U.S. to Sue Banks over Mortgage Scam

by Nelson D. Schwartz
New York Times
September 2, 2011

The federal agency that oversees the mortgage giants Fannie Mae and Freddie Mac is set to file suits against more than a dozen big banks, accusing them of misrepresenting the quality of mortgage securities they assembled and sold at the height of the housing bubble, and seeking billions of dollars in compensation.

The Federal Housing Finance Agency suits, which are expected to be filed in the coming days in federal court, are aimed at Bank of America, JPMorgan Chase, Goldman Sachs and Deutsche Bank, among others, according to three individuals briefed on the matter.

The suits stem from subpoenas the finance agency issued to banks a year ago. If the case is not filed Friday, they said, it will come Tuesday, shortly before a deadline expires for the housing agency to file claims.

The suits will argue the banks, which assembled the mortgages and marketed them as securities to investors, failed to perform the due diligence required under securities law and missed evidence that borrowers’ incomes were inflated or falsified. When many borrowers were unable to pay their mortgages, the securities backed by the mortgages quickly lost value.

Fannie and Freddie lost more than $30 billion, in part as a result of the deals, losses that were borne mostly by taxpayers.

In July, the agency filed suit against UBS, another major mortgage securitizer, seeking to recover at least $900 million, and the individuals with knowledge of the case said the new litigation would be similar in scope.

Private holders of mortgage securities are already trying to force the big banks to buy back tens of billions in soured mortgage-backed bonds, but this federal effort is a new chapter in a huge legal fight that has alarmed investors in bank shares. In this case, rather than demanding that the banks buy back the original loans, the finance agency is seeking reimbursement for losses on the securities held by Fannie and Freddie.

The impending litigation underscores how almost exactly three years after the collapse of Lehman Brothers and the beginning of a financial crisis caused in large part by subprime lending, the legal fallout is mounting.

Read Full Article…

Wall Street Aristocracy Got $1.2 Trillion in Loans from Fed

Bloomberg
August 22, 2011

Citigroup Inc. (C) and Bank of America Corp. (BAC) were the reigning champions of finance in 2006 as home prices peaked, leading the 10 biggest U.S. banks and brokerage firms to their best year ever with $104 billion of profits.

By 2008, the housing market’s collapse forced those companies to take more than six times as much, $669 billion, in emergency loans from the U.S. Federal Reserve. The loans dwarfed the $160 billion in public bailouts the top 10 got from the U.S. Treasury, yet until now the full amounts have remained secret.

Fed Chairman Ben S. Bernanke’s unprecedented effort to keep the economy from plunging into depression included lending banks and other companies as much as $1.2 trillion of public money, about the same amount U.S. homeowners currently owe on 6.5 million delinquent and foreclosed mortgages. The largest borrower, Morgan Stanley (MS), got as much as $107.3 billion, while Citigroup took $99.5 billion and Bank of America $91.4 billion, according to a Bloomberg News compilation of data obtained through Freedom of Information Act requests, months of litigation and an act of Congress.

“These are all whopping numbers,” said Robert Litan, a former Justice Department official who in the 1990s served on a commission probing the causes of the savings and loan crisis. “You’re talking about the aristocracy of American finance going down the tubes without the federal money.”

(View the Bloomberg interactive graphic to chart the Fed’s financial bailout.)

Foreign Borrowers

It wasn’t just American finance. Almost half of the Fed’s top 30 borrowers, measured by peak balances, were European firms. They included Edinburgh-based Royal Bank of Scotland Plc, which took $84.5 billion, the most of any non-U.S. lender, and Zurich-based UBS AG (UBSN), which got $77.2 billion. Germany’s Hypo Real Estate Holding AG borrowed $28.7 billion, an average of $21 million for each of its 1,366 employees.

The largest borrowers also included Dexia SA (DEXB), Belgium’s biggest bank by assets, and Societe Generale SA, based in Paris, whose bond-insurance prices have surged in the past month as investors speculated that the spreading sovereign debt crisis in Europe might increase their chances of default.

The $1.2 trillion peak on Dec. 5, 2008 — the combined outstanding balance under the seven programs tallied by Bloomberg — was almost three times the size of the U.S. federal budget deficit that year and more than the total earnings of all federally insured banks in the U.S. for the decade through 2010, according to data compiled by Bloomberg.

Peak Balance

The balance was more than 25 times the Fed’s pre-crisis lending peak of $46 billion on Sept. 12, 2001, the day after terrorists attacked the World Trade Center in New York and the Pentagon. Denominated in $1 bills, the $1.2 trillion would fill 539 Olympic-size swimming pools.

The Fed has said it had “no credit losses” on any of the emergency programs, and a report by Federal Reserve Bank of New York staffers in February said the central bank netted $13 billion in interest and fee income from the programs from August 2007 through December 2009.

“We designed our broad-based emergency programs to both effectively stem the crisis and minimize the financial risks to the U.S. taxpayer,” said James Clouse, deputy director of the Fed’s division of monetary affairs in Washington. “Nearly all of our emergency-lending programs have been closed. We have incurred no losses and expect no losses.”

While the 18-month U.S. recession that ended in June 2009 after a 5.1 percent contraction in gross domestic product was nowhere near the four-year, 27 percent decline between August 1929 and March 1933, banks and the economy remain stressed.

Odds of Recession

The odds of another recession have climbed during the past six months, according to five of nine economists on the Business Cycle Dating Committee of the National Bureau of Economic Research, an academic panel that dates recessions.

Bank of America’s bond-insurance prices last week surged to a rate of $342,040 a year for coverage on $10 million of debt, above where Lehman Brothers Holdings Inc. (LEHMQ)’s bond insurance was priced at the start of the week before the firm collapsed. Citigroup’s shares are trading below the split-adjusted price of $28 that they hit on the day the bank’s Fed loans peaked in January 2009. The U.S. unemployment rate was at 9.1 percent in July, compared with 4.7 percent in November 2007, before the recession began.

Homeowners are more than 30 days past due on their mortgage payments on 4.38 million properties in the U.S., and 2.16 million more properties are in foreclosure, representing a combined $1.27 trillion of unpaid principal, estimates Jacksonville, Florida-based Lender Processing Services Inc.

Liquidity Requirements

“Why in hell does the Federal Reserve seem to be able to find the way to help these entities that are gigantic?” U.S. Representative Walter B. Jones, a Republican from North Carolina, said at a June 1 congressional hearing in Washington on Fed lending disclosure. “They get help when the average businessperson down in eastern North Carolina, and probably across America, they can’t even go to a bank they’ve been banking with for 15 or 20 years and get a loan.”

The sheer size of the Fed loans bolsters the case for minimum liquidity requirements that global regulators last year agreed to impose on banks for the first time, said Litan, now a vice president at the Kansas City, Missouri-based Kauffman Foundation, which supports entrepreneurship research. Liquidity refers to the daily funds a bank needs to operate, including cash to cover depositor withdrawals.

The rules, which mandate that banks keep enough cash and easily liquidated assets on hand to survive a 30-day crisis, don’t take effect until 2015. Another proposed requirement for lenders to keep “stable funding” for a one-year horizon was postponed until at least 2018 after banks showed they’d have to raise as much as $6 trillion in new long-term debt to comply.

‘Stark Illustration’

Regulators are “not going to go far enough to prevent this from happening again,” said Kenneth Rogoff, a former chief economist at the International Monetary Fund and now an economics professor at Harvard University.

Reforms undertaken since the crisis might not insulate U.S. markets and financial institutions from the sovereign budget and debt crises facing Greece, Ireland and Portugal, according to the U.S. Financial Stability Oversight Council, a 10-member body created by the Dodd-Frank Act and led by Treasury Secretary Timothy Geithner.

“The recent financial crisis provides a stark illustration of how quickly confidence can erode and financial contagion can spread,” the council said in its July 26 report.

21,000 Transactions

Any new rescues by the U.S. central bank would be governed by transparency laws adopted in 2010 that require the Fed to disclose borrowers after two years.

Fed officials argued for more than two years that releasing the identities of borrowers and the terms of their loans would stigmatize banks, damaging stock prices or leading to depositor runs. A group of the biggest commercial banks last year asked the U.S. Supreme Court to keep at least some Fed borrowings secret. In March, the high court declined to hear that appeal, and the central bank made an unprecedented release of records.

Data gleaned from 29,346 pages of documents obtained under the Freedom of Information Act and from other Fed databases of more than 21,000 transactions make clear for the first time how deeply the world’s largest banks depended on the U.S. central bank to stave off cash shortfalls. Even as the firms asserted in news releases or earnings calls that they had ample cash, they drew Fed funding in secret, avoiding the stigma of weakness.

Morgan Stanley Borrowing

Two weeks after Lehman’s bankruptcy in September 2008, Morgan Stanley countered concerns that it might be next to go by announcing it had “strong capital and liquidity positions.” The statement, in a Sept. 29, 2008, press release about a $9 billion investment from Tokyo-based Mitsubishi UFJ Financial Group Inc., said nothing about Morgan Stanley’s Fed loans.

That was the same day as the firm’s $107.3 billion peak in borrowing from the central bank, which was the source of almost all of Morgan Stanley’s available cash, according to the lending data and documents released more than two years later by the Financial Crisis Inquiry Commission. The amount was almost three times the company’s total profits over the past decade, data compiled by Bloomberg show.

