Advertisements

¿Qué está pasando en el Medio Oriente?

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Febrero 24, 2011

Si la crisis que afecta el Oriente Medio y África del Norte bloquea la producción de petróleo en Libia y Argelia, el precio del petróleo puede estallar y llegar a $220 por barril. Según un nuevo informe de Nomura-Tokio, la paralización simultánea reducirá la capacidad de OPEC de producir 2,1 millones de barriles al día. Durante la Guerra del Golfo, en 1990-1991, los precios del crudo saltaron 70% en siete meses, cuando la capacidad se redujo a sólo 1,8 millones de barriles diarios.

Antiguo Secretário de Estado estadounidense, Henry Kissinger

Porter Stansberry, fundador de Stansberry & Associates Investment Research, ha llegado a la misma conclusión. El coincide en que para finales de 2012, el precio del crudo, que surcará los $200 por barril, hará que el dólar colapse como moneda reserva. Además, no habrá oferta de crudo del Medio Oriente. Lo que esto significa es que todo aquello que este valorado en dólares se vera profundamente afectado, inclusive deuda personal, comercial y gubernamental. Analistas concluyen que ni siquiera Arabia Saudita, que pretende suplir el mercado con más de su petróleo podrá apaciguar la crisis causada por los globalistas quienes controlan el Medio Oriente, Europa, Asia y América.

Medios de comunicación indican que Muammar Qaddafi, actual dictador de Libia pretende sabotear su producción de crudo, lo cual aceleraría la crisis. Según Lindsey Williams, un confidente de dos empresas productoras de petróleo, cuyos directores como Ken Fromm de Atlantic Richfield, los globalistas que controlan la oferta de crudo violarán un acuerdo firmado con OPEC en 1977, firmado por el antiguo Secretário de Estado, Henry Kissinger, donde Estados Unidos y otras naciones occidentales se comprometieron a no usar sus extensas reservas y en lugar comprar sólo crudo del Oriente. A cambio, los árabes usarían parte del dinero recibido para comprar deuda emitida por Estados Unidos. Este dinero ha sido usado para financiar el sistema económico basado en deuda que Estados Unidos ha usado por décadas. A finales de 2012, el acuerdo será quebrantado por los globalistas, y OPEC cerrará su suministro. Esto obligará a las empresas a explotar las masivas reservas en Estados Unidos.

Williams informó detalladamente hace cuatro meses como el Medio Oriente explotaría en caos, lo cual es realidad hoy en Egipto, Libia, Jordania, Pakistán, y otros. El acertó en sus comentarios porque fueron fuentes de primera mano, con quienes ha convivido por muchos años quienes le dieron la información. Son precisamente estas fuentes globalistas quienes además planearon la ejecución de numerosas marchas y protestas en el Oriente para desestabilizar el mundo árabe y desencadenar su plan que incluye la violación al acuerdo firmado en los años setentas. Una vez que los globalistas violen el acuerdo hecho con los árabes, ellos no tendrán los dólares para continuar comprando deuda norteamericana, lo cual debilitará aún más la actual moneda reserva. Así mismo, toda la deuda comprada por los árabes y otros como China, será desvalorizada y sus inversiones perdidas.

En 1971, Ken Fromm dijo a Lindsey Williams que las empresas productoras no abirirían las reservas estadounidenses hasta que el precio del petróleo llegasen a $200 dólares por barril. Este precio será alcanzado según diversas fuentes, en 2012. En Estados Unidos, la falta de crudo traerá graves consecuencias, así como para casi todo el planeta. Mientras tanto, Rusia, el mayor productor de petróleo hoy, y China, quienes han firmado un acuerdo para dar a China todo el crudo y gas natural para desarrollar su economía y tornarla la número uno del mundo, por encima de Estados Unidos.

Según Williams, los globalistas comenzarán a explotar las gigantescas reservas existentes en territorio estadounidense, las cuales se han mantenido cerradas como condición del acuerdo firmado entre Kissinger y OPEC en 1977. Actualmente, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), solo debajo de los estados de Dakota del Norte, Dakota del Sur y Montana, el país tiene reservas de crudo 503 mil millones de barriles. Esta caldera de petróleo se extiende a través de la frontera norte hasta Canadá. La existencia de este y otros pozos petroleros con el llamado crudo “light sweet”, ha sido de conocimiento de los globalistas por décadas y de gran relevancia pues este tipo de petroleo necesita poco o ningún procesamiento industrial, lo que significa que estaría disponible para uso casi inmediato.

