El Flúor Reduce el yodo en el Cuerpo

La deficiencia de yodo causa el hipotiroidismo y debilita el Sistema Inmune

NaturalNews.com
Adaptación Luis R. Miranda

El flúor que es usado en el agua potable se ha ganado una mala fama en estos días, y por buenas razones: se trata de una molécula tóxica que provoca un amplio, a menudo irreversible, daño en el cuerpo. La tiroides es particularmente afectada por la exposición al flúor debido a que su fuente de yodo se agota. La carencia de yodo deprime las funciones metabólicas e inmunes de la tiroides, lo que resulta en el hipotiroidismo y una la inmunidad baja.

El flúor y yodo son halógenos. El floruro, el ion negativo del elemento flúor, desplaza el yodo fácilmente en el cuerpo porque es mucho más ligero y por lo tanto más reactivo. De hecho, la actividad de cualquiera de los halógenos (yodo 126,70, bromo 79.90, cloro 35.45, flúor 18,99 son los más comunes) es inversamente proporcional a su peso atómico. En otras palabras, un halógeno puede desplazar a otro de mayor peso atómico, pero no puede desplazar a uno de menor peso.

La falta de yodo detiene la producción de tiroxina, la pro-hormona de la tiroides que controla el metabolismo, y, en una u otra manera, afecta a cada aspecto de la salud. El hipotiroidismo resultante hace que el humano tenga aumento de peso, intolerancia al frío, piel seca y envejecida prematuramente, depresión, estreñimiento, pérdida de cabello, pérdida de memoria, irritabilidad, aumento de los niveles de colesterol, enfermedades del corazón y la pérdida de la libido.

Pero la acción del yodo en la tiroides no se limita al metabolismo, sino que también tiene una importante función inmunológica. La sangre circula a través de la tiroides, una vez cada 17 minutos en lo que se ha llamado el paso de “17 minutos”. La secreción de yodo, es un desinfectante potente, en el torrente sanguíneo, ya que pasa a través de la tiroides debilitando a los organismos invasores, lo que les permite ser más fácilmente erradicados. Si la tiroides es deficiente en yodo, este paso crítico en la inmunidad se reduce o se elimina.

A diferencia del yodo, el cual el cuerpo no puede almacenar a largo plazo, el flúor es una toxina problemática y persistente. Sus efectos son sistémicos y sólo la mitad de lo que se ingiere puede ser excretado, el resto se almacena en los huesos y los tejidos, bloqueando el acceso a otros elementos, como el yodo.

La exposición al flúor puede provenir de varias fuentes obvias y no tan obvias. Además de los productos de higiene dental y agua potable, muchos cereales de desayuno, jugos concentrados, gaseosas y otros alimentos procesados contienen niveles alarmantes. El flúor que es usado en pesticidas se propaga en el medio ambiente y está inundando la agricultura convencional (http://www.fluoridealert.org/f-pest …). Además, muchos antidepresivos contienen grandes cantidades de flúor y son ampliamente prescritos, a menudo para usarse de por una vida.

La respuesta de la medicina convencional para el hipotiroidismo generalmente ignora las causas y solo prescribe hormonas sintéticas como la tiroxina en un intento de equilibrar la ecuación de la salud con otra sustancia no natural, lo que no es nada nuevo. Sin embargo, el hipotiroidismo es una epidemia internacional, que afecta tanto a la población femenina como masculina. Se ha creado un mercado estable en constante expansión para estas drogas para la tiroides (la droga para problemas de tiroides es la número siete en la lista de JAMA de medicamentos más recetados en el 2006, un año más tarde fue la número 4).

Uno podría suponer entonces que el descubrimiento de que el flúor afecta las funciones de la tiroides es nuevo, que los programas gubernamentales de fluorar el agua simplemente carecen de esta información vital. Sin embargo, la investigación ha tenido lugar desde la década de 1930, cuando el flúor se utilizó para tratar a las personas con hiperactividad de la tiroides. La relación está bien establecida, y la misma se hizo hace muchas décadas.

Lo que nos lleva inevitablemente a una pregunta difícil: ¿Cómo puede ser que los gobiernos permitan la adición de flúor al agua potable, aprueben medicamentos y pesticidas que usan flúor, que no se evalúe el contenido de flúor en los alimentos cuando hay una conexión conocida con graves complicaciones de para la tiroides?  Lea la historia del flúor en el agua potable aquí.

Tal vez el valor monetario que representa el hecho de que millones de personas usan medicamentos para solucionar problemas de la tiroides, y muy probablemente los seguirán usando el resto de sus vidas, puede sugerir una respuesta imparcial y honesta a esta pregunta.

Participe en la campaña para advertir sobre los peligros del Flúor.  Clique aquí y obtenga nuestro volante que explica los peligros a los cuales se exponen quienes consumen productos o agua con Flúor.  Imprima cuantas copias USTED quiera y páselas a sus familiares, amigos y conocidos.

About Luis Miranda
The Real Agenda is an independent publication. It does not take money from Corporations, Foundations or Non-Governmental Organizations. It provides news reports in three languages: English, Spanish and Portuguese to reach a larger group of readers. Our news are not guided by any ideological, political or religious interest, which allows us to keep our integrity towards the readers.

Comments are closed.