades y sus familias. Londres muestra signos de la confrontación más reciente entre los miembros de la clase baja dependiente del gobierno y la clase media trabajadora, justo como los ingenieros sociales planearon. Mientras los gobiernos reducen el gasto en un intento fallido por solucionar el déficit y reducir su deuda, es exactamente la clase baja la que siente el pellizco en primer lugar. Pero en lugar de atacar las políticas del gobierno y las entidades responsables de la debacle financiera, esta subclase sin educación se ha propuesto destrozar a los miembros y propiedades de la clase media que también sufre por la crisis financiera autoinfligida patrocinada por sus mismos gobiernos y el sistema bancario internacional.

El apartheid político y financiero que tiene lugar en el mundo hoy -donde los gobiernos roban los fondos de pensiones del pueblo para invertirlos en productos financieros ficticios, los bancos rescatados por los gobiernos cobran tasas de interés y / o cargos de las personas para mantener el dinero en sus cuentas, el gobierno recorta asistencia a los beneficiarios de la seguridad social y el gasto en asistencia médica, los salarios y pensiones de la gente compran menos alimentos- seguirá aumentando la inestabilidad social, no sólo en Londres o en Grecia, pero en las Américas, Asia, África y en todas partes. El experimento social fracasó horriblemente. Pero, de nuevo, estaba destinado al fracaso. La intención de producir divisiones con el fin de monopolizar, controlar y conquistar en el momento adecuado ha dado sus frutos.

Las clases bajas, así como la “atontada” clase media, que durante siglos chuparon del sistema a través de los programas de dependencia establecidos por el gobierno sólo despertaron después de encontrarse sin trabajo, sin pensión, sin ahorros y sin futuro. Despertaron de su estado eterno de esclavitud, porque la trama de sobornos conocido como el Estado benefactor que el gobierno utiliza para poseerlos, de repente se desplomó, y los dependientes no tienen red de seguridad para amortiguar su caída. ¿Qué quiero decir con “trama de soborno”? En 2007, el país más rico del planeta tenía por lo menos 52.6 por ciento de las personas recibiendo algún tipo de ayuda estatal: pensiones, seguridad social, etc .. Uno de cada cinco norteamericanos tenía un empleo del gobierno o un trabajo que dependía de los gastos del gobierno. Unos 19 millones utilizaban cupones de alimentos y 2 millones de personas vivían en casas o apartamentos subsidiados por el Estado. Si eso no es soborno gubernamental, no sé que es. Estos números pueden ser proporcionalmente mucho mayores en países donde el Estado Benefactor es la base de la sociedad. Los ingenieros sociales se aseguraron desde el principio que sólo existíesen dos clases: la clase productiva y la clase parasitaria. Tanto el gobierno como las clases dependientes son igualmente violentos contra quienes producen y quienes los mantienen a lo largo de sus vidas.

Pero quizás uno de los aspectos más aberrantes del colapso de la sociedad actual es que los ingenieros sociales apuntan a la clase baja y la clase obrera como los responsables de la crisis. Eso es correcto. Ellos acusan a los llamados “comedores inútiles” por su codicia y por vivir más allá de sus medios y los hace responsables de la crisis que experimentan ahora. Tanto la clase baja como una gran parte de la clase media son en parte responsables por su avaricia y la decadencia, pero no en su totalidad. Pero no nacieron y se bañaron en un sistema que promueve y facilita su avaricia, el derroche y la dependencia? Por supuesto que sí. Entonces serán responsable de la crisis actual ya que fueron codiciosos y dependientes? Por supuesto que no. Pero eso es lo que los banqueros, los ingenieros sociales quieren que la mayoría piense, y es por eso que esta noche las divisiones raciales crecen más que nunca en Londres, Estados Unidos, África y Asia. La subclase cree que la clase media es responsable de la crisis porque son propietarios de empresas y fueron capaces de cuidar de sí mismos y sus familias. Mientras tanto, los banqueros que son responsables de la miseria de ambas clases proliferan estafando a la gente en todo el mundo.