Este petróleo podría ser producido a un costo de apenas $16 dolares por barril, un precio que desde luego los globalistas no ofrecieran cuando este llegue a los centros de distribución. En lugar, los controladores mantendrán el precio en $200 o más, para que los consumidores tengan que pagar unos 7 u 8 dolares al comprarlo en puestos de gasolina. Según Williams, existe suficiente crudo en el pozo al norte del país para satisfacer la demanda estadounidense hasta 2041. A esto se deben sumar las otras reservas petroleras en América del Norte escondidas bajo las Rocky Mountains, el cual es considerado como el mayor de todos los pozos disponibles del mundo y que tampoco ha sido explotado. Según estudios realizados, las reservas disponibles en las Rocky Mountains llegan a 2 trillones de barriles. James Bartis, uno de los investigadores que participó en el estudio, dijo que Estados Unidos tiene mas petroleo que cualquier otro país en el mundo; inclusive mas de lo que producirían varios de los que se consideran hoy los mayores productores. Otros pozos se encuentran en Gull Island en Alaska y Texas.

¿Cuáles serán los resultados de este cambio? Por un lado, ninguno, pues los globalistas que originan las crisis económicas, bélicas y sociales aún estarían en el poder y quizás más poderosos que nunca. Analistas creen que un nuevo mundo surgirá del desastre que los globalistas llevan a cabo en el Oriente. De hecho, uno de los grandes cambios será la imposición de una nueva moneda reserva, ante la caída del dólar. Lindsey Williams dice que los controladores que son responsables por la actual destrucción de Estados Unidos y Europa occidental eventualmente reconstruirán estas dos regiones del planeta, pero las tendrán aún más dominadas que antes.

El analista de inteligencia Wayne Madsen, quien trabajo para la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), y es ahora un periodista investigativo en Washington, DC, también coincide con Williams y Tarpley.  Según Madsen, los mismos globalistas que causaron el conflicto en África del Norte también son responsables por las protestas en Bahrein, Grecia, Turquía, Irán y Pakistán. El también concuerda con el hecho que todos estos presidentes y dictadores han sido cuidadosamente seleccionados y colocados alrededor del mundo para llevar a cabo los planes de los globalistas, quienes como paga, ahora les quieren derrocados. Madsen adicionalmente cree que Qaddafi probablemente terminará huyendo de Libia hacia alguna de las otras dictaduras que él mismo ha protegido, tales como Zimbabwe, Gambia, o inclusive África del Sur. En Yemen, Madsen dice, los movimientos independientes recobrarán poder de los dictadores quienes les han oprimido por mucho tiempo.

Historiadores como Webster G. Tarpley ha concordado con esta descripción en varias apariciones en medios de comunicación estadounidenses y europeos. Tarpley cita acciones como el discurso de Barack Obama durante la noche del miércoles, diciéndo que su equipo de seguridad nacional estaban en el proceso de negociar planes con aliados del mundo para intervenir en Libia con la intención de apaciguar cualquier acción considerada extrema por Estados Unidos y sus aliados. Obama continuó con comentarios demagógicos diciendo que Estados Unidos apoyaba a la gente de los países del Oriente quienes estaban siendo abusados por dictadores. Obama sin embargo, no hace lo que predica en su propio patio. “Los derechos a la libre expresión y de asamblea son inviolables,” dijo Obama, quien permite la opresión de sus propios ciudadanos cuando estos expresan su descontento con la economía o la forma en que el propio Obama dirige los destinos estadounidenses.

Aunque Obama claramente entiende que el origen del conflicto en el Oriente es una directa consecuencia de las acciones de su país y del imperio Anglo-Sajón que lo controla, no escatimó ningún esfuerzo para insistir en que ningún poder occidental era responsable por tal conflicto. Desde luego para entender el porque los controladores decidieron causar estos disturbios hay que conocer el contexto, la historia, el origen del malestar de miles de árabes quienes han sido oprimidos por muchos años. Lo que la gran mayoría de estas poblaciones ignoran es que están siendo sujeto de un nuevo engaño, porque quienes pretenden estar ayudándoles, realmente les están dando mas de lo mismo. Resta ver si las poblaciones permitirán que esto suceda o se volcarán a las calles a pedir cuentas, pero de verdad, sin ser engañados -una vez más- por quienes les han mantenido en el actual sistema neo-feudal por décadas.

Advertisements

About Luis Miranda
The Real Agenda is an independent publication. It does not take money from Corporations, Foundations or Non-Governmental Organizations. It provides news reports in three languages: English, Spanish and Portuguese to reach a larger group of readers. Our news are not guided by any ideological, political or religious interest, which allows us to keep our integrity towards the readers.

Comments are closed.