Nuevas Atrocidades en Experimentos Humanos de Guatemala

Associated Press
1 de septiembre 2011

En Español por Luis R. Miranda

ATLANTA (AP) – Un panel presidencial reveló el lunes nuevos impactantes detalles sobre los experimentos médicos que EE.UU. realizó en Guatemala en la década de 1940, incluyendo la decisión de volver a infectar a una mujer que moría en un estudio de sífilis.

Los experimentos de Guatemala ya se consideran uno de los episodios más oscuros de la investigación médica en la historia de EE.UU., pero los miembros del grupo dicen que la nueva información indica que los investigadores fueron inusualmente poco éticos, incluso cuando se coloca en el contexto histórico de una época diferente.

“Los investigadores pusieron el avance de la medicina por encima del bienestar de los pacientes”, dijo Anita Allen, miembro de la Comisión Presidencial para el Estudio de los temas bioéticos.

Desde 1946-48, el Servicio de Salud Pública de los EE.UU. y la Oficina Sanitaria Panamericana trabajaron con varias agencias del gobierno de Guatemala para realizar investigaciones médicas – pagados por el gobierno de los EE.UU. – que involucró deliberadamente exponer a las personas a enfermedades de transmisión sexual.

Los investigadores al parecer, estaban tratando de ver si la penicilina, entonces relativamente nueva, podría prevenir las infecciones en 1300 personas expuestas a la sífilis, la gonorrea o chancro blando. Las personas infectadas incluyeron soldados, prostitutas, presos y enfermos mentales con sífilis.

La comisión reveló el lunes que sólo unos 700 de los infectados recibieron algún tipo de tratamiento. Además, 83 personas murieron, aunque no está claro si las muertes fueron consecuencia directa de los experimentos.

La investigación en la cual se experimentó con los guatemaltecos no resultó en ninguna información médica útil, según algunos expertos. Esta práctica se ocultó durante décadas, pero salió a la luz el año pasado, después que un historiador de medicina de la  universidad de Wellesley descubrió registros entre documentos del Dr. John Cutler, quien dirigió los experimentos.

El presidente Barack Obama llamó al presidente de Guatemala, Álvaro Colom, para pedir disculpas. También ordenó a su comisión de bioética revisar los experimentos de Guatemala. La investigación está casi terminada. Aunque el informe final no se espera hasta el próximo mes, miembros de la comisión analizaron algunos de los hallazgos en una reunión el lunes en Washington.

Se reveló que algunos de los experimentos fueron más impactantes de lo que se conocía anteriormente.

Por ejemplo, siete mujeres con epilepsia, que fueron alojadas en el Asilo de Alienados de Guatemala (Hogar para enfermos mentales), fueron inyectadas con sífilis en la parte posterior del cráneo, un procedimiento riesgoso. Los investigadores pensaron que la nueva infección de alguna manera podría ayudar a curar la epilepsia. Las mujeres se enfermaron con meningitis bacteriana, probablemente como resultado de las inyecciones no estériles, con las que fueron tratadas.

Tal vez los detalles más perturbadores se refieren al caso de una paciente con sífilis a quien se infectó con una enfermedad terminal no revelada. Los investigadores, curiosos por ver el impacto de una infección adicional, la infectaron con gonorrea en los ojos y en otros lugares. Seis meses después la mujer murió.

Dr. Amy Gutmann, jefe de la comisión, describe el caso como “escalofriantemente atroz”.

Durante ese tiempo, otros investigadores también usaron personas como conejillos de indias humanos, en algunos casos para infectarlas con enfermedades. Los estudios no estaban regulados y la poca planificación en le trabajo del Dr. Cutler no fue único, algunos expertos han señalado.

Los miembros del panel concluyeron que la investigación de Guatemala fue malo, incluso para los estándares de la época. Los investigadores compararon el trabajo de un experimento de 1943 por Cutler y otros en los que los reclusos fueron infectados con gonorrea en Terre Haute, Ind. Los reclusos eran voluntarios y se les dijo lo que serían parte en un estudio y dieron su consentimiento. Los participantes de Guatemala – o muchos de ellos – no recibieron explicaciones y no dieron su consentimiento informado, dijo la comisión.

La comisión está trabajando en un segundo informe que examina los estudios internacionales de fondos federales para asegurarse de que la investigación actual es hecha de manera ética. Ese informe se espera para finales de año.

Mientras tanto, el gobierno de Guatemala se ha comprometido a hacer su propia investigación sobre el estudio de Cutler. Un portavoz del vicepresidente Rafael Espada dijo que el informe debe hacerse antes de noviembre.

About Luis Miranda
The Real Agenda is an independent publication. It does not take money from Corporations, Foundations or Non-Governmental Organizations. It provides news reports in three languages: English, Spanish and Portuguese to reach a larger group of readers. Our news are not guided by any ideological, political or religious interest, which allows us to keep our integrity towards the readers.

Comments are closed.

%d bloggers like this: