Redistribuição da riqueza ao estilo Hugo Chávez

De acordo com Guillermo Chochez, ex-embaixador do Panamá na OEA, Chávez estaria morto por pelo menos 7 dias antes do anúncio oficial depois que foi desligado dos aparelhos no hospital. Chochez citou fontes do governo da Venezuela, a quem ele mantém em segredo porque deu sua palavra como jornalista.

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | MARÇO 10, 2013

De acordo com socialistas, marxistas e comunistas, a sua ideologia é melhor do que as outras, porque o que está em seu núcleo é a redistribuição adequada da riqueza. Eles explicam que os ricos devem pagar a sua quota de impostos para sustentar os pobres e que o governo deve ser o único controlador na busca da chamada justiça social.

A morte de Hugo Chávez não é novidade hoje, mas talvez o seja a forma como Chávez redistribuiu a riqueza venezuelana para si mesmo e sua família. Se o fascismo corporativo é bem conhecido por seu objetivo de acumulação de poder e por roubar tudo através de acordos feitos a portas fechadas e sob a mesa, os marxistas, socialistas e comunistas são facilmente identificados por seu desejo de acumular recursos para si mesmos a traves do governo e dos partidos políticos.

A morte de Hugo Chávez não só deixa claro como o suposto líder enganou a milhões de venezuelanos e como a Venezuela está em uma situação pior do que estava em 1999, quando Chávez apareceu como líder politico. O país está mais dividido do que nunca, com o seu atual vice-presidente, Nicolas Maduro colocando a polícia e o exército nas ruas como precaução em caso de tumultos. Mas por trás de todo o espetáculo e as reações em redes sociais de amigos e inimigos, as pessoas perdem a oportunidade de ver o outro lado do caminho da Revolução Bolivariana.

Como a família de Fidel Castro em Cuba, a família de Chávez conseguiu acumular bilhões de dólares em dinheiro que foi desviado enquanto Chávez estava no poder. De acordo com a Organização Internacional de Justiça Criminal e Associados (CJIA), Hugo Chávez roubou e redistribuiu cerca de US $ 2 bilhões do comércio de petróleo do país para sua familia. CJIA estima que o ex-líder da Venezuela, fez fortuna como os oligarcas acumulam poder e controle baseado no seu modelo monopolista.

“A fortuna pessoal dos irmãos Castro foi estimada em um valor total de cerca de US $ 2 bilhões”, diz Jerry Brewer, presidente da CJIA. “A família Chávez na Venezuela acumulou uma fortuna de uma escala semelhante desde que Chávez chegou ao poder, em 1999”, acrescentou. Sua avaliação é parte de um relatório completo publicado no site da CJIA.

Além de roubar US $ 2 bilhões dos venezuelanos, Chávez também ajudou ao seu querido amigo de Fidel Castro e sua família quem receberam uma boa fatia das vendas de petróleo da Venezuela. Brewer estima que a lealdade do ditador cubano custou aos venezuelanos US $ 5 bilhões por ano, incluindo os embarques de petróleo e de outros recursos. Isto, meus amigos é a redistribuição da riqueza estilo Hugo Chávez.

O Presidente da CJIA foi além ao dizer que, atrás da transferência de fundos venezuelanos para Cuba e outros aliados de Chávez, trabalha  um grupos de mafiosos organizadas composto de criminosos que defraudaram a Venezuela de cerca de US $ 100 bilhões nos últimos 12 anos.

Os US $ 100 bilhões de dólares roubados pelo Chávez e sua gangue de bandidos dos bolsos dos venezuelanos, no entanto, é quase insignificante em comparação com o que os republicanos e os democratas roubam o povo americano, por exemplo, ou quantos milhões de dólares em impostos não são pagos por corporações internacionais para as que o governo dá tratamento especial ou que usam brechas legais para evitar o pagamento de impostos.