Mark Lake, a spokesman for New York-based Morgan Stanley, said the crisis caused the industry to “fundamentally re- evaluate” the way it manages its cash.

“We have taken the lessons we learned from that period and applied them to our liquidity-management program to protect both our franchise and our clients going forward,” Lake said. He declined to say what changes the bank had made.

Acceptable Collateral

In most cases, the Fed demanded collateral for its loans — Treasuries or corporate bonds and mortgage bonds that could be seized and sold if the money wasn’t repaid. That meant the central bank’s main risk was that collateral pledged by banks that collapsed would be worth less than the amount borrowed.

As the crisis deepened, the Fed relaxed its standards for acceptable collateral. Typically, the central bank accepts only bonds with the highest credit grades, such as U.S. Treasuries. By late 2008, it was accepting “junk” bonds, those rated below investment grade. It even took stocks, which are first to get wiped out in a liquidation.

Morgan Stanley borrowed $61.3 billion from one Fed program in September 2008, pledging a total of $66.5 billion of collateral, according to Fed documents. Securities pledged included $21.5 billion of stocks, $6.68 billion of bonds with a junk credit rating and $19.5 billion of assets with an “unknown rating,” according to the documents. About 25 percent of the collateral was foreign-denominated.

‘Willingness to Lend’

“What you’re looking at is a willingness to lend against just about anything,” said Robert Eisenbeis, a former research director at the Federal Reserve Bank of Atlanta and now chief monetary economist in Atlanta for Sarasota, Florida-based Cumberland Advisors Inc.

The lack of private-market alternatives for lending shows how skeptical trading partners and depositors were about the value of the banks’ capital and collateral, Eisenbeis said.

“The markets were just plain shut,” said Tanya Azarchs, former head of bank research at Standard & Poor’s and now an independent consultant in Briarcliff Manor, New York. “If you needed liquidity, there was only one place to go.”

Even banks that survived the crisis without government capital injections tapped the Fed through programs that promised confidentiality. London-based Barclays Plc (BARC) borrowed $64.9 billion and Frankfurt-based Deutsche Bank AG (DBK) got $66 billion. Sarah MacDonald, a spokeswoman for Barclays, and John Gallagher, a spokesman for Deutsche Bank, declined to comment.

Below-Market Rates

While the Fed’s last-resort lending programs generally charge above-market interest rates to deter routine borrowing, that practice sometimes flipped during the crisis. On Oct. 20, 2008, for example, the central bank agreed to make $113.3 billion of 28-day loans through its Term Auction Facility at a rate of 1.1 percent, according to a press release at the time.

The rate was less than a third of the 3.8 percent that banks were charging each other to make one-month loans on that day. Bank of America and Wachovia Corp. each got $15 billion of the 1.1 percent TAF loans, followed by Royal Bank of Scotland’s RBS Citizens NA unit with $10 billion, Fed data show.

JPMorgan Chase & Co. (JPM), the New York-based lender that touted its “fortress balance sheet” at least 16 times in press releases and conference calls from October 2007 through February 2010, took as much as $48 billion in February 2009 from TAF. The facility, set up in December 2007, was a temporary alternative to the discount window, the central bank’s 97-year-old primary lending program to help banks in a cash squeeze.

‘Larger Than TARP’

Goldman Sachs Group Inc. (GS), which in 2007 was the most profitable securities firm in Wall Street history, borrowed $69 billion from the Fed on Dec. 31, 2008. Among the programs New York-based Goldman Sachs tapped after the Lehman bankruptcy was the Primary Dealer Credit Facility, or PDCF, designed to lend money to brokerage firms ineligible for the Fed’s bank-lending programs.

Michael Duvally, a spokesman for Goldman Sachs, declined to comment.

The Fed’s liquidity lifelines may increase the chances that banks engage in excessive risk-taking with borrowed money, Rogoff said. Such a phenomenon, known as moral hazard, occurs if banks assume the Fed will be there when they need it, he said. The size of bank borrowings “certainly shows the Fed bailout was in many ways much larger than TARP,” Rogoff said.

TARP is the Treasury Department’s Troubled Asset Relief Program, a $700 billion bank-bailout fund that provided capital injections of $45 billion each to Citigroup and Bank of America, and $10 billion to Morgan Stanley. Because most of the Treasury’s investments were made in the form of preferred stock, they were considered riskier than the Fed’s loans, a type of senior debt.

Dodd-Frank Requirement

In December, in response to the Dodd-Frank Act, the Fed released 18 databases detailing its temporary emergency-lending programs.

Congress required the disclosure after the Fed rejected requests in 2008 from the late Bloomberg News reporter Mark Pittman and other media companies that sought details of its loans under the Freedom of Information Act. After fighting to keep the data secret, the central bank released unprecedented information about its discount window and other programs under court order in March 2011.

Bloomberg News combined Fed databases made available in December and July with the discount-window records released in March to produce daily totals for banks across all the programs, including the Asset-Backed Commercial Paper Money Market Mutual Fund Liquidity Facility, Commercial Paper Funding Facility, discount window, PDCF, TAF, Term Securities Lending Facility and single-tranche open market operations. The programs supplied loans from August 2007 through April 2010.

Rolling Crisis

The result is a timeline illustrating how the credit crisis rolled from one bank to another as financial contagion spread.

Fed borrowings by Societe Generale (GLE), France’s second-biggest bank, peaked at $17.4 billion in May 2008, four months after the Paris-based lender announced a record 4.9 billion-euro ($7.2 billion) loss on unauthorized stock-index futures bets by former trader Jerome Kerviel.

Morgan Stanley’s top borrowing came four months later, after Lehman’s bankruptcy. Citigroup crested in January 2009, as did 43 other banks, the largest number of peak borrowings for any month during the crisis. Bank of America’s heaviest borrowings came two months after that.

Sixteen banks, including Plano, Texas-based Beal Financial Corp. and Jacksonville, Florida-based EverBank Financial Corp., didn’t hit their peaks until February or March 2010.

Using Subsidiaries

“At no point was there a material risk to the Fed or the taxpayer, as the loan required collateralization,” said Reshma Fernandes, a spokeswoman for EverBank, which borrowed as much as $250 million.

Banks maximized their borrowings by using subsidiaries to tap Fed programs at the same time. In March 2009, Charlotte, North Carolina-based Bank of America drew $78 billion from one facility through two banking units and $11.8 billion more from two other programs through its broker-dealer, Bank of America Securities LLC.

Banks also shifted balances among Fed programs. Many preferred the TAF because it carried less of the stigma associated with the discount window, often seen as the last resort for lenders in distress, according to a January 2011 paper by researchers at the New York Fed.

After the Lehman bankruptcy, hedge funds began pulling their cash out of Morgan Stanley, fearing it might be the next to collapse, the Financial Crisis Inquiry Commission said in a January report, citing interviews with former Chief Executive Officer John Mack and then-Treasurer David Wong.

Borrowings Surge

Morgan Stanley’s borrowings from the PDCF surged to $61.3 billion on Sept. 29 from zero on Sept. 14. At the same time, its loans from the Term Securities Lending Facility, or TSLF, rose to $36 billion from $3.5 billion. Morgan Stanley treasury reports released by the FCIC show the firm had $99.8 billion of liquidity on Sept. 29, a figure that included Fed borrowings.

“The cash flow was all drying up,” said Roger Lister, a former Fed economist who’s now head of financial-institutions coverage at credit-rating firm DBRS Inc. in New York. “Did they have enough resources to cope with it? The answer would be yes, but they needed the Fed.”

While Morgan Stanley’s Fed demands were the most acute, Citigroup was the most chronic borrower among the largest U.S. banks. The New York-based company borrowed $10 million from the TAF on the program’s first day in December 2007 and had more than $25 billion outstanding under all programs by May 2008, according to Bloomberg data.

Tapping Six Programs

By Nov. 21, when Citigroup began talks with the government to get a $20 billion capital injection on top of the $25 billion received a month earlier, its Fed borrowings had doubled to about $50 billion.

Over the next two months the amount almost doubled again. On Jan. 20, as the stock sank below $3 for the first time in 16 years amid investor concerns that the lender’s capital cushion might be inadequate, Citigroup was tapping six Fed programs at once. Its total borrowings amounted to more than twice the federal Department of Education’s 2011 budget.

Citigroup was in debt to the Fed on seven out of every 10 days from August 2007 through April 2010, the most frequent U.S. borrower among the 100 biggest publicly traded firms by pre- crisis market valuation. On average, the bank had a daily balance at the Fed of almost $20 billion.

‘Help Motivate Others’

“Citibank basically was sustained by the Fed for a very long time,” said Richard Herring, a finance professor at the University of Pennsylvania in Philadelphia who has studied financial crises.

Jon Diat, a Citigroup spokesman, said the bank made use of programs that “achieved the goal of instilling confidence in the markets.”

JPMorgan CEO Jamie Dimon said in a letter to shareholders last year that his bank avoided many government programs. It did use TAF, Dimon said in the letter, “but this was done at the request of the Federal Reserve to help motivate others to use the system.”