La gente tiene la culpa, dicen los banqueros y políticos, porque quieren más servicios, pero no quieren pagar más impuestos. Debido a que millones no han comprado la propaganda, el gobierno se está jugando la carta colectivista. “No hay necesidad de buscar a nadie para culpar, ahora debemos unirnos para resolver nuestros problemas”. Ni el gobierno ni los bancos quieren que los contribuyentes comprendan plenamente que estas dos entidades son las únicas responsables por el actual estado de cosas. Los gobiernos han sobornado a los ciudadanos abiertamente por un siglo con el fin de controlarlos, por lo tanto, es una locura creer que alguien va a aceptar la propaganda del gobierno y los bancos de que los ciudadanos son los culpables.

Mientras millones de personas pierden sus empleos, sus hogares y vidas porque no pueden pagarlos, unos cuantos miembros de la escoria se consumen en el tribalismo falso, el racismo, el robo y la violencia, mientras que los cobardes esperan a que el Estado haga algo, y ruegan para que se imponga la Ley Marcial y un Estado Policia. Los que aceptaron la cultura creada en los Estados Unidos que promueve la muerte, el sexo, el bandolerismo, el consumo de drogas, el suicidio y los comportamientos orientados a las pandillas están actuando como lo que siempre habían soñado ser: un grupo de esclavos descontentos, sin trabajo ni futuro que admiran a los raperos, cantantes, figuras del deporte, productos electrónicos, alcohol y las drogas para llenar sus vidas vacías. El mundo pasó de alabar a los exploradores, científicos, bomberos e inventores de la comunidad a adorar la cultura ‘bling’ y las ilusiónes creadas por Madison Avenue.

Los que se aprovecharon del sistema corrupto basado en la deuda para obtener sus vacaciones, coches y préstamos de vivienda se sorprendieron después de que los bancos, que son dueños de sus medios de vida, cortaron las líneas de crédito hace tres años para poner fin a la realidad fantasiosa a la que estaban acostumbrados durante tantos años. Aquellos que tontamente creyeron que el pago al sistema público de pensiones les garantizaría sustento para vivir el resto de sus vidas, a pesar de que muchos habían advertido de su no-existencia, no fueron solamente tontos sino también ignorantes voluntarios. Ellos confiaron en su gobierno para que les diera todo, que no pudieron pensar que el mismo Estado podría un día quitárles todo, que es lo que está sucediendo ahora. Así que ahora, los miembros más dependientes de la sociedad están culpando a los demás ciudadanos y no a los bancos y los gobiernos de su miseria. ¿Por qué? Porque el juego de la culpa es de la base para la existencia del Estatismo y el Estado le ha enseñado bien a las personas a aceptar el juego de la culpa, cuando favorece al Estado. Ahora están pidiendo a los ingenieros sociales poner fin a su miseria. Eventos como los incidentes en Londres y Estados Unidos son sólo el comienzo de lo que ha sido un largo verano y de lo que será un doloroso invierno. La violencia callejera, la delincuencia y la oposición al gobierno serán utilizados por los controladores para quitar más de nuestros derechos. El Gobierno utilizará ejércitos y la violencia contra manifestantes pacíficos antes de imponer más austeridad y una versión más visible de su anhelado Estado Policía para aplastar el derecho del pueblo a hablar y a defenderse a sí mismos, continuará espiando las redes sociales, cuentas de correo electrónico, y cualquier otro signo de disidencia.

Ahora bien, esto es lo que una sociedad descompuesta representa en el mundo desarrollado. ¿Puede usted imaginarse lo que se va a suceder en los Estados socialistas o paternalistas del Tercer Mundo cuando la miseria, la austeridad y el hambre socaven sus fantasiosas vidas?

¿Cómo el Globalismo Destruye un País?

Aunque los Efectos negativos de la Globalización se sienten más y peor en Estados Unidos y otros Países Desarrollados, no pasará mucho tiempo para que esos mismos efectos se vean en el resto de las economías.