Facebook recentemente obteve uma isenção fiscal do governo no valor de US $ 429 milhões. Outros poderosos doadores políticos como Google, Apple e Microsoft também enviam os seus lucros para o exterior, permitindo-lhes fugir da cobrança de impostos. Google reduziu o pago de impostos por US $ 3,1 bilhões entre 2007 e 2010. Enquanto isso, a Apple esconde US $ 1 bilhão por semana em lucros que a empresa deve pagar em impostos. De acordo com uma nota do Congresso dos EUA, a Microsoft usa subsidiárias em lugares como Bermudas, México e Porto Rico para não ter que pagar cerca de US $ 6,5 bilhões em impostos.

Como é evidente, o sistema de redistribuição da riqueza ao estilo socialista nem o corporativo são “justos”, como seus defensores acreditam cegamente. Enquanto os adversários de Chávez comemoram sua morte, seus seguidores choram sua partida, certamente, em um estado  social e econômico igual ou pior do que antes que Chávez chegasse ao poder.

The Real Agenda permite a reprodução do conteúdo original publicado no site APENAS através das ferramentas fornecidas no final de cada artigo. Por favor, NÃO COPIE o conteúdo do nosso site para redistribuir ou para enviar por e-mail.

Redistribución de la riqueza al estilo Hugo Chávez

Según Guillermo Chochez, un ex embajador de Panamá ante la OEA, Chávez habria muerto por lo menos 7 días antes del anuncio oficial después de haber sido desconectado del respirador. Chochez cita fuentes del gobierno de Venezuela, que dijo que no podía revelar que había dado su palabra como un periodista que él no lo haría.

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | MARZO 10, 2013

De acuerdo con todos los socialistas, marxistas y comunistas, su ideología es mejor que otras porque lo que esta en su punto central es la adecuada redistribución de la riqueza. Explican que los ricos deben pagar su parte de los impuestos para apoyar a los más pobres y que el gobierno debe ser el único controlador en la búsqueda de la llamada justicia social.

La muerte de Hugo Chávez no es noticias ahora, pero tal vez si lo sea la forma en que Chavez redistribuyó la riqueza venezolana a sí mismo y a su familia. Así es, si el fascismo corporativo es bien conocido por su objetivo de acumular poder y robar todo lo demás a través de negocios hechos a puerta cerrada y debajo de la mesa, en tratos secretos, los marxistas, socialistas y los comunistas se identifican fácilmente con el acaparamiento de los recursos para sí mismos.

La muerte de Hugo Chávez no solo desvela como este supuesto líder engañó a millones de venezolanos, sino como Venezuela esta en una peor situación de lo que era en 1999, cuando Chávez llegó a la luz pública. El país está más dividido que nunca, con su actual vice-presidente, Nicolás Maduro desplegando la policía y el ejército a las calles como medida preventiva en caso de que estallaran disturbios. Pero detrás de todo el espectáculo compuesto por las reacciones en las redes sociales de amigos y enemigos, la gente pierde la oportunidad de conocer el otro lado del camino de la Revolución Bolivariana.

Al igual que la familia de Castro en Cuba, la familia Chávez logró acumular miles de millones de dólares en efectivo que Chávez desvio mientras estuvo en el poder. De acuerdo con la organización Justicia Penal Internacional Asociados (CJIA), Hugo Chávez robó y redistribuyó alrededor de $ 2 mil millones de dólares del comercio de petróleo del país que ha dejado como herencia a su familia. CJIA estima que el ex líder de Venezuela, amasó una fortuna como los oligarcas acumulan poder y control a través de su modelo de negocio orientado al monopolio.

“La fortuna personal de los hermanos Castro se ha estimado en un valor total de alrededor de $ 2 mil millones”, dice Jerry Brewer, presidente de CJIA. “La familia Chávez Frías en Venezuela ha amasado una fortuna de una escala similar desde la llegada de Chávez a la presidencia en 1999”, agregó. Su evaluación es parte de un completo informe publicado por CJIA en su sitio web.

Además de robar $ 2 mil millones de los venezolanos, Chávez también se aseguró de que su querido amigo Fidel Castro y su familia recibieran una buena parte de las ventas de petróleo de Venezuela. Estimaciones de Brewer dicen que la lealtad de los Castro costo a los  venezolanos alrededor de $ 5 mil millones por año, lo que incluye envíos de petróleo y otros recursos. Esto mis amigos es la redistribución de la riqueza al estilo Hugo Chávez.