The bank, the second-largest in the U.S. by assets, first tapped the TAF in May 2008, six months after the program debuted, and then zeroed out its borrowings in September 2008. The next month, it started using TAF again.

On Feb. 26, 2009, more than a year after TAF’s creation, JPMorgan’s borrowings under the program climbed to $48 billion. On that day, the overall TAF balance for all banks hit its peak, $493.2 billion. Two weeks later, the figure began declining.

“Our prior comment is accurate,” said Howard Opinsky, a spokesman for JPMorgan.

‘The Cheapest Source’

Herring, the University of Pennsylvania professor, said some banks may have used the program to maximize profits by borrowing “from the cheapest source, because this was supposed to be secret and never revealed.”

Whether banks needed the Fed’s money for survival or used it because it offered advantageous rates, the central bank’s lender-of-last-resort role amounts to a free insurance policy for banks guaranteeing the arrival of funds in a disaster, Herring said.

An IMF report last October said regulators should consider charging banks for the right to access central bank funds.

“The extent of official intervention is clear evidence that systemic liquidity risks were under-recognized and mispriced by both the private and public sectors,” the IMF said in a separate report in April.

Access to Fed backup support “leads you to subject yourself to greater risks,” Herring said. “If it’s not there, you’re not going to take the risks that would put you in trouble and require you to have access to that kind of funding.”

AIG sues Bank Of America for Fraud

Reuters
August 8, 2011

Bank of America Corp (BAC.N) shares fell as much as 9.5 percent to their lowest level since April 2009 on Monday morning over fears of a slowing U.S. economy and challenges to a multi-billion dollar mortgage settlement.

Bank stocks broadly fell after Standard & Poor’s stripped the United States of its top credit rating and the European Central Bank intervened in bond markets, triggering fears that the global economy is destabilizing.

Bank of America’s shares fell more than most of its peers after insurer American International Group (AIG.N) said it would sue the bank to recoup more than $10 billion in mortgage bond losses.

Bank of America shares were down 8.4 percent at $7.48 in morning trading. The KBW Bank Index .BKX fell 2.97 percent.

Analysts said investors were reacting to the latest challenge to Bank of America’s $8.5 billion proposed settlement with mortgage investors over repurchasing toxic home loans.

“It makes investors question whether the bank will need to raise capital,” said Keefe, Bruyette & Woods Inc analyst Jefferson Harralson.

Citigroup Inc (C.N) shares fell 5.4 percent to $31.60, JPMorgan Chase & Co (JPM.N) fell 2.1 percent to $36.80 and Wells Fargo & Co (WFC.N) shares dipped 1.3 percent to $24.87.

El Cartel de la Reserva Federal: El Banco Masón de Estados Unidos y La Casa de los Rothschild

Por Dean Henderson
Traducción de Luis R. Miranda
8 de Junio, 2011

Parte II

En 1789 Alexander Hamilton se convirtió en el primer Secretario del Tesoro de los Estados Unidos. Hamilton fue uno de los muchos ‘padres de la patria’ que fueron masones. El tenía una estrecha relación con la familia Rothschild, propietaria del Banco de Inglaterra y que lidera el movimiento masón europeo. George Washington, Benjamin Franklin, John Jay, Ethan Allen, Samuel Adams, Patrick Henry, John Brown y Roger Sherman eran masones también.

Roger Livingston ayudó a Sherman y Franklin a escribir la Declaración de Independencia. Él le dio a George Washington su juramento mientras era el Gran Maestro de la Gran Logia de Nueva York de la masonería. Washington fue el Gran Maestro de la Logia de Virginia. De la Mesa General en el Ejército Revolucionario, treinta y tres eran masones. Esto fue muy simbólico ya que los masones con el Trigésimo Tercero Grado se convierten en Iluminados. [1]

Padres fundadores populista liderados por John Adams, Thomas Jefferson, James Madison y Thomas Paine -ninguno de los cuales eran masones- buscaron desligarse por completo de la Corona británica, pero fueron rechazados por la facción masónica liderada por Washington, Hamilton y el Gran Maestro de St. Andrews Lodge en Boston, Joseph Warren, que querían “desafiar al Parlamento, pero seguir siendo leales a la Corona”. St. Andrews Lodge fue el centro donde la Masonería del Nuevo Mundo comenzó a emitir Grados a los Caballeros Templarios en 1769. [2]

Todas las logias masónicas EE.UU. son hoy en día reconocidas por la Corona Británica, y sirven como una red de inteligencia y subversión global contrarrevolucionaria. Su iniciativa más reciente es el Programa de Identificación de Niños Masónica (CHIP). De acuerdo a Wikipedia, los programas de CHIP permiten a los padres la oportunidad de crear un kit de identificación de materiales para su hijo, de forma gratuita. El kit contiene una tarjeta de huellas digitales, una descripción física, un video, disco de computadora o DVD del niño, una impresión dental y una muestra de ADN.

El Primer Congreso Continental se reunió en Filadelfia en 1774 bajo la Presidencia de Peyton Randolph, quien substituyó a Washington como el Gran Maestro de la Logia de Virginia. El Segundo Congreso Continental se reunió en 1775 bajo la presidencia del masón John Hancock. William, el hermano Peyton le substituyó como el Gran Maestro de la Logia de Virginia y se convirtió en el principal defensor de la centralización y el federalismo en la Primera Convención Constitucional en 1787. El federalismo en el corazón de la Constitución de EE.UU. es idéntica a la del federalismo establecido en la Constitución Masónica de Anderson de 1723. William Randolph se convirtió en el primer Fiscal General y Secretario de Estado de George Washington. Su familia regresó a Inglaterra para ser leales a la Corona. John Marshall, el primer juez de la Corte Suprema de Justicia, también fue masón. [3]

Cuando Benjamín Franklin viajó a Francia para buscar ayuda financiera para los revolucionarios de América, sus reuniones se llevaron a cabo en los bancos de Rothschild. Él negoció la venta de armas a través del Baron Masón alemán von Steuben. Su Comité de Correspondencia operado a través de los canales masones y una red paralela de espionaje británica. En 1776, Franklin se convirtió de hecho en el embajador de Francia. En 1779 se convirtió en el Gran Maestro de la Neuf Soeurs Lodge francesa (Nueve Hermanas), a la que John Paul Jones y Voltaire pertenecían. Franklin fue también miembro de la más secreta Logia Real de Comandantes del Templo Oeste de Carcasonne, cuyos miembros incluían el príncipe Federico de las Gales. Mientras Franklin predicó la templanza en los EE.UU., actuaba violentamente con sus hermanos masones en Europa. Franklin se desempeñó como Director General de Correos de 1750 a 1775 – un lugar tradicionalmente relegado a los espías británicos. [4]

Con financiamiento de Rothschild, Alexander Hamilton fundó dos bancos en Nueva York, incluyendo el Bank of New York. [5] Él murió en un tiroteo con Aaron Burr, que fundó el Banco de Manhattan con el financiamiento de Kuhn Loeb. Hamilton ejemplifica el desprecio que las ocho familias tienen hacia la gente común, una vez diciendo: “Todas las comunidades se dividen en los pocos y los muchos. Los primeros son los ricos y los bien nacidos, los otros la masa de la gente … la gente es turbulenta y cambiante, que rara vez juzgan y determinan lo correcto. Dar por lo tanto a la primera clase una parte distinta, permanente del gobierno. Ellos vigilarán la inestabilidad de la segunda. “[6]

Hamilton fue sólo el primero de una serie de compinches de las Ocho Familias a ocupar el cargo clave de Secretario del Tesoro. El Secretario del Tesoro de Kennedy, Douglas Dillon que vino de Dillon Read (ahora parte de UBS Warburg). Los Secretarios del Tesoro de Nixon David Kennedy y William Simon vinieron de Continental Illinois Bank (ahora parte de Bank of America) y Salomon Brothers (ahora parte de Citigroup), respectivamente. El Secretario del Tesoro de Carter, Michael Blumenthal fue de Goldman Sachs, el secretario del Tesoro de Reagan, Donald Regan vino de Merrill Lynch (ahora parte de Bank of America), el Secretario del Tesoro de George Bush, Nicholas Brady vino de Dillon Read (UBS Warburg) y tanto el Secretario del Tesoro de Clinton Robert Rubin, como de Bush Jr., Henry Paulson, vinieron de Goldman Sachs. El Secretario del Tesoro de Obama, Tim Geithner trabajó en Kissinger Associates y la Reserva Federal de Nueva York.

