Biocombustibles Emiten 400 por ciento más CO2 que los Fósiles

Aunque el CO2 no es el contaminante que los ambientalistas locos retratan, ¿dónde está la solución medioambiental sobre el uso actual de los biocarburantes si estos emiten más que que la gasolina o el diésel? No hay ninguna. Se trata de mantener un monopolio y control.

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Agosto 16, 2010

Un informe reciente publicado por la Unión Europea ha puesto de manifiesto que los biocombustibles o combustibles elaborados con organismos vivos, de fuentes renovables, no son realmente tan beneficiosos para el medio ambiente. En lugar de reducir las emisiones de carbono neto según lo previsto, los biocombustibles producen cuatro veces más contaminación de dióxido de carbono que los combustibles fósiles. De nuevo, el CO2 no es un elemento contaminante como se mal informa, pero aún si lo fuese, los biocombustibles actuales están lejos de ser la solución. Desde luego esto es sabido por los controladores del monopolio de combustibles.

Los biocombustibles como el etanol de maíz común, que se ha convertido en un aditivo popular en la gasolina, y el biodiesel de soja, que está siendo utilizado en camiones comerciales y otros vehículos a diésel, a menudo se consideran beneficiosos para el medio ambiente porque son renovables. Sin embargo, el uso de alimentos para producir combustibles y comida ha resultado primeramente en el uso de grandes franjas de tierra en todo el mundo para el cultivo de maíz, soya y caña de azúcar que se usan en biocombustibles.

En otras palabras, millones de acres de exuberantes bosques tropicales se están convirtiendo en campos de maíz y soja a fin de proporcionar suficiente de estos recursos para sus nuevos usos. La emisión neta de carbono por la producción de combustibles es mucho mayor que lo que se emite por el uso de combustibles fósiles.

Según el informe, la soja estadounidense tiene una ‘huella de carbono‘ indirecta de 340kg de CO2 por gigajulio (GJ), mientras que el diésel y la gasolina crear sólo 85kg/GJ. Del mismo modo, la colza, una planta similar a la canola en América del Norte, de manera indirecta crea ‘huella’ mayor a los combustibles fósiles porque el uso de la tierra produce 150kg/GJ adicionales. En otras naciones, las tierras han sido convertidas para el cultivo de colza para la alimentación a fin de sustituir los cultivos nativos que ahora se cultivan para el combustible.

Irónicamente, la cantidad de recursos directos e indirectos utilizados para cultivar alimentos para la producción de combustible es bastante alta comparada con el de los combustibles fósiles convencionales. Los biocarburantes también no se queman tan eficientemente y pueden ser destructivos para los motores de los vehículos. La gasolina de etanol-enriquecido también puede reducir la eficiencia del kilometraje por más de 25 por ciento, dependiendo del vehículo.

El cultivo de alimentos para producir combustibles acaba por incrementar el precio de los alimentos para los consumidores. También ejerce una presión adicional para las familias, muchas de las cuales ya están teniendo dificultades para soportar las actuales condiciones económicas.

Cuando todo está dicho y hecho, los biocombustibles parecen ser un montón de propaganda, sin muchos beneficios. Ambientalmente, el fiscalmente y en la práctica, los biocombustibles son un desastre. Los combustibles fósiles no puede ser una forma ideal de energía limpia, pero en este momento hacen mucho más sentido que los biocombustibles.

Fuentes para este artículo incluyen:

http://trade.ec.europa.eu/doclib/docs/2010/march/tradoc_145954.pdf

http://www.telegraph.co.uk/

http://www.truckinginfo.com/

http://www.nytimes.com/