El Presidente de la CJIA fue aún más lejos al decir que detrás de la transferencia de fondos venezolanos a Cuba y otros aliados de Chávez, hay una mafia organizada compuesta por grupos criminales que han defraudado a Venezuela de cerca de $ 100 mil millones en los últimos 12 años.

Los $ 100 mil millones extraídos por Chávez y su camarilla de matones de los bolsillos de los venezolanos, sin embargo, es casi insignificante comparado con lo que los republicanos y los demócratas roban del pueblo estadounidense, por ejemplo, o cuántos millones de dólares en impuestos no son pagados por las corporaciones internacionales a las que el gobierno da tratos especiales o que usan portillos legales para  evadir el pago de impuestos.

Facebook recientemente obtuvo una exención de impuestos por parte del gobierno estadounidense que asciende a $ 429 millones. Otros donantes políticos poderosos como Google, Apple y Microsoft también envian sus ganancias al extranjero, lo que les permite evadir la recaudación de impuestos. Google redujo el pago de impuestos por $ 3,1 mil millones entre 2007 y 2010. Mientras tanto, Apple esconde $ 1 billón por semana en utilidades que la empresa debe pagar en impuestos. De acuerdo con una nota del Congreso de EE.UU., Microsoft utiliza filiales en lugares como las Bermudas, México y Puerto Rico para salvarse de pagar unos $ 6,5 mil millones en impuestos.

Como es claro, ni el estilo socialista ni el estilo corporativo de redistribución de la riqueza es “justo” como sus partidarios creen ciegamente que lo son. Mientras que los detractores de Chávez celebran su muerte, sus partidarios sin duda lloran su partida en una condición social y económica igual o peor a lo que eran antes de que Chávez llegara al poder.

The Real Agenda permite la reproducción del contenido original publicado en el sitio SOLAMENTE a través de las herramientas proporcionadas al final de cada artículo. Por favor NO COPIE contenido de nuestro sitio para redistribuirlo o enviarlo por correo electrónico.

O Domínio Globalista do Oeste

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
05 de março de 2012

A existência da sociedade como a conhecemos hoje não é um evento aleatório da natureza ou algo parecido. A sociedade de hoje é um reflexo direto dos grandes esquemas de engenharia social que foram gradualmente lançados contra os povos. Em todo o mundo, as pessoas deixaram de ser independentes e auto-suficientes para se tornar dependentes ovelhas que precisam de seus governos, controlados por grandes corporações, para fornecê-los com tudo o necessário para sobreviver. Esse era o plano o tempo todo. Agora, as pessoas estão à mercê das grandes corporações multinacionais – principalmente bancos – que os tornaram seus escravos usando agências do governo para impor suas políticas. Mas não param por aí. Para piorar a situação, as massas acreditam que são realmente livres e que têm escolhas, ao invés de reconhecer que são gado, que é o que a realidade mostra.

Por muitas décadas, este fenômeno era largamente desconhecido pela maioria das pessoas que eram dependentes do sistema. Mas depois que as elites por trás da engenharia social tornaram-se mais arrogantes do que o normal e começaram a falar abertamente sobre seus planos, uma minoria de pessoas se deu conta dos seus planos. Hoje, uma grande minoria está bem informada sobre os planos das elites, mas as massas ainda são ignorantes ou simplesmente negám a sua existência. A principal causa desta recusa é o fato de que as massas são compostas de pessoas que, por décadas e décadas se beneficiaram com as políticas socialistas explícitas ou ocultas, que são ferramentas para que as pessoas ficarem viciadas na “droga da dependência”. Como muitos já sabem, largar um vício é muito difícil, especialmente quando este tipo de vício é tudo o que se conhece. Tente você pedir a um morador de rua para parar de cheirar cola de sapato para acalmar sua fome, sem mostrar uma refeição quente. Isso é exatamente o que seria. Claro que existem aqueles que preferem a escravidão e a dependência no lugar da independência e autonomia. Estas são as sociedades em que a maioria das pessoas, independentemente das condições miseráveis em que vivem, estão contentes em continuar vivendo em favelas e receber ajudas miseráveis  de seus governos, como se esse fosse o jeito que as coisas deveriam ser. Exemplos claros dessas sociedades são Venezuela, Cuba, Brasil, para citar alguns, onde as pessoas apoiam ditadores ou candidatos que irão garantir que os seus cheques e ajudas continuem chegando, ao invés de criar as condições de mercado adequadas para que eles se levantem da sujeira em que vivem.