Thomas Jefferson decía que Estados Unidos necesitaba un banco central de propiedad pública, para que los monarcas europeos y los aristócratas no pudieran utilizar la impresión de dinero para controlar los asuntos de la nueva nación. Jefferson dijo: “Un país que espera seguir siendo ignorante y libre … espera lo que nunca ha sido y lo que nunca será. Apenas hay un rey de cada cien que no lo haría, si pudiera, seguir el ejemplo del faraón – robar el dinero de todas las personas, para después quitarles todas sus tierras y luego hacer que ellos y sus hijos esclavos de las entidades bancarias, las cuales son más peligrosas que cualquier ejército. Ya se han planteado una aristocracia del dinero.” Jefferson vio como una conspiración Europea generada por los barones de la banca se desarrollaba para ejercer control de los Estados Unidos. “Actos individuales de tiranía pueden atribuirse a la opinión accidental del día, pero actos de opresión en serie en un período distinguido, son ejecutados a través de cada cambio de ministros, que demuestran claramente un plan deliberado y sistemático para esclavizarnos”. [7 ]

Pero los argumentos de Hamilton, quien fue patrocinado por los Rothschild, a favor de un banco central privado en EE.UU. se hizo realidad. En 1791 el Banco de los Estados Unidos (BUS) fue fundado, con los Rothschild como propietarios principales. Las regulaciones del banco se hizo efectiva en 1811. La opinión pública rechazó tal reglamentación y pidió que se sustituyera por un banco central público. El debate se aplazó pues la nación cayó en la trampa de los banqueros durante la guerra de 1812. En medio de un clima de temor y dificultades económicas, el banco de Hamilton consiguió renovar su actuación en 1816.

Old Hickory, Honest Abe & Camelot

En 1828 Andrew Jackson se candidató a la Presidencia de EE.UU.. A lo largo de su campaña que arremetió contra los banqueros internacionales que controlaban el Banco de los Estados Unidos (BUS). Jackson dijo: “Ustedes son un nido de víboras. Tengo la intención de exponerlos y por Dios eterno que van a salir derrotados. Si la gente entendiera las injusticias de nuestro sistema bancario habría una revolución inmediatamente.”

Jackson ganó la elección y revocó la carta del banco central privado diciendo: “La ley parece que se basa en una idea errónea de que los actuales accionistas tienen un derecho prescriptivo, no sólo el favor, pero la generosidad del gobierno … para su beneficio y hace que se excluya a todo el pueblo americano de la competencia en la compra de este monopolio. Accionistas presentes y los que hereden sus derechos como sucesores se establecerán en un orden privilegiado, vestidos ambos con gran poder político y disfrutarán de inmensas ventajas pecuniarias de su conexión con el gobierno. En caso de que su influencia se concentre en la operación de este tipo de leyes, en manos de un grupo de auto-elegidos, cuyos intereses se identifican con los de los accionistas extranjeros, no hay motivo para temer por la independencia de nuestro país en la guerra … el control de nuestra moneda, recibiendo nuestro dinero público y haciendo que nuestros ciudadanos independientes se conviertan en esclavos; lo que sería más peligroso que el poder naval y militar de cualquier enemigo. Es de lamentar que los ricos y poderosos con demasiada frecuencia usen los actos de gobierno para fines egoístas … para hacer ricos a los ricos y más poderosos. Muchos de nuestros hombres ricos no se han contentado con la misma protección y los mismos beneficios, pero nos suplican para que los hagamos más ricos por los actos del Congreso. He cumplido con mi deber en este país. “[8]

El populismo se impuso y Jackson fue reelegido. En 1835 fue objeto de un intento de asesinato. El atacante fue Richard Lawrence, quien confesó que estaba “en contacto con las potencias de Europa”. [9]

En 1836, Jackson se negó a renovar la carta del BUS. Bajo su mandato la deuda nacional de EE.UU. fue a cero por la primera y última vez en la historia de nuestra nación. Esto enfureció a los banqueros internacionales, cuyo principal ingreso proviene de los pagos de intereses sobre la deuda. El presidente del BUS, Nicholas Biddle cortó el financiamiento al gobierno de EE.UU. en 1842, sumiendo a los EE.UU. a una depresión. Biddle fue un agente de la sede en París de Jacob Rothschild. [10]

La guerra con México fue lanzada de manera simultánea contra Jackson. Pocos años después, se desató la guerra civil, con banqueros de Londres apoyando a las Uniones y los banqueros franceses respaldando al Sur. La familia de Lehman hizo una fortuna con el contrabando de armas hacia el sur y el algodón en el norte. En 1861 los EE.UU. tenía una deuda de $ 100 millones. El nuevo presidente Abraham Lincoln desafió a los banqueros de nuevo, y emitió Lincoln Greenbacks para pagar las facturas del Ejército de la Unión.

El periódico Times de Londres, controlado por los Rothschild, escribió: “Si esta política traviesa, que tuvo su origen en la República de América del Norte, se mantiene, el Gobierno proporcionará su propio dinero sin coste alguno. Pagará sus deudas y tendrá todo el dinero necesario para llevar a cabo su comercio. Será próspero como nunca antes en la historia de los gobiernos civilizados del mundo. Los inteligentes y la riqueza de todos los países se irán a América del Norte. Este gobierno debe ser destruido o destruirá todas las monarquías en el mundo. “[11]

La publicación europea de los banqueros Hazard Circular fue denunciada en todo el país por los populistas enojados. Declaró, “La gran deuda de los capitalistas se creó de la guerra y debe ser usada para controlar la válvula de dinero. Para lograr esto los bonos del gobierno se deben utilizar como base para el sistema bancario. Ahora estamos a la espera de que el Secretario de Hacienda Salmon Chase haga esa recomendación. Esto no permitirá que los Greenbacks circulen como dinero. Tenemos el control de los bonos y a través de ellos controlaremos el sistema bancario “.

La Ley de la Banca Nacional de 1863 volvió a establecer un banco central privado de EE.UU. y bonos de guerra volvieron a ser emitidos. Lincoln fue reelegido y se comprometió a derogar el acto después de que asumiera su puesto en enero de 1865. Pero antes de que pudiera actuar, fue asesinado en el Teatro Ford por John Wilkes Booth. Booth había tenido conexiones con los banqueros internacionales. Su nieta escribió esta Esta Ley Insana, que detalla los contactos de Booth con “europeos misteriosos” justo antes del asesinato de Lincoln.

Tras el golpe de Lincoln, Booth fue llevado por miembros de una sociedad secreta conocida como los Caballeros del Círculo Dorado (KGC). KGC tenía estrechos vínculos con la Sociedad Francesa de las Estaciones, que fue donde Karl Marx fue creado. KGC ha fomentado mucha de la tensión que provocó la Guerra Civil y el presidente Lincoln había desenmascardo específicamente al grupo. Booth era un miembro de KGC y estaba en contacto con la Casa de Rothchild a través del Secretario de la Confederación de Estado, Judá Benjamín. Benjamin huyó a Inglaterra después de la Guerra Civil. [12]

Casi un siglo después de que Lincoln fue asesinado por emitir los greenbacks, el presidente John F. Kennedy se encontraba en la mira de las Ocho Familias. Kennedy había anunciado una ofensiva contra los lejanos paraísos fiscales y el aumento propuesto en las tasas de impuestos sobre el petróleo y grandes empresas mineras. El apoyó la eliminación de lagunas tributarias que benefician a los super-ricos. Sus políticas económicas fueron atacadas públicamente por la revista Fortune, The Wall Street Journal, David Rockefeller y Nelson Rockefeller. Incluso el propio Secretario del Tesoro de Kennedy, Douglas Dillon, que vino desde el banco de inversión UBS Warburg Dillon controlado por Lee, expresó su oposición a las propuestas de John F. Kennedy. [13]

El destino de Kennedy fue sellado en junio de 1963, cuando autorizó la emisión de más de $ 4 mil millones en billetes de Estados Unidos por su Departamento del Tesoro en un intento de eludir la usura de las altas tasas de interés de la Reserva Federal dirigida por los banqueros internacionales. La esposa de Lee Harvey Oswald, quien supuestamente asesinó a Kennedy, y a su vez fue asesinado a tiros por Jack Ruby antes dispararse a sí mismo, dijo al autor AJ Weberman en 1994, “La respuesta al asesinato de Kennedy está con el Banco de la Reserva Federal. No subestime eso. Es un error echarle la culpa a Angleton y la CIA por sí sólos. Esto es sólo un dedo en la misma mano. Las personas que entregan el dinero están por encima de la CIA “. [14]

Impulsado por la llegada de Lyndon Johnson y su escalada de la guerra de Vietnam, los EE.UU. se hundió más en la deuda. Sus ciudadanos fueron aterrorizados en el silencio. Si pudieron matar al Presidente estos banqueros podrían matar a nadie.

La Casa de los Rothschild

La Casa Holandesa de Orange fundó el Banco de Amsterdam en 1609 como el primer banco central del mundo. El príncipe Guillermo de Orange se casó con descendientes de la Casa de Windsor Inglésa; la hija del rey King James II, Mary. La Hermandad del Orden Orange, que recientemente ha fomentado la violencia de Irlanda del Norte, puso a Guillermo III en el trono Inglés, donde gobernó Holanda y Gran Bretaña. En 1694 Guillermo III se asoció con la aristocracia del Reino Unido para lanzar el sector privado del Banco de Inglaterra.