Adaptación Luis R. Miranda
American Dream
14 de julio 2011

Mientras la mayoría de los estadounidenses están esperando a que la economía de EE.UU. vuelva a la “normalidad”, hay un desfile interminable de puestos de trabajo, empresas y riqueza que sale de los Estados Unidos. El empleo y las empresas que se han ido para no volver. Esto está causando el desempleo y que se dispare la deuda pública, pero los políticos no están haciendo nada al respecto. En cambio, los políticos de ambos partidos siguen insistiendo en que se van a resolver todos nuestros problemas si votamos por ellos.

Mientras tanto, las familias estadounidenses continúan llenando sus carritos de compras con basura barata de plástico fabricadas en el otro lado del mundo. La globalización está destruyendo lentamente la mayor máquina económica que el mundo jamás haya visto y la mayoría de los estadounidenses ni siquiera se dan cuenta. Hoy en día, el gobierno de EE.UU. ha entregado grandes cantidades de la soberanía económica a las organizaciones mundiales como la OMC, el FMI y el Banco Mundial. Los Estados Unidos también ha entrado en una gran cantidad de “acuerdos de libre comercio” muy perjudiciales como el TLCAN que están costando a la economía un número enorme de puestos de trabajo. Nuestros políticos siempre nos prometieron que la globalización nos llevaría a un nuevo nivel de prosperidad, pero el altísimo sonido de succión que se oye, es el sonido de la economía de EE.UU. hundiéndose.

Nuestros políticos y las cabezas parlantes de los medios de comunicación parecen estar siempre preguntándose por qué parece que hay una falta de puestos de trabajo en este país, pero en realidad no es ningún misterio.

Jeffrey Pfeffer escribió recientemente un artículo de Fortune en el que declaró lo siguiente ….

Los EE.UU. parece estar sorprendido de que su economía no está creando muchos puestos de trabajo, y cada informe mensual sobre la tasa de desempleo y el número de nuevos puestos de trabajo de alguna manera estimula más la ‘torcida de manos’. Yo no soy un economista, pero la simple observación sugiere una contribución significativa a la crisis laboral del país – desde hace mucho tiempo, incluso décadas, hemos estado en guerra contra el empleo y los que lo poseen.

Eso es exactamente lo que las políticas del gobierno de los EE.UU. han estado haciendo durante décadas – han estado en guerra en el empleo.

Ambos partidos políticos ansiosamente nos empujaron hacia una economía globalizada. Ambos partidos políticos nos han dicho que no nos preocupemos porque miles de empresas, millones de puestos de trabajo y miles de millones de dólares han salido del país.

Bueno, tanto daño ha hecho en este punto que más estadounidenses que nunca están empezando a despertar y darse cuenta de que tal vez la globalización no es una gran cosa después de todo.

Así es cómo la globalización ha destruido nuestro trabajo, nuestros negocios y nuestra riqueza nacional en 10 sencillos pasos ….

# 1 El globalismo ha fusionado la economía de los EE.UU. con las economías que permiten salarios de esclavitud laboral.

El “salario mínimo” se hizo mucho menos significativo una vez que nos fusionamos con las economías de los países donde es legal pagar a los trabajadores 50 centavos por hora.

Los trabajadores estadounidenses han disfrutado de todos los productos baratos que han venido inundando nuestras costas, pero nuestros políticos no dijeron que la globalización significa también que no tardarían en ser competencia directa de puestos de trabajo con los trabajadores en el otro lado del mundo que están dispuestos a trabajar durante 5 o 10 por ciento de lo que se gana aquí.

Una gran piscina de trabajo global significa que el nivel de vida de los cientos de millones de trabajadores en el otro lado del mundo va a mejorar un poco, mientras que el nivel de vida de los trabajadores estadounidenses se vendrá abajo a un ritmo deslumbrante.

Los defensores de la globalización no pueden explicar cómo los trabajadores de EE.UU. deben competir con los adolescentes trabajadores en Vietnam, que a menudo trabajan siete días a la semana por tan sólo 6 centavos la hora haciendo juguetes de promoción para las grandes corporaciones.

# 2 empresas de EE.UU. tienen mayores ganancias mediante el envío de trabajos al exterior.

Si corporaciones de EE.UU. puede encontrar un lugar donde se puede legalmente pagar a los trabajadores los salarios del trabajo esclavo, ¿qué piensa usted que van a hacer?