Mas como foi que os tecnocratas geriram seus planos para que todos entrassem no celeiro? Eles sempre conseguiram manter o controle. Eles sempre foram donos do dinheiro, os recursos, os políticos, os governos, e, portanto, os povos do mundo. Eles trabalharam primeiro para assumir o controle das regiões mais pobres do mundo, onde as corporações financiaram programas destinados a manter bilhões de pessoas na miséria. Depois de criar raízes lá, eles conseguiram aplicar as suas políticas de controle centralizado nos países em desenvolvimento como a Argentina na década de 90, desviando seu caminho para o desenvolvimento e na maioria dos casos, detêndo-os completamente. Seu sucesso em países pobres foi aproveitado para impor os seus programas nos países em desenvolvimento, o que eles fizeram nos últimos 50-100 anos. Com um passo firme na maior parte do planeta, levaram seu sistema para as nações mais sofisticados, o mundo desenvolvido, que haviam apoiado os seus planos, a fim de legitimar suas iniciativas de colonização e conquista.

É onde estamos agora. Hoje, países que tinham um grande potencial para se tornarem países desenvolvidos, assim como varias nacoes industrializadas, estão sofrendo as conseqüências de abrir a porta para os homens que estavam sempre no controle do lado de fora. Seu sucesso reside na sua capacidade de convencer, subornar ou punir aqueles que não tinham aberto. Para que as sanções e os subornos funcionassem, tiveram que criar um sistema de controle e legitimidade externa que pudessem  impor suas políticas nas nações soberanas para poder atacar, invadir e destruír essas nacoes antes de  absorve-las. A partir destes planos surgem organizações como a Liga das Nações, Nações Unidas, a Organização Mundial de Saúde, a Organização Mundial do Comércio, a Organização do Tratado do Atlântico Norte, a União Europeia, a União Africana, a União Norte-americana, o Mercosul, G-20, G-8, e assim por diante. Estas entidades foram criadas pelos tecnocratas e apoiadas por pessoas que foram subornadas ou convencidas a participar do seu sistema. Essas pessoas se infiltraram em todos os estratos da sociedade: a educação, religião, finanças, comunidade científica, governo e, claro, aqueles que trabalham para grandes corporações.

Para evitar questionamentos, as elites também criaram as fundações e as organizações filantrópicas que financiaram e controlaram muitos de seus planos, e os ajudaram a implementar as suas políticas, sempre, para o “bem comum”. Esta forma coletivista de pensamento é talvez a ferramenta mais bem sucedida para convencer as massas de que era melhor pensar coletivamente, que era bom roubar do Pedro para ajudar ao Paulo. Depois veio o termo justiça social, que serviu como outro gancho para atrair mais adeptos, devido à sua origem coletivista. A maioria das pessoas mudou sua forma de ver o mundo. Em vez de apoiar os direitos e liberdades individuais, tornaram-se animadores dos grandes governos para decidir o que era melhor para si e seus pares. Isso marcou o surgimento de um governo centralizado nos níveis locais, estaduais e nacional e a criação de leis e políticas que aumentaram o controle do governo sobre direitos e responsabilidades individuais, tais como a propriedade privada, segurança, disponibilidade de alimentos, saúde, liberdade de expressão, e outros. Um organismo central de repente “sabia melhor” como gerir os recursos locais do que as próprias pessoas. O poder do povo foi reduzido, enquanto o  governo cresceu fora de controle e por trás deles, as elites acumularam mais poder em frente das massas desavisadas. Os Estados socialistas, comunistas e outros – tudo uma criação dos globalistas – estavam às portas esperando para assumir. Para impor estes sistemas de governo, então, os globalistas criaram conflitos entre os países com ataques secretos para desestabiliza-los, ou implementaram o dialeto hegeliano: Problema, Reação, Solução.

