No más financiamiento a la estafa del ‘calentamiento global’

Por Phyllis Schlafly
Versión Español Luis R. Miranda

Los profetas y propagandistas del calentamiento global, que disfrutan de vivir con estilo usando el dinero de otras personas, se reunieron en Cancún, México, donde las temperaturas de enero por lo general rondan los 80 grados Farenheit. Dios debe tener sentido del humor, porque Cancún se vio afectada por temperaturas más bajas en cien años.

El primer día de la conferencia contó con un discurso del Presidente de México Felipe Calderón, quien habló con mucha preocupación sobre el calentamiento global y el daño que los seres humanos están perpetrando en el planeta.

Citó la muerte de 60 personas en México debido a condiciones climáticas extremas, pero no mencionó la muerte de 22.000 otras causadas por el tráfico ilegal de drogas.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, anunció que “tenemos que transformar fundamentalmente la economía mundial, basándola en bajas emisiones de carbono, y energía limpia.” La meta anunciada de Barack Obama de transformar radicalmente los Estados Unidos se ha transformado en la transformación del mundo.

Esta 16 ª Conferencia anual de las Naciones Unidas para la Convención Marco sobre el Cambio Climático (UNFCCC), llamada la COP 16 (Conferencia de las 16 Partes), atrajo a unos 20.000 delegados de 194 países.

La conferencia tuvo poco que ver con la ciencia sobre el cambio climático y mucho que ver con tratar de conseguir que los Estados Unidos y otros países industrializados redistribuyeran el dinero de las clases medias y bajas a las naciones más pobres, bajo la supervisión de los burócratas de las Naciones Unidas.

Al igual que las anteriores conferencias sobre el cambio climático, la COP 16 deliberadamente enfrentó a los países pobres contra los países ricos, alentando a los países pobres para exigir lo que los países ricos tienen sin ganar o pagar por ello.

Esta es la versión internacionalista de la táctica marxista llamada la guerra de clases.

Los propagandistas de la COP 16 culpan cada tragedia humana en el alto nivel de vida disfrutado por los países ricos.

Nuestro consumo excesivo supuestamente causa el calentamiento global. Somos culpables porque somos prósperos, por lo que supuestamente debemos pagar a las naciones pobres.

En la COP 15 en Copenhague hace un año, burócratas de los países pobres se dedicaron a atacar a los ricos, y acordaron que los Estados Unidos debía crear un fondo climático de $ 30 mil millones de dólares para el año 2012 y reducir los gases de efecto invernadero en un 17% por debajo de los niveles de 2005.

Este fondo debería crecer a $ 100 millones hasta 2020.

Afortunadamente, las propuestas de Copenhague no se adoptaron formalmente. El presidente Obama llegó y se fue con las manos vacías, China comunista se negó a limitar sus emisiones, y los dictadores del Tercer Mundo no consiguieron los $ 100 000 000 000 que esperaban.

About Luis Miranda
The Real Agenda is an independent publication. It does not take money from Corporations, Foundations or Non-Governmental Organizations. It provides news reports in three languages: English, Spanish and Portuguese to reach a larger group of readers. Our news are not guided by any ideological, political or religious interest, which allows us to keep our integrity towards the readers.

Comments are closed.