Las corporaciones tienen el “deber de maximizar la riqueza de los accionistas” y las políticas del gobierno de EE.UU. en realidad tienen el efecto de fomentar la deslocalización de puestos de trabajo.

Esto está aún ocurriendo en las industrias que están a la vanguardia de las nuevas tecnologías.

Andy Grove, el ex CEO de Intel, dice que nuestras empresas de tecnología avanzada están creando muchos más empleos en el extranjero que en los Estados Unidos ….

Alrededor de 250.000 empleados de Foxconn en el sur de China produce productos de Apple. Apple, por su parte, cuenta con unos 25.000 empleados en los EE.UU. Esto significa que por cada trabajador de Apple en los EE.UU. hay 10 personas en China que trabajan en los iMacs, iPods, iPhones y. Lo mismo alrededor de 10 a 1, la relación es válida para Dell, fabricante de discos duros Seagate Technology (STX), y otras compañías de EE.UU. de alta tecnología.

# 3 globalismo ha permitido a países extranjeros a dominar toda una serie de industrias que antes eran dominadas por los Estados Unidos.

Empresas de EE.UU. están teniendo un momento muy difícil compitiendo con los bajos costos laborales y las regulaciones de negocios mucho menos estrictos en el otro lado del mundo.

En mayo, Estados Unidos gastó 50 mil millones de dólares más en bienes y servicios que el resto del mundo.

Esto sucede mes tras mes tras mes.

Cada mes somos decenas de miles de millones de dólares más pobres y el resto del mundo, recibe decenas de miles de millones de dólares más.

Estamos recibiendo una paliza, incluso en industrias que hemos inventado.

¿Te acuerdas de cuando Estados Unidos era el principal fabricante de automóviles y camiones en el mundo? Así, en 2010 los EE.UU. tuvo un déficit comercial en automóviles, camiones y partes de $ 110 mil millones.

En 2010, Corea del Sur exportó 12 veces más automóviles, camiones y piezas para nosotros de los que exportamos a ellos.

¿Cómo sucedió esto?

Bueno, hay un montón de razones, pero una razón importante es que el ambiente de negocios en los Estados Unidos se ha hecho muy tóxico. Negocios en este país se enfrentan a una web de pesadillas de reglas y que es una gran razón por las que muchas empresas están optando por salir de este país.

En un reciente artículo de Forbes, John Mariotti hizo una lista de sólo algunas de las burocracias que las empresas deben hacer frente en EE.UU. diariamente ….

# 4 Ofertas de empleo y la infraestructura de fabricación se están perdiendo a un ritmo asombroso, y no se va a volver.

Puestos de trabajo e instalaciones de fabricación están dejando a este país a un ritmo deslumbrante. No se hace nada para evitar que esto suceda. Estos trabajos no van a volver y no están siendo reemplazados.

Sólo considere las siguientes estadísticas ….

* Los Estados Unidos ha perdido un asombroso 32 por ciento de sus empleos de manufactura desde el año 2000.

* Entre diciembre de 2000 y diciembre de 2010, el 38 por ciento de los empleos de manufactura en Ohio se han perdido, el 42 por ciento de los empleos en Carolina del Norte se perdieron y 48 por ciento de los empleos de manufactura en Michigan se perdieron.

* Los Estados Unidos ha perdido un promedio de 50.000 empleos en la manufactura por mes desde que China se unió a la Organización Mundial del Comercio en 2001.

* Desde 2001, más de 42.000 instalaciones de fabricación en los Estados Unidos se han cerrado.

Entonces, ¿qué es lo que todos esos trabajadores hacen hoy en día?

Están en sus casas tratando de averiguar lo que ha sucedido con la vida feliz de que gozaban.

Hoy en día, hay 6,3 millones de estadounidenses que han estado desempleados por más de 6 meses. Ese número se ha incrementado en más de 3,5 millones de dólares en sólo los últimos dos años.

En este momento, le lleva 40 semanas a un trabajador para encontrar un nuevo empleo. No hay empleos suficientes para todos y la competencia por los pocos puestos de trabajo que están disponibles es brutal.