La Antigua Dama de Threadneedle Street, como el Banco de Inglaterra se conoce -está rodeado por paredes de treinta pies de grosor. Tres pisos debajo se encuentra la tercera mayor cantidad de lingotes de oro en el mundo. [15]

Los Rothschild y sus Ocho Familias -casadas unas con otras- poco a poco llegó a controlar el Banco de Inglaterra. La fijación del oro se produjo en el banco NM Rothschild hasta 2004. Como el vicegobernador del Banco de Inglaterra George Blunden dijo, “El miedo es lo que hace que los poderes del banco sean aceptados. El banco es capaz de ejercer su influencia cuando las personas dependen de nosotros y temen perder sus privilegios o cuando están asustados. “[16]

Mayer Amschel Rothschild vendió los mercenarios alemanes Hesianos al gobierno británico para luchar contra los revolucionarios estadounidenses, desviando los fondos a su hermano Nathan en Londres, donde NM (Nathan y Mayer) Rothschild & Sons fue establecido. Mayer era un estudiante serio de Cabala y lanzó su fortuna en dinero malversado del administrador de Guillermo IX- en la región de Hesse-Kassel, un masón prominente.

Barings, una entidad controlada por Rothschild financió el opio chino y el comercio de esclavos africanos. Barings también financió la compra de Luisiana. Cuando varios estados no pagaron sus préstamos, Barings sobornó a Daniel Webster para hacer discursos destacando las virtudes de la devolución de los préstamos. Los estados mantuvieron su posición, por lo que la Casa de los Rothschild cortó el dinero en 1842, sumiendo a los EE.UU. en una profunda depresión. A menudo se decía que la quiebra de las naciones dependía de la riqueza de los Rothschild. Mayer Amschel Rothschild dijo una vez: “No que interesa quien controla los asuntos políticos de una nación, mientras yo controle las finanzas”.

La guerra no afectó la fortuna de la familia tampoco. La Casa de los Rothschild financiaron la guerra de Prusia, la guerra de Crimea y el intento británico para tomar el Canal de Suez de los franceses. Nathan Rothschild hizo una apuesta financiera enorme sobre Napoleón en la Batalla de Waterloo, mientras que también financió al duque en la campaña de la península de Wellington contra Napoleón. Tanto la guerra contra México como la Guerra Civil fueron minas de oro para la familia.

Una biografía de la familia Rothschild se menciona una reunión de Londres, donde un “Sindicato Bancario Internacional” decidió enfrentar al norte de América del Norte contra el Sur como parte de una estratégia de “divide y vencerás”. El canciller alemán Otto von Bismarck dijo una vez, “La división de los Estados Unidos en federaciones de igual fuerza se decidió mucho antes de la Guerra Civil. Estos banqueros tenían miedo de que los Estados Unidos … alterarían su dominio financiero sobre el mundo. La voz de los Rothschild prevaleció. “El biógrafo de Rothschild, Derek Wilson, dice que la familia fue el banco oficial europeo al gobierno de EE.UU. y firmes partidarios de la existencia del Banco de los Estados Unidos. [17]

El biógrafo de la Familia, Niall Ferguson, señala una “diferencia sustancial e inexplicable” en la correspondencia privada Rothschild entre 1854-1860. Él dice que todas las copias de las cartas escritas por los Rothschild de Londres durante este período de la Guerra Civil “fueron destruidas por orden de los socios sucesivos”. [18]

Las tropas francesas y británicas habían, a la altura de la Guerra Civil, rodeado a EE.UU.. Los británicos enviaron 11.000 soldados a Canadá, que estaba controlada por la Corona británica y que dio refugio a los agentes de la Confederación. Napoleón III de Francia instaló al miembro austríaco de la familia Habsburgo, Archiduque Maximiliano como el emperador títere en México, donde las tropas francesas se congregaron en la frontera de Texas. Lo único que salvó a Estados Unidos de ser colonizado de nuevo fue el envío de dos flotas de buques de guerra Rusos por el aliado de EE.UU., el Zar Alejandro II en 1863. [19]

Ese mismo año el Chicago Tribune criticó, “Belmont (August Belmont era un agente de Rothschild en EE.UU. y su nombre fue usado para bautizar a un caballo de carrera) y los Rothschild … que han estado comprando bonos de la Confederación.”

Salmón Rothschild dijo del difunto presidente Lincoln, “El rechaza todas las formas de compromiso. Él tiene la apariencia de un campesino que sólo puede contar historias en un bar. “Barón Jacob Rothschild hizo comentarios igualmente halagadores hacia la ciudadanía EE.UU.. En una ocasión comentó a un ministro de EE.UU. en Bélgica, Henry Sanford, sobre el más de medio millón de estadounidenses que murieron durante la Guerra Civil, “Cuando el paciente está desesperadamente enfermo, uno intenta medidas desesperadas, incluso el derramamiento de sangre.” Salmón y Jacob estaban prolongando una tradición familiar. Un par de generaciones atrás, Mayer Amschel Rothschild se jactó de su estrategia de inversión, “Yo hago negocios cuando las calles de París están inundadas de sangre”. [20]

Los hijos de Mayer Rothschild eran conocidos como los Cinco de Frankfurt. El mayor – Amschel – dirigió el banco de la familia en Frankfurt con su padre, mientras que Nathan dirigió las operaciones de Londres. El hijo menor, Jacob se instaló en París, mientras que Salomón dirigió la agencia de Viena y Karl se fue a Nápoles. El autor Frederick Morton estima que en 1850 los Rothschild tenían activos por un valor de más de $ 10 mil millones. [21] Algunos investigadores creen que su fortuna actual supera los $ 100 mil millones.

Los Warburg, Kuhn Loebs, Goldman Sachs, Schiff y los Rothschild se han casado entre ellos para mantener su poder y control en el sistema bancario. La familia Warburg -que controla Deutsche Bank y BNP- estaba ligada a los Rothschild desde 1814 en Hamburgo, mientras que Kuhn Loeb la casa de Jacob Schiff compartió su lugar con los Rothschild en 1785. Schiff emigró a América en 1865. Ahí, se unió con Abraham Kuhn y se casó con la hija de Salomon. Loeb y Kuhn se casaron con sus hermanas y la dinastía de Kuhn Loeb se consumó. Felix Warburg se casó con la hija de Jacob Schiff. Dos hijas de Goldman se casaron con dos hijos de la familia Sachs, la creación de Goldman Sachs. En 1806, Nathan Rothschild se casó con la hija mayor de Leví Barent Cohen, principal financista de Londres. [22] Por lo tanto, Abby Joseph Cohen y el Secretario de Defensa de Clinton, William Cohen, probablemente son descendientes de Rothschild.

Hoy en día los Rothchild controlan un gigantesco imperio financiero que incluye participaciones mayoritarias en los bancos centrales del mundo entero. El clan de Edmond de Rothschild es propietario del clan del Banque Privée, SA en Lugano, Suiza y el Banvo Rothschild AG de Zurich. La familia de Jacob Lord Rothschild posee la poderosa Rothchild Italia en Milán. Son miembros fundadores del exclusivo Club de las Islas (Club of the Isles), valorado en $ 10 trillones – que controla los gigantes corporativos Real holandesa Shell, Imperial Chemical Industries, Lloyds de Londres, Unilever, Barclays, Lonrho, Río Tinto Zinc, BHP Billiton y Anglo American DeBeers. Esta bestia domina la oferta mundial de petróleo, oro, diamantes, y muchas otras materias primas vitales. [23]

El Club de las Islas proporciona capital para el Quantum NV de George Soros -que obtuvo ganancias gigantescas al destruir las monedas de Tailandia, Indonesia y Rusia entre 1998 y 1999. Soros fue un importante accionista de George W. Bush y su empresa Harken Energy. Quantum NV opera desde la isla holandesa de Curazao, a la sombra de las refinerias clausuradas de la Real holandesa / Shell y Exxon Mobil. Curazao fue citado recientemente por un Grupo de trabajo de la OECD por lavado de dinero. El Club de las Islas está dirigido por los Rothschild, e incluye la Reina Isabel II y otros aristócratas europeos y la Nobleza Negra. El financista fugitivo suizo y miembro de Mossad, Marc Rich, cuyos negocios fueron adoptados recientemente absorbidos por la mafia rusa Alfa Group, es también parte de la red de Soros. [24]

Relaciones con grupos que lavan dinero de la venta de drogas no es nada nuevo para los Rothschild. NM Rothschild & Sons estaba en el epicentro del escándalo del Banco de Crédito y Comercio Internacional (BCCI), pero se escapó del centro de atención cuando un almacén lleno de documentos convenientemente se quemó al mismo tiempo que el Banco de Inglaterra, controlado por los Rothchild, cerro el BCCI.

Recientes proyectos de los Rothschild incluyen el respaldo del oligarca ruso Mikhail Khodorkovsky, para controlar el Blackstone Group (ver “… La Venta Fraudulenta de Productos Financieros en Setiembre 11, 2001”: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=24687), y la adquisición del gigante petrolero suizo Glencore.

Tal vez el más grande repositorio de la riqueza de Rothschild hoy, es Rothschild Continuation Holdings AG – una empresa bancaria secreta con sede en Suiza. A finales de la década de 1990 vástagos del imperio Rothschild incluían los barones Guy y Elie de Rothschild en Francia, Lord Jacob y Sir Evelyn de Rothschild en Gran Bretaña. [25]

Evelyn fue presidenta de la revista The Economist y directora de DeBeers y IBM en el Reino Unido.

