Advertisements

Banco Mundial Financia Privatización del Agua

Por Scott Thill

Miles de millones se han gastado para permitir a las corporaciones beneficiarse de las fuentes de agua pública a pesar de que la privatización del agua ha sido un fracaso épico en América Latina, el sudeste de Asia, América del Norte, África y en todas partes donde se ha intentado. Pero no se lo digan a los tiburones del Banco Mundial. El mes pasado, el departamento que financia al sector privado, la Corporación Financiera Internacional (CFI) dio € 100,000,000 (139 millones dólares EE.UU.) a Veolia Voda, la filial oriental de Veolia. Veolia es la mayor empresa privada del agua del mundo. Su último objetivo? La privatización de los recursos hídricos de Europa del Este.

“Veolia ha dejado claro que su modelo de negocio se basa en la maximización de beneficios, no la inversión a largo plazo”, dijo Joby Gelbspan, coordinador del programa de vigilancia del sector privado en Corporate Accountability International, a la publicación AlterNet. “Tanto el Banco Mundial como las empresas transnacionales de agua como Veolia han reconocido claramente que no quieren invertir en infraestructura necesaria para mejorar el acceso al agua en el este de Europa. Es por eso que esta inversión de 100 millones de euros en Veolia Voda por parte del Banco Mundial durante el verano es tan alarmante. Es una prueba más de que el Banco Mundial mantiene su compromiso con la privatización del agua.”

Toda la evidencia que Veolia necesita para saber que la privatización del agua es un esfuerzo fallido, se puede encontrar en su lugar de nacimiento; Francia, más popularmente conocido como el corazón de la privatización del agua. En junio, la administración municipal de París re adquirió el servicio de agua de la “Ciudad de la Luz”, quitándoselo a las multinacionales Veolia y Suez, después de un torrente de controversia. Eso es sólo una de las 40 ciudades sólo en Francia, que se añaden a otras en Africa, Asia, América Latina, América del Norte y más con la esperanza de dejar claro que la privatización del agua es en último término un proyecto fracasado.

“Es indignante que la CFI del Banco Mundial siga invirtiendo en la privatización del agua a través de empresas en todo el mundo”, Maude Barlow, presidenta del Food and Water Watch y autor de Pacto Azul: La Crisis Mundial del Agua y la lucha por el Derecho al Agua, dijo a Alternet. “Una inversión similar de CFI en Filipinas se tornó en un desastre absoluto. Las comunidades locales y sus gobiernos en todo el mundo están cancelando sus contratos con empresas como Veolia, debido a los excesos de costes, los despidos de los trabajadores y servicio deficiente. ”

Filipinas es un excelente ejemplo del modelo catastrófico de privatización del agua. Después de aprobar la Ley del Agua de 1995, Filipinas consiguió un plan de privatización de 283 millones de dólares gestionados en parte por los gigantes multinacionales como Suez y Bechtel. Después de cierto éxito, todo se vino abajo después del 2000, y no pasó mucho tiempo antes de que los precios aumentaran en varias ocasiones, y el servicio y la calidad del agua empeoraran. Hoy en día, algunos filipinos todavía no tienen conexiones de agua, las tarifas han aumentado de 300 a 700 por ciento en algunas regiones, y los brotes de cólera, gastroenteritis han costado vidas y cientos se enfermaron.

“El Banco Mundial ha aprendido nada de estos desastres y continua cegado por una ideología obsoleta que sólo el mercado no regulado va a resolver los problemas del mundo”, agregó Barlow.

Sin embargo, pedirle al Banco Mundial que aprenda de sus desastres sería similar a terminar su misión, que consiste en sacar provecho de los desastres en el mundo en desarrollo a cambio de ganancias. Su historia desagradable de sesiones de terapia económica y ambiental de choque han afectado a más de un país, y ha sido duramente criticada por genios como Joseph Stiglitz, quien fue economista en jefe del Banco, y Naomi Klein, cuyo estudio indispensable de historia de la doctrina del shock es un horror. El imperialismo cultural y la insensibilidad a las diferencias regionales del Banco Mundial -que es gobernado por un puñado de elites económicas- cuyo fracaso total no necesita otro ejemplo que la actual crisis económica mundial.

“En el pasado, el Banco Mundial impulsó la privatización como la forma de aumentar la inversión en infraestructura básica para los sistemas de agua”, dijo Gelbspan. “Pero desde entonces los funcionarios del banco han admitido que las empresas transnacionales no quieren invertir en infraestructura, y en cambio sólo quieren recortar las operaciones para aumentar beneficios. El Banco Mundial ha reducido los estándares, satisfecho con la llamada “eficiencia operativa”, que reducen personal en servicios públicos, contrae recaudación de las facturas y le quita el servicio a personas que no pueden pagar “.

Esa ha sido una receta para el fracaso y la protesta, especialmente en la misma región misma donde la CFI y Veolia esperan explotar el agua. En 1998, los préstamos del Banco Mundial fueron asegurados para mejorar el sistema de agua en ruinas de la era post-soviética en Yerevan, una ciudad en la nación de Europa oriental de Armenia. Con una salvedad: Tenía que ser administrado por un contratista privado. La transnacional italiana ACEA obtuvo el contrato, pero no para extender rápidamente el acceso al agua, en parte gracias a la corrupción de la empresa. También no mantuvo adecuadamente la presión del agua, permitiendo que aguas residuales se filtraran en el agua potable de la ciudad y cientos se enfermaran. A pesar de la parodia, el Banco Mundial publicó en 2006 otro contrato con Veolia, que contrató a un alto ejecutivo de la ACEA. Dos años más tarde, sólo uno de cada tres residentes de Ereván tuvieron la suerte de tener servicio de agua, mientras que los problemas de contaminación continuaron. Los contratos de Veolia con la ciudad se renovarán en 2015.

Lo mismo ocurre con la ciudad turca de Alacati, que consiguió un préstamo de US $ 13 millones a finales de los años 90. Las facturas de agua de la ciudad se dispararon hasta 12 veces el precio del servicio en otras partes del país. Multiplique eso por el número de veces que cada país o ciudad que ha privatizado sus servicios de agua, y tendrá una buena idea de por qué la CFI del Banco Mundial es criticada por robar los recursos de las personas.

“El Banco Mundial no tiene una sola voz sobre su postura al respecto de la privatización”, explicó Darcey O’Callaghan, Director de Water Watch. “Un miembro del personal se refiere a ella como un mal experimento que se ha equivocado, mientras que los altos empleados tratan de tomar una posición más matizada, alegando que el Banco no es ni a favor ni en contra de la privatización, sino que simplemente promueve el modelo más apropiado para comunidades específicas. Por desgracia, nuestras propias estadísticas han demostrado que, independientemente de sus declaraciones, el 52 por ciento de sus proyectos entre 2004 y 2008 promovieron alguna forma de privatización. ”

Pero en vez de reparar los proyectos de privatización en su origen, el Banco Mundial solo coloca una máscara a su filosofía y las acciones de CFI. Así, mientras el Banco Mundial puede ser no presentarse como un órgano que apoya la privatización del agua, la CFI no tiene tales reservas, intentando así esquivar las “pedradas y flechas” de protesta pública, y tal vez la responsabilidad legal.

“Lo que es realmente aterrador”, O’Callaghan agregó, “es que estamos viendo cada vez más la Corporación Financiera Internacional haciendo lo que el Banco ha dejado de hacer con respecto a la privatización del agua. La CFI es una institución patrocinada por el Banco, cuyo objetivo es promover el sector privado, y porque su financiación también procede del sector privado, es más difícil hacer que rinda cuentas. Peor aún, de acuerdo a nuestras estadísticas de 2000-2008, el 80 por ciento de los préstamos de la CFI habían ido a las cuatro mayores empresas multinacionales del agua, la mayor concentración de la industria mundial del agua “.

No es sólo el agua lo que está de por medio en las guerras por los recursos de la Tierra. A finales de octubre, el gobierno de Gran Bretaña anunció que estaba vendiendo sus bosques de propiedad estatal para contrarrestar un enorme déficit. Hoy en día, las empresas de gas natural se están preparando para perforar en los parques nacionales de Estados Unidos. De hecho, la ocupación fallida de EEUU y Gran Bretaña de Irak es una guerra prolongada de recursos para el control de las reservas petroleras. El agua es uno de muchos recursos naturales, pero al mismo tiempo el más importante, y uno por el cual vale la pena matar.

“Las sequías y los desiertos se están expandiendo en más de 100 países”, dijo Barlow. “Ahora está claro que nuestro mundo se está quedando sin agua limpia, ya que la demanda galopa por delante de la oferta. Estas corporaciones del agua, con el apoyo del Banco Mundial, tratan de sacar provecho de esta crisis mediante la adopción de un mayor control sobre la disminución de los suministros de agua. ” Que es otra manera de decir que, independientemente de la tendencia hacia la restauración de re-municipalización, nadie debe esperar que el Banco Mundial o sus intocables de la CFI renuncien a la privatización y la desregulación. Esto significa que todas las ciudades, y todos los ciudadanos, deben luchar contra el paradigma de la privatización con todo sus fuerzas.

“Involucrese en el ámbito local”, dijo O’Callaghan. “Sepa de dónde proviene el agua. Luche contra los programas de privatización. Promueva la conservación. No beba agua embotellada. “

Advertisements

About Luis Miranda
The Real Agenda is an independent publication. It does not take money from Corporations, Foundations or Non-Governmental Organizations. It provides news reports in three languages: English, Spanish and Portuguese to reach a larger group of readers. Our news are not guided by any ideological, political or religious interest, which allows us to keep our integrity towards the readers.

Comments are closed.