Sólo el 66,8% de los hombres americanos tenían un trabajo el año pasado. Ese fue el nivel más bajo que jamás se haya registrado en toda la historia de EE.UU..

Tenemos millones y millones de estadounidenses que trabajan muy duro y que están esperando que alguien les dé un trabajo.

Sin embargo, los costes laborales son un 10 por ciento más de lo que son en el otro lado del mundo, así que es allá donde todos los trabajos se están yendo.

# 5 Los trabajadores sin un buen trabajo, no pueden comprar casas o coches.

Un factor muy importante en la crisis inmobiliaria ha sido la falta de buenos empleos. En la actualidad hay aproximadamente un 10 por ciento menos de puestos de trabajo de la clase media que los que había hace una década.

Debido a la competencia por más puestos de trabajo, los salarios están disminuyendo porque los empleadores saben que tienen todo el poder.

Así que las familias trabajadoras están siendo exprimidas como nunca antes.

Sólo el 5 por ciento de los hogares de los EE.UU. han ganado suficientes ingresos adicionales para que coincida con el aumento de los costos de la vivienda desde 1975. Una buena casa está quedando fuera del alcance de muchos estadounidenses.

Mientras tanto, el costo de los alimentos y el costo de la gasolina siguen subiendo.

Una encuesta reciente encontró que 9 de cada 10 trabajadores de EE.UU. no esperan que sus salarios puedan mantener el ritmo de aumento de los precios de los alimentos y el aumento de los precios de la gasolina en los próximos 12 meses.

# 6 Si los trabajadores estadounidenses no tienen trabajo no están pagando impuestos.

La mayoría de los estadounidenses no tienen idea de lo mucho que nuestro déficit comercial contribuye a los problemas de la deuda pública. Cuando los estadounidenses no están trabajando, no están pagando impuestos para apoyar a nuestros gobiernos federales, estatales y locales.

En los años desde 1975, los Estados Unidos tenían un déficit comercial total de 7,5 billones de dólares con el resto del mundo.

Eso es dinero que podría haber ido a los trabajadores de EE.UU. y empresas de EE.UU.. Es dinero del cual se podrían haber colectado impuestos.

En cambio, nuestros trabajadores se sientan en casa y nuestros gobiernos federales, estatales y locales están sin dinero.

# 7 En lugar de recibir los impuestos, el gobierno debe pagar dinero a nuestros trabajadores desempleados.

Vamos a tener que subsidiar a los trabajadores de una forma u otra. Ya sea que se dé un buen trabajo o que se les dé pagos de bienestar social.

Durante la reciente crisis económica, millones de trabajadores estadounidenses han estado recibiendo beneficios de desempleo por hasta 99 semanas y hemos desarrollado una nueva clase de personas que se han vuelto totalmente dependientes del gobierno, porque ellos simplemente no pueden encontrar trabajo.

Por donde se mire, los programas anti pobreza del gobierno están aumentando de tamaño.

En 2007, había 26 millones de estadounidenses en cupones de alimentos. Hoy en día, hay más de 44 millones de estadounidenses en cupones de alimentos, que es un nuevo récord absoluto.

# 8 Como el empleo y las empresas dejan nuestras costas, muchas de nuestras ciudades se han convertido en infiernos.

En un reciente artículo titulado “Infiernos de América”, he hablado de la decadencia económica que estamos viendo en todo los Estados Unidos ….

En todo el país muchos de nuestros más grandes ciudades están siendo poco a poco transformadas en terrenos baldíos. En todo el medio Atlántico, a lo largo de la costa del Golfo, y en todo el estado entero de las ciudades de California que una vez tenían economías muy vibrantes, se están convirtiendo en infiernos de descomposición. En muchas ciudades de EE.UU., la “verdadera” tasa de desempleo supera el 30 por ciento. Hay algunas comunidades que le harán sentirse deprimido desde el primer momento en que usted pasa por allí. Es casi como si toda la esperanza ha sido arrastrada fuera de esas comunidades. Si usted vive en uno de esos infiernos de América ya sabe de lo que estoy hablando. Lamentablemente, no se trata sólo unas pocas ciudades que se están convirtiendo en lugares horribles. Esto está sucediendo en el este, en el oeste, en el norte y en el sur. Estados Unidos es, literalmente, está transformándose en frente de nuestros ojos.