Jacob apoyó a Arnold Schwarzenegger en su campaña a gobernador de California. Él tomó el control de las acciones de Jodorkovsky YUKOS justo antes de que el gobierno ruso lo arrestara. En 2010, Jacob se unió a Rupert Murdoch en una asociación de extracción de petróleo en Israel a través de Genie Energía – una filial de IDT Corporation. [26]

En los últimos meses, Sarah Palin ha contratado al ex ejecutivo de IDT Michael Glassner como su jefe de personal. [27] ¿Es la elección de Palin la opción de Rothschild en 2012?

Próxima semana: Parte III: Caballeros de la Mesa Redonda y Los Illuminati

[1] The Temple & the Lodge. Michael Bagent & Richard Leigh. Arcade Publishing. New York. 1989. p.259

[2] Ibid. p.219

[3] Ibid. p.253

[4] Ibid. p.233

[5] The Robot’s Rebellion: The Story of the Spiritual Renaissance. David Icke. Gateway Books. Bath, UK. 1994. p.156

[6] Democracy for the Few. Michael Parenti. St. Martin’s Press. New York. 1977. p.51

[7] Fourth Reich of the Rich. Des Griffin. Emissary Publications. Pasadena, CA. 1978. p.171

[8] Ibid. p.173

[9] Rule by Secrecy: The Hidden History that Connects the Trilateral Commission, the Freemasons and the Great Pyramids. Jim Marrs. HarperCollins Publishers. New York. 2000. p.68

[10] The Secrets of the Federal Reserve. Eustace Mullins. Bankers Research Institute. Staunton, VA. 1983. p.179

[11] Human Race Get Off Your Knees: The Lion Sleeps No More. David Icke. David Icke Books Ltd. Isle of Wight. UK. 2010. p.92

[12] Marrs. p.212

[13] Idid. p.139

[14] Ibid p.141

[15] Icke. The Robot’s Rebellion. p.114

[16] Ibid. p.181

[17] Rothschild: The Wealth and Power of a Dynasty. Derek Wilson. Charles Schribner’s Sons. New York. 1988. p.178

[18] The House of Rothschild. Niall Ferguson. Viking Press New York 1998 p.28

[19] Marrs. p.215

[20] Ibid

[21] “What You Didn’t Know about Taxes and the Crown”. Mark Owen. Paranoia. #41. Spring 2006. p.66

[22] Marrs. p.63

[23] “The Coming Fall of the House of Windsor”. The New Federalist. 1994

[24] “The Secret Financial Network Behind ‘Wizard’ George Soros”. William Engdahl. Executive Intelligence Review. 11-1-96

[25] Marrs. p.86

[26] “Murdoch, Rothschild Invest in Israeli Oil Shale”. Jerusalem Post. November 22, 2010

[27] “Sarah Palin hires chief of staff for PAC”, Huffington Post. February 2011

El Cartel de la Reserva Federal: Las Ocho Familias

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | 3 JUNIO, 2011

Parte 1 Parte 2 Parte 3 Parte 4

Los cuatro jinetes del sistema bancario (Bank of America, JP Morgan Chase, Citigroup y Wells Fargo) son dueños de los cuatro jinetes del petróleo (Exxon Mobil, la holandés Royal Dutch Shell, BP Amoco y Chevron Texaco), junto con el Deutsche Bank, BNP, Barclays y otros gigantes europeos. Pero su monopolio sobre la economía mundial no se detiene ahí.

Según documentos enviados a la SEC, los Cuatro Jinetes de la Banca se encuentran entre los diez principales accionistas de casi todas las corporaciones de Fortune 500. [1]

Entonces, ¿quiénes son los accionistas de estos bancos?

Esta información es vigilada de cerca. Mis consultas a los organismos de regulación bancaria sobre los propietarios de acciones en los 25 principales bancos de EE.UU. fueron dadas estatus bajo la Ley de Libertad de Información antes de ser denegadas con la excusa de”seguridad nacional”. Esto es bastante irónico, ya que muchos de los accionistas de los bancos residen en Europa.

Un repositorio importante para la riqueza de la oligarquía mundial que es propietaria de estos bancos es el U.S. Trust Corporation – fundada en 1853 y ahora propiedad de Bank of America. Uno de los más recientes Directores Fiduciarios y miembro honorario fue Walter Rothschild. Otros directores incluyen Daniel Davison de JP Morgan Chase, Richard Tucker de Exxon Mobil, Daniel Roberts de Citigroup y Marshall Schwartz de Morgan Stanley. [2]

JW McCallister, un iniciado de la industria del petróleo en la Casa de Saud, escribió en The Grim Reaper que la información que adquirió sobre los banqueros árabes citaban que 80% de la propiedad de la Reserva Federal de Nueva York-, por mucho, la más poderosa agencia de la Fed, es controlada por ocho familias, cuatro de las cuales residen en los EE.UU.. Son los Goldman Sachs, Rockefeller, Lehman y Loebs Kuhn de Nueva York, los Rothschild de París y Londres, los Warburg en Hamburgo, los Lazards de París, y los Israelís Moisés Seifs de Roma.

CPA Thomas D. Schauf corrobora lo dicho por McCallister, y añade que diez bancos controlan las doce ramas de la Reserva Federal. El nombra NM Rothschild de Londres, Rothschild Bank de Berlín, Warburg Banco de Hamburgo, Warburg Banco de Amsterdam, de Lehman Brothers de Nueva York, Lazard Brothers de París, Kuhn Loeb Bank de Nueva York, Israel Moisés Seif Banco de Italia, Goldman Sachs de Nueva York y el Banco JP Morgan Chase de Nueva York. Schauf lista a William Rockefeller, Paul Warburg, Jacob Schiff y James Stillman como individuos que son dueños de grandes porciones de la Reserva Federal. [3] Los Schiff son privilegiados dentro de Kuhn Loeb. Los Stillman quienes son privilegiados dentro de Citigroup, se juntaron con el clan Rockefeller.

Eustace Mullins llegó a las mismas conclusiones en su libro Los Secretos de la Reserva Federal, en el que muestra gráficos de la conexión de la Reserva Federal y sus bancos miembros a las familias de los Rothschild, Warburg, Rockefeller y los otros. [4]

El control que ejercen las familias de banqueros sobre la economía global no puede ser exagerada y está bastante guardada secretamente. Su brazo de medios de comunicación corporativos es rápido al desacreditar cualquier información que expone este cartel privado de bancos centrales como “teoría de la conspiración”. Sin embargo, los hechos siguen demostrándolo.

La Casa de Morgan

El Banco de Reserva Federal nació en 1913, el mismo año en que el bancario estadounidense J. Pierpont Morgan murió y la Fundación Rockefeller fue formada. La Casa de Morgan presidió las finanzas estadounidenses desde la esquina de Wall Street y Broad, en calidad de banco central en Estados Unidos desde 1838, cuando George Peabody lo fundó en Londres.

Peabody era un socio de negocios de los Rothschild. En 1952, el investigador Eustace Mullins propuso la hipótesis de que los Morgan no eran más que agentes de Rothschild. Mullins escribió que los Rothschild, “… prefieren funcionar de forma anónima en los EE.UU. tras la fachada de JP Morgan & Company”. [5]

El autor Gabriel Kolko dijo, “las actividades de Morgan entre 1895-1896 en la venta de bonos del Tesoro de EE.UU. en Europa se basa en una alianza con la Casa de los Rothschild.” [6]

El pulpo Morgan expandió sus tentáculos rápidamente por todo el mundo. Morgan Grenfell operaba en Londres. Morgan et Ceruled París. Los primos de Rothschild Lambert crearon Drexel & Company en Filadelfia.

La Casa de Morgan atiende a los Astor, DuPont, Guggenheim, Vanderbilt y los Rockefeller. Esta casa financió el lanzamiento de AT & T, General Motors, General Electric y DuPont. Al igual que la sede en Londres de los bancos Rothschild y Baring. Morgan se convirtió en parte de la estructura de poder en muchos países.

En 1890 la Casa de Morgan hizo préstamos al banco central de Egipto, financió la construcción de los ferrocarriles rusos, bonos de los gobiernos estatales brasileños y financiaron proyectos argentinos de obras públicas. Una recesión en 1893 aumentó el poder de Morgan. Ese año Morgan salvó al gobierno de los EE.UU. de un pánico bancario, formando un sindicato para apuntalar las reservas del gobierno con un envío de $ 62 millones de dólares en oro de Rothschild. [7]

Morgan era la fuerza impulsora detrás de la expansión occidental en los EE.UU., financiando y controlando los ferrocarriles con rumbo al oeste a través de fideicomisos de votación. En 1879, Cornelius Vanderbilt- Morgan financió Central Railroad de Nueva York con tasas preferenciales para el envío al monopolio de Standard Oil, consolidando la relación entre Rockefeller y Morgan.

La Casa de Morgan cayó entonces bajo el control de Rothschild y Rockefeller. Un titular del New York Herald decía: “Reyes del tren forman gigantesca Fiduciaria”. J. Pierpont Morgan, quien una vez dijo, “La competencia es un pecado”, opinó alegremente, “Piense en ello.” Toda la competencia del tráfico de ferrocarril al oeste de San Luis estaba en las manos de treinta hombres. “[8]

Morgan y el banquero de Edward Harriman, Kuhn Loeb mantenía el monopolio de los ferrocarriles, mientras que las dinastías bancarias Lehman, Goldman Sachs y Lazard se unieron a los Rockefeller en el control de la base industrial de los EE.UU.. [9]

En 1903, el Banker’s Trust fue fundado por las ocho familias. Benjamin Strong del banker’s Trust fue el primer gobernador de la Reserva Federal de Nueva York. La creación de la Reserva Federal en 1913 fusionó el poder de las ocho familias a la fuerza militar y diplomática del gobierno de EE.UU.. Si sus préstamos en el extranjero no eran pagadas, los oligarcas ahora podían desplegar marines estadounidenses para cobrar las deudas. Morgan, Chase y Citibank formaron un sindicato de préstamos internacionales.