Quando as nações soberanas resistiram aos ataques que a elite realizou através de suas organizações supranacionais ou de seus governos controlados por corporações, estes geralmente usaram a força militar apoiada por informações falsas ou falsos eventos para invadir nações “democratiza-las” e “trazer a paz”. Estas ações militares eram apoiadas por falsas ameaças ou abusos cometidos por ditadores que foram colocados no poder pelos próprios globalistas. Assim, os tecnocratas foram capazes de consolidar o poder a traves dos governos fantoches para roubar as nações de seus recursos naturais. Todas as riquezas do planeta tornaram-se propriedade de corporações que invadiram as antigas nações independentes a pedido dos governos fantoches após o fim das guerras. O resultado de suas campanhas bem-sucedidas de conquista econômica, política e militar foi o fim dos Estados-nação, que foi um dos principais objetivos dos globalistas quando começaram seus planos de conquista. O sucesso das elites também foi impulsionado pelos movimentos bem estabelecidos de oposição controlada – Fórum Econômico Mundial, Fórum Social Mundial — envolvendo líderes comunitários para que as pessoas acreditassem que os seus representantes poderiam realmente fazer a diferença ao aderir aos movimentos financiados pelas próprias corporacoes. Mas como eles poderiam ajudar a luta contra aqueles que consideravam a sua oposição quando as mesmas forças globalistas estavam na cabeça desses “movimentos alternativos”? Eles não puderam.

Mas talvez o último prego no caixão para os globalistas foi tomar conta dos meios de comunicação e das campanhas orquestradas para aplacar as massas, que culpam o capitalismo pela atual crise econômica global. Esta campanha não é nova. Os globalistas, por meio de suas operações econômicas, finanças e mídia deixaram claro que seu plano sempre foi o de construir a sociedade, a fim de extrair a riqueza para mais tarde destruir uma vez por todas a economia mundial e com isto a sociedade ocidental. Neste momento, os globalistas estão engolindo países como Grécia, Espanha, Portugal e outros da Europa, após o sucesso tomando controle dos Estados Unidos, México, Canadá, a maior parte do Oriente Médio, Oceania e África através de seus governos e presidentes fantoches. Resta saber se os povos do mundo, a minoria bem informada que cada dia cresce mais e mais, vai conseguir o que as minorias sempre fizeram ao longo da história: salvar as massas ignorantes e a sé mesmos da elite tecnocrata que está muito perto de completar os seus planos para destruir o mundo como nós o conhecemos hoje.

Colectivismo: La Doctrina de los Poderosos

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Abril 18, 2010

El individualismo como concepto que define los derechos del individuo como lo más importante no es el tema de este escrito. El Colectivismocolectivismo como la idea de que el bien común es más importante que el del individuo no es el asunto de este ensayo tampoco. El tema es cómo el colectivismo se utiliza para manipular a los individuos y las masas con el fin de lograr el objetivo nefasto de control absoluto.

El colectivismo es la ideología común en los sistemas totalitarios antiguos y modernos de gobierno. El comunismo, el fascismo y el nazismo tienen una serie de características comunes que son las que comandan estos sistemas pero que no se ven debido a las etiquetas utilizadas para enmascarar esas características, es decir el comunismo, el fascismo y el nazismo, por citar algunas. Estos nombres sólo añaden otra capa de niebla a lo que está debajo de ellos, y que es el colectivismo.