# 9 Los Estados Unidos termina pidiendo prestado la mayoría del dinero que envía al extranjero cada mes.

Cada mes decenas de miles de millones de dólares de la riqueza nacional es transferida a los países extranjeros. Con el fin de tener fondos, nuestros gobiernos federales, estatales y locales terminan pidiendo préstamos en cantidades gigantescas de dinero de los países que a los que se ha enviado nuestra riqueza.

Así que ahora tenemos una deuda nacional que es de más de 14 trillones de dólares y le debemos grandes cantidades de dinero a países como China y Arabia Saudita.

Pero cuando pedimos prestado dinero de otros países esto nos hace aún más pobres en el largo plazo. La deuda no es la respuesta a nada.

# 10 países extranjeros están utilizando algunas de las riquezas que les enviamos todos los meses para comprar nuestra infraestructura.
La mayoría de los estadounidenses no se dan cuenta de que nuestros gobiernos estatales y locales están vendiendo nuestra riqueza pieza por pieza. Los gobiernos extranjeros están literalmente comprando piezas de América con el dinero que les seguimos enviando a ellos. En un reciente artículo titulado “Nuestros políticos están vendiendo piezas de América para los inversores extranjeros – y Goldman Sachs está ayudando a hacerlo”, me referí a este fenómeno ….

Los gobiernos estatales y locales en todo el país que se está ahogando en deuda y que están desesperados por dinero en efectivo optan cada vez más por la “privatización” de los bienes públicos como la solución a sus problemas. Piezas de la infraestructura que los contribuyentes ya han pagado tales como carreteras, plantas de tratamiento de agua, bibliotecas, parquímetros, aeropuertos y plantas de energía están siendo subastados al mejor postor. La mayoría de las veces lo que sucede es que el gobierno estatal o local recibe una suma enorme de dinero en efectivo por adelantado de un contrato de arrendamiento a largo plazo (generalmente 75 años o más) y los inversionistas extranjeros entran y disfrutan de ingresos de la infraestructura. Los perdedores de estos acuerdos son casi siempre los contribuyentes. Piezas de América son, literalmente, subastadas sólo para ayudar a los gobiernos estatales y locales a minimizar los problemas de la deuda durante uno o dos años, pero las consecuencias de estos acuerdos se dejarán sentir durante décadas.

Lamentablemente, ningún partido político parece preocupado por los efectos de la globalización.

De hecho, ambas partes siguen presionando para que la globalización continue.

Sin embargo, un gran número de estadounidenses se están despertando.

De acuerdo con una encuesta reciente del Washington Post, sólo el 36 por ciento de los estadounidenses consideran que “la interconexión cada vez mayor de la economía global” es algo positivo. Ya en 2001, un 60 por ciento de los estadounidenses creían que la globalización de la economía era una cosa positiva.

Así que tal vez hay un rayo de esperanza.

Pero hasta que los cambios fundamentales se hagan realmente, la globalización va a seguir destruyendo nuestros puestos de trabajo, nuestros negocios y nuestra riqueza nacional. Esto sin embargo, no se limita a Estados Unidos. Todas las otras economías desarrolladas están experimentando situaciones muy difíciles por consecuencia de la globalización. Y los países del Tercer Mundo, que creen estar siendo beneficiados ahora, no se dan cuenta que a mediano y largo plazo, ellos también sufriran las consecuencias de ser simplemente economías de servicio. Una vez que la crisis económica se agrave globalmente y las corporaciones decidan disminuir o eliminar la producción de ciertos bienes, estos países también se verá sumidos en una crisis como la que nunca antes han experimentado. Para entonces será muy tarde, pues las mismas corporaciones que hoy se adueñan de la infraestructura en Estados Unidos, también serán los dueños de sus tierras, recursos y sobre todo de su gente.