“Estamos en manos de psicópatas integrados”

Escritoria cuenta su visión sobre como el mundo es controlado por “monstruos” de la vida real.

POR CATALINA GUERRERO | EFE | MARZO 4, 2013

Los psicópatas integrados abundan en posiciones de responsabilidad, en las esferas de poder, de hecho estamos en sus “manos”, afirma la escritora Espido Freire, que identifica en su ensayo Los malos del cuento a las personas tóxicas, los “monstruos”, dice a Efe, de la vida real.

“Estamos en manos de psicópatas integrados (…) estamos en una sociedad en la que el ladrón de guante blanco y el político corrupto han prosperado rápidamente”, señala Espiro Freire (Bilbao, 1974).

Y lo peor, según la escritora más joven en hacerse con el prestigioso Premio Planeta (por Melocotones helados, 1999), es que “los casos de corrupción y de quienes se han enriquecido de forma ilegal no están siendo investigados”.

Estos delincuentes, apunta su ensayo publicado por Ariel, crecen en los entornos urbanos, en sociedades complejas y en vías de desarrollo, en las que hay posibilidades de especular con el suelo, de introducir drogas y prostitución, de interferir con la provechosa burocracia o de llevarse porcentajes en la producción industrial.

Un caso frecuente, dice Espiro Freire, en el que se suele capturar a un psicópata integrado es en el de malversación de fondos, el cohecho o la corrupción, especialmente si es de dinero público, que se percibe como “no perteneciente a nadie”, pero esa “no es su única motivación”.

Pelotazos, sobornos, regalos y escuchas… en los últimos años no ha habido en España comunidad autonómica ni partido político que se haya librado en mayor o menor grado de los escándalos, indica la autora de Los malos del cuento y de los ensayos Mileuristas y La generación de las mil emociones, defensora del compromiso social y político del escritor.

En su nuevo ensayo, subtitulado Cómo sobrevivir entre personas tóxicas, advierte de que este momento de destrucción de puestos de trabajo, de empobrecimiento, de falta de respuestas de los dirigentes políticos y económicos, de casos de corrupción y miedo al mañana es “perfecto” para que surjan “psicópatas líderes” o para que un porcentaje mayor comiencen una carrera delictiva.

Insiste en que “estamos en manos de los malos del cuento” y para “desviar nuestra atención” de los verdaderos culpables de la crisis y del empobrecimiento al que vamos “de forma acelerada” tratan de satisfacer al ciudadano de a pié “con las migajas, con los chivos expiatorios y con la falsa sensación de que algo se puede hacer”.

Se refiere a la creencia de que los ciudadanos tienen el poder de generar un cambio, algo que tacha de “espejismo”.
Considera positivo, no obstante, que estos delincuentes “de guante blanco” estén ahora en el punto de mira de los medios de comunicación y de la opinión pública, como hace unos años lo estuvieron los maltratadores.

Contra estos y otros “malvados” que tenemos más cerca, sí hay posibilidades de actuar, según Espiro Freire, que establece perfiles para identificarlos y consejos para librarse de ellos.

Los “malos del cuento” pueden padres o madres que maltratan a sus hijos, novios o maridos posesivos o maltratadores, suegras dañinas, jefes que se apropian del trabajo de sus subordinados, acosadores morales o sexuales o vampiros emocionales que chupan la energía y la alegría de sus víctimas.

En definitiva todo un catálogo de personas “tóxicas” que ya aparecían en los cuentos clásicos para alertar a los niños -y a los no tan niños- de qué hacer frente a esas personalidades peligrosas.

Esos cuentos, con el tiempo, se han ido edulcorando, pero el mal sigue ahí, advierte Espiro Freire, convencida de que no se puede cambiar al malvado, de que los psicópatas no son recuperables.

Pero sí se puede crear, subraya, “una sociedad en la que los niños, los ancianos, los más desprotegidos, crezcan más seguros; primero, sabiendo detectar los rasgos de alguien malvado y después, creando un entorno en el que reciban un castigo lo antes posible y de la manera más eficaz”.

“La maldad existe. No me cansaré de repetirlo”, dice Espiro Freire, cuya obsesión a lo largo de su obra, apunta, ha sido abordar el lado oscuro de la personalidad humana, algo que le empezó a interesar cuando tenía “11 o 12 años”.

Ella, que antes se identificaba con La Sirenita y de un tiempo a esta parte más con el personaje de Piel de Asno, “alguien que no escapa, que lucha por sí misma”, insta a sus lectores que no toleren la maldad, ni la menosprecien, que escapen de los “malos del cuento” y denuncien. “No se dejen convertir en víctimas, ámense”, aconseja.

About Luis Miranda
The Real Agenda is an independent publication. It does not take money from Corporations, Foundations or Non-Governmental Organizations. It provides news reports in three languages: English, Spanish and Portuguese to reach a larger group of readers. Our news are not guided by any ideological, political or religious interest, which allows us to keep our integrity towards the readers.

Comments are closed.