En términos generales, el colectivismo es conocido como el concepto que dicta que el bienestar del grupo es más importante que el del individuo y que cualquier individuo en particular puede ser “sacrificado” por el bien del mayor número posible. Esta idea está incrustada en los sistemas educativos que alimentan las mentes de aquellos que caminan a través de estos por casi un tercio de sus vidas. Vivimos en democracias — se nos dice — y, como tal, es completamente normal que el 51% del total gobierne sobre el resto. La idea de una regla como esta, aunque aparentemente normal, no estaba en los planes de muchos de los que vinieron antes que nosotros. Una democracia como forma de gobierno era, de hecho, rechazada por los que fundaron la mayor parte de lo que hoy es el mundo occidental semi libre.

El colectivismo ha sido y es utilizado por los demagogos y las corporaciones que los apoyan para tomar ventaja de comportamientos y formas de pensar mafiosas de la sociedad, con el fin de perseguir y alcanzar objetivos muy concretos. Es por eso que un documento llamado La Constitución fue escrito en la mayoría de países de todo el mundo. Las Constituciones y todos los derechos y deberes que conllevan, se han creado para limitar los abusos que los fundadores del mundo semi libre correctamente previeron que se producirían en una sociedad como la actual.

Uno de los dichos más famosos que los demagogos utilizan para manipular a las masas es el siguiente: “Estamos haciendo esto por el bien de todos.” Lo que es más asombroso que esta frase, es escuchar a personas que la utilizando, al describir o justificar acciones colectivistas
— muchos de ellos sin saber siquiera lo que significa. Este lavado de cerebro en masa es parte de la visión colectivista manipuladora, para hacer que la gente piense como los demagogos sin saberlo. Otro dictado popular es: “Hacemos lo que está en el mejor interés de la gente”. Cada vez que el demagogo utiliza frases como ésta, la gente no puede dejar de asentir con la cabeza en aceptación.

La ironía de esta forma de pensar es que el demagogo, el líder o el jefe de la Democracia es el que al final puede decidir lo que se hace. Por ejemplo, se decide que no habrá atención médica a las personas que tienen 70 años o más, porque es por el bien de todos. El líder o demagogo se alió con sus fervientes seguidores para promover la idea y la vende a las masas, que rápidamente la aceptan como evidente. Ellos, por supuesto, olvidan que llegará un momento en que ellos mismos tendrán 70 años de edad.

Pero si un grupo está compuesto por individuos, de dónde salio la palabra ‘grupo’ o su similar ‘colectivo’? ¿De dónde viene la palabra bosque? ¿Puede existir el grupo sin los individuos? ¿Puede existir el bosque sin árboles? Tanto la palabra ‘grupo’ como ‘colectivo’ o ‘bosque’ son creaciones imaginarias. No puedo ver el bosque, pero puedo ver los árboles. ¿Puede alguien ver el grupo? La abstracción de un grupo es lo que el colectivismo como una ideología usa para sacrificar la unidad más importante de ese supuesto grupo, o sea el individuo. Al final, sin embargo, el grupo abstracto es también sacrificado. La diferencia es que este proceso de sacrificio se lleva a cabo un individuo a la vez, en lugar de ser hecho en masa. La razón por la cual esto es hecho así, es porque los demagogos y sus aliados señores feudales necesitan de las olas de colectivistas para mantener su reino. Pero preguntémonos ¿qué pasará cuando en un futuro muy cercano ellos ya no necesiten esa ayuda?

Aunque tanto los colectivistas — no los demagogos o señores feudales — como los individualistas tratan de obtener lo mejor para ellos: la salud, paz, seguridad, justicia; la diferencia radica en la forma en que estos objetivos son alcanzados. Los colectivistas dicen “nosotros usamos la fuerza si es necesario”, no siempre la fuerza física, sino la coacción, por ejemplo. Su pensamiento es casi siempre: “Somos inteligentes. Esa gente tonta por ahí no lo son; y por su propio bienestar, estamos obligados a gobernar sobre ellos.” Esto es lo que piensan los neoconservadores: “La democracia nos ha servido bien, por lo tanto tenemos que imponerla en todo el mundo a toda costa”. A continuación, se aprueba una ley o un decreto presidencial y, de repente, la gente se despierta desnuda sin saber por qué.