La Casa de Morgan fue acogedora, con la Cámara Británica de Windsor y la italiana Casa de Saboya. Los Kuhn Loebs, Warburg, Lehman, Lazards, Israelí Moisés Seifs y Goldman Sachs también tenían estrechos vínculos con la realeza europea. En 1895 Morgan controlaba el flujo de oro dentro y fuera de los EE.UU.. La primera ola de fusiones de América estaba en su infancia y estaba siendo promovida por los banqueros. En 1897 había sesenta y nueve fusiones industriales. Para 1899 habían 1200. En 1904, John Moody – fundador de Moody’s Investor Services – dijo que era imposible hablar de los intereses de Rockefeller y Morgan separadamente. [10]

La desconfianza pública ante la fusión comenzó a emerger. Muchos los consideraban traidores que trabajan para los antiguos poderes europeos. Standard Oil de Rockefeller, U.S. Steel de Andrew Carnegie en EE.UU. y los ferrocarriles de Edward Harriman se financiaron a través del banquero Jacob Schiff de Kuhn Loeb, quien trabajó en estrecha colaboración con los Rothschild de Europa.

Varios países occidentales prohibieron la entrada a los banqueros. El predicador populista William Jennings Bryan fue tres veces el candidato demócrata a la presidencia desde 1896 -1908. El tema central de su campaña era que Estados Unidos estaba cayendo en una trampa que incluía “la servidumbre al capital financiero británico”. Teddy Roosevelt derrotó a Bryan en 1908, pero se vio obligado a promulgar la Ley Sherman Anti-Trust. Después, Roosevelt comenzó su persecución de Standard Oil Trust.

En 1912, se realizaron las audiencias Pujo, para analizar la concentración de poder en Wall Street. Ese mismo año la señora Edward Harriman vendió sus acciones de Guaranty Bank de Nueva York Fiduciario a JP Morgan, para crear Morgan Guaranty Trust. El juez Louis Brandeis, convenció al presidente Woodrow Wilson para que exigiera el fin de las asociaciones entre directivas de los bancos. En 1914, fue aprobada la creación de la Ley Clayton Anti-Trust.

Jack Morgan – hijo y sucesor de J. Pierpont – respondió el llamando de sus clientes de Morgan Remington y Winchester para aumentar la producción de armas. El sostuvo que los EE.UU. necesitaba entrar en la Primera Guerra Mundial. Aguijoneado por la Fundación Carnegie y otros frentes oligarquícos, Woodrow Wilson aceptó tal sugerencia. Como Charles Tansill escribió en “Estados Unidos va a la Guerra”, “Mucho antes de que el conflicto iniciara, la firma francesa de los Rothschild Freres se comunicó con Morgan & Company en Nueva York, para pedir un préstamo de $ 100 millones, una parte sustancial de lo que iba a ser usado en EE.UU. para pagar por las compras francesas de productos estadounidenses. ”

La Casa de Morgan financió la mitad de la intervención de EE.UU. en la guerra, mientras recibía comisiones por permitir la participación de contratistas como General Electric, DuPont, US Steel, Kennecott y ASARCO. Todos eran clientes de Morgan. Morgan también financió la guerra británica contra los Bóers en Sudáfrica y la Guerra Franco-prusiana. La Conferencia de Paz de París 1919 fue presidida por Morgan, lo que llevó la unión de esfuerzos para la reconstrucción de Alemania y los Aliados. [11]

En la década de 1930 resurgió el populismo en Estados Unidos después de que Goldman Sachs, el Banco Lehman y otros se beneficiaron de la crisis de 1929. [12] El presidente del Comité Bancario del Congreso, Louis McFadden (D-NY) dijo de la Gran Depresión, “Fue un accidente. Fue una ocurrencia cuidadosamente creada artificialmente … Los banqueros internacionales buscaron crear un estado de desesperación para poder emerger como nuestros gobernantes y dueños”.

El senador Gerald Nye (D-ND) presidió una investigación en 1936. Nye llegó a la conclusión de que la Casa de Morgan había llevado a EE.UU. a participar en la Primera Guerra Mundial para proteger los préstamos y crear una industria de armamentos en pleno auge. Nye más tarde produjo un documento titulado La Próxima Guerra, que cínicamente se refirió a “al viejo truco para engañar a la diosa democracia”, a través del cual Japón podría ser utilizado para atraer a los EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial.

En 1937, el Secretario del Interior, Harold Ickes advirtió de la influencia de “60 familias Americanas”. El historiador Ferdinand Lundberg más tarde escribió un libro con el mismo título. En la Corte Suprema de Justicia, William O. Douglas denunció, “La influencia de Morgan … como la más perniciosa en la actualidad en la industria y las finanzas.”

Jack Morgan respondió empujando los EE.UU. a la Segunda Guerra Mundial. Morgan tenía estrechas relaciones con las familias Iwasaki y Dan – los dos clanes más ricos de Japón – que han sido dueños de Mitsubishi y Mitsui, respectivamente, ya que las empresas surgieron a partir de shogunatos del siglo XVII. Cuando Japón invadió Manchuria, matando a los campesinos chinos en Nanking, Morgan restó importancia al incidente. Morgan también tuvo una estrecha relación con el italiano fascista Benito Mussolini, mientras que el alemán nazi, el Dr. Schacht Hjalmer era un enlace del Banco de Morgan durante la Segunda Guerra Mundial. Después de la guerra Hjalmer se reunió con representantes de Morgan Schacht en el Banco de Pagos Internacionales (BPI) en Basilea, Suiza. [13]

La Casa de los Rockefeller

BPI es el banco más poderoso del mundo, un banco central global de las ocho familias que controlan los bancos centrales privados de casi todos los países occidentales incluyendo las naciones en desarrollo. El primer presidente del BPI fue el banquero de Rockefeller Gates McGarrah -un funcionario del Chase Manhattan y la Reserva Federal. McGarrah era el abuelo del ex director de la CIA Richard Helms. Los Rockefeller, como los Morgan, tenían estrechos vínculos con Londres. David Icke escribe en Los Niños de la Matriz, que los Rockefeller y los Morgan eran sólo “recaderos” de los Rothschilds en Europa. [14]

BPI es propiedad de la Reserva Federal, el Banco de Inglaterra, el Banco de Italia, Banco de Canadá, Banco Nacional de Suiza, Nederlandsche Bank, Bundesbank y el Banco de Francia.

El historiador Carroll Quigley escribió en su libro Tragedia y Esperanza (Tragedy and Hope) que el BIS fue parte de un plan “para crear un sistema mundial de control financiero en manos privadas capaz de dominar el sistema político de cada país y la economía del mundo en conjunto … que se controlará de manera feudal por los bancos centrales del mundo actuando en concierto mediante acuerdos secretos “.

El gobierno de EE.UU. tenía una desconfianza histórica del BIS, pero su cabildeo para desmantelarlo no surtió ningún efecto en 1944, durante la Conferencia de Bretton Woods efectuada después de la Segunda Guerra Mundial. En lugar, el poder de las Ocho Familias aumento con la creación, también en Bretton Woods, del FMI y el Banco Mundial. La Reserva Federal de Estados Unidos sólo tomó acciones del BPI en septiembre de 1994. [15]

BPI mantiene al menos el 10% de las reservas monetarias de por lo menos 80 de los bancos centrales del mundo, el FMI y otras instituciones multilaterales. Sirve como agente financiero para los acuerdos internacionales, recoge información sobre la economía mundial y sirve como prestamista de última instancia para evitar el colapso financiero mundial.

BPI promueve un programa de fascismo capitalista y monopolista. Dio un préstamo a Hungría en 1990 para garantizar la privatización de la economía de ese país. Sirvió como conducto para el financiamiento de las Ocho Familias, quienes a su vez financiaron a Adolf Hitler, -dirigidas por J. Schroeder el Warburg Henry y Mendelsohn Banco de Amsterdam. Muchos investigadores afirman que BPI se encuentra en el punto más alto del lavado de dinero del narcotráfico mundial. [16]

No es casualidad que el BIS tiene su sede en Suiza, escondite favorito de la riqueza de la aristocracia mundial y la sede de la P-2 Masona Italiana y Alpina Lodge así como de la Nazi International. Otras instituciones que son controladas por las Ocho Familias son el Foro Económico Mundial, la Conferencia Monetaria Internacional y la Organización Mundial del Comercio.

