EE.UU. quiere “cerrar el Banco Central de Irán” por preocupaciones nucleares

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
16 de enero 2012

La última ronda de sanciones estadounidenses tienen como objetivo el cierre del banco central de Irán, un alto funcionario de EE.UU. dijo el jueves, explicando que esta es la intención directa por primera vez. “Tenemos que cerrar el Banco Central de Irán (BCI)”, dijo el funcionario a periodistas bajo condición de anonimato, al tiempo que añade que los Estados Unidos se está moviendo rápidamente para aplicar las sanciones, convertidas en ley el mes pasado.

Las sanciones, en términos generales tienen el propósito de obligar a Teherán a cambiar el curso de su programa nuclear, objetivo fundamental del sector petrolero de Irán que exigió a las empresas extranjeras que elijan entre hacer negocios con Irán o Estados Unidos. Los bancos centrales extranjeros que tienen que ver con el banco central iraní y las transacciones de petróleo también podrían enfrentarse a restricciones similares con la nueva ley, que ha despertado temores de daño a las relaciones de EE.UU. con países como Rusia y China. “Si un banco corresponsal de un banco de EE.UU. quiere hacer negocios con nosotros y está haciendo negocios con la BCI u otros designados como bancos iraníes … entonces van a tener problemas con nosotros”, dijo el funcionario de EE.UU..

Las medidas contenidas en una ley mamut respaldada por 662 mil millones en dineros para la defensa del país, que el presidente Barak Obama firmó el 31 de diciembre en un momento de creciente tensión con Irán, ha hecho que Irán amenace con bloquear el estrecho de Ormuz – a través del cual circula más de un tercio del petróleo del mundo. Estados Unidos ha advertido que “no tolerará” una interrupción. Existe el temor de que el aumento de las sanciones sobre el banco central de Irán podría forzar el precio mundial del petróleo a elevarse súbitamente y realmente darle a Teherán una cantidad de fondos en sus ventas de petróleo existentes. El aumento de los precios del petróleo también podría afectar la frágil recuperación económica en los Estados Unidos e infligir dolor a los votantes estadounidenses en las estaciones de servicio – en un momento en que Obama se está postulando para la reelección el próximo año.

Artículo traducido del original: U.S. wants to ‘close down the Central Bank of Iran’ over nuclear concerns

U.S. wants to ‘close down the Central Bank of Iran’ over nuclear concerns

AFP
January 13, 2012

The latest round of American sanctions are aimed at shutting down Iran’s central bank, a senior U.S. official said Thursday, spelling out that intention directly for the first time.

“We do need to close down the Central Bank of Iran (CBI),” the official told reporters on condition of anonymity, while adding that the United States is moving quickly to implement the sanctions, signed into law last month.

The sanctions, broadly aimed at forcing Tehran to shift course on its nuclear program, targeted Iran’s crucial oil sector and required foreign firms to make a choice between doing business with Iran or the United States.

Foreign central banks that deal with the Iranian central bank on oil transactions could also face similar restrictions under the new law, which has sparked fears of damage to U.S. ties with nations like Russia and China.

“If a correspondent bank of a U.S. bank wants to do business with us and they’re doing business with CBI or other designated Iranian banks… then they’re going to get in trouble with us,” the US official said.

The measures were contained in a mammoth $662-billion defence bill, which President Barak Obama signed on December 31 at a time of rising tension with Tehran, which has threatened to block the Strait of Hormuz — through which more than a third of the world’s tanker-borne oil passes.

The United States has warned it will “not tolerate” such an interruption.

There are fears that increased sanctions on Iran’s central bank could force the global price of oil to suddenly soar, and actually give Tehran a financial windfall on its existing oil sales.

Rising oil prices could also crimp the fragile economic recovery in the United States and inflict pain on American voters in gas stations — at a time when Obama is running for reelection next year.