Tomemos por ejemplo los pagos a un sistema de seguridad social. En muchos países la gente está obligada a contribuir a un fondo de seguridad social a fin de financiar un programa que supuestamente ofrece atención de salud a los que no tienen los medios para pagarlo. No hace falta describir lo que sucede después, cuando es evidente que los sistemas actuales de seguridad social están totalmente en quiebra y son incapaces de proveer a la gente la atención necesaria, ni siquiera cuando están bien financiados. Lo que se promueve y se facilita es un plan de salud basado en la idea de que los productos farmacéuticos sintéticos son los medios para tratar y curar la enfermedad. Pero si se pregunta a la gente en la calle al respecto, la mayoría de ellos estarían de acuerdo en que es una gran idea obligar al público a dar una porción de sus ingresos para financiar la seguridad social, asistencia sanitaria, los fondos de pensiones, etc.

La diferencia entonces entre los colectivistas y los enfoques individualistas es que los individualistas utilizan otros métodos para reunir o atraer a las personas al tratar de alcanzar una meta. En lugar de la coerción, la persuasión se utiliza. El primer signo de una mente colectivista, o uno que aboga por el colectivismo, es el pensamiento que tiene que haber una ley para todo. Tiene que haber una ley para las personas tontas que no llevan cinturón de seguridad, tiene que haber una ley para aquellos que fuman en sus autos, tiene que haber una ley para aquellos que critican al gobierno, y así sucesivamente. El individualista en su lugar, cree en la libertad de elección. ¿Está mal el humo? ¿Quién soy yo para decidir por los demás? Yo, por supuesto, soy libre de tener mi opinión y de expresarla, pero un individualista no prospera en forzar a la gente a hacer lo que él piensa que es mejor.

Ahora, ¿qué sucede cuando no hay límites a esta visión del mundo donde ‘yo se más y mejor, y por lo tanto hago lo que quiera por el bien de todos? Pensemos en otros ejemplos. ¿Quién podría estar en contra de preservar los bosques — grupo de árboles –, mantener lagos y ríos libres de contaminantes, preservar todas las formas de vida, mantener un sistema económica y financiera sano? Nadie, ¿verdad? Digamos que en teoría se pasa una ley que dice que la tierra no puede ser utilizada para la agricultura o la ganadería debido a que es en el mejor interés de las masas conservar la tierra y los árboles. Es por el bien de todos, ¿no? Bueno, ¿A quién beneficia mantener un grupo de árboles si falta la comida para alimentar a las masas que se supone estamos beneficiando? ¿Qué tal si teóricamente se pasa una ley que prohíba la emisión de CO2, ya que es un contaminante, a pesar de que todos estamos hechos de carbono y las plantas y árboles, incluyendo los que utilizamos para alimentarnos, necesitan de CO2 para vivir? Es razonable, ¿no? Digamos que como una forma de mantener un sistema económico y financiero sanos escribimos un decreto presidencial que permite al gobierno cobrar impuestos al pueblo con el fin de financiar sus interminables políticas de gasto. En el proceso permitimos a una entidad privada crear dinero de la nada y cobrar 30% de interés sobre los préstamos de la moneda. ¿Suena familiar?

Alguien tiene que pagar por las carreteras y parques y la seguridad, ¿no? Sin embargo, vemos una infraestructura en rápida degradación, los gobiernos al borde del precipicio debido a su deuda pendiente y la mayor ola de criminalidad e impunidad en el gobierno y en la calle. Pero está bien, porque es para el bien de todos, ¿verdad? ¿No es en el mejor interés de todos cobrar un impuesto para financiar las escuelas públicas? Por supuesto, la mayoría de la gente inmediatamente dice, sin saber que sus propios hijos están siendo adoctrinados a través de este sistema colectivista de escuelas públicas. Y si alguien no quiere “educar” a sus hijos en el sistema público colectivista, hay leyes creadas para castigar a los padres que decidieron que es mejor para sus hijos ser educados en casa. Hay leyes que cumplir y dineros que cobrar. Hay muy poco o ningún espacio en la forma actual de gobierno para el cumplimiento voluntario, pues las leyes se imponen con la violencia legalizada por parte del gobierno. ¿Qué podría ser más violento arrebatar los niños de alguien debido a la “revolucionaria” idea de educarlos en casa? Sin duda, las escuelas los conocen mejor que los padres y por lo tanto es necesario enviarlos allí! Muchos sin duda pensarán que es necesario dejar a los niños en algún lugar mientras ambos padres de familia trabajan para mantener la familia. “No puedo cuidarlos. Debo trabajar para traer a casa el sustento”. ¿Porqué será que cada vez más padres no pueden pasar tiempo con sus hijos? Talvés porque ha sido diseñado así para destruir la unidad más básica de esa sociedad que los demagogos y sus seguidores juran defender a toda costa: La Familia.