Bretton Woods fue una bendición para las Ocho Familias. El FMI y el Banco Mundial fueron el centro de este “nuevo orden mundial”. En 1944 los primeros bonos del Banco Mundial estaban flotando por Morgan Stanley y First Boston. La familia francesa Lazard se involucró más en los intereses de la Casa Morgan. Lazard Freres, el banco de inversión más grande de Francia, es propiedad de las familias Lazard y David-Weill, descendientes de los baqueros Genoveses representados por Michelle Davive. Un presidente y CEO de Citigroup fue Sanford Weill.

En 1968 Morgan Guaranty lanzó Euro-Clear, un sistema de banco de compensación con sede en Bruselas para los valores de eurodólares. Fue la primera empresa automatizada. Algunos llamaron a Euro-Clear “La Bestia”. Bruselas es la sede central para el nuevo Banco Central Europeo y de la OTAN. En 1973, funcionarios de Morgan se reunieron en secreto en las Bermudas para resucitar ilegalmente la antigua Casa de Morgan, veinte años antes de que se derogara la Ley Glass Steagal. Los Morgan y los Rockefeller siempre apoyaron financieramente a Merrill Lynch, impulsandolo para formar parte de los 5 grandes de la banca de inversión de EE.UU.. Merrill es ahora parte de Bank of America.

John D. Rockefeller utilizó su riqueza petrolera para adquirir Equitable Trust, que había engullido varios grandes bancos y corporaciones de la década de 1920. La Gran Depresión ayudó a consolidar el poder de Rockefeller. Su Chase Manhattan Bank se fusionó con Kuhn Loeb Bank para formar el Chase Manhattan, consolidando una relación de familia desde hace mucho tiempo. El Kuhn-Loeb ha financiado – con Rothschild – la búsqueda de Rockefeller para convertirse en rey del petróleo. National City Bank de Cleveland, dio a John D. el dinero necesario para embarcarse en su monopolización de la industria petrolera en EE.UU.. El banco fue identificado en audiencias en el Congreso como uno de los tres bancos de propiedad de los Rothschild en los EE.UU. durante la década de 1870, cuando Rockefeller se incorporó con Standard Oil de New York. [17]

Un socio de Rockefeller y Standard Oil fue Harkness Edward, cuya familia llegó a controlar el Chemical Bank. Otro era James Stillman, cuya familia controla Manufacturers Hanover Trust. Ambos bancos se han unido bajo el paraguas de JP Morgan Chase. Dos de las hijas de James Stillman se casaron con dos de los hijos de William Rockefeller. Las dos familias controlan una gran parte de Citigroup. [18]

En el negocio de seguros, los Rockefeller controlan Metropolitan Life, Equitable Life, Prudential y New York Life. Los bancos de Rockefeller controlan el 25% de todos los activos de los 50 mayores bancos comerciales de EE.UU. y el 30% de todos los activos de las 50 compañías más grandes de seguros. [19] Las compañías de seguros -la primera en los EE.UU. fue puesta en marcha por los masones a través de sus Woodman de América -que juegan un papel clave en el lavado de dinero proveniente de comercio de drogas en Bermudas.

Las empresas bajo control de Rockefeller son Exxon Mobil, Chevron Texaco, BP Amoco, Marathon Oil, Freeport McMoran, Quaker Oats, ASARCO, United, Delta, Northwest, ITT, International Harvester, Xerox, Boeing, Westinghouse, Hewlett-Packard, Honeywell, International Paper , Pfizer, Motorola, Monsanto, Union Carbide y General Foods.

La Fundación Rockefeller tiene estrechos vínculos financieros con las Fundaciones Ford y Carnegie. Otras iniciativas filantrópicas de la familia como Rockefeller Brothers Fund, el Instituto Rockefeller para la Investigación Médica, Consejo General de Educación de la Universidad Rockefeller y la Universidad de Chicago -que producen un flujo constante de economistas de derecha como apologistas del capital internacional, incluyen a Milton Friedman.

La familia es dueña de 30 Rockefeller Plaza, donde el árbol nacional de Navidad se enciende cada año, y el Rockefeller Center. David Rockefeller fue instrumental en la construcción de las torres del World Trade Center. La principal casa de la familia Rockefeller es un complejo descomunal en el estado de Nueva York conocido como Pocantico Hills. También son dueños de un dúplex de 32 habitaciones en la 5ª Avenida en Manhattan, una mansión en Washington, DC, Monte Sacro rancho en Venezuela, las plantaciones de café en el Ecuador, varias fincas en Brasil, un estado en Seal Harbor, Maine y resorts en el Caribe, Hawai y Puerto Rico. [20]

Las familias Dulles y Rockefeller son primos. Allen Dulles, creó la CIA, con la asistencia de los nazis, que encubrió el asesinato de Kennedy durante las investigaciones de la Comisión Warren y llegó a un acuerdo con la Hermandad Musulmana para crear asesinos mentalmente controlados. [21]

El hermano John Foster Dulles, presidió la falsa confianza de Goldman Sachs antes de la caída bursátil de 1929 y ayudó a su hermano a derrocar a los gobiernos de Irán y Guatemala. Ambos eran miembros de Skull & Bones, privilegiados del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR), y masones grado 33 (el más alto de todos). [22]

Los Rockefeller jugaron un papel decisivo en la formación de las políticas de despoblación del Club de Roma en su finca en Bellagio, Italia. Su finca Pocantico Hills dio a luz a la Comisión Trilateral. La familia es uno de los principales financistas del movimiento eugenésico que dio lugar a Hitler, la clonación humana y la obsesión con el ADN en los círculos científicos de EE.UU..

John Rockefeller Jr., encabezó el Consejo de Población, hasta su muerte. [23] Su hijo del mismo nombre es un senador de Virginia Occidental. El hermano Winthrop Rockefeller fue teniente gobernador de Arkansas y sigue siendo el hombre más poderoso en ese estado. En una entrevista de Octubre de 1975 con la revista Playboy, el vicepresidente Nelson Rockefeller, quien también fue gobernador de Nueva York -articuló una visión paternalista de su familia: “Yo soy un gran creyente en la planificación económica, social, política, la planificación militar total del mundo.”

Pero de todos los hermanos Rockefeller, David, el fundador de la Comisión Trilateral (TC), y presidente de Chase Manhattan, quien ha encabezado la agenda fascista de la familia en una escala global. Defendió el Sha de Irán, el régimen de apartheid sudafricano y la Junta chilena de Pinochet. Él fue el mayor financista del CFR, la TC y (durante la guerra de Vietnam), el Comité para una paz efectiva y duradera en Asia -un contrato de bonanza para los que se ganaban la vida fuera del conflicto.

Nixon le pidió que fuera Secretario de Hacienda, pero Rockefeller rechazó la oferta de trabajo, sabiendo que su poder era mucho mayor. El autor Gary Allen escribe en el archivo de Rockefeller, que en 1973, “conoció a David Rockefeller con veintisiete jefes de Estado, incluyendo a los gobernantes de Rusia y China Comunista”.

Después del golpe de Estado contra el primer ministro australiano Gough Whitlam, en 1975, (llevado a cabo por la CIA y el Nugan Hand Bank, su súbdito en la Corona Británica, Malcolm Fraser, viajó a EE.UU., donde se reunió con el presidente Gerald Ford, después de conferenciar con David Rockefeller. [24]

Artículo original en Inglés por Dean Henderson en su blog.

Próxima semana: Parte II: La masonería y el Banco de los Estados Unidos

[1] 10K Filings of Fortune 500 Corporations to SEC. 3-91

[2] 10K Filing of US Trust Corporation to SEC. 6-28-95

[3] “The Federal Reserve ‘Fed Up’. Thomas Schauf. www.davidicke.com 1-02

[4] The Secrets of the Federal Reserve. Eustace Mullins. Bankers Research Institute. Staunton, VA. 1983. p.179

[5] Ibid. p.53

[6] The Triumph of Conservatism. Gabriel Kolko. MacMillan and Company New York. 1963. p.142

[7] Rule by Secrecy: The Hidden History that Connects the Trilateral Commission, the Freemasons and the Great Pyramids. Jim Marrs. HarperCollins Publishers.New York. 2000. p.57

[8] The House of Morgan. Ron Chernow. Atlantic Monthly Press NewYork 1990

[9] Marrs. p.57

[10] Democracy for the Few. Michael Parenti. St. Martin’s Press. New York. 1977. p.178

[11] Chernow

[12] The Great Crash of 1929. John Kenneth Galbraith. Houghton, Mifflin Company. Boston. 1979. p.148

[13] Chernow

[14] Children of the Matrix. David Icke. Bridge of Love. Scottsdale, AZ. 2000

[15] The Confidence Game: How Un-Elected Central Bankers are Governing the Changed World Economy. Steven Solomon. Simon & Schuster. New York. 1995. p.112

[16] Marrs. p.180

[17] Ibid. p.45

[18] The Money Lenders: The People and Politics of the World Banking Crisis. Anthony Sampson. Penguin Books. New York. 1981

[19] The Rockefeller File. Gary Allen. ’76 Press. Seal Beach, CA. 1977

[20] Ibid

[21] Dope Inc.: The Book That Drove Kissinger Crazy. Editors of Executive Intelligence Review. Washington, DC. 1992

[22] Marrs.

[23] The Rockefeller Syndrome. Ferdinand Lundberg. Lyle Stuart Inc. Secaucus, NJ. 1975. p.296

[24] Marrs. p.53