Colectivismo, como es utilizado por los demagogos y empresas que apoyan la falsedad de que el gobierno, especialmente el gobierno grande es la solución a todos los problemas, que es tan constructivo y lo miramos como guía y salvación, es la cortina de humo, es el cebo que la gente ignorante muerde como el pescado más distraído y que con el tiempo nos hace perecer a través de nuestras propias bocas. La forma colectivista de pensar es lo que permitió a socialistas, comunistas y los gobiernos fascistas aparecer y prosperar, y en el proceso, los derechos y la humanidad de la gente es arrancada.

La ideología del colectivismo encuentra prosperidad en la creación de razones para su existencia y lo que hace. Ahí es donde viene la ingeniería social modelando la propia existencia de todo ser humano para convertirse en uno dependiente. Junto con ello, viene la ingeniería de la opinión pública, que es el método utilizado para justificar la actuación de los colectivistas, y allí es cuando oímos, ‘esto es para el bien de todos’ o ‘es en el mejor interés del pueblo’. Aunque a veces se piensa que un país que no tiene personas con sentido crítico es un terreno fértil para el Colectivismo, la verdad es que un lugar sin hombres y mujeres pensantes es una consecuencia directa del colectivismo, y no un estado anterior. El origen del colectivismo se encuentra antes, cuando la gente deja de poner atención y empieza a centrarse en “el gran objetivo” olvidándose que un concepto tan abstracto no podría existir si no fuera por ellos como individuos. Se llega a un punto cuando las personas piensan que efectivamente son prescindibles y que su sacrificio ayudará a la mayor cantidad de personas.

Colectivismo trabaja hoy en la premisa de que hay un tipo allá arriba que está a cargo de todo — un presidente o primer ministro — y por lo tanto todo está bien. También funciona tan bien, porque la gente está acostumbrada a que otros tomen decisiones por ellos. De hecho, mucha gente no podría sobrevivir si dependiera de sí mismos para tomar sus propias decisiones sobre asuntos como la salud, economía, política y otros. Esta dependencia fue creada por las mentes colectivistas que guían al sistema a través de las diferentes etapas de la vida. Así que el problema no necesariamente se encuentra en el hombre allá arriba — que todos sabemos es una marioneta — pero en la conciencia individual. No es una cuestión de un buen o un mal hombre, sino de un sistema que debe establecer límites a los que tratan de convertirse en gobernantes y no en funcionarios.

Como se dijo antes, la gente es adoctrinada desde una edad muy joven para dar la bienvenida y aceptar el colectivismo, y con ella el gobierno colectivista; su creador. A su vez, un gobierno que crea y mantiene el control a través del propio sistema educativo garantiza una continua aceptación de la ideología por varias generaciones. Se necesita mucha reflexión, pensamiento crítico, lectura y estudio de la historia — la historia real — para liberarse de la idea con que nos encajan desde el momento en que nacemos. El despertar a esta realidad, sin despertar a los otros — permitiendo así que los colectivistas mantengan el control — es un ejemplo de cómo se es cómplice del sistema. Si por el contrario difundimos el conocimiento de esta realidad, y ayudamos a familiares y amigos a ver a través de la cortina de humo — democracia, socialismo, comunismo, fascismo — llegará un momento en que los colectivistas estarán tan a la intemperie, y tantas personas habrán tomado posesión de sus propias vidas, que el sistema simplemente colapsará.